Reseña: Pórtico, de Frederik Pohl

PORTICOUnas ediciones maravillosas. Eso es lo que está sacando últimamente y cada vez más NOVA, la editorial líder de Ciencia Ficción y Fantasía en el mundo hispanohablante. Con cada vez más reporte y presencia en el mercado, van publicando títulos novedosos como nominados o ganadores de los últimos Premios Hugo, así como clásicos indispensables de leer para cualquier lector que quiera tener conocimiento de las grandes novelas fantásticas que se han parido a lo largo de las décadas. Y sin duda es una buena noticia que se renueven y editen nuevas ediciones, en tapa dura, más atractivas, pero sobre todo algo que están haciendo muy bien es ponerlas en las librerías (y con ese bello formato) a un precio totalmente interesante. Una proposición difícil de rechazar. Incluso para los que ya tenemos ese titulo, pero ahora resulta que lo queremos en esa nueva edición.

Os contaré una anécdota. Una que creo que ya he contado alguna vez. Siempre que comienzo una nueva novela me suelo fijar en la segunda o tercera página, esa donde viene el titulo original, la fecha que fue impreso así como publicado por primera vez. Ahora bien: todos (y os digo todos) con los que me he topado que vieron la luz por primera vez en su edición original en mi natal año 1977, todos, me han marcado profundamente. No es decir que me gustaron. Es algo bastante superior. Me han marcado en mis novelas y cuentos. Llamadme conspiranoico, fácil sugestionable… Pero es así. ¿Curiosidad? No sé, pero me persigue ese dato. Ufff…

Frederik Pohl (1919-2013) fue un escritor y editor estadounidense de Ciencia Ficción. Un autor con una de las carreras más extensas y prolíficas dentro del fantástico pues abarcó todo tipo de actividades en su vida como: escritor, editor de libros, revistas y colecciones, agente literario, crítico… Agarraos: durante más de setenta años. Un promotor de la CF como pocos. Ya desde tierna edad fue un lector compulsivo de literatura popular, sobre todo de CF, y escribió desde los once años en fanzines que él mismo distribuía por toda Nueva York. Activo como pocos, ¿no? A los veinte años Pohl ya editaba dos revistas pulp de renombre: Astonishing Stories y Super Science Stories. Su biografía es bastate interesante e intensa. Os recomiendo echarle un ojo.

Pórtico ganó el Premio Hugo a Mejor Novela en el año 1978 (aunque fue escrita un año antes). Fue un merecido premio para una novela que con muy poco abarca bastante. Para tener una idea del atractivo de la ganadora Gateway (Pórtico), sólo tenéis que echar un vistazo a a su blog The Way The Future donde ostensiblemente se habla sobre ella a titulo muy personal. Contiene un montón de notas intrigantes de la carrera de Pohl como editor de CF y toca los homenajes a los escritores que conocía, pero al igual que la mayoría de los mejores blogs, The Way The Future Blogs se convierte en un sitio verdaderamente interesante cuando se aleja de su supuesto sujeto y apela a la búsqueda de la inteligencia dentro de sus escritos por parte del autor.

Y ahora, yendo a lo más interesante. Pórtico tiene como epicentro una fiebre de oro intergaláctica, una especie de meteoro ahuecado que se ha descubierto y que contiene restos de una nave espacial de los Heechee. Una antigua civilización alienígena. Los humanos apenas identifican como usar los controles de la nave, más allá de cómo activarla… Pero eso es suficiente para enviarlos zumbando a otras galaxias, donde, si tienen suerte, encontrarán suficiente botín científico para reunir todas las piezas del puzzle. Las del tesoro que tienen ante ellos. Riqueza, y si no lo es…, bueno, nadie sabe qué pasa con los que no tienen suerte, por que no regresan. Cuestiones por doquier, a ver: ¿llegan al lugar equivocado en el momento equivocado y quedan atrapados, digamos, en medio de una supernova? ¿La extraña física del espacio-tiempo significa que -estrictamente hablando- algunos de ellos todavía están ahí fuera? Hay una intrigante incertidumbre en todo el proceso, como lo describe Robinette Broadhead, el protagonista. Hay un sentido casi numinoso de lo desconocido y el vasto misterio del espacio parece estar a solo un paso…

Las ideas de Pórtico están respaldadas por una excelente escritura. No es un estilo de escritura críptica o ardua de entender como muchas otras novelas de CF. Es como debe ser, en mi opinión, este tipo de novelas. Te llevan de A a B de una manera eficaz y entretenida, y te proponen saltos a Y o Z contando como se hace y entendiéndolo con una inteligencia científica propuesta muy base. Este es el éxito de las novelas de Pohl. Además de que gozas con las ideas esotéricas y psicológicamente comprensibles y físicamente fundamentadas que aporta. Agregando descripciones excelentes de detalles tangibles también como el olor desagradable del aire reciclado o las dificultades de la vida en las pequeñas naves de los Heechee.

Pórtico es un libro que lo quemas en nada con cierto dolor y culpa por devorarlo tan rápido. Tiene sus continuaciones, sí. Y a ellas viajaré algún día. Pero no sin antes enmendar mi doloroso pecado de no haber leído aún su considerada primera obra maestra llamada Mercaderes del Espacio (1953). Rezo por que NOVA la tenga en cartera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *