Reseña: Zenith. Fase Uno, de Grant Morrison y Steve Yeowell

Zenith-FaseUNOAntes de la suciedad, antes de la barbarie, antes de All-Star Superman y Doom Patrol… ¡ya estaba Zenith! Como todo aquel que tiene un don, como todo aquel que tan sólo ver la fuerza, destreza o poder que desprende su mirada, sabes que llegará lejos… Grant Morrison irrumpía con fuerza en el mundo del cómic cruzando el charco junto a Alan Moore, en aquella famosa repesca de autores que USA necesitó en los 90s.

Del maestro guionista de cómics escocés se conocen sobre todo sus obras con altas inclinaciones en temáticas contraculturales. Como os decía, dejó el Reino Unido para dar el salto al paraíso americano y lanzar grandes obras como All Star Superman (http://cronicasliterarias.com/2013/04/24/resena-all-star-superman-de-grant-morrison-y-frank-quitely/), Los Invisibles (http://cronicasliterarias.com/2015/04/24/resena-los-invisibles-de-grant-morrison/) JLA, Seven Soldiers, Batman & Robin, Arkham Asylum (http://cronicasliterarias.com/2014/11/13/resena-asilo-arkham-de-grant-morrison-y-dave-mckean/) o algunos números de Hellblazer, entre otras.

Zenith-FaseUNO_03Su curriculum es interminable.

Si Los Invisibles era uno de esos extraños casos en los que el autor, de pronto, se salía de su concha de tortuga para publicar algo diferente; Zenith es Morrison es esencia pura. Así como lo es la que es para mí su obra cumbre y que también ECC Cómics está publicando en sendos tomitos…, el maravilloso y súper recomendable de la era del pijameo, Animal Man (http://cronicasliterarias.com/2016/02/15/resena-animal-man-el-zoo-humano-de-grant-morrison-chaz-truog-tom-grummett/).

Zenith es descendiente directo de maravillas del cómic que dieran comienzo con la Segunda Guerra Mundial. Cuando las súper potencias comenzaban a disputarse uno de los variados ramales de la ingeniería. La creación de súper-soldados. Morrison comenzó muy joven su experiencia como autor de cómics, sin la mayoría de edad ya gozó de la publicación de este cómic. El escocés gozó del éxito pronto y eso que la obra competía con las grandes casas del momento.

Y como cómic de antaño que es, ya la sinopsis cuenta más que lo que yo os pudiera reseñar con cautela: Zenith-FaseUNO_01Berlín, 1944. El Übermensch alemán Masterman ha derrotado al héroe de guerra británico Maximan. Una victoria efímera, ya que los aliados lanzan una bomba nuclear sobre su localización, matando a ambos soldados. Transcurridos más de cuarenta años, el mundo está demasiado familiarizado con la existencia de superhombres. Pero tan solo queda uno: Robert McDowell, alias Zenith, estrella del pop egoísta y carente de cualquier tipo de heroicidad. Por desgracia para la humanidad, los dioses oscuros extradimensionales conocidos como los Multiangulares utilizan al hermano gemelo de Masterman para intentar dominar la Tierra. ¡Y Zenith-FaseUNO_02en su camino tan solo se interponen Zenith y un pequeño grupo de héroes de otra generación…

Zenith significó, sobre todo, ser la carta de presentación de Grant Morrison al mercado USA pero también al mundo. Y muchos que ya gozábamos (aunque en inglés) de la mítica revista 2000 AD. Donde Juez Dredd, Miracleman o muchas otras, se serializaban. ECC recupera a través de cuatro tomos esta joyita, de esas que siempre debe estar disponible en librerías como si de manual de autoescuela se tratara.

Casi ciento treinta páginas que contiene este primer volumen con una magnífica introducción a la historia del antihéroe pop. Viñeta a viñeta quedas atrapado con una historia tantas veces vista a día de hoy como inicio, pero con ese toque Morrisoniano que hace que no quieras dejarlo. Humor negro, acción, peleas épicas de tío a tío, puño a puno y primeros planos de asombro. Un tomito en tapa dura donde encontraremos varios guiños e influencia de personajes consagrados como Capitán América, Superman o el cómic pulp que tanto dio en aquella época.

Zenith-FaseUNO_04Zenith es de esos cómics con el que vas sonriendo con el paso de las páginas pues la nostalgia recorre tus dedos y el guion evoca al niño lector de cómics que siempre llevarás dentro. De esas casi patochadas en las que muchas imaginaciones se perdían metiéndonos en el papel del protagonista. De fondo, la guerra, como no. A eso súmenle explosiones químicas que no matan sino que convierten a tipos con músculos detrás en la orejas, en terribles moles o entes dotados de un gran poder.

Recuerden una máxima: Grant Morrison nunca deja indiferente. Os podría decir, sin ser un enfermo de la lectura que soy, que todas sus obras merecen la pena el intento. Aplausos, crítica o halagos constantes brotaran de ti, de eso no me cabe duda. Un autor sobre el que discutir, sobre el que debatir, súper recomendable, con el que “la experiencia” siempre pone los nervios a flor de piel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *