Tag Archive for Víctor Blázquez

Reseña: Te Estoy Viendo, de Clare Mackintosh

teestoyviendoTengo que admitir, por aquello de ser honesto con la verdad, que cuando me dieron este libro me daba bastante pereza empezar con él. Sin embargo, me ha durado cinco días de voraz lectura, de no poder parar y de emoción sin pausa. Te estoy viendo es un thriller adictivo, terrible por lo real que resulta, lo sencillo que es imaginar que algo así puede ocurrir. Clare Mackintosh ha escrito un thriller impactante que se te va a quedar grabado en el cerebro durante un tiempo.

Sobre todo, la próxima vez que tomes el metro.

Te estoy viendo está narrado desde dos puntos de vista. Por un lado tenemos la historia de Zoe Walker, narrada en primera persona. Aquí conocemos a una mujer que podría ser cualquiera de nosotros en realidad, nuestra madre, nuestra hermana, nuestra mejor amiga. Trabaja en una inmobiliaria en el centro de Londres pero vive en las afueras, donde las casas son más baratas. Siempre realiza el mismo recorrido en metro para llegar al trabajo, a la misma hora, en el mismo vagón, sentada en el mismo sitio. Y una de esas tardes, por puro azar, descubre una foto suya en un anuncio situado entre los clasificados (agencias, servicios sexuales, acomapañantes…). La fotografía acompaña a un anuncio en el que se publicita una página web y un teléfono.

El segundo punto de vista de la novela corresponde a Kelly Swift, una agente de policía que trabaja en la red de transportes de Londres y que, para cuando comienza la historia, está investigando el, dicho con total ironía, estimulante caso de una mujer a la que le robaron en el metro únicamente las llaves de casa.

A partir de ahí, bueno, sin desvelar demasiado decir que Zoe Walker encontrará que la misma web se anuncia todos los días en el periódico pero con distintas fotografías de diferentes mujeres… y pronto se dará cuenta de que una de ellas coincide con una chica que denunció el robo de sus llaves en el metro. Y otra de ellas coincide con una chica que ha sido violada y asesinada.

Lo siguiente es obvio: alguien está vigilando sus movimientos.

No quiero desvelar más de la trama, pero puedo afirmar que el libro es adictivo. La trama se desenvuelve con facilidad, a buen ritmo, y los dos personajes principales están perfectamente construidos para que como lector vivas el miedo que paraliza a Zoe cada vez que escucha pasos a su espalda, o piensa que hay alguien mirándola, o que alguien se le acerca y le dice algo. ¿Es ella un objetivo? ¿Alguien está siguiéndola de verdad o se trata de una macabra broma?

Por otro lado, Kelly es un personaje con suficiente fuerza para ser protagonista en exclusiva de una novela. Aquí comparte ese protagonismo, pero sí, podría viajar sola sin problema. El background de Kelly es importante para la historia. Solo decir que el trabajo que realiza cuando da inicio la novela es una especie de castigo por haberle dado una paliza a un detenido dos años atrás. Las razones, mejor que las descubráis vosotros.

Los dos arcos narrativos se entrecruzan en varias ocasiones. La historia de Kelly siempre está centrada en la investigación, mientras que la de Zoe es más variada, contándonos no solo el cómo vive ella ese miedo a estar siendo perseguida, sino también escenas de su vida familiar (está divorciada, tiene dos hijos y una nueva pareja… y el miedo es un importante acicate a la hora de transformar las relaciones de quien lo sufre).

De vez en cuando, aparecen breves fragmentos que parecen narrados por la persona que está detrás de todo, el villano de la historia. Pensamientos, algunas bravuconadas, y la prepotencia de saberse más listo que los demás.

Bien, creo que os he dejado bastante claro que la novela me ha encantado. Sin embargo, no puedo darle una puntuación perfecta. El desenlace de la historia me ha dejado un sabor agridulce. A ver cómo me explico: no soy muy amigo de las coincidencias. Creo que en una historia como esta las coincidencias son recursos sencillos para sacar adelante una historia por el camino fácil. Bien, puedo admitir una coincidencia como punto de partida (Zoe Walker ve por casualidad su propia foto en el periódico), pero en Te estoy viendo llega un momento (al señalar al villano) que provoca que todo lo contado hasta ahora no sean más que coincidencia tras coincidencia. De acuerdo, lo que busca es el golpe de efecto, y más de uno sí que consigue, pero en mi caso, habría preferido menos golpe de efecto y más realismo. A fin de cuentas, toda la novela produce una sensación de agobio gracias a lo cercano de su historia, y ese efecto se pierde a la hora de rematar.

Obviamente, eso es subjetivo. Nada más que la sensación que he tenido yo al final. Y no resta para nada lo bien que lo he pasado leyéndolo y lo mucho que os recomiendo que os hagáis con este libro.

Reseña: Estás sola, de Alexandra Oliva

estassolaComo fan mil veces declarado del reality show Survivor (la versión americana, no el sucedáneo de papel cuch) lo cierto es que este libro tenía bastantes puntos para engancharme solo con la sinopsis.

El punto de partida es sencillo: Doce participantes de un concurso de supervivencia extrema (el componente estratégico de Survivor aquí no aparece, maldita sea) han de mostrar ante las cámaras que son capaces de valerse por sí mismos mientras superan desafíos grupales e individuales de distinta índole pero siempre relacionados de alguna manera con la supervivencia.

La historia de Estás sola está narrada en dos líneas temporales que se van alternando y que buscan confluir en la recta final del libro. Por un lado tenemos el concurso. Nos sirve para conocer a Zoo, el sobrenombre que los productores del programa le dan a la protagonista absoluta de la historia, y a sus once competidores. En esta línea temporal lo que prima es el interés por el concurso, las distintas personalidades de los participantes y cómo afectan al desarrollo del juego, y cómo vamos descubriendo que Zoo es una mujer de armas tomar.

Pero es la segunda línea temporal la que da título al juego. Aquí, Zoo está sola, en medio de lo que ella cree que es un desafío individual en el que tiene que valerse por sí misma. Ni siquiera la acompaña un operador de cámara, no sabe si lo está haciendo bien o no, si sus compañeros lo están haciendo mejor o peor. No sabe nada, solo que sus límites están siendo puestos a prueba y que lo que buscan los productores es arrastrarla hasta el punto en que ya no pueda más y abandone el programa.

Solo que nosotros, como lectores, sabemos que no es así de verdad. Algo grave ha ocurrido, una pandemia a nivel global que ha acabado con gran parte de la población. Zoo no lo sabe, pero está sola de verdad y los peligros a los que se enfrenta no están milimétricamente vigilados para detenerse si en algún punto su vida corre peligro de verdad.

Como novela, Estás sola funciona. Es entretenida, tiene unos personajes muy bien construidos y una protagonista con la que resulta sencillo empatizar (aunque en ocasiones cuesta creer que pueda mantener su percepción sesgada sobre que sigue en el programa, pero bueno, es un detalle menor). La autora, Alexandra Oliva, ha tomado cursos de supervivencia extrema y eso se nota en la historia.

Cuando habla sobre técnicas de construcción de refugio, depuración de agua, encendido de hogueras, etcétera, lo hace con buen tino y sabiendo lo que dice. La trama es ágil y el lenguaje que utiliza es directo y sencillo. Un buen libro capaz de engancharte a poco que te gusten las historias en las que los personajes han de valerse por sí mismos para sobrevivir a lo impensable.

Reseña: Los Muertos Vivientes #26. Llamada a las Armas, de Robert Kirkman, Adlard y Rathburn

losmuertosvivientes26Después del sangriento final del volumen #25 era evidente que lo que venía iba a tratar, sobre todo, dos puntos: por un lado, la manera en que los supervivientes hacen frente a las dolorosas pérdidas; por otro lado, la manera en que se preparan para la guerra contra los susurradores.

Aquí, Dwight asume un papel importante como entrenador de las nuevas fuerzas armadas de Alexandría. Rick ha decidido que quiere formar un ejército con el que poder defenderse (y atacar) y está dispuesto a llevarlo hasta las últimas consecuencias. En este volumen se nos dan algunas pinceladas sobre personajes como Gabriel, que decide apuntarse a ese ejército como manera de redimirse y al mismo tiempo para cuidar de su “rebaño”, o Carl, que está viviendo su historia de amor lejos de la sombra de su padre. En el volumen anterior además vimos una decisión de Maggie que probablemente le traiga problemas en el futuro.

Al mismo tiempo, Eugene consigue hacer funcionar la radio e, inesperadamente, contacta con alguien. Las conversaciones que mantienen son un juego del gato y el ratón. Ninguno quiere desvelar más que el otro por miedo a poner en peligro a su propia gente. ¿Es posible confiar en esa nueva voz? ¿O será un nuevo peligro que vendrá después de los susurradores y que Kirkman ya nos está adelantando? Iremos viéndolo.

También tenemos la opción de conocer un poco más de cerca a los susurradores, su forma de hacer las cosas, de actuar y de pensar. Estos tipos no están bien de la cabeza, o tal vez hacen lo que es necesario para sobrevivir. En nombre de eso tuvimos a los dos villanos más temibles de la serie, el Gobernador y Negan. Está por ver si los susurradores se convierten en los siguientes.

En Llamada a las armas hay un protagonista absoluto y no es Rick. Aquí, quien se roba cada escena en la que sale (y vuelve a salir bastante, además) es Negan. No quiero contaros nada, pero su arco de trama en este volumen es fantástico. La personalidad de este tipo es brillante y cada movimiento que hace está tan perfectamente calculado que resulta magnífico. Cuidado con él que vuelve a las andadas.

Dejadme que os diga una cosa: el final de este volumen puede que no sea todo lo inesperado que podría desearse, pero desde luego abre unas vías ciertamente interesantes. Y tome cualquiera de los dos caminos posibles que tome, lo que nos espera va a ser estimulante. Sí, The Walking Dead ha vuelto a coger carrerilla y a nada que tome impulso ya sabemos que aquí puede morir hasta el apuntador.

Reseña: Antes de que los cuelguen (La Primera Ley II), de Joe Abercrombie

antesdequeloscuelguenLa frase que da inicio a este segundo volumen de la trilogía La Primera Ley es bastante reveladora: «Hay que perdonar a los enemigos, pero nunca antes de que los cuelguen». Tras el final del primer volumen (La voz de las espadas) estaba bastante claro que las cosas se iban a poner tensas. La Unión está en guerra contra Bethod, el hombre que se hace llamar “El Rey de los Hombres del Norte”, y al mismo tiempo en el sur los gurkos pretenden reconquistar la ciudad de Dagoska aprovechando que La Unión tiene a todas sus tropas en el norte.

La trama de este segundo volumen está dividida en tres corrientes bien diferenciadas. Por un lado tenemos a Glokta, enviado a Dagoska para asegurarse de que la ciudad no caiga y a descubrir qué fue del anterior supervisor, que desapareció en misteriosas circunstancias. Aquí nos encontramos con una trama variopinta, con un misterio por resolver y con lo que parece una misión imposible. Los gurkos se encuentran a las puertas de la ciudad y el ataque es inminente. Las defensas son pobres, los hombres escasos, las posibilidades de recibir refuerzos nulas y por sui fuera poco, es evidente que hay algún traidor en la ciudad. Desde el principio, Glokta sabe que ha sido enviado allí a fracasar y a morir… con su peculiar forma de afrontar las cosas, Glokta hará todo lo posible por cumplir con su misión, aunque esté condenada al fracaso.

En segundo lugar tenemos al Coronel West en el norte, y a Sabueso, Tres Árboles, Dow, Tul y Hosco. Aquí las cosas no parecen estar en mejor lugar que en el sur. Añadámosle un poco de frío y nieve. El aroma de la guerra viene solo y en esta parte de la historia vamos a ver grandes batallas, alianzas peculiares, sufrimiento y mucha sangre.

Y luego está la tercera trama del libro, la que se roba la mayor parte del tiempo y que es probablemente la que más espera el lector. La compañía encabezada por el Primero de los Magos y que lleva en sus escasas filas a personajes tan distintos entre sí como son el Sanguinario, Jezal, Pieslargos, Quai y Ferro. Aquí es donde Abercrombie demuestra que es un maestro en la creación de personajes (ojo, creo que Glokta es uno de los mejores personajes del libro, y personalmente me fascina Sabueso también). Aquí tenemos una compañía de seis integrantes en la que la mitad odia a la otra mitad. El desarrollo de las personalidades de estos personajes es sublime, sinceramente. Y el viaje que Abercrombie realiza con ellos, cómo utiliza a Nuevededos para hablarnos de la necesidad de generar confianza, cómo viaja con Jezal desde el orgullo más desagradable, o cada aportación de ceño fruncido por parte de Ferro…

Los motivos del viaje se nos van explicando a medida que la historia avanza, pero es el viaje en sí, la forma de pensar de ellos, la manera en que las circunstancias les van cambiando sin remedio… aunque solo fuera por esto el libro ya me parecería magnífico. Si además contamos con los tambores de guerra que resuenan en el norte y en el sur, malos tiempos para La Unión… Buenos tiempos para los lectores de libros de Fantasía.

Desde luego, Antes de que los cuelguen es una lectura apasionante.

Reseña: Los Muertos Vivientes #25. No Hay Vuelta Atrás, de Robert Kirkman, Adlard y Rathburn

muertos-vivientes25Tras el impactante (y sangriento) final del tomo #24 estaba claro que las cosas se iban a poner tensas. Si algo bueno ha demostrado Kirkman a lo largo de los años con The Walking Dead es que la tensión sabe mejor, e impacta mejor, cuando se cocina a fuego lento. Así que sí, este tomo, No hay vuelta atrás, está lleno de tensión, pero no de tiros y acción, sino de la que se va incrustando página a página mientras va preparando el camino para lo que está por venir.

El tomo #24 estuvo marcado por su coralidad. El foco de la historia estaba puesto en muchos personajes y todos ellos eran importantes para lo que se estaba contando. Bien, aquí Rick recupera el control de la historia y vuelve a ser el protagonista absoluto. En sus manos está mantener el control de la situación antes de que se desbande. El resto de los habitantes de Alexandría quiere que la sangre corra, se derrame y salpique en todas direcciones, pero a Rick le preocupa que la situación se descontrole. Sabe cuál es el arma secreta de los Susurradores y sabe que un enfrentamiento directo contra ellos probablemente les llevaría a la muerte.

O como poco, al caos.

Además, Carl y su chica parecen estar en peligro. Lo más sensato es enviarles lejos, donde nadie pueda alcanzarles, y la mejor forma de hacerlo es acompañados de alguien de confianza. Y mientras tanto, en Alexandría, empiezan a moverse algunos tornos que no aceptan la forma en que Rick está llevando las cosas. Parece, de hecho, que a Rick se le está escapando el control entre los dedos.

Y en un momento como ese, solo hay una persona a la que puede pedirle consejo.

Y ese, queridos amigos, es probablemente el mejor momento de No hay vuelta atrás. Es evidente que Negan ejerce una influencia oscura y perniciosa hacia Rick, y es evidente el odio que este le procesa, pero también es evidente que en ocasiones, un tipo como Negan podría ser la respuesta.

El desenlace del tomo 25 es el que tiene que ser. La conclusión lógica a todo lo que va pasando. Se convierte, así en la perfecta lanzadera para lo que está por venir. La acción está llegando, eso seguro. Y al mismo tiempo, se nos dan algunas pinceladas que puede que pasen desapercibidas pero que estoy bastante seguro de que van a tener cierta importancia, tal vez como trama secundaria, ya lo veremos. Hablo de Eugene y de su obsesivo trabajo con esa radio.

Ya veremos.

Reseña: Los Muertos Vivientes #24. Vida y Muerte, de Robert Kirkman, Adlard y Rathburn

los-muertos-vivientes-24Como ya comentamos en su momento, el tomo #23 tenía la difícil tarea de reajustar las cosas tras un flashback importante. Negan había sido derrotado y las cosas iban bien para la red de asentamientos. Y digo que la tarea era complicada porque Negan había dejado el listón muy alto y recuperar un nivel de tensión similar ahora que parece que los supervivientes son capaces de enfrentarse a los caminantes requiere encontrar un villano importante…

Ahí es donde entraban los susurradores, ese nuevo grupo que viste pieles de muertos vivientes para poder moverse entre los zombis sin peligro. Bien, como idea resulta interesante, pero el tomo #23 no pasaba de ser introductorio, de establecer las reglas de juego para lo que va a venir y hacer una pequeña presentación con algún pico de tensión menor.

Llegamos entonces a Vida y Muerte, el tomo #24, sin saber muy bien si esto va a coger carrerilla o qué. Nos encontramos con los últimos preparativos de la feria, con el regreso de Michonne y con Maggie afrontando una dura y complicada decisión. Además, tenemos a Carl fuera de los muros, buscando a la hija del líder de los susurradores.

La mayor parte del tomo sigue teniendo un tono introductorio. Son demasiadas las cosas de las que hay que hablar y que es necesario mostrar, demasiados personajes de los que hay que hablar, pero a poco que sepas leer entre líneas es fácil percibir que las acciones de Maggie van a provocar más de un problema en el futuro… y Negan sigue estando ahí, y supongo que también dará que hablar. De momento, su pequeño encuentro con Rick es de lo mejor de este tomo.

Y luego están los susurradores. Las sombras del Gobernador y de Negan son demasiado largas, cuesta trabajo imaginar qué puede ofrecernos ahora Kirkman que vaya a ser tan terrible para los personajes, que vaya a ponerles tan entre la espada y la pared… bueno, simplemente diré que la recta final de este tomo, las últimas cinco o seis páginas, han conseguido captar mi atención.

Ya veremos si esto mantiene el nivel y vuelve a convertirse en un viaje frenético. Los muertos hace tiempo que dejaron de ser el principal enemigo de esta serie. Son los humanos, a cada cual peor, los que llevan consigo el papel de villanos. Los que hacen diezmar las tropas de Rick. Los susurradores empezaron despacio pero acaban de apretar el acelerador.

La gran pregunta está en boca de uno de los personajes principales y el destinatario es Rick, por supuesto… y esa gran pregunta es la siguiente: ¿Qué hacemos ahora, Rick?

Reseña: La Voz de las Espadas, de Joe Abercrombie

lavozdelasespadasTras terminar la lectura de la fascinante trilogía sobre El Mar Quebrado (compuesta por los libros Medio Rey, Medio Mundo y Media Guerra), me declaré fan absoluto de su autor, Joe Abercrombie. Era evidente que no podía pasar mucho tiempo antes de que me echara a las manos su anterior trilogía, de la que tantas cosas buenas había podido oír.

La voz de las espadas es el primer volumen de la trilogía de La primera ley. Terminada la lectura puedo confirmar que me fascina Abercrombie. De hecho, podría haberlo confirmado tras leer solo el primer capítulo. Su forma de narrar es cautivadora, tiene un algo que te arrastra a seguir, que te involucra en lo que sucede, que te atrapa junto a los personajes. De hecho, es curioso, no es un libro corto y una vez terminado se puede decir sin atisbo ninguno de duda que no ha pasado nada, que es un libro absolutamente introductorio a lo que está por venir.

A ver, entendedme, sí pasan cosas, y entre el concurso de espadas que va a tener lugar en la capital, el viaje de Nuevededos y la conspiración en la que se ve envuelto Glotka, hay bastante para que en ningún momento el ritmo baje o se perciba un mínimo instante de aburrimiento. Pero es también cierto que este primer volumen nos presenta a los personajes, les hace confluir, para al final decirnos “y ahora vamos a tener que hacer esto”. Con lo que sí, Abercrombie nos hace una grandiosa introducción, nos pone en situación (personal de los personajes, política de los reinos, aires bélicos y tortuosos) y nos deja entrever que la aventura que espera más adelante va a resultar épica.

Ya he comenzado la lectura del segundo libro, obviamente.

En La voz de las espadas sobre todo se pone el foco en tres personajes: Logen Nuevededos (conocido como El Sanguinario), el inquisidor Glotka y el egocéntrico Jezal. A su alrededor pululan una serie de secundarios que van tomando importancia a medida que pasan las páginas, como es el caso del Primero de los Magos, del Comandante West… Digamos una cosa de Joe Abercrombie: tiene una facilidad pasmosa para crear personajes que piensan, hablan y sienten de formas distintas y claramente reconocibles.

Y escuchad esto: cuando, ya en la recta final, se desvele el motivo por el que Logen es conocido como El Sanguinario (y que no es exactamente lo que uno podría predecir), os encontraréis ante uno de los mejores capítulos del libro.

Si tuviera que describir en una sola palabra La voz de las espadas la que utilizaría sería: Fascinante.

Una lectura recomendada, sin lugar a dudas.

Reseña: Una buena chica, de Mary Kubica

unabuenachicaNos encontramos ante un libro que me sedujo desde su portada. Hay algo en esos ojos azules que me arrastró de forma imparable hacia él, me hizo cogerlo entre las manos y ojear la sinopsis. Lo siguiente que supe es que estaba haciendo cola en la caja y lo llevaba en una mano mientras sacaba la cartera con la otra. Sí, esos ojos azules me embrujaron.

Tengo cosas buenas que decir de Una buena chica y también otras que no son tan buenas. Para empezar, lo haré por las cosas positivas. Estamos ante un libro narrado a tres voces, desde el punto de vista de tres personajes que cuentan lo que ocurre en primera persona del presente.

El punto de partida de la trama es la desaparición (secuestro) de una joven llamada Mia Dennet, hija de un prestigioso juez. Los personajes a los que seguimos son Eve, la madre de Mia, Gabe, el policía encargado del caso, y Colin, el hombre que se ha llevado a la chica. Además, para liar más la madeja, los capítulos del libro bailan sin orden aparente entre el “antes” (desde el secuestro de Mia) y el “después” (una vez Mia regresa a su hogar, sufriendo amnesia y diciendo llamarse Chloe).

Nada de lo que he dicho es un spoiler. De hecho, todo esto se percibe en las primeras cuarenta páginas. Por tanto, lo que queda por descubrir es: ¿Por qué Colin se llevó a Mia? ¿A dónde se la llevó? ¿Qué ocurrió allí, tan traumático, para que ella ahora no lo recuerde?

Sin duda, el misterio que Mary Kubica teje alrededor de la desaparición de Mia resulta intrigante y fascinante. No estamos ante una novela llena de tensión y con dosis de investigación intensa. Aquí no hay acción, la mayor parte de la historia es un retrato psicológico de los personajes hábilmente dibujado entre la narración de los hechos. Y sinceramente, en ese aspecto tengo que aplaudir a la autora porque cumple con su objetivo con creces. La historia te mantiene atento, tenso, y preguntándote qué demonios está ocurriendo. Y se reserva un pequeño giro final que le da sentido a muchas de las cosas que… bueno, es mejor no seguir hablando.

Sin embargo, Una buena chica no es perfecto. Todo lo que tiene de bueno a mi parecer se ve empañado por una narración que en momentos se vuelve incómoda. La primera persona del presente es un recurso peligroso, sirve muy bien para situar al lector y hacerle partícipe de lo que ocurre, pero cuando se empeña en narrar acciones sin importancia de alguno de los personajes se convierte en un engorro. Sinceramente, hay momento en que “abro la puerta del armario, cojo una taza, la lleno de agua y bebo. Miro hacia el salón, hago esto y lo otro”… Uf.

Por suerte, no es algo que esté presente en todo momento, pero sí que cuando aparece a mí se me hacía molesto.

Reseña: We Stand on Guard #1, de Brian K. Vaughan y Steve Skroce

PrintPlaneta Cómic nos trae un nuevo producto salido de la cabeza de Brian K. Vaughan (Y, el último hombre; Saga; Paper girls), en esta ocasión el primer número de una serie de seis comics, en formato grapa y a un precio de dos euros con algo. Como siempre ocurre con Vaughan, se trata de una historia con un punto de partida potente (muy potente), seguido de una presentación más o menos rápida de los protagonistas de la historia.

Aquí el punto de partida es el inicio de una guerra entre Estados Unidos y Canadá. Entramos de lleno en la historia con una familia delante del televisor, viendo cómo en las noticias hablan de un ataque perpetrado contra la Casa Blanca. Instantes después, a través de las ventanas de la casa, esta familia canadiense observa cómo el cielo se llena de misiles americanos.

westandonguard01Años después, la niña superviviente de esa familia se ha convertido en una joven solitaria y superviviente. Canadá es un territorio estadounidense vigilado por unidades robóticas que no toleran la menor desobediencia antes de usar la fuerza letal. Y en estas estamos cuando aparece un grupo de guerrilleros a ayudarla. Personajes carismáticos, con una clara personalidad esbozada en apenas unas viñetas, de los que apetece saber bastante más de lo que da tiempo a contar en este primer número.

La historia es prometedora. El clifhunger final es lo suficientemente tenso como para dejarnos mordiéndonos las uñas a la espera del número dos… aunque westandonguard02bueno, la verdad es que no esperaba menos de Vaughan. Desde que leyera hace años Y, el último hombre soy fan de todo lo que sale de su mente.

En la parte de imagen tenemos a Steve Skroce al mando, un hombre con cierto renombre (a finales del siglo pasado estuvo en Gambito, Lobezno y Spiderman, entre otros; e hizo el storyboard de Matrix). Su estilo es visual y claro y el color que le aplica a las viñetas Matt Hollingsworth lo convierte en un comic maravilloso.

Poco más se puede contar sin caer en spoilers. Deciros que We Stand On guard tiene un grandísimo punto de partida, mucho potencial y que el hecho de ser una serie limitada nos augura una historia con mucha tensión. Con Vaughan tras la pluma, no espero menos.

Reseña: El Bazar de los Malos Sueños, de Stephen King

elbazardelosmalossueñosEn esta ocasión, os traigo una reseña de la última colección de relatos de Stephen King. La segunda reseña que se publica en Desde New York – Crónicas Literarias sobre este libro, así que intentaré hacerla diferente y ahondando en la opinión que cada uno de los relatos me ha suscitado.

De primeras, y por hacer una valoración general del libro, creo que tiene un buen nivel de calidad y que dentro se encuentran algunas joyas. Sigo pensando que King brilla más en las distancias largas, pero claro, no sé si mi opinión al respecto es demasiado válida, teniendo en cuenta que no soy muy fan de los relatos. Veamos… algunos de los textos que se incluyen en El Bazar de los Malos Sueños ya los había leído con anterioridad. Me refiero a Area 81, UR, La moral, Este autobús es otro mundo y Billy Bloqueo. Area 81, que además abre el libro, sigue siendo un excelente relato de terror con coche diabólico/monstruoso como protagonista… no sé qué filia o fobia tiene Stephen King con los coches, pero nunca habría dicho que fuera posible crear tanta maldad alrededor de cuatro ruedas.

Está claro que la muerte empieza a preocupar a King. Supongo que llega un momento, con la edad, en que empieza a preocuparnos a todos. El problema (para mí) es cuando esa preocupación trasciende el ocio y se vuelve dramática. Nunca me ha gustado demasiado el drama. Leo, y veo películas, para pasarlo bien y dejarme llevar por la imaginación. No me apetece, no me encuentro en ese momento vital, darle vueltas a las cosas tristes y complicadas de la vida. Pero sí, en este libro hay varios relatos que giran alrededor de la muerte. Son por ejemplo, Lucky Harmony, probablemente el texto que menos me ha gustado del recopilatorio, Batman y Robin tienen un altercado, que pese al sugerente título discurre entre los hilos del Alzheimer y la pérdida, y aunque está a la altura su calidad literaria, tampoco llegó a atraparme. Más allá, que evidentemente da una versión de lo que nos espera bastante peculiar y que, en este caso, sí opta por el tono lúdico y resulta cuanto menos curioso. La duna, un buen relato con golpe de efecto final que en mi caso al menos me sacó una sonrisa. Pimpollo, uno de los pocos relatos del libro donde podemos encontrar terror, y muy superficialmente o Tommy, uno de los dos textos que no son relatos sino poemas. El otro poema del recopilatorio es Una iglesia de huesos. No sé si es porque no soy un gran lector de poesía… (bueno, ni pequeño tampoco), pero no me han parecido gran cosa ninguno de los dos poemas. Entiendo que influye que estén traducidos al español.

Niño malo es una maravilla. Un relato que tiene ese espíritu de mala leche y narración carismática que hicieron grande a Stephen King allá por los ochenta del siglo pasado. Una historia narrada en primera persona desde el corredor de la muerte que captura al lector desde el primer párrafo y no le suelta hasta su desenlace.

También es muy buen relato Una muerte, una extraña incursión en el western y la novela negra por cuanto a que la trama gira en torno a un asesinato brutal.

La moral es uno de los mejores relatos del libro. Ya era un gran texto cuando se publicó en… ¿Esquire? No recuerdo si fue en esa revista o en otra. El texto gira en torno a los límites de la moral y al precio que todos tenemos. Es Una proposición indecente pero sin sexo y con King de por medio.

En el centro de El Bazar de los Malos Sueños se encuentra UR. Tal vez no sea el mejor relato del libro pero sin duda es uno de los que más atrapan mi mente y la hacen soñar. Leí este texto hace unos años en formato digital y ya me lo pareció entonces. ¿Qué ocurriría si compras un Kindle y cuando te llega a casa descubres que tiene un menú alternativo? Sin duda, un texto que podría haber dado para más si King hubiera deseado alargarlo, pero que tal y como está mantiene la tensión a la perfección… Y además, a los que fuimos y somos fieles seguidores del katet de La torre oscura, este relato nos lanza un guiño.

Billy Bloqueo es otro gran relato. Narrado en primera persona, en esta ocasión no desde el corredor de la muerte sino desde una residencia de ancianos, y con ese estilo tan particular del autor. El mayor problema que tiene este texto es el baseball. A los que no conocemos este deporte más que por las películas se nos hace cuesta arriba. Pero como bien dice el autor en la introducción, si logras dejar de lado eso y te centras en la historia, entonces sí, se vuelve fascinante. Tiene todos los ingredientes para serlo. También me gustaron Herman Wouk todavía vive, un relato con dos tramas que acaban convergiendo en un brutal impacto. No anda fina, otro texto en el que se habla sobre la muerte y sobre lo complicado que es dejar marchar determinadas cosas. Y Ese autobús es otro mundo, sobre cómo puedes estar tan cerca y a la vez tan lejos de algo que ocurre a apenas un metro de ti.

El diosecillo verde del sufrimiento esconde uno de los pocos relatos que son verdaderamente de terror de este libro. Para ser El Rey del Terror, Stephen King hace tiempo que no se prodiga en el género. Como sea, este relato es otra pequeña joya. Bien narrado, mejor articulado y con una recta final de esas en las que aprieta el acelerador y no lo suelta hasta el final. Necros me recordó a Todo es eventual, pero con mucha más mala leche. Otro gran relato del libro. Y nos acercamos al final. A continuación viene Fuegos artificiales en estado de ebriedad, otra confesión en primera persona (está claro que se le dan bien a King), en esta ocasión sobre cómo una absurda rivalidad vecinal puede acabar deviniendo en tragedia. Es un relato genial, la verdad. Y finaliza la colección Trueno de verano, una historia postapocalíptica donde tiene un peculiar protagonismo la moto del protagonista. Como no podía ser de otra forma, este relato está dedicado al Son of Anarchy, Kurt Sutter, cosa que tampoco debería sorprender a nadie dado que King llegó a tener un papel en la serie de televisión.

En definitiva, una colección de relatos bastante notable. Esperemos que King tenga cuerda para rato por que, le pese a quien le pese, sigue siendo uno de los hacedores de historias con más potencia de la actualidad.