Tag Archive for Indispensables Cómics

Reseña: Thorgal. Edición Integral 1, de J. Van Hamme y G. Rosinski

Todo llega. Con el paso de los años, los hechos, la vida pasa y también pasan los malos momentos ante ti. Pero también otros buenos, si sabes valorarlos cuando llegan. Los adictos a los cómics habrán tenido malos momentos como todo el mundo, pero sin duda uno de sus sufrimientos es o habrá sido haber querido comprar o leer muchos de los títulos que salen y no poder por la economía más o menos solvente que hay que tener para adquirir tanta joyita. Pero no me cansaré de decir que hoy en día, el que quiere, siendo selectivo y dentro de un margen, será perfectamente capaz de adquirir lo mejor de lo mejor. Y en cantidad, por que gracias a esta gloriosa época de los integrales que estamos viviendo de unos años acá, por un módico precio uno puede leer/vivir/tener lo mejor de lo mejor.

Thorgal es ese indispensable que siempre se me escapó. Que una vez quise y no pude. Que una vez pude y por circunstancias de la vida…, no quise. Digamos que no era el momento. Es curioso como el subconsciente de muchos de nosotros parece esperar al momento adecuado para ciertas cosas. Bueno. Deciros que Thorgal vio la luz por primera vez en la edición belga del semanario Tintín, de marzo de 1977. Bendito año. Dicen que fue un debut discreto, pero de esas veces que una historia llega al gran público como si de una enorme avalancha de aceptación se tratase.

En aquellos años, Van Hamme era un escritor y guionista novel y Rosinski un dibujante afincado en la Polonia comunista que trataba de abrirse camino en el mercado de la historieta europea. El éxito de Thorgal, los consolidó profesionalmente y el título se convirtió en punto de referencia del cómic de aventuras gracias a su peculiar combinación de fantasía, folklore, sagas vikingas, mitología escandinava y ciencia ficción. Y sí, es que esta maravilla lo tiene todo, friends. Hablamos de un cómic que cuenta con cuarenta y dos años de existencia y no ha envejecido nada mal. Donde se puede resaltar los colores un poco chillones y expresiones faciales a veces un poco extrañas, pero el dibujo de Rosinski va mejorando a pasos agigantados con cada álbum. Y las historias… Uff, qué decir de las historias. Ya el segundo titulo La Isla de los Mares Helados es cualitativamente superior a su antecesora. Por la que pongo la mano en el fuego que George R.R. Martin se fijó en uno de sus personajes para crear a su Melisandre de Juego de Tronos.

Las aventuras de Thorgal comienzan en La Maga Traicionada. Ya es un guerrero adulto pero está siendo sometido por Gandalf el Loco, rey de los vikingos del norte. Atado a una roca para que muera ahogado cuando suba la marea y en castigo por verse a escondidas con la hija del rey, Aaricia, poco después es liberado cuando está a punto de morir por Slive, una hechicera extraña a la que tendrá que servir durante un año en agradecimiento. Un escenario efectivo pero que se hace corto. Aunque sirve como base para el lanzamiento de personajes clave de la serie. Por suerte, este integral trae más.

En La Isla de los Mares Helados tenemos el placer de encontrarnos con Thorgal quien nuevamente se enfrenta a sus raíces y tendrá que hacer todo lo posible para encontrar a su amada desaparecida. Es una especie de secuela de la anterior, aunque con una fuerte evolución en guión y dibujo y donde se nos sumerge de todas-todas en el universo de los vikingos, y “sus orígenes”. Podría contaros algo más sobre lo que va entre comillas, pero sería un spoiler como una casa.

Los Tres Ancianos del País de Arán cierra lo que se dio en llamar ciclo de Primeras Aventuras. Recordad que hablamos de álbumes de cómic europeo que iban directo al grano, sobre todo, en aquellos años. Por lo que con muy poco, se cuenta mucho. Pero algo tendé que contar, ¿no? Bueno, aquí Thorgal y Aaricia, ya casados, llegan al país de Arán, donde sus gobernantes, tres ancianos, secuestran a Aaricia con la excusa de hacerla reina. Se deshacen (en principio) de Thorgal y convocan un concurso para encontrar marido a Aaricia.

El cuarto álbum que trae este primer integral es La Galera Negra, que ya se encuadra como primera historia de la denominada Saga de Brek Zarith (esto parece ir de trilogía en trilogía, friends); donde los protagonistas continúan su viaje y se instalan en una comunidad campesina. A causa del falso testimonio de la adolescente Shaniah, cuyo amor fue rechazado por Thorgal en su día, este es confundido con un cómplice de Galathorn, rebelde de Shardar El Poderoso, Señor de Brek Zarith, y condenado a remar en la galera del príncipe Veronar. Tras varias peripecias, Thorgal tiene que vérselas con el nuevo rey de los vikingos, Jorund el Toro.

Esta esperadísima edición integral es una de las grandes joyas del cómic, a la que confieso, me uní como total fan con apenas pocas páginas leídas. Pues Thorgal es de esas obras que irradian, te engullen, que desprenden gusto por el noveno arte, de las que provocan una sonrisita de gusto por saber de la maravilla que tienes entre manos. Podría deciros mil y una sensaciones. Mil y un halagos con apenas cuatro álbumes leídos. Pero seremos cautos y esperaremos al siguiente integral. Aunque de momento, me parece puro mithril.

Reseña: Marvel Limited Edition. Espíritus de Venganza, de VVAA

Cierto y verdad es, que los Marvel Limited Edition empezaron pegando muy fuerte en nuestro país dentro del público deseoso de integrales de clásicos y cositas inencontrables. Y ahora se ha convertido en objetivo directo de buenos lectores que sólo desean tener una buena edición de lo mejor de lo mejor. Los MLE es esa línea que recopila cómics clásicos Marvel de personajes menos populares para la chavalería de hoy, consistente en tomos a color o blanco y negro y en tapa dura. Unos buenos tochales. Lo más importante es que son ediciones limitadas y numeradas de mil quinientos ejemplares… Es decir, la probabilidad de que te quedes sin estas joyitas, si tardas mucho, es alta. Y aunque si somos sinceros, no todos te interesarán, si eres un verdadero amante del cómic y/o fuiste niño en los 80s, contraíste la maldición. Los querrás todos.

Uno de esos fuertemente indispensables ha sido publicado este mes de calores que se va. MLE: Espíritus de Venganza contiene todo-todito-todo de una serie, de una saga de acción, locura y terror, que en el mundo del noveno arte tiene su huequito en el corazón de muchos. Diría que la historia más recomendada con El Motorista Fantasma entre sus protagonistas. Y antes que nada, toca redimirme un poco, dar un paso atrás en mis opiniones y decir a voz en grito: «¡Maldición, a principios de los 90 aún había buenos cómics!». Parece ser que en aquella década, auge de especuladores, explosión masiva de tiendas de cómics (y cierres posteriores de las mismas), bolsas de plástico, Rob Liefeld y superhéroes mega-musculosos introducidos en guiones -muchos- sin sentido; resulta que hubo supervivientes de la mejor década para cine, cómics y música como fueron los 80s.

De esta obra leí algunos números en su día gracias a un amigo, pero apenas recordaba nada. Y ahora que he tenido oportunidad, resulta que La Llegada de los Hijos de la Noche (Midnight Sons) no me ha decepcionado un ápice. Una saga que brilla en la oscuridad por los cuatro costados. Y ahora no sé si es por que estaba ansioso por volver a visitarla (un crossover en seis partes que forma la columna vertebral de este Marvel Limited Edition) o por volver a tener ante mis ojos a los seres más macabros y reaccionarios que uno puede encontrar dentro del Universo Marvel. En serio, me parece que no hay mejor momento para disfrutar de esta espeluznante obra, ahora que los días empiezan a hacerse más cortos y la noche conquista minutos al día.

La linea editorial creada por Panini Cómics y SD publica esta maravilla que es MLE: Espíritus de Venganza. Un tomaco que contiene los números precedentes (Ghost Rider #28, #31) a los dos arcos argumentales importantes (La Llegada de los Hijos de la Medianoche y Espíritus de Veneno) así como números relevantes a la propuesta general (Morbius: The Living Vampire #1, Darkhold: Pages From The Book Of Sins #1, Nightstalkers #1, Web of Spider-Man #95-#96 y material de Midnight Sons Unlimited #1). Donde Johnny Blaze y Dan Ketch recorren juntos las calles, como los Espíritus de la Venganza, mientras los Hijos de la Medianoche se alzan para afrontar una amenaza que surge bajo el alma de la ciudad. El Motorista Fantasma original se une a su sucesor y a compañeros como Morbius, Blade y los Cazadores de Vampiros en la lucha contra Lilith y su terrorífico linaje. Las cosas comienzan con el Motorista Fantasma y Dan Ketch separados. Ketch está en una especie de limbo/purgatorio al borde de la muerte, pero él y Ghost Rider todavía tienen una especie de conexión. Es a través de esta conexión que Ghost Rider ve fragmentos de una visión de Lilith, Madre y Señora de los Demonios. El Mal está regresando. Y con planes de hacer algo terriblemente demoníaco. En este punto, nuestros antihéroes se unen y… El Doctor Extraño sirve como una especie de Observador o Beholder para estos tipos sobrenaturales que se han reunido. Sabe lo que está sucediendo, lo que va a suceder, si no ayuda. Tirará de las cuerdas. Tiene planes oscuros para poder detener al mal encarnado llamado Lilith. ¿Lo conseguirán? Tendrás que leerlo/vivirlo. Aunque ya os adelanto que las consecuencias serán desastrosas.

Howard Mackie, Len Kaminski, D. G. Chichester, Andy Kubert, Adam Kubert, Ron Wagner y Ron Garney; autores crema de la época en un volumen de unas cuatrocientas paginas. Donde pasarás por argumentos similares a pelis psicodélicas de los años 60, el cine de acción de los 70 y esos vampiros sexys de los 80 (a lo Jóvenes Ocultos). Un sándwich mixto delicioso con súper poderes en derredor. Maldita sea, ha sido terriblemente divertido. Que el ritmo no pare. Uno de los tomos recomedables del año.

Reseña: Transmetropolitan. Libro 01, de Warren Ellis, Darick Robertson y VVAA

Situado algunos siglos más allá del actual, Warren Ellis y Darick Robertson nos presentan una obra del cómic emblemática. Un titulo tan original como apabullador. Una obra que pone nuevamente en librerías ECC Ediciones, avalada con el sello Vértigo, una editorial a la cual el mundo del cómic debe mucho. Y es que Warren Ellis ha sido siempre un guionista impresionante. Pero tened muy claro que con Transmetropolitan, Ellis se catapultó al cielo de los mejores guionistas del noveno arte.

Transcurridos cinco años desde que inició su autoimpuesto retiro en las montañas, el periodista Spider Jerusalem se ve obligado a regresar a la Ciudad para cumplir el contrato firmado con la editorial Driven Press. Según los términos del acuerdo por el que recibió un suculento adelanto (del cual apenas conserva recuerdo), debe escribir dos libros más. Sin blanca y privado de acceso a los «feeds» de noticias, para poder documentarse decide retomar el ejercicio del periodismo en el diario La Palabra. Armado con un portátil y un lenguaje corrosivo, se convierte en el azote de los poderosos; denunciando abusos, mentiras de líderes religiosos, presentadores televisivos… e incluso del presidente de la nación.

Esto dice la sinopsis editorial pero hay más, mucho más. Por un precio genial, un primer volumen integral (que llegará hasta cinco) el cual comprende nada más y nada menos que los doce primeros números de la serie; se podría decir que nueve independientes más el maravilloso arco de tres números Hiélame con tu beso. Sarcasmo, ironía y humor negro a tutiplen. Cada número engancha de tal manera, a pesar de sus desvaríos, que se vuelve súper genial leerlo por primera vez y también rememorarlo. Ideal además ahora que estamos en semi-elecciones generales y constantes noticias de corrupción política. Maravilla ideada en una USA del futuro abocada a un mundo peor. Asesinatos fáciles, drogas evasivas al alcance de todos, la independencia humana y el alejamiento de la manada como ilusión; la nueva escoria. Un mundo de “haterismo” hacia lo social que hará que te identifiques totalmente con Spider Jeresulem. La falsedad continua.

Como voy a dejar de leer esta joya del cómic que es Transmetropolitan. Diferente, futurista, con mucho de actualidad pese a sus años, uno de los mil cómics que deberías leer antes de morir. ECC Ediciones empeñada en que leamos lo mejor de lo mejor reedita esta obra en magníficos integrales que en un formato así, tienen inevitablemente su hueco en cualquier cómicteca. La felicidad, los buenos tiempos del sello Vértigo, el gusto por el Mal y las cabronadas. No me canso, ni me cansaré jamás, de recomendar Transmetropolitan a todo el que quiera consejo sobre una buena lectura cañera.

Indispensable. Un fuerte volumen, no para débiles de corazón. Guiones que se mueven en un mundo cyberpunk, tan cerca de ese futuro cercano que nos espera. En palabras del gran Spider Jerusalem: «Ser un cabrón, funciona». Un enfoque salvaje, divertido, que te hace ver el poderío que tiene un periodismo bien elaborado. Divertido para nosotros, incluso cuando contemplamos como él se va deprimiendo y encabronando cada vez más.

Hablamos de una de las obras más sonadas de Warren Ellis (Planetary, otra joya), pero también un cómic de culto. Una intensa sátira sobre la sociedad y todo lo malo que va de la mano. El ser humano es dañino por naturaleza. Terrible, si pillas la metáfora.

Reseña: La Espada Salvaje de Conan Vol. 0. Relatos Salvajes, de Roy Thomas, Buscema, Windsor-Smith, Stan Lee y VVAA

No sé si os habéis enterado pero esta maravilla que os reseño hoy se presenta como una de las joyitas publicadas del año. Y aún está disponible. Aunque según en qué sitios, por que me comentan que esta edición limitada de tan solo mil quinientos ejemplares se está agotando a un ritmo vertiginoso. Y no es para menos. Quién nos iba a decir que volveríamos a tener disponible los cinco primeros números de la Savage Tales, donde deleitarnos con buenísimas historias de Conan así como con otros relatos de la mano de Roy Thomas, John Buscema, Barry Windsor Smith, Stan Lee… Uff, ahí es nada. Ese genial acuerdo firmado entre Panini Cómics y SD que lanza al mercado una maravilla de tomo llamado La Espada Salvaje de Conan Vol. 0: Relatos Salvajes. Un Marvel Omnibus que recopila aquel magazine por excelencia que dio el empuje definitivo a Marvel, y que además aporta interesantes artículos traducidos de aquella legendaria revista; portadas a color, pin-ups y las historias originales con una cuidadosa reconstrucción. Un volumen que vio la luz en nuestro país el pasado 25 de julio (en serio, vais tarde) y con el que decidí ir lento, muy lento, deleitarme casi con cada página. Disfrutar y comentar con amigos y redes sociales mi entusiasmo. Lo mucho que estaba disfrutando con este volumen. Historias que uno terminaba y volvía a leer para detenerse en los detalles, ah. Por que sabéis, uno es así, tiene sus… ¿defectos? Me gusta compartir la ración de pescaíto frito variado que estoy devorando. Saber que si algo es tan bueno, todos debieran probarlo.

La Savage Tales de la que os hablo, tuvo tan sólo once números. Fue el segundo intento de Marvel de ingresar al campo de las revistas de cómics que tanto potenciara Warren Publishing con sus maravillosas Creepy, Eerie y Vampirella en el género de Terror. Se apostó fuerte por ella introduciendo el personaje por excelencia de Robert E. Howard, la pulp fiction, relatos de aventuras y hechicería; un Conan El Bárbaro adaptado por el guionista Roy Thomas y el artista Barry Windsor-Smith que pasaría a la historia. Con joyitas en formato cómic como la iniciática La hija del gigante de escarcha, por la que se han escrito ríos de tinta por alto tono erótico, censura y desclasificación posterior para esta edición sin inútiles reparos. Pero también un fuerte background detrás del siempre atractivo personaje de Conan. En esta revista/tomo/volumen indispensable, encontraréis femizonas futuristas amazónicas ideadas por Stan Lee y dibujadas por el gran John Romita; la criatura del pantano (El Hombre Cosa) original de Gerry Conway ilustrada por Gray Morrow; un político afroamericano honrado que no se salva de la maldad humana, el señor de la jungla Ka-Zar y las primeras apariciones comentadas en el noveno arte del deseado metal llamado vibranium…

Una maravilla tras otra. Una genialidad que disfrutarás leyendo/teniendo en tu biblioteca. Os repito que lo leí despacio, muy despacio, por que desde el primer momento fue de esas veces que tús ojos transitan por algo que no quieres que se termine. Que sabes que tienes entre manos calidad por los cuatro costados. Que no hay excusa para no tener La Espada Salvaje de Conan Vol. 0: Relatos Salvajes, si de verdad amas las mejores historias escritas. Odiar que se termine esa gustosa sensación de estar disfrutando algo tan bueno. Que genialmente se ha tenido la idea de titularlo Volumen 0 y se ha pensado bastante en el aficionado al editarlo en el mismo formato, tamaño y edición que otro indispensable como es el Conan El Bárbaro Omnibus #1 que Panini Cómics recuperara hace unos meses.

Lo llevo diciendo un tiempo, y desde ese tiempo, vamos viendo como se publica uno y otro integral a cual más apetecible. Más que nada porque son títulos que engloban grandes épocas y personajes con los que hemos crecido y disfrutado un montón. De los que obviamente, queremos tenerlo todo-todito-todo de ellos. Grandes etapas además que si bien no caben en un sólo integral se recogen en dos o tres, pero series completas en definitiva que jamás pensamos que volveríamos a tener. Os lo digo en serio, muy en serio, estos volúmenes son crema, cremita de la buena, la primera etapa Marvel en la que Conan El Bárbaro se abría paso en la Casa de las Ideas comenzando así, un nuevo éxito dentro del mundo del noveno arte. Con diamantes en bruto incluídos aquí como es Clavos Rojos. Para mí, la mejor historia de Conan El Bárbaro escrita jamás. Autores, ilustradores que nacieron con el don. Que estaban en el justo lugar y momento, y que las maquinaciones de Crom, o de eso que algunos llaman “destino”, quisieron que formaran parte del mejor personaje de la fantasía épica medieval, espada y brujería, o como queráis llamarlo; el mejor personaje traslado al cómic de la historia.

Hace unos meses se dio una enorme primicia: los derechos de Conan regresaban a Marvel después de una larga temporada. Todos sabíamos que llegarían ediciones jugosas, cositas muy buenas, por Crom, si es que ya lo tenemos delante.

Reseña: Aquaman, de Peter David, Martin Egeland, Kirk Jarvinen, Jim Calafiore y VVAA

Que se publicara el Aquaman de Peter David era cuestión de tiempo. Los que estamos al día, lo sabemos. Lo mismo que vamos intuyendo que hace ya bastante que las editoriales punteras del mercado de cómics de nuestro país como Panini o ECC, ya sí son conscientes que tienen que contentar con sus novedades, tanto a nuevos como a viejovenes. Era cuestión de tiempo. Y ya que se le hace “un favor” al viejoven, que menos que traer lo mejor de lo mejor como es el caso de esta obra.

Los que alabamos al maestro Peter David, lo hacemos especialmente por su trabajo con Hulk y Aquaman. Donde en mi opinión soltó un derroche de inspiración maravilloso. Con nuestro héroe acuático fue en agosto de 1994 cuando la serie de Aquaman (el Volumen 5) fue a parar a sus manos junto a uno de mis ilustradores favoritos de la infancia, el señor Martin Egeland. Aunque poco después fuera sustituido por Jim Calafiore, regalándonos también una de las mejores visualizaciones del personaje. Y todo en unos deprimentes años noventa donde raro era el titulo que destacaba por su guión en el mundo de los superhéroes. Años de especulaciones con cantidad de números uno, espectaculares portadas con brillitos, personajes mega-musculosos y armas enormes como sus propios cuerpos… Violencia a cascoporro. Una década donde primaba más lo visual que lo narrado. No obstante, el Aquaman, de Peter David fue una de las pocas joyas que brillaron entre tanto fango. Considerada una obra de culto desde entonces, ya que no es un personaje puntero en los USA, siempre considerado héroe menor… Pero a partir de aquí, y de chuladas como Las Crónicas de Atlantis (con un Aquaman morenazo y el tremendo dibujo de Esteban Maroto: http://cronicasliterarias.com/2018/03/12/resena-aquaman-las-cronicas-de-atlantis-de-peter-david-esteban-maroto-y-vvaa/); la cosa empezó a cambiar.

Según anuncia ECC Ediciones, en tan sólo tres volúmenes tendremos recopilada esta maravilla dedicada al Rey de los Siete Mares. Cuarenta y seis números, cuatro especiales y una miniserie a modo de prólogo, que restauró la dignidad del personaje. En este inicio se recoge la miniserie de cuatro números El Tiempo y la Marea; y luego los dieciséis primeros números de la serie regular más el Aquaman Annual #1. Llevándonos en primer lugar a un perdido arrecife donde un desolado Aquaman está usando sus poderes para sobrevivir. Pero Aqualad, su antiguo pupilo, lo rescata de su retiro espiritual para investigar juntos el hundimiento de un submarino atómico. Esto les lleva a una feroz batalla con el villano Caribdis, que tiene como rehén a alguien muy importante para el Rey del Mar. Todo resulta un plan para atraerlos…

Pero más. Mucho más. Aquaman debe salvar a Aqualad, Dolphin y a sí mismo. Luego se propone fabricar su propio símbolo haciendo un arpón de retazos para reemplazar su mano faltante. Así que le pide a Vulko que cree un modelo improvisado para adaptarse a las características adicionales que poseía. Mientras tanto, Porm y varios delfines son capturados por pescadores japoneses con fines experimentales. Aquaman se enfrenta al Almirante Strom, con Superboy de por medio. Hace su aparición Lobo que tras una intriga espacial con los delfines, acaba dando leña. Se habla también de Inupiat, un pueblecito de Alaska que está teniendo problemas con un monstruo marino (me encantó) y donde Aquaman, Aqualad y Dolphin se enfrentan a Strom. Y más: Aquaman exigiendo respuestas a su padre Atlan, Aqualad regresando a Atlantis para interrogar a Vulko sobre su visión de Tula y aprendiendo la leyenda de los magos atlantes que habían dominado hacía mucho la resurrección de los muertos, Los Seis Profundos haciéndole una oferta a Aquaman y a su espíritu afín… Un no parar.

Porque estas aventuras son eso en definitiva: un buen cúmulo de buenas aventuras una tras otra. Ramales de guión que se entrecruzan y tarde o temprano se abrazan. Donde se nota una gran expectativa y un enorme trabajo detrás, por sacar adelante algo nuevo y diferente en años duros. Con rumores curiosos que uno se entera como que DC Cómics impuso a Peter David que su Aquaman tenía que perder una mano por que estaba de moda esa tendencia. Los volvía “más oscuros” y desatados. Seres atormentados, de pasado trágico que atraían al público de entonces. Larga melena, barba, perder su reino, su familia y una de sus manos… ¡Toma ya! My friends, impactante ver como la pierde.

El conocido Aquaman, de Peter David, ya está en la orilla. No os lo perdáis por nada del mundo.

Reseña: Ojo de Halcón (Integral) de Matt Fraction y David Aja

El mejor Ojo de Halcón que he leído nunca. Así se lo describía a un amigo hace un momento. Y no creáis que no hay una base en lo que afirmo, sin duda, uno de los cómics que más me han molado dentro del pijameo. Los cómics de Ojo de Halcón, o mejor dicho en los que Ojo de Halcón participaba, fueron uno de los tebeos que más perseguí en mi niñez en esos kioscos que a muchos nos salvaban de una aburrida tarde lluviosa en la que aún no existían los videojuegos. Ojo de Halcón tenía algo. Era simple. Sin poderes. Casi siempre por entonces a la sombra del Capitán América. Pero tenía algo. ¿Y acaso no era más simple aún un tío con un escudo lanzándolo como un boomerang que uno que tiraba toda clase de flechas que él mismo fabricaba? Por Crom, que nadie me debata eso.

Aluciné. Creo que como todo el mundo, aluciné con el primer TPB que Panini Cómics nos trajo del estupendo Ojo de Halcón, de Matt Fraction y nuestro paisano vallisoletano David Aja que se alzó con varios Premios Eisner (cuatro en total y en diferentes años creo recordar) gracias a esta obra. Y sí, se alucina por que en tan solo dos páginas ves algo diferente, una obra que rompe moldes al estilo de lo que hicieran Tom King y Gabriel Hernández Walta con La Visión, que por cierto también sacó Panini hace poco en un estupendo omnibus que queda genial en la estantería junto a éste. Y que te acerca a un personaje que diría que es otro, más cercano, costumbrista, casi como una serie de TV de las de ahora, en la que a poco que te metas, quedas enganchado. Y maravillado por un dibujo diferente. ¿Sencillo he oído? Uff, muchos querrían hacerlo así de “sencillo” y conseguir esa belleza tan cercana que se compagina a las mil maravillas con el guión. Tramas cercanas que, insisto, empieza mostrándonos a un personaje común con un principio-trifulca en una comunidad de vecinos. Ahí queda eso.

Uno a estas alturas comiqueras sabe lo que hay. Era obvio que esta genialidad saldría en un solo recopilatorio. Era consciente del Omnibus en USA y estando como estamos en la maravillosa época de los integrales, era de prever que tendríamos una joyita así en las manos en cuanto Panini Cómics diera un paso. Además, ya sabéis lo que pienso. Uno ya tiene una edad y el tiempo de lectura es poco y las obras son muchos más degustables si se atienen a dos máximas: leer lo mejor de lo mejor y a ser posible de un tirón. O dos, o tres, pero saber que tienes entre las manos la posibilidad de seguir leyendo su puedes-te apetece.

Pues la trama que propone Matt Fraction tiene más sentido de una sola sentada. Para colmo, se vuelve conmovedora, intrigante y por supuesto, difícil de abandonar. La serie trata tanto de Kate como de Clint. Su interacción es genial. Sus historias en solitario no defraudan. Aventuras originales en su mayoría. Me encanta la inclusión del Dodge Challenger del 70, conducido por una chica llamada Cherry y siendo perseguidos por mafiosos en chándal que intentan hacerse con la pizzería del barrio. Todo muy Soprano y un buen guiño a los que amamos el cine setentero de acción. Con capítulos brillantes como el “narrado” por el perro relacionando iconos pictográficos, realmente una maravilla de arte secuencial y un mensaje genial a engullir. Pizza Dog escuchando a los dos Ojo de Halcón debatiendo y Pizza Dog. Genial el Hawkeye #11.

Con un diario visual y protagonista invitado de la categoría de Tony Stark. O Brooklyn durante el huracán Sandy. También un número navideño en tono humorístico, otro curioso número elaborado en un lenguaje de señas, Capitán América, Spiderman, Lobezno, Viuda Negra, Pájaro Burlón, Spider Woman haciendo breves apariciones entre la Mafia del Chandal, el Maestro de Ceremonias, Madame Masque…, y homenajes a los Romance Comics con unos números como el #8 que son un respiro y se asimilan bastante bien. Y eso que la serie puede ser bastante oscura en ciertos momentos. Hay algunas escenas de tortura, aunque no son demasiado gratuitas.

Y muchas cosas más. Como no podía ser menos en un tomo que recoge los veintidós números de la serie, más el Annual #31 y Young Avengers Presents #6 (protagonizada por Kate Bishop como una Ojo de Halcón), es decir, todo lo que comprendería al denominado Volumen 4 del personaje; más toda una serie de extras y artículos de referencia.

Dice la sinopsis editorial: «¿Qué es lo que hace Clint Barton en su tiempo libre? Con esa pregunta comienza uno de los mejores cómics Marvel del siglo XXI…». Totalmente de acuerdo. Joya del noveno arte del siglo XXI. Una vez empecé, no pude dejarlo.

Reseña: Jonas Fink (Integral). Una Vida Interrumpida, de Vittorio Giordino

Finales de los 50 es cuando Jonas Fink, un checo de trece años, ve como su padre es arrestado sin motivo aparente. La diferencia es ser un medio burgués cultivado que quizás represente la antítesis del considerado nuevo gobierno comunista checoslovaco. Poco después, la madre de Jonás, ha empezado a sufrir una especie de bullying rural que termina por llevar a la familia a la precariedad. Incluso el mismo Jonás no se libra; sus compañeros de escuela empiezan a alejarse gradualmente de él, sus estudios sin interrumpidos continuamente y esto afectará a su progreso hacia la universidad.

Vittorio Giardino, el autor italiano más importante de las últimas décadas, ha dedicado a esta obra más de veinte años. Y se nota. Se percibe una obra magníficamente labrada, en la que nos lleva desde el costumbrismo hasta la unión de lazos, la esperanza de una revolución que era inevitable para evitar un totalitarismo en un momento histórico para uno de los países del Este de Europa. Una ruptura que cambió la vida de muchos inocentes…, para bien o para mal. Y es ahí donde Giardino con una cruel y realista visión de lo que pudo, y sin duda, ocurrió, nos hace una crítica del régimen de terror que reinaba al otro lado del muro.

Norma Editorial recopila en un portentoso integral los tres álbumes que conformaron la serie-vida de Jonas Fink. La Infancia, La Adolescencia, La Juventud y El Librero de Praga son los diferentes títulos que comprenden el tomo, aunque que duda cabe que es solo una historia en sí. Una magnífica edición integral, una de las cumbres del cómic europeo que por fin he podido leer y que todo aquel que ande interesado en los duros periodos de posguerra, intentos de dictadura y sublevaciones, sin duda, debe leer. Pues como si una buena película de época se tratara -al estilo de la genial La Famiglia, de Ettore Scola-, viajamos a unos años (no muy lejanos) donde la inteligencia intentaba sobreponerse al conservadurismo y la atadura.

Vivimos así el crecimiento de Jonas Fink, y como con diecisiete años se enamora de Tatiana, la hija de un diplomático ruso estacionado en Praga y como dicha relación le traerá unos cuantos quebraderos de cabeza. Sufrimientos y deseos de libertad de una generación que intentaba crecer bajo el yugo, donde sin ser consciente del peligro, Jonas estrecha lazos con un grupo de inconformistas que le llevarán al intenso y luminoso periodo del 68. Una serie de pinturas crueles que comienzan con el verdadero coraje de la madre de Jonas, donde vemos crecer gradualmente al protagonista, una historia hermosa en cuanto a ejemplo de lucha. Totalmente fiel a lo que pudo ser la vida de un intelectual inflexible tras la Cortina de Hierro.

De Jonas Fink: Una Vida Interrumpida recuerdo algo curioso. A un amigo belga que tengo, residente en Toulouse y amante como pocos del cómic europeo, el cual siempre andaba molesto por la espera de la conclusión de este cómic que llegó (agarraos): ¡Veinte años después! El último álbum podrían haberlo titulado LA ESPERA, decía, jajaj… El maestro Giardino fue fiel al realismo y tomó nuevamente el destino de su héroe veinte años después, para contar en El Librero de Praga, lo que ocurrió con ese padre encarcelado por actividad revolucionaria, con el amor juvenil de Jonas, o su idea de marcharse-unirse a la Rusia con la que compartía tantas ideas. Agosto de 1968, Jonas Fink tiene casi treinta años, una librería y una novia. Mientras un viento de libertad ha estado soplando sobre la región comunista desde la última primavera, el pasado del joven resurge con la vuelta de su amor. Y todo cambiará para siempre. Y todos pagarán el precio en diferentes grados.

Una pepita. Una maravilla. Una edición integral para perderte en una historia de las que uno recuerda y la recomienda. Aunque para algunos fans de entonces, la dichosa espera los dejara fríos, a mí sí que me encantado el cierre que Vittorio Giardino da a la historia. Inolvidable. Probablemente mi mejor lectura de cómic europeo de los últimos años.

Reseña: El Poder de Warlock. La Saga de la Contratierra, de Roy Thomas, Friedrich y Kane

Fue a principios de los 60 cuando por fin se liberó en USA toda una gran variedad de libres pensamientos, imaginaciones y grandes sueños, que desembocaron en el mundo del cómic. De donde surgieron cantidad de jóvenes promesas de rumbo incierto que terminaron por ser guionistas, autores y dibujantes de cómics. Los objetivos eran sorprender al lector constantemente y esta era una de las premisas de Roy Thomas, guionista, editor y culpable de Warlock; además de la introducción de Conan en el mundo de los cómics entre otras muchas virtudes. Pero Thomas quiso intentarlo con superhéroes también y tuvo una idea original: crearía una historia que bailara al son de la obra más famosa del momento, el film musical Jesucristo Superstar. Roy Thomas formó equipo con el dibujante Gil Kane y recuperaron un personaje antiguo creado por Stan Lee y Jack Kirby y se pusieron al tema. Y es ahora, marzo de 2019, cuando Panini Cómics vuelve a poner el candelero dicho proyecto. La recuperación de una de las grandes obras del cómic.

El Poder de Warlock: La Saga de la Contratierra llegó en los 70s. Narra los comienzos del personaje y su nueva introducción al Universo Marvel con historias audaces que nos llevan a aquellos buenos momentos con los que alucinábamos en su día. El comienzo viene de la mano de El Alto Evolucionador, un ente, un Dios, que surca el espacio en su nave espacial con un proyecto en mente: crear una Tierra ideal en el que reine la bondad de sus seres. Un nuevo mundo fuera de toda maldad en el que prospere la vida y él pueda vislumbrar como es posible que el bien exista en soledad. Para ello con un trozo de roca de la Tierra original, a partir de ahí, forma la Contratierra, la cual ubica en el Sistema Solar, justo al otro lado el Sol, para que jamás pueda saber de ella nadie y crezca independiente y feliz. El Alto Evolucionador cuida de ella desde sus comienzos, vela en cada momento para que no surjan seres humanos que ideen grandes guerras, no a los conflictos que deparen catástrofes. Todo debe ser bondad y bienestar… Pero mientras traza su plan, El Alto Evolucionador encuentra un trozo de membrana espacial flotando y la recoge. Cuando sus potentes aparatos la examinan, encuentran a un ser dentro que empieza a hablar. Se llama a sí mismo Él. Reconoce haber estado en la Tierra, donde algunos le llamaron Adam Warlock. El Alto Evolucionador, viendo su paz interior, decide contarle su plan sobre la creación de una Contratierra. A Warlock le gusta la idea pero tiene muchas preguntas. Muchísimas. El Alto Evolucionador decide seguir adelante, y del trozo de roca crea la Contratierra, pero entonces aparece un ser que no recordaba, El Hombre Bestia, también creado por él y el cual le odia por hacerlo. El Hombre Bestia ataca la nave, Warlock no puede salir de la membrana aún, y en la lucha con su creador, El Hombre Bestia escapa para hacerle daño donde más duele a su padre: se instalará en la Contratierra y esparcirá por allí a sus esbirros y dotará de Mal un mundo que aún nadie conoce. Un mundo hasta el momento ideal, sin males, pero también sin superhéroes…

Warlock es un personaje que tuvo su origen en la Tierra, a finales de los 60, en la colección de Los 4 Fantásticos. La nueva colección de Warlock acabó en 1976, pero Jim Starlin, el guionista que lo llevó a la cumbre a Él y a todo a lo que acaba en… Infinito; fue cerrando grandes argumentos intergalácticos e incluso creó (y sigue creando) novelas gráficas conclusivas. Quería asegurarse que ningún autor siguiera escribiendo acerca de Warlock y Thanos. Sus dos grandes creaciones por excelencia.

El Poder de Warlock: La Saga de la Contratierra es de esos cómics indispensables que todo amante del pijameo debería tener. Como poco, leer. Releerlo cada año como muchos hacemos. Una saga indispensable por muchas razones. La principal es que se hacen cantidad de referencias a ella (aún a día de hoy) en colecciones de Thor, Hulk, Los 4 Fantásticos, Los Vengadores… Una historia que parte de la idea principal de que hemos sido creados por un ente superior de otro planeta y, ¿quién puede levantar la mano y decir que no ha pensado en ello alguna vez?

Una idea original que hace que te plantees ciertas cosas. El Hombre-Bestia apareció en la Contratierra y les fastidió el plan, por lo que: ¿es inevitable un mundo sin maldad? La recuperación de un conjunto de cómics geniales. El resultado es un volumen tan interesante como original. Imposible perdérselo.

Reseña: Planetary. Libro Uno, de Warren Ellis y John Cassaday

Estoy seguro. Si todos aquellos cándidos que desconocen de qué va realmente Planetary supieran, en cuanto tuvieran un momento, se harían con esta obra. Porque el desconocimiento es dañino, aunque a veces bueno en el sentido que ayuda a descubrir joyitas que a uno, por mor del destino, puede pasar por alto. Es así que estamos ante una de las obras punteras de uno de los mejores guionistas en activo. Uno de los mejores que ha dado el noveno arte. Planetary, quizás considerada una obra de culto, o mejor dicho, una de sus obras de culto. Una serie limitada de cómics ideada por el guionista británico Warren Ellis e ilustrada por John Cassaday, que fuera publicada en su día por la americana editorial Wildstorm y a la postre en diferentes formatos en nuestro país por ECC Ediciones. Y casi que os diría que la mejor hasta el momento acaba de llegar. Se presenta el Libro Uno (de dos), toda la serie bien recopilada en formato integral de tapa dura. Este inicial comprendiendo los números del #1 al #14 más los one-shots Planetary Preview y Planetary/The Authority: Ruling the World.

La huella de Wildstorm en DC que ya no existe, a través de una serie. Wildstorm fue una editorial que en su apogeo, albergó una serie de proyectos estupendos, muchos de los cuales fueron cortesía de Warren Ellis. Donde comprobar el amor de Ellis por la Ciencia Ficción, las historias de anticipación y la sátira mordaz de la que gozan los cómics para adultos. Universos perfectos, orientados a un público…, bah, para todos. Donde entramos nosotros como lectores hace tiempo. Y mientras Stormwatch y The Authority podrían ser las contribuciones más duraderas de Ellis a la casa DC, Planetary es sin duda su logro más importante y del que oirás grandes palabras de todo aquel que la haya leido. Es fácil: es original, diferente, atractiva, y toca a su vez temas que en muy pocos (poquísimos) cómics se tratan.

Pongámonos en situación: Planetary narra las aventuras de un trío de misteriosos personajes que se denominan a sí mismos Arqueólogos de lo Imposible y que trabajan bajo la consigna: «Es un mundo extraño. Mantengámoslo así». Tres personajes que recorren el mundo en busca de rarezas y prodigios y descubren cosas que a otros les gustaría que nunca se encontraran. Son arqueólogos del misterio, exploradores de la historia secreta del planeta, los que trazan las fronteras invisibles de un mundo fantástico; esos mismos a los que preguntarles sobre la veracidad de cualquier leyenda o conspiración de un lugar específico del planeta, y ser capaces de tener información sobre ello.

Una serie que destaca por lo actual y puesta al día de argumentos, personajes y lugares comunes de la ficción del Siglo XX. Tratando desde cultos secretos, grietas en el tiempo, pasando por monstruos de serie B o historias chinas de fantasmas. Tramas plagadas de referencias a otras historias, si bien se cambian nombres y situaciones tanto para crear un universo propio como para dejar de pagar derechos de autor; seamos sinceros. Un cómic hecho cien por cien para los que amamos el tema paranormal.

Más allá de la narración y la ambición, lo que hace que Planetary sea una de las mejores obras de Ellis, es el sentido inusitado de optimismo y asombro ante todo. La escritura de Ellis tiende a ser oscura y cínica (ver Transmetropolitan, de la misma época, otra obra de arte); aquí encontraréis protagonistas sarcásticos y amargados, los mundos que habitan están llenos de corrupción… Pero no hay que olvidar que Cassaday a los lápices fue una de las principales razones del éxito de Planetary. Incluso en los primeros números, donde el arte de Cassaday es algo tosco, con el paso de los números su trabajo va aportando un gran sentido a los detalles que se narran y se afina el diseño de un modo alarmante en algunas historias. Un estilo cinematográfico impecable. No sé como Netflix no se ha fijado ya en esta serie ahora que busca argumentos y casi todo tipo de historias para sus abonados más frikis.

Y es que el gozo va llegando a la vez que la escala de Planetary se vuelve épica con la presentación de monstruos gigantes, viajes transnacionales como norma, una serie que ofrece una mezcla eléctrica de ciencia ficción, pulp, horror y superhéroes. Que actúa casi como una Liga de Caballeros Extraordinarios para esos géneros específicos, juntando personajes tan dispares como Doc Savage, Sherlock Holmes, Drácula o Los 4 Fantásticos, todo en un universo cohesionado.

Personajes análogos, inspiraciones claras, casi cada número un homenaje, elementos que se entrelazan en una exploración ambiciosa de un multiverso que te mantendrá enganchado. Y como yo ansioso, deseando leer ya el tomo que completa esta magníficia serie. A nadie que haya leído esta reseña, le debe pasar inadvertida.

Reseña: The Crow, de James O´Barr

thecrowHerejía y redención. Poder leer por fin algo deseado hace años. Sabiendo la existencia de su formato en cómic, pero sin poder conseguirlo. Uno de los gloriosos, uno de los mil y un cómics que debes leer antes de morir, por fin ha caído en mis manos. Saciado y devorado en nada. Las buenas críticas bastantes acertadas. Las malas… ¿existen? Un cómic del que partió un film con tragedia real. Un cómic maldito, o mejor dicho, una historia maldecida de principio a fin. Damas y caballeros, por fin, disponible en nuestro idioma, en nuestras tiendas especializadas, esta joya del noveno arte como es The Crow, de James O´Barr.

Curioso cuando una historia pide “salir” al exterior. Cuando la tragedia pide ser escrita. Tiene éxito y pide de nuevo salir pero en otro formato. De manera visual. Llegar al máximo de público posible. Que thecrow05todo el mundo la conozca aunque sea de oídas. El Cuervo fue creado por James O’Barr, como salida a su propio dolor después de que un conductor ebrio causara la muerte de su novia. Una de esas historias que, si bien son familiares, se presentaron como un concepto allá por los años 80. Partiendo de una historia melancólica y un arte sombrío pero extrañamente bello, The Crow es poesía pura. Descubrir que el dolor genuino no es demasiado desafiante. Una trama con tanta profundidad que se vuelve bastante incómoda a veces. Sabiendo los antecedentes, puedes sentir el dolor de O’Barr y su rabia. Realmente saltan de la página, y eso hace que la lectura de esta obra se vuelva toda una experiencia. Poesía oscura.

La historia de The Crow se centra en Eric, quien de alguna manera logra regresar de la muerte para reclamar venganza contra los que lo mataron y posteriormente, burlaron la vida de su prometida. Señalo thecrow01que no es un territorio no transitado, sin embargo, aquí se cuenta y se narra con una convicción y una enorme cantidad de personajes bien definidos; que asusta. Y encuadra. Permite a los lectores determinar realmente quién es quién y qué es lo correcto frente a lo que está mal. Lo especial de la historia es que O’Barr difumina las líneas con éxito a medida que avanza la historia, dejando a los villanos en un fuerte conflicto de ideas antes de su muerte. Entretanto, vamos sabiendo más y más sobre la soledad, al aturdimiento y el deseo indeseable de volver a ser lo que fuimos. Momentos tristes, decepción que vivimos muy de cerca ya que lo profundo de Eric nos sacude como lectores. Así lo sentí.

thecrow02El Cuervo fue todo un fenómeno underground desde su aparición en 1989, convirtiéndose en un sorprendente éxito para un cómic publicado de forma serializada desde una editorial independiente. Hoy ya es un clásico. Una historia violenta y emocional que se trasladó a la gran pantalla en 1994 en una película también marcada por la tragedia: la muerte accidental del actor en pleno rodaje, Brandon Lee, primer hijo de un grande como fue Bruce Lee. Una familia marcada por la tragedia.

Pero, ¿tragedia llama a tragedia? ¿Casualidad o causalidad? Una edición que nos trae Norma Editorial donde se recupera una historia de amor y dolor que ha fascinado a lectores de todo el mundo durante cerca de tres décadas. Una edición de lujo, en tapa dura y a un precio genial. Una obra de arte hecha cuento. Con una estética vintage propia de aquellos años donde el punk y el macarreo se salseaban con pequeñas piezas de poesía, acertijos y mensajes subliminales. Todos están aquí para thecrow03asimilarlos. Y todos perfectamente entretejidos en esta novela gráfica.

The Crow no es estimulante, no es divertida. De ninguna manera. Pero es una obra en movimiento que se siente real. Quizás demasiado. Uno de los cómics que más me han marcado, y eso que lo descubro por primera vez en 2018. Una necesidad absoluta tenerlo.