Reseña: Animal Man. El Zoo Humano, de Grant Morrison, Chaz Truog y Tom Grummett

Animal_Man_Vol_1Hay reediciones que se hacen de rogar, pero lo importante es llegar. Una vez a nuestro lado del río, las frustraciones se olvidan. ECC Ediciones con Vértigo, una vez más. Otra gran obra de Grant Morrison. ¿Sabéis ese símil futbolístico de “este jugador tiene el sino marcado, nunca será reconocido lo suficiente por ser contemporáneo de…”. Grant Morrison siempre adolecerá de haber intentado despuntar cuando contemporáneos como  Alan Moore y Frank Miller abarcaban todas las buenas criticas. Pero my friend, revisar la obra de Morrison, te hará comprender muchas cosas. Ya desde Zenith (recién publicado por ECC Ediciones por cierto (https://www.ecccomics.com/comic/grant-morrisons-zenith-fase-uno-2096.aspx), un cómic tempranero de Morrison y tan británico como él, con el que dio el salto con facilidad a USA en su día; ya desde esa obra, percibes que al contrario que “los dioses”, nadie podía hacerle frente a Grant Morrison con el poder filosófico del que era capaz de dotar a sus títulos.

En Animal Man desarrolla esa habilidad por enteros.

El poder de Animal Mal es básico, pero tan sencillo que a nadie se le había ocurrido antes. Tiene el don de de imitar las capacidades de cualquier animal cercano. Con el paso de las páginas te enteras de que este poder se da a consecuencia de un encuentro con una nave extraterrestre accidentada. Su poder va de menos a más, e iniciándose como un novato que desea (ya que no encuentra trabajo), ser un súperheroe reconocido, después de hablarlo con su mujer, se dedica a ello a jornada completa. Una de las chuladas de este cómic es ver la evolución en el mundo de Buddy Baker. Comienza con un poder llano para luego aprender a desarrollarlo con fiereza mediante un suministro eléctrico (¿el instinto?) que existe en el Reino Animal. Ese poder imperecedero de la Madre Tierra, eterno, que incluso le permite adoptar poderes de animales que ya se han extinguido. Una naturaleza de estos poderes descrito en ocasiones como radiación extraterrestre al principio, abducción de su cuerpo por Animal_Man_Vol_1_02alienígenas después o incluso injertos morfogenéticos a nivel celular que no recuerda haber sufrido. En cualquier caso, un tema brillantemente tratado y archirrecomendable para leer.

En Animal Man: El Zoo Humano, Buddy Baker es un personaje bastante torpe, para ser honestos. El cómic empieza de sopetón, dando la sensación de que acaba de adquirir sus poderes. No entiende plenamente sus dones, y la historia de su vida se abre con la idea de averiguar el alcance de ellos. Es decir, un inicio de personaje en toda regla. Lleva incluso un traje con una gran letra “A” en la parte frontal de la misma…, jeje. Morrison lo retrata como un hombre común. Es inseguro. Quiere ser un héroe pero tiene dudas, queda con sus vecinos, está casado y tiene dos hijos, Cliff y Maxine. Lo que amo de Buddy Baker, de Animal Man, es la naturalidad del guión el cual en ocasiones llega a ser como una novela costumbrista.

Lo que será al parecer una edición de toda la obra en tres volúmenes se abre con este Animal Man: El Zoo Humano. Recopila los primeros nueve números en los que Grant Morrison se acompaña de Chaz Truog y Tom Grummett, obra donde el guionista escocés brilla por encima de todo y marcá un punto de inflexión en la vida de Buddy Baker, además de su propia carrera profesional.

Un volumen con historias que van desde monos desatados por una enfermedad, seres metamorfoseados que Animal_Man_Vol_1_04buscan venganza, aventuras con hombres de anhelos frustrados, aventuras intergalácticas con Hawkman, encuentros inesperados con Superman o arcos argumentales a pequeños rasgos, dignos de enmarcar y con mucha moraleja como El Evangelio del Coyote… Una de las historias favoritas del mismo Morrison, una de mis preferidas de todo el universo británico.

Pero también momentos con Ellen, sus hija, ayudándolo a ser un hombre de provecho y realizando vida doméstica. O matones vestidos con mallas intentando colarse en su casa e incluso mostrando su poderío varonil con su mujer, o un súper chulo cierre de tomo con Mejoras del Hogar, donde el Detective Marciano llama a la puerta con una excelente proposición.

Pese a que Animal Man apareció en la época comiquera conocida ahora como la Edad de Plata, exactamente en el Strange Adventures #180, publicado allá por 1965, de la mano de Dave Wood y Carmine Infantino; es sin Animal_Man_Vol_1_03duda, la renovación que le hace Grant Morrison lo mejor que le pudo ocurrir. Se trajo una base y lo transformó en algo destacable. Diría que estamos ante un metacómic en esencia, ya que con sus historias, de algún modo, se interactúa mucho con el lector. Me recuerda en cierto modo a la Hulka de John Byrne, aunque aquí no se rompa la cuarta pared. Pero sí que algunos personajes, fuera del protagonista, tienen mucho acto de presencia, tal como la hija y el hijo, o sobre todo su mujer, a la que yo mismo le daba un traje de súper heroína.

El secreto del éxito de Morrison con Animal Mal es hacer que te cuestiones, que reflexiones sobre temas ecológicos, y al mismo tiempo que te adentres en una trama interesante a seguir.

Uno de los indispensables, de las verdaderas joyas de Vértigo, de eso no te quepa duda. Tres tomos a pillar sí o sí. De las obras más representativas o personales de autor, y maestros del noveno arte. Un Caballero Oscuro de Frank Miller, un Juez Dredd de Wagner, un Los 4 Fantásticos de Byrne, un La Cosa del Pantano de Moore…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *