Archive for Cómics

Reseña: El Veterano (Integral), de Frank Giroud y Gilles Mezzomo

El Veterano es un thriller histórico ubicado en la época de la Restauración cuya acción tiene lugar en Ruan (Francia). Su trama muestra a un héroe que ha perdido su identidad, oscilando entre la sospecha de usurpación y la patología psiquiátrica. Maxime Danjou, herido en la cabeza durante la batalla de Waterloo y antiguo capitán del 7º de Húsares, sufre en prisión, a la que llegó tras una trifulca con unos realistas. Una trama que poco a poco nos lleva a ver un tema poco transitado como fue la usurpación de identidades en los campos de batalla durante las conquistas de Napoleón I.

Ponent Mon trae entre sus novedades el integral de este buen díptico histórico del cómic francés. Con sus secretos familiares, sus esposas seductoras, sus peleas recurrentes y sus personajes entrañables, El Veterano (El Vétéran) es un volumen que comienza y desarrolla una historia emocionante. Arcos que se abren y se cierran, las hipótesis se formulan y se desvanecen, la teatralidad compite con los eventos y mantiene el guión de partida. Teniendo en cuenta que contamos con una historia del reputado guionista Frank Giroud (Adelante, El Decálogo), en El Veterano nos muestra una trama a la altura de su fama. Todos los elementos narrativos se configuran con precisión y los diálogos se proporcionan de manera muy hábil para enganchar al lector.

No obstante, y es cosa extraña que ocurra en la BD, El Veterano es de esos cómics que la historia supera con creces al dibujo. Aunque nada se le puede reprochar al dibujo de Gilles Mezzomo (Mexicana, Nuevo Mundo) pues cumple aunque no está súper cuajado como suele ocurrir con los títulos que nos llegan desde el otro lado de los Pirineos. En definitiva, todo queda en el hecho de querer estar en la estela de Jean Giraud asimilando características de su héroe para crear una fusión de Blueberry y Largo Winch, sobre todo, en los rostros. De todos modos, sí que se encuentran virtudes en estos diseños: caras muy expresivas, conjuntos y accesorios de época y vestimenta de principios del XIX muy logrados… Todo conforma al buen coloreado de Céline Labriet, que ofrece profundidad y ambiente a los gráficos, promoviendo la inmersión.

El Veterano nos lleva a la historia de un hombre que ha vuelto de entre los muertos y ahora se encuentra perdido entre los vivos. Un tema que ha sido tratado en el cine en diferentes versiones, pero muy poco en el mundo del cómic. Una crónica de la historia que nos muestra el regreso de los soldados desubicados después de la caída de Napoleón. Llevándonos a momentos tan impactantes como el despertar del protagonista y ver con asombro el cuerpo sin vida de su esposa Mathilde y todos los demás acusándole de asesinato y él mismo sin estar seguro de la verdad. ¿Asesino? En pánico, decide huir antes de que la policía llegue a la escena. Esta es la potente trama que dará comienzo a una doble búsqueda en la que Maxime Danjou y Théodore Brunoy, será perseguido por su presente, en pos de su pasado.

Lo dicho: Frank Giroud desdibujando la realidad y tejiendo los hilos de una trama inteligentemente construida. Un verdadero placer encontrar un final como el que cuenta esta historia. Incluso llegándome a gustar de algún modo el dibujo de Gilles Mezzomo que con sus diferentes trazos me llegó a engatusar al final.

Un buen título, digno de su huequito en una buena colección de cómic europeo que se precie.

Reseña: Incursión, de Andy Diggle, Alex Paknadel, Doug Braithwaite y Diego Rodríguez

Una vez descubres el Universo Valiant, verás que hay títulos para todos los gustos. Y te gustará saber que a día de hoy muchos ya nos van llegando gracias a Medusa Cómics en formato recopilado. El formato ideal, sin duda. Incursión es una de las buenas sorpresas recién leidas. Por que no sé vosotros, pero yo me suelo acercar a “los Valiant” como mucho, habiendo leído la sinopsis. Y así uno no sabe que se va a encontrar. Quizás su potente atractivo sea el dibujo que todos y cada uno de los títulos poseen. En eso, sabes que no te fallarán. Pero en cuanto a títulos…, no sé, yo por lo menos me acerco con los ojos cerrados. Es por ello que cuando me topo con un buen guión, se hace doblemente mejor.

Incursión llega ahora en un ligero TPB contenedor de las cuatro grapas que anteriormente fueron publicadas. Un evento que se implica mínimamente con otras series, disfrutándose así, sin ser requerimiento expreso el haber leído antes otros Valiant. Aunque lo contado aquí, al parecer, sí que afecta de alguna u otra forma a los personajes protagonistas de Eternal Warrior y Doctora Mirage.

Incursión empieza con una alerta: ¡Se acerca un nuevo villano! Más allá de los márgenes de la razón humana se encuentra un entorno conocido como la Zona Muerta, donde las almas de los difuntos se quedan, y donde los demonios nos esperan en la oscuridad. Durante innumerables edades, los protectores elegidos por la Tierra han protegido el velo entre ambos mundos. Pero hay otras puertas hacia ese agujero al Infierno, a través del cual horripilantes terrores de las galaxias pueden llegar a atacarnos. La cuestión es, con tanto en juego por la inminente llegada de ese Mal, ¿puede Tama, la Geomante y Eternal Warrior luchar juntos contra una invasión como ninguna otra se ha visto?

Hay mucho más detrás. Eternal Warrior se encuentra cara a cara con Syntilla, la joven que envenenó a Tama en nombre de su maestro. Doctora Mirage y Hwen haciendo todo lo posible para mantener a Tama con vida. La hora de la batalla de dos portentos galácticos: Eternal Warrior vs la Emperatriz Vírago. ¿Sobrevivirán ante tal tremendo ataque? ¿Necesitará la Tierra a un nuevo Geomante? Épica, épica, épica.

Así como sus portadas esplenden, el Universo Valiant en Incursión cumple lo que propone. Aunque si ya conocéis a Andy Diggle como autor (Shadowman, Green Arrow: Year One), sabréis que es su fuerte como guionista; la épica y los duelos arrasadores a lo Dragon Ball. Juntándose para tal proyecto con otro guionista como Alex Paknadel y un pedazo de ilustrador como es Doug Braithwaite (Wolverine, X-O Manowar). Así como un coloreado espléndido de Diego Rodríguez.

Un cómic palomitero que se disfruta en esta buena época de piscina y play o tardes de descanso al fresquito. Una aventura cósmica muy disfrutable, con un resumen final de bocetos de personajes, páginas comentadas y portadas e ilustraciones alternativas, económicamente ideal. Da bastante más de lo que cuesta. Una de las sorpresas del mes.

Reseña: Batman. Grotesk, de John Ostrander y Tom Mandrake

Batman: Grotesk es un mini tomito en tapa dura que recoge uno de los arcos argumentales más curiosos de la serie regular de Batman. ECC Ediciones acaba de lanzarlo dentro de su nueva colección o recopilación de frontal superior amarillo, como la llamo yo. Si alguien se pregunta a qué vienen estos nuevos tomos, ha de saber que corresponden a la colección denominada Batman Saga; ediciones que centran una idea, un todo, en el que El Caballero Oscuro está celebrando en 2019 sus ochenta años de existencia. Es así que DC Cómics (y ECC en nuestro país) dan la oportunidad a muchos lectores de descubrir (o redescubrir), al superhéroe más molón, en especial, para viejóvenes lectores. De vuelta a la aventura, Grotesk empieza con un suspense tremendo: unos policías recibiendo una llamada sobre extraños ruidos en el exterior, para salir y encontrar a un hombre en llamas que pide un «¡Por favor, matadme!». A partir de entonces, todo el mundo tratará de averiguar de dónde venía ese tipo. Mientras tanto, en su vuelto nocturno, Batman se topa con un tipo que se llama a sí mismo Grotesk. El Caballero Oscuro sabe que ha matado a varias personas, así que decide acabar con él…

Encontramos en Batman: Grotesk una historia de calidad escrita por John Ostrander con el maravilloso arte de Tom Mandrake. Dicho guión fue publicado originalmente entre los números #659 y #662 de la serie regular. Los primeros números de 2007. Algo debió ocurrir con Grant Morrison (guionista encargado del momento), pues DC coló esta historia de cuatro número con otros autores en mitad de secuencia, pues la historia sigue al Batman e Hijo, primer guión de Morrison como escritor habitual de la serie de Batman. La historia se interrumpe con Grotesk.

A lo que vamos, las portadas de Grotesk no atraen. Simples y decir nada. Pero os aseguro que lo que encontraréis en el interior, lo cambia todo. Una historia de Ostrander bastante profunda en el que todo se centra en Grotesk, el nombre que se le ha dado al asesino que ataca a personas en Gotham City. La ciudad está bajo una fuerte tormenta de invierno cuando Grotesk ataca, cuerpos desollados, sangre y pieles en las aceras… Batman y la policía luchan por encontrar conexión entre las víctimas. El orejas picudas sigue a Amina Franklin. Su hermano murió recientemente. Pero sospecha que ella no cuenta toda la verdad sobre el suceso. Vemos así que hay matones molestando a Amina, insistiendo en que se les devuelve la pasta que su hermano les debía cuando Batman la rescata para descubrir que hay un tema oculto detrás. Un proyecto en el que hermano de Amina estaba trabajando. Donde la robótica y la cibernética, disputas entre cirujanos rivales y mafiosos rusos y japoneses tienen mucho que decir.

Un regreso al caos, a la locura, a la desazón, y a los objetivos personales por encima de todo. Incluso de la propia familia. Una serie de extraños asesinatos que se caracterizan por lo cruento. Un buen debut de John Ostrander y Tom Mandrake intentando hacerse hueco entre los muchos autores que han tratado al Caballero Oscuro. Una historia repleta de giros y tensión que no deja descansar a Bruce Wayne, ni a los lectores, hasta la última página, como bien asegura su sinopsis.

Un guión que se recoge en la recomendable colección Batman Saga, que es en esencia, la recuperación de toda la trayectoria moderna del protector de Gotham. Unos tomos donde apreciar las características principales en las que se mueve el Caballero Oscuro de pocos años atrás hasta el día de hoy.

Reseña: Un Lobo es un Lobo, de Michel Folco, Pierre Makyo, Fédérico Nardo y Antoine Quaresma

En la BD -o dentro del cómic europeo para que nos entendamos-, se hace últimamente una cosa tremendamente bien: la adaptación de novelas al formato cómic. Ocurriendo algo curioso además; no siendo estas novelas bestsellers fuera de su país, en formato cómic sí que consiguen más expansión. Y después de leerlas a uno le queda cierto quemazón por dentro y ganas de buscar y leer (como sea) la fuente de donde proviene, por ejemplo, Un Lobo es un Lobo. Pues sí buscas un poco, todos son buenos comentarios y más de uno suelta un ¡Bravo! a los autores por dicha adaptación de la novela de Michel Folco.

Dos volúmenes que Ponent Mon rescata y trae en un único integral donde devorar la historia de principio a fin. De esas historias que sorprenden cayendo casi accidentalmente en mis manos, para llevarme una agradable sorpresa. Sin duda, atraído muy-mucho por los quintillizos malhumorados de la portada. Clodomir, Pepin, Dagobert, Clotilde y… el más alocado de cinco, Carlomagno. Un pequeño adelanto ya incluído en la sinopsis donde se nos promete «un destino de pesadilla esmaltado con períodos a veces brillantes y divertidos». Un cómic que tiende mucho al estilo clásico de la BD: hermosas ilustraciones con colores hermosos durante el día para caer en lo tenue amigo de lo nocturno cuando algo malo va a suceder. Pero Un Lobo es un Lobo no carece de cualidades. Su fuerza radica en la representación súper realista de personajes, animales, lugares y vestimenta… También en la exageración de las expresiones humanas. A veces, la caricatura está cerca, lo que no deja de evocar el humor más exaltado que dicen que rebosa, sobre todo, en la novela.

La trama nos lleva a 1763. Clovis Tricotin es una mujer feliz por dar a luz. Pero no será uno ni dos, sino que parirá un total de cinco hijos, atrayendo la curiosidad de toda la región. Por otro lado, en los alrededores, en el bosque, los lobos son masacrados por los cazadores. En el primer volumen veremos a los niños crecer hasta cierto drama que tiene lugar el año de su séptimo cumpleaños. Un inicio con dibujos potentes e historia interesante, donde Pierre Makyo aborda una fuerte adaptación, traslación de un libro que contaba con más de seiscientas páginas, convirtiendo el cómic en un tema directo haciéndote muy fácil entrar.

Sin saber a donde nos llevan los autores, de algún modo sabemos que tarde o temprano llegaremos a ese trágico destino de la familia Tricotin. Y llega. Y voy a contar algo más por que si no, se me hace imposible avanzar. Se descubre en esta segunda parte a Carlomagno como el megaprota de la trama. Este pequeño pedazo de hombre con ebullición angelical y rebelde, dotado de un encantador atractivo. Los quintillizos quedan huérfanos y son separados. El destino lleva a Carlomagno al castillo de la región. Se abre así un futuro brillante para él. Pero a Carlomagno no le importa. Lo que él quiere es encontrar a sus hermanos y hermanas y es gracias a la complicidad de los animales con los que tiene el don de comunicarse, con los que huirá de ese puesto que los hombres le habían reservado.

Pierre Makyo al guión, Fédérico Nardo al dibujo y Antoine Quaresma a los colores; proponen una conclusión que deja con ganas de más. Una trágica historia que se convierte en aventura. Niños que que no nacen precisamente bajo una estrella. Después de la muerte del padre, es la madre quien cae enferma y los obligan a separarse. El lado rebelde del más pequeño es sin duda lo que seduce al lector. Así como el empeño de volver a reunir a una familia rota.

Os invito a descubrir este excelente guión que tiene lugar a finales del siglo XVIII, en el pequeño pueblo de Racleterre. Con un uso del lenguaje de antaño que refuerza aún más el realismo histórico y aumenta el encanto de la vida de aquellos años. Y un dibujo que es una delicia. Una lectura obligada, una oportunidad para descubrir una historia que parece que en formato novela jamás llegará aquí. Con una máxima en su haber: «Nada es más fuerte que los lazos de sangre».

Reseña: iZombie (Integral), de Chris Roberson, Michael Allred y Laura Allred

Si algo me tuvo entusiasmado desde niño en mis inicios con el género de Terror, desde que con unos cinco añitos viera con mi madre una noche en televisión La Noche de los Muertos Vivientes (1968), de George A. Romero; sin duda, fue el género zombie. De hecho, mi única novela publicada hasta ahora trata el tema de los muertos vivientes. Aunque de una forma muy diferente a lo que propuso-casi-impuso el film 28 días después con sus zombies rápidos e infectados, potentes corredores de los cien metros lisos, por culpa de un virus o infección. Desde entonces, he visto pero también leído mucho. Aunque algunos no lo crean, si buscas, encuentras muy buenas novelas y antologías relatos, títulos no precisamente modernos, algunos incluso bastantes más antiguos que el guión del maestro Romero. Por eso indagué e indagué y leí bastante. Tanto que, el género zombie lo siento hoy en día como un amor del pasado. Del que guardo muy gratos recuerdos pero al que quizás me da miedo volver. No obstante, con dicho tema en cómic sí me atrevo. Son historias cortas, no profundizan mucho, y bueno, seleccionando bien se encuentran cositas realmente molonas.

Fuera de la mejor serie en cómic de todos los tiempos como es Los Muertos Vivientes, de Robert Kirkman (extensa como ella sola, pero con números gloriosos en su haber), precursora de una serie que tiene miles de fans…, y cientos de detractores también; fuera de ella, se van encontrando cositas interesantes hechas con mucho “mimo”. Hoy toca recomendar una serie llamado iZombie que como poco me ha tenido entretenido toda una buena semana de tiempos muertos (nunca mejor dicho) en los que poder degustar una serie al completo ya que ha sido publicado por ECC Ediciones en formato integral. Un volumen más que llevadero y gustoso de leer en cualquier sitio.

Elaborada por el aclamado equipo creativo formado por Chris Roberson, Michael Allred y Laura Allred, iZombie recopila los veintiocho números de la serie original de Vertigo que inspiró la serie televisiva de The CW. Además de incluir un epílogo de Roberson y una sección especial de bocetos de Michael Allred, en iZombie hay algo/mucho detrás. Un trasfondo que se agradece, una historia currada y con algo más labrado que un simple virus atacando a la población. Una trama original. Aunque algunos ya sabemos que proviniendo del sello Vértigo, eso quizás se vuelve normal pues Vertigo suele ser sinónimo de calidad.

iZombie cuenta la vida de Gwen Dylan, una zombie que trabaja como sepulturera en Eugene (Oregón). Es fácil, ¿qué mejor trabajo que ese para tener cerca un suministro de alimentos listo para degustar? Su memoria se va perdiendo con el tiempo y necesita comerse un cerebro al mes más o menos o se convertirá en una de esas criaturas desbocadas de El Amanecer de los Muertos. Sin embargo, cuando come cerebros, también obtiene los recuerdos que vienen con ellos… Y esto mola. Pues estos recuerdos siempre llevarán a un misterio que Gwen tendrá que resolver.

¡Originalidad! Eso pido y eso he obtenido con esta magnífica serie. Casi treinta números que fueron desarrollados entre 2010 y 2012, y que ahora se pueden obtener en un sólo integral. Cierto es que el dibujo en ocasiones deja algo que desear. En mi opinión, es bastante característico y parece hecho adrede así con algún motivo para con la idea de la serie. No obstante, los guiones y el divertimento de cada trama hace que te acostumbres incluso en ocasiones, suavicen ciertos argumentos que se pretenden serios dentro de una serie que para nada lo es. Hay algo más que zombies aquí, fantasmas, vampiros, momias y hombres lobo-terriers. Así. Como suena. Gwen Dylan se va convirtiendo en una especie de detective, una persona muerta que comparte mente con el cerebro devorado el cual si tiene algo pendiente, la inquieta de tal modo hasta resolver dicha inquietud. Resolver el asesinato de Fred, Spot intentando mantener su secreto a salvo, Gwen creyendo saber todo sobre ser un zombie hasta dar con Amon, un ser momificado que la lleva a recorrer el misterioso sendero de la memoria mágica. Traer secretos del Antiguo Egipto al moderno Oregón. Mientras tanto, cazadores de monstruos acechando a sus amigos: Claire, la vampira, y Spot, el lobo-terrier. Así como otras tantas tramas e incluso algunos arcos argumentales largos, que harán que te pienses dos veces el lanzarte a la piscina, antes de terminar cada historia.

Como todo lo bueno, y ante la falta de ideas constantes y originales de Hollywood, obviamente, iZombie ya ha sido llevada al formato TV. Aún no he tenido tiempo de echarle un ojo y la verdad tampoco me apetece mucho. En televisión probablemente la idea general del cómic se habrá extendido a un formato juvenil humorístico tipo Disney Channel que a gente de cierta edad nos echa para atrás. Aunque ya sabéis que nunca/nunca hay que vender la piel del oso antes de cazarlo. Así que…

Reseña: Star Wars. Tiras del Cómic, de Russ Manning, Alfredo Alcalá y VVAA

En mi vida lectora y gracias a los casi nueve años que llevo ya en Desde New York – Crónicas Literarias como Coordinador, he podido leer y disfrutar de Russ Manning en varias ocasiones. Pero lo que jamás de los jamáses llegué a pensar, es que algún día podría llegar a leer son las tiras de prensa clásica que uno de los dioses del noveno arte hizo para Star Wars junto a otro grande como es/fue el tristemente apenas conocido aquí, el maestro Alfredo Alcalá.

Russell Manning (1929-1981) fue un artista estadounidense de cómics creador de las series Magnus, Robot Fighter, pero igualmente ilustrador y guionista de las tiras de prensa de Tarzán y Star Wars. Fue incluido en el Salón de la Fama del Cómic en 2006. Pero su primer trabajo importante fue el libro de historietas de Tarzán (obras algunas reseñadas en Crónicas Literarias) series que Manning llevó desde 1965 a 1969. Obras en la que durante dicho tiempo, llegó a adaptar diez de las once primeras novelas escritas por Edgar Rice Burroughs. Un auténtica maravilla a conseguir.

Tesoros ilustrados. Auténtica joyas del mundo del cómic como Star Wars Tiras del Cómic de Russ Manning, esta nueva publicación que acaba de editar Planeta Cómic y que yo al menos, no esperaba. Primero de los tres tomos que recopilan las tiras de prensa de Star Wars desde 1979 hasta 1984. Con las que he disfrutado un montón de tramas semanales épicas y completamente nuevas, algunas consideradas grandes guiones de Ciencia Ficción de la época. Un primer tomo que cuenta con nada más y nada menos que seiscientas tiras, desde su estreno el 11 de marzo de 1979 hasta el 5 de octubre de 1980. Para nuestro bien, editoriales españolas como Planeta Cómic siguen creando tendencia casi mes a mes con sus novedades. Trayéndonos magnificas publicaciones que al otro lado del charco produjo la siempre recomendable editorial IDW. Con ideas maravillosas en su haber como producir colecciones de cómics que uno siente el lujo de poseer. Algunas como Star Wars Tiras del Cómic de Russ Manning, que no son otra cosa que un rico tapiz de historias de Star Wars, alegría de tener esto en cualquier colección que se precie.

En Star Wars Tiras del Cómic de Russ Manning se incluyen hasta los encabezados de títulos de los domingos y las viñetas extras en su color original, meticulosamente restaurado. Convirtiendo este primer tomo (de tres) en una auténtica maravilla. Estamos ante una colección más que especial, claramente un trabajo hecho con mucho amor por parte de editores. Presentar un formato perfecto de lectura de tiras publicadas hace casi cuarenta años, en una edición en tapa dura y restaurada; es sin duda una buena noticia. Como os decía, la mayoría del arte viene de la mano de Alfredo Alcalá, tremendo en todas sus facetas. Una obra visualmente maravillosa pese a estar hablando de tiras de prensa: paisajes, diseños, “movimiento” constante, obra que fue publicada originalmente por Los Angeles Times Syndicate, en los años en los que Star Wars comenzaba su apogeo.

Es sorprendente ver como estos primeros trabajos fueron creados cuatro décadas atrás. Los primeros cómics del Universo Expandido original de Star Wars que se labraron en una pizarra en blanco como punto de partida. La invención y creatividad de los planetas, personajes, naves espaciales y escenas de acción; una delicia sorprendentemente rica. Historias cortas algunas, otras que se van enlazando entre sí, una colección que comienza con dos introducciones apasionadas y detalladas de Rich Handley y Henry G. Franke III que explican la historia de los cómics dentro de los diarios, así como carrera y legado de Russ Manning. Incluido un considerable material que por lo visto la edición promocional no tenía.

Star Wars Tiras del Cómic de Russ Manning propone horas de diversión para el verdadero fan de la mejor serie intergaláctica de todos los tiempos. La número uno a nivel general. Horas de lectura en las que acabarás absorto en historias, arte y visionado de primeros materiales de Star Wars, una colección en tapa dura excelente que tengo la sensación que volveré a releer este veranito bajo el calor acechante que aún está por llegar. Pura alegría tener/poseer/revivir estas tiras. El señor Manning mostrando su don.

Reseña: Thanos. La Primera Nueva Trilogía, de Jim Starlin, Alan Davis, Ron Lim y VVAA

Fue antes el huevo que la gallina. En mi caso, ya era y un enamorado del personaje de Thanos mucho antes de que se hiciera mundialmente conocido entre los no-frikis gracias a las pelis de Los Vengadores. Thanos en Marvel y Darkseid en DC. Dos malos-multos megapoderosos muy-muy parecidos en cuanto a hechura y poder. Ambos dos, han sido mis villanos favoritos cada uno por su lado (sigo con el “yo»); pues yo ya amaba por encima de todos los crossovers interplanetarios la maravilla ochentera como es El Guantelete del Infitnito.

Amantes del tema cósmico, la verdad es que no nos podemos quejar pues Panini Cómics ha ido trayendo desde principios de 2018, todo-todito-todo lo que ha brotado de la mente creadora inicial como es el maestro Jim Starlin. Todo el cósmic-queo. La mejor saga intergaláctica de Marvel en orden cronológico (El Renacimiento de Thanos, El Guantelete del Infinito y su Prólogo, las intervenciones del gran ausente de las pelis Estela Plateada, La Guerra del Infinito, Warlock y la Guardia del Infinito…), toda una serie de tomos dentro de lo que se ha llamado Colección Starlin. Donde llega ahora como novedad Thanos: La Primera Nueva Trilogía.

Recopilada en un solo volumen, totalmente imprescindible. Imprescindible para fans acérrimos como yo, concretamente. Descubrir hasta donde es capaz de llevarnos la mente de Starlin que aún exprimiendo la gallina de los huevos de oro hasta los topes (quién esté libre de pecado que tire la primera piedra), sigue sabiendo engancharme y trasladarme a aventuras cósmicas y dramas altamente atractivos. Por ello, cogí con muchas ganas esta nueva trilogía del Infinito, que fue publicada a lo largo de tres espectaculares Original Graphic Novels y una derivada en forma de miniserie. La misma que ahora Panini Cómics presenta en un solo volumen integral.

Abre el tomo una grandísima Introducción del maestro Warren Ellis. De donde partimos a Thanos: La Revelación del Infinito la primera trama donde el Titán Loco continúa su cruzada con un poder incalculable y donde se nos habla de Annihilus, señor de la Zona Negativa, el cual ha vuelto a ascender al poder, más peligroso y mortal que nunca. Cuando él y sus ejércitos de la Zona Negativa se lanzan a otro asalto sobre nuestro Universo en busca de una fuente de poder infinito, tendrá que formarse una frágil alianza para detenerlo. Tenemos así a los Guardianes de la Galaxia, Gladiador el Líder de la Guardia Imperial Shi´Ar y Adam Warlock más unidos que nunca. No obstante, esta nueva Guardia Infinita parece no ser suficiente y quizás necesiten la ayuda de un irreverente ser llamado Thanos para detener a un terrible enemigo que ahora tienen en común.

Una nueva epopeya cósmica muy degustable.

Un nuevo desequilibrio en el Universo nos lleva hasta la segunda novela gráfica llamada Thanos: La Relatividad del Infinito. Pues desde su último regreso del olvido, Thanos se siente… incompleto. Nada como una peregrinación al oscuro dominio de la Muerte, y sus reveladoras aguas del Pozo Infinito, como para dar nuevas ideas al malvado Thanos. El inicio de una cruzada que conlleva enfrentamientos contra Silver Surfer y esos nuevos seres tan poderosos de la galaxia conocidos como Los Aniquiladores. Una odisea que lo cambiará todo.

¿Thanos y Adam Warlock unidos como tandem? Wow!

El fin de esta denominada Primera Nueva Trilogía fue en realidad una miniserie de cuatro numeritos llamada La Entidad del Infinito, la cual pasa directamente pasa a la acción llevándonos a ver como Adam Warlock quedó prisionero de Annihilus en la Zona Negativa. Entonces las cosas empiezan a ponerse raras. Tras enfrentarse a una extraña y poderosa fuerza, comienza una gira de pesadilla por un universo devastado. Cada respuesta desenterrada produce más dolorosas preguntas. Hasta que Warlock recibe una convocatoria astral que no puede ignorar.

Una historia tan diferente como extraña. A descubrir.

El Final del Infinito (¿de verdad?) es la última de las OGN (Original Graphic Novels) que incluye el tomo. Después de la Revelación y la Relatividad, aquí es donde realmente se cierra la trilogía. Donde tiempos desesperados requieren medidas locas. El final del ajedrez cósmico iniciado donde Thanos se había retirado del tablero violentamente, pero cuya vuelta a esa galaxia devastada en su ausencia, hace crecer un odio incalculable hacia el señor de la Zona Negativa, nunca antes vista. Dicho ser ha estado aprovechándose del poder divino de Adam Warlock para un genocidio eterno. El mayor conocido. Y sólo un puñado de héroes y uno o dos villanos siguen en pie.

Todos se enfrentándose a la destrucción definitiva. Y esta vez quizás nadie pueda evitarlo. El maestro cósmico Jim Starlin regresando a su personaje más característico en una historia de muerte y renacimiento que transformará una vez más el Universo Marvel. Totalmente recomendable.

Reseña: Green Lantern. El Poder del Mal, de Howard Chaykin, David Tischman y Marshall Rogers

Tiempo ha, desde que no leía un Elseworlds (Otros Mundos), un sello alternativo creado por DC Cómics y que trae a nuestro país ECC Ediciones entre sus variadas publicaciones. Lugar donde descubrir historias la mar de interesantes, donde tienen cabida además, tramas que pudieron ser y no fueron, en épocas que pudieron ser y no fueron, con personajes que…, bueno, a algunos, que nos cuenten algo nuevo sobre personajes que una vez vivieron aventuras alternativas o se quedaron a un soplido de convertirse en un personaje totalmente diferente a lo que son ahora, nos molan esas historias cerradas no muy extensas que finiquitan en la misma miniserie. Se cierran en en el propio tomito TPB, arcos argumentales muchos que me han dejado tan buen sabor de boca que cuando alguien me dice que quiere leer algo diferente sobre Superman, Wonder Woman o Batman, normalmente, tiendo a aconsejarles un Otros Mundos. Les saco uno de mi cómicteca, y tan solo el saber sobre qué tratan, los atrapa. Pues te hacen pensar. Y lo bueno-buenísmo es, que no solo se centran en la famosa Trinidad, que tramas, autores consagrados o no, y personajes a lo mejor no de tan primera linea, también tienen su hamaca en este paraíso eterno de historias insólitas que nunca existieron.

¿Un ejemplo?

Green Lantern: El Poder del Mal es una miniserie de tres números que vio la luz en USA dentro del sello Elseworlds. Escrita por Howard Chaykin y David Tischman e ilustrada por Marshall Rogers -con un dibujo clásico, ideal para la trama, y que recuerda bastante al buen cómic europeo-, un guión que nos lleva al año 1888 en la ciudad de Nueva York. A desenmarañar de algún modo la máquina política que una vez ocupó el denominado Tammany Hall.

Green Lantern: El Poder del Mal nos cuenta un alternativo origen de Alan Scott, pero esta vez con un tal Kyle Rayner en el papel de Scott. El susodicho descubre un día una vieja linterna verde en una casa de empeños. Dentro de la linterna hay un anillo verde mágico que cuando se carga, otorga a Kyle un poder ilimitado. Kyle se convierte entonces en Linterna Verde, símbolo de esperanza para las masas de inmigrantes pisoteados en la insurrecta Gran Manzana. Minada de políticos corruptos también, así como incansables sufragistas o psicópatas dementes.

Fue en 2002 cuando el legendario Howard Chaykin (Crepúsculo) se asoció con el guionista Robert Tistchman (JLA: Sociedad Secreta de Superhéroes) y el dibujante Marshall Rogers (Grandes Autores De Batman: Steve Englehart y Marshall Rogers – Extrañas Apariciones) para adaptar la leyenda de Green Lantern a las postrimerías del siglo XIX. Mostrar una alegoría de como el personaje verde por excelencia del mundo del pijameo, podría ser trasladado a una trama de suspense y acción, dos siglos atrás. Cuando empezaba a ser importante lo tratado en el tema periodístico, y de como los sobornos, dinero negro, armas y alcohol eran el tema principal del día en una ciudad tan corrupta como emergente. Donde cualquiera podía volverse todopoderoso con una pizca de inteligencia y picaresca respecto al prójimo.

Aunque eso suponga tener que pisotearlos.

El caricaturista Kyle Rayner es el azote de la corrupción con su viñeta en el semanario New York Evening Graphic. Tras obtener un poder absoluto, se convertirá en el defensor de los oprimidos. Descubrid y maravillaos viendo/leyendo/degustando como un superhéroe nace y se hace en unos años dorados para el Mal. Cuando muy pocos tenían esperanza.

Reseña: Spiderman. El Niño que Llevas Dentro, de J. M. DeMatteis y Sal Buscema

Al igual que uno necesita de vez en cuando ver, rememorar imágenes de su pasado, para saber de donde viene; uno necesita volver a Spiderman. Al personaje Marvel por excelencia. Regresar al ídolo puntero de los 80 y 90, en cuyas aventuras uno se perdió en tardes y tardes de su juventud. A la mejor época de mi infancia donde la principal preocupación era pasarlo bien leyendo. Y los cómics de Spiderman os aseguro que poseían mucho de ese poder. Por eso valoro bastante estos 100% Marvel HC que se saca Panini Cómics de vez en cuando de la manga, contenedor de arcos argumentales geniales que uno devoró antaño o inclusos otros muchos que uno no recuerda haberlos leído nunca. Hoy os reseñaré uno que ya con su título nos toca el alma.

El objetivo principal de Spiderman: El niño que llevas dentro es la maldición del Duende Verde y como se llega a ella una vez más. El enemigo, la némesis número uno de Spiderman, regresa. Tragedias de la infancia unen a Parker con el hombre que un día fuera Alimaña. También un Harry Osborn atormentado por el fantasma de su padre Norman. A modo de imágenes de televisión comienza la trama con una página completa con tres por cuatro viñetas de contornos redondeados, donde tras colores apagados, vemos el sufrimiento, la transformación y regreso de ese ser al que llamamos Alimaña. Vermin lo llaman algunos y vaga por alcantarillas. Se escapó del asilo-psiquiátrico en el que se encontraba y se pierde en su propia demencia. En el deambular de las sombras, lleva consigo un monólogo interno (ilustraciones perfectas de lo que perturba a un asesino-psicótico), y de ahí nos trasladamos a un Spiderman de pie observando una mesa llena de fotos que muestran a la víctima caída tras la huida de Vermin del asilo. Y nos presentan al Dr. Kafka, que resulta ser el que estaba tratando a Vermin…

Spiderman: El niño que llevas dentro comienza como un verdadero thriller. Sorprende lo bien que ha pasado el tiempo por dicha trama. Spidey bastante molesto por la fácil huida de uno de sus viejos enemigos. El Dr. Kakfa intentando explicarle el progreso que hizo con Vermin antes de marcharse. Un par de flashbacks de lo sucedido en La Última Caza de Kraven entremezclados en una conversación. El Dr. Kafka luchando contra su conciencia. Peter yaciendo despierto en la cama, mientras sostiene a Mary Jane en sus brazos. En el mismo edificio de apartamentos, Harry Osborn tiene a su esposa, Liz, en sus brazos también. Tampoco puede dormir. Harry está en medio de una crisis nerviosa y eso le llevará a…

No diré más. Por que las buenas historias hay que disfrutarlas por uno mismo. Pues estamos ante una de las mejores tramas del trepamuros contra el Duende Verde que recuerdo haber leído. Y el caso es que no recuerdo haber pasado por ella. Quizás por eso he alucinado, y me ha enamorado tanto. Un guión palomitero como pocos que se devora en nada. Eso he encontrado en Spiderman: El niño que llevas dentro. Además de (y esto creo que no lo sabía mucha gente) ser secuela directa de la súper conocida trama La Última Cacería de Kraven; una de las más distinguidas historias que ha parido el noveno arte.

Y es que friends, estamos hablando de un arco argumental que brotó de la mano de dos grandes maestros como J. M. DeMatteis y dibujo de Sal Buscema, así que: ¿qué podría salir mal? O mejor dicho, ¿cómo no disfrutar de una aventura que contiene todo-todito-todo lo que me enganchaba del trepamuros en aquellos gloriosos años? Disfrutable al máximo. Si pensáis en volver a Spidey después del tiempo, Spiderman: El niño que llevas dentro es ese tomito ideal por contenido y precio que viene que ni pintado.

Reseña: The Evil Within, de Ian Edginton, Álex Sánchez y Ed Anderson

Escapándome totalmente de mi nicho lector, hoy la reseña de un cómic cuya idea parte de la franquicia de un videojuego. Uno multiconocido que lo petó en todas las plataformas -y no es que no juegue a videojuegos-, pero cierto es que no me suelo atrever con este tipo de cómics a no ser que alguien fiable me lo haya recomendado, que se entremezcle con la trama o simplemente me gustara tanto su lore que deseara volver de algún modo a dicha ambientación. Esto último es en gran parte la sentencia, el porqué deseaba leer The Evil Within, el TPB publicado por ECC Ediciones que recoge la miniserie de cuatro numeritos de la mano del guionista Ian Edginton (Scarlet Traces, Victorian Undead) y los artistas Álex Sánchez (Katana) y Ed Anderson. Una precuela surgida del aclamado videojuego de terror y supervivencia de Shinji Mikami y Bethesda Softworks, conocido en Japón como Psycho Break (Saikobureiku – La Maldad Interior).

The Evil Within nace como juego perteneciente al género conocido como Horror Supervivencia en tercer persona. Si lo primero que se os viene a la mente cuando pensáis en esto es Resident Evil, estáis en lo cierto. El juego es una idea original del creativo Shinji Mikami, culpable de la saga Resident Evil que tantos éxitos ha cosechado. Un poquito más de historia… The Evil Within se lanzó al mundo en octubre de 2014 para las consolas Playstation 3, Playstation 4 (el que he jugado), Xbox 360. Xbox One y para PC. La trama del videojuego se centra en Sebastian Castellanos y su sufrimiento al ser llevado a un mundo distorsionado lleno de lugares de pesadilla y criaturas horribles. En mi opinión, los elementos de terror y la atmósfera, terriblemente brillantes junto con sus gráficos.

Ahora vamos al cómic. The Evil Within es una precuela al inicio del videojuego. Un ejemplar que invita a los lectores a experimentar el desquiciado mundo creado por Shinji Mikami y que presenta a una protagonista, una joven estudiante llamada Dana, cuya búsqueda de un ser querido desaparecido conduce directamente a un mundo cargado de horrores inimaginables; llegando a una casa encantada donde cada puerta esconde horrores desgarradores y escalofríos de todo tipo. Buscando desesperadamente a su amiga desaparecida, la caza lleva a la prota a un sendero que no parece de este mundo: devastación, oscuros secretos y criaturas mortales que surgen de las profundidades del averno. Sin embargo, Dana Robinson parece tener la clave o conocer de antemano los horrores con los que se va topando…, hasta darse de bruces con el voraz caníbal Hombre Motosierra (Chainsaw Man).

Un cómic con un dibujo que me encanta, pese a tanto cambio de ilustrador entre cada número. No le viene bien a una serie tan corta. Pero un cómic totalmente indispensable para fans de la franquicia o amantes de una buena historia de Terror bien contada. Si vuestra pregunta es, ¿qué es mejor devorar antes? Aconsejaría (curiosamente) leer antes el cómic que ponerse con el videojuego. Se desvelan aquí cositas demasiado esclarecedoras.

Con muchas ganas de que llegue a nuestro país el segundo cómic The Evil Within: The Interlude, centrado al parecer en lo que le ocurre a Sebastian Castellanos entre el primer juego y el segundo. El ansia queda aparcado.