Reseña: Buffalo Runner, de Tiburce Oger

BuffaloRunnerCouv24x32OK2_ES.inddLas modas siempre regresan y lo hacen con fuerza. Les viene bien que hayan mentes renovadas o nostálgicas esperando que regresen para degustar de lo bueno, lo mejor. Más fácil: las buenas modas siempre regresan. Lo dicho y ahora el Western vuelve a estar de moda en literatura, cine y cómic. Una nueva fijación por el género que atrae a un porcentaje muy alto de adeptos. Os hablo de un western evolucionado, con más presencia de novela negra entre líneas, y con una ambientación de parajes desolados, acosados por tribus indias, más místicas que hostiles; si te mola el género o quieres darle una oportunidad estás en el momento, en la época buena de nuevo, puedes echar un ojo a las editoriales punteras del cómic.

Lo están trayendo… Ya vienen. Tal y como está haciendo Ponent Mon con estas joyitas western de la BD que nos va trayendo cada poco. Joyitas del género en cómic como Tosqueville: Hacia un Nuevo Mundo, Wild River, los integrales del gran Cartland, Pawnee (uff, qué buena, como la recuerdo…) o dos grandes novedades recién publicadas como son el integral Apache Junction o Buffalo Runner. Bellos tomos a los que sólo tienes que echarles una pequeña visual para ver que son tramas buffalo runner02potencialmente buenas que enganchan con muy poco. El Lejano Oeste, vaqueros, indios, colonos en el Nuevo Mundo buscando conquistar tierras baldías, tribus indias como referencia, hostiles o amables según convenio. Toda una serie de terrenos inhóspitos con mucho entorno lúgubre o soleado pero dañino para el colono.

Buffalo Runner cuenta como en el Lejano Oeste, un refinado fotógrafo dedica su hogar a tomar fotografías, retratos de grandes señores. Uno de ellos le pregunta por qué tiene tantos retratos de salvajes colgados en las paredes y presenta curiosidad por uno en especial. El fotógrafo entonces le cuenta su historia. La historia de buffalo runner00Edmund Fisher, el cual comienza la historia cercando a tres asaltantes de caminos que acaban de atacar una caravana de un pobre padre con sus dos hijos a los que torturan… Esas tres almas de mala muerte no saben a quien se enfrentan. ¿Ed Fisher? ¿Un buffalo runner? ¿Un cazador de bisontes? ¿Quién puede contra un tipo de tal calibre? Hasta los indios se sienten impotentes ante sus armas. Y los malhechores van a tener que ponerse mucho las pilas para siquiera rozarlo…

Tiburce Oger se embarca en un cúmulo de códigos del Lejano Oeste, posturas casi impuestas por Hollywood, pero guion propio (quitando el heroísmo autoinfigido) seguramente con grandes indicios de realidad en el que se refiere a esa gloria de conquistadores “valientes” que arrebataron su tierra prometida a salvajes nativos buffalo runner01dueños realmente de ella. Uno de los puntos fuertes de Buffalo Runner es que tiene un primer protagonista innato. No hay héroes de magnificencia con duelos gloriosos en la trama. El autor se esfuerza por ofrecer un testimonio realista de lo que supuso la conquista del Oeste a través de la vida de estas personas anónimas que trataron de conseguir un lugar en un nuevo mundo. Pero amigos, los levantamientos constantes de esta nación fueron a menudo implacables. Para relacionar este viaje y hacer grande este cómic, Oger adoptó un modo de contar la historia agradable y eficaz. Largos flashbacks sobre sucesos de la vida del viejo Fisher se cruzan a la larga vigilia y hacen más chula la historia. Reservando para el final una genial sorpresa, mezcla de nostalgia y añoranza, de una época en la que todo parecía posible y el precio a pagar parecía barato.

buffalo runner04Pero esperad, esperad… ¿Cómo no mencionar el dibujo Tiburce Oger? Una estilo con una marcada personalidad, con un gran poder visual de rememoración. Algunas de sus viñetas muy dignas de lienzos, casi óleos similares a toda esa ola de pintores clásicos que hubo a finales del siglo XIX. Toda una serie de ilustraciones con bastantes azules y amarillos que provocan que los gráficos formen parte de la narración. Buffalo Runner presenta elegancia, expresividad y dinamismo en decorados algunos dignos de enmarcar. Una atención a los colores que ayuda bastante al lector a recrear la atmósfera.

Buffalo Runner aún me tiene fascinado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *