Archive for agosto 2019

Reseña: El Devorador de Mundos, de Pedro Moscatel

Deberíamos temblar cada vez que pensásemos en lo oscuro y desconocido que es el cosmos. No podemos llegar a entender el concepto de infinito. La vasta negrura es demasiada extensa para nosotros. Indefensos en medio de esa oscuridad, podemos estar rodeados de cualquier cosa, incluso de monstruos invisibles… Es un terror que no llegaremos a comprender. Pedro Moscatel lo sabe, entiende que no podríamos soportar ver algo tan aterrador. Así que utiliza su buen arte en la escritura dejándonos echar solo un pequeño vistazo, antes de cerrar nuestros ojos contra la pesadilla.

Pablo, un agente que trabaja para el gobierno en el servicio de inteligencia y antiterrorista, viaja con su hijo pequeño al campo. Allí debe hacer un informe de ciertas personas con ideas propias no muy conformes con el sistema. Todo esto queda insignificante ante un misterioso yacimiento arqueológico muy antiguo. Nuestro protagonista no sabe dónde se encuentra al principio de la historia. Nos habla de un frío extremo y viscoso de almas gritando en la oscuridad. Recuerda un yacimiento del cual los romanos le atribuían magia, mientras que hechiceros decían contactar con otros planos de existencia. De todo ello, acabaría quedando cierto cuento conocido como La Leyenda del Devorador de Mundos.

Este es el gran desafío para nuestro autor, ponerle una cara al terror que es demasiado grande para ser visto. Estamos ante un relato corto cósmico, uno de los más difíciles de escribir al necesitar una muy buena ambientación o todo lo escrito quedaría sin alma. Sin embargo, Pedro Moscatel nos trae este horror, a pesar de la magnitud de la tarea. Él controla el infinito, lo destila y lo deja fluir en las páginas de El Devorador de Mundos. Allí, el terror del cosmos se condensa en la cantidad exacta que podemos absorber. Uno podría perderse en esta historia por el buen trabajo narrativo que dejó.

Nos han contado que hay monstruos más antiguos que el propio tiempo, que ven a los humanos como seres insignificantes. Mucho hemos leído que tal vez llegue el día de su retorno. Aquí no hay ninguna advertencia. Estamos en un relato de su llegada a la Tierra. Moscatel, sacó los tentáculos del miedo pudiendo con ello enfrentarnos a lo despiadado; aunque sospechamos inteligente. Siempre han sabido que estamos aquí, en esa pequeña mancha azul girando en medio de la nada. Ediciones El transbordador, en un formato de libro grande (cosa que se agradece, me encantan los libros grandes), entendió que este increíble relato necesitaba estar solo sin compartir páginas en una antología. Y acertó. Corto pero intenso. Usando cualquier momento de la vida cotidiana para traer el caos, lo incomprensible. Tienen hambre, nosotros sólo podemos suplicar que la tortura termine pronto.

Abrid este libro y no os arrepentiréis de haber leído un muy buen relato. Sí, lo recomiendo.

Reseña: Transmetropolitan. Libro 01, de Warren Ellis, Darick Robertson y VVAA

Situado algunos siglos más allá del actual, Warren Ellis y Darick Robertson nos presentan una obra del cómic emblemática. Un titulo tan original como apabullador. Una obra que pone nuevamente en librerías ECC Ediciones, avalada con el sello Vértigo, una editorial a la cual el mundo del cómic debe mucho. Y es que Warren Ellis ha sido siempre un guionista impresionante. Pero tened muy claro que con Transmetropolitan, Ellis se catapultó al cielo de los mejores guionistas del noveno arte.

Transcurridos cinco años desde que inició su autoimpuesto retiro en las montañas, el periodista Spider Jerusalem se ve obligado a regresar a la Ciudad para cumplir el contrato firmado con la editorial Driven Press. Según los términos del acuerdo por el que recibió un suculento adelanto (del cual apenas conserva recuerdo), debe escribir dos libros más. Sin blanca y privado de acceso a los «feeds» de noticias, para poder documentarse decide retomar el ejercicio del periodismo en el diario La Palabra. Armado con un portátil y un lenguaje corrosivo, se convierte en el azote de los poderosos; denunciando abusos, mentiras de líderes religiosos, presentadores televisivos… e incluso del presidente de la nación.

Esto dice la sinopsis editorial pero hay más, mucho más. Por un precio genial, un primer volumen integral (que llegará hasta cinco) el cual comprende nada más y nada menos que los doce primeros números de la serie; se podría decir que nueve independientes más el maravilloso arco de tres números Hiélame con tu beso. Sarcasmo, ironía y humor negro a tutiplen. Cada número engancha de tal manera, a pesar de sus desvaríos, que se vuelve súper genial leerlo por primera vez y también rememorarlo. Ideal además ahora que estamos en semi-elecciones generales y constantes noticias de corrupción política. Maravilla ideada en una USA del futuro abocada a un mundo peor. Asesinatos fáciles, drogas evasivas al alcance de todos, la independencia humana y el alejamiento de la manada como ilusión; la nueva escoria. Un mundo de “haterismo” hacia lo social que hará que te identifiques totalmente con Spider Jeresulem. La falsedad continua.

Como voy a dejar de leer esta joya del cómic que es Transmetropolitan. Diferente, futurista, con mucho de actualidad pese a sus años, uno de los mil cómics que deberías leer antes de morir. ECC Ediciones empeñada en que leamos lo mejor de lo mejor reedita esta obra en magníficos integrales que en un formato así, tienen inevitablemente su hueco en cualquier cómicteca. La felicidad, los buenos tiempos del sello Vértigo, el gusto por el Mal y las cabronadas. No me canso, ni me cansaré jamás, de recomendar Transmetropolitan a todo el que quiera consejo sobre una buena lectura cañera.

Indispensable. Un fuerte volumen, no para débiles de corazón. Guiones que se mueven en un mundo cyberpunk, tan cerca de ese futuro cercano que nos espera. En palabras del gran Spider Jerusalem: «Ser un cabrón, funciona». Un enfoque salvaje, divertido, que te hace ver el poderío que tiene un periodismo bien elaborado. Divertido para nosotros, incluso cuando contemplamos como él se va deprimiendo y encabronando cada vez más.

Hablamos de una de las obras más sonadas de Warren Ellis (Planetary, otra joya), pero también un cómic de culto. Una intensa sátira sobre la sociedad y todo lo malo que va de la mano. El ser humano es dañino por naturaleza. Terrible, si pillas la metáfora.

Reseña: Black Magick. El Despertar, de Greg Rucka, Nicola Scott y Chiara Arena

Si uno va a lo seguro en los cómics, es difícil equivocarse. En el sentido que, me refiero a…, bueno, digamos que en este arte se suele confirmar la teoría de «autor famoso, altas probabilidades de buen guión». Norma es esa editorial que nunca me cansaré de decir que es sinónimo de calidad. Tiene ahora entre sus novedades el primer volumen de Black Magick, que recopila los números del #1 al #5 del nuevo éxito de Greg Rucka. Con Nicola Scott al dibujo y la asistencia al color de Chiara Arena. Una obra que con poco que sepas sobre ella, te interesará. ME pasó. La primera frase que leí de Black Magick fue un tweet de Image Cómics donde decía: «Atrévase a seguir un procedimiento policial con dosis de ritual y hechos paranormales». Rápidamente me vino a la mente: ¿Un caso a lo True Detective de su magnífica primera temporada? ¡Lo quiero!

Greg Rucka regresa al noveno arte con una serie en la que mezcla género policíaco (lo que mejor se le da) y hechos sobrenaturales. El lugar al que nos trasportan es Portsmouth, donde en mitad de la noche se interrumpe una reunión de brujas. Rowan Black se excusa con disimulo de dicho ritual para dirigirse a su otra vocación. Como detective, tiene que resolver un secuestro con negociación de rehenes que está dando. Un secuestrador que no conoce, pero que parece conocerla bien. Esta es solo la primera de muchas coincidencias escalofriantes a la que se enfrentará. Rowan, que hasta ahora se contentaba con ser policía durante el día y echar un rato en sus actividades nocturnas, parece que van a por ella. Aparte del inicio curioso, algunas runas menores y cierto glamour, no vemos nada demasiado extraño en este primer número. Hasta que llegamos al final con una escena totalmente aterradora… De otro mundo.

Parte procedimiento policial, parte thriller sobrenatural, el primer volumen de Black Magick destaca en todos los niveles. Me atrevería a decir que de los guiones de Rucka que más enganchan desde el principio. Rowan Black es un personaje tremendamente atractivo. ¿Una bruja practicante en el Departamento de Policía de Porthmouth? Esto da para serie de TV. De hecho, diría que la escala de grises y tintada por el artista Nicola Scott, incita a eso. Un espectáculo a la vista, ideal para el ambiente que propone Rucka.

Black Magick: El Despertar es brujería contemporánea.., y algo más sutil que eso. Rowan siempre ha luchado por mantener ambos aspectos de su vida separados, y cuando se convierte en el objetivo de una misteriosa organización con un gran interés en lo sobrenatural, todo lo que aprecia se ve amenazado. Con impresionantes cliffhangers nos enfrentamos a un primer volumen que va de menos a más con cada número (y recordad que este TPB trae los cinco primeros). Puede que no hayan creado un nuevo género, pero las pocas obras que hay, seguro que las han redefinido.

Black Magick es absolutamente fascinante y una de mis mejores lecturas en lo que va de año. De esos cómics que uno le pide y le pide a la editorial por redes sociales para cuándo el siguiente. E insiste, aún sabiendo que todo lleva proceso, tiempo, a la hora de cruzar el charco. Obviamente, deseando saber más.

Reseña: Veneno. Noches de Venganza/Guerra de Simbiontes, de Mackie, Lim y Randall

Lo mío con Veneno (Venom) es un interés semi-amoroso. Como todo villano me es atractivo, especialmente, a muy pocos de Marvel se le puede ver la maldad con la que este ser actúa. Pero sin duda, mi débil excusa para continuar leyendo sus mejores historias, sus mejores arcos argumentales ahora que Panini Cómics los vuelve a poner en el candelero, es obviamente el tremendo arte de Ron Lim.

Veneno: Noches de Venganza/Guerra de Simbiontes es el 100% Marvel HC que os traigo hoy. El mismo que recopila nada más y nada menos que Venom: Nights Of Vengeance 1-4 y Separation Anxiety 1-4 USA. Las que son para mí, las dos mejores miniseries del personaje leídas hasta ahora. Buenos arcos en los que es protagonista el alienígena con apariciones finales de Beck Underwood, el amor de Veneno, aunque en estas historias Mackie la describe un tanto irracional o como alguien que simplemente no será compatible con él nunca. Por eso, al principio Venom se sale de su camino, no ser violento se convierte en un objetivo (al menos, para los superhéroes standard). Y entonces se topa con una disputa entre un hombre sin hogar llamado Sean Knight y un agente del gobierno, Michael Badilino (Venganza, en su forma humana), y en lugar de apresurarse a juzgar, Venom los toma prisioneros para que puedan resolver sus cosas cara a cara. Pero esto todavía no es lo suficientemente bueno para Beck…

Primer contacto para dos seres que están destinados a seguir el mismo camino. Uno es un simbionte alienígena, enemigo eterno de Spiderman. El otro es un hombre roto, que hizo un trato con el diablo por poder destruir a El Motorista Fantasma. Pero cuando son atacados por los Stalkers (Imitadores), Venom y Venganza demostrarán que son dos almas tan oscuras, con las que nunca-nunca deberías meterte. En primer lugar irán a por los enemigos de ambos y en la última trama, Eddie Brock, separado del simbionte, se propone educar a cinco nuevas criaturas alienígenas, pues hay alguien que ha decidido asesinarlos a todos.

Sorprendido me hallo de haber disfrutado tanto con este 100% Marvel HC. Aunque después no tanto, al saber que están considerados en USA como los mejores arcos de Venom. Por lo que este tomo se convierte en imprescindible si te interesa el personaje. Un 2×1 totalmente recomendable; más de doscientas páginas de pura acción, sangre y garras abriendo entrañas. Veo curioso que este mes haga justo un año que leí la última aventura de Veneno. Llegaba a los cines el film y ansiado por saber más, me hice con Veneno: Protector Letal, que lo recién editaba Panini. Desde entonces he estado pensando en leer más, por que las sensaciones fueron muy buenas. Ha pasado un año, y serendipia agostil o no, he vuelto a disfrutar con Eddie Brock y sus maldades. Ambos guiones de Howard Mackie con el completísimo dibujo del maestro Ron Lim (El Guantelete del Infinito).

Vuelvo a quedar prendado y satisfecho con una lectura Marvel veraniega.

Reseña: El Extraño Caso de la Isla Panorama, de Edogawa Rampo

La historia comienza en una insólita isla abandonada en un punto del Pacifico conocida por el nombre de Okinoshima. Al comienzo, no tendremos la sensación de que vaya a ocurrir algo malo, nuestro protagonista es un simple soñador sin recursos, ¿qué hay de malo en soñar? Todos lo hacemos. Pero Horosuke Hitomi traspasará esa línea imaginaria deseando al precio que sea lo que ansía. Por otro lado, Genzaburo Komoda, uno de los hombres con mayor fortuna, ha muerto de un ataque de epilepsia. Con un fondo siniestro nuestro autor nos introduce a una figura mítica de la cual en muchos lugares del mundo siguen temiendo su presencia. Dicen que regresar del Más Allá cambia a las personas. En este caso, es verdad. De repente, comienza a despilfarrar su fortuna creando un mundo utópico en una pequeña isla. La delicada y hermosa mujer hasta ahora su viuda, le tiene miedo, lo mira, le observa, pero duda de que siga siendo el mismo hombre que tanto amó.

La trama se compone de dos partes. En la primera seguiremos los pasos de una mente retorcida planeando hasta el mínimo detalle cada movimiento sin importarle tener que mancillar algo tan sagrado como la muerte. Aquí leeremos trozos espeluznantes, insanos de una conducta desviada, llevando a su personaje principal Hitomi a perder toda humanidad convirtiéndolo en una criatura abominable. No podremos evitar ver ese mundo oscuro que en su día escribió Edgar Allan Poe, de cementerios, tumbas abiertas con ese fondo fantasmagórico… Será en la segunda parte con la transformación de la isla cuando entraremos en el mundo utópico. Un lugar repleto de mundos distintos, de una belleza extrema, junto a una sensación tenebrosa. Es como una mezcla de un hermoso sueño y terrible pesadilla. Crear un paraíso utópico plasmando la perfección del arte en la naturaleza. Donde aislarse del resto de la humanidad, en cierta forma, y leyendo esas maravillas, podríamos asumir esa locura. Pero es lo perturbador, nacido de una imaginación aterradora, lo que nos llevará a temerle. Ilusiones, una creatividad llena de descripciones casi mitológicas usando la morbosidad con chicas desnudas, pero sin podernos quitar la idea que en realidad estamos más cerca de lo infernal que de un edén.

No es sólo una novela policial. Su trama nos lleva hacia el lado tenebroso. A entender que lo más fantástico se vuelve turbio cuando la tragedia hace su aparición. Un claro fondo marino, un valle, un bosque pierde toda su belleza al teñirse de sangre. Una mujer joven que teme decir las palabras que tanto le asustan, la llevarán hacia un final de literatura gótica. El detective Kogoro Katami nos enseñará que nunca se puede esconder todo el pasado. Siempre quedan rastros de huellas con las que poder encontrarnos. Siempre es un placer leer buena literatura japonesa de la mano de Satori Ediciones.

Lo recomiendo.

Reseña: Batman. El Guante Negro, de Grant Morrison, J.H. Williams III, Tony S. Daniel y Ryan Benjamin

A los buenos seguidores de Batman no les descubriré nada si les digo que la primera etapa de Grant Morrison con el orejas picudas merece mucho la pena. Los acontecimientos que en su conjunto se llamaron Batman R.I.P. además, es un claro ejemplo de comienzo, nudo y desenlace adictivos que en definitiva, es lo mínimo que uno exige a un buen cómic de superhéroes. Batman: El Guante Negro es el primer tomo de lo comentado y ECC Ediciones acaba de lanzarlo dentro de su nueva colección o recopilación de frontal superior amarillo. Si sois lectores asiduos de nuestra web de reseñas, sabréis que lo he comentado varias veces. Pero por si alguien se pregunta a qué vienen estos nuevos tomos, ha de saber que corresponden a la colección denominada Batman Saga; ediciones que centran una idea, un todo, en el que El Caballero Oscuro celebra este mismo 2019 sus ochenta años de existencia. Recopilaciones en tapa dura de sus mejores arcos argumentales. Así que DC Cómics (y ECC en nuestro país) dan la oportunidad a muchos lectores de descubrir o redescubrir al superhéroe más molón y más seguido por todos los viejóvenes lectores.

Batman: El Guante Negro es el preámbulo a Batman R.I.P., donde Morrison puso rumbo firme a su definitiva etapa con el Caballero Oscuro. Un tomito que contiene los números #667-#669, #672-#675 USA, que en su día siguieran la serie regular de Batman. Los tres primeros números es un arco argumental de aventuras total. La Isla del Señor Mayhew. Donde el Club de Héroes es invitado a pasar un fin de semana de relax, buena comida y buenas charlas. No obstante, un visitante inesperado tiene otros planes para dicha reunión. Todos: Batman, Robin y el resto del Club de Héroes atrapados y a merced de un loco en la isla de Mister Mayhew, muy a lo Ágata Christie. Y así quedas atrapado. Con el primer número. En una isla repleta de elaboradas trampas mortales. E incluso cuando el villano detrás de toda la trama comienza a explicar sus motivos retorcidos.

El cuartel general de la policía de Gotham está intranquilo. Cierto Batman ha comenzado a matar policías. Mientras tanto, Jim Gordon cuenta su historia y ofrece un premio: la vida de ese Caballero Oscuro a cambio de las vidas de sus compañeros policías. Y es que tras la reciente resurrección de Ra’s al Ghul, el cuerpo del verdadero Batman yace en coma, más cerca de la muerte que de otra cosa. Y en el proceso, su mente delirante viaja a una aventura decisiva para un joven Bruce Wayne; la incansable búsqueda del asesino de sus padres. Un relato en retrospectiva que retoma un ritual que cambiará su vida para siempre.

El magistral J.H. Williams III (Promethea, Sandman: Obertura) pone ilustraciones a esta trama, junto a un genial equipo que cuenta con Tony S. Daniel (Escuadrón Suicida) y Ryan Benjamin (La Odisea de las Amazonas), para completar un dibujo inconmensurable en este principio del fin de Grant Morrison con el personaje.

Reseña: Décadas. Marvel en los Años 70. La Legión de los Monstruos, de VVAA

Gracias a la genial labor editorial que estamos viviendo, se va haciendo cada vez más fácil obtener todo lo que uno deseaba volver a leer/tener de sus personajes Marvel favoritos. Destacable la eficaz labor de Panini Cómics en nuestro país y sus constantes ediciones y reediciones en diferentes formatos de lo mejor de lo mejor. Y a diferentes precios y presentaciones; para que cada lector se pueda adaptar a lo que pueda. A mí por ejemplo me están encantando las curiosas ediciones denominadas Décadas que están sacando. Cada mes, una diferente, un tomo dedicado a lo que en dichas décadas triunfó dentro de La Casa de las Ideas. ¿Y por qué me encanta? Porque un amante del género de Terror como yo, recuerda como Marvel intentó en los 70s dar un empuje a todos aquellos interesados en los monstruos clásicos. La edad dorada del Hombre-Cosa, Morbius, el Motorista Fantasma, Drácula, Frankenstein… buah, maravilla tras maravilla. Además, entre los Marvel Limited Edition publicados ya, con joyas como Vampire Tales, El Monstruo de Frankenstein, Tales of the Zombie, Hombre-Lobo…; buah, buah, buah, esto se vuelve un disfrute constante.

Decidme: ¿cómo alguien de mi calaña no iba a desear muy mucho poder volve a esa maravilla que fue La Legión de los Monstruos, cuarenta y tantos años después? Un magazine que recopilaba historias interesantes cuando el reinado de los monstruos, y las revistas en blanco y negro lo petaban. Tras el siempre odioso recuerdo del Cómic Code, surgió la revista Legion of Monsters, lugar donde leer buenas historias con grandes autores e ilustradores detrás. Evocadoras tramas con los iconos del mejor género de todos como punto central. Historias protagonizadas por Drácula, el monstruo de Frankenstein, el cazador de vampiros Blade, el Hombre-Cosa, Morbius, el Motorista Fantasma y algunos más. Pero lo más importante de todo, cuentos de terror nunca antes reimpresos. Y desde el principio, una atractiva e influyente introducción de Jess Harrold, donde deja claro que estas historias son solo para adultos (obviamente, habla de los 70s, hoy en día un niño se reiría de estas prohibiciones); donde encontraréis historias con mujeres escasamente vestidas, se derrama sangre y los personajes tienen alguna que otra conversación incómoda. Guiones para adultos no recatados. Pero lo que mola, lo que mola de verdad, es que muchas de estas historias se leen bien y tu mente casi que te traslada a la grandeza del cine de serie B de aquellos años.

La historia de apertura, donde el monstruo de Frankenstein se inmiscuye en una fiesta de disfraces y todo termina trágicamente. Esa trama donde el Hombre-Cosa se enamora y es trágicamente desechado por su propia gente y por la humanidad. Narraciones psicológicamente perturbadoras donde se hace bastante entretenido encontrar a Morbius en una historia de terror oscura y sombría representado como una víctima, un monstruo y a veces, incluso un héroe. Y más. Bastante más. El genial Blade de los cómics, un personaje no muy diferente de la versión de Guillermo del Toro, que aparece como intrépido héroe dotado de poderosas armas y chaqueta de cuero y gafas grandes. Y una historia de superhéroes en color con los potentes Ghost Rider y Jack Russell (mi favorito Hombre Lobo) dándolo todo.

Un enfoque, una edición para no perdérsela. Con grandes maestros detrás que incluye artículos y ensayos tan magníficos como el de Ralph Macchio (que a día de hoy sigue escribiendo introducciones en Marvel), donde describe un poco de la historia del porqué Marvel decidió encaminarse hacia los míticos monstruos de siempre. Anécdotas que involucran a grandes como Stan Lee y Marv Wolfman.

Maravilloso.

Reseña: Vincent. Un Santo en la Época de Los Mosqueteros, de Jean Dufaux y Martin Jamar

Un amante de la originalidad tiene un paraíso cercano dentro del cómic europeo. Lugar donde encontrar historias diferentes, bien sean con entorno histórico o donde prime la ficción. Pero siempre-siempre con una selección de guión cuidada y por supuesto, un dibujo tremendamente bueno en la mayoría de los casos. Por eso, uno busca y elige entre el cómic europeo historias que le puedan aportar ese sentimiento gustoso que uno tiene…, fácil. La sensación de haber leído un buen cómic. Una de esas historias que le gusta comentar con los demás.

Toda esta parrafada va en relación a mis buenas sensaciones después de haber leído Vincent: Un Santo en la Época de Los Mosqueteros. Un bonito álbum que trae como novedad este mes Norma Editorial, una bella historia sobre San Vicente, genialmente contada por el siempre recomendable Jean Dufaux y muy bien representada por Martin Jamar. Aunque aquí está algo lejos del nivel mostrado en The Thieves of Empires. ¿Y qué propone Vincent: Un Santo en la Época de Los Mosqueteros? Nos trasladamos: Abril de 1643, finales del reinado de Luis XIII. Caminando vigorosamente por el pavimento de París, el sacerdote Vincent cura almas de ovejas perdidas. El joven Jerome, a quien ha estado hospedando por poco más de un año, se le va la vida después de un intento de asesinato. En su lecho de muerte, el pequeño moribundo le hace una revelación, esa misma que perturba a este hombre de iglesia hasta el punto de considerar que el destino no deba evitarse. Así que sale en busca de su asesino. Rezará por el chico y sólo descansará una vez que dicha tragedia salga a la luz…

Emancipando su biografía, Jean Dufaux propone que conozcamos al «santo de los pobres» pero inmiscuido en una investigación personal. Uno de sus protegidos ha muerto y tiene la intención de descubrir qué demonios y por qué. Embarcados en sus pasos, vamos descubriendo a un hombre tan cercano a los que viven en la calle como a poderosos sentados en sus acogedoras salas de estar. Un personaje increíble, creíble, un abad que se revela con poderosa caridad y fe infalible: siempre medido, siempre tranquilo, nuestro protagonista es capaz de desarmar situaciones incluso antes de que todo se vaya al traste. En Vincent: Un Santo en la Época de Los Mosqueteros vamos a encontrar un personaje principal carismático pero también un marco, una ambientación bien representada. Evocadora. La trama al principio es algo lenta pero creo que está hecha adrede. Me da que los autores decidieron recrearse en “la búsqueda” aportando cantidad de detalles. La fluidez de la trama no está en duda, la falta de acción y obstáculos en la progresión del héroe, se introducen con ciertos giros inesperados. Pese a todo, en la que es su tercera colaboración, Martin Jamar muestra un estilo realista de la época, diseñando un París del siglo XVII más creíble que nunca. Los marcos son variados, el paisaje es espléndido y detallado…, aunque recuerdo mucho mejores los gráficos de The Thieves of Empires, la verdad. Dónde el dibujante belga lo bordó.

En definitiva, una historia apasionante del siempre sobresaliente Dufaux (Djinn, Rapaces, Barracuda), un cómic que por momentos nos hace pensar en el Padre Brown, el mítico sacerdote detective creado por G.K. Chesterton, como dice la sinopsis editorial.

Muy recomendable.

Reseña: La Señal, de Maxime Chattam

Una familia abandona Nueva York para llevar a sus vidas más tranquilidad en Mahingan Falls. Pueblo lleno de leyendas con un monte llamado Wendigo. La granja que han comprado para vivir, conoce el olor de la muerte de alguno de sus anteriores inquilinos. Hace muchos años fue la casa de una mujer condenada por bruja en los juicios de Salem…

Ante todo dejar claro que no vais a leer ningún thriller. Estáis ante un libro de terror paranormal. Toda la historia ocurrirá en un recóndito pueblo de Nueva Inglaterra (USA). No es casualidad que ese sea el lugar, nuestro autor bebió de las historias de Stephen King y Lovecraft, queriendo traer lo sobrenatural donde esto despertó. Para mí tiene sentido. ¿Para que inventar más lugares malditos si estos ya existen? Cuando lees Maine o Arkham entre nuestros protagonistas, sientes como te va subiendo un sudor frío por la espalda. Tal vez no ocurrió nada todavía, pero no puedes evitar ese escalofrío. Entonces llegaran los tentáculos, el lenguaje singular que ya no se pronuncia; y basándose en un sustento de terror clásico, combina lo moderno junto al horror que no se ve, y crea una historia única. Nos transporta a nuestros miedos más primitivos y la curiosidad que nos causa ese Más Allá.

La Señal es ese tipo de libro del que tenemos miedo de pasar las páginas, por temor a lo que pueda surgir. Por que no hay mayor abominación sobrenatural que sentir presencias, la respiración de alguien sobre los protagonistas, ese instante de verdadero terror cuando se giran encontrando solo el gran vacío. Están solos. La muerte puede llegar en cualquier momento y de la manera más inesperada. Maxime Chattam es artista con el miedo, ocultando la belleza que puede tener el bosque, dejándonos solo lo macabro. Este libro trae un oscuro pasajero con él, oculto entre las páginas. A medida que nuestros ojos se deslizan sobre los párrafos, podemos sentir el Mal. Un toque de ciencia ficción con la radio. Violento, macabro, escenas de muertes imposibles de olvidar, los gritos de alguien siendo despedazado, la interminable tortura usando una cuchilla de afeitar, sufrimientos que no se pueden soportar… Mientras todo el mundo está ocupado, la sombra crece. Lo inexplicable cae sobre Mahingan Falls. La oscuridad se asienta. Voces malditas traerán el dolor. Una casa embrujada. Unos chavales que entraron en un campo de maíz avivando algo con su intromisión. El horror ha comenzado.

Chattam nos sitúa en ese triángulo maldito que existe en la literatura de terror. Habla sobre un sitio rodeado de bosques, barrancos…, sin que lo sepan sus habitantes, es una forma de retenerlos. Pero serán ciertas situaciones narrativas lo que más nos acercará a lo aterrador. ¿Por qué llamamos «maestros» solo a unos pocos escritores? Detrás de ellos llegaron y llegarán otros. Este libro es un claro ejemplo. Algunos podrán llamarlo plagio, pero no lo es, lo que hizo este escritor fue utilizar lo que sabe que más miedo nos causa y nos lo trae de vuelta con sus palabras. Esa pandilla de chicos, sí, os recordará a algo pero también otros estados espeluznantes. Por eso, maestros hay pocos y escritores muchos. Y hace guiños a ciertas películas. Una vez aclarado eso, regreso a la novela:

Casi setecientas páginas. Mi mayor inquietud era que hubiera mucha paja alargándose por alargar. Yo no la sentí así.  Es verdad que repite escenas creando momentos que hace la novela menos entretenida, pero por lo demás vi correcto que se extendiera haciendo que no tengas esa sensación que todo llega de la nada.  Desde un principio, ocurren muchas cosas y las escenas sangrientas son de una crudeza impresionante. Los chicos entienden que deben luchar contra una fuerza antigua, sus padres hurgan en el pasado, el teniente Ethan no da crédito a un pueblo que comienza a despertarse con muertos y desaparecidos. Todo estará conectado. Un libro absolutamente aterrador con un escritor que rinde homenaje a los Maestros. Así que para ser justa debo decir, que siendo como es una novela que exalta el trabajo de esos autores consagrados, os aviso que estamos ante una de las mejores novelas de horror paranormal que he leído. El Mal existe. Los monstruos existen. ¿Pero dónde nacen? Aquí tal vez halléis la respuesta. La Señal está ahí. Preparada para ser escuchada.

Una gozada, un disfrute, vale cada céntimo que paguéis por tener este libro. Lo recomiendo a rabiar.

Reseña: Superpoderes, de Jack Kirby, Paul Kupperberg y VVAA

Volver a una época pasada, a los dignísimos 80s y disfrutar del poder imaginativo de uno de los más grandes maestros del noveno arte como fue Jack Kirby. El dios de las sagas cósmicas, el rey de los súper poderosos de la viñeta, un señor adelantando a su época, maestro creador de mitologías modernas en formato cómic. Sus propias mitologías, abultadas de personajes megapotentes, omniscientes, ángeles del Bien y del Mal. No os voy a descubrir nada nuevo. Sabemos del poderío y desarrollo y de sus excitantes visiones. Y si no, sólo tenéis que acercaros a El Cuarto Mundo, ahora que ECC Ediciones aún las tiene disponibles en unos geniales formatos. Un clásico indispensable.

Como gran creador también tuvo sus devaneos. Aventuras alternativas, ideas geniales donde someter a los más poderosos superhéroes de DC. Historias que al menos yo no conocía y que uno agradece mucho que se recuperen de vez en cuando. Miniseries como Superpoderes que ven la luz ahora en recopilatorios de esos que nos gustan tanto llevar bajo del brazo en esta época de lecturas circunstanciales. Un tomo como el que os reseño hoy que recopila íntegramente la segunda serie limitada Super Powers (1985), con la que Jack Kirby se despidió a lo grande de DC.Y cuya acción transcurre después del último volumen de El Cuarto Mundo.

Darkseid y sus seguidores Desaad, Kalibak y compañía buscan huir de Apokolips, ahora que el planeta ha sido liberado del gobierno tiránico de Darkseid (la historia hace referencia a la novela gráfica de Jack Kirby: Perros Hambrientos), mientras tanto, la Liga de la Justicia se reúne para investigar la llegada a la Tierra de unos extraños ovnis. Por otro lado, Hawkman, Red Tornado, Green Arrow y algunos más, viajan a los cuatro rincones de poder de nuestro planeta para destruir las vainas alienígenas que envió Darkseid. Pues están echando raíces.

El equipo de Superpoderes luchará contra Kalibak mientras Aquaman y Detective Marciano siguen atrapados en otro tiempo, donde fueron enviados a la época del Rey Arturo por la alimaña Desaad. Green Lantern, Doctor Destino, Wonder Woman y otros luchan contra Mantis, el increíblemente poderoso aliado de Darkseid. Y viajando a través del planeta azul, a través de lineas temporales, la lucha no cesará. Teniendo que enfrentarse a monstruosidades reanimadas que os dejarán estupefactos como las conocidas estatuas de la Isla de Pascua…

Dimensiones extrañas, lineas temporales, épicas batallas, Superpoderes es otra muestra del don ingenioso del Rey Kirby. Aunque en esta obra sólo sea propietario del dibujo, ya que hablamos de un guión de Paul Kupperberg, guionista de cómis y tiras de prensa y ex-editor de DC. No obstante, la idea central desprende una poderosa fragancia a lo que de la mente de Kirby brotaba. Autores top, consagrados para toda la eternidad, un Kirby reinventando el género de superhéroes con sus famosas sagas macro-cósmicas. Un tomito maravilloso que se devora en nada y que deja un genial sabor de boca. Por supuesto, ECC Ediciones recuperando joyitas que nunca nos debieron faltar a los amantes del mejor cómic clásico de superhéroes.