Archive for David PJ

Reseña: No apagues la luz, de A. M. Caliani

noapagueslaluzConocí al señor Caliani en el Primer evento Esmater celebrado en Madrid hace tres años, si la memoria no me falla, algo típico en mí. Creo recordar que fue un día de finales de enero, en un acontecimiento donde conocí a muchos escritores e hice un montón de amigos. Una de esas reuniones, no quiero explayarme demasiado, a las que a uno le gustaría acudir más a menudo y que, por unas circunstancias u otras, no pueden repetirse de manera más continuada. Por cierto, ese fue el día en que también conocí a Víctor Blázquez, escritor y uno de los que manejaban el cotarro de dicha asociación en aquel entonces, además de colaborador de esta misma web.

Recuerdo gratamente las conversaciones que el autor ceutí nos iba desgranando en clave de humor a un amigo mío y a un servidor, entre algún que otro piscolabis. Momentos para el recuerdo, sin duda. En seguida nos dimos cuenta de que era de esa clase de persona que se deja querer y con la que compartirías mil y una aventuras (como los personajes de su excelente novela, titulada El secreto de Boca Verde, ya reseñada en esta misma web) y con la que no habría pausa para el aburrimiento.

Un crack, el tío Caliani, como se suele decir. No cuesta mucho imaginarse que conectamos desde el principio, razón por la que no dudamos ni un solo instante en volver a visitar la capital para la presentación del citado Thriller de aventuras, una obra de la que tuve el privilegio de ser una de las primeras personas que vio su adaptación al formato digital, en 3D, como el propio autor citaría el día de la presentación, y que fue editada a cargo de Premaebooks ediciones, cuyo jefe en funciones es el amigo que anteriormente nombré.

Aquí empezó a cuajar una relación profesional que persiste, como prueba fehaciente es la nueva colaboración en su siguiente trabajo: una colección de quince cuentos de terror recopilados en una antología titulada No apagues la luz cuyo propósito es darle más de un susto al lector. Genial la presentación, el prólogo y el epílogo. Una obra que no puede faltar en su lector electrónico y a un precio de risa.

Leer esta antología ha sido como volver atrás en el tiempo, recordar de nuevo los momentos que pasé con el autor. Su prosa es muy reconocible, encontrarás disparos de humor negro entre sus párrafos, marca de la casa. No me decanto por ninguno de los cuentos en especial, si bien son de diferente temática, el objetivo está claro: que te vayas por la pata abajo como, intuyo, diría el señor Caliani.

Cada relato tiene su punto, su reflexión, su historia, connotación, leyenda…, una recopilación que engancha desde el principio, recomendada para leer de noche, con la luz encendida. Es todo por mi parte, aquí me despido, les dejo con mi consejo, allá ustedes con su decisión.

Advertidos están. ¡¡¡Qué tengan una feliz lectura y unos placenteros sueños!!!

Reseña: La tercera versión, de Antonio Manzanera

laterceraversionMe gusta la novela negra, pero nunca había leído nada de espías y con esta primera he quedado bastante impresionado. He disfrutado las trescientas trece páginas de este libro como si fuese un miembro de la CIA o el KGB novato y ajeno a todo aquel acontecimiento histórico.

La verdad es que al principio estaba un poco indeciso con la lectura, porque aunque la trama me llamaba, no estaba seguro de ir a disfrutar al cien por cien de la historia ya que nunca había leído nada de este estilo como ya he dicho y la edición que a primera vista parece un poco grande me echaba para atrás. Un error, claro. Cuando lo empecé quedé directamente enganchado, y los subcapítulos cortos hacen que se lea muy rápido.

En la trama se nos presentan cuatro partes, la primera es un prólogo donde un agente de la CIA acusado de espionaje nos mostrará su inocencia. Es un poco para meternos en la historia. La guerra fría, Estados Unidos contra Rusia, espionaje y contraespionaje y un suceso histórico muy importante y nunca resuelto, la desaparición de Vitaly Yurchenko, un desertor del KGB y que esta novela propone resolvernos.

La segunda parte es La primera versión, en ella, un agente del FBI nos contará cómo fue desde su punto de vista el contacto con el famoso Yurchenko. Cómo llegó hasta Estados Unidos, qué contó a la CIA, todos los interrogatorios y quiénes fueron los espías que delataron a los infiltrados en Rusia.

La siguiente parte es La segunda versión, donde un espía que trabajaba en la CIA, es acusado. El capítulo está en forma de interrogatorio y el personaje contará su implicación en la trama Yurchenko desde su punto de vista, o, el punto de vista que los Rusos le dieron de todo el asunto.

La última es la que le da nombre a esta novela La tercera versión, aquí el autor nos pondrá una nota al principio diciendo cómo consiguió hacerse con esta información pues llega directamente de Rusia. En ella se nos contará qué pasó realmente con el coronel Yurchenko, quiénes fueron los espías que organizaron todo y los motivos que les llevaron a hacerlo.

Evidentemente esto es una obra ficticia e incluso la nota de autor forma parte de la novela, pero le da mucho realismo a lo que podría haber sido el desenlace de esta verdadera historia. El final es interesante, aunque el punto fuerte es llegar hasta él, encontrándote con esas diferentes versiones hasta alcanzar la definitiva. Bastante plausible cabe destacar.

La historia de Yurchenko, al menos lo que se conoce, es sencilla. Un coronel del KGB que desertó en Italia y viajó hasta los Estados Unidos, para darle información al gobierno. Después de tiempo junto a ellos, mientras comía con un agente de la CIA le dijo: «Voy a dar un paseo. Si no regreso, no es tu culpa». Y obviamente no volvió. Apareció al poco tiempo, ya en Rusia dando una rueda de prensa, admitiendo que había sido raptado y drogado por los americanos. La historia real es tan interesante como la teoría de su escapada que nos presenta Antonio Manzanera. Un libro que para comprender bien, por la cantidad de nombres y de implicados, es recomendable releer, o hacer un repaso por encima. No es necesario, pero si disfrutable.

Hacer una mención especial a La caza del octubre rojo –novela de espías-, que sale en los cuatro capítulos, en diferentes partes, sin aparente conexión entre ellas.

Reseña: La paloma, de Patrick Süskind

la-palomaHace mucho tiempo que leí El Perfume del genial escritor alemán Patrick Süskind, así que cuando encontré esta pequeña novela del mismo, ni dudé en comprarla. No es mi afición a hacerme con libros de un mismo autor lo que me llevó a echar mano a este ejemplar, si no la atrayente sinopsis que me gritaba con fuerza “cógeme”. Y es que este pequeño cuento largo narra el éxtasis de la locura más profunda y primitiva, cuando un hombre que ha pasado por incontables penurias en su vida y que actualmente lleva una vida digna y monótonamente pacífica y apacible, se levanta un día por la mañana y encuentra una paloma en su cuarto de baño.

En este relato no será la presencia de la paloma la que nos saque de nuestras casillas y nos ponga nerviosos, sino la forma del protagonista de tratar la situación. Desesperadamente buscará otro asilo, y seremos partícipes de la locura y las acciones incongruentes que el miedo de nuestro personaje le lleva a hacer.

Una historia situada en el Paris de 1987 con breves descripciones, pero las justas para adentrarte en el paisaje y el modo de vida. Süskind se centra más –como verán aquellos que lean o hayan leído El Perfume– en la psicología de los personajes. En esta, nuestro protagonista Jonathan, tiene más de cincuenta años a sus espaldas y lleva una vida tranquila hasta que la paloma hace acto de presencia, y ese pequeño cambio es el que convierte a una persona ya maniática de por sí, en un completo desquiciado, una mente perturbada propia del final de un relato de Lovecraft. Eso es lo que hace de esta historia algo tan personal del estilo del autor y que puede ser leído como crítica a la humanidad por su facilidad para acomodarse y la dificultad para adaptarse que llega a recordar a la idea de La Metamorfosis de Kafka.

El estilo dice mucho de Süskind, al que se comprende sabiendo un poco de su vida, y realmente poco es lo que se puede conocer, pues es una persona bastante retraída que no concede ningún tipo de entrevista a nadie, sus salidas ante el público son nulas hasta el punto de haber rechazado varios premios. Parece por lo tanto, que la psicología del autor se ve reflejada en los protagonistas de sus novelas.

Algo que me ha parecido curioso y digno de mención es el parecido que encontré al principio leyendo la sinopsis, pero no entre sus páginas. El primer autor que me vino a la cabeza al leer que un hombre se desquiciaba por la presencia de una paloma en su casa, fue Carlos Sisí y su no tan conocida novela corta Edén Interrumpido que trata sobre un hombre que no puede dormir por los ladridos del perro del vecino. La diferencia es que en ese caso el perro cobra mucho protagonismo, siendo algo realista.

En La Paloma, no es el animal el protagonista, si no la imagen del mismo, la idea de su presencia en el altar de Jonathan que él creía incorruptible y es violado con violencia por la rata alada a base de plumas heces y enfermedad.

Es un libro corto que gustará a todo aquel que haya sabido disfrutar de El Perfume y de los libros con un enfoque más psicológico de los personajes.

Reseña: El murmullo, de Milo J. Krmpotić

elmurmulloMilo J. Krmpotić, es redactor jefe de la revista Qué leer, colaborador de medios como Fotogramas o Go Mag y las secciones literarias del Anuari de Enciclopèdia Catalana, y escritor de siete novelas, la última, la que ahora se presenta. Este autor es más conocido por su obra Las tres balas de Boris Bardin, novela policíaca, ganadora del premio NoTodo.com a la mejor novela del año 2010 y finalista del Memorial Silverio Cañada 2011 de la Semana Negra de Gijón a la mejor ópera prima criminal.

Esta es una novela difícil de reseñar, muy difícil, la verdad, por su ambigüedad. En ella se nos presenta el secuestro de una joven con una narración compleja que puede no resultar agradable para alguno. Personalmente he llegado a sentirme completamente perdido entre las páginas, sin llegar a comprender bien lo que pasaba. Supongo que es un efecto metaliterario en el que el autor nos intenta mezclar lo real con lo imaginario, para entender la sensación de pérdida de la joven. Por otro lado, tenemos a una periodista que “tiene” una relación con la hermana de la desaparecida. En su historia también hay una ambigüedad entre lo real y lo ficticio donde ni siquiera al final conseguiremos comprender cuál es la verdad de toda la novela, pues el autor deja al lector elegir la que prefiera. Nos encontramos por lo tanto con una novela interpretable.

Los personajes están bien desarrollados. Quizá el secuestrador el que menos, pues en la obra no encontraremos un motivo que le haya llevado a hacerlo ni una explicación, solo un secuestro. Y siempre con el juego realidad/ficción que tanto parece gustarle al autor.

En una entrevista de asturias24 se le hace una pregunta muy importante sobre la obra.

«Uno de los aspectos más interesantes de El murmullo es esa ambigüedad entre lo objetivo y lo subjetivo. Lo fantástico y lo normal… ¿Dónde empieza y dónde acaba lo real en tu novela?».

Su respuesta es clara:

«Eso lo debe decidir el lector, cada lector en particular. Obviamente, no llego al nivel de excelencia técnica de James, porque Otra vuelta de tuerca es una maquinaria perfecta en su uso del punto de vista. Aspiraba a que tanto el lector afín a lo realista como el lector amigo de lo sobrenatural salieran del libro siendo capaces de justificar su apuesta por una u otra explicación. Ante una misma experiencia… llamémosla extraña, dos personas pueden reaccionar con dos percepciones radicalmente opuestas. Cuestión de subjetividades. Para Gloria, los espectros son reales. Para otros personajes, no. Yo quería respetarlos a todos, aunque me consta que he dejado alguna rendija, sobre todo una en clave de “locked room mystery”, por la que se me puede acusar de tirar más hacia un lado que hacia el otro».

Su idea sobre hacer una obra diferente es clara, pues no llega a ser policíaca pero tiene ese halo de misterio.

La portada es magnífica y solo con verla pone los pelos de punta, pero las ilustraciones interiores quizá queden atrás respecto a la cubierta, aunque la técnica del dibujo pega mucho con el texto.

Por último volveré a la entrevista anteriormente mencionada para decir que el autor parece que está dispuesto a trabajar en una segunda parte:

«Por un lado, cada una de mis novelas tiende a ser bastante diferente respecto a las que la precedieron. Por otro, hace poco sentí que estos personajes tenían cosas que decir todavía y escribí una docena de páginas esbozándolas. Veremos, no tiene sentido cerrarse puertas a uno mismo».

El murmullo es una novela interesante, experimental en ciertos puntos, y como ya he repetido en varias ocasiones, ambigua.

Reseña: Retrofuturismos, Antología Steampunk, de VVAA

RetrofuturismosA mediados de octubre el sello Fábulas de Albión decidió volver al Steampunk con la segunda antología de retrofuturismos. Desconozco cómo quedó la primera antología, pero he de decir que esta segunda me ha dejado un buen sabor de boca. La antología se abre con un relato de Félix J. Palma, autor más conocido por su trilogía victoriana publicada en 2008 y terminada este mismo año. La princesa del centro de la Tierra, es un relato bastante denso con una premisa interesante pero con un final que no me ha terminado de convencer. Supongo que porque es una historia inédita que ocurre, pero no se cuenta, en su segunda novela de la trilogía.

Continuamos con La cicloteca de BubbleLon, relato de Sofía Rhei muy bien escrito y con una de las mejores historias de la antología. Y es que cuando un relato empieza así: “Alguien debería inventar algún tipo de descarga eléctrica que pudiera transmitirse a distancia, utilizando como vehículo la intensidad de la mirada…”, sabes que el relato va a continuar mejor. El relato nos presenta un mundo distópico, donde los libros se imprimen en el acto y las palabras, si se pierden no pueden volver a recuperarse.

Seguimos con Biocronografía del salto lateral: el teorema de Aub, escrito por Guillermo Zapata Romero que nos lleva a la guerra civil española. Un relato con dosis de historia. Con artistas conocidos, como Dalí o Buñuel entre otros. Paradojas, agujeros de gusano, saltos laterales. Líneas temporales paralelas con la temática Steampunk que nos proporciona esta antología. Este es otro de los necesarios para darle un buen toque a la antología.

El avance hasta ahora es muy interesante y el cuarto relato no es para menos. Laura Fernández nos sorprende con Aborrecer a Lester J. Murray, un relato sobre un dirigible inteligente que da conversación a aquel que lo compra. Más allá de recordar recoger a los niños o decir si el conductor se ha pasado de parada, este aparato nos desquiciará hasta que queramos abandonarlo. No todos los días se conoce a un robot/automóvil con afán de escritor.

Gigantes, de Rubén Sánchez Trigos, nos lleva a España para presentarnos un parque de atracciones encabezado por el mismísimo George Méliès, con invenciones del gran Lovecraft y un crimen. Un relato, una carta de despedida, quizá una explicación para saber por qué nuestro protagonista hizo lo que hizo. ¿Lo hizo? Por ello nos encontramos con una historia con toques dramáticos, misteriosos y la temática de la antología que no nos puede faltar.

Cristina Jurado nos presenta en El pastor, un relato de vampiros bastante denso donde no he podido observar la temática principal de la antología, siendo más fantástico. Un relato de difícil comprensión, en mi opinión no muy bien explicado.

Aquí remonta la antología que tiene un pequeño bajón con el anterior relato, pues Jesús Cañadas sabe muy bien cómo atraernos con su relato llamado Tiros a la barriga, otro de los mejores de la antología. El relato empieza de una manera algo extraña llegando a un punto de no retorno donde lo raro se convierte en una genialidad. Es un relato muy intenso y emotivo, aunque creo que podría haberse sacado algo más de la temática. Creo que este y el de Sofía Rhei podrían extenderse y formar cada uno un relato largo/novela muy interesantes.

Noemí Sabugal crea un relato policíaco que cambiando algunos detalles puede pasar del Steampunk al Cyberpunk. Berlín Mechanical Men, tiene un interesante punto final, pero quizá peca de extenso. Tiene una buena premisa, pero una continuación que puede llegar a hacerse pesada. La crítica viene implícita en este relato.

¿Queréis saber cómo sería la hora del té con un sombrerero loco mecánico? Pues Alfredo Álamo nos lo enseña en El óxido del sombrerero. Un relato Steampunk al uso, muchos engranajes y no demasiada historia. No es de los más originales.

Aquí comienza un poco una espiral descendente en la antología y es lo que pasa cuando se dejan los mejores relatos al principio. Por supuesto hay excepciones. No es el caso de Carne contra el metal, de Rafael Marín. El relato más corto de la antología, y poco más se puede decir.

El Manco, de Rocío Tizón nos enseña otra historia policíaca. Una investigación de asesinatos con un final evidente.

Aquí vuelve a remontar, después de tres relatos que no dicen demasiado. Y Luis Guallar lo sabe hacer muy bien con Como dentro de un reloj. Una historia intensa, algo densa, esta vez en el buen sentido, e inquietante. Terror con sabor Steampunk, creo que una buena mezcla.

Los hijos de Saturno, es otro buen relato escrito por Sergui Lifante. Una buena idea sobre una máquina que proporciona buenos sueños –no he podido dejar de pensar en Origen en determinados puntos-. Una historia extraña en algunas partes de la narración, pero con un final muy interesante que deja con la boca abierta.

Seguimos ahora con Prey’s Moon de Joseph M. Remesar que nos muestra una idea interesante en un principio, aunque también evidente. Más terror en este caso, pero a diferencia de Luis, el Steampunk lo guarda un poco –mucho- para enseñarnos un relato de licántropos.

La antología finaliza con un relato escrito a cuatro manos entre Ángel Luis Sucasas y Francisco Miguel Espinosa, Las manos que construyeron América. Otro relato histórico interesante, con un final digno, pero con el steampunk en segundo plano.

La edición está cuidada en cuanto a una letra normal se refiere. La portada es estupenda y es una “continuación” de la primera antología. En conclusión, una antología digna y con relatos muy interesantes y variados. Recomendada si quieres tu dosis de Steampunk diaria.

Reseña: La expedición, de Stephen King

laexpedicionEn 1985, King publicó una antología de relatos que vino a España en forma de cuatro libros recopilatorios, a saber: Historias fantásticas”, La niebla, Dos historias para no dormir y La expedición, que es el libro del que vamos a hablar hoy.

Por lo general no soy muy fan de los relatos cortos, me gustan más las historias largas, pero King es King y últimamente estoy encontrándole el gusto a estas pequeñas joyitas que en veinte páginas, cuentan una historia más intensa que algunas novelas de trescientas.

Antes de entrar con la reseña, hay que saber que en 2011 el libro tuvo una ampliación. Dos historias para no dormir, era una pequeña antología inédita con dos relatos La balsa y Nona, que acabó por meterse en La expedición en el año mencionado.

Así que entremos a destripar un poco los relatos por orden de aparición.

En primer lugar nos encontramos con el relato que le da nombre a esta rica antología; La expedición. Un buen relato de Ciencia Ficción, donde un padre explica a sus hijos el descubrimiento de los desplazamientos espacio temporales para evitar que se asusten por el viaje que tienen que realizar en ese momento. Poca ciencia ficción de King he leído, pero este es sin duda el mejor de sus relatos de ese estilo. Muy interesante, buenas explicaciones –poco científicas eso sí- y un giro final asombroso. Sin duda el mejor relato de la antología. Empezamos muy bien.

En segundo lugar nos encontramos con Superviviente. Típico relato de un hombre que sobrevive a un accidente de avión en una pequeña isla. En este caso, el superviviente escribe un diario y eso es lo que se puede leer exclusivamente. Un poco de pasado como presentación del personaje y un presente narrado de una manera muy dura con una premisa ¿Hasta qué punto el paciente puede soportar un shock traumático? ¿Hasta qué punto el paciente quiere sobrevivir?

En la tercera posición nos encontramos con Abuela, un relato que ya tiene su propia adaptación cinematográfica con el título Mercy. Esta es una historia de terror clásico de brujas, pero con ese toque diferente de la casa. En determinados momentos no he podido evitar pensar en las películas de Insidious. La historia es interesante, pero al explicarse mucho lo que pasa en el presente, dejan pocas explicaciones para el pasado. No me quejo porque no se entienda, se comprende perfectamente, sino porque me parece más interesante lo que no cuenta y podría haberse contado que lo que acaba por explicarse.

La balada del proyectil flexible; último lugar para las ediciones anteriores al 2011 y antepenúltimo para las ediciones posteriores. Y ahora que los veo así, los dos juntos no sabría cuál elegir como mejor relato, si el primero o este. Me encantan las historias que tengan un estilo psicológico en su interior y esta lo desborda. El relato trata sobre un editor que cuenta la historia de cómo perdió la cabeza, no tras leer un manuscrito, sino después de hablar con el autor de este. Una historia que te hace perder un poco la cordura y un final que hace que te plantees quién está loco y si de verdad lo está. La ambigüedad en temas de locura me encanta y en este relato es espectacular.

La balsa. El problema de insertar dos relatos después de varios años, es que rompes la estructura original y en este caso han quedado dos relatos algo mediocres al final de una antología bastante buena. En este caso tenemos a dos chicos y dos chicas que se van con el coche hasta una playa donde hay una balsa, tras acabar sus vacaciones. En el agua encontrarán algo que no les dejará escapar. Es el relato más gore de la antología, eso sí.

Nona, el último y más flojo de todos, para mi gusto. Personalmente no me ha dicho demasiado, aunque tiene un final interesante, tiene su toque gore y a su vez su toque psicológico. Trata sobre un chico que conoce a una mujer llamada Nona y se escapa con ella. Y hasta ahí puedo leer.

La verdad es que la antología es bastante buena y los dos últimos relatos no es que sean malos, es que están colocados detrás del mejor relato y eso afecta a la manera en que se leen. Salvando la posición, queda una antología variada, con ciencia ficción, terror clásico, psicológico, gore o violento y horror primitivo que para fans de King no defraudará en absoluto, y para alguien que guste de los relatos cortos de terror, probablemente disfrute.

Reseña: Cuentos de la luna llena: Alianzas, de Iria G. Parente y Selene M. Pascual

cuentosdelalunallenaEs difícil hacer una reseña de una novela que te deja sin palabras, pero voy a hacer, sin dudar, todo lo que pueda. Cuentos de la luna llena, es una novela de fantasía juvenil apta para un público bastante variado. Aunque hay una edad límite tirando a la baja, no hay esa barrera cuando se hace a la alta -bueno, si quitamos a las personas que sufren de hipertensión. He de reconocer que hubo momentos en los que me entraron ganas de tirar el libro contra la pared porque no podía con tanto sufrimiento y estrés. Lo bueno es que estos momentos están equilibrados dejándote periodos de paz entre uno y otro-.

En el libro nos presentan la historia de cinco personajes:
Drake, un trovador que vive de su música, que le habla a su laúd y que esconde grandes secretos.
Seaben, el príncipe de Lothaire, un reino de feéricos que vive en guerra con los humanos.
Chryses, un lobo que no es tan lobo.
Eirene, la sucesora al trono de Nryan, el reino de los elfos.
Fay, la princesa de Veridian, prima de Eirene, y futura esposa del príncipe Seaben.

La historia relata una guerra, pausada por el invierno, entre los humanos y una alianza entre feéricos y elfos, liderados por un ser despreciable llamado Mab.

“Érase una vez una guerra cruel. Una confrontación entre humanos y feéricos que parecía que nunca tendría fin. Éranse una vez una reina malvada, un apuesto príncipe, dos princesas y un trovador que sabía contar las historias más maravillosas del mundo.

Y aunque los cuentos nos han enseñado a creer en los finales felices, en un mundo donde su magia es real, las situaciones son completamente diferentes a como nos las han contado…

Alianzas, traiciones, luchas de poder e intereses puramente egoístas guiarán esta historia, hasta que finalmente nada de lo aparentemente predefinido llegue a cumplirse. Según avanza la novela, el destino de estos cinco personajes principales se cruzará abriendo un misterio tras de otro y cerrándolos a su paso. Con mucha tensión entre varios de ellos. De todo tipo. Cualquier tensión que os podáis imaginar. Sí, esa.

Si bien, nada más abrir el libro nos encontramos con una letra pequeña TRANQUILOS, no os alarméis porque la fluidez del texto hace que las hojas se pasen solas. Y es que el estilo de Iria G. Parente y Selene M. Pascual –sí, son dos autoras–, no solo es homogéneo, haciendo que no se distinga qué escribe cada una, sino que convierten las palabras en notas que hacen que fluyan mientras las lees como si fuese música conjurada. Y como un hechizo, te enganchan en cada frase. Tenemos que tener en cuenta desde el principio que es una historia que intenta romper la idea de los cuentos y darle un giro de ciento ochenta grados. De decirnos; sabes que los cuentos son así, pero así no va a ser esta historia.

Los personajes son otro de los puntos fuertes de la novela y es que realmente parecen estar vivos. Aunque sean seres de fantasía, los protagonistas actúan como personas reales y toman decisiones en consecuencia. De hecho, algunos de ellos los comienzas odiando y luego te das cuenta de que necesitas saber más de ellos y cada cosa que les ocurre te afecta como algo personal. En ese sentido, la novela es una lanzadera de sentimientos y sensaciones que no hace más que subir y bajar.

Llegamos al apartado de los capítulos y vemos que están escritos en primera persona. Esto creo que es lo mejor que tiene y lo que consigue que te encariñes con los personajes, ¿por qué? Muy sencillo. Los protagonistas describen lo que sienten constantemente y tienes el punto de vista de los cinco. Esto quiere decir que, si no entendías los motivos que llevan a uno a hacer algo en determinado momento, espera a que toque su capítulo y descubrirás todos los secretos y sentimientos que oculta. Esta, en efecto, es una novela que se mueve mucho por las emociones.

Hay otras partes que son exteriores a la historia y que aunque no parecen importantes lo son. Quiero destacar la magnífica portada y resaltar la edición, tanto interna como externa.

En definitiva, esta es una de esas novelas que no quieres parar de leer y al mismo tiempo no quieres que acabe. Una novela esencial para los amantes de la Fantasía.

Reseña: La pirámide inmortal, de Javier Sierra

lapiramideinmortalJavier Sierra, autor premiado en numerosas ocasiones por sus novelas históricas y de aventuras, con una meticulosa documentación nos presenta una novela escrita hace doce años, corregida y replanteados sus enigmas.

No es un misterio que La pirámide inmortal, sea una revisión de la ya publicada en 2002, El secreto egipcio de Napoleón, pero como mis conocimientos sobre la “original” se limitan a lo que cuenta Javier Sierra en su nota de autor y sobre lo que añade la Editorial Planeta en la contracubierta, me limitaré a hacer la reseña de esta novela y no una comparativa.

Cuando leí el nombre de la novela quedé prendado; La pirámide inmortal. Me pareció que sonaba muy místico, tanto como para satisfacer mis gustos literarios. Cuando vi la portada, anaranjada con las tres pirámides y leí la sinopsis, simplemente lo quise.

La premisa que presenta la novela, es la de un joven Bonaparte que pasa la noche del 12 al 13 de Agosto de 1799 dentro de la pirámide de Giza, y así lo venden, pero es más que eso. Cuando lees la sinopsis, esperas que el libro entero verse sobre la noche que pasó Napoleón dentro de la majestuosidad egipcia, pero va más allá. La verdad es que no son excesivas las partes en las que se narra al general dentro del monumento, haciéndose más hincapié en la historia de por qué acaba encerrado allí a voluntad, entre misterios alquímicos, hechiceros que soportan una guerra que lleva siglos sucediéndose y dioses que transmiten secretos a la humanidad.

Cogí el libro con muchas ganas porque, como habéis podido observar tiene muy buena pinta. Si bien esperaba más presencia de la pirámide en sí misma y de la famosa noche de la que se habla, según avanzaba en la lectura, dejé de ver necesarios más detalles de la noche y me resultó más interesante la historia que giraba alrededor.

La narración de Sierra hace que el texto sea fluido y rápido de leer, sin importar exceso de descripciones ya que se está tan inmerso en la lectura que te dejas llevar por ella. Los personajes están muy bien definidos, aunque se nota que se ha dedicado más tiempo y cariño a unos que a otros. El personaje de Napoleón está bien cuidado, así como el de la misteriosa bailarina que se nos presenta y al que se le da un papel cuasi protagonista.

Durante toda la novela hay un ansia viva –que personalmente me devoraba por dentro y seguro que al que lo lea también le surgirá –por resolver los enigmas que se nos presentan en la misma y que poco a poco toman forma hasta un desenlace final bien logrado.

El hecho de que los personajes sean reales dentro de la historia, así como fechas y sucesos, le da un punto de credibilidad a esta que, una vez finalizada la novela, te hace plantearte su veracidad. Al terminar el libro, siendo tan detallado y dejándote más pistas en el epílogo y las notas del autor, no he podido parar de pensar en si eso pudo suceder de alguna manera.

Uno de los puntos importantes donde que hay que tener cuidado durante la lectura, son las fechas. En algunos capítulos encontraremos fechas de las que tenemos que estar pendientes para no perdernos en el tiempo de la narración que va saltando entre días, meses o años, indiscriminadamente.

He aquí, por lo tanto, una novela histórica de aventuras que nos tendrá inmersos en la lectura durante poco tiempo, no solo por ser una novela corta -350 páginas-, sino por la fluidez y la intensidad de la narración.

Reseña: Bajo la misma estrella, de John Green

Bajo-la-misma-estrellaHay libros que puedes leer y encariñarte con los personajes para luego tener un recuerdo vago de ellos. Bajo la misma estrella, no es uno de esos. Aquí encontrarás personajes con los que te encariñarás, reirás y llorarás y después de leerlo los recordarás de la misma manera, pues estos están tan vivos que te parecerá que existen.

Bajo la misma estrella, nos cuenta la historia de Hazel Graze Lancaster, una chica de dieciséis años que sufre desde los trece un cáncer de tiroides en fase IV extendido a los pulmones y es tratada con un medicamento experimental. Su vida consiste en dormir mucho, porque su médico le dice que es bueno, ver realitys, leer una y otra vez su libro favorito “Un dolor imperial” y asistir, en ocasiones, a un grupo de apoyo para jóvenes con cáncer. Allí conocerá a Augustus Waters que va de acompañante de su amigo Isaac que padece un cáncer ocular. Aquí empezará una historia de amistad juvenil, algo azucarada en ocasiones que destilará risas y llanto, mucho llanto. Porque, por si no ha quedado claro, por encima de todo, esta es una historia sobre el cáncer.

Para ser una novela juvenil tiene partes muy duras. Una de las frases que se pueden encontrar, es al principio de la novela. Personalmente, quedé marcado, porque la encuentras en la primera página, ya en el segundo párrafo.

“Cuando leemos un folleto sobre el cáncer […] vemos que sistemáticamente incluyen la depresión entre los efectos colaterales […]. Pero en realidad la depresión no es un efecto colateral del cáncer. La depresión es un efecto colateral de estar muriéndose.”

Aunque también se pueden encontrar frases dichas por los protagonistas, que parecen salir de la boca de un niño de diez años (aquí pondría un fragmento pero la más relevante está tan al final que conllevaría un spoiler). Pero siempre con ese halo de humor lacrimógeno con escenas o frases de humor negro, lo que se consideraría, políticamente incorrecto. Pero cuando es el mismo personaje el que se mofa de su propia condición y destino hace que la risa sea tierna y que te encariñes más con él.

Por otro lado la manera de escribir del autor hace que la lectura sea amena y rápida (en una noche se termina), aún con sus partes filosóficas que te harán parar de leer y preguntarte qué es lo que quiere decir John Green y qué tiene que ver con el personaje en cuestión frente a la novela en su conjunto. La caracterización, aunque mejorable, destaca por estar bastante conseguida. Es imposible no encariñarte con los protagonistas.

Un posible punto en contra sería la evidencia de los eventos, pues antes de que ocurran sabes que van a pasar. Aún así el conocimiento previo no evita el sentimiento posterior.

El libro en cuestión cuenta con trescientas páginas, de las cuales ten por seguro, que si eres de lágrima fácil soltarás alguna durante toda la novela, pero las últimas cien páginas… Las últimas cien páginas no dan tregua. Prepara los kleenex porque tus ojos parecerán una fuente. Cuando me enfrenté a la lectura pensé que sería algo equiparable a “Un puente hacia Terabithia” o “Las ventajas de ser un marginado”, pero va muchísimo más allá que, incluso, las dos juntas.

Esta es una novela que si bien está más indicado para un público joven, puede ser leída por personas más adultas, es posible que sea comprendida mejor, dada la madurez y complejidad que destilan algunas partes.

Como datos adicionales:

El personaje protagonista Hazel Grace, narradora de la historia, está basado en una amiga de John Green llamada Esther Earl que sufrió la misma enfermedad que se describe en el libro.

La novela tiene una adaptación cinematográfica que si bien le hace justicia, no es tan fiel como esperaba, faltando datos importantes y haciendo necesaria la lectura para su comprensión.

Así que sin dudarlo, joven o adulto, esta es una buena novela con la que sin duda disfrutarás y que sirve también para desobstruir los lacrimales.

¿Vale?

Vale.