Tag Archive for Juan José Castillo

Reseña: Transmetropolitan. Libro 01, de Warren Ellis, Darick Robertson y VVAA

Situado algunos siglos más allá del actual, Warren Ellis y Darick Robertson nos presentan una obra del cómic emblemática. Un titulo tan original como apabullador. Una obra que pone nuevamente en librerías ECC Ediciones, avalada con el sello Vértigo, una editorial a la cual el mundo del cómic debe mucho. Y es que Warren Ellis ha sido siempre un guionista impresionante. Pero tened muy claro que con Transmetropolitan, Ellis se catapultó al cielo de los mejores guionistas del noveno arte.

Transcurridos cinco años desde que inició su autoimpuesto retiro en las montañas, el periodista Spider Jerusalem se ve obligado a regresar a la Ciudad para cumplir el contrato firmado con la editorial Driven Press. Según los términos del acuerdo por el que recibió un suculento adelanto (del cual apenas conserva recuerdo), debe escribir dos libros más. Sin blanca y privado de acceso a los «feeds» de noticias, para poder documentarse decide retomar el ejercicio del periodismo en el diario La Palabra. Armado con un portátil y un lenguaje corrosivo, se convierte en el azote de los poderosos; denunciando abusos, mentiras de líderes religiosos, presentadores televisivos… e incluso del presidente de la nación.

Esto dice la sinopsis editorial pero hay más, mucho más. Por un precio genial, un primer volumen integral (que llegará hasta cinco) el cual comprende nada más y nada menos que los doce primeros números de la serie; se podría decir que nueve independientes más el maravilloso arco de tres números Hiélame con tu beso. Sarcasmo, ironía y humor negro a tutiplen. Cada número engancha de tal manera, a pesar de sus desvaríos, que se vuelve súper genial leerlo por primera vez y también rememorarlo. Ideal además ahora que estamos en semi-elecciones generales y constantes noticias de corrupción política. Maravilla ideada en una USA del futuro abocada a un mundo peor. Asesinatos fáciles, drogas evasivas al alcance de todos, la independencia humana y el alejamiento de la manada como ilusión; la nueva escoria. Un mundo de “haterismo” hacia lo social que hará que te identifiques totalmente con Spider Jeresulem. La falsedad continua.

Como voy a dejar de leer esta joya del cómic que es Transmetropolitan. Diferente, futurista, con mucho de actualidad pese a sus años, uno de los mil cómics que deberías leer antes de morir. ECC Ediciones empeñada en que leamos lo mejor de lo mejor reedita esta obra en magníficos integrales que en un formato así, tienen inevitablemente su hueco en cualquier cómicteca. La felicidad, los buenos tiempos del sello Vértigo, el gusto por el Mal y las cabronadas. No me canso, ni me cansaré jamás, de recomendar Transmetropolitan a todo el que quiera consejo sobre una buena lectura cañera.

Indispensable. Un fuerte volumen, no para débiles de corazón. Guiones que se mueven en un mundo cyberpunk, tan cerca de ese futuro cercano que nos espera. En palabras del gran Spider Jerusalem: «Ser un cabrón, funciona». Un enfoque salvaje, divertido, que te hace ver el poderío que tiene un periodismo bien elaborado. Divertido para nosotros, incluso cuando contemplamos como él se va deprimiendo y encabronando cada vez más.

Hablamos de una de las obras más sonadas de Warren Ellis (Planetary, otra joya), pero también un cómic de culto. Una intensa sátira sobre la sociedad y todo lo malo que va de la mano. El ser humano es dañino por naturaleza. Terrible, si pillas la metáfora.

Reseña: Black Magick. El Despertar, de Greg Rucka, Nicola Scott y Chiara Arena

Si uno va a lo seguro en los cómics, es difícil equivocarse. En el sentido que, me refiero a…, bueno, digamos que en este arte se suele confirmar la teoría de «autor famoso, altas probabilidades de buen guión». Norma es esa editorial que nunca me cansaré de decir que es sinónimo de calidad. Tiene ahora entre sus novedades el primer volumen de Black Magick, que recopila los números del #1 al #5 del nuevo éxito de Greg Rucka. Con Nicola Scott al dibujo y la asistencia al color de Chiara Arena. Una obra que con poco que sepas sobre ella, te interesará. ME pasó. La primera frase que leí de Black Magick fue un tweet de Image Cómics donde decía: «Atrévase a seguir un procedimiento policial con dosis de ritual y hechos paranormales». Rápidamente me vino a la mente: ¿Un caso a lo True Detective de su magnífica primera temporada? ¡Lo quiero!

Greg Rucka regresa al noveno arte con una serie en la que mezcla género policíaco (lo que mejor se le da) y hechos sobrenaturales. El lugar al que nos trasportan es Portsmouth, donde en mitad de la noche se interrumpe una reunión de brujas. Rowan Black se excusa con disimulo de dicho ritual para dirigirse a su otra vocación. Como detective, tiene que resolver un secuestro con negociación de rehenes que está dando. Un secuestrador que no conoce, pero que parece conocerla bien. Esta es solo la primera de muchas coincidencias escalofriantes a la que se enfrentará. Rowan, que hasta ahora se contentaba con ser policía durante el día y echar un rato en sus actividades nocturnas, parece que van a por ella. Aparte del inicio curioso, algunas runas menores y cierto glamour, no vemos nada demasiado extraño en este primer número. Hasta que llegamos al final con una escena totalmente aterradora… De otro mundo.

Parte procedimiento policial, parte thriller sobrenatural, el primer volumen de Black Magick destaca en todos los niveles. Me atrevería a decir que de los guiones de Rucka que más enganchan desde el principio. Rowan Black es un personaje tremendamente atractivo. ¿Una bruja practicante en el Departamento de Policía de Porthmouth? Esto da para serie de TV. De hecho, diría que la escala de grises y tintada por el artista Nicola Scott, incita a eso. Un espectáculo a la vista, ideal para el ambiente que propone Rucka.

Black Magick: El Despertar es brujería contemporánea.., y algo más sutil que eso. Rowan siempre ha luchado por mantener ambos aspectos de su vida separados, y cuando se convierte en el objetivo de una misteriosa organización con un gran interés en lo sobrenatural, todo lo que aprecia se ve amenazado. Con impresionantes cliffhangers nos enfrentamos a un primer volumen que va de menos a más con cada número (y recordad que este TPB trae los cinco primeros). Puede que no hayan creado un nuevo género, pero las pocas obras que hay, seguro que las han redefinido.

Black Magick es absolutamente fascinante y una de mis mejores lecturas en lo que va de año. De esos cómics que uno le pide y le pide a la editorial por redes sociales para cuándo el siguiente. E insiste, aún sabiendo que todo lleva proceso, tiempo, a la hora de cruzar el charco. Obviamente, deseando saber más.

Reseña: Veneno. Noches de Venganza/Guerra de Simbiontes, de Mackie, Lim y Randall

Lo mío con Veneno (Venom) es un interés semi-amoroso. Como todo villano me es atractivo, especialmente, a muy pocos de Marvel se le puede ver la maldad con la que este ser actúa. Pero sin duda, mi débil excusa para continuar leyendo sus mejores historias, sus mejores arcos argumentales ahora que Panini Cómics los vuelve a poner en el candelero, es obviamente el tremendo arte de Ron Lim.

Veneno: Noches de Venganza/Guerra de Simbiontes es el 100% Marvel HC que os traigo hoy. El mismo que recopila nada más y nada menos que Venom: Nights Of Vengeance 1-4 y Separation Anxiety 1-4 USA. Las que son para mí, las dos mejores miniseries del personaje leídas hasta ahora. Buenos arcos en los que es protagonista el alienígena con apariciones finales de Beck Underwood, el amor de Veneno, aunque en estas historias Mackie la describe un tanto irracional o como alguien que simplemente no será compatible con él nunca. Por eso, al principio Venom se sale de su camino, no ser violento se convierte en un objetivo (al menos, para los superhéroes standard). Y entonces se topa con una disputa entre un hombre sin hogar llamado Sean Knight y un agente del gobierno, Michael Badilino (Venganza, en su forma humana), y en lugar de apresurarse a juzgar, Venom los toma prisioneros para que puedan resolver sus cosas cara a cara. Pero esto todavía no es lo suficientemente bueno para Beck…

Primer contacto para dos seres que están destinados a seguir el mismo camino. Uno es un simbionte alienígena, enemigo eterno de Spiderman. El otro es un hombre roto, que hizo un trato con el diablo por poder destruir a El Motorista Fantasma. Pero cuando son atacados por los Stalkers (Imitadores), Venom y Venganza demostrarán que son dos almas tan oscuras, con las que nunca-nunca deberías meterte. En primer lugar irán a por los enemigos de ambos y en la última trama, Eddie Brock, separado del simbionte, se propone educar a cinco nuevas criaturas alienígenas, pues hay alguien que ha decidido asesinarlos a todos.

Sorprendido me hallo de haber disfrutado tanto con este 100% Marvel HC. Aunque después no tanto, al saber que están considerados en USA como los mejores arcos de Venom. Por lo que este tomo se convierte en imprescindible si te interesa el personaje. Un 2×1 totalmente recomendable; más de doscientas páginas de pura acción, sangre y garras abriendo entrañas. Veo curioso que este mes haga justo un año que leí la última aventura de Veneno. Llegaba a los cines el film y ansiado por saber más, me hice con Veneno: Protector Letal, que lo recién editaba Panini. Desde entonces he estado pensando en leer más, por que las sensaciones fueron muy buenas. Ha pasado un año, y serendipia agostil o no, he vuelto a disfrutar con Eddie Brock y sus maldades. Ambos guiones de Howard Mackie con el completísimo dibujo del maestro Ron Lim (El Guantelete del Infinito).

Vuelvo a quedar prendado y satisfecho con una lectura Marvel veraniega.

Reseña: Batman. El Guante Negro, de Grant Morrison, J.H. Williams III, Tony S. Daniel y Ryan Benjamin

A los buenos seguidores de Batman no les descubriré nada si les digo que la primera etapa de Grant Morrison con el orejas picudas merece mucho la pena. Los acontecimientos que en su conjunto se llamaron Batman R.I.P. además, es un claro ejemplo de comienzo, nudo y desenlace adictivos que en definitiva, es lo mínimo que uno exige a un buen cómic de superhéroes. Batman: El Guante Negro es el primer tomo de lo comentado y ECC Ediciones acaba de lanzarlo dentro de su nueva colección o recopilación de frontal superior amarillo. Si sois lectores asiduos de nuestra web de reseñas, sabréis que lo he comentado varias veces. Pero por si alguien se pregunta a qué vienen estos nuevos tomos, ha de saber que corresponden a la colección denominada Batman Saga; ediciones que centran una idea, un todo, en el que El Caballero Oscuro celebra este mismo 2019 sus ochenta años de existencia. Recopilaciones en tapa dura de sus mejores arcos argumentales. Así que DC Cómics (y ECC en nuestro país) dan la oportunidad a muchos lectores de descubrir o redescubrir al superhéroe más molón y más seguido por todos los viejóvenes lectores.

Batman: El Guante Negro es el preámbulo a Batman R.I.P., donde Morrison puso rumbo firme a su definitiva etapa con el Caballero Oscuro. Un tomito que contiene los números #667-#669, #672-#675 USA, que en su día siguieran la serie regular de Batman. Los tres primeros números es un arco argumental de aventuras total. La Isla del Señor Mayhew. Donde el Club de Héroes es invitado a pasar un fin de semana de relax, buena comida y buenas charlas. No obstante, un visitante inesperado tiene otros planes para dicha reunión. Todos: Batman, Robin y el resto del Club de Héroes atrapados y a merced de un loco en la isla de Mister Mayhew, muy a lo Ágata Christie. Y así quedas atrapado. Con el primer número. En una isla repleta de elaboradas trampas mortales. E incluso cuando el villano detrás de toda la trama comienza a explicar sus motivos retorcidos.

El cuartel general de la policía de Gotham está intranquilo. Cierto Batman ha comenzado a matar policías. Mientras tanto, Jim Gordon cuenta su historia y ofrece un premio: la vida de ese Caballero Oscuro a cambio de las vidas de sus compañeros policías. Y es que tras la reciente resurrección de Ra’s al Ghul, el cuerpo del verdadero Batman yace en coma, más cerca de la muerte que de otra cosa. Y en el proceso, su mente delirante viaja a una aventura decisiva para un joven Bruce Wayne; la incansable búsqueda del asesino de sus padres. Un relato en retrospectiva que retoma un ritual que cambiará su vida para siempre.

El magistral J.H. Williams III (Promethea, Sandman: Obertura) pone ilustraciones a esta trama, junto a un genial equipo que cuenta con Tony S. Daniel (Escuadrón Suicida) y Ryan Benjamin (La Odisea de las Amazonas), para completar un dibujo inconmensurable en este principio del fin de Grant Morrison con el personaje.

Reseña: Décadas. Marvel en los Años 70. La Legión de los Monstruos, de VVAA

Gracias a la genial labor editorial que estamos viviendo, se va haciendo cada vez más fácil obtener todo lo que uno deseaba volver a leer/tener de sus personajes Marvel favoritos. Destacable la eficaz labor de Panini Cómics en nuestro país y sus constantes ediciones y reediciones en diferentes formatos de lo mejor de lo mejor. Y a diferentes precios y presentaciones; para que cada lector se pueda adaptar a lo que pueda. A mí por ejemplo me están encantando las curiosas ediciones denominadas Décadas que están sacando. Cada mes, una diferente, un tomo dedicado a lo que en dichas décadas triunfó dentro de La Casa de las Ideas. ¿Y por qué me encanta? Porque un amante del género de Terror como yo, recuerda como Marvel intentó en los 70s dar un empuje a todos aquellos interesados en los monstruos clásicos. La edad dorada del Hombre-Cosa, Morbius, el Motorista Fantasma, Drácula, Frankenstein… buah, maravilla tras maravilla. Además, entre los Marvel Limited Edition publicados ya, con joyas como Vampire Tales, El Monstruo de Frankenstein, Tales of the Zombie, Hombre-Lobo…; buah, buah, buah, esto se vuelve un disfrute constante.

Decidme: ¿cómo alguien de mi calaña no iba a desear muy mucho poder volve a esa maravilla que fue La Legión de los Monstruos, cuarenta y tantos años después? Un magazine que recopilaba historias interesantes cuando el reinado de los monstruos, y las revistas en blanco y negro lo petaban. Tras el siempre odioso recuerdo del Cómic Code, surgió la revista Legion of Monsters, lugar donde leer buenas historias con grandes autores e ilustradores detrás. Evocadoras tramas con los iconos del mejor género de todos como punto central. Historias protagonizadas por Drácula, el monstruo de Frankenstein, el cazador de vampiros Blade, el Hombre-Cosa, Morbius, el Motorista Fantasma y algunos más. Pero lo más importante de todo, cuentos de terror nunca antes reimpresos. Y desde el principio, una atractiva e influyente introducción de Jess Harrold, donde deja claro que estas historias son solo para adultos (obviamente, habla de los 70s, hoy en día un niño se reiría de estas prohibiciones); donde encontraréis historias con mujeres escasamente vestidas, se derrama sangre y los personajes tienen alguna que otra conversación incómoda. Guiones para adultos no recatados. Pero lo que mola, lo que mola de verdad, es que muchas de estas historias se leen bien y tu mente casi que te traslada a la grandeza del cine de serie B de aquellos años.

La historia de apertura, donde el monstruo de Frankenstein se inmiscuye en una fiesta de disfraces y todo termina trágicamente. Esa trama donde el Hombre-Cosa se enamora y es trágicamente desechado por su propia gente y por la humanidad. Narraciones psicológicamente perturbadoras donde se hace bastante entretenido encontrar a Morbius en una historia de terror oscura y sombría representado como una víctima, un monstruo y a veces, incluso un héroe. Y más. Bastante más. El genial Blade de los cómics, un personaje no muy diferente de la versión de Guillermo del Toro, que aparece como intrépido héroe dotado de poderosas armas y chaqueta de cuero y gafas grandes. Y una historia de superhéroes en color con los potentes Ghost Rider y Jack Russell (mi favorito Hombre Lobo) dándolo todo.

Un enfoque, una edición para no perdérsela. Con grandes maestros detrás que incluye artículos y ensayos tan magníficos como el de Ralph Macchio (que a día de hoy sigue escribiendo introducciones en Marvel), donde describe un poco de la historia del porqué Marvel decidió encaminarse hacia los míticos monstruos de siempre. Anécdotas que involucran a grandes como Stan Lee y Marv Wolfman.

Maravilloso.

Reseña: Vincent. Un Santo en la Época de Los Mosqueteros, de Jean Dufaux y Martin Jamar

Un amante de la originalidad tiene un paraíso cercano dentro del cómic europeo. Lugar donde encontrar historias diferentes, bien sean con entorno histórico o donde prime la ficción. Pero siempre-siempre con una selección de guión cuidada y por supuesto, un dibujo tremendamente bueno en la mayoría de los casos. Por eso, uno busca y elige entre el cómic europeo historias que le puedan aportar ese sentimiento gustoso que uno tiene…, fácil. La sensación de haber leído un buen cómic. Una de esas historias que le gusta comentar con los demás.

Toda esta parrafada va en relación a mis buenas sensaciones después de haber leído Vincent: Un Santo en la Época de Los Mosqueteros. Un bonito álbum que trae como novedad este mes Norma Editorial, una bella historia sobre San Vicente, genialmente contada por el siempre recomendable Jean Dufaux y muy bien representada por Martin Jamar. Aunque aquí está algo lejos del nivel mostrado en The Thieves of Empires. ¿Y qué propone Vincent: Un Santo en la Época de Los Mosqueteros? Nos trasladamos: Abril de 1643, finales del reinado de Luis XIII. Caminando vigorosamente por el pavimento de París, el sacerdote Vincent cura almas de ovejas perdidas. El joven Jerome, a quien ha estado hospedando por poco más de un año, se le va la vida después de un intento de asesinato. En su lecho de muerte, el pequeño moribundo le hace una revelación, esa misma que perturba a este hombre de iglesia hasta el punto de considerar que el destino no deba evitarse. Así que sale en busca de su asesino. Rezará por el chico y sólo descansará una vez que dicha tragedia salga a la luz…

Emancipando su biografía, Jean Dufaux propone que conozcamos al «santo de los pobres» pero inmiscuido en una investigación personal. Uno de sus protegidos ha muerto y tiene la intención de descubrir qué demonios y por qué. Embarcados en sus pasos, vamos descubriendo a un hombre tan cercano a los que viven en la calle como a poderosos sentados en sus acogedoras salas de estar. Un personaje increíble, creíble, un abad que se revela con poderosa caridad y fe infalible: siempre medido, siempre tranquilo, nuestro protagonista es capaz de desarmar situaciones incluso antes de que todo se vaya al traste. En Vincent: Un Santo en la Época de Los Mosqueteros vamos a encontrar un personaje principal carismático pero también un marco, una ambientación bien representada. Evocadora. La trama al principio es algo lenta pero creo que está hecha adrede. Me da que los autores decidieron recrearse en “la búsqueda” aportando cantidad de detalles. La fluidez de la trama no está en duda, la falta de acción y obstáculos en la progresión del héroe, se introducen con ciertos giros inesperados. Pese a todo, en la que es su tercera colaboración, Martin Jamar muestra un estilo realista de la época, diseñando un París del siglo XVII más creíble que nunca. Los marcos son variados, el paisaje es espléndido y detallado…, aunque recuerdo mucho mejores los gráficos de The Thieves of Empires, la verdad. Dónde el dibujante belga lo bordó.

En definitiva, una historia apasionante del siempre sobresaliente Dufaux (Djinn, Rapaces, Barracuda), un cómic que por momentos nos hace pensar en el Padre Brown, el mítico sacerdote detective creado por G.K. Chesterton, como dice la sinopsis editorial.

Muy recomendable.

Reseña: Superpoderes, de Jack Kirby, Paul Kupperberg y VVAA

Volver a una época pasada, a los dignísimos 80s y disfrutar del poder imaginativo de uno de los más grandes maestros del noveno arte como fue Jack Kirby. El dios de las sagas cósmicas, el rey de los súper poderosos de la viñeta, un señor adelantando a su época, maestro creador de mitologías modernas en formato cómic. Sus propias mitologías, abultadas de personajes megapotentes, omniscientes, ángeles del Bien y del Mal. No os voy a descubrir nada nuevo. Sabemos del poderío y desarrollo y de sus excitantes visiones. Y si no, sólo tenéis que acercaros a El Cuarto Mundo, ahora que ECC Ediciones aún las tiene disponibles en unos geniales formatos. Un clásico indispensable.

Como gran creador también tuvo sus devaneos. Aventuras alternativas, ideas geniales donde someter a los más poderosos superhéroes de DC. Historias que al menos yo no conocía y que uno agradece mucho que se recuperen de vez en cuando. Miniseries como Superpoderes que ven la luz ahora en recopilatorios de esos que nos gustan tanto llevar bajo del brazo en esta época de lecturas circunstanciales. Un tomo como el que os reseño hoy que recopila íntegramente la segunda serie limitada Super Powers (1985), con la que Jack Kirby se despidió a lo grande de DC.Y cuya acción transcurre después del último volumen de El Cuarto Mundo.

Darkseid y sus seguidores Desaad, Kalibak y compañía buscan huir de Apokolips, ahora que el planeta ha sido liberado del gobierno tiránico de Darkseid (la historia hace referencia a la novela gráfica de Jack Kirby: Perros Hambrientos), mientras tanto, la Liga de la Justicia se reúne para investigar la llegada a la Tierra de unos extraños ovnis. Por otro lado, Hawkman, Red Tornado, Green Arrow y algunos más, viajan a los cuatro rincones de poder de nuestro planeta para destruir las vainas alienígenas que envió Darkseid. Pues están echando raíces.

El equipo de Superpoderes luchará contra Kalibak mientras Aquaman y Detective Marciano siguen atrapados en otro tiempo, donde fueron enviados a la época del Rey Arturo por la alimaña Desaad. Green Lantern, Doctor Destino, Wonder Woman y otros luchan contra Mantis, el increíblemente poderoso aliado de Darkseid. Y viajando a través del planeta azul, a través de lineas temporales, la lucha no cesará. Teniendo que enfrentarse a monstruosidades reanimadas que os dejarán estupefactos como las conocidas estatuas de la Isla de Pascua…

Dimensiones extrañas, lineas temporales, épicas batallas, Superpoderes es otra muestra del don ingenioso del Rey Kirby. Aunque en esta obra sólo sea propietario del dibujo, ya que hablamos de un guión de Paul Kupperberg, guionista de cómis y tiras de prensa y ex-editor de DC. No obstante, la idea central desprende una poderosa fragancia a lo que de la mente de Kirby brotaba. Autores top, consagrados para toda la eternidad, un Kirby reinventando el género de superhéroes con sus famosas sagas macro-cósmicas. Un tomito maravilloso que se devora en nada y que deja un genial sabor de boca. Por supuesto, ECC Ediciones recuperando joyitas que nunca nos debieron faltar a los amantes del mejor cómic clásico de superhéroes.

Reseña: La Espada Salvaje de Conan Vol. 0. Relatos Salvajes, de Roy Thomas, Buscema, Windsor-Smith, Stan Lee y VVAA

No sé si os habéis enterado pero esta maravilla que os reseño hoy se presenta como una de las joyitas publicadas del año. Y aún está disponible. Aunque según en qué sitios, por que me comentan que esta edición limitada de tan solo mil quinientos ejemplares se está agotando a un ritmo vertiginoso. Y no es para menos. Quién nos iba a decir que volveríamos a tener disponible los cinco primeros números de la Savage Tales, donde deleitarnos con buenísimas historias de Conan así como con otros relatos de la mano de Roy Thomas, John Buscema, Barry Windsor Smith, Stan Lee… Uff, ahí es nada. Ese genial acuerdo firmado entre Panini Cómics y SD que lanza al mercado una maravilla de tomo llamado La Espada Salvaje de Conan Vol. 0: Relatos Salvajes. Un Marvel Omnibus que recopila aquel magazine por excelencia que dio el empuje definitivo a Marvel, y que además aporta interesantes artículos traducidos de aquella legendaria revista; portadas a color, pin-ups y las historias originales con una cuidadosa reconstrucción. Un volumen que vio la luz en nuestro país el pasado 25 de julio (en serio, vais tarde) y con el que decidí ir lento, muy lento, deleitarme casi con cada página. Disfrutar y comentar con amigos y redes sociales mi entusiasmo. Lo mucho que estaba disfrutando con este volumen. Historias que uno terminaba y volvía a leer para detenerse en los detalles, ah. Por que sabéis, uno es así, tiene sus… ¿defectos? Me gusta compartir la ración de pescaíto frito variado que estoy devorando. Saber que si algo es tan bueno, todos debieran probarlo.

La Savage Tales de la que os hablo, tuvo tan sólo once números. Fue el segundo intento de Marvel de ingresar al campo de las revistas de cómics que tanto potenciara Warren Publishing con sus maravillosas Creepy, Eerie y Vampirella en el género de Terror. Se apostó fuerte por ella introduciendo el personaje por excelencia de Robert E. Howard, la pulp fiction, relatos de aventuras y hechicería; un Conan El Bárbaro adaptado por el guionista Roy Thomas y el artista Barry Windsor-Smith que pasaría a la historia. Con joyitas en formato cómic como la iniciática La hija del gigante de escarcha, por la que se han escrito ríos de tinta por alto tono erótico, censura y desclasificación posterior para esta edición sin inútiles reparos. Pero también un fuerte background detrás del siempre atractivo personaje de Conan. En esta revista/tomo/volumen indispensable, encontraréis femizonas futuristas amazónicas ideadas por Stan Lee y dibujadas por el gran John Romita; la criatura del pantano (El Hombre Cosa) original de Gerry Conway ilustrada por Gray Morrow; un político afroamericano honrado que no se salva de la maldad humana, el señor de la jungla Ka-Zar y las primeras apariciones comentadas en el noveno arte del deseado metal llamado vibranium…

Una maravilla tras otra. Una genialidad que disfrutarás leyendo/teniendo en tu biblioteca. Os repito que lo leí despacio, muy despacio, por que desde el primer momento fue de esas veces que tús ojos transitan por algo que no quieres que se termine. Que sabes que tienes entre manos calidad por los cuatro costados. Que no hay excusa para no tener La Espada Salvaje de Conan Vol. 0: Relatos Salvajes, si de verdad amas las mejores historias escritas. Odiar que se termine esa gustosa sensación de estar disfrutando algo tan bueno. Que genialmente se ha tenido la idea de titularlo Volumen 0 y se ha pensado bastante en el aficionado al editarlo en el mismo formato, tamaño y edición que otro indispensable como es el Conan El Bárbaro Omnibus #1 que Panini Cómics recuperara hace unos meses.

Lo llevo diciendo un tiempo, y desde ese tiempo, vamos viendo como se publica uno y otro integral a cual más apetecible. Más que nada porque son títulos que engloban grandes épocas y personajes con los que hemos crecido y disfrutado un montón. De los que obviamente, queremos tenerlo todo-todito-todo de ellos. Grandes etapas además que si bien no caben en un sólo integral se recogen en dos o tres, pero series completas en definitiva que jamás pensamos que volveríamos a tener. Os lo digo en serio, muy en serio, estos volúmenes son crema, cremita de la buena, la primera etapa Marvel en la que Conan El Bárbaro se abría paso en la Casa de las Ideas comenzando así, un nuevo éxito dentro del mundo del noveno arte. Con diamantes en bruto incluídos aquí como es Clavos Rojos. Para mí, la mejor historia de Conan El Bárbaro escrita jamás. Autores, ilustradores que nacieron con el don. Que estaban en el justo lugar y momento, y que las maquinaciones de Crom, o de eso que algunos llaman “destino”, quisieron que formaran parte del mejor personaje de la fantasía épica medieval, espada y brujería, o como queráis llamarlo; el mejor personaje traslado al cómic de la historia.

Hace unos meses se dio una enorme primicia: los derechos de Conan regresaban a Marvel después de una larga temporada. Todos sabíamos que llegarían ediciones jugosas, cositas muy buenas, por Crom, si es que ya lo tenemos delante.

Reseña: Aliens. Órbita Muerta, de James Stokoe

Bueno-buenísimo es ver que las grandes franquicias no mueren. Que lo que le gusta-encanta a uno, en un formato u otro, se vuelve a retomar con la intención de volver a llevar al aficionado a ese punto gustoso de disfrute. Por eso, además, no me canso de alabar a las editoriales que también apuestan por ello y que gracias a ellas, encontramos nuevamente en el candelero ciertas obritas recuperadas que uno no tenía en la colección. Completar una cómicteca de grandes momentos en el espacio, ah. A muchos es ponernos el tema Aliens casi en cualquier contexto, y hacernos babear hasta tenerlo. Para el insensato, comentar que la saga de Alien es una saga cinematográfica de Ciencia Ficción y Terror que en 1979 dio un tremendo pelotazo tanto entre los que amamos el género fantástico, como para los que no. Un diseño, un entorno fantástico de seres y entornos creados por la genialidad del pintor y escultor suizo H.R. Giger, que dieron lugar a un primer film llamado Alien, el Octavo Pasajero y a partir de ahí tres secuelas y dos precuelas que en mi opinión van empeorando con cada nueva entrega. Pero Alien y Aliens (la segunda parte) son dos viejas glorias del cine que molan (aún a día de hoy) a más no poder. Colonias perdidas en el espacio, planetas desolados, expediciones que no regresan, intrigas por parte de empresas fantasma… Cositas muy dignas.

Alien: El Archivo, Aliens: Supervivencia, Aliens: Salvación + Sacrificio, Depredador vs Juez Dredd vs Aliens son algunas de las joyitas que Norma Editorial ya ha publicado en nuestro país. Ahora trae Aliens: Órbita Muerta, una historia elaborada al completo por James Stokoe que trasmite de forma total, el más puro estilo terrorífico de esa Alien de la que me enamoré. Aliens: Órbita Muerta es una miniserie de cuatro numeritos recopilada en un formato tapa dura en la que se cuenta como es detectada por parte de la base orbital de Weyland-Yutani, una nave espacial a la deriva. Todo parece una terrible accidente pero los tripulantes curiosamente permanecen dormitar en sus tanques criogénicos de forma pacífica. Una estación espacial amenazante pese a su silencio. Hasta que de pronto todo es cuestión de sobrevivir al ataque del mayor depredador conocido por el hombre. El denominado xenomorfo acechando y Wascylewski y sus colegas queriendo usar todas las herramientas disponibles (un temporizador, un kit de escape y su ingenio) para salir vivo de la repentina brecha abierta en el casco. Y por supuesto, de ese monstruo espacial que para colmo parece no estar solo.

Tal como dice la sinopsis editorial: «Un regreso a la esencia terrorífica de la saga». Lo que siempre más me atrajo, desde luego. Más que tanta acción, el saber que estás acorralado, que te enfrentas a una muerte irremediable y que en el espacio, como decía el primer lema que recuerdo, nadie oirá tus gritos. James Stokoe, escribe una emocionante y claustrofóbica historia. Una serie limitada que fue escrita en 2017, entintada y coloreada por el propio Stokoe; un guión que nos traslada al año 2295, a la órbita del gigante gaseoso Pylos, con personajes muy interesantes como el Capitán Hassan, el ingeniero Wasylewski, el médico Harrow y el oficial de seguridad Torresen. Una tripulación que lo pasará mal. Muy mal.

Para cualquier cualquier fanático de Alien, indispensable. Imprescindible para los amantes de las buenas historias de terror en el espacio.

Reseña: The Magic Order. Libro Uno, de Mark Millar, Olivier Coipel y Dave Stewart

Mark Millar goza de un enorme poder. La Atracción. Con cada nueva serie que publica, uno se siente atraído irremediablemente por leerla. Son grandes éxitos dentro del mundo del cómic los que le avalan. Además, títulos que muchos han pasado a mejor vida, es decir, a la gran pantalla: Kick Ass, Kick Ass 2, Wolverine: Old Man Logan, Super Crooks, Wanted, la idea original de Civil War es suya… Y por supuesto, cómics tan geniales muy dignos de ser llevados al séptimo arte como Nemesis, Crononautas, Superman: Hijo Rojo o su más reciente Jupiter´s Legacy. Un maestro. Un tipo con el don de la atracción, pues una vez has leído algo suyo, lo siguiente, quieres probarlo. Así llego a la novedad que acaba de publicar Panini Cómics, el primer tomo que recopila la serie The Magic Order.

Tras la ambientación de Harry Potter con la que algunos reseñadores han comparado este cómic, más en el ámbito de la fantasía adulta madura, The Magic Order se centra en un grupo de cinco familias de magos que han estado manteniendo el mundo a salvo de terrores sobrenaturales durante miles de años. Comenzando con el asesinato de uno de los suyos, la Orden sospecha que Madame Albany y su clan son los culpables. Entonces todo cambia, la familia Moonstone comenzará a protegerse de quien está tratando de asesinarlos. Se nos presenta así y en profundidad a esta familia: Leonard Moonstone y sus tres hijos, Cordelia, Regan y Gabriel. Todos tienen defectos a su manera, y Millar escribe una caracterización maravillosa para hacer que valga la pena preocuparse por esta dinámica familia fracturada. Cordelia, en particular, encarna el sentido del humor negro de la escritora en su mejor momento como la oveja negra de la familia que no obedece las reglas; y en una secuencia hilarante, traumatiza a un grupo de niños pese a ser animadora infantil. Me encantó. Conocemos un mundo donde nunca hemos visto un monstruo. Es este. El tuyo, el mío, The Magic Order es la razón por la que dormimos tranquilos cada noche. Alguien de esas cinco familias de magos lucha casi cada día contra un enemigo. Durante el día, viven entre nosotros como nuestros vecinos, amigos y compañeros de trabajo, pero de noche, son hechiceros y magos que nos protegen. A menos que la oscuridad ataque primero. Pero con cada mago brutalmente asesinado, Madame Albany se acerca un paso más al poder oscuro del Orichalcum. Mientras tanto, The Horologium, un monstruo liberado de la cuarta dimensión, empieza a destruir el tiempo y con ello vidas humanas.

The Magic Order es el primer cómic para Netflix de Mark Millar. Así que ya imaginaréis que significa eso. Dibujado por Olivier Coipel (Amazing Spider-Man, Thor) con una idea muy cercana a otros títulos de Millar, y con un maravilloso coloreado del gran Dave Stewart, se crea una nueva obra para el denominado Millarworld. Ese mismo en el que transitan cómics que el creador publica con la idea de ser adaptado a otros medios. Y The Magic Order no es una excepción. Para nuestro deleite.

Dicho esto, hay mucho por disfrutar en The Magic Order. Es curioso como uno siempre queda encantado con lo que Millar propone. En este caso, se reduce a personajes genialmente labrados, en especial, la familia Moonstone. Teniendo en cuenta que es una trama terriblemente más madura que Harry Potter (¡ay dios, lo que hay que oír!), en términos de sexo y violencia, por ejemplo; hay un puñado de páginas en las que Millar muestra un uso ingenioso de la magia. Especialmente, cuando se trata de las muertes que se van sucediendo. Todo lo cual es visualizado en gran medida por el artista Olivier Coipel, quien idea algunos diseños geniales para estos magos y su mundo.

Nuestro mundo.