Archive for octubre 2019

Reseña: Un Pequeño Asesinato, de Alan Moore y Óscar Zárate

No hace mucho comentaba la grandeza de ciertas editoriales de traernos sendos integrales de obras, algunas inencontrables. También, ciertas reediciones. Modernizar formatos o encajarlos en una buena-nueva maquetación por que simplemente lo merecen. Y merecen su hueco de disponibilidad en librerías. Con su diseño de colección tan chulo dentro de la Biblioteca Alan Moore (La Liga de los Hombres Extraordinarios, From Hell), Planeta Cómic presenta este mes Un Pequeño Asesinato, del maestro Alan Moore y el argentino Óscar Zárate. Una de las obras pocos apreciadas donde mete mano el maestro Moore y no entiendo por qué. Quizás no es una obra para todos los públicos y depende mucho de la edad que tengas cuando la leas. Otra cosa no se me ocurre.

Cuentan que Zárate contactó con Alan Moore en 1988, después del éxito de Watchmen, tras participar en una antología que llevó adelante el inglés para protestar contra la legislación del gobierno contra la «promoción» de la homosexualidad (Artists Against Rampant Gay Homophobia). Como dijo Zárate en un artículo: «Alan solía darle a los superhéroes y yo de eso nada de nada. Pero compartíamos una curiosidad: quería innovar y moverme contracorriente. Así que hubo una conjunción de astros y el encuentro ocurrió en el momento adecuado». La chispa inicial la propuso Zárate (un adulto perseguido por un niño), e intrigó tanto a Moore que los dos comenzaron a trabajar cooperativamente y de forma sinérgica en la creación de Un Pequeño Asesinato.

La historia nos habla de un ejecutivo de publicidad que soporta una traición tan grande, que termina por perderse en el camino. Regresa al lugar donde nació, a ver si queda algo de lo que solía ser. Aunque fuera diseñada de manera compleja (podréis encontrar mil y un comentarios sobre ello en internet), la trama en principio es bastante simple. Involucra a Timothy Hole (que en realidad se pronuncia «Holly», cositas de ingleses), un yuppie de mediana edad que trabaja en publicidad y tiene bastante talento. Hole consigue un nuevo trabajo. Un gran contrato para comercializar un refresco sustituto (de manera bastante explícita), de la Coca Cola o la Pepsi en la Rusia de la era Glasnost. Pero queda desconcertado por las dificultades que empiezan a conllevar lo que a priori debería ser un trabajo tranquilo. Y en medio de una crisis nerviosa, Hole se encuentra con un niño…, aparentemente empeñado en matarlo. En una de esas tardes oscuras, llenas de sombras, ese ser provoca que Hole se desvíe y tenga un accidente de coche. Hole desarrolla una paranoia entonces. Grita cada vez que está seguro de haber visto a ese niño de cabello oscuro. Sudando de horror cada vez que lo ve.

En una historia que se vuelve maravillosa a cada paso, Moore nos va sugiriendo quién puede ser ese misterioso niño. La mente, el entorno, va cambiando alrededor del cada vez más frenético Hole. Flashbacks hacia el pasado de este hombre, Sheffield, una ciudad industrial británica que se arruinó en los años 80s; loco de terror, Hole volverá tras sus pasos para ir atando cabos… Vale la pena mencionar dos aspectos en particular de Un Pequeño Asesinato. Uno es el dominio de Moore y su maestría en varios registros mostrados aquí. El otro aspecto es el político. Con un puñado de hábiles alusiones y sugerencias, Moore y Zárate resuelven un cómic dentro de un contexto histórico de crisis, donde querían tratar los problemas que ocurrían en la Inglaterra de ese momento. «Teníamos a la Thatcher definiendo una gran parte del mundo». Como una crítica alegórica y redentora para los insensibles valores de entonces, para conocerla, o comparar si queréis, Un Pequeño Asesinato se erige como una de las historias gráficas sin género más singulares y significativas que uno puede leer en este momento.

Reseña: Los Años del Silencio, de Elaine Vilar Madruga

Era el año del diablo, decían que sería el fin del mundo, pero eso ya lo habían profetizado otras veces. Kiandara no era supersticiosa. Harune es un onnagata cuyos polvos de arroz le ayudan a convertirse en otra Kiandara. Oma, el rey de los ejércitos, ama a Kiandara pero antes que ella está su propio ejército. Maie es una sirena ciega, se encuentra dentro de una pecera y su corazón se va pudriendo junto al odio que siente por su ama Kiandara. Orsini, una anciana refugiada en un plano de realidad virtual, desea destruir el reino de terror de Kiandara. Podría seguir con más personajes, pero en todos debería poner lo mismo, aversión hacia la reina Kiandara.

¿Quién es? Es la mandamás del reino de Varne. Una mujer que quiso romper las reglas de una tradición antigua de muertes. Pero la sangre siempre exige más sangre. Ya lo dijo en su día Tiberio:«Que me odien, con tal de que me teman».

Dicen que la memoria es la escultura del tiempo. Aferrarse a los recuerdos es la única forma de no olvidar lo que verdaderamente fuiste. No será sencillo para unos protagonistas llenos de remordimientos, odios y venganzas que apenas recuerdan lo mejor de ellos mismos. Una prosa con toques de leyenda entre lo moderno y lo clásico. Mujeres en un Japón medieval, sin oportunidad para pensar si sus decisiones son las correctas. No pueden detenerse a llorar sobre las mangas de kimonos, no hay tiempo para eso. Al igual que en una tragedia griega la venganza de la sangre supera la del dolor.

Elaine Vilar, con su escritura bella, hipnótica, nos adentra a unos personajes inolvidables con sus alicientes, deseos y fracasos. Una obra dramática llena de sufrimiento humano ocasionado por su propias acciones o fuerzas que controlan sus sentimientos. Todos ellos sin saberlo, irán compartiendo un final funesto. No estamos ante personajes femeninos que son relegados a decoraciones. Son mujeres fuertes, la historia descansa sobre sus hombros. Se explora lo monstruoso que se esconde bajo la belleza con sus motivos y sus errores. Apenas vamos a leer descripciones de ese extraño reino medieval japonés casi primitivo con leyes intocables. La historia no necesita grandes escenarios, en realidad podríamos poner a los personajes sobre las tablas de un teatro y con eso sería suficiente. ¿Tenéis una pequeña idea de lo difícil que es escribir algo así? Esta autora hizo algo enorme, increíble, casi único, nos llevó de la mano en pleno siglo XXI hacia una forma de narrar ya casi olvidada.

Guerras, hambre, miserias, ansias de libertad y sacrificios egoístas que solo traen más odios. Pero no hay ningún corazón por mucha coraza que se ponga capaz de no llegar al perdón. El tiempo lo acaba curando todo y al final no necesitamos polvo de arroz para esconder las cicatrices. Tal vez no sean hermosas, pero no duelen. Una historia o una leyenda que pudo haber existido alguna vez, salida de la pluma de una autora que lleva en su sangre el arte de la escritura capaz de hacernos llorar y reír mientras aplaudimos.

Reseña: Historias Extrañas, de Rosa Mulholland

Muy de vez en cuando, este cuerpo necesita Terror. En cualquiera de sus divisiones y/o en cualquiera de sus formatos, ne-ce-si-ta Terror. Creo que van unas cuantas veces ya, las que os he recomendado la editorial La Biblioteca de Carfax para ello. Lugar donde tienen sitio novelas y antologías fantásticas y aterradoras donde en lo psicológico, el suspense y sobre todo, en lo gótico, están al pie del cañón. Donde encontrar buenas joyitas, algunas inéditas en nuestro idioma. Y escritores por descubrir. Decide entonces este cuerpo deleitarse con su novedad Historias Extrañas, de Rosa Mulholland. Escritora que me sonaba, pero a la que priori, no conocía. Bien, pues resulta que una vez más, un amante de los relatos y antologías como es este cuerpo, encuentra en Historias Extrañas un mini volumen con una alta calidad en tramas. Una aparición fantasmal como portada; rodeada de un negro-azul intenso, un rostro oculto por las sombras cuyas manos portan lo que parece ser una carta inacabada… Después de devorar en apenas cuatro sentadas las cinco historias que contiene la obra, he podido percibir que las historias de Rosa Mulholland son buenos ejemplos de lo que suelo llamar paranormal romántica victoriana.

Una escritora inmersa en la cultura literaria de su tiempo que consigue trascenderla. Hubo bastantes escritores del siglo XIX que alternaron sus escritos con los tan de moda cuentos de chimenea o de ficción sobrenatural, pero Mulholland parece dar un paso más allá y un buen ejemplo son los relatos recopilados aquí. Donde el máximo exponente es El Fantasma del Rath. Un melodrama escénico con un protagonista llamado Capitán John Thunder, el cual recibe una visión fantasmal de una gran injusticia cometida contra una familia noble, la cual, él mismo se encargará de “corregir”. El mejor relato, sin duda. Eventos pasados magistralmente descritos y lo borda con la recreación. Sin embargo, la primera historia que encontramos es El Organista Maldito de Hurly Burly. Un título bastante alegre para una historia triste. Una pareja de ancianos irlandeses lamentando la muerte de su único hijo, un hijo que pasó a mejor vida tras una travesuras fatales, pero cuando una pequeña niña italiana aparece en su casa y dice haber sido enviada por su hijo muerto, quedan desconcertados… Por el contrario, El Espectro de Wildwood Chase es una pequeña historia con un final feliz. Un joven inlés en su retiro vislumbra a una hermosa niña por la noche, que reconoce de un retrato datado siglos atrás y… Mulholland en su forma más juguetona, se burla del nosotros con una agradable historia de fantasmas con explicación racional… Más o menos.

Una Extraña Historia de Amor trata una versión interesante del tema del artista atormentado. Hilda es una chica austriaca, encantadora y talentosa que sacrifica su salud para que esposo artista avance en su carrera. La reencarnación en nombre del amor no es tan horrible como equivocada. Pero Mulholland también basa fuertemente sus escritos en su herencia irlandesa. Y los de la tierra de conejos sabemos que esto es evocador. Le da a dichas historias una dimensión extra, tanto para el lector sureño que desea/ama/añora los verdes y frescos campos bajo montañas frías; como para los del norte que se sienten bastante cercanas a ellas. El crepúsculo celta a un paso. Un buen ejemplo es No Tomar Antes de Dormir, relato que marca la pauta y el ritmo del volumen (cerrándolo también) con un amargado propietario desposeído de sus pertenencias. Aunque en un complot bien construido que involucra brujería, el protagonista logrará salirse con la suya. Con trágicas consecuencias para todos, por supuesto.

Mullholland me recordó bastante a la magnífica Daphne Du Marier (Rebeca, Los Pájaros, Bésame otra vez, forastero, Los Parásitos). El significado original de romántico, peligroso, gótico, extraño, todo esto además de momentos inquietantes que vivir en estas tardes oscuras de octubre que nos sobrevuelan. Historias Extrañas, de Rosa Mulholland, ideal para deleitarse en el inminente Halloween.

Reseña: SIDI. Un Relato de Frontera, de Arturo Pérez-Reverte

SIDI es la nueva novela de Arturo Pérez-Reverte donde cierto narrador nos relata en forma de aventura lo que pudo ser la vida durante el exilio del gran general Rodrigo Díaz de Vivar. Un hombre que desde que nació estuvo destinado a la guerra. Aquí lo conoceremos como Ruy Díaz o SIDI…

De la vida del Cid y de su época nos ha llegado poca información. Por lo tanto, estamos ante una obra donde se juntan hechos reales, ficticios y mucha leyenda. Y aunque los diálogos obviamente son inventados en verdad bien podría haber ocurrido así. He disfrutado a rabiar sus conversaciones con el Conde de Barcelona al que el Cid hizo prisionero en dos ocasiones. El autor nos sitúa al comienzo en la frontera del río Duero. Debemos recordar que la Reconquista se hizo por líneas y durante un tiempo siguió más o menos el camino de dicho río. Allí, en tierra de nadie, se encuentra nuestro protagonista junto a noventa y siete hombres unidos a él por vínculos familiares o de vasallaje. Aunque todavía queda mucho para acabar siendo legendario y heróico, ya por entonces era conocido y temido. Los burgueses de Agorbe le habían pagado para que persiguiera una partida mora.

Entretanto, sus recuerdos van hacia un pasado difícil de olvidar. Sabremos de cuándo Alfonso VI fue alzado rey. Dicen que el Cid le obligó a jurar que no había tenido nada que ver en el asesinato de su hermano por tres veces en Santa Gadea. De ahí el rencor del nuevo rey y el destierro. Por supuesto, eso son cosas de los cantares de entonces. Su memoria también traerá de vuelta al rey al que más unido estuvo, Sancho III. Y cómo no, momentos para su propia mujer Doña Jimena y sus dos hijas Elvira y Sol. Sigue el relato en la época en que estuvo al servicio del régulo de la taifa de Zaragoza, al-Mutámid. Podremos leer una historia muy emotiva de un soldado capturado. Continuará con una batalla donde comprenderemos por qué era considerado el mejor táctico-bélico de su tiempo. También asimilaremos que al final ni rey, ni reinos, uno acaba luchando sólo por su vida y que una batalla a veces se pierde si uno mismo la da por perdída.

Mucho se ha dicho sobre que el Cid fue simplemente un mercenario. Yo digo que no es verdad. Y el autor prácticamente piensa lo mismo. Cosa que me agrada, todo hay que decirlo. No veo un mercenario. Estaba en el exilio con su mesnada, ¿qué iba hacer? Mercenario hubiera sido si se hubiera desnaturalizado de su rey para irse a luchar con otros. Pero él abogaba por el exilio. Tenía decisión, iniciativa y capacidad militar sobrada. No necesitaba de rey ni de nadie, lo demás vino por sí solo. Pero lo que Arturo Pérez Reverte quiere contarnos por encima de todo esto es, que fueron hombres fuertes y valientes. Que aunque lucían sus cuerpos entumecidos y llenos de cortes, sus caras no eran amargas. Al igual que el pico de la montaña reconfigurado por los glaciares y el viento, estos hombres aceptaron, se adaptaron y persistieron ante la lucha y las adversidades. Sabían íntimamente cómo la muerte paga las deudas en su totalidad. A veces, era la única forma de salir de debajo de ella. Se santiguaban con las manos ásperas, ante la comida y la batalla. Eran hombres crueles porque la vida era cruel. Nada de esto les impidió ser ellos mismos. Dicen que nadie muere con dignidad, pero estos hombres sabían morir con honor.

Me ha encantado, maravillado, emocionado, si alguna vez llegué a imaginármelo en persona, es tal y como lo contó Pérez-Reverte. Ambicioso, duro, compasivo, pero sobre todo fiel a los suyos. Jamás rompería su vínculo ni se enfrentaría al rey de Castilla. Eso dice mucho ya en esos tiempos.

Hay libros que no necesitarían ni ser comentados. Éste es uno de ellos. Una historia tremendamente bien escrita. Mis palabras sobran. Las del autor están ahí para vosotros. Un final inolvidable. Una vez más escribo que más que recomendarlo, exijo leerlo.

Reseña: Batman. Corazón de Silencio, de Paul Dini y Dustin Nguyen

Corazón de Silencio es uno de esos arcos atractivos de principio a fin. Con un personaje cada vez más interesante como Hush y una nueva trama de Batman y Catwoman que se vuelve conmovedora y continúa la tradición de agregar algo más de humanidad a las historias del Caballero Oscuro. Si amabas a Hush y te gustan los cómics de Batman con un tema más profundo de lo que suelen ser normalmente, te encantará Corazón de Silencio. Para los rezagados, saber que Hush o Silencio (Thomas Elliot) es uno de los más recientes enemigos, creado para el orejas picudas. Fue el mejor amigo de infancia de Bruce Wayne, y al igual que él, nació en una familia acomodada. Pero Tommy odiaba a sus padres desde temprana edad, y con el objetivo de heredar los millones que le correspondían de manera anticipada, Tommy planeó el asesinato de sus padres. Su padre murió, pero su madre no corrió la misma suerte. Fue salvada por el doctorThomas Wayne, razón por la que Tommy guarda un gran rencor. Elliot fue a Harvard, se convirtió en un exitoso cirujano, pero Tommy nunca dejó de lado su rabia…

Jeph Loeb y Jim Lee presentaron en su día Batman: Silencio. Ahora, Paul Dini y Dustin Nguyen ahondan en la identidad del extraño y traumatizado doctor con una de las mejores historias de su trayectoria. En este volumen se recopilan los cinco números que comprendieron la historia dentro de la serie Detective Cómics. Publicado por ECC Ediciones dentro de la colección de franja amarilla denominada Batman Saga, estos nuevos tomos que centran una guía de lectura para con el nuevo Caballero Oscuro que celebra este mismo 2019 sus ochenta años de existencia; y tras leer hace no mucho El Guante Negro, el preámbulo a Batman R.I.P, disfruté bastante con Corazón de Silencio, el arco que corresponde como continuación.

Como bien alega la sinopsis editorial, esta trama marca un antes y un después en la historia de Tommy Elliot. Los secretos compartidos hace años entre Bruce y Tommy comienzan a tener repercusiones peligrosas en el presente. Sabemos que Hush desea destruir la vida de Batman pero, ¿qué papel juega Catwoman en todo esto? Para salvar la cordura de un niño secuestrado, el Cruzado de la Capa deberá enfrentarse en primer lugar al Espantapájaros. La vida del pequeño Colin corre peligro. Y la de Selina también. Se muere. Una batalla final de renombre y una vida, la vida de Bruce Wayne ya nunca será la misma después de dicha confrontación. Un terrible secreto será desvelado.

No debes preocuparte si aún no has leido Corazón de Silencio. O sí. Cierto es, que estamos ante una secuela de una de las mejores historias del Caballero Oscuro, aunque se puede considerar como trama historia independiente. Sin embargo, como os decía al principio, es una de las tramas con más profundidad que he leído del personaje. Convincente. Incluso ofrece una de las escenas más conmovedoras entre Batman y Catwoman vista jamás.

Reseña: El Camino de los Reyes (El Archivo de las Tormentas I), de Brandon Sanderson

Esto es un no parar. Siete ediciones en nuestro país, y subiendo. Amigos, escritores, críticos, youtubers, lectores de nuestra web de reseñas…, todos y cada uno recomendándome leer El Camino de los Reyes, de Brandon Sanderson. Y yo, siendo reacio una y otra vez a la pereza de leer sagas largas de Fantasía, posponiéndolo. Sin imaginarme los más mínimo, la maravilla escrita que el de Lincoln (Nebraska), ha conseguido con este serial llamado El Archivo de las Tormentas. Y ahora diré dos verdades como templos: una, le tenía miedo porque de sus obras leídas me gustó (y mucho) Elantris, pero poco más. Y dos, por lo general, no me llaman muchos los libros de Fantasía actual. He disfrutado -lo que se dice disfrutar-, sólo con los grandes clásicos. No obstante, y gracias a los cielos, poco a poco llegan a mis manos esas obras hechas para iluminar, las que sacan a uno de su letargo, y prometen que en todo -y digo todos los géneros-, hay titulos maravillosos que hacen que ames el acto de leer.

El Camino de los Reyes es un tour sobre lo llamado Fantasía Épica. Es el primero de una serie fantástica, a la que se le presuponen diez partes. Podríamos decir que está destinado a ser la versión de La Rueda del Tiempo…, pero escrito por Sanderson. Una afirmación bastante cercana, considerando que para muchos (muggles y no muggles) la obra de Jordan es top en la Fantasía hard actual. Y debo decir que después de terminar El Camino de los Reyes, encontré el reclamo posible. Pero diría que la obra de Sanderson tiene bastante más potencial para el lector de no ficción. Algo parecido a lo que ocurre con Canción de Hielo y Fuego. Y es bastante más digerible que La Rueda del Tiempo en todos los sentidos, sin contar que la saga de Robert Jordan descarrila en el sexto volumen. Supongo que después de unos años terminando la obra de otra persona (Robert Jordan), Sanderson dijo: «Al diablo, hagamos algo mejor». Y te preguntarás: ¿Es realmente tan bueno El Camino de los Reyes? Y más. Tanto que asusta.

Dicen que El Camino de los Reyes es, con diferencia, el mejor trabajo de Sanderson. Mi experiencia no lo niega. El libro tiene todo lo que buscas en una historia fantástica: Poder de Enganche + Épica + Escenas para el recuerdo + Personajes maravillosos. El Camino de los Reyes es la historia de la humanidad después de haber sido desterrada de los cielos. Un mundo azotado por interminables tormentas mágicas. Tras milenios de castigar con guerras a la raza, los hombres ya no son ni la sombra de lo que alguna vez fueron. De su enemigo implacable, de ese que de pronto desapareció, solo quedan leyendas. La trama inicial se centra en un puñado de personajes, aunque principalmente cuatro, maravillosos todos y cada uno. Me encantó, sobre todo, Kaladin, un esclavo no tan simple que recibe una sentencia de muerte en vida: trabajar en los puentes  de las Llanuras Destrozadas.

El mundo, como se espera, es un lugar bastante cobarde para el individuo promedio. Tenemos otro gran personaje como es el asesino que mata a reyes a su antojo, y después llora. Los humanos tratados como ciudadanos de segunda clase por la raza dominante, armaduras mágicas que hacen caer reinos y que se levanten por ellas; un final -para este primer volumen-, de escándalo. Además de preparado para lo que está por venir. Se prepara el escenario y se posiciona a los personajes para que en ná-y-menos corras a obtener Palabras Radiantes (El Archivo de las Tormentas II). Un cliffhanger que te arroja a las puertas de la refriega.

En primer lugar, cualquiera que sea un gran fan de la Fantasía (libros, cómics, pelis, videojuegos, rol, juegos de mesa) encontrará un nuevo hogar en El Camino de los Reyes. Doy por hecho que si leiste La Rueda del Tiempo, El Nombre de Viento o Canción de Hielo y Fuego (Juego de Tronos, para los incautos), El Archivo de las Tormentas es una saga indispensable para ti. TE ENCANTARÁ. Si buscáis más info, encontraréis calificaciones de cinco estrellas por doquier. Elantris me hizo no perder nunca la esperanza en Sanderson. Por eso, algo más de mil cien páginas no me asustaron. Los libros de este gran autor de nuestro tiempo no son pretenciosos, no tratan de impresionar con tramas inteligentes, giros al género o diálogos cacareadores. Sanderson sabe como escribir Fantasía para el lector actual. Y con detalles. De hecho, casi cada uno de ellos son fascinantes. Admito que soy un fanático de los detalles. Me gusta ver diferentes culturas, diferentes razas, descripciones de viejas arquitecturas del pasado… Sanderson dedica bastante detalle al desarrollo de la forma en que funciona la magia en este historia, por ejemplo. Crea un sistema no visto anteriormente. Y domina las escenas de acción, aunque El Camino de los Reyes no destaca por tener muchas, precisamente.

Funciona. Los halagos terminan aquí, por el momento. Los mismos consejeros que describo al principio de la reseña me dicen que Palabras Radiantes mantiene en un porcentaje muy alto el nivel. ¿Vale la pena comprar El Camino de los Reyes? Diablos, sí. Diría más: si habéis leído hasta aquí, estáis calentando el sitio.

Reseña: Estudio en Negro, de José Carlos Somoza

Simplemente fascinante, el propio Doyle estaría orgulloso. ¿Y si hubiera vivos que se creen muertos? ¿Y si uno de ellos estuviera escribiendo un relato? Este libro de José Carlos Somoza no es simplemente otro de los famosos cuentos de Sherlock Holmes. La trama comienza, de hecho, con el autor Conan Doyle trabajando como médico antes de sus historias policíacas. Somoza nos propone una interesante teoría donde el personaje de Sherlock Holmes fue inspirado por un paciente mental bajo el cuidado de Doyle. Un tal Señor X. Un hombre tremendamente inteligente recluido en Clarendon House, residencia privada para enfermos mentales situada en Southsea, Portsmouth. Somoza captura de forma magistral la imaginación de Doyle con su aguda visión y capacidad deductiva. Intimida con los detalles de ese mundo construyendo con su propia fuerza narrativa, explorando lo que en su día ya nos dejó el autor inglés. Se introduce tanto en su piel, que el resultado es extraordinario recreando una novela victoriana de suspense.

Inglaterra, Siglo XIX. La enfermera Anne MacCarey nos cuenta en primera persona el suceso que le tocó vivir cuando aceptó cuidar a un enfermo al que rehuyen. Tiene la capacidad de analizar los detalles más insignificantes pudiendo con ellos llegar a los secretos que todos guardamos. Ella, junto al doctor Arthur Conan Doyle, que visita al mismo paciente, se sentirán atraídos por las deducciones que éste tiene de unos extraños crímenes a los que la prensa titula El Asesino de Mendigos. Anne y Doyle quieren ayudar a resolverlos.

Narrada desde un principio con un toque misterioso y fantástico nos relata la extraña sensación que sintió al ver a su paciente sentado en su sillón orejero en la más completa oscuridad imitando tocar un violín inexistente. Porque la realidad puede ser una distracción. Algunas veces la imaginación necesita fluir sin restricciones para poder ver la verdad. Mientras leemos, nuestros sentidos nos gritan que alguien miente, no es quién dice ser. Holmes tocando un violín invisible, crea su propia música para permitir que su mente trabaje sin distraerse con cuerdas y arcos. Nuestra cabeza deberá hacer lo mismo si queremos acercarnos al asesino. ¿Por qué deja el cuchillo cerca de las víctimas? La clave parece estar en los delirantes teatros con espectáculos, casi de Inframundo. Donde niñas bailan desnudas sin saber llevar el compás de la música. Representaciones macabras, inauditas, terroríficas; un placer demasiado poderoso que se adentra en los más profundo de la mente. Un gozo que pide y exige ser alimentado. Señor X sabe quién es el asesino. Somoza pondrá una puesta en escena magistral. Su nombre se escuchará entre sangre y gritos. Una historia de misterio hermosa, sensible, aterradora como el último beso que se le da al ser amado antes que sus labios se hielen o sus ojos se cierren para siempre.

Un nuevo Sherlock Holmes más humano, más emotivo, más vivo que nunca ha vuelto dentro de esta trilogía con un final cerrado que emociona hasta partirte el corazón. Ese momento en que ella nos gritará el secreto que él esconde, será un duro golpe del que ya no nos recuperaremos. Pocas veces un autor oculta algo tan esencial para el desenlace con tanta habilidad. No importa que nunca hayáis leído las historias de Arthur Conan Doyle, José Carlos Somoza lo escribió tan fiel, que da la sensación de ser suyo el personaje. Estoy convencida que cuando cerréis el libro también series capaces en ese preciso momento de escuchar el sonido de su violín.

Un libro para aplaudir.

Reseña: Infinity 8. Guerrilla Simbólica, de Lewis Trondheim, Kris y Martin Trystram

Sabed que uno ya es tan mayor como para declarar que alucinó hace algo más de veinte años cuando vio el film El Quinto Elemento en el cine. Quiso más, de lo que el señor Besson le había puesto delante. De ese estilo de CF quería más. Y sí, cierto que llegué a encontrar los cómics de Valerian, Agente Espacio Temporal (en la BD, aunque aquí Norma Editorial ya ha traído unos cuantos), en los que el director Luc Besson se inspira bastante…. Pero en mí despertó el gusto por una CF diferente, multitudinaria en cuanto a razas compartiendo un mismo universo y desde entonces leí y busqué y busqué obras con este tipo de CF. Esa donde se brinda por el humor. Por eso, la atmósfera sangrienta y desenfadada de Infinity 8 me caló desde el principio. Aunque tengo que decir que las preciosas cubiertas con las que cuenta esta serie que publica en nuestro país Dibbuks, son maravillosas también.

En las profundidades de una galaxia distante navega la nave de Clase A: el Infinity-8. ¿Su destino? La galaxia de Andrómeda. ¿Su carga? No menos de 900.000 pasajeros de todas las razas conocidas hasta ahora. Todos y cada uno de ellos se divierten tomando el Sol con los pies en alto. Y en ella, miles de historias. Este cuarto volumen Infinity 8: Guerrilla Simbólica confirma una vez más que si te enamoraste de la serie desde el primer número (cada tomo son historias independientes y se pueden leer aleatoriamente), la nueva trama te enganchará desde el principio. Un dibujo curioso y atractivo a su manera, el mismo humor y tipo de chistes, especialmente con el teniente acosador de la nave nodriza con el que como simpatices, te partirás la caja.

Cuarto reinicio a bordo de la YSS Infinity y esta vez es Patty Stardust, agente infiltrada en la guerrilla simbólica durante los últimos cinco años, quien tiene que abandonar con urgencia su trabajo y liarse la manta a la cabeza para irse a explorar la necrópolis intergaláctica. Amenazada por el capitán con desvelar su tapadera si no lo hace, deja su arduo trabajo como espía (¡ahora qué todo estaba hecho!) para intentar comprender qué impide que la nave avance. Patty Stardust es la heroína. Infiltrada en una guerrilla post-hippie, neo-hippie o como la quieran llamar esos artistas que practican el amor libre y se fuman todo lo que tiene apariencia de hierba; se lucha por la libertad ante todo. Eso es al menos lo que Patty tenía entendido, pero cuando lo ve todo desde fuera empieza a darse cuenta de ciertas cosas: ¿de verdad, la comunidad es tan pacífica? ¿Qué hay de ese patrón millonario de la guerrilla y qué mierdas pinta en todo esto?

Colores psicodélicos, referencias al universo hippie de siempre, llevado al más lejano de los futuros que los seres humanos han conocido. Canciones homenajes y la música como un todo. Algunas instaladas en la cabeza de músicos y bailarines ranas, de las que os garantizo que cómo las reconozcáis, no se os irán de la cabeza. La agente Patty Stardust vuelve a ser una prota ideal para este serie de descalabros y heroínas de ropas apretadas. Un cómic que funciona perfectamente, siempre guionizado por el (a seguir) Lewis Trondheim, ayudado esta vez por Kris y a los lápices Martin Trystram. Quizás no sea la más densa de las aventuras, pero tiene unos detalles…, unos puntos que… La hacen diferente. Pensadlo. Aún estáis a tiempo de poneros con esta serie desde el principio, si no lo hicísteis ya. Infinity 8 mola. Moló Amor y Cadáveres, moló Regreso al Führer y moló El Evangelio según Emma. Guerrilla Simbólica es más de lo mismo.

Reseña: Crimson. Volumen Uno, de Humberto Ramos, Brian Augustyn y Sandra Hope

Homenajear algo es, o debe ser, un arte. Haciéndolo de forma cuidada, alzando sus puntos fuertes y abogando por lo que nso gustó de antaño, se puede conseguir incluso mejorar a lo que se homenajea. Oh, los años 90. Ahora miramos de soslayo aquella época de cómics y muchos sonreímos. Pero algunos incluso nos enfurecíamos. Ya sea que tratara la licra a tope, los pelos al viento, portadacas y músculos hasta en las orejas a todo lo que se moviera en viñeta; fue un momento extraño. Pocos en el fondo pensaron que la industria no iba bien. Pero no iba. El dibujo lo era todo. TODO. Y el guión -que es esa miel que debe quedar en los labios cuando uno cierra un cómic-, en la mayoría de los casos quedaba en NADA. Por supuesto, estoy generalizando. Hubo cosillas que se salían del patrón, pero la mayoría, lo que se vendía a tope, era así. Y eso se tenía que superar, y se superó. Y ahora muchos miramos a esa época de nuestra vida con nostalgia. En especial, cuando uno encuentra un total homenaje a aquellos años en una obra rescatada a nuestros tiempos como lo es Crimson. Planeta Cómic nos trae este estupendo volumen de la serie elaborada por Humberto Ramos (Amazing Spider-Man) y Brian Augustyn (Batman: Gotham a luz de gas), donde además se rodea de un curioso grupo de co-creadores como Oscar Pinto y Francisco Haghenbeck para llevarnos de nuevo al mundo de Crimson. Los primeros doce números de la serie en una recopilación que muchos estábamos esperando, después de las geniales críticas acaecidas al otro lado del charco.

Lanzado originalmente en 1998, en Crimson seguimos la vida del adolescente Álex Elder después de sobrevivir a una horrible masacre de un grupo de vampiros en Central Park. Sin embargo, no salió ileso, ya que él mismo se convirtió en un chupasangre… En un encuentro con una misteriosa mujer y Ekimus, resulta que Álex tiene un destino esperándole a la vuelta de la esquina. Es considerado como el Elegido. Comienza a desarrollar habilidades diferentes a cualquier otro vampiro. Esa misteriosa mujer vestida de capucha roja, corpiño y botas altas (¡ideal para el combate!) lo quiere pero Ekimus, el primero de los vampiros y padre de todos ellos, al final es quien se lleva el vampiro-novato al agua. Álex al despertar maldice su suerte por haber sido convertido en vampiro y no haber muerto junto a sus amigos. Entonces jura venganza contra aquella que lo ha convertido en un ser nocturno. Aunque no sabe bien lo que dice, Lisseth es la reina de los vampiros. Y Ekimus y Lisseth no andan por la labor de hacer las paces.

No me digáis que la premisa no es maravillosa. Álex es un adolescente y todos los adolescentes son un poco estúpidos. Temerarios, con mal genio y en ocasiones, groseros. Podéis apostar a que este colega no va a escuchar a nadie. Es un sabelotodo y se siente invencible. Y ahí empieza lo bueno… Sabiendo que la moda vampírica va y viene, Humberto Ramos se lanzó a publicar un título de chupasangres mientras sus compañeros de aventura Joe Madureira y Scott Campbell publicaban otras obras independientes. En su libre y solitario sendero, el mejicano crea un titulo atractivo como pocos. Una serie en grapa que fue éxito de ventas y que ahora podemos disfrutar de ella gracias a esta recopilación. Humberto Ramos demuestra ser el más profesional de los tres autores que componen esta línea. Un regreso a los 90s con un dibujo espléndido que hace hincapié en sostener un buen guión con gancho. Casi no deja respirar. Una disfrutable edición de un cómic palomitero, entretenido y que trae el tema vampírico al formato contemporáneo. Un título genialmente rescatado.

Reseña: La Espada Salvaje de Conan. 1974-1975, de Roy Thomas, John Buscema, Barry Windsor-Smith y Alfredo Alcalá

Este año 2019 está siendo prodigioso en cuanto a integrales de calidad publicados. Y lo más importante, la satisfacción pública. En especial, se están llevando a cabo una buena cantidad de volúmenes, de recuperaciones de grandes obras que jamás creíamos volver a tener en formato digno. Conan el Bárbaro ha regresado a Marvel y en apenas nueve meses Panini Cómics nos lo ha hecho saber A LO GRANDE. Preparándonos y la espera de la llegada del nuevo Conan que sin duda, intentará capturar la naturaleza episódica del personaje con autores actuales de renombre; por el momento, está editando sendas joyitas (¡y en ediciones limitadas!), de obras a tener como oro en paño, exempli gratia: el ómnibus de Conan El Bárbaro (abril 2019), La Espada Salvaje de Conan – Especial Relatos Salvajes (agosto 2019) y ahora la maravilla que os traigo hoy La Espada Salvaje de Conan: 1974-1975 (septiembre 2019). Oro, diamante y mithril. Obras a tener del gran personaje creado por Robert E. Howard, la recuperación en formato único de las mejores historias del personaje, en mi opinión.

Es fácil decir que una gran parte de Conan se basa en la Espada y Brujería, monstruos y en la épica de un musculoso portento casi imbatible con la espada. Por lo general, pensamos en el personaje como un puños-cerrados, venas hinchadas y fuerza como para matar a los “simples” de un solo golpetazo. Pero en La Espada Salvaje de Conan, encontraréis que no es tal que así. Vais a un encontrar un tío que además usa su ingenio, su (corto) discernimiento, para salir de más de un apuro. Vencer a la bestia más formidable usando algún que otro truco. Y apoyado en más de una ocasión en adláteres magníficas como la pelirroja Red Sonja, se enfrentará a mil y un demonios anegados en la bruma o en la más corrupta de las carnes. Roy Thomas, Windsor-Smith y John Buscema dándolo todo. Saliéndose del papel en cuanto a historia y dibujo, labrándose un hueco en el olimpo del noveno arte. Mostrando al mundo lector un cimmerio para el recuerdo. The Savage Sword of Conan del #1 al #9, las primera serie publicada del personaje a lo grande entre 1974 y 1975. Tal como bien se dice por ahí, una edición que llevábamos décadas esperando. Desde el primer número USA, todo-todito-todo con los contenidos de la edición original y materiales remasterizados por la propia Marvel. De los volúmenes que se agotan en nada, si es que aún pervive en distribución.

La Espada Salvaje de Conan: 1974-1975 tiene todos los elementos básicos para que uno pueda ponerse por primera vez con las historias de Conan El Bárbaro. Y más. No tenemos un Conan infalible, se muestra a uno intentando soportar la peor situación. En mi opinión, el trabajo de Buscema alcanzó niveles completamente majestuosos gracias a este asociamiento con Alfredo Alcalá, el popular artista filipino de renombre, entintador de los diseños a lápiz de Buscema. Bien, pues imaginad mi sorpresa al leer la larga introducción de Roy Thomas aquí aportada y descubrir que, ¡el propio Buscema odiaba lo que Alcalá le hacía a sus ilustraciones! Mi amor-gozo en un pozo, jajaj… Da igual. Para mí, por supuesto, ofrece lo mejor de ambos mundos: brillantes diseños y marcos de la Era Hyboria jamás creados. Suntuosos detalles ilustrativos de la vieja escuela de Alcalá. Siempre creí en esa asociación magnífica de autores. Pero ahí lo tenéis: todos los días uno aprende algo nuevo.

La Espada Salvaje de Conan fue probablemente mi cómic favorito a finales de los 80s. La serie de la que más números tenía en mi colección. La que más esfuerzo me costaba comprar cada mes. No era barata, ni mucho menos, en comparación con lo demás. Pero encontraba en ella satisfacción. Permitía a guionistas y artistas crear adaptaciones más largas y “adultas” de las historias de Robert E Howard. Me parecía auténtica a tope. Fue donde encontré por primera vez a un Conan El Bárbaro pintado a cuatro colores por Barry Windsor Smith. Y bueno, aquí estamos, disfrutando de lo lindo nuevamente tres décadas después. Panini Cómics recopilando originales, encuadernación en tapa dura siguiendo la línea de los anteriormente publicados, calidad brillante en papel blanco y con artículos de apoyo, cartas de los lectores y demás extras traducidos. Un volumen un poco monstruoso, sí, pero al que te acostumbras en nada por el gozo y disfrute de su contenido.

Realmente, una alegría volver a estas historias (¡mi mamá sabrá dónde fueron a parar aquellas revistas!), verlas/tenerlas/disfrutarlas en una edición tan eterna. Agradable a los incautos que la observen en la mejor cómicteca que se precie. Ni que decir tiene que para fans de Conan, compra obligada. Para los amantes del mejor cómic que se ha hecho nunca jamás, casi una blasfemia no tenerlo.