Reseña: Jagannath, de Karin Tidbech

jagannath-karin-tidbeck-portada«Vengan conmigo, señoras y señores, y los que se cansan de todo el mundo que conocemos, porque tenemos mundos nuevos aquí». Lord Dunsany.

Karin Tidbeck es una autora sueca. Jagannath da título a la antología de trece relatos donde cabe tanto la ciencia ficción, la fantasía y algunos cuentos con ciertos toques macabros. La sensación que tuve con este libro fue sentir que la escritora no pertenecía a nuestro tiempo, no sé, es como si hubiera pasado muchos años ausente y despertara ahora en el siglo equivocado para devolvernos un poco de magia. En la forma en que los dejó escritos acabaremos enfrentándonos a nosotros mismos para que pongamos en una balanza qué hay de cierto y qué parte necesitamos que siga dentro del mundo de la fantasía. ¿Qué deseas creer? ¿Se volvió loca la mujer y se murió en el interior del bosque? O… ¿cómo encontró la forma de cruzar al otro lado, a ese lugar que dicen que no existe? Nos educaron para que nuestras mentes amortigüen toda la actividad real que nos rodea. Todos los días por el bien de nuestra cordura. Pero el ojo de nuestra mente es consciente de esa magia escondida.

Karin Tidbech nos adentrará en historias de ficción y leyendas de unos personajes imposibles, de lugares en los que el tiempo se mide de otra manera, escucharemos los susurros, la risa sutíl y oleremos a bosques frondosos donde el folclore nórdico sigue vivo. Lo que no podemos ver con nuestros ojos, la autora nos lo dejará en palabras para ser leídas. Sin darnos cuenta, lo extraño y lo desconocido se irán fundiendo en lo real con otros lugares en los que el curso del tiempo es independiente. El doctor Franz Hiller terminará enamorándose de un dirigible llamado Beatrice, mientras que Anna Goldberg, hija de un impresor, lo hará de una rotativa. ¿Amores imposibles? Yo no me cuestionaría eso, más bien plantearía si una máquina voladora debe dejar de volar mientras un humano la quiera para él…

Un joven escribe en su diario cartas a su padre muerto, narrándole que regresó al lugar de su infancia cuando su madre seguía con ellos antes de volver al bosque dejando algo de su magia y sabiduría. Ahora él vuelve a escuchar el sonido de las campanas. Por otro lado, la señorita Nyberg se dedica a cultivar plantas asombrosas hasta que un buen día brota un hombrecito…

Llegaremos al relato titulado Rebecka, A diferencia de los otros, no hay nada sobrenatural. Destacaré si acaso la forma tan magnifica en que lo dejó escrito y cómo pudo en tan pocas páginas condensar tanta fe y horror juntos. Seguiremos con Herr Cederberg, un hombre con sobrepeso que construye una máquina para poder volar. Pronto descubrirá un poder que desconocía. Y más. Arvid trabaja en una centralita, comenzará a recibir extrañas llamadas. El complejo de vacaciones de tía Brita es especial, las crisálidas esconden un secreto. Cilla solo tenía doce años el verano en que su hermana Sara se puso el vestido de novia de su bisabuela y desapareció montaña arriba. En su familia se cuenta una extraña leyenda. Sabremos también de una maravillosa historia en la que una mujer crea un homúnculo en una lata de conservas. Iremos terminando con Pyret, una criatura de esas que se narran en las noches de invierno junto al fuego, creencias populares de los pueblos nórdicos. Augusta Prima es una jugadora de croquet. Un buen día encontrará algo que nunca había visto hasta ahora, un reloj. Cierto genio le explicará que sirve para medir el tiempo. Tías, es un cuento de lo más repulsivo, donde unas niñas con forma de pasteles duermen esperando que lleguen sus parientes rebosantes de grasa.

El último cuento, Jagannath, da título al libro con otra forma asombrosa de un nacimiento: “Un niño nació dentro de la Gran Madre, excretado del tubo que salía del techo de la guardería…”.

Leerlos fue como respirar un nuevo aroma desconocido, estuve en todo momento más fuera que dentro de este mundo. Rebosa magia y buen hacer en cada página, sentiréis estar cruzando hacia alguna parte oculta, inexplorada. Creo que hay mucho de la autora en este libro, ella cree en las historias que escuchó de pequeña, que lo invisible existe, aunque no lo veamos, transmitiéndolo en cada cuento que escribió. Un libro especial lleno de maravillas, un libro para leérselo a nuestros hijos, amigos, a quien sea para que nunca caiga en el olvido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *