Archive for Soraya

Reseña: Susurros Extraños, de Víctor Sáenz Barrón

Hay un lugar donde a veces se oyen y se ven cosas que no parecen ser de este mundo. Un espacio que permite acceder a otra dimensión. Un sitio que hace que tengas algo en común con todos los que han estado y estarán allí. Una vez esa fina línea se traspase, ya no serán los mismos, ellos cambiarán. Sus ojos han recibido el vacío sin forma donde el terror es tangible. Ese lado tras esa dimensión es real para aquellos que han estado allí. Una visita a ese mundo inferior hace cuestionar la realidad. Los marca. Todos aquellos que han viajado a ese punto reconocen el toque de locura que luego perdura. Algunas llamadas nunca debieran ser escuchadas.

Pedro es un arquitecto al que al nacer diseñaron su ADN. Ahora, felizmente casado con Sara y padre de un niño de ocho años, ha creado el edificio azul para vivir con su familia. Lo que su mujer no sabe es que la casa nunca la construyó para ellos. Ecos que suenan lejanos, cánticos vocalizados por extrañas gargantas, una silueta oscura sin ojos acecha el interior de la casa mientras esos susurros extraños exigen ser escuchados. El arquitecto desea comunicarse con esos seres. Sara, alarmada de las cosas extrañas que hace su marido, buscará ayuda médica, eso será un error que les supondrá acabar huyendo al otro lado. Años más tarde, Clara, una agente inmobiliaria, intentará vender esa casa ya con fama de embrujada. También caerá bajo el embrujo de la llamada. Pero eso no terminará con ella…

Víctor Sáenz Barrón narra una historia de una energía inteligente sin forma definida que intenta invadirnos desde otra dimensión. Han encontrado un portal para entrar en nuestro mundo, pero necesitan a los humanos para abrir esa puerta y para eso jugarán con la psicología humana prometiéndoles lo que tanto anhelan. Nos sitúa en una población española en la cual unas corporaciones financieras controlan la economía del lugar, haciendo con eso un alegato contra la privatización. Las mujeres tienen un papel casi de heroínas, pasan de ser amas de casa o trabajadoras normales a mujeres de acción. Parece una historia de terror, tiene muchos de sus componentes, no faltan rituales con sangre, presencias inquietantes y una niebla que cuando aparece ya intuiremos que algo malo va a ocurrir. Pero según vas leyendo te das cuenta de que los primeros personajes asumen la situación, las voces han hablado con ellos y saben quiénes son y lo que quieren. La parte más terrorífica llegará en los últimos capítulos del libro.

La historia en sí es buena, pero le falta cierto pulso narrativo por parte del autor. Siempre lo he dicho: no es sencillo plasmar en papel lo que creas en tu cabeza. Así que vamos a darle tiempo y a esperar futuros trabajos más redondos, porque maneras no le faltan. Un libro sobre otra dimensión que no utiliza extraños seres de otros planetas, sino la manipulación y la mentira para llegar a nosotros. Planteándote con ello, el deber conocernos bastante bien para utilizar ese método. Un final que, como ya dije anteriormente, será lo más terrorífico de todo. Si os gustan está clase de historias, es vuestro libro.

Reseña: Sobreviviéndome, de Rubén Zamora

Contada en primera persona, nuestro protagonista vuelve a su pueblo natal en España después de pasar muchos años trabajando en otro país. Su padre se encuentra muy enfermo. El reencuentro con su familia y el lugar donde vivió le evocan recuerdos y sentimientos contradictorios. Tras abandonar el hospital en el que se encuentra el padre, sufre un accidente de coche. Horas más tarde, al despertar comprobará que una extraña niebla blanca casi fantasmal va cubriéndolo todo. El pueblo desapareció bajo inmensos focos de fuego. La ciudad más cercana tampoco existe, se encuentra destruida, incluso el rio que la cruzaba está completamente seco. Él no lo sabe todavía, pero comenzó el fin del mundo y de la humanidad y… Ahora le toca sobrevivir.

Lo que más nos atraerá de esta historia es que el autor se cuida mucho de contarnos qué ocurrió. No será hasta las últimas páginas cuando lo sepamos. Vamos teniendo nuestras ideas según vemos a nuestro personaje moverse para buscar comida y refugio. El aire se puede respirar, la comida no se contaminó y él no parece enfermar, con eso iremos descartando epidemias, algo nuclear, virus y todo ese complemento que suelen llevar esta clase de historias. Pero, ¿entonces qué ocurrió?

Rubén Zamora no nos dejó ningún héroe, más allá de hacerle un puente a un coche (algo normal), lo más parecido a lo que podríamos ser nosotros. Eso me gustó, ya que todas las ideas que tenga para seguir viviendo no son rebuscadas ni absurdas. El autor del libro es también actor de cine, utiliza por ello un vocabulario simple, pero muy visual. Aun así, deja un trabajo dignamente escrito, usando la pureza y el silencio de la nieve para que descansemos de todo el horror que va dejando en el camino. Me impresionó gratamente cuando narró una escena en la que se encontraba el protagonista cobijado en las ruinas de su pueblo quemado y confiesa que no soportaba más calentarse con el alma de sus vecinos muertos. Lo importante es sobrevivir, puede llegar en cierta forma a entender la destrucción que se va encontrando según avanza hacia las montañas, pero es incapaz de comprender ese vacío con el que vive ahora. Se encontrará con nuevos habitantes de otros pueblos. Será ahí donde nuestro autor buceará en lo que a mí siempre me ha inquietado de esta clase de historias: ese momento real de cuando el ser humano saca lo peor de sí mismo. En vez de unirnos ante la adversidad, todavía somos capaces de crear un infierno mayor. Sabemos que la pulsión totalitaria no es nueva, es consustancial al ser humano, siempre tiende al dominio de unos sobre otros.

Sobreviviéndome, así de claro lo dice el título. Un libro de no más de ciento ochenta páginas, pero el autor supo en ellas contarnos el sufrimiento y las inmensas ganas de seguir vivo. Eso cambiará al protagonista, ya no volverá a ser el mismo. Un apocalípsis llegó y la humanidad deberá entender que la lucha en solitario, no es sinónimo de victoria. Para ser su primera novela, merece mi tiempo en una reseña.

Reseña: Un Invitado Inesperado, de Shari Lapena

Los huéspedes van llegando al encantador y remoto hotel en las montañas llamado Mitchell’s Inn. Cada uno de ellos se encuentra allí por motivos diferentes, pero todos esperan que ese fin de semana de tranquilidad suponga un cambio positivo en sus vidas. Una violenta tormenta de nieve los dejará aislados. Entonces descubrirán el primer cadáver, y la horrible verdad saldrá a la luz: tienen a un asesino entre ellos y no hay escapatoria.

Me gustan las novelas de misterio, esa clase de novela en la que debes buscar quién es el asesino. Cuando leí en la portada del libro estas palabras: “Historia policiaca con un delicioso sabor a Agatha Christie”, lo primero que me vino a la cabeza es que era un buen reclamo poner el nombre de esa maravillosa escritora para atraer lectores. ¿Pero sabéis qué? Después de terminar el libro, estoy de acuerdo. Agatha Christie perfectamente habría podido escribir este libro.

Shari Lapena escribió Un Invitado Inesperado con un estilo de intriga muy a lo Agatha. Buscando lo inesperado. Más moderno, eso sí. Los tiempos han cambiado, los personajes se parecen más a nosotros mismos, sus problemas personales son perfectamente los que podríamos tener cualquiera de nosotros. Los fans del misterio y de Agatha Christie estarán encantados de leer este libro. Un libro que te atrapará desde la primera página y os tendrá haciendo conjeturas en cuanto a quién está tras todo este misterio.

Un thriller dosificado que no abruma, alimenta la tensión lo suficiente como para manteneros enganchados. Ninguna prisa por llegar al desenlace. La intriga se teje con habilidad a lo largo de la trama de una manera que os dejará satisfechos. Sabe jugar bien con el lector, crea unos personajes creíbles tratándolos con respeto en todos los niveles morales a pesar de lo oscuro de algunos de ellos. Una trama impecable y un fondo detectivesco moderno creará una lectura emocionante. Pero no es una novela de esas que se usan para relajarse de la lectura de otros libros que necesitan más concentración. En verdad, vais a leer algo con una calidad digna. Me sorprendieron las últimas páginas del libro porque vi lo equivocadas que estaban mis propias conjeturas. Un final resuelto, sin prisas con un toque bien calculado. Yo, desde luego no habría predicho nada de eso. Si buscas un thriller entretenido que te lleve a buscar al asesino, desde luego, este es tu libro.

Reseña: La Máscara de la Muerte y Otras Historias, de H.D. Everett

Henrietta Dorothy Everett es una autora casi desconocida que escribió entre el final de la época victoriana y principios del Siglo XX. En esencia, desde aquellos principios literarios hasta ahora, ha cambiado muy poco la manera de escribir por eso vais a encontrar una forma de narrar moderna con un ambiente de fondo que os sonará familiar. Muchos de sus relatos están ambientados en Escocia y otros hablan del trauma causado por la I Guerra Mundial. Esta antología conecta lo mundano con la clásica historia de fantasmas.

Empezaréis leyendo el relato que da título al libro La Máscara de la Muerte. No es casualidad que sea el primero, la editorial apostó por el relato más inquietante. El viudo Tom Enderby le cuenta a su amigo al calor del hogar una espantosa historia de la última voluntad de su mujer antes de morir. Debía cubrir su rostro con un misterioso pañuelo. Un pañuelo que se acoplaba a su cara como una máscara. Pronto descubrirá de lo terrible que puede ser su difunta esposa… El libro consta de nueve relatos. En cada uno de ellos el Terror se vivirá de forma diferente. No siempre se buscará una venganza, en Los Dedos de una Mano sabremos de aparecidos que se materializan con cierta forma de garra, para trasmitir una advertencia escrita. Algunas veces no traerán el miedo, o más bien dejarán a su paso la tristeza y la desesperanza de como ocurrió, como por ejemplo el cuento titulado El Teléfono. Ernest Carrigton un capitán de permiso de la I guerra Mundial en Inglaterra, pondrá todo su empeño en buscar a su novia. En su desespero gritará su nombre Isabeau: ¿Dónde estás? Y ese teléfono sonará.

Los fantasmas pueden ser el deseo inconsciente de aquello que se perdió. El Pequeño Fantasma de Anne cuenta como un matrimonio pasa las vacaciones en lo que parece ser una casa encantada. Una niña de seis años se les aparecerá sin que haya una explicación para ello. Pero es que cuando amamos demasiado la muerte puede ésta no ser el final. La Cortina Carmesí narra la historia de otra casa embrujada. Tres adolescentes vivirán la peor experiencia de su vida. Veinte años más tarde uno de ellos se hospedará en la misma vivienda sin saber que es la misma de la que en su día vieron salir lo antinatural. ¿Qué más? Apariciones que ayudan a caminantes solitarios. No faltará tampoco el folclore escocés de la famosa Dama Blanca. Casi terminando nos deleitaremos con una leyenda de gaiteros que recuerda a lo que aquí conocemos como La Santa Compaña. Finaliza el libro con el relato La Pared Susurrante. Una especie de susurro tendrá que ver con un dicho el cual cuenta que si alguien del clan de los Lovell ve al niño pues…

El espiritismo y el estudio de las paraciencias se había popularizado mucho en la época en la que se escribieron estos relatos. Nuestra autora nos dejará ante diferentes tipos de apariciones que leeremos con el corazón encogido ya que sentiremos la mortalidad marchitando a los personajes. Los fantasmas nos recuerdan que esta pérdida es inevitable para todos. La mayoría de los relatos están escritos en primera persona dándole con eso mucha más fuerza a las historias. Es curioso, pero al terminar de leer y cerrar el libro, cuando me puse a pensar en todo lo que había leído, fue entonces cuando un escalofrio recorrió todo mi cuerpo. Una nueva joya de libro a tener en cuenta de la ya indispensable editorial La Biblioteca de Carfax.

Reseña: Pánikas, de Pilar Pedraza

El prólogo y la ilustración de cubierta es de Luis Pérez Ochando. Reseñar esta novela no es sencillo. La autora hizo una mezcla tan original que dudo hasta que ella misma supiera por qué lo escribió. En el mundo pagano, lo femenino se mezcla con un placer sexual tan dulce y animal como primitivo. Crea un ambiente cálido en el relato, atrayente, llevándonos desde la actualidad a los albores de la civilización helena, donde nacieron los relatos mitológicos que configuran nuestro imaginario. Añora esos tiempos en los que dioses, semidioses y hombres se mezclaban. Pilar Pedraza es una mujer en extremo culta, que conoce el origen de nuestra civilización e impregna su relato del legado de nuestros antecesores, del color del mar Egeo, del olor del naranjo…, el Mediterráneo creador de Occidente.

En Pánikas envuelve una novela con temas de nuestro tiempo y cómo se ve desde nuestra actualidad lo religioso y la superstición. También es para mí su novela más femenina, la “más mujer”. Sofía se embarca en un viaje a Astipalea, en Grecia, para un seminario sobre la Antigüedad. Ella espera hacer nuevos amigos, vivir momentos con los que llenar su existencia en esta vida. En vez de eso, tiene lugar un encuentro inesperado con lo sagrado. ¿A quién conoció en Astipalea? ¿Fue un maestro, o más bien el gran dios Pan? Cuando regresa, su mundo ya de por sí complicado se deshace mientras trata de encontrar su propio camino lejos de los delirios que sufre.

Pilar Pedraza ya nos advierte en las primeras páginas que Sofía padece desde pequeña un trastorno mental febril que suele dejarla entre alucinaciones y cortos comas donde las pesadillas se apoderan de ella sin que sepa romper el lazo que le une a ese mundo. Por eso vamos a entender que todo lo que cree ver o vivir se debe a esa enfermedad. Va a narrar cómo es sufrir ese síndrome desde dentro, como si lo sufriera la autora. Lo ha escrito increíblemente real, los síntomas, la medicación…, eso o lo sufres de verdad o es muy complicado explicarlo con esa precisión. Hay que ponerse en la piel de otra persona y comprender lo que es algo así. Pilar, da una lección magistral de lo que es el infierno en la tierra. Porque en verdad los que padecen esa enfermedad es eso, vivir bajadas al mismísimo Infierno.

Sofia regresa, pero no está tan segura que todo lo que viera fuese una alucinación más de las suyas. Esta vez hay algo nuevo, siente un cambio, ella sabe que puede haber probado lo divino y después de probar algo así todo lo demás palidece. Con una narrativa digna de una diosa, Pilar nos deja frases como esta: «Pasaba de largo procurando que el eco de mis pasos no molestase al espécimen». Nuestra escritora deja claro en manos de su protagonista que no tiene preferencias de una manera de pensar o vivir. Lo antiguo puede perfectamente seguir en nuestras vidas si con eso nos ayuda a tener una vida más plena. Pero mientras vamos leyendo esperando el desenlace de Sofía con sus sufrimientos, no podemos quitarnos de la cabeza una pregunta: ¿Regresará a la isla griega para saber qué vio en realidad?

Enfermedad, mitología y sexualidad en Pánikas. Aplaudo y beso el suelo por donde pise esta gran escritora.

Reseña: Annabelle, de Lina Bengtsdotter

Annabelle es el libro debut por el que obtuvo el prestigioso premio Crimetime Specsavers la escritora Lina Bengtsdotter. Con este novela se inicia la serie protagonizada por Charlie Lager del Departamento de Operaciones Nacionales en Estocolmo. La historia transcurre en Gullspáng, un pueblo pequeño del interior de Suecia, ya sabéis de esos pueblos en los que no suele pasar nada. Yo he vivido toda mi vida en un lugar así. Allí tus pasos por muy largos que sean acaban regresando al punto de partida…

Charlie Lager y su compañero Anders Bratt son enviados para ayudar a esclarecer la desaparición en una calurosa noche de verano de la joven Annabelle Roos, de diecisiete años. Eso no les va hacer mucha gracia a los policías locales que ven con malos ojos la llegada de los agentes de Estocolmo. Al misterio de la desaparición se une el drama de dos amigas preadolescentes llamadas Alice y Rose. Ambas vienen de familias desestructuradas, pero no será hasta el final que sabremos el enigma que las enlaza con toda la trama. La novela Annabelle se anuncia como un thriller policiaco destacando el buen hacer de la autora en ese campo con bastante dosis de realidad, aunque según vas leyendo te das cuenta que tiene bastante más de drama familiar. La propia Charlie Lager tiene sus propios secretos personales, ella vivió ahí en Gullspáng con su madre alcohólica. Y no sólo deberá esclarecer la desaparición, también tendrá que cerrar sus heridas personales. Será como un viaje en el tiempo hallando sus propias respuestas mientras el caso se va complicando. Al ser el primer libro de la serie, la autora se toma su tiempo en que conozcamos a la detective para dejar clara su personalidad en los siguientes libros. Haciendo con esto que el trabajo policial a veces pase a un segundo plano.

Deciros que Gullspáng es donde originalmente se crió Lina Bengtsdotter. Con ello en cierta manera utiliza a la detective para explorar su pueblo natal haciendo con ello varias críticas: la decadencia de la zona rural sueca, el alcoholismo, el desprecio de los habitantes de Estocolmo hacia las zonas más pobres, la inmigración y un guiño hacia el auge de la ultraderecha en Suecia. Impresiona también la calidad narrativa para ser el primer escrito de Lina Bengtsdotter. Usa una prosa tranquila sin apenas palabras duras. Todo ocurriría en un ambiente bastante lúgubre en un pueblo casi fantasma dando la sensación que el resto de los habitantes esconden algo. Hay giros sorprendentes, personajes masculinos bajo sospecha, aunque el misterio se moverá más hacia el pasado que en la propia investigación. Una búsqueda donde la autora nos irá mostrando lo que en verdad ocurrió. Con ese final que lo conectará todo dejando las heridas un poco más cerradas.

No es un libro más de policías suecos y crímenes por resolver, este libro lo he encontrado increíblemente bien escrito para narrarnos un tema ya muchas otras veces contado por otros autores. Sin embargo, lo recomiendo.

Reseña: La Invocación del Picto, de S. T. Prescott y Sergio Mars

Vais a leer la parte de la saga de Nergal que llegó a completar S. T. Prescott. Entre sus papeles no se ha encontrado por el momento ningún otro documento que permita conocer lo que fue del picto en Riga. La creación más famosa de S. T. Prescott es Nergal, el picto, un personaje de Espada y Brujería. Sergio Mars, ganador de varios Ignotus, ha hecho el escrito utilizando a Prescott como un artificio de traducción. Palabras exactas suyas: “porque mi interés era construir (o deconstruir) una suerte de análisis/homenaje de la Espada y Brujería clásica, que es un género que surgió en los EE. UU durante la Gran Depresión por evolución de la novela de aventuras victorianas”. ¿Qué viene a significar esto? Muy sencillo, estos personajes nos decían: no os rindáis, no perdáis el tiempo llorando vuestra desgracia, da igual lo mal que lo estéis pasando levantaos y pelead.

Estas historias de Fantasía nos hablan del valor. Dicen que a veces, la victoria no es definitiva y hay que seguir luchando. Que en ocasiones el sacrificarse por el bien de los demás es poco apreciado. Pero todo esto no importa, lo único importante es mantenerse en pie, negándose a la inclinación. A ese poso que viene a ser la esencia del fantástico clásico. Sergio Mars quiso añadirle algo que modernizara ligeramente el concepto y lo hiciera aplicable también a nuestra actual situación de crisis. Al norte y un poco al oeste del centro del mundo, se alzan los montes Raajniak. Nergal es uno de los tres voluntarios del Clan del Lobo y recibe uno de los rituales más poderosos que hay. Llevar a cabo una macabra misión. Lo que no sabrá es que fue elegido para otras funciones cuando termine y debe regresar al que fue su clan.

Lo que impulsa a Nergal, aparte de la mera supervivencia, es un ansia de pertenencia. Ha sido expulsado de su comunidad (quizás incluso de la comunidad humana), y todo cuanto desea es reintegrarse en un grupo que pueda considerar como propio. Aquí encontramos un antihéroe cuya soberbia le hace reírse hasta de la muerte ¿Morirse por qué la muerte lo diga? Ni de broma, se morirá cuando él lo crea oportuno. Su código ético es básico y primitivo. Si me molestas, mueres. Si me ofendes, mueres. Yo moriré cuando llegue mi hora, no antes. No podremos evitar ver en nuestro protagonista la sombra de Conan el Bárbaro de Robert E. Howard; aunque Nergal es más humano, tiene un carácter más triste.

—¿Dónde vas, Nergal? —le pregunta un cadáver momificado.

Su lucha con los lobos es mítica, asombrosa. Siempre caminando por el paso de duras montañas nevadas, sus pies le llevaran hasta su destino; da igual que tenga un papel reservado por dioses o la muerte. Él manda sobre su vida, siempre en busca de un nuevo hogar. Será escolta de unos peregrinos que desean llegar hasta el monasterio de la hermandad roja, repelerá el ataque de unos bandidos, luchará contra un oso y se las verá con una terrible avalancha. En los grandes reinos centrales, allá en el páramo helado de Skeerch, en la fría nada del norte, se transformará en un auténtico guerrero… ¿Qué más le ocurrirá a este hombre duro de un linaje especial? Yo os invito, amigos lectores, a leer esta joya de libro. Porque en verdad es una joya digna de estar en cualquier biblioteca personal. Además, al final del libro se adjunta un apéndice que desvela el auténtico proceso de escritura de lo que contiene La Invocación del Picto.

Estoy segura de que si Nergal hubiera sabido de Conan, estaría de acuerdo con su famosa frase: “¡JA! ¡Ya habrá tiempo para que retorne a la tierra, para la tumba!”

Lo he disfrutado, lo he disfrutado mucho.

Reseña: La Venganza de Ariadna, de Alba Quintas Garciandia

Su historia es un canto para las mujeres, una canción para todas ellas, pero en especial para aquellas que ya no tienen voz. La canción es un himno de batalla elevando el espíritu para luchar, aliviando a las que ya no pueden. Se plantea lo terrible de la violencia, nos enfrenta con la verdad, pero nos deja con la esperanza de que nuestra sociedad cada vez es más consciente de la realidad. La autora en este libro explorará también las vivencias más cercanas a nosotros, como son los lazos familiares. Astrid tiene veintiocho años, es escritora. Se encuentra en una antigua casa familiar en un pueblo entre montañas llamado Sabinta. Una noche se encontrará en el camino de su casa con una chica de veinte años llamada Martina que sufre un ataque de ansiedad. Martina lleva un elegante vestido. Cuando esté más tranquila le hablará de una fiesta de cumpleaños con su novio. Astrid comprenderá que esa chica ha vivido algo muy duro y la acogerá para ayudarla. Mientras tanto, intenta darle forma a una novela cosa que los del pueblo no se lo pondrán fácil, no es bien recibida. Ya sabemos que en los pueblos si algo temen es a los cambios.

Las dos protagonistas femeninas van a llevar todo el peso de la novela. La culpa es una prisión, no necesita que nadie le ponga grilletes para sentirse prisionera. Así se sentirán ellas culpables. Una por ser como es, sigue buscándose a sí misma en la escritura como si la literatura tuviera las respuestas que necesita. La otra tiene el alma rota. Siempre fue una simple sombra que, para no desparecer, complacía a todo el mundo menos a ella misma. En esa fiesta comprendió que un NO, a veces, para otro no significa nada. La autora se servirá en ambas de la primera persona para que nos cuenten sus miedos, sus dudas, su búsqueda, su intento de curarse, la necesidad de contar sus vidas para liberar el dolor personal. En cambio, no lo utilizará para narrar lo que ocurrió en esa fiesta.

Hay libros que se escriben para entretener. Pero aquí tenemos, además, un libro valiente porque la autora nos cuenta toda la rabia que lleva dentro sobre el tema de las condiciones sexuales, o cuando una víctima no denuncia por miedo a no ser creída. Nos habla también sobre como la persona en la que más confías puede destrozarte la vida. Escrito desde el fondo de alma con pequeños versos en el principio de cada capítulo donde ellas dos libran su propia batalla personal. Escrito de forma muy sencilla, pero usando palabras hermosas y frases oportunas, algunas dignas de ser recordadas; Alba Quintas nos deja un mensaje poniendo su corazón y lo consigue, vaya si lo hace. Recordará el atentado terrorista que vivió París. Por entonces, Martina estaba en ese cumpleaños y comprobó lo dura que es la otra cara de la vida: mientras unos se divierten, otros están muriendo y son asesinados. La Guardia Civil, su familia y amigos empezarán la búsqueda de Martina, pero eso poco o nada importa, lo importante es que ellas dos se encontraron y se necesitan para sanarse. Cuenta la leyenda que Ariadna ayudó a Teseo con su hilo rojo y luego él la dejó abandonada en una isla para casarse con su hermana pequeña. Pero hay una versión muy distinta a la de Homero. También afirman que Ariadna no fue abandonada, si no que ella huyó por su propia voluntad. Esa leyenda se escribió para deleitar a los lectores. Pero nuestra autora la usó para darnos un mensaje. Un libro que os recomiendo.

Un libro difícil de olvidar.

Reseña: La Muerte del Comendador (Libro 2), de Haruki Murakami

El esperado desenlace por fin. El retratista, personaje principal, sigue en la casa de las montañas llena de objetos misteriosos. Lo más curioso es una pintura titulada La Muerte del Comendador. Mientras busca respuestas a varios misterios que envuelven su entorno, un vecino le pide pintar el retrato de una joven y extraña estudiante llamada Marie. Así se detuvo la primera parte del libro…

En esta segunda parte, cuando ella no regresa a casa de la escuela, él se lanza en su búsqueda. Angustiado por ese nuevo misterio se hará más preguntas comenzando con ello un viaje que se hace más profundo que la propia búsqueda de Marie. En el centro de todo esto sigue el misterioso cuadro. ¿Quién es ese hombre que no tiene rostro? Página a página recibimos respuestas que caen como pinceladas, revelando gradualmente la imagen completa. A menudo, el viaje es lo que importa, no el destino. Haruki Murakami otra vez nos salpica con la soledad, el dolor, el aislamiento y ese vacío que la creatividad puede dejar en el alma. Pero sobre todo con la búsqueda de uno mismo.

Al igual que antes, la casa sigue siendo vital en la historia, con sus registros antiguos, los enigmas son parte de la estructura al igual que las tablas y clavos que la construyen. La pintura de Don Giovanni se trasformará en pura magia sobrenatural cuando arroje a sus personajes y estos se materialicen. De nuevo el protagonista se encontrará entre sueños obsesivos, mundos del otro lado y la realidad. Los recuerdos serán la base de toda la novela, aunque su narrativa puede llegar a cargar de tan detalle. Sin embargo, la intriga se dosifica de manera extraordinaria haciendo la lectura amena. Algunos personajes importantes del primer libro van perdiendo interés en este segundo volumen, pero todo quedará bien atado, al menos lo más interesante y seguirán los guiños a citas musicales.

El autor en las páginas de este libro pone en duda la necesidad de creer. ¿Cuál es el propósito de la creencia? ¿Es para ocultar el miedo bajo la retórica de barrer la suciedad escondiéndola bajo la alfombra? La necesidad de creer en algo, de estar tras una pancarta, puede justificar nuestras acciones y dar a las masas alguna excusa por la que vivir. Murakami establece argumentos tanto de identidad como de política contra un telón de fondo de las cuestiones más fundamentales.

Un libro extraño, fascinante, con mucho más erotismo que el anterior. Muy “japonés”, monoteísta, cuyas escenas sobrenaturales ponen la piel de gallina. Al final, la decisión que tome nuestro protagonista no es sorprendente, pero tal vez nos afecte más de lo que queremos admitir. No hay ninguna epifanía, lo aceptaremos sin protestar, al igual que aceptamos esa paz que llega con el silencio. No puedo hacer otra cosa que recomendar ambos libros.

Reseña: Anoche soñé con Glenn Gould, de Nieves Abarca

¿Un libro de poemas de una autora que ha tratado en sus otras obras su interés por lo criminal? Eso me llamó mucho la atención. Luego el nombre de uno de los grandes pianistas del siglo XX. Glenn Gould, sobre todo se centró en la obra de Bach. Sus versiones de las Variaciones Goldberg o las Suites son muy conocidas. Era una persona extraña, tocaba sentado en una silla vieja con el rostro a la altura del teclado mientras tarareaba la pieza que estaba ejecutando. Fue uno de los grandes del piano.

El título del libro sale del principio de este poema:

Quiero recordar que soñé con Glenn Gould.

Creo que soñé,

no me acuerdo demasiado bien, lo siento.

Soñé que jamás había existido.

Que sus grabaciones eran falsas,

sus murmullos, su locura.

Esa singularidad la tendrá también nuestra autora en su corto libro de poemas. Nieves Abarca no tiene temor de explorar los recovecos del miedo. Ella lo estudia como un científico, fijando las muestras bajo un cristal para su visualización. Toma nota de la información, la viscosidad de la sangre, la intensidad del sufrimiento, la soledad, la venganza y al hacerlo, se lleva el elemento del miedo de ellos. El lector lo visualiza todo de otra manera. La muerte y el sufrimiento no son nada que temer más que meros elementos de la condición humana. Es en nuestra aceptación donde la poeta nos da una nueva profundidad de la experiencia. Estos poemas llegan a la oscuridad horrible que tememos en nuestro interior. Con ellos captamos mejor el sufrimiento reflejando en muchos de ellos estados de ánimo. Nos damos cuenta de que los monstruos han estado con nosotros todo el tiempo. Ellos permanecen en el interior de nuestra mente.

Es un simple libro de poemas. No tiene otro objetivo. Su autora en sí no parece buscar nada, solo escribir unos hermosos y tétricos poemas envueltos entre referencias musicales y del mundo del cine. En algunos versos usa un tono bíblico que recuerda a las profecías apocalípticas. También guiños al sexo y cuentos populares, pero siempre con ese fondo tan melancólico y siniestro. Dentro de esa oscuridad se puede admirar la belleza narrativa, hay versos que parecen no encajar, pero es lo que los hace especiales. Con un vocabulario culto os irá atrapando en lo que es verdaderamente importante: que sintáis la misma emoción que siente ella.

Mis manos,

El color. Es rojo.

Rojo bermellón. Rojo escarlata,

Rojo Carmesí.

Es rojo Chanel.

¿No es hermoso?

Me ha gustado, me ha gustado mucho. Y sí, lo encontré bello, elegante. Cuando un autor tiene algo que contarnos da igual en qué forma lo haga. Verso,prosa, poema, relato, fábula…