Archive for mayo 2019

Reseña: Criaturas en la Red, de Tara Isabella Burton

Dicen que si no triunfas en Nueva York antes de los treinta, nunca lo harás. En un principio, la historia parece trivial, sobre dos chicas de diferentes clases sociales que terminan siendo amigas. Louise, veintinueve años, malvive trabajando de camarera o dando clases de acceso a la universidad. Lavinia, veintitrés, millonaria, su vida es un entrar y salir de las mejores fiestas de la ciudad de Nueva York. Tiene como consigna seguir los poemas de Tennyson. Pero un día contrata a Louise para que cuide de su hermana pequeña, y ahí empezará una amistad fatal cuando desee vivir la vida de Lavinia o incluso, ¿por qué no ser ella? Estamos ante una novela de suspense, donde el lector parece instalarse en una narrativa predecible, pero nada más lejos de la realidad. Poco a poco se adentrará en una oscura sátira social que continuará durante todo el libro. De festiva con copas de champán a aterradora.

Escrita de forma sencilla, directa a la esencia de la trama, con ironía y algo de sarcasmo, toca el mundo del alcohol y las drogas mientras nos narra una relación de amistad claustrofóbica de dos chicas, una de ellas con psicosis homicidas. Contada por un narrador principal, seguiremos este espeluznante thriller en el cual ya en las primeras páginas nos advierte con mensajes directos de lo que se le espera a una de las protagonistas. Aun así, seguiremos esperando que todo dé un giro inesperado.

Criaturas en la Red nos introduce en nuestros sistemas de clases y cómo las redes sociales son parte de la actual forma de vida que llevamos. La historia no deja de tratar nuestras propias ambiciones para llegar al éxito. Unos personajes que se vuelven reales para el lector, trabajando el odio y el narcisismo hasta una escala que asusta. Intercambios de identidad, fiestas, las calles de Nueva York, sílfides de Facebook e Instagram. ¿Somos verdaderamente felices cuando colgamos esas fotos sonriendo? Louise sabe la verdad, hay dos tipos de personas en el mundo: las personas que se dejan engañar y las que son demasiado inteligentes para caer en la trampa. Historia moderna, de ahora, de psicópatas cuya autora captura de forma magistral lo que es ver la riqueza al alcance de tu mano y no tenerla. Un thriller psicológico que engancha, donde seremos conscientes de un drama que se va acercando con cada página que leemos. Aunque nos vemos incapaces de detenerlo.

Una novela perturbadora en una era digital en la que dejamos demasiada información sin ser conscientes de lo fácil que es que nos la secuestren. A veces no podemos confiar en nuestros propios sentidos, ojos y oídos y como pueden engañarnos. Entonces, ¿cómo fiarnos de los que están al otro lado de la Red? Nos guiamos en una confianza ciega esperando no ir hacia el abismo. Y Tara Isabella Burton, nos advierte: entrar en la vida de la persona equivocada, envidias, sueños rotos y querer encontrarse a sí mismos en una red llena de mentiras… Un final que no os dejara indiferentes.

Reseña: Long John Silver (Integral), de Xavier Dorison y Mathieu Lauffray

Oportunidades que no se pueden dejar pasar. Por fin Norma Editorial ofrece a sus lectores en formato integral una de las series más celebradas de los últimos años dentro del cómic europeo. Una lujosa pero bien asequible edición que además incluye un dossier de casi cincuenta páginas con arte inédito de Mathieu Lauffray e ilustraciones de homenaje de artistas tan ilustres como Alex Alice, Juanjo Guarnido o Ralph Meyer. Como bien dicen, un homenaje en tinta y pluma a la figura más destacada del clásico literario universal como es La Isla del Tesoro, de R. L. Stevenson. Una serie que vio la luz en cuatro geniales álbumes y que ahora llega en una edición única e inmejorable.

Xavier Dorison y Matthieu Lauffray imaginaron la continuación de las aventuras de Long John Silver, el famoso pirata de la famosa novela de Stevenson. Lady Vivian Hastings es el primer álbum. Partiendo de un muy buen diseño: aprendemos algo más de cómo se las gasta Silver. A cambio de un puñado de oro, servirá como guía a Lady Vivian Hastings, una mujer decidida a embarcarse rumbo al Amazonas siguiendo los pasos de su esposo. Una historia de inicio nada épica pero totalmente degustable como introducción a la serie que posteriormente vamos a disfrutar en muchos aspectos. Aunque el dibujo no es por el momento trascendente, en evolución, al tantear visiones bastante impresionantes ya, uno se asusta pensando en lo maravilloso que puede llegar a ser, visualizar este integral al completo.

Neptune es donde de verdad la magia empieza a relucir. Mientras nos dirigimos a la aventura en jungla y mar, Vivian Hastings, su cuñado el capitán Hastings, el Dr. Livesey y Long John Silver, navegan tras la estela de Lord Byron Hastings, con la esperanza de obtener acceso al fabuloso botín que parece haber descubierto el desaparecido en cuestión. Una asociación, o más bien vínculos de mutuo acuerdo, para alcanzar el objetivo. Aunque con pocos vínculos solidarios entre ellos. Las costas amazónica y estadounidense todavía muy lejos, dan paso a ese componente que ponen a los personajes en debate. Silver reconoce que Vivian le ha dado la oportunidad de volver a una búsqueda de esas que tanto ama en su corazón. Independientemente de sus maneras y trucos, ella juega siniestras cartas a favor y en contra. No le importa aprender a derrotarlo. Por otro lado, su cuñado el Capitán, pertenece a esa categoría de aristócratas que desprecian al mundo entero, especialmente a los hombres bajo su rango a los que no duda en maltratar. Por ello, calibra a Silver constantemente, lo prueba, e intenta hacerle cometer un error. Aquí es donde Long John Silver muestra sus habilidades de navegador, esas que parece no tener nadie a bordo. El más débil, el más débil, corre el riesgo de perderlo todo… Neptune es, por lo tanto, el escenario de una presentación de estrategias donde la narrativa de la serie se vuelve terriblemente atractiva.

El Laberinto de Esmeralda es seguramente el mejor de los cuatro volúmenes. Realmente te hace querer saber más y más. Long John Silver y los interesados encuentran por fin el camino a Guyanacapac y se hunden inexorablemente en una selva sofocante reinona de innumerables trampas. El ambiente es magistral: pesado, soporífero y sofocante (como realmente debe ser, ¿no?); donde se llega a un final grandioso, con toque fantástico perfectamente traído, que se agradece. Dibujos, splash-pages y viñetas algunos visualmente impresionantes. Donde en mi opinión esta obra se convierte en indispensable a tener.

Guyanacapac es la obra culmen de Long John Silver Integral. Título donde llega el apoteósico final y donde este emblemático bucanero forja su leyenda nada más y nada menos que desafiando a un dios en su propia guarida. Una confrontación final, oportunidad para que Mathieu Lauffray se rinda a la plenitud de su arte. Una tragedia, una aventura con un final dramático in crescendo, una emoción muy particular recordatoria de sensaciones a cuando uno lee por primera vez una obra universal que le marca para siempre. Os aseguro que, la lucha que libran Moxtechica y Long John, difícilmente se os borrará de la mente.

Xavier Dorison y Mathieu Lauffray firman aquí una obra eterna. El mejor cómic europeo mostrando las virtudes por las que será perseguido siempre. Guión terriblemente atractivo y dibujos que bien pudieran ser lienzos de grandes pintores de otros tiempos.

Absolutamente recomendable.

Reseña: Batman. El Príncipe Oscuro, de Enrico Marini

No podía demorarlo más. Hincar el diente al Batman de Marini, ese del que tanto se ha hablado, era cuestión de tiempo. Llegó una época en la que los superhéroes más reconocidos pasaron a ser propiedad del autor. A nivel oral, quiero decir: el Flash de…, el Superman de… ¿has leído el Batman de Marini? Quizás esta última pregunta es la que llevaba atosigándome un tiempo. Pintaza tenía. Batman: El Príncipe Oscuro del aclamado maestro del cómic europeo Enrico Marini (El Escorpión, Rapaces, Las Águilas de Roma); una historia, un cómic donde hace debut el maestro en el noveno arte norteamericano con una novela gráfica protagonizada por tres iconos principales como son Batman, el Joker y Catwoman.

Con una máxima propuesta: ¿qué conexión secreta comparten tanto Batman como el Joker con una extraña y misteriosa joven? Después de ser secuestrada por el más maquiavélico villano, el Caballero Oscuro se sumerge profundamente en el inframundo de Gotham City. Toca correr a contrarreloj para encontrarla. Nos enteramos con el paso de las páginas que para el orejas picudas, en realidad, estamos ante un tema bastante personal. Esta edición íntegra de Batman: El Príncipe Oscuro recopila las dos suntuosas entregas de la serie original e incluye una introducción del autor, así como una nueva sección de bocetos. Una colección que combina historia decente con ilustraciones maravillosas donde el dibujante de cómics italiano muestra su don.

¿Vale la pena? Y tanto. Es de esas tramas donde la tensión es mantenida por Batman y su némesis. El enfoque se centra en darle a cada personaje su momento, ofreciendo algunas páginas épicas en cada caso. Y aunque la historia no es mucho más original que otras medianamente buenas del Caballero Oscuro, el arte compensa ese disfrute que falta, ofreciendo una experiencia de lectura agradable. ¿Algo más de la historia? Venga va. La historia principal sigue un enfrentamiento directo entre Batman y su archienemigo de toda la vida. Batman tiene la oportunidad de mostrar su dedicación a la justicia y su gran cantidad de artilugios geniales en este cómic como en otros tantos. Por otro lado, el Joker va llenando cada escena en la que participa con su humor macabro y con algunas interacciones impresionantes donde dicho bravucón acaba de cometer un secuestro. Nada nuevo o diferente, pero representaciones clásicas y entretenidas de ambos personajes que gustan y con una historia respaldada por el misterio potencial que empieza a cernirse sobre el hijo de Bruce Wayne. Un punto de la trama que aparece al principio del volumen y se resuelve al final, dando a los lectores un interés inmediato por saber. Lo que muestra también que este guión fue diseñado para ser degustado como un todo.

La distracción significativa de esta historia es obviamente la inclusión de Catwoman. Selina Kyle aparece dentro y fuera de varias escenas, en múltiples puntos y te vas preguntando el por qué de tanta intervención… Bellamente dibujada como os decía antes, el inconfundible estilo de Marini hace que te enamores rápidamente de él, si no lo conocías ya. Una historia que retrata de todas-todas al Caballero Oscuro, a sus mejores enemigos y a la propia Ciudad de Gotham en una reimaginación radical de su mitología. Un tomo bastante atractivo en cuanto a lo que supone; cada página está detallada y bien distribuida de una manera que ayuda a asimilar la historia que se cuenta. Los diseños de personajes son el aspecto más singular de Batman: El Príncipe Oscuro. Una resolución para el misterio que además os dejará con las patas colgando pues todo parece indicar que Joker es el verdadero padre del niño…

Para los que buscan siempre esa combinación de guión entretenido y arte maravilloso, con algunos momentos divertidos entre Batman y el Joker; podrás encontrarlo, sin duda, en Batman: El Príncipe Oscuro.

Reseña: El Tercer Deseo, de Jessica Khoury

¿Os habéis parado a pensar alguna vez qué debió sentir el Genio de la lámpara después de quinientos años de encierro al notar la presencia de Aladdin? Sí, nuestro protagonista masculino principal es Aladdin, caminando por ese jardín de hojas de jade, ciruelas de amatista, manzanas de rubíes, sorteando un riachuelo donde centellean pepitas de oro, acercándose hacia la lámpara mágica… Eso lo recordaréis. Formaba parte del cuento original. Ahora estamos ahí de nuevo leyendo como frota la lámpara expandiéndose hacia el exterior un espeso humo, pero no sale ningún genio. Ante su sorpresa aparece una chica, una Yinn.

Este libro de Fantasía sigue la estela del cuento del ladrón Aladdin en Las Mil y Una Noches. Pero el Genio es una chica que adopta la forma de una joven hermosa; narran de ella muchas leyendas. Su actual nombre es Zahra, pero los humanos la conocen como la bella traidora. Lleva tantos siglos encerrada que no sabe que ahora la magia está prohibida. Narduja, el Rey de los Genios, sabe que ha sido liberada así que le ofrecerá un trato. A cambio, si logra ese objetivo, será libre para siempre y no volverá a estar atada nunca más a una lámpara. Aladdin también tiene sus propios problemas, pues quiere vengarse del visir que mató a sus padres y casarse con Cáspida, una autentica princesa, para llegar a convertirse en príncipe. Cuentan que no hay nada más peligroso que conseguir aquello que tú corazón ansía.

Vais a leer una increíble y nueva construcción de Aladino y la Lámpara Maravillosa. El Tercer Deseo es una historia de magia, aventura y romance que satisface a los lectores del mundo de la Fantasía. Tenemos un héroe gallardo y una princesa luchadora para derrotar a un malvado villano a través de una historia que tendrá a los lectores conteniendo la respiración. Una Yinn que tiene prohibido enamorarse de un humano, no son buenos tiempos para la magia. Mujeres valientes rodeadas de lealtad y traición. Un pueblo que lleva años esperando una señal para salir de la tiranía con alguien luchando en las sombras. Todo traerá consecuencias, aires de guerra avanzaran para teñir de sangre inocente unos reinos de leyenda.

La historia es rica en textura y aunque es una vieja historia, la autora pule hasta el más mínimo detalle sin olvidar esas noches estrelladas de Oriente. Muy diferente del cuento original, vais a encontrar muchas similitudes. Sé que disfrutaréis regresando de nuevo a aquellas tierras mágicas de Arabia. Una construcción de mundos mágicos, giros inesperados todo ello envuelto en una telaraña de intriga. Jessica Khoury, dejó tanta belleza en su narrativa que logra darle otra dimensión a lo que ya recordábamos. Una reinterpretación con una versión femenina del genio como protagonista extendiendo ese mundo ya leído dejándonos un Aladdin que nunca habíamos imaginado. Frotará de nuevo la lámpara, le quitara el polvo y le dará un nuevo giro al cuento. Amor y libertad, ninguna de las dos cosas son fáciles de conseguir, pero igual, si hay una oportunidad, recordad que Aladdin tiene tres deseos para elegir.

Dicen que a veces hay que inyectarse Fantasía para no morir de realidad. Aquí tenéis un buen libro para descubrir si eso es verdad.

Reseña: Rasputín. La Voz del Dragón, de Mike Mignola, Chris Roberson y Christopher Mitten

Por si no lo sabíais ya, el Mignolaverso es uno de los más ricos que existen en el mundo del cómic a la hora de explorar. Un lugar tan lleno de buenas historias, como macabro y abarrotado de monstruos. Una de las historias más recientes que he disfrutado la traía este mes como novedad Norma Editorial, la encargada en nuestro país de hacernos disfrutar con todo lo que el maestro Mike Mignola crea (véase Hellboy, AIDP, Bogavante Johnson, Abe Sapien, Baltimore…, etc), un universo en formato recopilado bien en TPBs que recogen miniseries completas como este Rasputín: La Voz del Dragón que os reseño hoy; o en tapa dura o ediciones especiales maravillosas e indispensables como las de Hellboy y/o AIDP.

En esta ocasión los tiros van hacía el brujo, consejero y conspirador histórico, pero también villano en el mundo de Hellboy, el maquiavélico Rasputín. Si queréis situaros, Rasputín: La Voz del Dragón es otra de esas series alternativas que crea el maestro Mignola, precuelas donde amplía “su mundo”, el trasfondo y desarrolla personajes importantes ya participantes en otras tramas con normalmente un escenario de la Segunda Guerra Mundial tras las paredes. ¿De qué va? Expresaba la publicidad norteamericana: ¡Un cómic dónde se enfrentan los dos responsables de traer a Hellboy a nuestro mundo! Norma Editorial es más consecuente y alega: ¡Por fin revelada la historia del místico ruso que trajo a Hellboy a la Tierra!

Bastante mejor.

Rasputín: La Voz del Dragón narra los primeros días de Bruttenholm en aquellos años en los que intentaba desvelar al mundo cómo Rasputín intentaba ganar nuevamete poder para hacer sus fechorías. El Bien contra el Mal en los primeros días de la Segunda Guerra Mundial. Una conspiración que involucra al Tercer Reich y a un miembro (supuestamente muerto) de una siniestra sociedad secreta que lleva al profesor Bruttenholm a su primera misión. ¿Aún no? Esa misma que pretende encontrar al único hombre que puede traer al Chico Infierno a la Tierra. Y no es un cualquiera. Un tipo conocido por todos. El loco hechicero ruso Rasputín que aún siendo considerado muerto desde 1916, cuando un grupo de nobles intentando acabar con su influencia sobre el zar acabaron con él; no fue tanto así y resulta que Rasputín sigue vivo, trabajando con los más retorcidos miembros del círculo íntimo de Hitler. Y ahora, tras una serie de sospechas, mientras sigue la pista a un extraño culto llamado La Hermandad Heliópica de Ra, y tras una sesión de espiritismo a la que el profesor Bruttenholm acude; dicho encuentro revela que el malévolo brujo está vivo y con más poder que nunca. La misión de Bruttenholm y Sandhu de descubrir dicha verdad al mundo, comienza. Después de una serie de encuentros y desencuentros, Bruttenholm y Sandhu llegan al lugar donde los nazis llevan acabo sus actividades sobrenaturales para descubrir al sombrío «Maestro» en plena faena…

Mike Mignola y Chris Roberson al guión, con el oscuro arte de Christopher Mitten, ahondan en el pasado de Trevor Bruttenholm para descubrir los diabólicos planes de Rasputín. Genial trabajo de colaboración entre guión, dibujo y color. Sabemos que Mignola sabe rodearse de gente de bien. Un mundo de cadáveres animados, místicos mortales y ejércitos nazis donde dichos autores hacen lo que mejor saben hacer. Una miniserie de cinco números que equilibra la interesante historia de fondo de unos personajes que muchos conocemos ya. Aunque aplicada a ritmo de thriller y ahondando en detalles geniales que muchos deseábamos concretar. Ramificaciones a eventos que conocemos los amantes del Mignolaverso que gustan y completan. Quedando así una rica historia indispensable para los que amamos todo lo que hace Mike Mignola.

Reseña: La Desaparición de Annie Thorne, de C. J. Tudor

Comienza fuerte ya en el Prólogo con un asesinato y unas letras grandes garabateadas en la pared: NO ES MI HIJO. Arhill es un pueblo inhóspito y siniestro al que regresará nuestro protagonista Joseph Thorne, veinticinco años después de haberse marchado. Siempre en primera persona nos relatará el pasado cuando su hermana pequeña de ocho años desapareció. Aunque cuarenta y ocho horas después volvió, ya no era la misma; cantaba una extraña canción:

Bajará por la montaña y vendrá,

bajará por la montaña y vendrá.

Joseph recibirá un correo: «Sé lo que le pasó a tu hermana. Está volviendo a pasar». Pero en sí el correo es lo de menos, Joseph siempre supo que volvería, tenía un asunto pendiente que resolver. A partir de entonces, una siniestra tensión envuelve todo el libro. Una vieja mina que esconde una leyenda, los sucesos sobrenaturales y la atmósfera opresiva de esta historia irán creando inquietud en el lector. Mezclando el mundo real y el mundo del misterio, la autora dejará muchas cosas para que nosotros las reconstruyamos. Como tal, nos convertirá en una especie de socio juzgándolo todo según nuestras propias creencias o escepticismos. Un tema a lo largo de toda la historia es el karma y eventos del pasado que vuelven a castigar a los que deambulan tras cada página. Entre el presente y el pasado Joseph no es un narrador muy fiable, primero relatará lo que va recordando, para luego decirnos: Bueno, igual no fue así como ocurrió… Pronto entenderemos que juzgar e idealizar a algunas personas puede cambiar muchas circunstancias que teníamos por ciertas. Por eso nunca estaremos seguros de ir controlando la historia, deberemos esperar a que en verdad quiera sincerarse.

Un protagonista increíble de esos que dejan marca: profesor de literatura, alcohólico y ex jugador de cartas. No tiene suficiente con resolver lo que cree que ocurrió, encima debe hacer frente a un problema de acoso escolar y a una tal Gloria, una torturadora contratada para que pague sus deudas de juego. Los diálogos son maravillosos, nunca unos diálogos llenaron tanto una historia. Nos miente inconscientemente, pero lo hace. No son mentiras piadosas, simplemente se niega a recordar la verdad. Su personalidad se parece a la del doctor ese de la serie House, en su cojera tomando codeína para el dolor con el mismo sarcasmo. Pero hay algo más que me recordó este libro y es a Stephen King . Sí, se parece mucho a uno de sus primeros libros, es inevitable no pensar en ello cuando llegas al punto clave. Hay trozos de otro conocido libro de Terror, pero eso ya os lo dejo para que lo encontréis vosotros, amigos lectores. ¿Pero sabéis qué? No me importó, cuando me di cuenta ya estaba rendida ante la calidad narrativa de esta escritora. Creó tantos momentos de esos que te ponen el vello como escarpias, que no podremos evitar escuchar si hay algo que rompe el silencio de nuestro alrededor mientras leemos. No deberíamos temer a los muertos si no a los vivos, pero es en la oscuridad donde acechan los monstruos, y C.J. Tudor lo sabe. Ese cementerio antiguo donde no hay ni un solo niño enterrado… un viaje atrás en el tiempo junto a una investigación actual de su antigua pandilla de amigos, ellos sí saben la verdad… La parte del interior de la mina tiene una de las mejores escenas de Terror que he leído en mucho tiempo. Es de esa clase de libros que deben leerse de noche. Espeluznante, no hay otra forma de catalogar esta narración, sabiendo fusionar lo inexplicable con la realidad.

Qué decir del final, cuyo protagonista nos ha estado escondiendo la verdad en todo momento… Pues magistral. A veces lo que regresa no es lo mismo que se ha ido. «Si te gustan mis cosas, te gustará esto», dijo Stephen King. No puedo más que darle la razón. Los amantes del Terror nos merecemos libros como este. Creo que con esta frase mía ya lo he dicho todo.

Reseña: Ilión (Edición Completa), de Dan Simmons

Dan Simmons (1948) es uno de mis escritores preferidos. Me gustan mucho sus personajes y la manera de transmitir los sentimientos de los mismos. Pero no empecé con él como muchos lo hicieron, con su obra maestra la reconocida Hyperion. Fue curiosamente con un libro de Terror. Un Verano Tenebroso, una historia muy a lo It, de Stephen King, un novelón difícil de conseguir desde hace tiempo, y para mí al mismo nivel. Aunque creo que se publicará en breve. No os la perdáis. Bien, eso quería decir, la principal razón por la que adoro a Simmons es por lo maravilloso que es escribiendo CF y Terror a la vez. Esos dos géneros en particular. Su obra no es mega-prolífica comparada a su alabado amigo Stephen King. Pero Simmons cuenta con más de un titulo (en especial, los escritos entre finales de los 80s y los 90s), obras que nadie debería perderse en el resto de su vida lectora si aún no le ha dado oportunidad. 

En su día, había leído de la infelicidad de ciertos lectores de CF con las primeras ediciones de Ilión publicadas en nuestro país. En esencia, por su publicación en dos partes. No sé si fue esa polémica o por otros motivos, que la historia escapó de mi mente y no la leí en su día. La colección Nova de Ediciones B (desde hace años la mejor editorial donde encontrar CF de la buena), por fin recupera esta obra en un solo volumen como se merece. Ilión, una inolvidable novela en la que Dan Simmons recrea uno de los grandes mitos literarios de la humanidad. Como bien dice la sinopsis: «Una obra única e irrepetible que ha maravillado a millones de lectores en todo el mundo».

Me incluyo. Ilión nos lleva a poco más de dos mil años en el futuro. La humanidad tal como la conocemos se ha ido. Tras una serie de catástrofes, cuya naturaleza solo oímos con insinuaciones y rumores, algunos miembros de la raza humana se han convertido en posthumanos, estableciendo residencias en anillos artificiales alrededor de la Tierra. Algunos humanos «antiguos» permanecen en la superficie, pero en números bastantes reducidos; con una vida estrictamente regulada a los cien años, al final de los cuales esperan poder ascender a los anillos y convertirse en posthumanos. Mientras tanto, Júpiter y sus lunas son el hogar de una gran cantidad de cyborgs de diferentes variedades, mientras que Marte parece ser el lugar donde realmente hay movimiento de todo el Sistema Solar. Pues aquí es donde residen los dioses, en la cumbre del monte Olimpo, donde se va gestando una guerra en la sombra y donde comienzan sucias batallas entre los seres más vengativos. En la Tierra, los pocos humanos que quedan persiguen un pasado perdido y una verdad devastadora. Mientras tanto, cuatro máquinas sensitivas parten del espacio jupiterino para investigar e intentar acabar con las emisiones potencialmente catastróficas que emanan de la cima de una alta montaña en el planeta rojo, donde se levanta una enorme humareda roja demasiado de vez en cuando…

Ilión es una inolvidable trama en la que Dan Simmons parte de una epopeya clásica para llevarnos a una historia donde una máxima rige como trasfondo de toda la historia principal: ¿Son los dioses de Marte realmente los posthumanos poderosos de la Tierra, que con su arrogancia se miden para ver hasta dónde son capaces de llegar? Simmons insinúa eso, al menos, pero si le conoces como autor, sabes que hay algo más. Pistas falsas por doquier. Y nuevos ramales argumentativos que profundizan en lo que no esperas: ¿Qué hay de la afirmación de ese otro personaje que ha conocido a los póstumos, y que habla de los seres que residen en los anillos? ¿Y todas esas mujeres? ¿Y qué demonios son los voynix, esos extraños bípedos que obedientemente sirven y protegen a los humanos en la Tierra, aunque nadie parece saber de dónde vinieron o por qué? Simmons arroja todo esto a un ritmo impresionante. Logra de forma encomiable eludir los clichés. Y fue entonces cuando descubrí que el verdadero placer de leer Ilión estaba en su eje central. El poder, el verdadero corazón de cada gran civilización reside en su arte y su literatura. Y que al carecer de eso, toda la tecnología apenas es sinónimo de cultura. Si queréis saberlo, Simmons termina la epopeya con un poco de burla engreída, sarcasmo hacia lo que inevitablemente deparan las guerras y los anhelos de superación.

Un autor a seguir siempre. Premio Hugo, Locus, Bram Stoker y docente y director de programas de enseñanza para jóvenes superdotados. Ahí es nada. Dan Simmons, uno de los pocos grandes escritores que siguen en el candelero.

Reseña: Depredador vs Juez Dredd vs Aliens. Corta y Empalma, de John Layman, Chris Mooneyham, Michael Atiyehde y Glenn Fabry

Y como uno a veces no tiene suficiente con la lectura anterior, sigue montando la misma tematica como si del mismo caballo una hectárea más se tratara. Más quería. Y como más quería, le tenía echado al ojo a una novedad en la que también había Predators en primera plana. Una miniserie de tan sólo cuatro numeritos que Norma Editorial traía en mayo y en tapa dura, donde no sólo están esos temibles e implacables alienígenas, sino al parecer, también con algo que decir por parte de otros temibles e implacables seres que bien conocemos los fans del cómic del bueno; un tipo chulo, receloso y duro como pocos. Depredador vs Juez Dredd vs Aliens. Creo que la cabecera ya lo dice todo. Aunque el subtitulo Corta y Empalma también parecía estar prediciendo lo que tenía que meterme en vena después de la lectura de anterior.

Con portadas más que ideales para carteles de cine o camisetas frikis que se precien, abre cada número de este tomo que recopila las grapas de Depredador vs Juez Dredd vs Aliens: Corta y Empalma. El denominado último crossover de personajes de ficción donde se enfrentan el legendario hombre de ley Juez Dredd contra los llamados (por todos los que sabemos de sus habilidades) cazadores supremos del universo. Predators y Aliens. Escrito por el ganador del premio Eisner, el creador de la serie Chew (¡qué ganas le tengo!), uno de los autores más vendidos del New York Times, el maestro John Layman. Y con portadas de otro Premio Eisner como es Glenn Fabry. Bien, ¿quieres un buen estofado de apocalípsis? Agrega cuatro jueces, un científico genético demente, un buen puñado de cultistas, una pizca de Depredador y otra pizca o esencia de xenomorfo. Removemos, removemos bien, un poquito más y ahora, sin perder tiempo, retirémonos rápido al búnker más cercano…

El Juez Dredd y la Juez Anderson han seguido a una secta criminal a través de la Tierra Maldita hasta la Ciénaga de Alabama. Por otro lado, una tripulación de Predators llega a la Tierra para rescatar a un compañero secuestrado. Ambos, sin saberlo, se adentran en el territorio de un científico obsesionado con la venganza y el hecho de empalmar genes de diferentes especies. Gozando de la posesión de un cráneo de xenomorfo…

Sin duda, el ADN más letal del universo en sus manos. Y es que el Dr. Reinstöt está organizando una fiesta, ¿no? Jajaj… ¡La fiesta del Apocalípsis! Un sueño hecho realidad para un científico genético loco que ya ha conseguido construir un clan de híbridos a cuál más temible. Aunque un viejo conocido del majara, el Juez Dredd nada menos, ya está llamando a su puerta. Pero todo sale a pedir de boca. Cuando las cosas salen bien, caña de azúcar, de chocolate o lomo. Caña de la buena. Ahora que sus nuevas creaciones ya están aquí y listos, lo único que queda por hacer es enviarlos a la ciudad, ¿no? ¡Qué continúe la fiesta a Mega-City Uno! ¡Desatar un poco de infierno!

Una coedición de IDW y 2000 AD que Norma Editorial edita en un tomito ideal. Un viaje de cómic por que este guión es sin duda, puro viaje. El Dr. Reinstöt, está teniendo el mejor verano de todos los tiempos y nosotros podemos disfrutarlo. Una panda de xenomorfos de cosecha propia para arruinar esa vida de tantas sonrisitas y felicidad que algunos tienen. Además de guardarse un arma secreta para el fin de fiesta…

Cómic cañero como pocos.

Reseña: Superman contra Depredador, de David Michelinie, John Ostrander, Alex Maleev y Nolan

Superman contra Depredador es una lectura con más intringulis del que parece. No es una batalla campal directa en la que se sufren daños colaterales a cascoporro. Su guión al completo tiene más profundidad de lo que uno espera. No sé si eso es bueno o malo, depende de lo que uno busque supongo. Uno a veces se pone a leer embrutecido después de ver una portada donde todo son mascás en cara y patadas voladoras. Resulta que después se encuentra con un guión currado y con más chicha de lo que esperaba. Eso descoloca, pero si está bien hecho, te pone en tu sitio y terminas disfrutándolo. Metiéndote en la trama de todas-todas. Superman y el Predator, no ocupan en este caso el centro de atención, eso lo dejo claro ya. Y los igualan en importancia representativa todo un elenco de personajes que gusta conocer. El aspecto «versus» se limita a dos escenas de confrontación en todo el tomo. Pero oh my god, ¡qué encuentros!

Escrito de forma muy competente por David Michelinie (The Amazing Spider-Man), y tras el delicioso Batman contra Depredador que no hace mucho publicara también ECC Ediciones en nuestro país, Superman contra Depredador es un atractivo tomo que recopila todos los enfrentamientos dados en el mundo DC entre el Hombre de Acero y uno de estos temibles guerreros del espacio. Donde los dibujos de Alex Maleev son buenos en su mayor parte, aunque tengo que decir que especialmente cuando trata a Superman no me gusta a nada. Bien, vamos al lío. En los densos bosques de América Central, una expedición científica de S.T.A.R. descubre una astronave sin sospechar el peligro que hay dentro: una nave espacial de origen desconocido, que podría llevar a la humanidad a descubrir nuevos avances tecnológicos. Por lo que el Hijo de Krypton se une rápidamente al equipo, solo para descubrir poco después que la nave agota de algún modo sus súperpoderes. Y mientras Superman se esfuerza por enfocar su poder menguante, el dueño de la nave regresa… Además de enterarnos que una organización terrorista, planea usar la nave para cometer asesinatos a escala global.

El guión es poderoso, ya os lo dije. El hecho de que El Hombre de Acero esté peligrosamente debilitado por un virus de origen alienígena, mola. También el doctor Ward, médico paranoico, empeñado en un genocidio mundial, hurgando más en la herida abierta. Después de un violento encuentro con el asesino alienígena que lo deja aún más debilitado que antes, Superman regresa a la guarida del médico para rescatar al equipo de investigación y a Lois Lane, su dulce niñita que nunca se puede estar quietecita un rato. Ni aún teniendo a un temible depredador mortal de otro mundo acechando.

ECC Ediciones incluye además un numerito en el que la misma Liga de la Justicia también sufre de estos seres. Donde ahora sí, el dibujo es totalmente degustable. John Ostrander (Escuadrón Suicida) y Graham Nolan (Batman: Legado) tienen la culpa de ello. Con una idea curiosa que no conocía: los Meta-Depredadores, seres adquiriendo los mismos poderes de la JLA, y atacando. Pues han cazado al Caballero Oscuro, han ido tras el Hombre de Acero y se preparan para perseguir y someter al grupo entero. El deporte definitivo: intentar matar a los héroes más poderosos que se hayan conocido.

Si eres fan de estos iconos del mundo friki como lo soy yo, Superman contra Depredador es indispensable para ti.

Reseña: La Balada de Halo Jones, de Alan Moore y Ian Gibson

Es importante (mucho, y no me canso de cantarlo) rescatar los que son considerados por muchos, títulos indispensables de leer en cómic. No sólo los que han llegado a ser tan famosos que hasta el público no comiquero los lee. También otras joyitas que pese a su fama son como diamantes que con el paso del tiempo, el fango se cierne sobre ellos ocultándolos…, hasta que una editorial nuevamente los rescata. La Balada de Halo Jones, una de las primeras obras maestras del dios del noveno arte Alan Moore y que Norma Editorial tiene el detallazo de traer este mes en un volumen integral a todo color. La Balada de Halo Jones fue publicada originalmente en 1984 de forma serializada en la famosa revista inglesa 2000 AD. Dos nuevos autores que empezaban a despuntar como lo eran el guionista Alan Moore y el artista Ian Gibson. En tiempos, por supuesto, en el que muchos pensábamos que el futuro año 2000: gobiernos, sociedad, el día a día, estaríamos gobernados por naves surcando los cielos; llevaríamos trajes de colores llamativos de telas no inventadas, patinetes voladores y coches que circulaban solos. El año 2000 era un mundo de ensueño para los que fuimos niños o grandes lectores en los 80s. La Balada de Halo Jones triunfó entre los que tuvieron oportunidad de leerla entonces. Ofrecía “sueños”. Partía además en una revista donde brillaban joyas como Juez Dredd, Rogue Trooper o Perro de Estroncio, por lo que debía ofrecer originalidad para no caer en el olvido. Destacar, o ser abandonada en galaxias perdidas donde pocos lectores llegan.

Halo Jones es un chica absolutamente normal que vive en El Aro (The Hoop), una gigantesca estructura que flota en el mar, cerca de Manhattan, en pleno siglo L. Los Municipios Aliados de América trasladan a estas estructuras a los llamados «ciudadanos del ocio», pobres y desempleados hacinados en una ciudad claustrofóbica y violenta, en la que hay escasas oportunidades de progresar: el nivel de paro en el Aro es prácticamente del 100% y los ciudadanos del ocio sobreviven gracias a una especie de subsidio mínimo. Bandas y grupos callejeros causan altercados constantes y la escasa policía (formada por delincuentes lobotomizados) mantiene un precario orden gracias a la represión indiscriminada. En este escenario, incluso ir de compras puede ser una aventura peligrosa. Cada individuo busca su propia cápsula de escape: unos tratando de desarrollar un talento como artista (y sobrevivir el tiempo suficiente como para que una gran compañía se fije en ellos), otros evadiéndose de la realidad, como es el caso de «los tambores» humanos que se han implantado un receptor en el cerebro que les transmite música hipnótica, una especie de drogadicción. Halo, cuando una de sus mejores amigas sea asesinada y otra ingresa en Los Tambores, sentirá que ya no aguanta más y emigra. Encuentra trabajo como camarera en un crucero especial llamado Clara Pandy, el principio de sus aventuras por toda la galaxia.

La Balada de Halo Jones lo consigue. Atrapa desde la primera página, con una splash-page a doble página que abre la trama en la que visualizamos una caótica y abarrotada Tierra del siglo 50. Acompañada por una narración llena de jerga en lo que parece ser una retransmisión de noticias, ya estás enganchado a un mundo maravillosamente ideado. Nos lleva a un universo de cientos de detalles en los que es fácil perderse. Personajes individuales, algunos de los cuales solo aparecen brevemente (y en los que te gustaría profundizar), insinuación de vidas enteras y secretos ocultos. Momentos narrados magistralmente como cuando la anciana Brinna recuerda una reunión en su adolescencia o un oficial de seguridad rememorando su amor perdido hace mucho tiempo. Sin lanzar demasiada información, historias que dan trasfondo. Se nos proporciona un mundo convincente lleno de personajes interesantes, pues en realidad, nada aquí es aleatorio, o carece de pensamiento. Los que conocéis las obras de Moore, sabréis que este es uno de sus fuertes. Nada es coincidencia. Aunque aquí el tandem hace tandem completo (valga la redundancia) también en esa virtud. Grandes aportes encontrados en esta balada como los carteles que vamos viendo en la serie que aparecen en un dialecto alienígena, y que son en realidad un lenguaje completamente ideado por Ian Gibson.

La Balada de Halo Jones fue una trama conjunta aunque sin terminar tal como la tenían pensada sus autores. Vuelven a estar disponible estas tres etapas de la vida de Halo Jones reunidas en un solo tomo, por primera vez a todo color, formando una de las publicaciones indispensables a conseguir este año.