Tag Archive for Reseñas

Reseña: Aliens. Órbita Muerta, de James Stokoe

Bueno-buenísimo es ver que las grandes franquicias no mueren. Que lo que le gusta-encanta a uno, en un formato u otro, se vuelve a retomar con la intención de volver a llevar al aficionado a ese punto gustoso de disfrute. Por eso, además, no me canso de alabar a las editoriales que también apuestan por ello y que gracias a ellas, encontramos nuevamente en el candelero ciertas obritas recuperadas que uno no tenía en la colección. Completar una cómicteca de grandes momentos en el espacio, ah. A muchos es ponernos el tema Aliens casi en cualquier contexto, y hacernos babear hasta tenerlo. Para el insensato, comentar que la saga de Alien es una saga cinematográfica de Ciencia Ficción y Terror que en 1979 dio un tremendo pelotazo tanto entre los que amamos el género fantástico, como para los que no. Un diseño, un entorno fantástico de seres y entornos creados por la genialidad del pintor y escultor suizo H.R. Giger, que dieron lugar a un primer film llamado Alien, el Octavo Pasajero y a partir de ahí tres secuelas y dos precuelas que en mi opinión van empeorando con cada nueva entrega. Pero Alien y Aliens (la segunda parte) son dos viejas glorias del cine que molan (aún a día de hoy) a más no poder. Colonias perdidas en el espacio, planetas desolados, expediciones que no regresan, intrigas por parte de empresas fantasma… Cositas muy dignas.

Alien: El Archivo, Aliens: Supervivencia, Aliens: Salvación + Sacrificio, Depredador vs Juez Dredd vs Aliens son algunas de las joyitas que Norma Editorial ya ha publicado en nuestro país. Ahora trae Aliens: Órbita Muerta, una historia elaborada al completo por James Stokoe que trasmite de forma total, el más puro estilo terrorífico de esa Alien de la que me enamoré. Aliens: Órbita Muerta es una miniserie de cuatro numeritos recopilada en un formato tapa dura en la que se cuenta como es detectada por parte de la base orbital de Weyland-Yutani, una nave espacial a la deriva. Todo parece una terrible accidente pero los tripulantes curiosamente permanecen dormitar en sus tanques criogénicos de forma pacífica. Una estación espacial amenazante pese a su silencio. Hasta que de pronto todo es cuestión de sobrevivir al ataque del mayor depredador conocido por el hombre. El denominado xenomorfo acechando y Wascylewski y sus colegas queriendo usar todas las herramientas disponibles (un temporizador, un kit de escape y su ingenio) para salir vivo de la repentina brecha abierta en el casco. Y por supuesto, de ese monstruo espacial que para colmo parece no estar solo.

Tal como dice la sinopsis editorial: «Un regreso a la esencia terrorífica de la saga». Lo que siempre más me atrajo, desde luego. Más que tanta acción, el saber que estás acorralado, que te enfrentas a una muerte irremediable y que en el espacio, como decía el primer lema que recuerdo, nadie oirá tus gritos. James Stokoe, escribe una emocionante y claustrofóbica historia. Una serie limitada que fue escrita en 2017, entintada y coloreada por el propio Stokoe; un guión que nos traslada al año 2295, a la órbita del gigante gaseoso Pylos, con personajes muy interesantes como el Capitán Hassan, el ingeniero Wasylewski, el médico Harrow y el oficial de seguridad Torresen. Una tripulación que lo pasará mal. Muy mal.

Para cualquier cualquier fanático de Alien, indispensable. Imprescindible para los amantes de las buenas historias de terror en el espacio.

Reseña: The Magic Order. Libro Uno, de Mark Millar, Olivier Coipel y Dave Stewart

Mark Millar goza de un enorme poder. La Atracción. Con cada nueva serie que publica, uno se siente atraído irremediablemente por leerla. Son grandes éxitos dentro del mundo del cómic los que le avalan. Además, títulos que muchos han pasado a mejor vida, es decir, a la gran pantalla: Kick Ass, Kick Ass 2, Wolverine: Old Man Logan, Super Crooks, Wanted, la idea original de Civil War es suya… Y por supuesto, cómics tan geniales muy dignos de ser llevados al séptimo arte como Nemesis, Crononautas, Superman: Hijo Rojo o su más reciente Jupiter´s Legacy. Un maestro. Un tipo con el don de la atracción, pues una vez has leído algo suyo, lo siguiente, quieres probarlo. Así llego a la novedad que acaba de publicar Panini Cómics, el primer tomo que recopila la serie The Magic Order.

Tras la ambientación de Harry Potter con la que algunos reseñadores han comparado este cómic, más en el ámbito de la fantasía adulta madura, The Magic Order se centra en un grupo de cinco familias de magos que han estado manteniendo el mundo a salvo de terrores sobrenaturales durante miles de años. Comenzando con el asesinato de uno de los suyos, la Orden sospecha que Madame Albany y su clan son los culpables. Entonces todo cambia, la familia Moonstone comenzará a protegerse de quien está tratando de asesinarlos. Se nos presenta así y en profundidad a esta familia: Leonard Moonstone y sus tres hijos, Cordelia, Regan y Gabriel. Todos tienen defectos a su manera, y Millar escribe una caracterización maravillosa para hacer que valga la pena preocuparse por esta dinámica familia fracturada. Cordelia, en particular, encarna el sentido del humor negro de la escritora en su mejor momento como la oveja negra de la familia que no obedece las reglas; y en una secuencia hilarante, traumatiza a un grupo de niños pese a ser animadora infantil. Me encantó. Conocemos un mundo donde nunca hemos visto un monstruo. Es este. El tuyo, el mío, The Magic Order es la razón por la que dormimos tranquilos cada noche. Alguien de esas cinco familias de magos lucha casi cada día contra un enemigo. Durante el día, viven entre nosotros como nuestros vecinos, amigos y compañeros de trabajo, pero de noche, son hechiceros y magos que nos protegen. A menos que la oscuridad ataque primero. Pero con cada mago brutalmente asesinado, Madame Albany se acerca un paso más al poder oscuro del Orichalcum. Mientras tanto, The Horologium, un monstruo liberado de la cuarta dimensión, empieza a destruir el tiempo y con ello vidas humanas.

The Magic Order es el primer cómic para Netflix de Mark Millar. Así que ya imaginaréis que significa eso. Dibujado por Olivier Coipel (Amazing Spider-Man, Thor) con una idea muy cercana a otros títulos de Millar, y con un maravilloso coloreado del gran Dave Stewart, se crea una nueva obra para el denominado Millarworld. Ese mismo en el que transitan cómics que el creador publica con la idea de ser adaptado a otros medios. Y The Magic Order no es una excepción. Para nuestro deleite.

Dicho esto, hay mucho por disfrutar en The Magic Order. Es curioso como uno siempre queda encantado con lo que Millar propone. En este caso, se reduce a personajes genialmente labrados, en especial, la familia Moonstone. Teniendo en cuenta que es una trama terriblemente más madura que Harry Potter (¡ay dios, lo que hay que oír!), en términos de sexo y violencia, por ejemplo; hay un puñado de páginas en las que Millar muestra un uso ingenioso de la magia. Especialmente, cuando se trata de las muertes que se van sucediendo. Todo lo cual es visualizado en gran medida por el artista Olivier Coipel, quien idea algunos diseños geniales para estos magos y su mundo.

Nuestro mundo.

Reseña: Whiskyman y Otros Relatos Oscuros, de Alberto Caliani

Recomendar una antología nunca es fácil. Hacerlo de uno de los mejores escritores que tenemos, sí lo es. Con libros como este se recupera la ilusión en los autores nacionales. Siempre es un placer leer al maestro Alberto Caliani. Os puedo asegurar que nuestro autor tiene un misterioso don en esa manera suya de echar un vistazo a otros mundos y traérnoslos. Su forma de narrar, los lugares que crea en el papel, parecen demasiado reales para ser invenciones. Llegas a dudar de la ficción porque todo se siente cierto. A veces, he tenido la percepción de que en verdad ha visto lo que escribe. Aunque eso sería una verdadera locura, los lugares que trae de vuelta son inquietantes. No deberíamos dejar que nos introdujera sus pesadillas, pero lo cierto es que atraer la oscuridad que fabrica. Así que lo haremos, nos dejaremos arrastrar haciéndonos más pequeños y que nada de lo creado vea cómo temblamos negándonos a cerrar los ojos para poder seguir leyendo. Atreveos a pasar la portada de este libro y encontraréis dieciséis historias de terror escritas sin rodeos. Directas. Él se sirve de unos miedos variados. Se parece mucho a una caja de chocolates surtidos. Cada uno es diferente. Explorará toda clase de horrores, todos ellos deliciosamente aterradores.

El cuarto de Sonia. Unos padres jóvenes se mudan a una vivienda idílica de ensueño. En la habitación del bebé colocarán unos walkie-talkies. Pero lo que escucharán será una escalofriante voz. Solos, tú y yo. Una hija hambrienta, una hija descendiente de algo abominable. La tabla Ouija. Cuando compras un tablero Ouija pensando que es un simple juego… La era del demonio. ¿Podéis imaginaros que las gárgolas y estatuas de Barcelona cobran vida? El padre Jordi Vendrell vivirá el verdadero infierno en sus carnes. Purgatorio. ¿Todavía no habéis entendido el peligro de pedir un deseo? Una historia con sabor a tierra mojada y tumbas. Visiones de La Parca. A todos nos asusta la muerte, da igual lo que digan muchos, nadie quiere acabar dentro de un ataúd. Poco a poco, el protagonista irá haciéndose a la idea en el momento en que vea a la guadaña rondarle. La narración dará un giro más espeluznante y trágico de lo que él esperaba. El alfiler. Vacaciones en Haití, vudú, un regreso a casa, el comienzo de una escalofriante pesadilla. Caperuzita Roja. Escuchaba terribles historias de muertos que se levantan, mientras el lobo la acecha en espera a que se introduzca en el bosque para ir a casa de la abuelita.

Llegamos al relato que da título al libro. Whiskyman. Old Town, julio de 1963, justo antes del eclipse de sol. Ya antiguamente creían que un eclipse era la señal de que iba a ocurrir alguna cosa horrible. Nuestro autor sabe el miedo y la fascinación que todavía producen en nosotros estos fenómenos. Estamos ante una historia tan triste como sobrenatural. ¿Quién es en realidad WHISKYMAN? Venganza, justicia, palabras que quedan silenciadas dentro de una masacre de sangre.

Inmune. Un nuevo apocalípsis traerá la locura, aunque sigue quedando tiempo para cantar alguna nana… La marca oscura de Dios. El nombre maldito, aquel que no debe ser pronunciado, quien dicen se reveló ante Dios, espera paciente su día…

Relatos, desde una sola página a varias. Escritos en primera y tercera persona, calando cada uno de ellos hasta las entrañas. Hay autores que escriben para transmitirnos sus miedos. Caliani no. Él mira a todos esos horrores a la cara advirtiéndonos que eso está ahí fuera en alguna parte. Más cerca de lo que pensamos. Tal vez, sea ese el motivo de que sus historias ocurran en cualquier lugar de la Tierra, incluso fuera de ella. Misteriosas leyendas envuelven un fuerte atacado desde dentro, un nombre Aisha Kandisha, que no debe pronunciarse. Un hombre joven sufre una parálisis total, aun así, se aferra a la vida. Esos ojos que apenas pestañean miran en un ataque de pánico a una loxósceles laeta, ahí frente a él… Quedan un par de relatos más que voy a dejar que descubráis por vosotros mismos, mis amigos lectores. Pues dicen que para dejar trazado un camino hay que dejar antes las huellas. Alberto Caliani así lo hizo con este maravilloso libro de relatos. Una lectura perturbadora que estoy segura desvelará vuestras noches. Destacar también la hermosa portada de Iván Ruso.

Sí. Lo recomiendo mucho.

Reseña: Escape Room, de Chris McGeorge

Morgan Sheppard, a la edad de once años, resolvió el asesinato de su profesor de matemáticas, cuando todos creían que fue un simple suicidio. Esa reputación le valdría para terminar años más tarde en un programa de televisión resolviendo misterios como si de un Hércules Poirot se tratase. Años más tarde, Sheppard, protagonista principal que llevará todo el peso de la historia, despierta esposado en la cama de un hotel. Le acompañan cinco personas también secuestradas: una camarera, una limpiadora, una actriz, un abogado y un estudiante. Cuando todos logran espabilarse después de haber sido gaseados, descubren un cadáver en la bañera. El televisor se encenderá solo. Un hombre con la careta de un caballo de dibujos animados, desafiará al supuesto detective para que resuelva quién de todos es el asesino. Tal vez en sí no parezca muy complicado, pero solo dispone de tres horas para averiguarlo o todos morirán. Vale, no estamos ante la novela del año y misterios hay muchos. Pero puñetas, que me he leído trescientas cuarenta y tres páginas de una sentada. Una historia increíblemente escrita de forma sencilla y sin florituras, me ha tenido a mí, que he leído cientos de libros, en un sofá hasta llegar a la última página. Sí, estaba segura de que lograría averiguar quién era el asesino, diciéndome va, un capítulo más, e igual en el siguiente. Pero no. Chris Mcgeorge hizo un trabajo tan minucioso que cuando el detective grita el nombre del asesino, resulta que…

Una trama llena de mentiras que no se confiesan. Y cuando esas verdades salen a la luz, ya es tarde, pues aquello que teníamos en mente debemos borrarlo. Porque vamos a ver, ¿para qué sacar el arma homicida del cuerpo y esconderla? Sí, por supuesto que antes de ponerse a entrevistar a cada uno de los sospechosos tantearán los posibles escapes. Luego tenemos a nuestro investigador que no pasa por su mejor momento, adicto al alcohol y a otras sustancias, que debe resolver el asesinato, sufriendo el síndrome de abstinencia. Pero ¿y si bebiera y consumiera para no tener que recordar su pasado? Este dato será importante. Pues la historia se cuenta en dos tiempos, el actual, debiendo resolver ese crimen, y el pasado para que nosotros vayamos entendiendo.

