Tag Archive for Víctor Blázquez

Reseña: Crónica de una muerte anunciada, de Gabriel García Márquez

cronicadeunamuerteanunciadaDe vez en cuando le hago caso a mi mujer. Ella me dijo que tenía que leerme este libro y ni corto ni perezoso, me puse a ello. Tampoco es que me diera ninguna pereza, la verdad, porque no suelo hacerle ascos a ningún libro. Pero bueno, al César lo que es del César.

En la contraportada de este libro viene una cita de Julio Cortázar refiriéndose a Gabriel García Márquez como “un genio”. Bueno, es evidente que nadie gana un Premio Nobel siendo un panoli. Y Gabriel García Márquez es una de las figuras más influyentes de la literatura universal.

En Crónica de una muerte anunciada nos cuenta, con un peculiar estilo cercano y fascinante, los hechos que llevaron a Santiago Nasar a la tumba después de una noche de celebración absoluta en el pueblo debido a la boda entre Bayardo San Román y Ángela Vicario.

Lo curioso de esta historia es que para cuando Santiago va a morir, todo el pueblo es consciente de que va a ocurrir. Los asesinos, los hermanos Pablo y Pedro Vicario, hermanos de la novia, se lo han ido contando a todo el mundo durante la noche. En parte para intentar que alguien les detenga, en parte como forma de autoconvencerse de lo que van a hacer. Sus motivos tienen y además son de honor y las cosas del honor hay que respetarlas. Y lo curioso es también que a nadie le gusta la idea de ver cómo esos dos chicos destrozan su vida asesinando a otro hombre, y sin embargo, los hechos se precipitan hacia ese final anticipado, esa muerte anunciada, y Santiago Nasar no logra eludir lo que el destino le tiene preparado.

Y sí, todo es bastante curioso y lo es gracias a la forma que tiene Gabriel García Márquez de narrarnos las cosas. De una forma que parece que estuvieras sentado con él en la barra de un bar mientras te cuenta una cosa divertida que le ha pasado unas horas antes.

Y en apenas un suspiro (porque la novela es corta, casi un relato largo) vas conociendo a los habitantes del pueblo, entendiendo los pasos que dan los hermanos desde su casa hasta el lugar del crimen, viendo cómo unos por otros entre que creen que es una tontería y que piensan que alguien les detendrá, nadie hace nada que realmente lo pare.

Esto es una Crónica de una muerte anunciada. Una verdadera joya de la literatura que debería estar en todas las casas. Se lee en una sentada y para cuando termina le deja a uno pensando que no le importaría saber unas cuantas cosas más sobre los habitantes de este pueblo.

Reseña: Veronica Mars (El Concurso de los Mil Dólares), de Jennifer Graham y Rob Thomas

veronicamarsSi hubo un personaje televisivo en aquel inicio del boom de las series de televisión que supo enamorar a su público, ese fue Veronica Mars. Aquella pequeña rubia adolescente que usaba su tiempo libre como ayudante de detective para su padre, cargada de ironía, sarcasmo y miles de referencias a la cultura popular, supo hacerse un hueco en el corazón de todos los que seguíamos sus andanzas.

Que por desgracia no éramos demasiados.

Y eso llevó a que la serie fuera cancelada. Probablemente una de las cancelaciones más dolorosas que recuerdo, y que dolió a todos y cada uno de los que veían la serie. Con aquel final, además. Pero Veronica Mars nos encantaba y se convirtió en una pequeña joya, en una pieza de culto, y años después su creador, Rob Thomas, hizo historia al conseguir la financiación para hacer una película del personaje a través de un crowfunding.

Veronica Mars volvió (The bitch is back, rezaba uno de los eslóganes publicitarios) y lo hizo para satisfacer aquel ansia de quienes nos habíamos quedado colgados con la serie. Resolviendo las dudas que quedaron en el aire, hilando tramas, y obsequiándonos con algo más de hora y media de ella. Veronica Mars. Larga vida a Kristen Bell.

Aparte de la película, Rob Thomas tenía intención de seguir dándole cuerda a nuestra querida detective. Hasta la fecha se han publicado dos novelas, la primera de ellas esta que nos llega a España con el título de El concurso de los mil dólares (una traducción que al menos concuerda con el libro, a pesar de que el original vendría a ser “la línea de bronceado de los mil dólares”, dado que el concurso al que referencia premia con mil dólares a la chica cuya línea de bronceado resulte más sexy).

Y no, no os he hecho un spoiler porque lo cierto es que el libro se titula así como podría haberse titulado “El BMW azul” o “fiesta de primavera en Neptune”. El concurso que da título a la novela tiene poca importancia, realmente.

Dicho eso: ¿Es una buena o es una mala novela? Para mí resulta difícil juzgarlo porque, eh, tengo a Verónica entre mis manos, vuelvo a saber de ella, la visualizo en mi mente, y eso es suficiente. Entiendo, si consigo extraer eso de mi cabeza, que la novela en sí cuenta la historia de una detective que investiga una desaparición de una adolescente que pronto se convierte en la desaparición de dos adolescentes. Como novela negra para los amantes del género les resultará muy sosa; para jóvenes (que es el público al que va dirigida) puede que les guste si logran empatizar con esa chica protagonista de carácter curioso y atrevido…

Pero.

Aquel que haya visto la serie disfrutará mucho más de lo que cuenta. A fin de cuenta es un caso como cualquiera de los que se ha visto a los largo de sus tres temporadas. A fin de cuentas se hace mención a todos los personajes que fueron importantes en la serie (algunos más de pasada que otros, pero todos). A fin de cuentas, mantiene la esencia de la serie (algo menos sarcástica, eso es verdad, pero válida).

Para un neófito, alguien que no sepa quién es Veronica Mars, puede que la trama le guste, pero habrá momentos en que determinados personajes, que aparecen solo para una conversación pero de los que se habla como parte de una trama subyacente en el fondo, eso se les haga un poco extraño por no poder hilar los cabos.

El ritmo es ágil, la escritura es sencilla y la edición de Nocturna es buena y cuidada. Por esaparte, ningún pero. De hecho, desde aquí les agradezco de todo corazón que hayan decidido traer este libro a España, porque sinceramente nunca pensé que llegaría a mis manos. Ahora cruzo los dedos para que se animen con el segundo.

Que por cierto… cada vez que cogía el libro para leer en mi cabeza sonaba la melodía… A long time ago, we used to be Friends…

Encuentro con Juan Gómez Jurado, presentando su novela Cicatriz

cicatrizHe tenido la oportunidad de disfrutar del encuentro con el autor Juan Gómez Jurado que Ediciones B ha montado para bloggers y reseñadores de medios diversos como parte de la campaña de presentación de su nueva novela, Cicatriz. Atención: esto no es una reseña de la novela porque aún no me la he leído, aunque por todo lo que he escuchado en el encuentro, dadme apenas unos días.

No conocía a Jurado más que de algunas conversaciones cortas en redes sociales (la última, una gracieta en la que alguien señalaba que van dos veces en que ambos sacamos novela al mismo tiempo). El caso es que he descubierto a alguien muy cercano, buen orador y muy, muy, muy divertido. Algunas de sus bromas son irreproducibles, de hecho, porque perderían la gracia pero que quede claro que en la sala donde estábamos (debíamos ser dos docenas de personas) se han escuchado más de tres y cuatro carcajadas.

De la novela han hablado poco, curiosamente. Al parecer, Cicatriz esconde varias sorpresas a las que conviene llegar cuanto más virgen mejor, con el fin de disfrutar de la historia en toda su plenitud. Estamos ante un libro del que, los que ya se lo habían leído, destaca su agilidad y su capacidad para atrapar al lector. Un libro que quiere ser leído con avidez. La historia de Simon, un pringao que está todo el día delante de las redes sociales, en palabras del autor, al que le hace falta una mujer. Simon está a punto de sacar al mercado una aplicación que revolucionará el mundo digital tal y como lo concebimos…

Ciactriz es, de hecho, una historia de amor no correspondido. Simon busca el amor y lo busca en las redes sociales. Así, de forma insospechada, conoce a Irina y decide traérsela desde su país. Juan Gómez Jurado ha querido contarnos cómo nació el personaje de Irina y, como todas las cosas importantes del mundo, fue casual. Fue en Chicago, lugar donde luego se ambientaría la novela (también dicho por él, porque uno de los personajes está basado en alguien real que vivió allí), cuando volvía de estar con Patrick Rothfuss y caminaba por las calles aterido de frío. Al pasar por delante de un gimnasio viejo vio que todas las luces estaban apagadas menos una, la de una sala con un tatami donde una chica golpeaba un saco de boxeo con furia desmedida.

Esa imagen, que a él le pareció sacada de Million Dollar Baby, se le grabó en la cabeza. Llegó al hotel y empezó a darle vueltas, a preguntarse quién podía ser esa mujer, de dónde venía y qué le había ocurrido para que golpeara el saco con tanta fuerza. Porque, según él, no eran golpes de entrenamiento: había ira en ellos.

Y así, nació Irina. Jurado cree que es el mejor personaje femenino que ha creado nunca, el más interesante, y de hecho piensa que no será capaz de igualarlo. Cuando le preguntamos con qué personaje de la historia se identificaba, nos contestó que un poco con todos, que todos los personajes de la novela son él, que se desnuda en ellos, y que aunque puede que se identifique más con Simon, por ser como él en determinados aspectos (sobre todo los que tienen que ver con el aspecto friki), en realidad su personaje preferido es Irina. Simon es quien es él, Irina quien querría ser.

En definitiva, el arranque de la novela vendría a ser: ¿Y si ese amor que aparece a través de la distancia no sale todo lo bien que debería? ¿Y si la persona que has conocido y crees conocer resultara ser alguien muy peligroso?

También nos ha hablado del proceso de documentación. Este libro le ha requerido documentarse sobre todo en dos aspectos importantes: la parte informática e Irina. Respecto a la informática, Juan tuvo que hablar con ingenieros informáticos y gente que sabía de lenguaje de programación. A partir de ahí, el proceso es el que cualquier escritor de ficción realiza: aprender algo, olvidarlo y después manejar los datos moldeándolos para que se adapten a lo que necesitas contar.

La segunda parte, referente a Irina, tiene que ver más con el tema de los tatuajes, de cuando estos se utilizaban para contar historias en los gulags, donde podías conocer el recorrido vital de una persona siguiendo la tinta en su cuerpo. Pero aquí, de nuevo, es mejor no decir demasiado.

Al respecto de los tatuajes, una de las chicas presentes le preguntó qué se tatuaría él. Lo ha meditado un par de segundos antes de responder que se tatuaría una frase de Batman, el caballero oscuro: ¿Para qué caemos? Para aprender a levantarnos.

¿Por qué? Porque le gusta aprender de los errores. De los suyos y de los de los demás. Eso provoca que para él sus novelas nunca estén terminadas del todo, puesto que siempre habría algo que cambiar en caso de ponerse a ello.

A la pregunta esperada de por qué ambienta sus novelas en Estados Unidos, el autor ha respondido que se debe a algo tan sencillo como la necesidad de internacionalizar las historias, así como de conseguir creérselas él mismo. Para Juan, ambientar Cicatriz en España no tendría sentido, en parte por la propia idiosincrasia de este país. Estados Unidos, sin embargo, es fácilmente juan-gc3b3mez-jurado-fotoreconocible y aceptable para la trama por los lectores de todos los mercados en los que la novela se va a publicar.

De hecho, ha bromeado diciendo que si hubiera ambientado El paciente en España (recordemos que en esa novela el cirujano encargado de operar al presidente es chantajeado y obligado a matar al presidente durante la operación para salvar a su hija) la novela habría durado dos capítulos. Uno en el que el cirujano ni siquiera se plantea no hacerlo y el segundo con la petición popular de indulto. Las carcajadas en ese momento han debido oírse en toda la ciudad.

Hemos hablado también de su incapacidad para titular las novelas (ha reconocido que sus títulos originales no tenían demasiada gracia y que los editores se han encargado de corregirlos e impedir que, por ejemplo, Cicatriz se hubiera llamado La esposa rusa). Y a continuación hemos hablado de las referencias frikis. Ha reconocido que es un autor referencial, que le gusta incluir esos pequeños homenajes y que, además, esta novela se prestaba a ello por el mundo interno que tiene Simon: películas, comics, etc.

Un detalle más sobre la novela antes de terminar el encuentro: ha sido una novela difícil de escribir porque utiliza la primera persona del presente y, además, Simon no es un narrador confiable. Es una persona que se miente a sí mismo, por ejemplo a la hora de decirnos su peso, y eso le permite jugar con determinadas informaciones. Narrar en tercera persona y en pasado es más sencillo pero eligió esta forma de contar la historia porque quería que cuando empezaran a pasar cosas el lector se involucrara más al estar viviéndolo en primera persona.

Hubo más, pero este es el resumen más acertado que puedo hacer. Han sido un par de horas muy agradables y disfrutables. Eventos así no tienen lugar a menudo y para cualquier lector resulta enriquecedor, y para mí, como escritor también, lo ha sido por partida doble.

Ahora, permitid que me vaya a leer. Tengo Cicatriz esperándome. Ya os contaré.

Reseña: De Madrid al Zielo, de Alfonso Zamora

De_Madrid_al_ZieloDe Madrid al zielo es la primera novela de Alfonso Zamora, una historia de zombies de la ya archiconocida Línea Z de Dolmen ambientada en nuestra capital. Partiendo de un punto inicial que cualquier aficionado al género reconocería inmediatamente (el protagonista haciendo vida normal mientras las noticias desgranan poco a poco la pesadilla que se está viviendo en otro país con el inicio de una pandemia terrible), la novela va adquiriendo voz propia a medida que avanzan las páginas.

Se trata de una historia de lectura ágil, entretenida y capaz de enganchar al lector con facilidad; y eso es para mí el principal punto positivo que tiene De Madrid al zielo, junto con un giro final que convierte la historia en algo más, y juraría que nunca visto en el género (nunca se puede asegurar a ciencia cierta porque siempre llega alguien a decir que eso lo vio en una película checoslovaca del siglo dieciséis. No tentéis a la suerte).

Hay un detalle que es apreciable y digno de observación: la prosa de Alfonso crece página a página. Va mejorando y soltándose al mismo tiempo que la trama va entrando en tensión y volviéndose más intensa. Que por cierto, se trata de una trama que siempre va in crescendo, dirigiéndose sin freno hacia su desenlace. Es cierto que contiene varios momentos que resultan manidos en género Z, pero ya he mencionado alguna vez que no soy enemigo per se de lo manido, siempre que lo que rodea a esa estructura ya vista se me cuente de forma interesante.

Me gustaría mencionar otra cosa más. Ni es positiva ni es negativa, supongo que depende del lector el decidir si es una cosa o la otra: De Madrid al zielo me ha parecido una novela bastante blanca. Entiéndase el concepto tal y como se aplica en una película, esto es, para todos los públicos. Falta mala baba y sangre, da optimismo en un género donde suele abundar la negatividad y la falta de fe de los escritores en la humanidad. En la novela de Alfonso hay buen rollo, miedo y tensión también porque estamos en un apocalipsis zombie, pero en general las actuaciones de los personajes tienden a ser positivas y colaborativas. Como digo, esto no tiene por qué ser bueno o malo, pero se puede convertir en un problema para quien llegue a la novela buscando destripamientos y sangre a raudales. Sin embargo, será una gran novela para quien quiera catar el género zombie pero no disfrute con las salpicaduras.

De hecho, si tuviera que sacarle un contra, diría que lo que más me chocó a mí fueron ciertas decisiones de los personajes militares, que se me hicieron irreales e ilógicas. Por otro lado, el personaje del protagonista, que coge el nombre del autor, está bien esbozado y es rico en matices. Y después hay muchos personajes secundarios, algunos mejor dibujados que otros, a unos se les coge cariño y a otros menos, pero en general, bien de personajes.

De Madrid al zielo es una novela para disfrutar y entretenerse. Para dejarse llevar. Y eso se agradece de vez en cuando. Y la segunda parte amenaza con ser antológica.

Reseña de Víctor Blázquez