Reseña: Un Verano Tenebroso, de Dan Simmons

Con todo el bagaje que tengo en libros de Stephen King, curiosamente, yo no leí antes It que Un Verano Tenebroso, de Dan Simmons. Obras que se suelen comparar bastante pese a que sólo se parecen en que los protagonistas son un grupo de niños, pandilla en bicicleta, que viven hechos paranormales durante un verano allá por los 60. Quizás por eso con esta temática, y junto a la novela corta de El Cuerpo, de Stephen King (película llamada Stand by me); Un Verano Tenebroso es mi historia favorita con esta ambientación. Reconociendo, por supuesto, que It es una obra maestra del género. Pero es que el cuándo, el dónde y el porqué, tiene mucho que decir a la hora de que Un Verano Tenebroso sea mi favorita.

Os cuento: Allá por 1995, podría ser perfectamente uno de esos veranos calurosos de mi juventud, en los que fui a casa de un amigo y no estaba. A casa de otro y tampoco (oh, qué tiempos sin móviles). Y el último, estaba castigado. Se presentaba una tarde de soledad, la noche anterior había terminado una novela y tenía dinero y bono-bus (¿el qué?, dirá un milenial) en el bolsillo. Decidí ir a El Corte Inglés a buscar mi próxima lectura, lugar donde por entonces podía encontrar un variado catálogo en formato bolsillo. Era de esas veces que los astros se habían conjuntado, pues iba pensando en que tocaba leer algo bueno de Terror. La novela terminada creo recordar que fue de Ciencia Ficción y bueno, en verano, qué mejor para piscina y playita que una buena novela de Terror. Fue entonces que encontré entre las novedades Un Verano Tenebroso, de Dan Simmons. Y me dije ¿qué? (así fue como me enteré), ¡sí este tío sólo escribe CF! (no hacía mucho que había leído su magnífica Hyperion). Leída la sinopsis, ya en el autobús de vuelta había entrado de lleno en Elm Haven.

Magnífica, estupenda, ideal para esta fecha, ¿qué esperáis que os diga después de lo narrado? Los veranos se asocian con frecuencia con un enfoque despreocupado y optimista de la vida y el deseo de unas vacaciones extensas hasta la saciedad. En la tierra donde vivo, las noches son tiempo de salir al fresquito hasta altas horas de la madrugada… Pero siendo joven, mejor ir en bicicleta al bosque o revolotear cerca del lago o de un río. Para la lectura, un tiempo maravilloso para ponerte con historias de miedo, misterio y/o Terror. Con este ambiente llego a Un Verano Tenebroso, el cual intenta contrarrestar el aire alegre de esta estación del año con mucho horror psicológico y tradición gótica.

Simmons establece su novela en los años 60 y merece elogios por su atención a los detalles históricos y la capacidad de capturar la nostalgia asociada con la infancia y las noches de verano de libre albedrío. Una trama centrada en una pandilla de pre-adolescentes formado por Mike, Dale, Lawrence, Kevin, Harlen y Cordie, personajes que guían al lector a través de su intento de exorcizar el Mal que se encuentra en la tranquila ciudad de Elm Haven (Illinois). La historia comienza con la misteriosa desaparición del niño Tubby, que actúa como el primer eslabón de una cadena de eventos terroríficos y mortales que avanzan como una ola de calor. Bajo las sombra de la Vieja Escuela estos niños se unen y prueban su capacidad de lealtad y amistad. Adultos que a veces son monstruos. Monstruos bajo tierra de grandes mandíbulas, limitaciones de la infancia, antecedentes de un Mal adormecido que ahora despierta para intentar de nuevo hacerse con ciertas almas; encontraréis en Un Verano Tenebroso una novela realmente aterradora. De esas que con el cierre de ciertos capítulos te dejan con los patas colgando… Los detalles…, bueno, es Simmons en su mejor época. Intervalos de caracterización, descripción y construcción de tensión traumática, todo magistralmente escrito. Una escritura clara y descriptiva como cuando narra todo lo que subyace sobre Elm Haven. Una interpretación intrincada del miedo y angustia que os aseguro que os afectará como lector. Cinco muchachos forjando poderosos lazos para una vida de cambios que está por venir. Campos de maíz bañados por el sol, una misteriosa campana sonando en la silenciosa madrugada, desde las profundidades de la Old Central School, una enorme fortaleza con aroma a caoba de ataúd. Un Mal invisible levantándose, eventos extraños y horripilantes extendiéndose a través de una ciudad que una vez fue pacífica. Decididos a acabar con ello: Mike, Duane, Dale, Harlen y Kevin deben librar una guerra de sangre contra una abominación arcana que posee la noche.

La mayoría de los lectores odian dejar un libro sin terminar. Os contaré una anécdota. Después de leer Un Verano Tenebroso aluciné tanto que por supuesto corrí a recomendárselo a mis amigos. Aunque yo era el verdadero amante del Terror del grupo, entre nosotros solíamos pasarnos libros cuando uno lo había flipado tanto. Curiosamente, se lo quedó el que menos esperaba. El miembro más mayor de nuestra pandilla, el mismo que curiosamente sólo leía CF, cuanto más clásica mejor. Siempre recordaré el día cuando unos siete u ocho meses después, todos en su casa reunidos para jugar al rol, vi el libro aparcado aparcado en una de sus estanterías. Me indignó ver un marcapáginas que no sobrepasaría las primeras cincuenta páginas. Lo cogí y se lo puse delante: ¡¿Cómo?! ¡¿Después de tanto tiempo aún no?! Tío, me puse a leerlo una noche y cuando vi que un niño muerto abría los ojos, tuve que dejarlo.., contestó de la forma más sincera que había visto jamás.

Genial. Como genial es este momento para conseguir esta joyita del Terror ahora que lo reedita Ediciones B en tapa dura, un título que no estaba disponible desde 1995.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *