Tag Archive for Planeta Cómic

Reseña: SwordQuest (Integral), de Roy Thomas, Gerry Conway, Dick Giordano y George Pérez

Llegado este momento en el que se publica tanto, las buenas noticias para el aficionado al cómic siguen llegando pues, a falta de poder tirar de grandes novedades del otro lado del charco, se rescatan otras joyitas de esas que tantas veces he dicho que jamás pensaba ver (a estas alturas) publicadas en nuestro país. Y mucho menos recogidas en un tomito como novedad. Como por ejemplo aquella rarunada como fue SwordQuest en formato cómic que vio la luz en 1982 gracias al éxito de un videojuego para la consola del momento como era la Atari. Lo bueno era que en aquellos tiempos se comprometían con dichas licencias grandes autores del noveno arte, hoy consagrados, y daban vida…, en fin, que sólo podían salir cosas buenas.

La serie Swordquest fue un ambicioso videojuego/cómic/concurso de cómics de Atari y DC. Originalmente programado para ser cuatro aventuras para la Atari 2600 con sus cómics correspondientes, al final solo se produjeron tres, cada uno basado en uno de los elementos clásicos: tierra, fuego, agua y aire, respectivamente. Cada uno de los cuatro videojuegos contaba con algunos de los elementos y así, el jugador vagaba por cada pantalla ganando o perdiendo en minijuegos y/o recogiendo y/o dejando varios objetos. Si el jugador dejaba los elementos correctos en la habitación correcta, aparecía una pista. Un número de página y una viñeta. El jugador entonces tenía que tener el cómic y dirigirse a lo indicado para descifrar qué significaba esa cuestión. A veces, daba una pista sobre qué otro objeto poner en esa pantalla, pero a veces una viñeta tenía una palabra oculta, y si los jugadores encontraban las cuatro o cinco palabras ocultas mientras se ejecutaba el concurso, podían enviar a Atari la solución para optar a un premio de miles de dólares… Es decir, una propuesta entre los dos hobbys más frikis del momento con una interacción tremenda entre autores y lectores. Una genialidad. Bien, pues Planeta Cómic acaba de publicar en un mini tomito los cómics que acompañaban a dichos juegos (SwordQuest: EarthWorld SwordQuest: FireWorld y SwordQuest: WaterWorld), aunque se añade La Venganza de los Yars, una aventurita donde se cuenta la verdadera historia de los Yars y el sistema solar Razak, así como su plan para vengarse de los Qotile por un injustificado y mortífero ataque.

Una oportunidad tremenda para hacerse con estas historias creadas, nada más y nada menos que por Roy Thomas, Gerry Conway, Dick Giordano y George Pérez, con un extra de galería de portadas que no llegaron a utilizarse. Saberlo todo de un par de gemelos huérfanos llamados Torr y Tarra, destinados a derrotar al malvado rey Tyrannus y reclamar su trono. Aunque primero tendrán que cruzar cada uno de los cuatro mundos elementales y derrotar a terribles monstruos y coleccionar artefactos para vengar el asesinato de sus padres y acabar también con un siniestro aliado, el mago Konjuro.

Por primera vez en la historia, los mini-cómics de Swordquest creados por las leyendas de la industria del cómic ahora disponibles para todos. Ahora sí que sí, dudo mucho que esto se vuelva a reeditar otra vez, por lo que estáis calentando el sitio.

Y no lo digo por la calor.

Reseña: Pestilence, de Frank Tieri, Marshall Dillon, Oleg Okunev y Rob Schwager

Siempre es una buena noticia que las editoriales españolas de cómics se hagan con los derechos de nuevos sellos. Eso representa nuevas ideas, originalidad y frescura para el mundo del cómic traído a nuestras tierras. Fue en el pasado marzo cuando Planeta Cómic desembarcó con nuevos títulos en su catálogo procedentes de la aclamada al otro lado del charco, Aftershock. Ejemplares en formato tomo, tapa dura, de unas cien páginas aproximadamente, que recogen títulos de grandes autores. La nueva sensación del cómic independiente norteamericano, que ocupa un espacio necesario y desalojado en los últimos años por sellos como Vertigo (que acaba de cerrar) o editoriales que de vez en cuando destacan con algo como Dark Horse, IDW, Boom o Image.

Sin duda, una de las miniseries que más me atraían y esperaba su aparición aquí es Pestilence. Decidle a un amante de la Historia, a un amante del género de Terror (especialmente del subgénero zombie, al que dediqué mi última novela) si una trama que entremezcla Edad Media con muertos vivientes no resulta altamente atractiva. Por que Pestilence es eso, en definitiva: elucubrar sobre la posibilidad de que aquella Muerte Negra que asoló el continente europeo en el siglo XIV no fuera solamente una enfermedad que dejara más de veinte millones de cadáveres a su paso, sino una infestación zombie.

Corre el año 1347 y una dura plaga está devastando el Viejo Continente. Dicen que pulgas y ratas y una tremenda suciedad son las culpables de la propagación. Nos situamos entorno a unos duros soldados de la Fiat Lux (asesinos mercenarios de la Iglesia), que regresan de una misión. Al volver se topan con un mensajero que les indica una nueva asignación…, aunque parece infectado…, y aparenta ser uno de los “devastadores” (un zombie). Los soldados sí saben que esta plaga de no muertos se está propagando rápidamente y la nueva misión está clara: rescatar al Papa y llevarlo a París. Que se cree un lugar seguro. Un duro camino se planta por delante entonces, a través de hordas de muertos vivientes, en el que sin duda aprenderán qué hacer mientras conocen la verdad sobre lo sucedido. Encontrar una manera de detener esta prueba impía que les ha impuesto Dios.

Frank Tieri (Marvel vs. Capcom, Lobezno, Deadpool) nos trae un guión semi-histórico que podría salir perfectamente de un episodio clásico de Twilight Zone. La profundidad y la conspiración que aporta este titulo son súper entretenidas. Y aunque sorprenda, es lo suficientemente creíble como para ser un relato a escuchar una madrugada en la radio. Ahora, dejando de lado las teorías conspiranóicas, y si te gusta el Terror sobre todo y las ideas originales, Pestilence es un cómic que querrás leer.

Este volumen incluye los seis números de la serie, uno de los éxitos de AfterShock. Con un muy equipo creativo, donde el trabajo de Marshall Dillon destaca sobremanera; lo siento, es que me hubiera sentido negligente si no hubiera mencionado el trabajo exquisito con el que parece haber sido trabajado este cómic. El artista Oleg Okunev y el colorista Rob Schwager completan un equipo que hizo un trabajo que me ha encandilado a la hora de dar vida a esta época antigua y para con el carácter de la historia. Repito: Pestilence funciona a la perfección como pieza de ficción histórica. Edad Media, zombies, belicismo y una Iglesia empeñada en conservar su poder a toda costa. ¿Clima político actual? A un virus estamos de ello.

Reseña: Star Wars. Tiras del Cómic, de Russ Manning, Alfredo Alcalá y VVAA

En mi vida lectora y gracias a los casi nueve años que llevo ya en Desde New York – Crónicas Literarias como Coordinador, he podido leer y disfrutar de Russ Manning en varias ocasiones. Pero lo que jamás de los jamáses llegué a pensar, es que algún día podría llegar a leer son las tiras de prensa clásica que uno de los dioses del noveno arte hizo para Star Wars junto a otro grande como es/fue el tristemente apenas conocido aquí, el maestro Alfredo Alcalá.

Russell Manning (1929-1981) fue un artista estadounidense de cómics creador de las series Magnus, Robot Fighter, pero igualmente ilustrador y guionista de las tiras de prensa de Tarzán y Star Wars. Fue incluido en el Salón de la Fama del Cómic en 2006. Pero su primer trabajo importante fue el libro de historietas de Tarzán (obras algunas reseñadas en Crónicas Literarias) series que Manning llevó desde 1965 a 1969. Obras en la que durante dicho tiempo, llegó a adaptar diez de las once primeras novelas escritas por Edgar Rice Burroughs. Un auténtica maravilla a conseguir.

Tesoros ilustrados. Auténtica joyas del mundo del cómic como Star Wars Tiras del Cómic de Russ Manning, esta nueva publicación que acaba de editar Planeta Cómic y que yo al menos, no esperaba. Primero de los tres tomos que recopilan las tiras de prensa de Star Wars desde 1979 hasta 1984. Con las que he disfrutado un montón de tramas semanales épicas y completamente nuevas, algunas consideradas grandes guiones de Ciencia Ficción de la época. Un primer tomo que cuenta con nada más y nada menos que seiscientas tiras, desde su estreno el 11 de marzo de 1979 hasta el 5 de octubre de 1980. Para nuestro bien, editoriales españolas como Planeta Cómic siguen creando tendencia casi mes a mes con sus novedades. Trayéndonos magnificas publicaciones que al otro lado del charco produjo la siempre recomendable editorial IDW. Con ideas maravillosas en su haber como producir colecciones de cómics que uno siente el lujo de poseer. Algunas como Star Wars Tiras del Cómic de Russ Manning, que no son otra cosa que un rico tapiz de historias de Star Wars, alegría de tener esto en cualquier colección que se precie.

En Star Wars Tiras del Cómic de Russ Manning se incluyen hasta los encabezados de títulos de los domingos y las viñetas extras en su color original, meticulosamente restaurado. Convirtiendo este primer tomo (de tres) en una auténtica maravilla. Estamos ante una colección más que especial, claramente un trabajo hecho con mucho amor por parte de editores. Presentar un formato perfecto de lectura de tiras publicadas hace casi cuarenta años, en una edición en tapa dura y restaurada; es sin duda una buena noticia. Como os decía, la mayoría del arte viene de la mano de Alfredo Alcalá, tremendo en todas sus facetas. Una obra visualmente maravillosa pese a estar hablando de tiras de prensa: paisajes, diseños, “movimiento” constante, obra que fue publicada originalmente por Los Angeles Times Syndicate, en los años en los que Star Wars comenzaba su apogeo.

Es sorprendente ver como estos primeros trabajos fueron creados cuatro décadas atrás. Los primeros cómics del Universo Expandido original de Star Wars que se labraron en una pizarra en blanco como punto de partida. La invención y creatividad de los planetas, personajes, naves espaciales y escenas de acción; una delicia sorprendentemente rica. Historias cortas algunas, otras que se van enlazando entre sí, una colección que comienza con dos introducciones apasionadas y detalladas de Rich Handley y Henry G. Franke III que explican la historia de los cómics dentro de los diarios, así como carrera y legado de Russ Manning. Incluido un considerable material que por lo visto la edición promocional no tenía.

Star Wars Tiras del Cómic de Russ Manning propone horas de diversión para el verdadero fan de la mejor serie intergaláctica de todos los tiempos. La número uno a nivel general. Horas de lectura en las que acabarás absorto en historias, arte y visionado de primeros materiales de Star Wars, una colección en tapa dura excelente que tengo la sensación que volveré a releer este veranito bajo el calor acechante que aún está por llegar. Pura alegría tener/poseer/revivir estas tiras. El señor Manning mostrando su don.

Reseña: Star Wars. Una Nueva Esperanza, de Ryder Windham

Recurrir a las fuentes. He contado en varias ocasiones que aunque cuesta respecto a libros que tuvieron película y por fuerza mayor (o sin mayor) antes viste el film y después te maravillas con el libro… Cuesta. Pero ya os digo que si es una historia donde la película es una obra de arte, absorves su novela como vaso de agua fría en agosto tras una ola de calor. Sin embargo, en el caso de Star Wars: Una Nueva Esperanza, la novela de Ryder Windham, de todos es sabido que dicha película parte de un guión, así que estamos hablando de una novelización. Así que no es el caso exactamente igual a lo que os comentaba. Mas, las sensaciones que quedan tras devorar un libro así, son las mismas. Una lectura maravillosa con personajes amados desde que uno tiene uso de razón. Libro que por longitud, precio y edición -donde queda de maravilla con todo el Universo Expandido publicado por Timun Mas-, decidme: ¿Quién puede no hacerse con Star Wars: Una Nueva Esperanza, genial novedad del mes?

La primera e histórica. El pelotazo de film que inicio Star Wars para con el mundo. Una novelita que en USA brotó para celebrar el cuarenta aniversario de la llegada de una de las mejores space-operas llevadas al séptimo arte. Si no la mejor. Por cuándo y cómo llegó, sobre todo. Y bueno, ya sabéis… «Hace mucho tiempo en una galaxia muy, muy lejana…», un joven Jedi se levanta. Crece una rebelión. Se desata un arma mortal. Un maestro se enfrenta a su antiguo aprendiz. Como no unirse una vez más al trío blanco esperanzador de Luke Skywalker, Han Solo y la Princesa Leia, junto a decenas de personajes (amigos y enemigos) que conforman este apasionante primer libro de la saga épica espacial más famosa de todos los tiempos.

Escondido al nacer, se creía huérfano. Vigilado por un ermitaño misterioso, descubre increíbles habilidades. Y al encontrar esperanza donde otros solo encontraron el Mal, él devolverá el equilibrio a la galaxia. Esta es la historia legendaria de Luke Skywalker, desde su infancia en Tatooine hasta su feroz batalla con su enemigo más duro: ¿él mismo? Ryder Windham no es nuevo en esto. Hablamos de un autor estadounidense de ciencia ficción que ha escrito más de sesenta títulos sobre Star Wars; incluyendo novelas, cómics y libros de referencia. También ha escrito novelizaciones de películas de Indiana Jones. Un prolífico que desde 1993, ha estado trabajando sobre todo en proyectos de Star Wars solo o con otros autores. Con un volumen libro de referencia llamado Star Wars: The Ultimate Visual Guide que pasó nada más y nada menos que tres semanas en la lista de los más vendidos del New York Times allá por 2005. Un autor que rebosa experiencia y lo notaréis bastante al leer sus novelas; poder de enganche, ligereza de párrafos para evitar informaciones engorrosas, descripciones breves pero intensas… Windham logra un buen equilibrio. Brevedad, intensidad y atractivo. Las escenas que relatan los primeros años de Luke están completamente desarrolladas y son relevantes para la narración. Se visualizan en tu mente con suma facilidad. En realidad, ¿se basan principalmente en las primeras historias del Universo Expandido? Ahora mismo no sé aclararlo, pero da enorme sensación a que sí.

En resumen, tenemos aquí una fantástica edición, un excelente recuerdo en negro sobre blanco, la novelización de un guión que hizo historia cuando casi nadie daba un duro por ello allá por el bendito año de 1977. Escrita por un experto, uno de los autores más vendidos dentro del fantástico americano. Y a un precio más que asequible.

Indispensable.

Reseña: American Monster, de Brian Azzarello y Juan Doe

Planeta Cómic dio una gran noticia para el aficionado al cómic comunicando que a partir de marzo de 2019 comenzarían a publicar los cómics de Aftershock en España. Los títulos de Aftershock, independientes entre sí pero con una línea editorial común, van desde miniseries hasta series regulares que cubren todo tipo de géneros: serie negra, sobrenatural, espías, fantasía heroica, ciencia ficción…; cada una de estas colecciones suele aportar un tono único de inicio. Y por lo que he podido leer hasta ahora, un inicio fantástico. El plan editorial de Planeta Cómic comunicó también que cada mes se lanzarían uno o dos tomos de las distintas series, por lo que la continuidad mensual de Aftershock en nuestras librerías está garantizada. Series atrevidas, revolucionarias e interesantes del panorama actual norteamericano y con autores de renombre. Desde entonces, series como Animosity o Jimmy’s Bastard han visto la luz. En abril le siguió Insexts y ahora nos llega esta chulada de Brian Azzarello y Juan Doe, la exitosa en USA, American Monster.

Un buen tomito en tapa dura que recopila los primeros cinco números de la serie. La cuarta serie publicada de Aftershock en nuestro país viene de la mano del gran Brian Azzarello, del que eternamente recomendaré su serie 100 Balas. Como buen cómic de Azzarello, las primeras páginas de American Monster son impactantes: el asalto a una casa donde una mujer recibe un tremendo golpe en la cara, dejándola lista de papeles. Momentos fuertes que te desafían a seguir enganchado para perseguir el porqué de todo. Y entonces descubres que la trama se abre en tres frentes: traficantes de armas llevando a cabo su propia justicia, una chica llamada Snow aprovechándose de un mirón para ganar dinero, y finalmente, el personaje central, un tipo lleno de cicatrices regresando a la ciudad. Pero a ver, os cuento un poco del guión en general, que a veces me embalo cuando algo me gusta mucho: En una pequeña ciudad del medio oeste, un tipo enorme de cara horriblemente rajada se baja de un autobús y toma una habitación. Asusta a los lugareños, nadie lo conoce, ¿o sí? Es imposible decirlo porque aparentemente no tiene rostro. Las intenciones del hombre siguen siendo desconocidas, hasta que se enfrenta a un sheriff corrupto y al grupo de traficantes del pueblo. Tras esto, la opinión de los lugareños cambia. Ahora se le ve como un héroe. Hasta que sus verdaderas intenciones salen a la superficie… Pues este hombre no parece estar aquí para acabar con la mafia. Más bien para estar haciéndose cargo de ella. Bien, esto solo acaba de empezar: un veterano estadounidense quemado, desfigurado y cabreado tras pasar por el infierno. Theo Montclaire tiene muchos agujeros que tapar. Y afortunadamente, sabe diferenciar a sus víctimas. Las que merecen desatar más su furia y las que menos. Eso sí, aquí no se libra ni el tato.

Brian Azzarello hace en American Monster lo que mejor sabe hacer. Saca a relucir su don: violencia, desprecios, estupidez de jóvenes, decisiones clave y vidas que se alteran por mínimas decisiones tomadas. Que el lector se sienta cómodo tras presenciar personajes de cómics que tienen mucho parecido con gente real. Ignorantes y otros que no lo son tanto. Gente que acepta el sacrificio de vivir. Cada escenario parece programado para provocar una respuesta emocional y hacerte pensar. Con unos dibujos maravillosos de Juan Doe, que le vienen que ni pintado. Un dibujo que se intuye a mano alzada, con un estilo de gráficos vectoriales que simplemente molan. Limpio y nítido, combinado con una paleta de colores oscuros y tenues que te absorben en bastantes primeros planos.

American Monster es una lectura sombría, el género negro bien tratado en cómic que contiene también las buenas bases del género de acción de las pelis de los 70s a lo Walter Hill. Además, deja el poso de saber que Brian Azzarello solo está calentando motores para un golpe de los gordos en un breve futuro.

Reseña: Vlad Drácula, de Roy Thomas y Esteban Maroto

Otra de las joyitas que ha publicado Planeta Cómic en el presente mes es Vlad Drácula, de los maestros Roy Thomas y Esteban Maroto. Como ya os comentaba en la reseña de Creepshow, otra de las chuladas editadas con especial atención al amante del cómic y género de Terror, en general. Lo más increíble de todo es como a día de hoy, una nueva historia sobre Drácula, una historia que muchos nos sabemos de peh a pah, manida en ocasiones y cuyas diferentes versiones suelen ser chusta, resulta que aún se pueden seguir encontrando detallitos interesantes en algunas obras diferentes, y eso que os hablo de un cómic de los años 90.

Tres grapas que Planeta Cómic ahora publica de forma íntegra, en tapa dura, en un volumen al que sólo se le podría achacar un defecto: el color. Por que esto se publicó originalmente en color. No obstante, el editor de Planeta (ese al que le agradecemos los rescates de títulos así) añade una Nota al principio donde aclara que dicha edición se ha llevado a cabo desde una restauración directa de los originales del maestro Esteban Maroto. Por lo que se concurre en dos temas: los originales obviamente están en blanco y negro, hecho que repercute en una mayor calidad de los grabados. Y que según comenta hay tres páginas perdidas de esos originales por lo que se ha recurrido al escaneo para poder presentar la obra al completo. Y no pasa nada. Se dice, se aclara y se disfruta igual. Siendo sinceros, hasta Transilvania llegamos…

A lo que vamos: Vlad Drácula es una vez más una inclinación del maestro Roy Thomas por combinar historia, ficción y una obra imperecedera. Y lo hace otra vez, bien. Metiendo detalles chulos como os decía como por ejemplo que Vlad era el segundo hijo de tres hermanos, para después enfatizar en el conflicto cristiano/musulmán que desgarró Europa en el siglo XV creando un portentoso drama sazonado de grandes y épicos conflictos a los que Maroto pone imagen. Lienzos más bien. Vlad Drácula es una obra directa, sencilla, que aporta muy buenos datos e ilustraciones a la archiconocida historia del chupasangres más famoso de todos los tiempos. En un primer lugar, se nos cuenta la infancia y un temprano reinado de Vlad el Empalador, después se nos lleva a la guerra que dicho monarca tuvo que acometer contra invasores turcos, la construcción del castillo Drácula y el descenso de Vlad hacia los dominios de la máxima crueldad. Para dedicarnos un cierre con los últimos días del Empalador y el oscuro relato de su origen vampírico.

Vlad Drácula (Vlad the Impaler) vio la luz por primera vez en 1992, poco después de que la editorial Topps lanzara una miniserie adaptando la película Drácula, de Bram Stoker. Todo un bombazo que gustó mucho en especial a seguidores de Mike Mignola (una obra que por cierto Norma Editorial acaba de anunciar su reedición), pero Vlad Drácula fue reimpreso en 1995 como The Drácula Chronicles cuando Marvel tuvo un atracón de vampiros con su línea Midnight Sons, incluyendo NightStalkers, Morbius, una nueva miniserie de Blade así como reimpresiones de todos los cruces de Drácula con los X-Men , Silver Surfer, Spider-Man y Dr Strange, entre otros.

Ahora es Planeta Cómic quien publica esta versión del legendario vampiro. Historia a la que deberíais echar un vistazo, pues leer a Roy Thomas y vislumbrar lo que Esteban Maroto es capaz de hacer con el carboncillo no es ninguna nimiedad. Como os comentaba, con detalles muy interesantes que gustan. Os pondré un poco de sangre-miel en los labios: Se explican por qué el «histórico» Drácula, que todavía está en su tumba, es tan diferente a las muchas encarnaciones posteriores que hemos visto en la cultura pop vampírica… ¡A tope!

Reseña: Creepshow, de Stephen King y Bernie Wrightson

Nunca es tarde si la dicha es buena. O mejor dicho, si la lectura lo es. O mejor aún, si el sueño, si el anhelo se cumple. Ese mismo de tener entre manos algo que tanto deseaste en tu niñez. Algo que en cuanto viste, querías, que en cuanto te enteraste de que se publicaba encantado te hallas.. Y te preguntabas: ¿Y si existe? ¿Y si realmente ese cómic, del mismo modo que lo tiene el niño de la peli, existe, y yo como amante del género de Terror desde que tengo uso razón lo pudiera adquirir? El anhelo. Porque idéntico-idéntico no existía. ¿Tarde? ¿Tenerlo más de treinta años después? Da igual. Pocos pueden estar más felices que yo con un ejemplar de Creepshow entre las manos. Indispensable cómic para los amantes del género que adapta la película de George Romero Creepshow de 1982. Con el guión del rey del Terror, el maestro de muchos escritores de hoy en día, Stephen King. Y agárrense los machos, con el dibujazo del dios ilustrador de lo macabro y recientemente desaparecido Bernie Wrightson. Creador de La Cosa del Pantano y autor de tantas historias en Creepy, Batman: La Secta…, entre otras muchas. Y por supuesto, de la joya ilustrada del Frankenstein, de Mary Shelley que esperemos que alguien reedite algún día.

Planeta Cómic puede ser perfectamente la editorial que más sorpresas traiga cada no mucho al amante del cómic de Terror. Después de la indispensable colección en tapa dura de todos los Creepys y Eeries, ha publicado chuladas como Vampirella, Uzumaki o una considerable ya cantidad de obras de otro maestro guionista-ilustrador como es Richard Corben (Sombras en la Tumba, El Dios Rata, Los Espíritus de los Muertos). Imagino que alguien en dicha editorial es amante como nosotros del mejor género del mundo. Y nos quiere. Es por ello que siempre-siempre hay que tener un ojo puesto en sus novedades. Y entre las novedades de abril publican Creepshow, el cómic de Terror que adapta todas las historias de la maravillosa película de culto, una antología de miedo dirigida por George A. Romero (La noche de los muertos vivientes, creador del género zombie en el cine); y además lo hace exactamente igual a como el cómic aparecía en el film de la mano de un raro niño rubio (¿el hijo de Stephen King?) el cual anda con deseos de hacer cosas malvadas. En definitiva, un enorme tributo a mis amados cómics de la EC de los años 50, aquellos tan atacados por el Cómic Code.

Creepshow contiene cinco macabras historias de Terror puro. El Día del Padre, versa sobre una hija y los herederos de un señor rico y déspota sufrirán su «vuelta”. Cuenta con la escena más conocida de toda la franquicia: ¡¡qUiEro mI tArTAaa!! La Solitaria Muerte de Jordy Verrill, cuenta muy al estilo de la CF de la primera mitad del siglo XX, como un solitario granjero (Stephen King) sufrirá las consecuencias de un extraño meteorito caído en sus tierras. Uno de mis relatos favoritos. La Caja nos describe un misterioso tesoro oculto en una Universidad, el cual será usado para los malvados planes de alguien que no ama demasiado a su esposa. Con final muy a lo Hitchcock, otro de mis favoritos. La Marea trata sobre la venganza y el adulterio. Y de los más macabros planes que muchos urdirían para ejecutar la venganza. Genial comienzo que recuerdo haber visto en el trailer cuando era pequeño.

Y cierra el típico relato más que aterrador, repugnante, en especial para todos aquellos (¿el 98% de la población?) que no soportan el tema cucarachas. Después de leer La Invasión de las Cucarachas más de uno se rascará y mirará en lugares de vuestra casa,donde antes no habíais mirado. Solo por si acaso.

Algunos de estos ya eran cuentos previos de King. Los otros fueron escritos expresamente para el film. Un homenaje, una joyita, un éxito que dio a lugar a un Creepshow 2. Otra película de muy alto nivel terrorífico, con historias inolvidables que ojalá vean la luz también en formato cómic. Yo lo espero. Sería un sueño hecho realidad.

Reseña: American Gods. Sombras, de Neil Gaiman, P. Craig Russell, Scott Hampton y VVAA

Con el ansia de saber más, de querer más, uno recurre a casi todo. Si para colmo toda una serie de factores buenos se dan, se hace indispensable en este caso para mí, leer una obra que encima viene de la mano de un autor como Neil Gaiman. El mismo autor principal de la idea en novela que secundado por otros grandes autores de cómic como Craig P. Russell y Scott Hampton, sacan adelante un titulo de tal calibre. En fin, que era inevitable que yo quisiera tener/leer sí o sí American Gods: Sombras.

Planeta Cómic acaba de publicar esta recopilación de la miniserie a la que se llamó en primer lugar American Gods: Sombras. Tomo recopilatorio del primer arco que adapta al cómic la famosa novela de Gaiman. Una historia que en su día se hiciera con los más prestigiosos premios de género como el Hugo, Stoker, Locus, World Fantasy y Nebula. Ahí es nada. Los mejores premios de Ciencia Ficción, Fantasía y Terror a nivel mundial. Además, de ser convertida a serie de televisión por el canal Starz, la cual hace tiempo que se puede ver por estos lares. Alucinante, es una palabra que define bastante bien a esta historia. Lo supe cuando leí la novela, cuando visioné la serie de TV y ahora que he disfrutado con este arco argumental pasado a novela gráfica.

Para los que no sepáis nada: Sombra Moon acaba de salir de la cárcel, solo para descubrir que su esposa ha muerto. Desolado y sin saber a dónde ir, se encuentra con el misterioso Mr. Wednesday, quien lo contrata para que le sirva de guardaespaldas. Empujando a un poco creyente Sombra a un mundo gobernado por lo sobrenatural, donde los fantasmas del pasado regresan y una guerra inminente entre dioses antiguos y nuevos parece a punto de estallar; y junto a ese enigmático viejo señor Wednesday, irán teniendo toda una serie de encuentros y desencuentros con seres en apariencia humanos, los cuales bajo su piel cuentan con algo más que eso.

Después de un extraño encuentro con su esposa muerta, Sombra Moon está ansioso por huir de Eagle Point y dejar atrás su pasado. En Chicago, se le presenta a una familia excéntrica que parece ser una parte clave de los misteriosos planes del Sr. Wednesday. Una noche mientras duerme, Sombra se despierta con la visita de una de las tres hermanas. Zorya Polunochnaya. El Consejo de las Hermanas de la Medianoche es etéreo y extraño, pero vital… Y Sombra parece no saber separar la realidad del mundo de los sueños ya. Hecho que se convierte en un problema. Los fenómenos inexplicables que está viviendo, uno tras otro, afectan a Sombra Moon en este tan duro viaje por toda Norteamérica. Se cuenta además con cierta atracción surrealista al viaje en carretera de la que uno empieza a no poder desengancharse. Nancy y el carrusel más grande del mundo, Mr. Wednesday intentando reunir a sus amigos dioses para luchar, Sombra secuestrado e interrogado por unos violentos Hombres de Negro, un bosque aparentemente desidioso donde un ave parlante le da consejo de con quién debe hablar… Junto al protagonista, estás a punto de conocer a los dioses más extraños hasta el momento de los que hayas oído hablar jamás.

American Gods: Sombras recopila los nueve primeros números de la serie que Planeta Cómic cerrará en tres tomos. Contiene además bocetos, diseños de personajes y cubiertas de, entre otros, David Mack, Glenn Fabry, Becky Cloonan, Skottie Young, Fábio Moon y Dave McKean. Es decir, calidad ilustrada por los cuatro costados. La publicación de la novela American Gods fue un boom cuando llegó a las librerías por primera vez. Alabada por la crítica, la última novela de éxito del genial guionista de cómics Neil Gaiman, se convirtió en poco tiempo en un reclamo para leer, y poder regresar así, a una maravillosa historia de fantasía inmiscuida en el mundo real.

Un genial reflejo, quizás actualizado, de lo que fuera su genial serie, la gloriosa y eterna Sandman. Historias que nos marcaron de por vida.

Reseña: Conan (Integral), de Brian Wood y VVAA

El Conan de Brian Wood se caracteriza por englobar un tipo de cómic compensado. Un todo en uno. Por eso, el hermoso tomo integral que acaba de publicar Planeta Cómic se me antoja un volumen palomitero para esta primavera que comienza e incita a lecturas entretenidas, ilustradas con un arte muy actual y saboreable todo de una vez doquiera que lo lleves. Aunque mi consejo eterno es que estas maravillas no deben degustarse sin descanso. Se saborea mejor metiéndote en vena cada poco unos cuantos números de espadeo, muerte y destrucción.

Este integral de casi seiscientas páginas a color más cubiertas, contiene la traducción de los comics-books originales Conan the Barbarian del #1 al #25 publicados en USA por Dark Horse Comics. Es decir, la serie al completo. Donde encontramos una nueva adaptación de la gran historia por antonomasia de Robert E. Howard, La Reina de la Costa Negra, como trama principal. En la que Conan le da la espalda al mundo civilizado y se lanza al mar junto a Bêlit, la reina pirata, estableciendo así un relato épico cargado de romance, terror y violencia. Una historia genial, indispensable de leer si aún no la conoces. Una historia de Espada y Brujería con una buena dosis de aventuras náuticas, disfrutable y definida por cantidad de fans como la mejor trama de Conan. No obstante, estamos hablando quizás de un Conan que muchos de vosotros no tenéis en mente. Otra visión. Otro punto de vista. Con un cuerpecito muy a lo Elric de Melniboné, de Michael Moorcock, Wood junto a su equipo nos presenta a un Conan El Bárbaro diferente. Os aseguro que es toda una experiencia ponerse con el personaje y ver como cada autor lo encamina de una forma distina. Aunque es la primera vez que me encuentro con alguien que le cambia el físico.

Brian Wood puede ser el guionista de la última nueva hornada de Dark Horse que más está gustando. A un solo paso de consagrarse como uno de los grandes autores del nuevo milenio, os enamoraréis de su trabajo especialmente con la serie de vikingos Northlanders. Pero sí que es cierto que el estilo de escritura de Brian Wood puede ser el que mejor evoque la sensación de las historias originales del cimmerio. Un Conan como nunca se había visto, combinando las mejores aventuras con uno de los equipos creativos más dinámicos del mundo del cómic. Brian Wood y Becky Cloonan presentando una nueva versión, ideal para nuevos lectores.

Me interesó mucho la idea de leer un Conan tan joven. Primero, sus devaneos por Messantia, y luego su breve introducción a la tripulación del Argus, un barco comercial que opera en la Costa Negra. Donde la mayor intriga se centra en como Conan se topa con el Capitán Tito y de como asume posiciones en la nave; y una vez que entra en escena, la historia coge un ritmo tremendo y nos lleva a un final realmente fantástico.

La mejor novela larga llevada al cómic. Con la muerte a un paso, rabia y deseo se mezclan en una orgía de matanzas cuando el bárbaro y la reina pirata se vislumbran por primera vez. Al oír que un impostor cometía atrocidades en su nombre, Conan regresa a Cimmeria para enfrentarse al maldito. Pero ahora es Bêlit quien está fuera de lugar. Conan y Bêlit, amados y odiados, en todo lo largo y ancho de la Costa Negra, con barcos amenazantes fantasmales siguiéndolos. Con una horrible carga que amenaza con destruir todo lo que han construido juntos. Bajo el calor del sol shemita, Conan liderando una redada suicida en el fuerte en Ramah En Ram, mientras que Bêlit encabeza una revuelta interior. Bêlit enloqueciendo a Conan con celos. Una retorcida orden religiosa señalando a los paganos Conan y Bêlit, que huyen con una reliquia de un valor inconmensurable. Conan perdiendo sin remedio una batalla contra una aberración oscura de tamaño inimaginable, sin nada por lo que vivir, la esperanza se desvanece, hasta que…

El arte de Becky Cloonan es de categoría. Le da una destreza a Conan nunca vista. Los colores de Dave Stewart, geniales. Contrastan muy bien con el resto de las viñetas. Pero tenemos más autores de renombre en el proyecto como Paul Azaceta (Amazing Spider-Man, A.I.D.P.) y Mirko Colak. Todo un volumen que gusta leer, tener y admirar en biblioteca. Gran recopilatorio.

Reseña: El Puente del Troll, de Neil Gaiman y Collen Doran

Puede ser uno de los mejores relatos pasados a cómic que he leído. Y he leído bastantes. Entre otras muchas joyitas que Planeta Cómic nos está trayendo cada mes, El Puente del Troll, de Neil Gaiman y Collen Doran, ya cuenta como una de ellas. El Puente del Troll continúa una especie de serie de relatos trasladados a cómic que Gaiman decidiera publicar para Dark Horse. Un proyecto que contaba con muy buenos talentos, prometedores ilustradores.

Una historia original que se publicó por primera vez en 1993, escrita por Gaiman para una antología de cuentos de hadas para niños que pretendían reimaginar ciertas historias clásicas. El cuento corto de Gaiman fue un homenaje a Los Tres Cabritillos (Three Billy Goats Gruff) con un toque de oscuridad e inquietud. Relato que obtuvo una nominación para un World Fantasy Award en 1994 y que yo me encontré en una antología del autor llamada Humos y Espejos que Editorial Salamandra publicó en 2017. Una recopilación muy buena, y en este caso, uno de los mejores relatos del libro.

Una inquietante historia, una trágica narración que habla sobre el paso de los años, la maldad, la inocencia y el arrepentimiento. El Puente del Troll además, es una historia cuya moraleja te perseguirá un buen tiempo. Donde Colleen Doran hace mucho más que ilustrar la historia, en sus suaves lápices e ilustraciones exuberantes y detalladas, agrega matices al perturbador paso de los años del narrador a la edad adulta y eleva los ritmos emocionales de la prosa de Gaiman. En un brillante día de verano, un niño llamado Jack toma un camino desconocido a lo largo de la campiña inglesa y descubre un puente ferroviario abandonado. Debajo vive un horrible troll, el cual solo desea COMERSE LA VIDA de Jack. Astutamente, Jack le dice que no ha vivido lo suficiente, su alma apenas tiene sabor como para ser una comida satisfactoria, y convence al troll para que lo deje ir. Prometiendo regresar cuando sea mayor para que haga con él lo que le plazca. Años después volverá casi sin darse cuenta al mismo sendero, al mismo puente, pero no sólo esta vez…

Un gran trabajo de Gaiman que retoma en cierto modo el folclore, los mitos y los cuentos de hadas. Además de hacer una critica al desmantelamiento que sufrió la infraestructura ferroviaria en los años sesenta y los pueblos más alejados de las ciudades. Su ciudad natal «se convirtió en el final de la línea» y vivía con su familia «en las afueras de la ciudad», a menudo explorando lo desconocido. Un reflejo aquí.

A veces, las adaptaciones gráficas literarias solo tienden a encontrarse en el estante de completistas. Me atrevería a decir que El Puente del Troll no debiera ser el caso. Es más que eso. En futuros regresos a la historia, no dudaré un segundo. Me pondré antes que nada con este maravilloso tomito.

SOY UN TROLL… OL ROOL SI GOL FINNOL… ¡Y VOY A COMERME TU VIDA!