Reseña: Pestilence, de Frank Tieri, Marshall Dillon, Oleg Okunev y Rob Schwager

Siempre es una buena noticia que las editoriales españolas de cómics se hagan con los derechos de nuevos sellos. Eso representa nuevas ideas, originalidad y frescura para el mundo del cómic traído a nuestras tierras. Fue en el pasado marzo cuando Planeta Cómic desembarcó con nuevos títulos en su catálogo procedentes de la aclamada al otro lado del charco, Aftershock. Ejemplares en formato tomo, tapa dura, de unas cien páginas aproximadamente, que recogen títulos de grandes autores. La nueva sensación del cómic independiente norteamericano, que ocupa un espacio necesario y desalojado en los últimos años por sellos como Vertigo (que acaba de cerrar) o editoriales que de vez en cuando destacan con algo como Dark Horse, IDW, Boom o Image.

Sin duda, una de las miniseries que más me atraían y esperaba su aparición aquí es Pestilence. Decidle a un amante de la Historia, a un amante del género de Terror (especialmente del subgénero zombie, al que dediqué mi última novela) si una trama que entremezcla Edad Media con muertos vivientes no resulta altamente atractiva. Por que Pestilence es eso, en definitiva: elucubrar sobre la posibilidad de que aquella Muerte Negra que asoló el continente europeo en el siglo XIV no fuera solamente una enfermedad que dejara más de veinte millones de cadáveres a su paso, sino una infestación zombie.

Corre el año 1347 y una dura plaga está devastando el Viejo Continente. Dicen que pulgas y ratas y una tremenda suciedad son las culpables de la propagación. Nos situamos entorno a unos duros soldados de la Fiat Lux (asesinos mercenarios de la Iglesia), que regresan de una misión. Al volver se topan con un mensajero que les indica una nueva asignación…, aunque parece infectado…, y aparenta ser uno de los “devastadores” (un zombie). Los soldados sí saben que esta plaga de no muertos se está propagando rápidamente y la nueva misión está clara: rescatar al Papa y llevarlo a París. Que se cree un lugar seguro. Un duro camino se planta por delante entonces, a través de hordas de muertos vivientes, en el que sin duda aprenderán qué hacer mientras conocen la verdad sobre lo sucedido. Encontrar una manera de detener esta prueba impía que les ha impuesto Dios.

Frank Tieri (Marvel vs. Capcom, Lobezno, Deadpool) nos trae un guión semi-histórico que podría salir perfectamente de un episodio clásico de Twilight Zone. La profundidad y la conspiración que aporta este titulo son súper entretenidas. Y aunque sorprenda, es lo suficientemente creíble como para ser un relato a escuchar una madrugada en la radio. Ahora, dejando de lado las teorías conspiranóicas, y si te gusta el Terror sobre todo y las ideas originales, Pestilence es un cómic que querrás leer.

Este volumen incluye los seis números de la serie, uno de los éxitos de AfterShock. Con un muy equipo creativo, donde el trabajo de Marshall Dillon destaca sobremanera; lo siento, es que me hubiera sentido negligente si no hubiera mencionado el trabajo exquisito con el que parece haber sido trabajado este cómic. El artista Oleg Okunev y el colorista Rob Schwager completan un equipo que hizo un trabajo que me ha encandilado a la hora de dar vida a esta época antigua y para con el carácter de la historia. Repito: Pestilence funciona a la perfección como pieza de ficción histórica. Edad Media, zombies, belicismo y una Iglesia empeñada en conservar su poder a toda costa. ¿Clima político actual? A un virus estamos de ello.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *