Reseña: All-Star Superman, de Grant Morrison y Frank Quitely

Para el seguidor de cómics que no lo sepa se lo digo yo: All-Star Superman de Grant Morrison y Frank Quitely es una de las obras imprescindibles de los últimos años. Ahora, gracias a ECC Ediciones, se ha vuelto a editar en nuestro país. Pero ésta vez, sin errores. Para el que no sea seguidor de cómics pero ama leer buenas historias: ya estáis calentando el sitio porque, sin duda, es una buena historia. Tenéis que haceros con este tomo sí o sí. Para el que no “trague” a Superman: decirle que es un buen momento de ponerse con él, porque esta fantástica edición trata al personaje de una forma diferente y son otros ojos lo que os ayudan a saber facetas del hombre de Krypton, en las que nadie había reparado. Os diré algo más para alentaros: All-Star Superman es ganadora de dos Premios Eisner en 2006 y 2007, el mayor premio que existe en el mundo del cómic.

Estamos ante una serie que sobre todo es entretenida. Una miniserie de 12 números que en nuestro país ha sido recopilada en un tomo y que en mi querida USA ha sido de las más seguidas, batiendo récords de venta entre 2005 y 2008. Escrita por Grant Morrison (uno de los maestros del momento) y dibujada por Frank Quitely, nos cuenta, una vez más, los orígenes del Hombre de Acero pero desde una perspectiva diferente. Todo como parte de una idea de DC Cómics que sigue dando la oportunidad a grandes autores de contar su versión de un personaje tan emblemático y querido por todos los que fuimos niños en los 80.

All-Star Superman cuenta la historia de origen del superhéroe, un hecho que ha sido decenas de veces publicado. Pero Grant Morrison, consciente de lo trillado del tema, reinventa una historia a partir de un hecho que marca al personaje: a Superman le queda solo un año de vida. Las continuas exposiciones a la radiación solar le están matando y el superhéroe sabiendo que se le agotan los buenos momentos en el planeta que le acogió y al que juró defender por encima de todo, decide cerrar todos los hilos abiertos de su vida. Quedar bien. Despedirse como un señor de todos aquellos con los que una vez tuvo contacto y les llegó a tomar cariño. Una larga lista de deberes que el autor mantiene hasta el final de tomo. Superman visita a sus padres adoptivos los Kent, a compañeros y compañeras de trabajo en el Daily Planet. Y por supuesto, a su némesis, el gran villano Lex Luthor, que no puede creer lo que está escuchando. Superman quiere dejar bien atado todo y dejar listos ciertos cabos, de los que algunos personajes tendrán que tirar cuando se encuentren indefensos…

Morrison abandona con estas historias la tendencia actual de superhéroes llanos y cercanos, para regresar al gran superhombre que todo lo puede. Morrison se centra única y exclusivamente en el propio Superman. Un maldito superhéroe con una maldita enfermedad estratosférica pero enfermedad al fin y al cabo. Aquí no hay tiempo para emociones. Superman va de cabeza a intentar que sus enemigos se exoneren para siempre. Un reto entre los retos. Superman tiene lo que hay que tener. No solo lo va a intentar. Algunos no tendrán opción de negarse.

Morrison construye una historia fuerte dentro la perseverante flaqueza que acomete a un personaje enfermo. Las historias son fáciles de encajar. No veo aquí ningún homenaje a un héroe clásico. Lo que encuentro es un Superman luchando como nadie por recuperar el tiempo perdido. Y eso me ha encantado, my friends. Por otro lado, reconozco un buen dibujo cuando lo veo. No conocía mucho a Frank Quitely, pero tiene un no-sé-qué en el perfil de cada personaje que dibuja que genera sensaciones agradables. He revisionado otros trabajos suyos y me he dado cuenta de que Quitely en All-Star Superman alcanza un alto calificativo, porque hace lo que tiene que hacer, mostrarnos ilustraciones de tonos alegres dentro de una historia triste.

All-Star Superman es diferente. Sirve para todos. Una visión real de los últimos momentos de un hombre. Un hombre que fue superhéroe y que como luz de vela se apaga lentamente. Una historia memorable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *