Reseña: Calles de chatarra, de Alejandro Guardiola

Alejandro Guardiola ha establecido un nuevo santuario de creación literaria. El autor ha sabido crear magistralmente una impresionante fusión de novela negra en un ambiente fantástico. Calles de Chatarra no da ni un solo momento de respiro y apenas termines de leer el prólogo, caerás rendido a su prosa. Es una obra que casi parece estar envuelta en una aureola que irradia una fuerte energía, pues está narrada con una distinguida habilidad. Muy pocas novelas mantienen el pulso firme de principio a fin como esta. Sospecho que se hablará muy bien de ella. Creo que estará llamada a convertirse en un éxito y no es para menos, pues lleva la vitola de la que fuera la novela finalista del Premio Minotauro.

Desde el principio, Alejandro logra crear una atmósfera inquietante con la aparición de el hombre del saco, pero en Calles de Chatarra asistirás al contenido de varias historias, ideas sin aparente relación que proporcionan el inicio del viaje de esta excelente narración y serás partícipe del vínculo que las unen a todas ellas, algo donde el autor se toma su tiempo, para ir creando, si cabe, mejor ambiente. Por un lado tenemos la historia de Irina Gryzina, con quien la desgracia se ceba apenas siendo una niña, pues ha tenido que vivir con una carga emocional de las que dejan una profunda huella de esas que marcarán su infancia. Pero lo peor es que el infortunio no ha concluido y continúa en su vida adulta, cuando es detective del departamento de inhumanos de Semura, y lo hacen con una constante sucesión de crímenes inexplicables, con la pérdida de algunos seres queridos y con traiciones de personas de confianza… Y por el otro lado, tenemos a Mark Hombre del Norte, un troll que busca vengar la muerte de su padre cuando apenas era un crío. Y para ello le toca bailar con la más fea, con el responsable de su muerte el poderoso Tony Chatarra, un magnate que controla todo el tráfico ilegal de la ciudad. Y, aunque casi todo el peso de la historia recae prácticamente entre estos dos personajes, en medio de todo esto se encuentran Michel y Christian, compañeros de Irina, para lo bueno y para lo malo. Estos dos sujetos serán clave fundamental en el desarrollo de la historia.

El enfrentamiento entre los personajes de esta novela irá in crescendo hasta el éxtasis final. Debemos estar preparados para algunas sorpresas con las que nos obsequia el autor. Tal vez ya se han dado cuenta de que la excelente portada de Calles de Chatarra es de Daniel Expósito, el catalán se está afianzando como uno de los mejores ilustradores de este país y esta es una prueba más de ello.

Por mi parte es todo, queridos lectores. Es el momento de despedir esta reseña que, espero, les haya resultado de su agrado. Pero antes de hacerlo, me gustaría destacar la labor de la editorial Palabras de Agua, quien puso los medios necesarios para publicar esta novela mediante una recaudación de fondos. Algo inusual, pero efectivo y, a todas luces, válido, como demuestran los resultados. Esta es la primera obra que editan y, si las demás son la mitad de buenas que esta, les auguro un futuro muy prometedor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *