Archive for septiembre 2019

Reseña: Superman. Action Cómics. Sendero de Perdición, de Dan Jurgens y VVAA

Siempre me ha intrigado-alucinado la gente que lee demasiado. Quizás por ello desde pequeño quise convertirme en uno de ellos; con esa terrible voluntad, esa inquietud, ese deseo de vivir cientos de aventuras… Sobre todo, me llamaba mucho la atención, gente afín a una misma cosa. ¿De dónde parte tanto amor absoluto? Menuda afinidad. Cuando volví al instituto de mi nueva ciudad, me topé con antiguos amigos y a la vez con amigos de mis amigos. A casa de uno de ellos íbamos los findes a frikear (libros, cómics, juegos de mesa, rol…), siempre que íbamos a echar un rato, encontrábamos a un tipo (su hermano mayor) sentado en el sofá del salón leyendo cómics de Superman. En una época donde ya Marvel hacía estragos entre los jóvenes de nuestra edad y sus minipagas, este colega estaba SIEMPRE LEYENDO SUPERMAN…

Action Cómics: Sendero de Perdición puede ser uno de los arcos argumentales más largos que he leído del hijo de Krypton en toda mi vida. Seis números comprenden esta historia que a la vez que extensa se vuelve profunda. Dan Jurgens haciendo lo que mejor saber hacer, nos muestra al Hombre de Acero regresando a Metrópolis justo a tiempo para conocer al nuevo protector de la Ciudad del Mañana: Lex Luthor. Pero no pasa mucho tiempo antes de que estos titanes en duelo conozcan a un inesperado y… ¿Nuevo Clark Kent? Luthor y Superman deben dejar de lado sus diferencias y enfrentar una amenaza común: Juicio Final, vuelve a ser el enemigo a batir. Mientras tanto, Jimmy Olsen y el personal de Daily Planet intentan descubrir la verdad sobre ese que dice ser Clark Kent…

Lo dijeron en su día: «Superman es sinónimo de superhéroe». Lleva en su «S» esperanza pero también pasión por leer buenos cómics. Grandes escenas como Clark Kent quedando atrapado en el fuego cruzado cuando Juicio Final destroza en cuerpo y alma toda Metrópolis. Lois Lane luchando por mantener al margen al joven Jonathan. Fuera del sendero de la destrucción. Pero la pregunta es: ¿podrán detener al monstruo que una vez ya mató al Hombre de Acero? ¿Luthor tiene otros planes? Que sepáis que Wonder Woman se une a la lucha.

Este tomo de Action Cómics: Sendero de Perdición incluye dos arcos más. Dos minis historias de un par de números cada una. Superman, te presento a Clark Kent, donde la misteriosa figura que dice ser Clark Kent se convierte en el centro de atención al intentar limpiar su nombre y demostrar de una vez por todas que él no es Superman. Cierra el tomo Lois Lane vuelve al Planet, cuyo titulo es un spoiler en sí mismo. En definitiva, Action Cómics: Sendero de Perdición recopila los números del #957 al #966 de la serie original y reúne al legendario guionista Dan Jurgens con los dibujantes Patch Zircher, Tyler Kirkham, Stephen Segovia y Art Thibert.

Me molan las historias de Dan Jurgens, en general, cuando se pone costumbrista. Aquí continúa. Escribe y dibuja un reinicio que se está llevando a cabo desde el inicio de la colección de Renacimiento. Poner en modo incómodo a Superman, le gusta. El deseo de justicia, el amor por su familia y su deseo de llegar a casa, mantienen a tope al Hombre de Acero a la hora de enfrentarse a los villanos. Historias humanas que lo vuelven diferente y que son atractivas de leer. Fáciles de asimilar también para algún incauto que jamás haya leído nada del considerado primer superhéroe de nuestro tiempo.

Reseña: KillRaven. La Guerra de los Mundos, de Alan Davis y Mark Farmer

Los que lleváis años leyendo cómic americano sabéis de sobra que Alan Davis es uno de los grandes autores a seguir. Entre tantos buenos, como mínimo, a echarle un ojo a cualquier titulo con el que te topes en vuestra librería favorita, al que él le haya metido mano. En mi caso, siempre le recuerdo las maravillas que hizo con Hulk, con Thor, o sus inicios con el Capitán Britania… (Lo siento, nunca fui muy de los X-Men aunque sé que se le reconoce bastante por su trabajo en el reino mutante). Lo que en definitiva digo es, que te paras y miras si de pasada viste su nombre en una portada. Y KillRaven: La Guerra de los Mundos lo lleva.

KillRaven (Jonathan Raven) es un personaje que tuvo sus grandes momentos dentro de la revista setentera Amazing Adventures, pionera publicación para los cómics de Marvel, por entonces. Un héroe, un luchador por la libertad en futuros alternativos post-apocalípticos. Creado por los maestros consagrados Roy Thomas y Neal Adams, el guionista Gerry Conway y el dibujante Adams, le dieron vida en la edición de mayo de 1973. Ya sabéis como esto: la serie llega a tener fama, sobre todo, por presentar por primera vez en formato viñeta un “dramático” beso interracial… Bien, pues en 2002, llega Alan Davis, se junta con su entintador de toda la vida Mark Farmer, y ambos reconocidos amantes del clásico KillRaven, elaboran una miniserie de seis númeritos para enseñarnos, casi treinta años después, una variación alternativa y futura en el universo paralelo que Marvel Comics llama Tierra-2120.

No descubro nada si menciono que KillRaven: La Guerra de los Mundos obviamente hace referencia a la clásica obra de Ciencia Ficción de H.G.Wells, ¿no? ¿Pero qué pasaría si aquel deus ex machina del final no hubiera ocurrido y los marcianos sí hubieran terminado por invadir nuestro mundo y devastado nuestra civilización? Jonathan Raven, el gladiador conocido como KillRaven y su banda de los Hombres Libres, son los únicos que se interponen a la aniquilación total. Un mundo casi sin esperanza. La humanidad destruida o esclavizada. Algunas personas convertidos en traidores de su raza cazando a otros humanos, a voluntad de los marcianos. Otros, obligados a luchar por la diversión de sus captores en arenas de gladiadores. Ahí es donde destaca KillRaven, entrenado para la batalla desde que era niño, el cual se libera de sus cadenas y lidera una banda del retorcido y macabro escenario que ahora es la Tierra.

Desde el primer número conocemos la historia ordinaria de un niño y su madre que se han aventurado a salir de su búnker subterráneo para buscar comida en una Nueva York en ruinas. Solo para enfrentarse a los marcianos. KillRaven y su banda intervienen, y hay acción a cascoporro. Ahí es donde aprendemos el tremendo poder de los marcianos y el esfuerzo que hay que hacer en cada enfrentamiento contra ellos. Pero se prometen desarrollos más emocionantes cuando en el siguiente número se muestra el regreso de un antagonista de la serie clásica. Y como Davis sabe que ese guiño le gustará sobre todo a los amantes de lo añejo, se recrea en detalles que por muy simples que parezcan, hacen que te enganches a la historia. ¿Ejemplo? KillRaven y sus amigos ven a un anciano por primera vez (la esperanza de vida es notablemente baja, bajo el dominio marciano) y piensan que su piel arrugada es signo de una enfermedad horrible… Minitramas que abren un potencial, y que preparan para toda la historia de fondo que Davis mete después.

Sinceramente, no es sorprendente que el arte sea bueno. Si sabes a lo que vas, si compras jamón cinco jotas, rara vez tu garganta se resienta. Trípodes marcianos de alta calidad, KillRaven y sus camaradas M’Shulla, Carmilla, Old Skull y el resto, representados con aire heroico maravilloso, extraños mutantes en el cuartel general (¡un vagón de tren colgado en globo!), hombres enmascarados que se aprovechan del pueblo, trajes clásicos de los 70s en todo su esplendor (desde las botas acampanadas de KillRaven hasta la cola de caballo de M’Shulla Afro). Friends, agarrad un buen té helado, una bañera de palomitas, y preparaos para una aventura futuro-apocalíptca de las buenas.

Reseña: La Esperanza Pese a Todo, de Émile Bravo

En la variedad, y en la confianza de ceder un enorme y clásico personaje a nuevos autores para nuevas aventuras, reside el éxito del nuevo Spirou. Lanzada en 2006 en la cuna del cómic europeo actual y por Ediciones Dupuis, la colección Una Aventura de Spirou por… (Le Spirou de…) ha permitido a varios autores, publicar sus versiones del botones de hotel más intrépido que el mundo del cómic ha podido conocer. Fue en 2008 cuando Émile Bravo presentó su versión en Diario de un Ingenuo; un volumen que también trajo a nuestro país la recomendable editorial Dibbuks. Un álbum que entre los más entendidos del personaje tuvo un gran gran éxito. Tanto aquí, como al otro lado de los Pirineos. Además, ganó bastantes premios y eso provocó que de un pretendido one-shot, pasara a programarse cuatro álbumes más. El primero de ellos lo publica Dibbuks este mes. La Esperanza Pese a Todo es…, bah, lo digo ya: ¡Me encantó! Y pensar que con el paso de los años me estoy enamorando de los grandes personajes que ha dado el noveno arte… Representante distinguido de la línea clara, Émile Bravo domina perfectamente dicho “modus operandi”, tan propuesto anteriormente por Hergé en Tintín, Tillieux con su Gil Jourdan o Edgard P. Jacobs en su Black & Mortimer.

Confirmado que vais a quedar encantados, los amantes del buen cómic, con la trama, la calidad de los dibujos y los hermosos colores que aporta Fanny Benoit aquí. Que llevan la historia de Bravo a un trabajo gráfico de alto nivel. «Pero los hermosos dibujos no son suficientes para hacer un buen álbum», diría mi tito americano, gran entendido en cómic europeo como sabréis los que seguís Desde New York – Crónicas Literarias asiduamente. «El escenario, el guión (sobrinito mío), también es de gran importancia». Pues no problem, Émile Bravo golpea con fuerza por ese lado también.

La Esperanza Pese a Todo nos sumerge en la Bélgica de 1940. Este pequeño país está a punto de ser invadido por el ejército alemán y nuestro valiente Spirou actúa como botones en el Hotel Moustic, mientras Fantasio dedica cuerpo y alma al ejército belga. Este incongruente dúo vuelve a funcionar perfectamente: por un lado, Spirou es amable, sincero y valiente; fiel en la amistad, siempre está dispuesto a ayudar a los menos privilegiados. Por otro lado, Fantasio es terco y muy lanzado. Pero tiene un buen corazón, a pesar de sus decisiones dudosas. Pero si este famoso y amigable dueto pueden sugerir que el álbum es una alegoría a la amabilidad y la broma, para nada es el caso. Émile Bravo pudo evitar en esta historia las evocaciones a lo terrible del Holocausto, el derecho de expresión o la participación del clero en la barbarie. Sin embargo, nos presenta una historia adulta en tiempos de guerra, donde nuestros dos cómplices van a tener que vivir momentos difíciles, un tremendo invierno helado azotando Bruselas y lo duro de unas restricciones alimentarias que empezaron a machacar aún más al personal. Donde después de ciertos encuentros y desencuentros, y la destrucción del Hotel Moustic, Spirou se unirá a una compañía de exploradores por consejo del padre André; y Fantasio encontrará trabajo como periodista y desertor de las tropas belgas, en el diario Le Soir. Sin sospechar en un principio que la línea editorial está controlada por el opresor alemán.

A pesar de ser una historia con un enorme contexto bélico, la comedia no deja de estar presente en La Esperanza Pese a Todo. En particular, en las tribulaciones de Fantasio y lo que le rodea pero también, la inspiración y los guiños a Tintín. De hecho, el propio Spirou lo llega a nombrar.

Una lectura fluida, gustosa y disfrutable, como sólo el mejor cómic europeo suele aportar. Y con un final ingenioso.

Reseña: No Hay Luz Bajo la Nieve, de Jordi Llobregat

Veintidós años antes: un búnker, unos niños, una apuesta. Algo que arrastra un bulto por el suelo… Ahora. La estación de esquí Vall de Beau en el Pirineo es la infraestructura para la candidatura hispano-francesa para los próximos Juegos Olímpicos de Invierno. Y en una de sus piscinas han encontrado el cadáver de un hombre desnudo con los parpados cosidos. Ahí entra en escena nuestra protagonista principal la subinspectora de homicidios Álex Serra, una mujer especial, capaz de visualizar momentos del escenario del crimen. Adicta a los ansiolíticos, y junto al teniente francés Jean Cassel, serán los encargados de la investigación. Lo que no sabrán todavía es, que este será el primero de unos crímenes que están por venir donde el asesino hace referencia a la Divina Comedia, de Dante; usando los pecados capitales: envidia, ira, lujuria, soberbia, gula y avaricia, en cada una de sus víctimas. No obstante, Álex se crió en esa zona del valle. Nadie mejor que ella conoce ese lugar.

El ambiente austero es una parte esencial de la historia. Las duras condiciones dan forma a los personajes y sus acciones. Mientras un asesino deambula, el paisaje sombrío es un recordatorio de que la naturaleza misma puede esconder secretos. Asesinatos muy bien descritos, escenas impactantes de las victimas torturadas llenan páginas y páginas. Increíblemente bien narrada con una historia que engancha hasta el final, he disfrutado leyéndola. El autor ha trabajado a la perfección, mezclando las muertes con el mundo sobrenatural. Estamos ante un libro de casi seiscientas páginas todas ellas necesarias donde el silencio de la nieve acompaña el pasado y el presente, ambos unidos por el diario de una judía llamada Raquel. Encontrándonos de repente con otra novela de la Segunda Guerra Mundial dentro de la propia novela actual. Una vieja fotografía, una antigua colonia. luces y sombras nos acompañaran durante la lectura. Por que Jordi Llobregat jugara con las insignificantes pistas que nos va dejando.

Las mentiras de unos personajes que tienen demasiado que ocultar nos confundirán. Me maravilló la forma en que supo esconder al asesino, jugando con el lector haciéndole mirar hacia otro lado. Hechos del pasado que de una forma u otra acaban regresando. Escenarios reales de túneles construidos durante la dictadura pensando en una posible invasión alemana. Una parte del Pirineo catalán que despertó recuerdos de antiguos esclavistas… No solo serán necesarios los saltos en el tiempo con el diario encontrado, es que estoy por decir que la otra historia es incluso mejor que la de los asesinatos.

Pocas veces he leído una novela tan completa, desde espíritus que no desean ser olvidados hasta una casa señorial medieval escondida en una colonia industrial que nunca debió de existir. Judíos escapando del nazismo. Chanchullos de las ONG o un dolmen que ni la nieve se atreve a cubrirlo. Seminario antiguo y un enorme lobo que ya no debería de existir. ¿Que todo irá relacionado? Por supuesto, pero no tendremos que tirar de ningún hilo. Deberemos leer despacio y con tranquilidad. Es la única manera de poder ver lo que el autor nos esconde. Porque ni él, ni la impecable inocencia de la nieve, podrán ocultar los sórdidos secretos que se guardan en la montaña. Incluso en un lugar tan tranquilo, el silencio se romperá y los gritos que finalmente resuenan, serán lo suficientemente fuertes como para desencadenar una avalancha de terror.

Me ha encantado. Lo recomiendo mucho.

Reseña: El Club de los Supervivientes, de Lauren Beukes, Halverson, Ryan Kelly y Eva De La Cruz

Somos así de ineptos. Tras el anuncio este verano sobre la desaparición de la línea Vertigo, la firma de DC Comics, que sin duda siempre ha tenido una gran relevancia por ser un sello que nos dejara obrazas como Watchmen, Predicador, Sandman, V for Vendetta, Swamp Thing, Doom Patrol, Hellblazer, etc…; y ahora que el cuerpito lo sabe, quiere leer todo-todito-todo lo que se haya editado en esta línea. Cómics que como sabréis, tocan temáticas un poco fuertes y que no son para todos los públicos. Bien, pues recuerdo que uno de mis contactos USA (de esa gente afortunada que puede ir a las Comic-Con y demás) me recomendó en su día un título de Terror, mi género favorito y tan dificil de encontrar algo de calidad. Hará unos tres años que me habló sobre El Club de los Supervivientes (Survivor’s Club). Una miniserie de nueve números que gustó mucho en la tierra de las burguers y los hot-dogs. Se había anunciado en la Comic-Con de ese año con un anuncio la mar de llamativo. Pero por circunstancias del momento, la dejé pasar. Y mira como es ese destino incauto y rencoroso que con el paso de los años vuelve a mí. Me entero que ECC Ediciones edita toda la serie en un integral en tapa dura la mar de dichoso, y tardo entre cero y nada, en hacerme con él.

Una premisa atractiva como pocas: treinta años después de que una ola de eventos paranormales azotaran al mundo en 1987, seis niños que vivieron ese infierno, se reencuentran en internet. Vuelve a haber indicios de que algo parecido podría estar sucediendo nuevamente. Con esta premisa excelente, que nos transporta a tramas dignas de las mejores pelis de los 80s, en El Club de los Supervivientes se viven hechos inexplicables, terror del bueno y se sufre con un grupo de viejóvenes que discuten sobre el origen de tanto mal. Decenas de preguntas flotan en el ambiente: ¿Cuál es la conexión entre todos ellos? ¿Por qué dicho trauma vuelve a resurgir? ¿Es posible que ellos no sean solo supervivientes, sino que hayan sido elegidos para dicho destino?

Lauren Beukes y Dave Halverson arman correctamente una historia que avanza endiabladamente bien. Por supuesto, recuerda a grandes tramas de terror con niños como IT, Un Verano Tenebroso o la más reciente serie de televisión Strangers Things. Una intriga que no deja que la historia se detenga ni por un segundo. Proporcionando mucha información rápidamente. A veces pasando por alto ciertos aspectos (¿queriendo o sin querer?) y saltando a otro punto sin ser desarrollado. Pero Beukes y Halverson no dejan respirar. Un tipo de terror que recuerda bastante a la mejor década friki de la historia. No obstante, estamos ante un cómic que no es realmente aterrador o desconcertante debido a lo apresurado que pasa todo. Pero deja poso. Un poso espeluznante que hace que tu cerebro cavile en momentos fuera de lectura sobre ciertos hechos ocurridos/leídos. Lo que provocó que quisiera leerla nuevamente para comprobar que ciertamente El Club de los Supervivientes tiene gloriosos detalles que se disfrutan mucho más cuando los descubres por ti mismo/a.

Lo mejor de lo mejor en esta serie son los dibujazos de Ryan Kelly, quien trabajara en un cómic genial, también de Vértigo, llamado Saucer Country (uno de mis favoritos), que publicara aquí en su día ECC Ediciones en dos TPBs. A la que animo por Dios, a ser recopilada en un integral para deleite del personal. Pues con Kelly las imágenes pueden llegar a ser bastante espeluznantes, desconcertantes en ciertas viñetas. Ayudado muy bien por los colores de Eva De La Cruz, que aportan una atmósfera claustrofóbica dignas del mejor Terror.

Reseña: Las Aventuras de Sherlock Holmes, de Berardi y Trevisan

Uno de los puntos fuertes del cómic europeo, son los grandes tándems de autores (guionista-dibujante) que se forman. Especialmente en la BD, ocurre, aunque esto lleva años teniendo sus secuelas tanto en nuestro país, como en el «fumetti» o cómic italiano, uno de los aportes al noveno arte más importantes a nivel europeo. Las Aventuras de Sherlock Holmes que nos trae este mes la siempre recomendable editorial Ponent Mon, comprende en realidad dos álbumes (I Casi di Sherlock Holmes y Elementare, Watson), dos cómics publicados en 1986 y luego reimpresos por la editorial Le Mani, en el lejano año 2000. Una edición que a día de hoy, y para los amantes del personaje, se antoja tremendamente valiosa. Al completo, un total de seis atractivas historias en formato viñeta, además de valiosas adaptaciones de los clásicos relatos de Sherlock Holmes. Donde nos toparemos con la famosa pareja de Baker’s Street, Holmes y su confiado acompañante Dr. John H. Watson; el resultado del trabajo combinado del guionista Giancarlo Berardi (Ken Parker, Nick Raider, Tom’s Bar), y el dibujante, ilustrador y pintor Giorgio Trevisan (Ken Parker, Storia Del West, Julia). Ahí es nada. Dos grandes maestros del cómic italiano adaptando grandes relatos y evocando el espíritu perenne de Sir Arthur Conan Doyle.

Homenajeando su estilo pero con originalidad, gracias al tándem Berardi-Trevisan, las historias del escritor escocés han vuelto a formar parte de mi vida. Escándalo en Bohemia, Un caso de identidad, La liga de los pelirrojos, El misterio del Valle de Boscombe, Las cinco pepitas de naranja y El hombre del labio torcido; todas son transposiciones a cómics casi perfectas y fieles a las historias de Conan Doyle. Os doy algunas pistas para refrescar vuestra memoria: ese escándalo a punto de estallar en Bohemia, un nombre y un apellido muy relacionados con una campana, una gentil damisela prácticamente en el altar y un pequeño esposo intentando escabullirse. Por supuesto, Holmes pisándole los talones… La liga de los pelirrojos no es más que una hermandad compuesta exclusivamente por personas pelirrojas, fundada por un excéntrico y rico caballero estadounidense, sin embargo, detrás de todo, hay un misterio y nuestro Sherlock no dejará escapar ese delicioso bocado. En El misterio del Valle de Boscombe, nos sumergimos en el caso de un parricida, el pobre James McCarthy es acusado del asesinato de su padre Charles. Afortunadamente para él, nuestro detective favorito es mucho mejor que cualquier abogado. Por otro lado, Las cinco pepitas de naranja, son un presagio de muerte segura. Se envían como una advertencia y si no tienen el efecto deseado, no hay escapatoria. Hay lo dejo. Descubridlo. Amo este relato. Una historia donde los asesinos tienen las horas contadas, ¿por culpa de…? Correcto. El hombre del labio torcido, es un pobre mendigo cuya verdadera identidad trata de ocultar por encima de todo. Pero desafortunadamente si Holmes anda cerca, no podrá salirse con la suya. Surgirá una situación muy extraña.

Como anticipé, es gracias al trabajo minucioso de Giancarlo Berardi y Giorgio Trevisan que puedes “conocer” y ver con tus propios ojos a Holmes y Watson en formato cómic. A nivel ilustrativo, un maravilloso nivel. Los libros siempre tendrán su propio encanto. Las historias que se cuentan aquí son fieles a las originales. Sin embargo, las sabias palabras de Berardi nos dan readaptaciones perfectas y leales. El guionista genovés se asegura de no crear ningún distanciamiento en comparación a sus ilustres predecesores y las historias fluyen, sin dejar de lado esa atmósfera mágica que caracterizan a las historias de Sherlock Homes. El trabajo de Berardi y Trevisan resultan ser geniales en bastantes ámbitos, sobre todo, en su compromiso y versatilidad.

He visto cobrar vida a esta eterna pareja.

Reseña: JLA. La Era de las Maravillas, de Adisakdi Tantimedh, P. Craig Russell y Galen Showman

Al igual que todos los Elseworlds, JLA: La Era de las Maravillas vuelve a reimaginar a superhéroes familiares sacándolos de su lugar y tiempo tradicionales para crear una nueva historia. Otro Elseworlds interesante, recientemente publicado por ECC Ediciones. Ya sabéis, aventuritas cortas que uno lee en nada y dejan con ganas de más. Cerradas además y que en ocasiones, como en JLA: La Era de las Maravillas, uno desearía que se expandieran de algún modo. ¿Qué ocurre? Que hablamos de un Elseworlds (el denominado aquí Otros Mundos), ese sello alternativo creado por DC Cómics y que trae a nuestro país ECC Ediciones cada poco, entre sus variadas publicaciones. Lugar donde descubrir historias la mar de interesantes y donde tienen cabida además, tramas que pudieron ser y no fueron, en épocas que pudieron ser y no fueron, con personajes que…, a muchos nos gustaría que hubieran evolucionado (o involucionado) de dicha forma. Aunque en definitiva, y para algunos, que nos cuenten algo nuevo de personajes que normalmente siempre viven las mismas aventuras, pues mola.

JLA: La Era de las Maravillas fue una miniserie de dos números que ahora se recoge en un TPB. Centrada en la figura de un Superman del siglo XIX (sus antecedentes son los mismos: niño kryptoniano, accidente en zonas rurales de USA, criado por los Kent…), parece ser que es sólo la época lo que ha cambiado. Debido a su humilde educación, Superman mantiene su positividad en dicha Edad de Oro y su creencia de que el futuro siempre puede ser esperanzador. Thomas Edison, Nikola Tesla y Lex Luthor son los ingeniosos hombres del momento. La Revolución Industrial fluye a todo vapor. La ingeniería, inversa a la tecnología kryptoniana, lleva a Ted Knight a convertirse en Starman, un accidente de experimentación a que Barry Allen se transforme en The Human Flash y en 1896, Hal Jordan asume el cargo de ser el Primer Green Lantern en la Tierra. Con una Exposición Universal de fondo, Kal-El colabora con los grandes genios hasta que tanto esplendor lleva al horror de un guerra en ciernes.

En una especie de steampunk victoriano nos movemos. Mola como la aparición de Superman, depara que otros superhéroes emerjan casi de la nada. Interesante también cuando la creación moral de un nuevo grupo de súper-dotados es planteada por los personajes cuando se topan con Green Arrow. Como curioso es ver el origen de algunos personajes como Batman y Wonder Woman. Y por supuesto, encontrarse a Luthor (el hombre más inteligente del planeta, no lo olvidéis) haciendo de las suyas. Conflicto de intereses: Superman, un optimista que quiere usar sus dones y las maravillas de la tecnología moderna para el bien de la humanidad, Luthor ansiado de poder y dinero… Y preguntas en la frente: ¿Cuál es el propósito de la tecnología? ¿Obtener ganancias o hacer avanzar a la humanidad? ¿Es la tecnología una influencia fácilmente corrompible? A medida que la Tierra se tambalea y Luthor juega juegos maquiavélicos con sus semejantes, los superhéroes se ven obligados a tomar decisiones difíciles sobre el poder, el derecho, la tecnología y la sociedad. Los años pasan y en 1911, ya tenemos un mundo al borde de una guerra global. Wonder Woman, Plastic Man, The Atom y Batman entrarán en la historia…

Lo maravilloso de los Elseworlds no es solo que puedan colocar a tus aventureros disfrazados favoritos en nuevas situaciones, sino que nos pueden presentar un mundo que es totalmente diferente al que conoces. Autores libres de presentar historias que no tienen por qué seguir ningún canon. JLA: La Era de las Maravillas fue una miniserie publicada en el 2003, un Otros Mundos escrito por Adisakdi Tantimedh, con ilustraciones de P. Craig Russell y Galen Showman, que nadie debería perderse.

Reseña: Los Zapatos Rojos, de Gérard Cousseau y Damien Cuvillier

Damien Cuvillier es un diseñador muy variado en sus obras. Le recuerdo una que disfruté mucho llamada La Guerre Secrète de L’Espace, donde se contaba un curioso caso de un miembro del partido comunista ruso durante la Guerra Fría, que tenía la difícil misión de supervisar el primer misil intercontinental dispuesto ha “ser utilizado”, ruso bajo la atenta mirada de la KGB. Me gustó. En esta ocasión, Cuvillier forma tandem con el guionista Gérard Cousseau para tratar un tema muy diferente: Los Zapatos Rojos. Una bonita sorpresa también, aunque lo de bonita no es precisamente por el entorno de la narración, la ambientación, sino por la historia intrínseca de amistad que se elabora a lo largo de los dos álbumes que ahora forman un integral gracias a la edición que propone este mes la siempre recomendable editorial de cómic europeo Ponent Mon.

En Los Zapatos Rojos nos trasladamos a la primavera de 1944, donde los rumores de un desembarco aliado son cada vez más sonidos en la rumorología popular. ¿Está cerca el final de la guerra? En Saint-Nicolas-de-Pelem, el ocupante no lo cree así. De hecho, se da vía libre para que un destacamento alemán inquiete a dicha aldea con la misión de «limpiar» la región de tanta resistencia. Por su parte, Jules tiene otras preocupaciones en mente: quiere ganar algo de dinero, debe atrapar algunas truchas o, en su defecto, una o dos ardillas para poder comer…

Gérard Cousseau se basó en un entorno histórico real para construir este escenario (Saint-Nicolas-de-Pélem representó un duro papel en la Segunda Guerra Mundial). No obstante, el guión se centra en el joven Jules y su nuevo amigo, Georges, un erudito e ilustrado señor ruso que su familia envió a la Bretaña para su seguridad. Tenemos entonces una historia con los elementos habituales de una novela atractiva y costumbrista en formato cómic: la inocencia de la infancia, el descubrimiento y la inmensidad de un mundo y finalmente, el horror del que los hombres son capaces. Un arco que aunque no es una historia súper emocionante ya que la hemos visto, leído y vislumbrado en otros tantos títulos; sí que consigue enganchar, sobre todo, para ver en qué deparará todo con estos atractivos personajes. El colaborador ignorable, el siniestro oficial de las SS, el valiente soldado teutónico…, y los diversos atentados a la integridad física del ser humano inocente. Además, la relación entre los dos protagonistas provoca unas chispas que rememoran esa amistad fuerte de la que una vez uno gozó y que en un porcentaje muy alto se pierde con el paso del tiempo.

La amistad. La narrativa en Los Zapatos Rojos se construye de manera efectiva e incorpora cantidad de detalles históricos sorprendentes: yo no sabía que los cosacos se alistaron por la fuerza, por ejemplo. ¿Resultado? Una lectura agradable que genera entusiasmo por saber, con el paso de las páginas. Y con un seguido por mí, Damien Cuvillier, delicado, ambicioso y maravilloso en el trato de las acuarelas que nos trasladan a esa época que por una lado nunca se debió vivir pero que como ocurre en esta obra, también se vivieron otros grandes momentos bajo tanto entorno de terror.

Muy recomendable.

 

Reseña: El Oso y el Ruiseñor, de Katherine Arden

Narrado en pasado y en tercera persona vais a conocer un extraordinario libro del que, aunque se lee de forma independiente, se han publicado dos secuelas más. Preparaos una taza de café o té, sentaros en vuestro sitio de lectura preferido y dejaros arrastrar hasta el frío invierno de los bosques rusos. Un cuento que es mucho más que un cuento…

Mientras toda la familia se sienta alrededor del fuego del hogar, Dunia está a punto de contarles el cuento del rey del invierno, el demonio del hielo cuyo nombre es Morozko. En un pueblo del norte de Rusia donde el invierno dura hasta ocho meses, la gente lucha día a día por sobrevivir. Entre ese frío estepario, en esa casa, meses más tarde nacerá Vasilisa. Su madre morirá al poco de verla nacer, tal como lo predijo. Ella no lo sabe todavía, pero la madre fallecida llamada Marina, fue la hija del gran Príncipe de Moscú y una misteriosa mendiga. Le ha trasferido a su hija Vasilisa una herencia mística.

Estáis ante una novela de entrañables lazos familiares con trozos que recuerdan el cuento de La Cenicienta y la terrible madrastra que llegará con el nuevo matrimonio de su padre. Leyendas que se narraban junto al fuego por personas especiales. Historias de Iván y el Lobo Gris, el Pájaro de Fuego o Morozko, un demonio de invierno que a veces es benevolente y a veces cruel. No debían de quedar en el olvido, la verdad se encontraba fuera entre capas de nieve y vientos helados. Lo que para unos son espíritus o duendes del bosque o del hogar para otros son demonios. Un hombre hecho de ramas de árboles, la ninfa del lago y deidades paganas que recibían sus ofrendas, porque mientras las aceptaban sabían que todavía creían en ellos. No hay mayor peligro para un espíritu que caer en el olvido. Llegará la lujuria en boca de un sacerdote con un gran magnetismo personal que predica sermones contra espíritus de la naturaleza. Aquí tenemos lo que tanto se teme, ese religioso que utiliza la religión para asustar a la gente, para traerlos a su rebaño.

Espíritus debilitados ya no pueden protegerlos del mal que acecha, de verdaderos monstruos que hasta ahora solo sabían de ellos en los cuentos. Mientras tanto, un ser malvado de hielo desea alcanzar a Vasilia. Ella todavía no comprendió que debe recordar las viejas historias que le contaron de niña, aunque sabrá de una profecía:

Antes que llegue el fin, recogerás campanillas de invierno durante el solsticio,

morirás por voluntad propia y llorarás por un ruiseñor.

¿Será así su final? Ella es fuerte, rebelde, se niega a morir. Bosques dentro de otros bosques, un collar misterioso con una brillante joya azul plateada. Pasad páginas para leer una hermosa historia sobre una niña, un ruiseñor y un oso, cuyo destino los unió para conmoveros.

Un maravilloso libro ambientado en la Rusia medieval con un toque feminista muy interesante que muchas mujeres van a valorar. Repleta de detalles inesperados que emocionan de verdad. Mitología y folklore irán de la mano con unos personajes llenos de matices, entrañables, duros, malvados, creyentes; pero con un gran terror a lo desconocido. Morozko y su malvado hermano, el Oso, son los que moverán este cuento de hadas lleno de magia antigua y brujería juntando cuentos de hadas rusos con espíritus del bosque.

Narrado en una prosa lírica que le da un ambiente especial, tenemos una mezcla histórica con mucha tradición cultural donde se enlazarán creencias y supersticiones. Investiga los diferentes estratos de la sociedad. No faltará de nada: amor, tragedias, mitos en un contexto inolvidable. Katherine Arden quiere que entendamos la necesidad de no romper nuestros vínculos con la madre tierra. Que la recordemos y le demos su respeto. No es porque ella nos necesita, sino porque nosotros la necesitamos a ella. En esta historia vemos las consecuencias del matricidio. Hemos crecido tanto que ya no la necesitamos. Pero ella continúa nutriéndonos. La autora nos recuerda esto. Debemos seguir conectados con la Madre Tierra o las consecuencias nos superarán. No es su pérdida, sino la nuestra.

Reseña: Verano Indio, de Hugo Pratt y Milo Manara

Se para el mundo para los lectores de cómics, justo en esos momentos en que dos grandes maestros del noveno arte deciden juntarse para colaborar en una obra. Hugo Pratt y Milo Manara…, buah, ¿he dicho algo? Magnífico narrador y magnífico ilustrador juntos en Verano Indio, esa misma obra que Norma Editorial acaba de rescatar en una nueva y portentosa edición.

Verano Indio fue el primer trabajo conjunto del maestro Manara con el creador de Corto Maltés. Fue en 1983 cuando la editorial italiana Milano Libri estrenó una revista llamada Corto Maltese que incluía en el sumario el primer capítulo de Verano Indio; que se convertiría en una de las dos únicas colaboraciones que se daría entre estos dioses del noveno arte. Y qué decir… Pues que me duró nada. Lo devoré y tras leerlo, supe que volvería a leerlo una y otra vez. Aquella misma noche cayó otra vez, por ejemplo. Virtudes varias. Variados los elementos a destacar en este álbum. Pero lo principal es que uno goza admirando unos dibujos excepcionales y una trama que te mantiene activo durante casi ciento cincuenta páginas. Si no lo sabíais ya, Manara es sobre todo un dibujante de personajes, es maestro en la interpretación de actitudes y expresiones humanas y en Verano Indio (creado inmediatamente después de su famoso El Clic), vuelve a tocar techo con su don. Además, en esta obra agrega un cuidado particular a los detalles, decoraciones, plantas, ropa o esos extras que le dan una riqueza gráfica diferente a un álbum de época. Hace una cosa maravillosa: toma la decisión de colocar al lector en postura de “voyeur” para su posterior disfrute.

Verano Indio narra una historia de pasiones y enfrentamiento racial ambientado en esa conflictiva América del siglo XVII, años de colonialismo. Como no podía ser otra, encontramos un relato cargado de libertinaje, poderoso erotismo pero también lleno de acción en lo que fue un verano teñido de sangre, venganza y muerte. Con personajes conseguidos y dominantes que se muestran a través del dibujo y sus llamativos diálogos. Véase el reverendo Black, tan oscuro como su nombre, Abner, sombrío y violento, Jeremy, el imbécil perfecto, Eliah, lúcido y valiente, Phillis el sulfuroso y su madre Abigail, víctima de la apasionada locura de los hombres. Indios y colonos que lucharán hasta la muerte. Choque de culturas, coraje, amistad y pasión, con esos momentos que todo ser humano necesita vivir.

Pratt, que parecía conocer a Manara de memoria, inventó un guión hecho a medida para que el maestro italiano desarrollara su poder ilustrativo centrado en fuertes interacciones entre personajes. Ofreciendo variadas escenas sensuales, eróticas, que suben el libido de forma transgresiva y que además, esa transgresión, es positiva con el tema de la emancipación de la mujer y negativa con la bajeza del padre y el hijo del reverendo Black, bastante omnipresente en la historia. Pratt cuestionando con deleite la religiosidad de algunos, las costumbres de otros, la interacción de todos, reflexiones en casi cada una de páginas…

Verano Indio es esta maravillosa colaboración entre dos leyendas del cómic italiano. Premio al Mejor Álbum Extranjero en el Festival Internacional de Angoulême 1987. Una obra cautivadora, que ofrece momentos de lectura inolvidable.