Tag Archive for Indispensables Terror

Reseña: Vampiros… y más que Vampiros (Una Antología de Horror y Sangre), de VVAA

Tenemos miedo de nuestros propios deseos. A cualquiera de nosotros le gustaría ser hermoso, poderoso y siempre joven. Nunca envejecer, tener todo el tiempo de la eternidad… pero el costo es alto. Demasiado caro. El vampiro nos produce espanto porque si se nos ofreciera ese regalo, ¿quién no estaría tentado de aceptar?

Hay tantos tipos de vampiro que no se pueden encerrar en estereotipos. Decir un vampiro es «así» es tan ridículo como decir que una persona es «así», esperando un ejemplo para explicar una especie. Si bien conocemos los vampiros clásicos, debemos saber que existen en todas las mitologías y formas. Algunas leyendas medievales occidentales hablan de hermosas mujeres demonios que seducían a los hombres. Se les conocía como Súcubos. Las Lamias, mujeres del folclore grecolatino con extremidades de animales de las que decían que fueron las vampiresas más temidas y crueles de la Antigüedad. Incluso las Sirenas que nos parecen seres tan entrañables eran temidas por los marinos al enloquecerlos con sus cánticos llevándolos a la muerte. En algunos cuentos decían que se hacían inmortales, alimentándose de la carne de los navegantes.

Vampiros … y más que vampiros, explora la naturaleza de los no-muertos. Los que beben sangre o el mal de sus raíces oscuras hasta la actualidad. Estáis ante una maravillosa antología de horror de veintidós de los mejores relatos del mundo vampírico. Autores consagrados Desde Arthur Conan Doyle, William Hope Hodgson, Nathaniel Hawthore, Horacio Quiroga, H.P. Lovecraft, Richard Matheson o el español José María Latorre, entre otros muchos. La antología comienza con el relato El vampiro, de John William Polidori. Para algo es reconocido como el primer cuento en la literatura del mito vampírico.

Viendo nombres tan poderosos podéis haceros una idea de la variedad que vais a leer. No estamos ante el vampirismo clásico, no obstante, conserva todo su poder maligno. El mal tiene muchas formas, es tan mortal un mordisco como un beso en unos labios envenenados. Tampoco faltará el llamado vampirismo energético donde la razón debe combatir lo sobrenatural. Parásitos ocultos que succionan la vida lentamente. Jules, ese extraño niño que nació con tres dientes y que los utiliza para beber sangre del pecho de su madre.

Historias con maravillosas atmósferas góticas como el relato El fresno. La araña, un hotel, unos suicidios, esa ventana en la cual una bella joven vestida de negro hila en una rueca antigua. Podría seguir, pero debo dejar que descubráis por vosotros mismos lo que esta antología esconde. Si no los habéis leído nunca, vais a sentir tal placer con la lectura que puede ser vuestro principio de entrada al mundo vampírico. Pero si ya sois unos amantes de este género, os invito a tener todos estos relatos en un mismo tomo para vuestro deleite. Lo recomiendo muchísimo.

Con esta antología engrandeceréis vuestra biblioteca.

Reseña: Décadas. Marvel en los Años 70. La Legión de los Monstruos, de VVAA

Gracias a la genial labor editorial que estamos viviendo, se va haciendo cada vez más fácil obtener todo lo que uno deseaba volver a leer/tener de sus personajes Marvel favoritos. Destacable la eficaz labor de Panini Cómics en nuestro país y sus constantes ediciones y reediciones en diferentes formatos de lo mejor de lo mejor. Y a diferentes precios y presentaciones; para que cada lector se pueda adaptar a lo que pueda. A mí por ejemplo me están encantando las curiosas ediciones denominadas Décadas que están sacando. Cada mes, una diferente, un tomo dedicado a lo que en dichas décadas triunfó dentro de La Casa de las Ideas. ¿Y por qué me encanta? Porque un amante del género de Terror como yo, recuerda como Marvel intentó en los 70s dar un empuje a todos aquellos interesados en los monstruos clásicos. La edad dorada del Hombre-Cosa, Morbius, el Motorista Fantasma, Drácula, Frankenstein… buah, maravilla tras maravilla. Además, entre los Marvel Limited Edition publicados ya, con joyas como Vampire Tales, El Monstruo de Frankenstein, Tales of the Zombie, Hombre-Lobo…; buah, buah, buah, esto se vuelve un disfrute constante.

Decidme: ¿cómo alguien de mi calaña no iba a desear muy mucho poder volve a esa maravilla que fue La Legión de los Monstruos, cuarenta y tantos años después? Un magazine que recopilaba historias interesantes cuando el reinado de los monstruos, y las revistas en blanco y negro lo petaban. Tras el siempre odioso recuerdo del Cómic Code, surgió la revista Legion of Monsters, lugar donde leer buenas historias con grandes autores e ilustradores detrás. Evocadoras tramas con los iconos del mejor género de todos como punto central. Historias protagonizadas por Drácula, el monstruo de Frankenstein, el cazador de vampiros Blade, el Hombre-Cosa, Morbius, el Motorista Fantasma y algunos más. Pero lo más importante de todo, cuentos de terror nunca antes reimpresos. Y desde el principio, una atractiva e influyente introducción de Jess Harrold, donde deja claro que estas historias son solo para adultos (obviamente, habla de los 70s, hoy en día un niño se reiría de estas prohibiciones); donde encontraréis historias con mujeres escasamente vestidas, se derrama sangre y los personajes tienen alguna que otra conversación incómoda. Guiones para adultos no recatados. Pero lo que mola, lo que mola de verdad, es que muchas de estas historias se leen bien y tu mente casi que te traslada a la grandeza del cine de serie B de aquellos años.

La historia de apertura, donde el monstruo de Frankenstein se inmiscuye en una fiesta de disfraces y todo termina trágicamente. Esa trama donde el Hombre-Cosa se enamora y es trágicamente desechado por su propia gente y por la humanidad. Narraciones psicológicamente perturbadoras donde se hace bastante entretenido encontrar a Morbius en una historia de terror oscura y sombría representado como una víctima, un monstruo y a veces, incluso un héroe. Y más. Bastante más. El genial Blade de los cómics, un personaje no muy diferente de la versión de Guillermo del Toro, que aparece como intrépido héroe dotado de poderosas armas y chaqueta de cuero y gafas grandes. Y una historia de superhéroes en color con los potentes Ghost Rider y Jack Russell (mi favorito Hombre Lobo) dándolo todo.

Un enfoque, una edición para no perdérsela. Con grandes maestros detrás que incluye artículos y ensayos tan magníficos como el de Ralph Macchio (que a día de hoy sigue escribiendo introducciones en Marvel), donde describe un poco de la historia del porqué Marvel decidió encaminarse hacia los míticos monstruos de siempre. Anécdotas que involucran a grandes como Stan Lee y Marv Wolfman.

Maravilloso.

Reseña: Biblioteca de Cómics de Terror de los Años 50. Zombis, de Craig Yoe, Steve Banes y VVAA

La cabra siempre termina tirando al monte. Y si se escapa, se cansa y quiere alejarse de todo por un tiempo… Pero con el paso de los años, añora, le somete la morriña y regresa a las altas cumbres. A esa vasta masa de tierra de argumentos, libros, pelis y cómics de Terror donde encontrar el mejor de los sub-géneros. Los zombis. Guiones que lo petaron en temas editoriales ya casi una década atrás, gracias a buenos films (como la grandiosa El Amanecer de los Muertos, de Zack Snyder remake del Dawn of the Dead del dios George A. Romero), pero también con un boom en formato cómic llamado Los Muertos Vivientes, de Robert Kirkman, pasado a serie de TV como The Walking Dead. Un resurgimiento. Por que sin duda estamos ante un sub-género que siempre, con el paso del tiempo, se levanta, resurge, se alza y emerge de su tierra removida para volver a ponerse de moda. Nunca me fue tan fácil hacer una metáfora. Por eso es bueno que sepáis que antes (de antes) hubo otro tiempo. Una era de mente corta que se pensaba en el género de Terror como historias de malas influencias para el lector y… En fin, que hemos evolucionado. Nada de darle más vueltas al mohoso Cómic Code, tantas veces comentado ya. Así que me quedo con lo mejor. Lo mejor de lo mejor. La recuperación por parte de Diábolo Ediciones de estas geniales historias de los años 50 que a tantos y tantos asustaron, por no decir a la de autores de Terror que inspiraron en su juventud. Recuperando con cada especial publicado (Haunted Love, Frankenstein, Zombis y anunciada ya la próxima Momias), lo mejor del cómic clásico de Terror. Historias donde maestros-dioses del noveno arte como Wally Wood, Gene Colan, Frank Frazetta y otros tantos, publicaron lo más depravado que de sus mentes y lápices brotaba.

Zombis presenta historias sobrenaturales, relatos podridos y siniestros, con el mejor subgénero de todos como trasfondo. Con la curiosidad de traernos tramas iniciales contenedoras de zombis como en sus inicios fueron; es decir, muertos vivientes que no son los autómatas sin alma y sin cerebro que hoy en día conocéis como zombies, esos que corren a lo Usain Bolt y que sólo buscan carne que destrozar… Todo muy bien aclarado por el editor Stephen “Karswell” Banes en uno de los mini artículos que trae el tomo. Aquí muchos se mueven como esclavos vudú, tienen recuerdos de una vida pasada por la que sufren por lo que dejaron atrás, saben hablar, no se limitan a devorarte, prefieren que sufras, que pases miedo y les des a elegir. Te lanzan a un pozo lleno de púas o si lo prefieres te clavan un hacha antes que comerte. Luego, se beben tu sangre desparramada…, en viles guiones que provocaron pesadillas a lectores de los años 50 del pasado siglo, macabros argumentos que hoy en día también permanecen en la retina, unas cuantas noches de calor e insomnio. Os lo aseguro.

Diecisiete relatazos cortos con los que deleitarse con finales impactantes o curiosos, que un servidor, amante del género (tanto que su última novela publicada trata dicho tema y muy al estilo de los estereotipos encontrados aquí), no le queda otra que súper recomendar. Una edición de Craig Yoe y Steve Banes que Lorenzo Pascual en nuestro país ha tenido la genial idea de ir rescatando y eso, estoy seguro que los amantes del buen cómic se lo agradecen. Los buenos. Pues lo sé. Para muchos lectores de cómics modernos, mencionar títulos así les sobrepasa. Entonces a ellos les recordaré que hubo un tiempo en que los cómics de la EC fueron los más vendidos del mundo. En especial, de ese vasto país llamado USA. Que albergó títulos tan innovadores como The Crypt of Terror and Weird Science y su enorme cantidad de seguidores era muy similar a esa masa de zombies que se os viene a la mente con cada nueva película. Por eso me mantengo firme y con tan sólo una bala en la recámara: fanáticos y devotos, si habéis leido hasta aquí, estáis perdidos. Por que en vuestro fueron interno sabéis que lo queréis. Queréis perderos en estas historias de memoria no muerta. Queréis saber qué es lo que vive y qué está muerto en el Bayou. Queréis disfrutar de esa magnífica historia llamada ¡El Horror de los Torsos Mezclados!, ilustrada por Dick Beck, que apareció originalmente en el Dark Mysteries de 1953 y que provocó pesadillas. (Un extraño asistente de un depósito de cadáveres enamorado de una hermosa pelirroja que cuando muere, roba su cadáver y lo coloca en un acuario de cristal…). Y más maravillas como ¡El cuerpo que no muere!, donde un maníaco os pondrá los pelos de punta. O La criatura del mar, donde vibraréis sobre todo con el trabajo artístico mientras os cuentan que un marinero asesinado camina bajo una bonita vista submarina del océano hasta que decide…

En definitiva, arrepentimientos, un Mal que no descansa, seres que disfrutan con rostros de horror en sus víctimas, desazones y horrendos sueños. Un volumen hecho para ti, «amante» del insomnio.

Reseña: El Otro, de Thomas Tryon

Volver a uno de los libros de Terror que más me sorprendieron en su día y con el cual disfruté tanto que incluso puedo recordar meticulosamente momentos y lugares donde lo leí; es como volver a ver a un viejo amigo. El Otro, de Thomas Tryon, es uno de los indispensables del género de Terror que debe estar siempre-siempre disponible en librerías. Editorial Impedimenta debió darse cuenta de que este titulo faltaba en catálogo, y uno tan bueno…, en fin, que la genial Olalla García vuelve a traducirlo y se apuesta por rescatarlo. Ya lo tenéis entre las novedades del verano.

Un libro que quizás algunos tengáis en vuestras estanterías desde hace años. Como aficionados al Terror y como seguidores de nuestra web, sería un caso de lo más común. Aunque más común sería tenerlo y haberlo leído y valorado altamente ya a estas alturas. En cualquiera de los casos, sabéis que estamos ante una historia súper disfrutable aunque no seáis grandes amantes del género. De esos libros que te dejan tan estupefacto al acabarlo que una vocecita en la cabeza te dice: «¿Qué acaba de suceder?» Incluso el Epílogo te deja fuera de combate. Pues El Otro puede ser perfectamente uno de los libros que más mensajes subyacentes en el cerebro deja. No obstante, lo que más le suele gustar a los que se atreven con él, es sin duda el modo en el que está escrito. No se puede negar que Tryon fue un autor bastante talentoso con una habilidad increíble para dar vida a lugares y personajes.

¿Qué cuenta El Otro? Holland y Niles Perry son gemelos idénticos de trece años. Están cerca, lo suficientemente cerca, casi para poder leer los pensamientos uno del otro. Pero no podrían ser más diferentes. Holland es audaz y travieso, una mala influencia, mientras que Niles es amable y con ganas de complacer; el tipo de niño que enorgullece a sus padres. Los Perrys viven en una bucólica ciudad de Nueva Inglaterra donde el nombre de la familia se ha establecido durante siglos, y en el momento en que empieza dicha historia, el clan se ha reunido en su tierra ancestral durante el verano para llorar la muerte del padre de los gemelos el cual murió tras un desafortunado accidente. La señora Perry aún no se ha recuperado de la conmoción por el espantoso final de su esposo y permanece aislada en su habitación…, dejando a sus hijos al son del libre albedrío. Sin embargo, a medida que avanza la temporada estival (el veranito ese que tanto nos gusta y en el que las mentes se acaloran), las bromas de Holland se vuelven cada vez más siniestras. Es entonces cuando Niles decide que ya no le quedan excusas para defender las acciones de su hermano.

Magníficamente escrito, rápidamente te das cuenta que es de esos clásicos de la literatura con personajes bellamente desarrollados e historia profunda en ocasiones, por el que te fustigas por no haberlo leido aún. Hay quien se atreve a decir que no encuentra «nada aterrador”, que más bien es un thriller psicológico de quema lenta y que cuenta con grandes momentos de tensión, en especial, cuanto más vamos sabiendo de la personalidad de Holland. Estoy de acuerdo…, en casi todo. El Terror es muy subjetivo, igual que el humor, el amor, o la gravedad de la Ley del Talión. Lo que para ti puede ser menos grave para mí lo puede ser mucho. Y os aseguro que aquí hay bastante Terror. Sugerente en un porcentaje muy grande, sí, pero semillitas sembradas en el lector que tarde o temprano brotarán. En unos con más fuerza que otros, por supuesto, y ahí está la clave: la historia es impactante para todo aquel que la empiece a conocer.

Lectura fácil, digerible, con sabor a buen vino añejo, veraniega total y con ese toque de Terror que todos necesitamos vivir cada no mucho en nuestras vidas. Que nuestro instinto no se achante. Una actividad a reivindicar. El Otro es material ideal para ello. Múltiples son las alabanzas a este libro por parte de los grandes escritores del género. Además, de una joyita a descubrir por lectores del nuevo milenio.

Reseña: Un Verano Tenebroso, de Dan Simmons

Con todo el bagaje que tengo en libros de Stephen King, curiosamente, yo no leí antes It que Un Verano Tenebroso, de Dan Simmons. Obras que se suelen comparar bastante pese a que sólo se parecen en que los protagonistas son un grupo de niños, pandilla en bicicleta, que viven hechos paranormales durante un verano allá por los 60. Quizás por eso con esta temática, y junto a la novela corta de El Cuerpo, de Stephen King (película llamada Stand by me); Un Verano Tenebroso es mi historia favorita con esta ambientación. Reconociendo, por supuesto, que It es una obra maestra del género. Pero es que el cuándo, el dónde y el porqué, tiene mucho que decir a la hora de que Un Verano Tenebroso sea mi favorita.

Os cuento: Allá por 1995, podría ser perfectamente uno de esos veranos calurosos de mi juventud, en los que fui a casa de un amigo y no estaba. A casa de otro y tampoco (oh, qué tiempos sin móviles). Y el último, estaba castigado. Se presentaba una tarde de soledad, la noche anterior había terminado una novela y tenía dinero y bono-bus (¿el qué?, dirá un milenial) en el bolsillo. Decidí ir a El Corte Inglés a buscar mi próxima lectura, lugar donde por entonces podía encontrar un variado catálogo en formato bolsillo. Era de esas veces que los astros se habían conjuntado, pues iba pensando en que tocaba leer algo bueno de Terror. La novela terminada creo recordar que fue de Ciencia Ficción y bueno, en verano, qué mejor para piscina y playita que una buena novela de Terror. Fue entonces que encontré entre las novedades Un Verano Tenebroso, de Dan Simmons. Y me dije ¿qué? (así fue como me enteré), ¡sí este tío sólo escribe CF! (no hacía mucho que había leído su magnífica Hyperion). Leída la sinopsis, ya en el autobús de vuelta había entrado de lleno en Elm Haven.

Magnífica, estupenda, ideal para esta fecha, ¿qué esperáis que os diga después de lo narrado? Los veranos se asocian con frecuencia con un enfoque despreocupado y optimista de la vida y el deseo de unas vacaciones extensas hasta la saciedad. En la tierra donde vivo, las noches son tiempo de salir al fresquito hasta altas horas de la madrugada… Pero siendo joven, mejor ir en bicicleta al bosque o revolotear cerca del lago o de un río. Para la lectura, un tiempo maravilloso para ponerte con historias de miedo, misterio y/o Terror. Con este ambiente llego a Un Verano Tenebroso, el cual intenta contrarrestar el aire alegre de esta estación del año con mucho horror psicológico y tradición gótica.

Simmons establece su novela en los años 60 y merece elogios por su atención a los detalles históricos y la capacidad de capturar la nostalgia asociada con la infancia y las noches de verano de libre albedrío. Una trama centrada en una pandilla de pre-adolescentes formado por Mike, Dale, Lawrence, Kevin, Harlen y Cordie, personajes que guían al lector a través de su intento de exorcizar el Mal que se encuentra en la tranquila ciudad de Elm Haven (Illinois). La historia comienza con la misteriosa desaparición del niño Tubby, que actúa como el primer eslabón de una cadena de eventos terroríficos y mortales que avanzan como una ola de calor. Bajo las sombra de la Vieja Escuela estos niños se unen y prueban su capacidad de lealtad y amistad. Adultos que a veces son monstruos. Monstruos bajo tierra de grandes mandíbulas, limitaciones de la infancia, antecedentes de un Mal adormecido que ahora despierta para intentar de nuevo hacerse con ciertas almas; encontraréis en Un Verano Tenebroso una novela realmente aterradora. De esas que con el cierre de ciertos capítulos te dejan con los patas colgando… Los detalles…, bueno, es Simmons en su mejor época. Intervalos de caracterización, descripción y construcción de tensión traumática, todo magistralmente escrito. Una escritura clara y descriptiva como cuando narra todo lo que subyace sobre Elm Haven. Una interpretación intrincada del miedo y angustia que os aseguro que os afectará como lector. Cinco muchachos forjando poderosos lazos para una vida de cambios que está por venir. Campos de maíz bañados por el sol, una misteriosa campana sonando en la silenciosa madrugada, desde las profundidades de la Old Central School, una enorme fortaleza con aroma a caoba de ataúd. Un Mal invisible levantándose, eventos extraños y horripilantes extendiéndose a través de una ciudad que una vez fue pacífica. Decididos a acabar con ello: Mike, Duane, Dale, Harlen y Kevin deben librar una guerra de sangre contra una abominación arcana que posee la noche.

La mayoría de los lectores odian dejar un libro sin terminar. Os contaré una anécdota. Después de leer Un Verano Tenebroso aluciné tanto que por supuesto corrí a recomendárselo a mis amigos. Aunque yo era el verdadero amante del Terror del grupo, entre nosotros solíamos pasarnos libros cuando uno lo había flipado tanto. Curiosamente, se lo quedó el que menos esperaba. El miembro más mayor de nuestra pandilla, el mismo que curiosamente sólo leía CF, cuanto más clásica mejor. Siempre recordaré el día cuando unos siete u ocho meses después, todos en su casa reunidos para jugar al rol, vi el libro aparcado aparcado en una de sus estanterías. Me indignó ver un marcapáginas que no sobrepasaría las primeras cincuenta páginas. Lo cogí y se lo puse delante: ¡¿Cómo?! ¡¿Después de tanto tiempo aún no?! Tío, me puse a leerlo una noche y cuando vi que un niño muerto abría los ojos, tuve que dejarlo.., contestó de la forma más sincera que había visto jamás.

Genial. Como genial es este momento para conseguir esta joyita del Terror ahora que lo reedita Ediciones B en tapa dura, un título que no estaba disponible desde 1995.

Reseña: Vlad Drácula, de Roy Thomas y Esteban Maroto

Otra de las joyitas que ha publicado Planeta Cómic en el presente mes es Vlad Drácula, de los maestros Roy Thomas y Esteban Maroto. Como ya os comentaba en la reseña de Creepshow, otra de las chuladas editadas con especial atención al amante del cómic y género de Terror, en general. Lo más increíble de todo es como a día de hoy, una nueva historia sobre Drácula, una historia que muchos nos sabemos de peh a pah, manida en ocasiones y cuyas diferentes versiones suelen ser chusta, resulta que aún se pueden seguir encontrando detallitos interesantes en algunas obras diferentes, y eso que os hablo de un cómic de los años 90.

Tres grapas que Planeta Cómic ahora publica de forma íntegra, en tapa dura, en un volumen al que sólo se le podría achacar un defecto: el color. Por que esto se publicó originalmente en color. No obstante, el editor de Planeta (ese al que le agradecemos los rescates de títulos así) añade una Nota al principio donde aclara que dicha edición se ha llevado a cabo desde una restauración directa de los originales del maestro Esteban Maroto. Por lo que se concurre en dos temas: los originales obviamente están en blanco y negro, hecho que repercute en una mayor calidad de los grabados. Y que según comenta hay tres páginas perdidas de esos originales por lo que se ha recurrido al escaneo para poder presentar la obra al completo. Y no pasa nada. Se dice, se aclara y se disfruta igual. Siendo sinceros, hasta Transilvania llegamos…

A lo que vamos: Vlad Drácula es una vez más una inclinación del maestro Roy Thomas por combinar historia, ficción y una obra imperecedera. Y lo hace otra vez, bien. Metiendo detalles chulos como os decía como por ejemplo que Vlad era el segundo hijo de tres hermanos, para después enfatizar en el conflicto cristiano/musulmán que desgarró Europa en el siglo XV creando un portentoso drama sazonado de grandes y épicos conflictos a los que Maroto pone imagen. Lienzos más bien. Vlad Drácula es una obra directa, sencilla, que aporta muy buenos datos e ilustraciones a la archiconocida historia del chupasangres más famoso de todos los tiempos. En un primer lugar, se nos cuenta la infancia y un temprano reinado de Vlad el Empalador, después se nos lleva a la guerra que dicho monarca tuvo que acometer contra invasores turcos, la construcción del castillo Drácula y el descenso de Vlad hacia los dominios de la máxima crueldad. Para dedicarnos un cierre con los últimos días del Empalador y el oscuro relato de su origen vampírico.

Vlad Drácula (Vlad the Impaler) vio la luz por primera vez en 1992, poco después de que la editorial Topps lanzara una miniserie adaptando la película Drácula, de Bram Stoker. Todo un bombazo que gustó mucho en especial a seguidores de Mike Mignola (una obra que por cierto Norma Editorial acaba de anunciar su reedición), pero Vlad Drácula fue reimpreso en 1995 como The Drácula Chronicles cuando Marvel tuvo un atracón de vampiros con su línea Midnight Sons, incluyendo NightStalkers, Morbius, una nueva miniserie de Blade así como reimpresiones de todos los cruces de Drácula con los X-Men , Silver Surfer, Spider-Man y Dr Strange, entre otros.

Ahora es Planeta Cómic quien publica esta versión del legendario vampiro. Historia a la que deberíais echar un vistazo, pues leer a Roy Thomas y vislumbrar lo que Esteban Maroto es capaz de hacer con el carboncillo no es ninguna nimiedad. Como os comentaba, con detalles muy interesantes que gustan. Os pondré un poco de sangre-miel en los labios: Se explican por qué el «histórico» Drácula, que todavía está en su tumba, es tan diferente a las muchas encarnaciones posteriores que hemos visto en la cultura pop vampírica… ¡A tope!

Reseña: Creepshow, de Stephen King y Bernie Wrightson

Nunca es tarde si la dicha es buena. O mejor dicho, si la lectura lo es. O mejor aún, si el sueño, si el anhelo se cumple. Ese mismo de tener entre manos algo que tanto deseaste en tu niñez. Algo que en cuanto viste, querías, que en cuanto te enteraste de que se publicaba encantado te hallas.. Y te preguntabas: ¿Y si existe? ¿Y si realmente ese cómic, del mismo modo que lo tiene el niño de la peli, existe, y yo como amante del género de Terror desde que tengo uso razón lo pudiera adquirir? El anhelo. Porque idéntico-idéntico no existía. ¿Tarde? ¿Tenerlo más de treinta años después? Da igual. Pocos pueden estar más felices que yo con un ejemplar de Creepshow entre las manos. Indispensable cómic para los amantes del género que adapta la película de George Romero Creepshow de 1982. Con el guión del rey del Terror, el maestro de muchos escritores de hoy en día, Stephen King. Y agárrense los machos, con el dibujazo del dios ilustrador de lo macabro y recientemente desaparecido Bernie Wrightson. Creador de La Cosa del Pantano y autor de tantas historias en Creepy, Batman: La Secta…, entre otras muchas. Y por supuesto, de la joya ilustrada del Frankenstein, de Mary Shelley que esperemos que alguien reedite algún día.

Planeta Cómic puede ser perfectamente la editorial que más sorpresas traiga cada no mucho al amante del cómic de Terror. Después de la indispensable colección en tapa dura de todos los Creepys y Eeries, ha publicado chuladas como Vampirella, Uzumaki o una considerable ya cantidad de obras de otro maestro guionista-ilustrador como es Richard Corben (Sombras en la Tumba, El Dios Rata, Los Espíritus de los Muertos). Imagino que alguien en dicha editorial es amante como nosotros del mejor género del mundo. Y nos quiere. Es por ello que siempre-siempre hay que tener un ojo puesto en sus novedades. Y entre las novedades de abril publican Creepshow, el cómic de Terror que adapta todas las historias de la maravillosa película de culto, una antología de miedo dirigida por George A. Romero (La noche de los muertos vivientes, creador del género zombie en el cine); y además lo hace exactamente igual a como el cómic aparecía en el film de la mano de un raro niño rubio (¿el hijo de Stephen King?) el cual anda con deseos de hacer cosas malvadas. En definitiva, un enorme tributo a mis amados cómics de la EC de los años 50, aquellos tan atacados por el Cómic Code.

Creepshow contiene cinco macabras historias de Terror puro. El Día del Padre, versa sobre una hija y los herederos de un señor rico y déspota sufrirán su «vuelta”. Cuenta con la escena más conocida de toda la franquicia: ¡¡qUiEro mI tArTAaa!! La Solitaria Muerte de Jordy Verrill, cuenta muy al estilo de la CF de la primera mitad del siglo XX, como un solitario granjero (Stephen King) sufrirá las consecuencias de un extraño meteorito caído en sus tierras. Uno de mis relatos favoritos. La Caja nos describe un misterioso tesoro oculto en una Universidad, el cual será usado para los malvados planes de alguien que no ama demasiado a su esposa. Con final muy a lo Hitchcock, otro de mis favoritos. La Marea trata sobre la venganza y el adulterio. Y de los más macabros planes que muchos urdirían para ejecutar la venganza. Genial comienzo que recuerdo haber visto en el trailer cuando era pequeño.

Y cierra el típico relato más que aterrador, repugnante, en especial para todos aquellos (¿el 98% de la población?) que no soportan el tema cucarachas. Después de leer La Invasión de las Cucarachas más de uno se rascará y mirará en lugares de vuestra casa,donde antes no habíais mirado. Solo por si acaso.

Algunos de estos ya eran cuentos previos de King. Los otros fueron escritos expresamente para el film. Un homenaje, una joyita, un éxito que dio a lugar a un Creepshow 2. Otra película de muy alto nivel terrorífico, con historias inolvidables que ojalá vean la luz también en formato cómic. Yo lo espero. Sería un sueño hecho realidad.

Reseña: Sombras en la Tumba, de Richard Corben

Quien nos lea asiduamente sabrá de nuestro afán por el género de Terror en films, novelas y cómics. De nuestro gusto por lo mejor de lo mejor. De nuestro seguimiento a grandes autores, a grandes maestros ilustradores, y de querer compartir con vosotros nuestra opinión sobre ello, intentando teneros informados con títulos que cada mes salen a la palestra. ¡Para que no se os escapen! Y si habéis leído hasta aquí, puede ser por varias razones: estáis interesados en el título que reseño y no os decidís aún, sois un verdadero/a seguidor/a del maestro Corben o simplemente leéis todo tipo de reseñas y lo pasáis bien sabiendo más. Adquiriendo conocimiento. Bien, por cada una de ellas me alegra que lleguéis a este punto. Si sois más de cómic, también sabréis de nuestro afán por todo lo que sacan en especial dos grandes autores: Mike Mignola y Richard Corben.

Y qué decir que no hayamos dicho ya. Algo habrá, ¿no? En especial, si Planeta Cómic vuelve a poner su ojito derecho en una obra que muchos necesitábamos en español. Sí, «necesitábamos» es la palabra. Porque es con esta serie de historias con lo que Richard Corben da seguimiento al tomo Los Espíritus de los Muertos (publicado por Planeta Cómic también), también una buena antología de historias cortas de Terror inspiradas en lo mejor de lo mejor. ¿El qué? Pues aquellos grandes cómics de Terror de los 50s, 60s o 70s, grandísimos cuentos de Terror de la editorial EC que fueron perseguidos por la sociedad ilusa del momento y que vemos, al igual que muchos, como Corben ama e idolatra aquí. Sombras en la Tumba no es otra cosa que un buen tomo, indispensable para amantes del autor pero también del mejor género de todos (el único que activa tu sistema nervioso); una buena recopilación de macabras historias narradas por un personaje viejo, excéntrico, de extraña procedencia.

Cuentos de final inesperado, algunos quizás demasiado precipitados pese a su bastante potencial. Quizás bocetos o historias guardadas en un cajón que tenían prisa por salir y asustar al mundo mientras se interese por ello. Es curioso como en USA, en sus principios, Corben solía ser conocido como un autor gore en sus primeras historias clandestinas. También fue conocido por sus innovadores y pioneros usos del color (donde gana mogollón aunque Sombras en la Tumba no lleva). Sin embargo, también parece tener un don para la combinación en ciertos elementos del blanco y negro. Especialización que adquirió en su paso por las revistas Warren de los 70s.

Cuatro décadas después, con Sombras en la Tumba vuelve a causar pesadillas a nuevas generaciones. Algunas de las más de veinte historias de esta colección proveniente de la editorial Dark Horse y que ahora Planeta Cómic suma a su genial colección de joyitas: véanse Creepy presenta a Richard Corben, El Dios Rata, Creepy presenta a Bernie Wrightson o toda la colección de Eerie, Creepy… En la introducción Mike Shields nos informa que Corben, el maestro del color, ha planeado deliberadamente estas historias para blanco y negro y entonces ahí entendemos bastantes cosas. Es su homenaje, su visión de aquellos juegos y giros de guión que series de televisión de Terror de principios de la década de los 60s como Way Out!, Thriller o Alfred Hitchcock Presents, tenían. Donde el blanco y negro jugaban un papel indispensable.

Por eso, en Sombras en la Tumba encontraréis tanto monstruos humanos como inhumanos, aunque también encontrarás un puñado de cadáveres ambulantes, seres sobrenaturales y maldiciones antiguas. Como vemos con demasiada frecuencia en la vida real, las cosas que los humanos son capaces de hacerse a sí mismos, tal vez sea más aterrador que cualquier monstruo ficticio que la mente pueda imaginar. Si es que son ilusiones, claro.«Perturbadora», quizás sea la palabra que mejor define esta antología. Casi cincuenta años preceden a este magnífico autor que como mínimo os debería sonar.

Sombras en la Tumba es definitivamente inquietante. Es ese lugar donde algunas tramas deben ser leidas en lugares bien iluminados. El ejemplar que si tienes un momento puedes abrir y vivir un par de “sufrimientos” o bien sentarte a degustar un tomo que se lee perfectamente de un tirón. Aunque ya sabéis que el mejor manjar hay que degustarlo a intervalos. Si eres un fanático del horror, apenas necesitas consejo, ¿no? La madera cobra vida.

Reseña: La Máscara de la Muerte y Otras Historias, de H.D. Everett

La Máscara de la Muerte y otras historias es una pequeña antología publicada por primera vez en 1920 por Philip Allan & Co. Uno de los pocos libros en los que la señora Everett no aparece con el sobrenombre de Theo Douglas. También es la última novedad de La Biblioteca de Carfax, la siempre recomendable editorial de estas chicas tan amantes del mejor género de Terror. Os lo confieso: un libro extremadamente raro que ahora se encuentra disponible. Y lo llamo así por identidad; no recuerdo haber visto nunca en nuestro idioma a alguien apostando por esta autora de la que se sabe muy poco. En su país al menos, Philip Allan editó en 1932 dos relatos de los que se encuentran aquí; el que da titulo al libro y La Cortina Carmesí. Por mis datos, ambos se incluyeron en Creeps Omnibus, una antología donde los recuperaba en 1935. Y es que la mayoría de los cuentos de señora Everett quedaron descatalogados de una forma u otra hasta que en 1995 apareció un enorme tomo publicado por Ghost Story Press, que es lo más reciente donde se podían encontrar… Hasta ahora.

Sobre la autora: Henrietta Dorothy Everett (1851-1923), comenzó a despuntar a la edad de cuarenta y cuatro años. Durante los siguientes veinticinco -entre 1896 a 1920-, aparecieron veintidós libros de un tal Theo Douglas, publicados por diecisiete editoriales diferentes, los cuales hasta que no fue un “buen momento”, no fue revelada su verdadera identidad. Trece años antes de su muerte, H.D. Everett empezó a ser reconocida.

Relatos aquí que dan muy mal rollo. Así catalogo dicha antología. En La Máscara de la Muerte, la moribunda Gloriana, le pide a su esposo que le haga una promesa: una vez que muera, él deberá cubrirle el rostro con un pañuelo en particular. Unos días después de su muerte, justo antes de que el enterrador cierre el ataúd, el caballero cumple los deseos de su esposa. A partir de ahí: sobresaltos. Uff. El otro relato que destaca por encima de todos es La Cortina Carmesí. Coincido totalmente con Philip Allan en que son las dos puntas de lanza de la autora en la narración breve. Aunque tampoco están mal los otros que aquí se aportan. En La Cortina Carmesí, Ronald McEwan, de dieciséis años, va a pasar unos días con su tío el reverendo Sylvanus Applegarth. Sus dos primos, burlándose de su procedencia en las Highlands donde se cree fervientemente en fantasmas, lo llevan a visitar una casa abandonada que se dice embrujada. Exactamente, un gran ventanal de un primer piso, con vistas al jardín, protegido con una enorme cortina roja y descolorida, ahí dicen que se aparece. Regresan pasada la medianoche, y los tres niños obtienen más de lo que esperaban. Un relato que te puede marcar o asustar bastante, dependiendo de cuándo y dónde lo leas.

De los nueve relatos recogidos aquí, me gustaron mucho también Los Dedos de una Mano, donde dos tías solteronas, Sara y Grace, se hacen cargo de sus sobrinos Dick y Nancy, durante unas vacaciones mientras su padre viaje a la India. Es en una casita de retiro junto al mar, donde vivirán una intrigante historia con una garra que se dedica a dejarles mensajes en clave: «PELIGRO», «MARCHAOS», «SALID DE AQUÍ»… Uff, no digo nada y os lo digo todo.

Y La Bruja del Agua que cuenta como las hermanas de Robert Larcomb se sienten decepcionadas cuando “el niño” se casa con Freda, una mujer de poca fortuna, que da a luz a un bebé que no sobrevive, y que sufre una enfermedad grave. Mary, la narradora, acepta a regañadientes quedarse con Freda, mientras Robert se va de caza. En su ausencia, vivirá los momentos más terroríficos de su vida: extraños goteos, noticias de una vaca recientemente ahogada, un médico demasiado cariñoso o una leyenda local sobre una mujer blanca que fue enterrada en una encrucijada cercana… Una variada cantidad de ingredientes que la autora aúna de forma magnífica al final.

Aunque ambientadas predominantemente a principios del Siglo XX, las historias de H.D. Everett tienen un estilo cercano a las grandes escritoras de época victoriana como Amelia B. Edwards, J. H. Riddell o Mary Elizabeth Braddon. En mi opinión, una autora a sumar entre las indispensables escritoras que siempre deben estar disponibles en la mejor Biblioteca de Terror que se precie. Calentando el sitio estáis, si aún no tenéis esta antología.

Reseña: Biblioteca de Cómics de Terror de los Años 50. Frankenstein, de Dick Briefer

frankenstein_brieferFijaos si somos amantes del buen género de Terror en Desde New York – Crónicas Literarias que el mismo día de Navidad os ofrecemos una reseña sobre el personaje de Frankenstein. Pero no un Frankenstein cualquiera, pues hay muchos, de diferentes autores y colores. Tras el primordial y magnifico personaje de Mary Shelley y todo lo que hubo detrás, con el paso de los años y todo el trasfondo subjetivo que dicha obra representa: Frankenstein es mucho más que un mito de la literatura gótica o lo que cualquier película intente representar. Frankenstein es un reflejo del hombre, de su maldad, de su anhelo de extender su vida sobre la Tierra pero por encima de todo, de la locura que es jugar a ser Dios o dicho de otro modo, como desautorizar a la madre naturaleza y salir mal parado.No obstante, fue Dick Briefer quien pensó que también podría ser un alma divertida, frecuentes frankenstein_briefer01risas, un símbolo de la amistad y otras muchas virtudes que os mencionaré a continuación.

Richard “Dick” Briefer (1915-1980) fue un ilustrador y guionista que trabajó en el mundo del cómic durante la década de los 30, 40 y 50 del pasado siglo. Ingresó en el negocio en 1936 como miembro del estudio de Jerry Iger. Su primer trabajo fue en Wow, uno de los primeros cómics con material original. El estudio Iger produjo títulos como El Jorobado de Notre Dame o Flint Baker, en el que Briefer participó. Además, Briefer dibujó Pinky Rankin, un conocido luchador nazi, para el periódico The Daily Worker. Bajo el seudónimo de Dick Hamilton también estuvo metido en el mundo de los primeros superhéroes que venían al mundo (Daredevil, Capitán Marvel). Sin embargo, fue en 1940, cuando la obra de Dick fue reconocida con premios y fue cuando trajo al mundo…, cuando plasmó en el mundo del noveno arte, su visión sobre el Frankenstein, de Mary Shelley.

Y es ahora, setenta y cinco años después, cuando Diábolo Ediciones lo peta y nos brinda esta joyita en nuestro idioma. Una obra maestra inédita hasta ahora en nuestro país que además cuenta con tres historias que no aparecen en la edición original. Además, lo engloba en lo que sería el segundo frankenstein_briefer06volumen de su Biblioteca de Cómics de Terror, ediciones que ahondan en las disfrutables viñetas que surgieron en los años 50. Una serie de tomos que sin duda, están dando que hablar después de su gran número inicial como fue Haunted Love (http://cronicasliterarias.com/2018/07/13/resena-haunted-love-de-vvaa/), una colección que sobra decir, indispensable para todo buen amante del cómic.

Estoy de acuerdo con lo que la editorial dice sobre ella: «Una serie innovadora, rompedora y tremendamente original que a lo largo de sus quince años de historia pasó del terror al humor y de nuevo al terror». Pues el Frankenstein de Dick Briefer es eso en definitiva: coger dos de los sentimientos más primitivos del ser humano -miedo y humor-, y entremezclarlos a modo de viñeta. La colección abarcó desde 1940 hasta 1954, época en la que fue condenada, como muchos otros cómics, por el estúpido Cómic Code, que pretendía quitar del mercado bastantes cómics de Terror alegando que eran un producto nocivo. Ineptos, ha habido en todas las épocas.

El Frankenstein de Briefer es un monstruo que se desliza entre historias de ira y venganza, ya que comienza causando estragos por el mundo en su intento de castigar al científico loco que lo creó. Y aquí frankenstein_briefer03comenzamos con su etapa de Terror: golpea la cara de un hombre que le dispara, machaca a gente con un elefante, aterroriza a los turistas que transitan la Estatua de la Libertad, crea un espectáculo freak en Coney Island con el apoyo de personas muertas y aplasta a un criminal psicótico con sus enormes manos. El científico creador (con una novia dolorosamente rubia) termina recibiendo todo el castigo que merece, especialmente cuando deduce que la mejor manera de luchar contra su abominación es crear un Croco-Hombre (humano con cabeza y patas de cocodrilo gigante). Pero años después la cosa cambia. Briefer crea una serie propia y en ese momento, la criatura cambia sus nefastas formas por flores y forma de tierno corderito. Se casa y se divorcia, aprende a volar, se convierte en héroe vikingo incluso, dentro de lo feo, tiene una apariencia adorable. Hasta que en el número #20, Briefer se cansa y deja de dibujarlo con su adorable nariz de botón y lo devuelve a su estado vicioso original. Permaneciendo así hasta que la censura finalmente cierra la serie.

frankenstein_briefer04Casi como le ocurre al personaje de cómic, el Frankenstein de Briefer, es sometido a una crueldad infundada. No va creando Terror por que sí, no mata porque sí. Solo ataca cuando es atacado, de hecho, se lleva muy bien con un par de muchachos adolescentes que intentan enseñarle a jugar a béisbol. Pero cuando aparecen un grupo de adultos con un martillo…, ¿quién no se defendería? Violencia justificada, por su apariencia y la ineptitud de los demás. En definitiva, una colección fantástica para cualquier entusiasta del cómic, especialmente aquellos obsesionados con la Edad de Oro. Y si crees que sabes de cómics pero no conoces a Briefer ni a su monstruo, necesitas obtener ya este regalo a los ojos con todo lo que necesitas saber sobre cómics alternativamente divertidos, raros, oscuros y profundamente inquietantes; como lo son muchas de las mejores cosas de este mundo.