Reseña: Cuentos de la luna llena: Alianzas, de Iria G. Parente y Selene M. Pascual

cuentosdelalunallenaEs difícil hacer una reseña de una novela que te deja sin palabras, pero voy a hacer, sin dudar, todo lo que pueda. Cuentos de la luna llena, es una novela de fantasía juvenil apta para un público bastante variado. Aunque hay una edad límite tirando a la baja, no hay esa barrera cuando se hace a la alta -bueno, si quitamos a las personas que sufren de hipertensión. He de reconocer que hubo momentos en los que me entraron ganas de tirar el libro contra la pared porque no podía con tanto sufrimiento y estrés. Lo bueno es que estos momentos están equilibrados dejándote periodos de paz entre uno y otro-.

En el libro nos presentan la historia de cinco personajes:
Drake, un trovador que vive de su música, que le habla a su laúd y que esconde grandes secretos.
Seaben, el príncipe de Lothaire, un reino de feéricos que vive en guerra con los humanos.
Chryses, un lobo que no es tan lobo.
Eirene, la sucesora al trono de Nryan, el reino de los elfos.
Fay, la princesa de Veridian, prima de Eirene, y futura esposa del príncipe Seaben.

La historia relata una guerra, pausada por el invierno, entre los humanos y una alianza entre feéricos y elfos, liderados por un ser despreciable llamado Mab.

“Érase una vez una guerra cruel. Una confrontación entre humanos y feéricos que parecía que nunca tendría fin. Éranse una vez una reina malvada, un apuesto príncipe, dos princesas y un trovador que sabía contar las historias más maravillosas del mundo.

Y aunque los cuentos nos han enseñado a creer en los finales felices, en un mundo donde su magia es real, las situaciones son completamente diferentes a como nos las han contado…

Alianzas, traiciones, luchas de poder e intereses puramente egoístas guiarán esta historia, hasta que finalmente nada de lo aparentemente predefinido llegue a cumplirse. Según avanza la novela, el destino de estos cinco personajes principales se cruzará abriendo un misterio tras de otro y cerrándolos a su paso. Con mucha tensión entre varios de ellos. De todo tipo. Cualquier tensión que os podáis imaginar. Sí, esa.

Si bien, nada más abrir el libro nos encontramos con una letra pequeña TRANQUILOS, no os alarméis porque la fluidez del texto hace que las hojas se pasen solas. Y es que el estilo de Iria G. Parente y Selene M. Pascual –sí, son dos autoras–, no solo es homogéneo, haciendo que no se distinga qué escribe cada una, sino que convierten las palabras en notas que hacen que fluyan mientras las lees como si fuese música conjurada. Y como un hechizo, te enganchan en cada frase. Tenemos que tener en cuenta desde el principio que es una historia que intenta romper la idea de los cuentos y darle un giro de ciento ochenta grados. De decirnos; sabes que los cuentos son así, pero así no va a ser esta historia.

Los personajes son otro de los puntos fuertes de la novela y es que realmente parecen estar vivos. Aunque sean seres de fantasía, los protagonistas actúan como personas reales y toman decisiones en consecuencia. De hecho, algunos de ellos los comienzas odiando y luego te das cuenta de que necesitas saber más de ellos y cada cosa que les ocurre te afecta como algo personal. En ese sentido, la novela es una lanzadera de sentimientos y sensaciones que no hace más que subir y bajar.

Llegamos al apartado de los capítulos y vemos que están escritos en primera persona. Esto creo que es lo mejor que tiene y lo que consigue que te encariñes con los personajes, ¿por qué? Muy sencillo. Los protagonistas describen lo que sienten constantemente y tienes el punto de vista de los cinco. Esto quiere decir que, si no entendías los motivos que llevan a uno a hacer algo en determinado momento, espera a que toque su capítulo y descubrirás todos los secretos y sentimientos que oculta. Esta, en efecto, es una novela que se mueve mucho por las emociones.

Hay otras partes que son exteriores a la historia y que aunque no parecen importantes lo son. Quiero destacar la magnífica portada y resaltar la edición, tanto interna como externa.

En definitiva, esta es una de esas novelas que no quieres parar de leer y al mismo tiempo no quieres que acabe. Una novela esencial para los amantes de la Fantasía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *