Reseña: El almanaque de mi padre, de Jiro Taniguchi

el-almanaque-de-mi-padreEl tema de la familia siempre nos hace llorar. Las lágrimas salen con facilidad, los recuerdos afloran nuestra mente y cualquier frase en la que salgan las palabras «madre» «padre» «hijo» o «hija» nos ponen el vello de punta. Nos acongojan.

Por supuesto, estamos hablando de recuerdos. Sin ellos no somos nosotros, somos otros, si nos paramos un momento a pensar en ellos, nos convertimos en los niños que fuimos y es fácil (nuevamente) ponerse a llorar.

De todo esto, sabe bastante el autor Jiro Taniguchi. Conocía a Taniguchi de haber leído otras obras suyas. Me di cuenta que sabe tocar demasiado bien la fibra y hace deliciosas historias de lo que en principio nos podría parecer una simple trama de novelas de costumbres. Sinceramente, a mí ya me tenía ganado antes de empezar. El último manga que leí suyo, Cielos radiantes, dejó bastante poso en mí. Recuerdo aquel tomo con frecuencia.

Sí, Jiro Taniguchi me tiene ganado.

el-almanaque-de-mi-padre_4

El almanaque de mi padre cuenta la historia de Youchi. Un día lo llaman por teléfono: su padre ha muerto mientras dormía. La esposa de Youchi lo abraza y le arregla la maleta para que deje Tokio y vaya al funeral de su padre en el pueblo donde nació. Comienzan así, en la mente de Youichi, los recuerdos de su infancia. Se siente mal, no lo hizo bien, como todo hijo que se marcha lejos se alejó de su padre, de su familia, cada vez más con el tiempo. Desde que su madre los abandonó ya nunca pudo confraternizar con su padre. Su padre era un tipo muy introvertido, pocas veces hablaban, el único recuerdo que permanece en la mente de Youchi es él mismo de pequeño sentado en el suelo de la peluquería de su padre jugando con unos camioncitos de madera. Un día muy caluroso. Su padre fue siempre un virtual desconocido, inmiscuido en el constante trabajo para sacarlos adelante, jamás se preocupó por sus sentimientos. Youchi asiste al funeral donde encuentra a todos: su hermana mayor, sus tíos, su madrastra y mucha más gente, porque su padre es un hombre bien querido por sus vecinos. Entre los recuerdos de unos y otros irá rememorando por qué su madre los dejó, porqué se quedaron con su padre y por qué les fue tarea harto imposible acercarse a la persona de su progenitor como él hubiera querido.

el-almanaque-de-mi-padre_5

Ha sido una vivencia dura para mí, aunque me alegro de haber leído esta historia. Qué bonito, qué triste, qué real ha sido todo. La vida te da cantidad de momentos tristes. Son como flechitas que se te van clavando y solo de ti depende quitártelas o dejarlas ahí. Este pensamiento vino a mi mente con El almanaque de mi padre.

Una joya de manga que sin duda triunfará en el XIX Salón del Manga de Barcelona que empieza mañana mismo. Al publicar la obra de Jiro Taniguchi, Planeta el-almanaque-de-mi-padre_3DeAgostini Cómics ha acertado de todas, todas. El autor goza de un gran poder para dotar sus argumentos de ambiente, sus historias, en las que la mayoría no necesitan de género fantástico, siempre hacen disfrutar al lector.

El almanaque de mi padre (Chichi no koyomi, 1995) es un manga seinen (para hombres jóvenes y adultos). La obra consiguió en 2001 el Premio ecuménico en el Festival de Angoulême (Francia), un país donde el autor cuenta con una gran cantidad de seguidores. Todo es cuestión de tiempo. Cuando aquí se le conozca, no dudo que sus obras van a ser súper valoradas.

El almanaque de mi padre es una historia que gira en torno a la familia, un reencuentro tardío entre padre e hijo, donde se sufre por ello. Somos animales con un gran defecto, la obra de Taniguchi lo refleja bien. De las cosas que importan, siempre nos damos cuenta tarde.

Comments are closed.