La trama es realmente buena, repleta de suspense con unos giros tan bestiales que en verdad deja al lector noqueado con todo lo que tiene resuelto. Un muy buen misterio avanzando a un ritmo cardíaco, entendiendo que ese escenario gira alrededor del detective. Una lectura rápida, adictiva, que lejos de ir aclarándose se va volviendo oscura dentro de una narración angustiosa. Un thriller psicológico para leer sin cuestionar algunos detalles dándole el visto bueno a novela de entretenimiento. Suspense dentro de una habitación cerrada que va envolviéndose claustrofóbica mientras el enigma no se detiene en ningún momento. ¿Logrará este moderno detective salvarlos? Una lectura que nos hace reflexionar de cuánto escondemos de nuestro pasado, llegando a creernos que eso nunca regresará para señalarnos. Recomendada por su tremendo enganche y sus increíbles giros.

Reseña: La Venecia Secreta de Corto Maltés, Guido Fuga, Lele Vianello y Hugo Pratt

De esas cositas originales que se publican muy de vez en cuando es La Venecia Secreta de Corto Maltés. Un pequeño volumen en formato guía de viajes cuya edición original vuelve a estar disponible en este veranito caluroso de 2019. Corto Maltés…, bueno, creo que no necesita presentación, ¿no? Pese a todo, y para algún rezagado, comentar que Corto Maltés es un personaje «de culto» clasificado en un puesto muy destacado dentro lo mejor de la mejor novela gráfica europea. Un auténtico mito literario del siglo XX. Un viajero, un marinero irónico que combina el aspecto y el carácter mediterráneo con cierta cultura anglosajona. Corto (que se puede traducir como “tímido”), fue creado por el gran dibujante veneciano Hugo Pratt en 1967. Un antihéroe que prefiere la libertad y la aventura, antes que la riqueza. Un moderno Ulises, capaz de hacernos viajar a los lugares más fascinantes del mundo.

Norma Editorial recupera este genial tomito para su disfrute. La Venecia Secreta de Corto Maltés, una mítica guía de la Venecia del personaje pero también la real. Una edición revisada y actualizada que nos lleva de paseo por la ciudad italiana a través de siete itinerarios que nos invitan a recorrer lugares fantásticos y ocultos. Y es que Venecia se ha descrito de muchas formas. Pero en lo que todo el mundo coincide es, que Venecia es una ciudad especial. Sobre todo, a la hora de visitarla. Su historia es tan antigua que cada rincón cuenta una anécdota, una leyenda, y normalmente alberga un Mal. Se dice que cada piedra guarda un secreto: inscripciones en las paredes, la insignia topográfica, todo es particular y conserva una tradición milenaria. Si a todo esto sumamos que tras los pasos de Corto Maltés -y de su creador, el veneciano Hugo Pratt-, se nos presenta una Venecia diferente y cercana; estamos ante una guía práctica que además promueve la fantasía, de una ciudad que abre sus puertas más recónditas y misteriosas, sumergiendo al viajero/lector en insólitas rutas que mezclan historia y leyenda.

Esta guía-cómic viene organizada en siete itinerarios: Puerta de la Aventura, Puerta del Mar, Puerta de Oriente, Puerta del Oro, Puerta del Amor, Puerta del Color y Puerta del Viaje; en las que puedes viajar, valga la redundancia, en compañía de Corto. Un viaje fascinante al descubrimiento de azulejos escondidos detrás de una calle oscura, pequeños bancos que se abren en el Gran Canal, puentes retorcidos, los dos puentes sin pasamanos, o bajorrelieves que narran historias que una vez fueron. Una guía que fue creada por Guido Fuga y Lele Vianello, dos conocidos editores, amigos y colaboradores del maestro Hugo Pratt, creador de Corto Maltés. Y es él, el encantador marinero, quien nos llevará de la mano por lugares conocidos y misteriosos (y algunos temidos) por los propios venecianos.

Si quieres seguir los consejos de esta guía y perderte sin miedo en dichos laberintos, saber más de esos lugares escondidos que merece la pena transitar, aunque sólo sea a través de este portal mágico encuadernado como es La Venecia Secreta de Corto Maltés; la oportunidad existe. La tienes delante.

Reseña: Batman. Las 10 Noches de la Bestia, de Jim Starlin, Jim Aparo y Mike DeCarlo

El equipo creativo de Batman de finales de los 80s, Jim Starlin, Jim Aparo y Mike DeCarlo, son conocidos, sobre todo, por matar a Jason Todd tras la solicitud de la mayoría de lectores en el inconmensurable arco La Muerte de la Familia. Pero además de esa historia fundamental, también dirigieron algunos de los mejores y más memorables relatos de los cruzados con capa de esa época. Uno de esos arcos más destacados fue Las 10 Noches de la Bestia, una trama que fue publicada por primera vez en la serie regular de Batman entre los números #417 y #420. Ideal y especial por introducir un nuevo enemigo mortal que reflejaba los acontecimientos políticos de la vida real que tuvieron lugar a finales de los ochenta. Y si esto te puede parecer un tema anticuado, espérate a saber y verás como destaca incluso a día de hoy (como buena historia inmortal) mezclando esa efectiva y emocionante interrelación de géneros.

El principal antagonista de Las 10 Noches de la Bestia es un asesino soviético físicamente mejorado llamado Anatoli Knyazev, apodado la KGBestia. Este «terminator» llega a la ciudad de Gotham con la tarea de ejecutar a varios agentes del gobierno estadounidense debido a la Iniciativa de Defensa Estratégica (Strategic Defense Initiative, SDI ), el sistema denominado como «La Guerra de las Galaxias». Jim Gordon y el Departamento de Policía de Gotham se enteran de esto por un embajador soviético que les asegura que Knyazev viene con muy malas intenciones, y tanto el FBI como la CIA tienen la tarea de ayudarlos a proteger a los agentes que va a atacar la KGBestia. El “dúo dinámico” ofrece rápidamente sus servicios para ayudar a detener el plan de asesinato ruso, a pesar de las protestas del agente principal del FBI a cargo del caso. Pero el número de víctimas sigue ascendiendo, por lo que el Caballero Oscuro comienza a sospechar que hay un topo entregando información a la KGBestia. Knyazev demuestra ser un formidable camarada para Batman, tanto física como mentalmente, así que el mejor detective del mundo se ve obligado a impulsar sus habilidades deductivas y de lucha para obtener una ventaja sobre su enemigo mortal.

Las 10 Noches de la Bestia se debe leer como algo muy alternativo a las epopeyas cósmicas por las que es súper famoso Jim Starlin. En asuntos así, es como muestra su notable versatilidad como narrador. Contando además en este completo volumen que publica ECC Ediciones con el arte icónico de Jim Aparo y Mike DeCarlo. Los cuales crean visualmente un vibrante y emocionante entorno de oscurantismo respecto al guión ideado. Ambos nos brindan una serie de escenas de acción representativas del mejor Batman de los 80s. Mas, un arco que al igual que muchas de las mejores historias del orejas picudas, emplea por igual las habilidades del cruzado de la capa tanto como detective, como de experto luchador. Y como luchador experto, se ve obligado a usar tanto su intelecto como su físico para frustrar los planes de la KGBestia; un ruso potente, como los de antes, un tipo con el que sin duda hay que evitar el enfrentamiento directo (muy al estilo del malo-maluto de la 3T de Strangers Things, sí).

La historia es definitivamente un producto de su tiempo, y aunque a día de hoy el tema no es tan profético como lo era en 1987, cuando se publicó por primera vez, fue más que atemorizador para los lectores y paisanos que por momentos temían una invasión rusa o una cabeza nuclear sobrevolando en dirección a ellos. Un guion muy del momento y realista. Más aceptable para un lector moderno, que ver al Joker apareciendo con un atuendo iraní en una historia que vendría años más tarde, por ejemplo. Como medio estadounidense que soy, os aseguro que el miedo a los cosacos siberianos, a su dureza, presteza e inteligencia, nunca se fue del todo.

Las 10 Noches de la Bestia cuenta con héroes disfrazados, villanos indestructibles, un paso por delante a los cómics en general de la época. Uno de los mejores Bat-relatos más importantes también. A tan solo un paso de La Broma Asesina y El Regreso del Caballero Oscuro.

Reseña: Biblioteca de Cómics de Terror de los Años 50. Zombis, de Craig Yoe, Steve Banes y VVAA

La cabra siempre termina tirando al monte. Y si se escapa, se cansa y quiere alejarse de todo por un tiempo… Pero con el paso de los años, añora, le somete la morriña y regresa a las altas cumbres. A esa vasta masa de tierra de argumentos, libros, pelis y cómics de Terror donde encontrar el mejor de los sub-géneros. Los zombis. Guiones que lo petaron en temas editoriales ya casi una década atrás, gracias a buenos films (como la grandiosa El Amanecer de los Muertos, de Zack Snyder remake del Dawn of the Dead del dios George A. Romero), pero también con un boom en formato cómic llamado Los Muertos Vivientes, de Robert Kirkman, pasado a serie de TV como The Walking Dead. Un resurgimiento. Por que sin duda estamos ante un sub-género que siempre, con el paso del tiempo, se levanta, resurge, se alza y emerge de su tierra removida para volver a ponerse de moda. Nunca me fue tan fácil hacer una metáfora. Por eso es bueno que sepáis que antes (de antes) hubo otro tiempo. Una era de mente corta que se pensaba en el género de Terror como historias de malas influencias para el lector y… En fin, que hemos evolucionado. Nada de darle más vueltas al mohoso Cómic Code, tantas veces comentado ya. Así que me quedo con lo mejor. Lo mejor de lo mejor. La recuperación por parte de Diábolo Ediciones de estas geniales historias de los años 50 que a tantos y tantos asustaron, por no decir a la de autores de Terror que inspiraron en su juventud. Recuperando con cada especial publicado (Haunted Love, Frankenstein, Zombis y anunciada ya la próxima Momias), lo mejor del cómic clásico de Terror. Historias donde maestros-dioses del noveno arte como Wally Wood, Gene Colan, Frank Frazetta y otros tantos, publicaron lo más depravado que de sus mentes y lápices brotaba.

Zombis presenta historias sobrenaturales, relatos podridos y siniestros, con el mejor subgénero de todos como trasfondo. Con la curiosidad de traernos tramas iniciales contenedoras de zombis como en sus inicios fueron; es decir, muertos vivientes que no son los autómatas sin alma y sin cerebro que hoy en día conocéis como zombies, esos que corren a lo Usain Bolt y que sólo buscan carne que destrozar… Todo muy bien aclarado por el editor Stephen “Karswell” Banes en uno de los mini artículos que trae el tomo. Aquí muchos se mueven como esclavos vudú, tienen recuerdos de una vida pasada por la que sufren por lo que dejaron atrás, saben hablar, no se limitan a devorarte, prefieren que sufras, que pases miedo y les des a elegir. Te lanzan a un pozo lleno de púas o si lo prefieres te clavan un hacha antes que comerte. Luego, se beben tu sangre desparramada…, en viles guiones que provocaron pesadillas a lectores de los años 50 del pasado siglo, macabros argumentos que hoy en día también permanecen en la retina, unas cuantas noches de calor e insomnio. Os lo aseguro.

Diecisiete relatazos cortos con los que deleitarse con finales impactantes o curiosos, que un servidor, amante del género (tanto que su última novela publicada trata dicho tema y muy al estilo de los estereotipos encontrados aquí), no le queda otra que súper recomendar. Una edición de Craig Yoe y Steve Banes que Lorenzo Pascual en nuestro país ha tenido la genial idea de ir rescatando y eso, estoy seguro que los amantes del buen cómic se lo agradecen. Los buenos. Pues lo sé. Para muchos lectores de cómics modernos, mencionar títulos así les sobrepasa. Entonces a ellos les recordaré que hubo un tiempo en que los cómics de la EC fueron los más vendidos del mundo. En especial, de ese vasto país llamado USA. Que albergó títulos tan innovadores como The Crypt of Terror and Weird Science y su enorme cantidad de seguidores era muy similar a esa masa de zombies que se os viene a la mente con cada nueva película. Por eso me mantengo firme y con tan sólo una bala en la recámara: fanáticos y devotos, si habéis leido hasta aquí, estáis perdidos. Por que en vuestro fueron interno sabéis que lo queréis. Queréis perderos en estas historias de memoria no muerta. Queréis saber qué es lo que vive y qué está muerto en el Bayou. Queréis disfrutar de esa magnífica historia llamada ¡El Horror de los Torsos Mezclados!, ilustrada por Dick Beck, que apareció originalmente en el Dark Mysteries de 1953 y que provocó pesadillas. (Un extraño asistente de un depósito de cadáveres enamorado de una hermosa pelirroja que cuando muere, roba su cadáver y lo coloca en un acuario de cristal…). Y más maravillas como ¡El cuerpo que no muere!, donde un maníaco os pondrá los pelos de punta. O La criatura del mar, donde vibraréis sobre todo con el trabajo artístico mientras os cuentan que un marinero asesinado camina bajo una bonita vista submarina del océano hasta que decide…

En definitiva, arrepentimientos, un Mal que no descansa, seres que disfrutan con rostros de horror en sus víctimas, desazones y horrendos sueños. Un volumen hecho para ti, «amante» del insomnio.

Reseña: Koshchei El Inmortal, de Mike Mignola, Dave Stewart y Ben Stenbeck

Uno sigue viajando por lo que el maestro propone. Se pierde entre esos personajes tan geniales, pero sobre todo, en el ambiente, en el mundo de terror, tinieblas y magia negra en el que viven la mayoría de los seres creados por Mike Mignola. Por eso con cada nueva obra de Hellboy, con cada nuevo arco argumental de la AIDP, o con cada miniserie de ese llamado Mignolaverso, un adicto como yo vuelve a vibrar con cada historia. Y agradece enormemente a Norma Editorial que cada poco nos traiga recopiladas estas miniseries que tanto éxito tienen al otro lado del charco.

Koshchei El Inmortal. Mike Mignola y Dave Stewart crearon en primer lugar la portada que muestra al personaje del título con una gran espada en su mano derecha mientras mira al lector. Cercano a él hay un amasijo de partes de un cuerpo que parecen venir de un castillo que ejerce poderoso sobre un río de sangre. A la izquierda, sombras y muerte. A la derecha, vida y claridad. Si observáis atentamente, podréis ver que le rodean mariposas amarillas. Si ya conocéis a Koshchei, alguna idea os rondará la cabeza del porqué de estos insectos sinuosos. Pero para los que no, en este mismo cómic se revela. Mientras tanto, Koschchei se mantiene fuerte, impertérrito, hierático frente a ti en una portada que simboliza lo que se puede encontrar dentro.

Mike Mignola abre la historia con Koshchei y Hellboy luchando en el pasado. Una de las acciones lleva a dicho personaje al presente. Mignola, aventurándonos como siempre en una serie de sucesos en los que cualquier cosa puede suceder. Interesante cuando un individuo le pregunta a Koschchei cómo se involucró con Baba Yaga. «Es una larga historia. Para contarlo bien, tendría que comenzar desde el principio…». Entonces nos trasladamos al origen personaje: cómo se inició, entró en contacto por primera vez con lo sobrenatural, cómo fue traicionado, cómo se hizo inmortal y cómo llegó a trabajar para el Mal en persona. Un relato épico de muerte y drama, sazonado con hechos paranormales. Koschchei es ese caballero de cualidades nobles, que parece inevitablemente abocado a caminar por un sendero oscuro. En muchos momentos, un hombre de honor, un Príncipe Vlad, un hombre que intenta salvarse a sí mismo pero se pierde en el proceso…

Me parecen increíbles las buenas historias que Mignola y compañía son capaces de aportar con cada nuevo titulo. O bien soy demasiado fan del género de Terror y la Fantasía Oscura, o desde que caí enamorado del Mignolaverso, rara es la historia que no me gusta. Incluso se tienen detalles de como volver a encontrar viejos ilustradores que algunas vez participaron en estos mundos. Disfruté en su día del arte de Ben Stenbeck (en Frankenstein Underground, Cazador de Brujas o mi amada Baltimore), así que me alegró verle como ilustrador en Koshchei El Inmortal.

Una historia que se inicia como una película, trama contenedora de varios horrores que simplemente perturban a los personajes. Con el trazo de Stenbeck provocando que se retengan ciertos monstruos por un tiempo, en la retina del lector. Si a esto sumamos el coloreado del eterno Dave Stewart que aumenta magistralmente el drama y resalta el horror, tenemos en Koshchei El Inmortal, otro escenario con buena narración, sonidos, diálogos, gritos y susurros; una obra recomendable para todo aquel que ame el género de horror.

Un regreso al Infierno y vasto y memorable folclore creado por el maestro Mike Mignola.

Reseña: Blue Note (Integral), de Mathieu Mariolle y Mikael Bourgouin

Blue Note es de esas historias que no esperas que te sorprendan, sin embargo, a pesar de enmarcarse en un escenario cien veces visto: un idealista perdido, superado por sus viejos demonios, un ambiente de blues y jazz excelente, todo narrado en una sinuosa oscuridad… La verdadera y atractiva idea es mostrarnos todo lo que hay tras el corrupto mundo del boxeo. Enseña sangre desde la primera viñeta, fluyen los golpes en todos sus significados posibles, con un héroe que rechaza todo compromiso y que se convierte en un empático perdedor, muy al estilo del Toro Salvaje de De Niro y Scorsese. Un álbum integral extraordinario que recién publica Norma Editorial, una lectura ideal para el verano. Una inmersión en un mundo gangrenado a través de la prohibición, a través de la vida de un hombre en busca de un pasado glorioso, queriendo escapar de las manazas de uñas largas de los círculos mafiosos. Con un patrón de lado oscuro perfecto para el ambiente que Mathieu Mariolle y Mikael Bourgouin desean proponer y que sin duda consiguen.

Jack Doyle es pura malta irlandesa. Un boxeador que da más de lo que recibe. Pero un tipo demasiado recto para tener éxito en el medio. Estamos en la Nueva York de los años 30, en medio de mafias, organizadores de combates amañados, estafadores y pequeños buscadores de vidas. Doyle, regresa para una última pelea en una ciudad que odia y juró abandonar para siempre. Si el escenario os parece un déjà vu, todo se compensa con un diseño hermoso y una atmósfera apretada. Una línea realista impecable y tinta y colores oscuros subrayando el tono que gobierna la trama; sentimientos de desilusión y melancolía acompañando a cada personaje.

Mathieu Mariolle ofrece un escenario clásico pero profundo, colocando un guión paralelo entre el final de la Ley Seca y el crepúsculo pugilístico de una antigua gloria. Cuenta los últimos momentos de ambos antes del último gong. Se alía con Mikael Bourgouin que propone un gráfico sombrío y violento que, como un buen gancho, va directo al sitio. Líneas que representan un mundo de compromiso donde casi el único color es el negro, un negro-azulado de pantalones cortos, guantes o sangre pútrida recorriendo pómulos agrietados o huesos fracturados.

Con algunas incursiones cinematográficas en ciertos personajes que me recordaron al gran Coburn, proclamo que Blue Note es uno de los mejores álbumes de género negro leído en mis años de vida. De principio a fin, solo tenía halagas en mente: ¡Maravilla, maravilla! Desde la portada hasta la última página, desde la delicada línea hasta el coloreado, las escenas de acción y los momentos más íntimos, con una gracia inusitada, ha despertado nuevamente en mí el deseo de volver a leer a los mejores del género negro; me hizo recordar lo bien que lo pasé cuando empecé con Hammett, Chandler o Ellroy. Y recordar que aún tengo pendiente, cositas de los mejores de la conocida American Noir.

El boxeo está en el punto mira de este cómic, y como se va entreviendo, el jazz y su evocadora música se apoderan del final con una narrativa más densa y pegadiza, personajes más asentados y una construcción inteligente de la historia que da lo que se pide. Una trama de eventos comunes contados en casi ciento cincuenta páginas, un genial díptico recogido en un sólo volumen que si  lee cómics, no me cabe duda que Scorsese lo tiene en su estantería.

Reseña: SwordQuest (Integral), de Roy Thomas, Gerry Conway, Dick Giordano y George Pérez

Llegado este momento en el que se publica tanto, las buenas noticias para el aficionado al cómic siguen llegando pues, a falta de poder tirar de grandes novedades del otro lado del charco, se rescatan otras joyitas de esas que tantas veces he dicho que jamás pensaba ver (a estas alturas) publicadas en nuestro país. Y mucho menos recogidas en un tomito como novedad. Como por ejemplo aquella rarunada como fue SwordQuest en formato cómic que vio la luz en 1982 gracias al éxito de un videojuego para la consola del momento como era la Atari. Lo bueno era que en aquellos tiempos se comprometían con dichas licencias grandes autores del noveno arte, hoy consagrados, y daban vida…, en fin, que sólo podían salir cosas buenas.

La serie Swordquest fue un ambicioso videojuego/cómic/concurso de cómics de Atari y DC. Originalmente programado para ser cuatro aventuras para la Atari 2600 con sus cómics correspondientes, al final solo se produjeron tres, cada uno basado en uno de los elementos clásicos: tierra, fuego, agua y aire, respectivamente. Cada uno de los cuatro videojuegos contaba con algunos de los elementos y así, el jugador vagaba por cada pantalla ganando o perdiendo en minijuegos y/o recogiendo y/o dejando varios objetos. Si el jugador dejaba los elementos correctos en la habitación correcta, aparecía una pista. Un número de página y una viñeta. El jugador entonces tenía que tener el cómic y dirigirse a lo indicado para descifrar qué significaba esa cuestión. A veces, daba una pista sobre qué otro objeto poner en esa pantalla, pero a veces una viñeta tenía una palabra oculta, y si los jugadores encontraban las cuatro o cinco palabras ocultas mientras se ejecutaba el concurso, podían enviar a Atari la solución para optar a un premio de miles de dólares… Es decir, una propuesta entre los dos hobbys más frikis del momento con una interacción tremenda entre autores y lectores. Una genialidad. Bien, pues Planeta Cómic acaba de publicar en un mini tomito los cómics que acompañaban a dichos juegos (SwordQuest: EarthWorld SwordQuest: FireWorld y SwordQuest: WaterWorld), aunque se añade La Venganza de los Yars, una aventurita donde se cuenta la verdadera historia de los Yars y el sistema solar Razak, así como su plan para vengarse de los Qotile por un injustificado y mortífero ataque.

Una oportunidad tremenda para hacerse con estas historias creadas, nada más y nada menos que por Roy Thomas, Gerry Conway, Dick Giordano y George Pérez, con un extra de galería de portadas que no llegaron a utilizarse. Saberlo todo de un par de gemelos huérfanos llamados Torr y Tarra, destinados a derrotar al malvado rey Tyrannus y reclamar su trono. Aunque primero tendrán que cruzar cada uno de los cuatro mundos elementales y derrotar a terribles monstruos y coleccionar artefactos para vengar el asesinato de sus padres y acabar también con un siniestro aliado, el mago Konjuro.

Por primera vez en la historia, los mini-cómics de Swordquest creados por las leyendas de la industria del cómic ahora disponibles para todos. Ahora sí que sí, dudo mucho que esto se vuelva a reeditar otra vez, por lo que estáis calentando el sitio.

Y no lo digo por la calor.