Reseña: Corazón de Arlequín, de Neil Gaiman y John Bolton

corazondearlequinTodos los buenos autores tienen sus ideas rarunas. Momentos en los que desean escribir sobre temas totalmente anodinos o diferentes a los que tratan con asiduidad. Decía alguien que todo maestro da su “paseíto” por la región de la locura alguna vez. La cuestión es no comprarse una parcela allí, añadiría yo. Por que la parcela es campo, y en nuestro ADN está regresar con los años al campo para sembrarlo.

Corazón de Arlequín es un breve relato sangriento y a la vez romántico basado en la vieja Commedia dell’Arte y la pantomima de donde surge por primera vez la figura del Arlequín. Una historia escrita por Neil Gaiman en 1999 y dibujada (o diseñada gráficamente) por uno de sus compañeros de fatiga, el gran John Bolton. En USA vio la luz de la mano de Dark Horse Books. Un cuento narrativo que se puede encontrar también aquí en su antología de relatos Objetos Frágiles.

Corazón de Arlequín tiene lugar un no muy diferente día para muchos 14 de Febrero. Sin embargo, Missy una chica de pelo corto y vida aletargada, oye un golpe en su puerta y cuando abre, descubre que alguien ha dejado un corazón clavado en lamadera. Literalmente…, ¡un corazón! La historia sigue a la imperturbable Missy mientras trata de descubrir quién le dio este “regalo”. Y ese espíritu que corazondearlequin02es el Arlequín y que tiene mucho que ver para con ella, le sigue en su investigación.

Dicho ente es feliz todo el tiempo que la acompaña. Preguntándose constantemente que hará esta Colombina (como él llama a sus diferentes amores a los que les ha dado su fuente vital), que hará cuando sepa que el corazón procede de él…

Corazón de Arlequín es una curiosidad, una prueba, casi un desvarío en el mundo del autor. Un maestro de la narración actual al que le gusta de vez en cuando poner su mano encima de algunos clásicos anglosajones y “participar” en ellos. Una obra que recuerda a lo que ya hiciera con Mr. Punch, aquel duende tramposo con el que ponía en discordia estas obras clásicas.

La obra de Bolton aquí es una mezcla de fotografías mejoradas digitalmente superpuestas con pintura. Da un toque a Corazón de Arlequín…, la sensación de que estás viendo una obra de teatro en papel. Casi tuve la sensación de conocer de antes a Missy o haber visto el rostro del Arlequín en alguna parte. Los fondos se hacen monótonos en comparación a los coloridos personajes, que como decía, se sienten muy cercanos con este tipo de dibujo.

corazondearlequin03Al final de este tomito recuperado por ECC Ediciones, imprescindible para fans del autor, se incluye una entrevista donde se le pregunta al maestro por las curiosidades y de donde salió la idea de hacer dicho título. Además, de un pequeño y curioso relato, Dibujado a oscuras, de un tipo que intenta llegar a su refugio antiaéreo antes de…

Consumido por el amor, Arlequín no deja de ser ese extraño payaso en el que nos convertimos todos, un reflejo de locuras arlequinadas, cuya obra nos identifica con las barbaridades que podemos realizar algunos por amor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *