Reseña: El Jardín de Marta, de Toni Cifuentes

Cuando tuve este libro entre mis manos deseé más que nunca poder tener un jardín con un hermoso árbol frondoso. Sentarme, dejando reposar mi espalda en su tronco y leer allí junto a él. También me hubiera encantado tener hijos pequeños para enseñarles la bonita portada del libro y decirles, “voy a contaros un cuento increíble”. Pero ninguna de esas dos cosas es posible, así que comienzo a escribir para vosotros, mis amigos lectores: sí, estoy aquí para que sepáis de un jardín lleno de flores en medio de una gigantesca y gris ciudad y de un mundo contaminado y enfermo. Una hermosa fábula de misterio y fantasía donde hay mensajes profundos incrustados dentro de ella. Toni Cifuentes demuestra que la bondad sigue dentro de nosotros, incluso cuando ésta se halla enterrada bajo nuestros instintos humanos. Para ello creó unos personajes tan reales que estoy segura de que les acabaréis poniendo rostro y nombre porque todos conocemos a personas así. Es sencillo identificarse con ellos, sobre todo, con la protagonista Marta, ya que en algún momento de nuestra vida hubo alguien que quiso engañarnos o nos trató injustamente. Pero, ¿quién es Marta? ¿Cuántos años tiene? ¿Por qué tiene las últimas plantas y árboles de la Tierra? Oh, pero lo mejor es su corazón tan puro, que os romperá el vuestro cuando la veáis derrotada.

Érase una vez la mayor empresa del mundo donde trabajaban Señor Uno, Señor Dos (que solo pensaban en trabajar y trabajar) y Señor Tres que una vez soñó con ser astronauta. Sin ellos saberlo, en ese enorme edificio bajando y bajando por unas antiguas escaleras, se llegaba al Jardín de Marta, un lugar vivo que existía para recordadles de dónde vienen y hacia dónde van. Nuestro autor desea que no olvidemos en esta historia desgarradora lo que sientes cuando te echan del lugar que amas. La envolvió en magia tal vez para no hacerla tan dura, pero aun así viviréis el dolor. Dejó una pregunta que a mí personalmente me llegó muy adentro y dice así: ¿Quién protege al hombre del hombre? Por que Marta es alguien muy, muy especial, que no espera salvarse ella sola, busca con esperanza salvarnos a nosotros.

Un cuento maravilloso que vais a vivir y, si sois de sentimientos a flor de piel, vais hasta llorarlo. Érase una vez un escritor español llamado Toni Cifuentes que sabía que los lectores sufriríamos con su historia, pero sonrió mientras escribía el final al recordarnos que no importa cuán oscura sea la noche, el amanecer volverá mientras lo esperemos. Me encantó, la viví, la lloré y dejé escapar un gran suspiro de felicidad leyendo el fin del cuento. Ahora os tocará leerlo y darme la razón o no. Sí, sí y sí, lo recomiendo.

One comment

  1. Rosa María dice:

    Pues nada, Soraya, intento un nuevo comentario. Me ha gustado muchísimo tu reseña, tanto que voy a buscar el libro porque promete. Yo suelo llorar si la historia da para ello, pero a veces lo necesito porque tras las lágrimas va la sonrisa y te queda ese poso de haber leído algo maravilloso. Enhorabuena por tu reseña, me ha encantado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *