Archive for Cómics

Reseña: Flash. Relámpago Expansivo, de Mark Waid, Augustyn, Pelletier, Rouleau y Kolins

Mark Waid tomó las riendas del tercer Velocista Escarlata en 1992. Su etapa, cuya recuperación sigue adelante en el presente volumen, es la continuación de Nacido para Correr, El Regreso de Barry Allen, Impulso, Velocidad Terminal, Punto Muerto y Deudas Infernales. Es hoy una de las más recordadas etapas del personaje. Una gloriosa época del héroe que devoro con hambre, como el niño que fui, que llevo dentro y que jamás hasta ahora, había conseguido leer todos estos sucesos en continuidad.

Lo cuento, no hay problema, en casa somos fans de la serie de TV de Flash. My family ve entusiasmada cada capítulo. En mi caso, la veo de reojo a la espera de que no puedan estropear nada de lo que leo, pues si algo tiene de bueno tiene esa serie (que ya va por su 5ª Temporada), es que desprende comiqueo y mucho del Flash de Mark Waid. Se huele que los guionistas de la serie tienen muy al tanto el Universo DC en el que se mueve-desliza-flota-vuela dicho Velocista Escarlata. En ocasiones, mola ver como introducen y lo bien que están representados algunos villanos. Actualizados sus trajes y bien hechos dentro del presupuesto…, un pijama así como así desmerece y eso hay que tenerlo muy en cuenta. ¿De ahí su éxito? No. Pero si se ha tenido como referencia la serie regular de Waid, donde os aseguro, estoy encontrando cantidad de paralelismos; entonces, es bien.

Flash: Relámpago Expansivo contiene del #142 al #162 de la serie original, números publicados entre 1998 y el 2000. Época en la que Mark Waid (Kingdom Come, entre otras muchas) se asoció con el escritor Brian Augustyn (Gotham a luz de gas) y el dibujante Paul Pelletier (Aquaman) para poner punto final a su relación con el Velocista Escarlata. Un vertiginoso final que despeinará y hará saltar lágrimas al más pintado, debido a la carrera contrarreloj en la que está inmiscuido Flash en estos momentos.

Relámpago Expansivo comienza con un intrépido número donde Wally West “vuela” en dirección a la vicaria a casarse con Linda Park, cuando de pronto su línea temporal se desvanece y su novia se esfuma del altar ante los ojos de todos. Corre por detrás una trama, o mejor dicho un tipo con muy malas intenciones: destruir la vida de Wally West y atacar a todas las personas importantes para él, es su misión. Es alguien de color azul cobalto… un villano que tendrá un impacto duradero y devastador en la vida del futuro Flash. Además de ser un tipo que tiene relación con el gran Barry Allen, por lo que Wally West recluta a Max Mercury, Jay Garrick, Jesse Quick y también lo intenta con Barry “Impulso” Allen. Necesita ayuda para recuperar al amor de su vida, viajar en el tiempo e investigar no es fácil para alguien que jamás tuvo tal problema. Complicándose todo, pues tiene que evitar además que dos Flash futuros sucumban ante la gema mística de Cobalto Azul.

Después de dichos eventos viene en este súper tomo uno de los arcos argumentales largos que más he disfrutado de Mark Waid. Por que es dicho autor en estado puro. Y es el mismo que da nombre al volumen. Relámpago Expansivo (Chain Lightning) es una trama de seis números que descubre un enorme secreto que nadie espera y… Y QUE NO DIRÉ AQUÍ. Pero os adelanto ya que ni siquiera Wally West lo espera, y tiene mucho que ver con mi amado Barry Allen. Malcolm Thawne (Cobalto Azúl) sigue en el centro de la idea y Wally también descubre que entre ahora y el Siglo XXX, dos destellos caerán, que el Mal gobernará a pasos agigantados si no se dedica a avisar a a los Destellos de cada generación. Y de salto en salto, va reclutando a los mejores.

Aventuras de viajes en el tiempo por doquier, con conexiones lógicas y tramas que cierran bien. Estrellas invitadas e inesperadas como Robin o alguien que no veía hacía tiempo como Aqualad. Evitar la invasión del país por parte de una desatada Gorilla City. Kid Flash descubriendo que Gorilla Montague no es enemigo. Un nuevo logotipo, un nuevo traje y un nuevo e inspirador villano. Deseos de luna de miel en Venecia…, pero no tan relajante como uno puede esperar.

Mark Waid diciendo adiós por todo lo alto.

Reseña: Lobezno. Logan, de Brian K. Vaughan, Eduardo Risso y Dean White

Para un personaje que no puede volar, distorsionar el continuo espacio/tiempo o cambiar la historia completa de un universo conocido con decir tan solo unas pocas palabras, Lobezno, más que casi cualquier otro personaje de cómic, se suele presentar como una especie de semidios. Solitario, estirado, con las manos en los bolsillos a la vez que distante de casi cualquier trama en las que participa cuando va en grupo…. Lobezno no solo puede sobrevivir a casi cualquier cosa, sino que también parece saber siempre qué decir y qué hacer al más puro estilo Clint Eastwood. Si bien este tipo de representación crea un personaje indiscutiblemente rudo, también proyecta una sombra atractiva sobre él para muchos comiqueros. Aunque para otros no tanto y quizás por eso nunca fui muy de sus historias. No obstante, llegué a cierta edad y entendí que debía leer fuera de mis gustos, lo que a muchos les parecía realmente bueno. Ya sabéis: «¿El arroz? Millones de chinos no pueden estar equivocados». Por ello, al enterarme que Panini Cómics recuperaba en su genial formato de Novelas Gráficas Marvel el arco llamado Logan de los maestros Brian K. Vaughan y Eduardo Risso; se hacía inevitable ponerme con él.

Donde por primera vez en años, se nos presenta una representación decididamente humana de Lobezno. Una historia donde a pesar de su relativa invencibilidad, Logan se presenta como nada más que un paracaidista canadiense confundido en un espantoso y oscuro momento de la historia. ¿Y adivina qué? Funciona. O mejor dicho, funcionó conmigo. Me encantó.

Nos topamos con Logan en Japón, viajando a través de la nieve en dirección a un templo cuando es golpeado por una ardiente bestia que grita: ¡Tu turno! Fundido en negro y un soldado observándole. El hombre frente a él es el teniente Ethan Warren, un prisionero de la Segunda Guerra Mundial, que parece compartir celda con Logan. Entonces, se ponen las pilas. A Lobezno se le ocurre un plan para escapar y Warren acepta ayudar. Asaltan a tres soldados que se acercan y los dos prisioneros escapan al bosque. Tomando dos de las armas de los guardias. Cuando se encuentran con una joven sorprendida en un puente. (Aquí empieza ya a molar la historia…) Warren y Logan se enfrentan. Debaten si deberían matarla o no. Lobezno le dice a Warren que se aleje o también se unirá a su destino, que ni se le ocurra tocarla y este se aleja acusándole de desertor y espía.

La joven elogia a Logan por salvarle la vida y dice que lo puede ocultar unos días en su cabaña hasta que pueda escapar con facilidad. Dice llamarse Atsuko y está sola. Su desaparecido padre era un kamikaze. Y antes de la tragedia que está por venir, mientras duermen juntos, él le pregunta: ¿Es este el cielo? Así comienza una aventura diferente de Lobezno. Una historia perfectamente imaginable en un pasado del superhéroe, con hechos históricos de por medio tan reales como es encontrar un hermoso atardecer tras un bosque en el precioso país del Sol Naciente con una guerra en ciernes. Logan al natural, pelo en pecho, una especie de soldado estadounidense homoerótico que se encuentra en buena compañía, en un mismo lugar que no deja de ser un hermoso agujero japonés situado en el bando opuesto.

Esta miniserie de Logan me ha hecho reconsiderar seriamente todo lo comentado al principio de la reseña. Afirmarme en mi posición. Intentar leer lo mejor de un personaje que no te atrae demasiado, puede ser perfectamente sinónimo de toparte con una buena historia. No perderte lo mejor por estar en el mismo punto que muchos. Logan, que se presentó por primera vez en Origen, hace que el Wolverine actual sea mucho más interesante. Fuera del constante descontento y beligerante comportamiento del “zarpas de adamantium”, descubrir una parte sofocada de vulnerabilidad seductora. Un guión completamente refrescante, por el que no puedo evitar pensar en Vaughan cavilando igual que yo, susurrando que ya tocaba algo diferente para esa gente que no es fanboy total del personaje. Que lo quiere en un contexto más realista. Una novela gráfica imprescindible.

Reseña: Batman. El Cáliz, de Chuck Dixon y John Van Fleet

Una nueva y curiosa aventura de nuestro héroe favorito con un dibujante que utiliza una técnica la mar de original. Eso he encontrado en Batman: El Cáliz. Un solo tomito, un solo ejemplar en el que Chuck Dixon hace lo que mejor saber hacer y John Van Fleet crea un dibujo diferente e inesperado para mí, ya que no lo conocía. Una historia que con tan solo una frase potente, hace que ascienda el interés por leerla. Dice así: «El hijo de Thomas Wayne recibe un misterioso paquete que lo convierte en el objetivo de los villanos más peligrosos del mundo». ¿Thoma? ¿Bruce? ¿En qué punto estamos?

La religión es un área en la que los cómics siempre han tergiversado. Los personajes son agnósticos o devotos, como si no hubiera ningún punto intermedio. Batman es, en muchos aspectos, un personaje que podría estar bastante versado en el conflicto religioso. Sin embargo, ese nunca fue realmente el caso del orejas picudas ya que la religión ha sido casi inexistente en los mitos de sus historias. Eso hace que una historia sobre el Santo Grial sea cuando menos, atractiva.

El Cáliz nos cuenta como Bruce Wayne aparece en una larga lista de guardianes del Grial. Un día recibe un paquete dirigido a su padre. El contenido es la famosa copa. Batman examina de forma inmediata la famosa reliquia en busca de alguna evidencia científica de su veracidad espiritual. Lo que casi le está convirtiendo, o al menos se le ve profesando, ser un creyente de Cristo. Y no hay nada de malo en que Batman sea cristiano, pero gracias a Dixon vemos que esto es de alguna manera un secreto oculto que no conocíamos. ¿Batman creyendo en un poder superior? Respuesta: Nadie imaginó nunca antes algo así.

Escrito por el veterano Chuck Dixon, El Cáliz no es un cuento de Elseworlds (Otros Mundos). Fue una historia que vio la luz en la serie regular en 1999 y esto se metió en continuidad. Presenta a varios villanos intentando reclamar la copa que contuvo la sangre de Cristo. Un extraño poder, una extraña atracción desprende… Siendo curioso ver como la mayoría de los malos, de un modo u otro, afirman ser descendientes del Redentor y por ello se sienten arrojados a provocar encuentros interesantes. El único en su línea es Ra’s Al Ghul, cuya obsesión se basa en la inmortalidad que aporta la copa según la leyenda. Transformando su ataque en una cruda embestida.

Un cómic con una idea diferente e interesante: ¿qué pasaría si el Caballero Oscuro se topara con el Santo Grial? ¿Mantenerlo a salvo únicamente? Esta es la idea con la que juega Dixon y hace que leas toda la aventura de una sentada, probablemente. Pues estamos ante un capítulo interesante y provocativo introducido a la leyenda de Batman.

Reseña: Joe Golem, Detective de lo Oculto. La Oscuridad Exterior, de Mignola, Golden y Reynolds

Llega a novedades el segundo volumen en TPB de Joe Golem, Detective de lo Oculto. Sabiendo de mi mignolismo, es de todos conocido que me iba a poner con él al momento. Adelantando ya, que aunque este número se indica como segundo tomo, contiene arcos argumentales que se pueden leer de forma independiente y que se cierran en este mismo volumen.

Si has leído hasta aquí, te acabas de delatar como un gran fanático del Mignoalverso y por eso ya sé que eres de los míos. De esos que cuando descubrimos una nueva historia, obviamente corremos a leerla. Para los nuevos, saber que Joe Golem, Detective de lo Oculto nos sitúa en la isla de Manhattan pero con gran parte de ella sumergida a más de treinta pies. Principios de los años 20. El Downtown nunca ha recibido mejor nombre. De hecho, es conocida como la Ciudad Anegada. Cataclismos naturales: terremotos, tsunamis y fuertes tormentas la empujaron hacia el fondo hasta que, cincuenta años después, duerme bajo el agua. Ahora los pobladores de Nueva York se diferencian en dos bandos: la parte alta y rica de la población y la ciudad anegada donde moran indigentes, carroñeros, huérfanos y bastantes casos paranormales.

La Oscuridad Exterior (The Outer Dark) es el primer arco de tres numeritos que trae el tomo. Donde así a bote pronto, encontramos a nuestro detective de lo oculto luchando con algunos de sus propios demonios en forma de terribles pesadillas recurrentes. Tramas sobrenaturales, lovecraftianas, seres de penumbra, investigadas por el detective de borsalino. Con ese toque retro que tanto gusta a los que amamos las novelas clásicas a lo Dashiell Hammett. Joe golem está convencido de que estas pesadillas tienen un significado especial, como si su subconsciente intentara decirle algo. Afortunadamente (o desafortunadamente, dependiendo de cómo lo mires), no tiene demasiado tiempo para detenerse en sus cosas, pues un asesinato múltiple se ha denunciado. Un agresor sobrenaturalmente fuerte. Lo que le arrastra al primer plano el misterio y la maldad de ciertos seres a los que uno no desearía enfrentarse en su vida. Y con tan solo un 38.

Carne y Hueso (Flesh and Blood) es la segunda aventura que se aporta. Una mini historia de tan solo dos números pero con mucha enjundia. Donde vuelven a colaborar Mignola, los misteriosos aportes de Golden y el arte crudo y espeluznante de Patric Reynolds. Ilustraciones que perturban sabiendo o no de qué va la trama. En primer lugar nos encontramos con ciertos problemas entre Joe y Lori. Lo que causa inestabilidad interior en Joe. A lo que suma algunas dudas acerca de su jefe, el Sr. Church. Joe comienza a investigar una posible posesión, un primer número que te deja con el corazón en un puño: con Joe Golem a punto de entrar en la casa de una mujer poseída. Comienza fuerte el final de la historia, con Joe y el padre Ryan intentando ayudar a la mujer por la que los vecinos se han preocupado. Para encontrar todo lo que hay tras un alma atormentada, viendo que quizás el Sr. Church oculta demasiado sobre todo esto… Y cuando menos lo esperas, se desvela que ambas historias revelan lentamente la verdad sobre el pasado de Joe. Drama y horror para disfrutar en el camino.

Mike Mignola y Christopher Golden continúan haciendo grandes colaboraciones que nos vienen de lujo a los amantes del Terror. Más allá del ya denominado Mignolaverso, colaboran a la perfección en términos de diálogo y ritmo, alimentándonos poco a poco, con un curioso goteo, el suficiente para mantenernos enganchados página a página. Terminé Joe Golem, Detective de lo Oculto: La Oscuridad Exterior, entusiasmado. Curiosidad por saber a donde pueden llevarnos en un próximo número de este maravilloso investigador de lo sobrenatural. Pero aún queda. Sabemos que este titulo se publica aquí cada mucho (un año entre los dos números) pero somos considerados por ser obvio que antes salen las grapas al otro lado del charco y luego Norma Editorial tiene que ver cuantos ejemplares mete en el TPB de aquí. Sin embargo, siendo paciente, se cumple. Me complace ver que este segundo volumen cumplió mis expectativas. Es decir, para mí es una serie a seguir pese al tiempo. Como un buen whisky que con la espera, gana. Establece temas emocionantes y por el momento continuaré cantando elogios. Además de que hablamos de autores que hacen un buen trabajo dando la bienvenida a cualquier fanático, no dejando demasiadas preguntas sin responder. Una genialidad creciendo lentamente en mi cómicteca.

Reseña: Superman. El Hijo de Superman, de Peter J. Tomasi, Patrick Gleason, Doug Mahnke y VVAA

La premisa, en una frase compuesta, fue para mí realmente atractiva: “El mundo necesita a El Hombre de Acero… Pero, ¿puede Superman proteger al mundo mientras cría a un súper hijo junto a su esposa Lois Lane?”. También me llamaba bastante las buenísimas críticas que había oído sobre este Superman situado tras los acontecimientos Rebirth. Sin duda, y dicho por muchos, el mejor Superman a leer en bastante tiempo. Y llegado el momento, ECC Ediciones nos publica este tomito, llamado igual que el arco argumental que recopila. Entonces, momento ideal se mire por donde se mire, ¿no?

Ahora es el turno de ser papá Kent y enseñarle a su hijo lo que significa ser un tío mega súper. Sus pros, sus muchas contras y los mil ojos a tener para que todo fluya con asiduidad. ¿Libre albedrío bajo la custodia de un padre que es capaz de ver a través de las paredes? Poco libre albedrío veo yo ahí. Pero buenos momentos y escenas que a más de uno (sobre todo, a los que seáis padres), os hará soltar alguna que otra sonrisita. Con el incentivo de una sombra persiguiendo al niño para algún temible fin. Mas, ¿quién quiero cazar al hijo de Superman y por qué?

Superman surge en pleno evento Renacimiento y supone el principio de una nueva era para el Hombre del Mañana. Nos lo ofrecen autores de renombre actual como Peter J. Tomasi, Patrick Gleason, Doug Mahnke, Jorge Jiménez, y algunos más. Un volumen que recopila del #1 al #6 (así como el especial Superman: Rebirth), los mismos ejemplares que inician la nueva etapa y serie regular de Superman.

El último hijo de Krypton debe decidir si ayudar a su hijo pequeño a usar sus nuevas y crecientes habilidades u ocultárselo al mundo. Una historia que nos traslada al condado de Hamilton donde Lois y Clark están tratando de construir una nueva vida con su hijo, Jonathan Kent. Sin embargo, parece que ocultar identidades secretas no sea tarea fácil, especialmente para Jon. Además, se junta que Clark Kent tiene que aparentar estar de luto por la muerte del héroe (en Los New52) cuando visita las tumbas de Pa y Ma Kent. Un lugar tan cerca y a la vez tan distante, donde se da cuenta que este mundo todavía necesita ayuda. Un Superman. Por lo tanto, se vuelve a poner la capa…

Una trama costumbrista, cosas de casa, vida en familia y sucesos inesperados junto a mentiras de patas muy cortas. Descubrir las habilidades de un hijo y ver si es capaz de discernir entre el Bien y el Mal. Sumando acontecimientos que el niño no comprende pero quiere comprender. Ver a su padre discutiendo en la cocina con Batman y Wonder Woman, por ejemplo. Contemplar como la famosa Trinidad parece que volverá a trabajar unida. Y Jonathan descubriéndolos. Esa es la parte buena. ¿La mala? Enterarse de que la mente artificial conocida como Erradicador pisa los talones a la familia. Ese ser que llevará hasta el final de sus días cumplir los parámetros para el que fue creado: proteger el genoma kryptoniano y no tolerar ninguna otra forma de vida. Ni siguiera la de un niño que no considera completamente puro.

El mismo equipo de creadores que nos trajera las aventuras de Damian Wayne en Batman y Robin (una de las series regulares que más he recomendado últimamente), regresa para hacernos vibrar con unas atractivas aventuras carismáticas como es saber de Superman y su descendencia. Un arco que en un solo tomo, tiene todo lo necesario para los que andamos cortos de tiempo y necesitamos terminar de “comernos” lo que tenemos delante casi de un bocado.

Reseña: Marshal Blueberry (Integral), de Jean Giraud, William Vance y Michel Rouge

El tríptico Marshal Blueberry acaba de ser recopilado por Norma Editorial en formato integral; mismo tamaño, misma edición, que los geniales recopilatorios de la serie original en formato integral que están llevando a cabo. La esperada edición de una de las sagas míticas de Blueberry que muchos esperábamos. Marshal Blueberry nace del encuentro entre dos leyendas de la historieta. Escrito por Jean Giraud, permite a William Vance mostrar su amor por el western en sus dos primeros volúmenes. Un lugar donde Michel Rouge, brillante estudiante del maestro Moebius, completa con éxito una aventura épica, la quintaesencia del crepúsculo occidental. Pero contaré algo más:

Estados Unidos. Zona de frontera con México. Noviembre/Diciembre de 1868. Un pueblo llamado Heaven. El mismo donde un tipejo y unos treinta apaches esparcen el terror en la región. En Fort Navajo, el coronel Tom Clarke espera el regreso de su oficial, el teniente Blueberry, cuya misión era negociar con los apaches para entregarle a ese tipejo. El tiempo límite expira. De lo contrario, la otra solución es enviar al teniente Garret con su tropa al ataque de los renegados. Sin embargo, Blueberry ha tenido éxito en su misión. Trae a Chato de vuelta, aunque en el camino él y sus hombres encuentran una diligencia que ha sido atacada. Blueberry desea seguir el rastro, las señales dicen que quedan sobrevivientes… Aunque para eso tendrá que separarse de su principal misión.

Un primer álbum que empieza a tope. Una buena oportunidad para reencontrarse con el más famoso teniente del mundo del cómic. No obstante, dos años más tarde, por orden de George Washington, descubrimos que Blueberry se convierte en mariscal. Una manera diferente y curiosa de ver al personaje. Una historia que trae otro tono a la serie. Donde encontramos influencias del cine estadounidense mezclado con el género occidental en este escenario: un taberna poco conocida, trampas en el póker, linchamientos, peleas. Giraud también muestra su poder para el humor en este guión. Y luego, Blueberry usa a uno de sus viejos amigos. Red Neck, un personaje que habíamos conocido ya en el ciclo de Yellow Head. Lo dicho: una versión diferente a lo que estamos acostumbrados. Pero entretenimiento, acción y tiros por doquier no faltan. Y eso buscamos, ¿no?

El tercer álbum de Marshal Blueberry por fin yace juntito a sus dos hermanos mayores. Siete años. Siete años tuvieron que esperar los lectores fanáticos de Blueberry esperando la continuación de dicha trama. En su día, esta enorme expectativa dañó a ciertos fans. Hubo problemas con la serie. Principalmente, el hecho de que William Vance no volvía a los lápices. Así que al final se optó por otro especialista del cómic western. Michel Rouge es quién se puso sin perjuicio alguno a los dibujos. Y las expectativas volvieron a crecer. Rouge estuvo en la serie Comanche después de la partida de Hermann y había ayudado a Giraud en el álbum Blueberry: The Long March. Fue entonces que los resultados gustaron. Y entonces, ¿se nota la diferencia en el dibujo? Apostaría un dedo a que si no llego a decir nada, muchos ni lo notarían. Un trazado muy cercano a su antecesor, aunque me atrevería a decir que Rouge destaca algo más. Su diseño, a diferencia de Vance, halla más espacio, da más sensación de profundidad y crea bonitos planos casi con cualquier viñeta. Y dibuja caballos magníficamente bien.

Una última historia que se vuelve más sangrienta con el paso de las páginas. Que termina con un giro argumental que no esperas. Volviendo a subir al podio a un Giraud que por momentos pensábamos ido. Un resultado a la altura. Una trama clásica que se complica con el paso de las páginas donde en principio empezamos con un Blueberry contratado para desmantelar una red de traficantes de armas, pero que toma un rumbo inesperado. ¿Evitar una guerra india? Entre otras muchas cosas.

Una espectacular edición.

Reseña: DC Cómics Bombshells. Reclutadas, de Marguerite Bennett, Marguerite Sauvage y VVAA

Si eres asiduo visitante a tiendas de cómics, con toda probabilidad tus ojos se habrán posado más de una vez, se habrán hecho un poquito más grandes al ver una de las portadas donde aparecen las Bombshells. Esas damas, señoritas, espectaculares féminas dibujadas de un modo retro que DC Cómics acaba de rescatar y ECC Ediciones acaba de publicar en nuestro país. Una línea que al otro lado del charco ha demostrado ser un gran éxito comercial y estético. DC Cómics Bombshells se inspira en la marca creada en los años 40 a modo de ilustraciones que se pusieron de moda en USA y que se utilizaban como telón de fondo y de modo atractivo para hacer publicidad en hazañas patrias durante la Segunda Guerra Mundial. En lo que respecta a nuestras heroínas favoritas, una nueva apariencia para algunas caras conocidas.

DC Cómics Bombshells se lanzó inicialmente como una serie de historias cortas específicas para cada personaje del mundo femenino superheróico DCíta. De hecho, los tres primeros son de Batwoman, Wonder Woman y Supergirl. Dicha estructura y como se combinan, mola bastante. Tres one-shots de inicio capaces de establecer un tono consistente y como se hacía antaño, una configuración de tramas bastante convincente, a veces, con efecto inspirador. Por otro lado, las tres historias siguientes no tienen nada que ver entre sí y cuando vas leyendo cada historia independiente solo esperas que en el siguiente/futuro tomo todo vuelva relacionarse como al principio.

Lo que sí encontrarás es un gran sentido de la diversión como suelen representar en sus cómics el tandem de margaritas como se les suele llamar, a las autoras Marguerite Bennett y Marguerite Sauvage. Bennett vuelve a mostrar su don para las escenas de acción, y ambas utilizan unos métodos introductorios a las tramas que funcionan a la perfección. Sus tramas despegan cual cohete en época de la carrera espacial. Desde las aperturas al estilo de noticieros de Batwoman hasta la conexión de Steve Trevor entre música y guerra, se ha pensado claramente en cómo se representaría esta era de personajes por entonces. Las historias en sí mismas varían en cierta proporción, destacando por encima de todas, y en mi opinión, la de Batwoman. Destaca como más atractiva, aunque cada una tiene su encanto. La aventura de Wonder Woman se siente un poco más tradicional en comparación a las demás, ofreciendo pocas novedades a sus mitos previamente establecidos. Pero para gustos los colores. Y con la lectura de DC Cómics Bombshells tus ojos se colapsarán de ellos.

Dejando de lado reproches menores, sólo por los tres capítulos iniciales merece la pena adquirir esta recopilación. La increíblemente popular línea de coleccionables de DC que cobra vida en estas aventuras y reinterpretan el curso de la historia, donde Marguerite Bennett (Batgirl, Tierra 2: El fin del mundo) y artistas como Marguerite Sauvage (Hinterkind), Laura Braga (Witchblade), Bilquis Evely (Doc Savage), Mirka Andolfo (Chaos) y Ming Doyle (Constantine: Hellblazer), entre otros tantos, lo dan todo.

Un excelente trabajo al enfatizar fuerza y habilidad de cada personaje. Mujeres fuertes de cuerpo y espíritu capaces de realizar hazañas maravillosas. Capturando a la perfección la estética de aquellos libretos pasados que promovían lectura y distracción en tiempos de crisis. Con un comienzo sólido, una serie bastante divertida. A la espera de más.

Reseña: 4001 A.D (Edición Integral), de Matt Kindt, Clayton Crain, Cafu y VVAA

La edición de integrales es una cosa importante no solo a nivel de comodidad para el aficionado, también es un importante proyecto editorial y de marketing que todas las editoriales deberían asumir. Siendo sinceros, nos beneficia a todos. Que las editoriales estén dispuestas a ello, hace ver que les beneficia en este gran momento comiquero que estamos viviendo. Pero también el contenido íntegro de un título se ve con buenos ojos porque lo queramos o no, los lectores de cómics actuales: “somos carne de integrales”. Qué bonitos quedan en las estanterías, pero qué buen regalo son, qué delicia ponerse con una historia y devorarla de principio a fin, y en ocasiones, de una sentada… ¿Os imagináis en la actualidad el ponernos a leer un buen libro por entregas? No hay más palabras, señoría.

Lo comentado antes, fue lo primero que me atrajo de 4001 A.D, titulo que tiempo publicando Medusa Cómics (el sello comiquero de Editorial Hidra) y que recientemente ha visto su formato integral, Lo que ha sido para mí una gran sorpresa lectora de las que hacía tiempo que no tenía. Un pedazo de cómic de Ciencia Ficción con el que viajar al Siglo XLI para ver como se decide el destino de nuestro planeta. Un gran tomo donde además de la primera miniserie (4001 A. D #1-#4), se aportan números interaccionados de otras series como RAI #13-#16 y los comienzos del desastre en las demás series de Valiant como 4001 A. D: X-O Manowar #1, 4001 A. D: Bloodshot #1, 4001 A. D: Shadowman #1 y 4001 A. D: War Mother #1.

Sin ningún tipo de miramientos, 4001 A.D se ha convertido en el evento/crossover más ambicioso de Valiant. Una obra magna con un argumento más que atractivo. Una rebelión, el inicio de una hecatombe, toda una serie de sucesos que provocan un conflicto a escala universal desde el momento en que la benevolente inteligencia artificial llamada Padre (que gobierna Japón) gana conciencia y decide, para defender sus fronteras, tomar medidas drásticas lanzando la isla al espacio. Donde su gente prosperará aislada, lejos del planeta súper poblado y carente de recursos en el que se ha convertido la Tierra (dentro de cien años). Es entonces que, con el paso de los siglos, a medida que el Nuevo Japón orbita este nuestro mundo cada vez más inestable, empieza a convertirse en una sociedad modelo (si no lo era ya).

Mil años en el futuro, Padre crea el primer Rai, el primero de un linaje de estoicos seres tecnológicamente mejorados diseñados para defender al Nuevo Japón y jurar protegerlo de todos los enemigos. Todos y cada uno servirán a Padre sin cuestionarlo. En los albores del año 4001, el último Rai está a punto de heredar la verdad oscura detrás del origen de su especie. Descubrir el secreto siniestro en el corazón de la existencia de Padre. Para que Nuevo Japón viva, sobreviva al paso del tiempo, la Tierra debe morir. El último Rai desafía a su antiguo maestro, el primero en más de un milenio de paz. Es expulsado, exiliado del único reino que ha conocido. Rai ahora recorre el devastado mundo terrestre del año 4001 d.C. en busca de héroes olvidados como él. Una misión para recuperar, recopilar las últimas leyendas de un planeta roto. Forjar una gran rebelión con el suficiente poder para traer a la civilización más avanzada de la historia de nuevo a la Tierra. ¿Tendrá que destruir Rai el Nuevo Japón para salvarlo? ¿Quién son aquí los malos y los buenos?

Matt Kindt (Divinity II) teje un guión genial. Un autor best-seller del New York Times que se junta con el artista Clayton Crain (X-Force) para darnos una sorprendente visión del siglo cuarenta y uno, con los acontecimientos mencionados. Aunque otros grandes autores y patrios como el maestro Cafu (Imperium) tienen su cabida en esta tormenta de sucesos.

Una guerra futurista e inminente que nadie parece querer evitar. Una batalla final en las estrellas que se os quedará grabada en la retina. Descubrid como nadie (ni siquiera las inteligencias artificiales) son eternamente blancas o negras. Grises se vuelven sus mentes con el paso del tiempo. Algo heredado de nosotros sus creadores. Preguntas que han eludido a la humanidad durante casi dos milenios. ¿Cómo llegó Nuevo Japón a orbitar la Tierra? ¿Quién creó a Padre? ¿Y qué pasó con los nueve Rai anteriores que una vez juraron lealtad a su imperio y que ya no están? Esto me ha molado mil.

Reseña: Hellboy Krampusnacht, de Mike Mignola y Adam Hughes

Hoy una reseña ligerita debido al trato de un cómic raudo y veloz, pero de los que se quedan clavados en la sien. De los que con muy poco aportan una intensidad y un desasosiego dignos del mejor Terror de los grandes clásicos góticos. Un encuentro, una conversación, una situación desesperada donde Hellboy se enfrenta a uno de los monstruos más perturbados, más tenebrosos, uno de los grandes pilares del folklore del noreste europeo. El terrible Krampus. Ser que adoro desde que supe de su historia y del que amo cualquier historia donde esta aberración sea protagonista. (Pese a las broncas de mi hija, gran amante de la Navidad y sus bondades).

Mas, antes aprovecho para hacer una breve aclaración, ya que he sido testigo en varias ocasiones de que la mayoría de la gente tiene una idea equivocada sobre su leyenda. En el cuento más difundido, el Krampus es una criatura de demoníaca apariencia que castiga a los niños durante la época de Navidad. Es el contraste. El lado oscuro. Todo lo contrario a Santa Klaus-Papá Noel-San Nicolás. Mientras uno premia con regalos a los niños que han sido buenos durante el año, el otro los castiga por haber sido malos. Es su némesis. Uno saca regalos del saco y los deja junto a la chimenea mientras que el otro captura con su sangriento saco a los traviesos y se los lleva a las profundidades del Infierno para devorarlos. NO es el Grinch; ese ser verde multimedia que odia la Navidad porque sí.

Bien, aclarado esto, vamos con Hellboy Krampusnacht, este one-shot que gracias a Norma Editorial podemos leer por fin en español. Avisando que no estamos ante un numerito cualquiera en la obra de Mignola o el mencionado monstruo navideño. Estamos nada más y nada menos que ante el último Premio Eisner (2018) al Mejor Número Único. Una historia, un detalle, una anécdota, un enfrentamiento inesperado con nuestro Chico Demonio dándolo todo. Por que nos vamos a finales de diciembre en Austria. Año 1975. Hellboy se encuentra acosado por el fantasma de una mujer que le pide que ayude a su hijo. Pisando nieve llega a una casa habitada por un solitario anciano. El mismo que convoca a nuestro rojo héroe pues tiene una petición que hacerle. Una “ayudita” que impacta a Hellboy. Pero nada es lo ue parece. Hellboy contra el Krampus de la mitología de la Europa del Este. Y el enfrentamiento es rápido, certero y con frases delirantes. No tan épico como uno podría esperar. Aunque el Krampus por alguna oscura razón, pide una y otra vez a Hellboy que lo mate y que… No diré más. Disfrutad vosotros mismos de esta historia tensa, macabra, súper recomendable para los amantes de Hellboy y/o el Mignolaverso en general. También para amantes del género de Terror y del folklore más tradicional. Brillante además el arte de Adam Hughes. Krampusnacht es visualmente impresionante se mire por donde se mire. Una buena pesadilla que se devora en nada.

Cuentan que el demonio aparece la noche del 5 al 6 de diciembre,

merodeando las calles durante el Krampusnacht

(La noche del Krampus, en alemán),

haciendo sonar cencerros y cadenas oxidadas para asustar con su presencia de íncubo fétido y maloliente.

Un rostro diabólico de largos cuernos, lengua larga y roja y greñas negras, te está mirando…

Reseña: As Enemigo. Amor por la Guerra, de George Pratt

Lo mismo que Maus, Watchmen o El Regreso del Caballero Oscuro no eran cómics precisamente para ser leídos por niños, y eso que brotaron en los curiosos años 90, As Enemigo: Amor por la Guerra también es un producto de su tiempo. Pero eso no desmerece. Todo lo contrario más bien. Es digno de mención especialmente ahora que lo vuelve a poner en el candelero ECC Ediciones. Entre muchas de sus particularidades está el ser un cómic que se comenzó a crear a finales de los 80 y que se publicó durante ese vacío oscuro, esos días previos a la creación de la gloriosa distensión de DC Cómics llamada Vértigo. Por eso, As Enemigo: Amor por la Guerra es uno de los pilares de ese puente que nació para elaborar cómics más maduros y sofisticados; ambientados en el universo de superhéroes o no, pero con grandes autores llenos de ideas.

George Pratt escribió e ilustró la historia completa en esta ocasión. Regresó a la actualidad al As Enemigo clásico que en 1965, los maestros Robert Kanigher y Joe Kubert dieran vida como complemento a una serie llamada Our Army at War; una obra que utilizaba la popularidad del héroe y sus aliados, para incentivar la lucha contra fuerzas enemigas en la guerra. Aquí George Pratt recoge el testigo y centra la trama en ciento veintiocho páginas con dos soldados de dos guerras muy diferentes que se encuentran y comparten sus experiencias con los demás. Cada capítulo, que se divide en capítulos, comienza con una cita sobre la I Guerra Mundial de un combatiente y/o escritor.

Siendo sincero fue algo extraño leer este cómic en 2019 e intentar imaginar cómo habría sido leerlo en 1990, ya que su publicación y mi primera lectura han estado separadas en casi treinta años, donde para más inri, estamos hablando de una mini novela gráfica aún en construcción, cómics ilustrados como lienzos, citas, capítulos y galerías de bocetos. Perspectivas adultas de personajes creados aquellos años para entretener a jóvenes…, que ahora toman un carácter senil en ciertos momentos. Relatos de viejos, historias de la puta mili que sólo les puede gustar oír (leer) a quién ama el cómic bélico o vivió la guerra o el entrenamiento para ella de algún modo.

No obstante, encontramos una historia fácil de seguir ambientada en tiempos más modernos, con momentos de la I Guerra Mundial contados en flashbacks. Alguien me dijo alguna vez que los guiones de As Enemigo eran bastantes más sutiles, ya que Robert Kanigher y Joe Kubert siempre hablaban sobre la guerra en general, comentando de manera bastante marcada la I Guerra Mundial (casi sin abandonar nunca ese escenario) aunque la serie empezaba a molar cuando salían de esas ollas repetitivas y se contaba a los lectores conexiones y experiencias entre personajes que transitaron de alguna forma las dos grandes guerras, la Guerra de Corea, la Guerra Fría y más recientemente, Vietnam.

George Pratt sabía del gusto de algunos por leer algo así. Por eso en As Enemigo: Amor por la Guerra intenta la conexión entre Vietnam y la Gran Guerra quedando así un guión bastante inteligente e intencional. Encontramos aquí a dos personas charlando, uno entrevistando a As Enemigo, y ambos comparando sus experiencias con las de un veterano de Vietnam.

As Enemigo: Amor por la Guerra fue nominada a los premios Eisner y Harvey. De la mano de George Pratt (ya galardonado con el Premio Eisner, con la Medalla de Oro Spectrum y el Premio al Mejor Documental del Festival Internacional de Cine Independiente de Nueva York, por su película documental See You In Hell, Blind Boy) vuelve a estar disponible una historia reeditada en varias ocasiones, traducida a nueve idiomas e incluida en la Lista de Lecturas Obligatorias de la Academia Militar de West Point.

Ustedes veréis.