Reseña: El Planeta de los Simios. Hijos del Fuego, de Daryl Gregory, Carlos Magno y Darrin Moore

el-planeta-de-los-simios-vol-3Recuperar franquicias, si está bien hecho, bien hecho está. El eterno enfrentamiento entre humanos y simios da un nuevo giro de la mano de BOOM! Studios con una nueva trama en viñetas bajo el nombre de The Planet of the Apes. La combinación de Daryl Gregory al guion y Carlos Magno a los lápices ha dado como resultado una aventura genial, utópica, como pocas franquicias pueden ofrecer.

Mi amor por El Planeta de los Simios se remonta a más de treinta años atrás. Puedo alardear de ser de los pocos que leyeron antes la novela de Pierre Boulle, que ver las pelis. Supongo que como a muchos de vosotros, los monacos les mola. Y si la idea básica es original ahora, imaginaos en los 80s. Oh… Ah… Fueron tiempos en el que casi cualquier guion “de escape” prometía mucho, fantasía e imaginación gobernaba nuestras mentes. Éramos jóvenes inquietos mentalmente. De puertas abiertas. De par en par. Una marca que muchos no nos hemos quitado de encima por que… NO-QUEREMOS. Punto.

Aleta Ediciones vuelve a la carga con cómics diferentes con los que pocas editoriales se atreven. O quizás sea que Joseba Basalo sabe adelantarse a lo que mola y decide hijosdelfuego02hacerse con títulos geniales para traernos el mejor disfrute comiquero. El primer volumen de El Planeta de los Simios, la nueva serie en cómic, comenzaba con el asesinato de El Legislador por un tipo vestido con ropajes oscuros. Acto que puso en peligro la estabilidad entre las dos ciudades fronterizas de simios y humanos.

Se desataron las hostilidades.

El segundo volumen, El Planeta de los Simios: Peón del Diablo desarrollaba la tensión sublime, con una guerra a espuertas. Dos mujeres como dirigentes en cada bando. A un lado la potente ciudad simia. Al otro, el poblacho humano que intenta resurgir en un entorno selvático. La guerra a un paso. Revoluciones, hijosdelfuego04revueltas, la guerra fría en los pantanos, escaramuzas que mueven lentamente las piezas en el tablero… Pura acción hasta el momento final.

Cuatro números recopila este tercer volumen, El Planeta de los Simios: Hijos del Fuego. Centra todo su “affaire” en un solo arco argumental. Uno nuevo después de la dramática conclusión del anterior volumen. Skintown está en llamas, y el gobierno de los simios cazan a los humanos que huyen. Bako hace un movimiento desesperado que podría cambiar el curso de la guerra, mientras que muy por debajo de la ciudad, su “hermana” parece ser de nuevo su hermana. O no. Alaya y Sullivan, simia y humana, criadas como iguales por el difunto Legislador, ahora se enfrentan como líderes de sus respectivas fuerzas. Comprometidas cada una en la batalla sanguinaria que sigue llevándose a cabo, Sullivan ha sido capturada por los simios. hijosdelfuego05Hecha prisionera por la manda-más que una vez fue su familiar, su hermana, su amiga. Pero Sullivan lucha para liberarse. Tiene que hacerlo como sea. Acaba de conocer el aterrador plan que Alaya pretende ejecutar…

El escritor Daryl Gregory y el artista Carlos Magno continúan una obra aclamada por la critica en su día. Una buena participación en una de las mayores franquicias de Ciencia Ficción de todos los tiempos. La tensión acumulada entre ambas especies ha encontrado el detonante que de algún modo llegaría. El ser humano no es especie que le guste compartir la supremacía. Y el simio, bueno, ya sabemos de donde procede…

Magno nos deleita con un genial dibujo. Tanto en interior como en portadas. Trazo tosco en ocasiones pero capaz de reflejar emociones por parte de los dos bandos. Además, caracteriza correctamente cada una de las especies que encontramos en la historia, dotándolas de rasgos distintivos. Evitando caer en la repetición. Aunque cierto es, que le debe bastante al colorista Darrin Moore. En especial, con las viñetas de grandes decorados de ambientación, diferentes tipos de terreno, etc.

hijosdelfuego06Cabe recordar que Sullivan, la líder humana, estaba embarazada. Aquí su vástago viene al mundo. Momento cumbre de la serie. La representante de la comunidad humana ya tiene sucesor. ¿qué significado le da a eso Alaya y su raza? Os pondrá los pelos de punta.

Deseando leer el colofón de una obra que me tiene encandilado. El siguiente TPB cierra la serie. Soy consciente de que cuando pueda hacerme con él, lo leeré, lo devoraré y volveré a releerlas todas otra vez. Y con los años otra vez. Me entrara “mono” cuando una de las pelis se anuncie en TV o alguien decida ponerlo en su reproductor conmigo presente. Está dentro de mí. Grabado a fuego. Quizás en mi adn. “Yo vengo del mono, del monooo, del mo – del mo, del monoo…”.

Lo dice la canción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *