Tag Archive for Editorial Suma de Letras

Reseña: La Hija del Relojero, de Kate Morton

Me encantó la portada del libro cuando la vi. Esa fotografía en sepia de una joven muy hermosa. Al verla, me llevó a pensar en el pasado, en los que ya no están entre nosotros. Por que todos tuvieron una vida que al no ser contada quedará siempre en el olvido…

En el verano de 1862, un grupo de jóvenes artistas viaja a Birchwood Manor, una casa de campo en Berkshire. Tienen un plan: vivir los siguientes meses recluidos y dejarse llevar por su inspiración y creatividad. Sin embargo, algo saldrá mal. Dos invitados inesperados. Dos secretos guardados en el tiempo. Un disparo en la oscuridad. Un siglo y medio después, Elodie Winslow, una joven archivista de Londres, descubre una cartera de cuero que contiene dos objetos sin relación aparente; una fotografía en sepia de una mujer de gran belleza con un vestido victoriano y el cuaderno de bocetos de un artista en el que hay un dibujo de una casa de dos tejados en el recodo de un río. La misma casa que ella recordaba del cuento que le contaba su madre.

Narrada en varias voces, nos sorprenderá la voz de un fantasma que cuenta parte de su vida a través de diferentes personajes. De lo que nos cuenta ese ser, sabremos del pasado de Edward Radcliffe y la propia Birdie Bell. Viajaremos en el tiempo para saber de un asesinato, un misterio, un robo, una reflexión sobre el arte, la verdad y el paso de unas vidas que dejaron huella. ¿Puede existir un amor tan poderoso que alguien se volviera loco al perderlo? Elodie nos traerá el ahora en busca de respuestas. Puede ser que la forma escrita tan pausada y llena de detalles, os de la sensación que es una novela lenta. Pero a mí me encantan los detalles (hasta los más pequeños) y esto gusta dentro de la paciencia de seguir un libro. El no tener prisa. Ni tú leyéndolo, ni en el de su autora al escribirlo. Esto hace que el misterio en si vaya perdiendo fuerza, imponiéndose la narración desde el pasado hasta el presente, eso sí.

Un libro lleno de secretos donde la escritora va dejando pequeños enigmas que luego van encajando a la perfección. Una increíble nostalgia por el pasado envolverá toda la historia, junto a mentiras y traiciones. Poco a poco, entenderéis que es la casa, junto al paso del tiempo, lo más importante. Donde Kate Morton trabajará lo mejor de la novela. Donde crea personajes de distintas épocas y sus situaciones, un todo perfecto en el que no escapa un detalle como en nuestra memoria.

Birchwood Manor, esa hermosa casa de campo, nos irá desvelando su propia personalidad a través de sus antiguos habitantes. Como toda casa antigua que arrastra una tragedia, tendrá su momento de terror. Las consecuencias, las superaciones personales, el tener claro lo que deseas en la vida, la familia, los perjuicios y sobre todo las apariencias, os harán reflexionar de la manera en que unas vidas dejarán su impronta en otras personas e incluso en unas paredes.

Alternando la narración en varios hilos temporales atrapara al lector donde el arte es un elemento muy importante, aunque tampoco faltarán alusiones literarias. Escrita con una ternura envolvente, bella y fluida, el fantasma escuchará ese silencio. El tiempo lo sepulta todo, ya nadie recuerda su verdadero nombre. Nadie conoce los sucesos de aquel verano. Ahora es el momento: Edward y Lily fueron amantes condenados. Dicen que los talismanes más poderosos son las historias que contamos.

Reseña: La Caja de Botones de Gwendy, de Stephen King y Richard Chizmar

lacajdebotonesdegwendySobre el gran maestro Stephen King se ha dicho casi todo. Denostada su literatura, alabada, premiada… es el buen ejemplo de que la constancia da la razón. Especialmente eso, la constancia pues si hay un escritor constante (aunque él nos llame así a nosotros: lectores constantes); si hay un escritor tenaz, ese mismo que después de cuarenta años sigue con una producción increíble de historias, es el Tito King. Y me resulta algo duro tener que defender a un grande después de los años, de los títulos y de lo que ha aportado a la literatura, no de género, a la literatura en general. A ver, es fácil, todo aquel que tenga una enorme producción tendrá altibajos. Pero lo grande de este hombre es que aun así, en su peor momento, es mejor que muchos. Caso cerrado.

Stephen King está de vuelta a sus setenta y un años, vuelve a escribir historias de esas que se graban, que te dejan un buen mal sabor de boca. De las que montadas en el costumbrismo, te ponen la piel de gallina. Historias como La Caja de Botones de Gwendy. Obrita, novela corta, que recién acaba de publicar en nuestro país la editorial Suma de Letras en una edición muy llevadera y basada en un mantra:

«Un chocolate al día realmente mantiene alejado al médico».

Así es como el maestro nos lleva de vuelta a su pueblo favorito, Castle Rock, donde cantidad de historias hemos vivido. Ese mismo lugar de sufrimiento, con cantidad de referencias a sus obras, donde se dan cantidad de historias interesantes en la obra del genio de Maine. La Caja de Botones de Gwendy es esencia, más que una lectura corta, una que se hace demasiado corta. Casi doscientas páginas de trama con algunas ilustraciones de Richard Chizmar. Una obra con cierta intencionalidad de literatura juvenil y sin duda, lo parece. Aunque como adulto quizás disfrutes más de ella, cuando veas/sepas todo lo que acontece.

La Caja de Botones de Gwendy es lo suficientemente entretenida, ideal para la época en la que estamos: tardes, noches de mantita y lectura. Entretenida muy mucho, trama en la que viajamos a 1974 y toda la nostalgia que eso conlleva. Coches, vida de pueblo, la píldora, el amor joven, la escuela secundaria, el primer automóvil, el primer beso… Y por supuesto, lo sobrenatural. Una mezcla de las que gustan y que no veía desde Joyland.

Gwendy es una chica gordita y tímida que quiere perder peso antes de comenzar la Escuela Secundaria, por lo que diariamente sube corriendo unas escaleras empinadas que llevan a un mirador. Un lugar llamado las Escaleras del Suicidio. Una mañana, conoce allí a un hombre extraño llamado Richard Farris que le da una caja con botones. Sabe que no debe tomarla, pero Farris, sin embargo, la convence. La caja es como un joyero pero cada uno de esos botones, al ser pulsados, gozan de propiedades poco razonables. Poco normales y que de forma increíble ayudan a su portador. Pero hay una palanca a la que se puede acceder diariamente y que es un pequeño gozo que todas las personas merecen. De ella brota un chocolatito espléndido con diferentes formas cada vez… Otro botón le aporta a Gwendy (y esto no cambia) un valioso dólar de plata de 1891. Pero hay otros botones por probar y que son totalmente siniestros.

A través de la caja y del paso de los años junto a Gwendy, veremos como la vida de la chica cambia y toma un rumbo inesperado con una serie de sucesos oscuros que se dan mientras inicia la preparatoria para la Universidad. Me da que La Caja de Botones de Gwendy era en principio una idea para novela aún más larga. De al menos trescientas páginas. Una obra que deseas que se extienda pero que quizás King usa para callar bocas (aunque a estas alturas no lo necesita) a todos aquellos que le acusan de meter paja en sus libros.

Un final de los buenos, genial precio y formato. Un verdadero regalo.

Reseña: NOS4A2, de Joe Hill

nos4a2NOS4A2 es una novela escalofriante, llena de suspense sobrenatural, del que empieza a ser para muchos un autor de terror a tener muy en cuenta. A nadie le sorprenderá a estas alturas saber que Joe Hill es hijo de Stephen King. Pero ya es alguien que se ha labrado por sí mismo un nombre dentro de la cultura de género americana, y que es catalogado de maestro en cómics de terror con su grandiosa Lock & Key.

Aunque las obras literarias de Hill no son muchas, debemos destacar por encima de todo la originalidad en los argumentos que propone. ¿Por qué he leído este libro? Por lo que acabo de decir: Joe Hill se caracteriza, sobre todo, por idear unos argumentos locos, seductores y extraños de los que piensas que ningún autor puede salir “indemne” de ellos.

Victoria “Vic” McQueen no es como los otros niños. Ella es buena encontrando cosas. Cosas imposibles, cosas olvidadas y cosas perdidas. Con su hermosa bicicleta, es capaz de cruzar un puente mágico y recorrer distancias imposibles en cuestión de segundos. Sin embargo, crear, mantener y cruzar ese puente se cobra un peaje. Un mal día, Vic se entera de que ella no está sola en dicho mundo sobrenatural. Hay una chica llamada Maggie, un bibliotecario al que llaman Iowa, que también pueden adivinar sus fichas cuando juegan al Scrabble. Y un hombre llamado Charles Manx, que secuestra a niños desde 1938 en su Rolls Royce con una curiosa matrícula donde dice NOS4A2 (Nosferatu). Un coche que lleva a los niños secuestrados a un paraíso de diversiones llamado Christmasland.

Lo que empieza a conocerse es, que este ser es un vampiro de alta cuna. Procede de la Isla de Man y se alimenta de niños, convirtiéndolos en frías y crueles criaturas sin edad, encerrados para siempre en su imaginario mundo a la víspera de Navidad eterna. Tiempo después, otro mal día, a sus diecisiete años, Vic va en busca de problemas, cruza el camino y se encuentra con Manx. Vic pensaba que aquel demonio era una ilusión de su infancia pero no, está allí delante de ella y… ya nada es importante para nadie. Los acontecimientos cambian la historia, Regresará con los años a por sus herederos, dice.

Antes que éste, sólo me ha gustado otro libro de Joe Hill; Fantasmas, una antología de relatos altamente recomendable. El traje del muerto apuntaba maneras pero no rayó mi conciencia terrorífica lo más mínimo. Y eso amigos míos, es lo primero que busco.

Lo bueno de NOS4A2 es que a pesar de sus páginas se lee en nada. Lo digo literalmente. Además, lo que os decía antes: se nota que Joe Hill goza actualmente de un ascenso de nivel creativo. Aquí encontrarás a un chico joven hablando al revés, una chica que tartamudea y se entienden y fantasmas raros en abundancia. Un reino mágico cercano en un principio y odioso en su concepto. Una obra que recuerda a lo que pudo ser una macabra versión de Pinocho.

Algo que me encanta es Vic, la protagonista femenina de este libro. Su infancia no es precisamente feliz – descubre que puede viajar a través de un puente que en realidad transita por el tiempo – por lo que ve a su madre golpeada por su padre (antes de que los abandonara), hecho que su mente había borrado. Sin embargo, ella es fuerte y los tiene bien puestos, y se enfrenta a Manx, con dos pares, cuando se tercia.

Por supuesto, estamos ante una buena novela de terror contemporánea. ¿El mejor homenaje de Joe Hill a la figura del Nosferatu? El tiempo lo dirá. ¿Se merecía un mejor final? De vuestra opinión depende. Lo que está claro es que para mí es un final abierto y que aquí no termina todo. Como a su padre, a Hill le gusta intercalar personajes y Manx da para mucho más.

Si buscas algo refrescante, algo nuevo, una novela para degustar en vacaciones, una historia que recordar por “dónde” la leíste. NOS4A2 es tu novela.

Reseña: Gangster Squad. Brigada de élite, de Paul Lieberman

Los gángsteres siempre nos han fascinado, ya sea en libros, en películas o en series televisivas. Algunos de los criminales más famosos de todos los tiempos se localizan en los Estados Unidos, nación en la cual prosperaron principalmente a partir de la oportunidad de oro que supuso la prohibición de venta de alcohol. Normalmente asociamos el crimen organizado a Chicago, Las Vegas y Nueva York principalmente, pero no hay que olvidar que ciudades como Los Ángeles también fueron base de operaciones de personajes tan peligrosos como Mickey Cohen.

Puesto que los gángsteres solían ser gente despiadada, en la soleada urbe californiana pronto se hizo evidente que, para combatirles, era necesario recurrir a un tipo muy especial de policías. Hombres duros, insobornables, capaces de vulnerar las leyes que defendían si ello les permitía atrapar o eliminar a algún criminal. Así surgió el Gangster Squad, la brigada de élite cuyo objetivo primordial era limpiar Los Ángeles de elementos indeseables.

Paul Lieberman, un afamado periodista ganador de varios premios (entre los que destacan dos Pulitzer compartidos), ha dedicado casi una década a investigar el turbulento periodo vivido en la populosa ciudad norteamericana entre los años cuarenta y cincuenta del pasado siglo. Tras entrevistarse con un buen número de supervivientes de aquella época, y bucear por hemerotecas y archivos diversos, Lieberman ha dado forma a Gangster Squad. Brigada de élite, un volumen a caballo entre la crónica histórica y la novela negra que podemos encontrar editado tanto por Suma de Letras como por Punto de Lectura.

Nos hallamos ante un libro fascinante, que hilvana escenas protagonizadas por policías y criminales, tanto por separado como enfrentados, al tiempo que nos proporciona detalles biográficos de sus actores principales. Todo ello sazonado con citas de periódicos, transcripciones de interrogatorios y demás elementos que contribuyen a dotar de verosimilitud a una historia absolutamente real. El estilo sobrio y directo de Lieberman, exento de virtuosismos literarios, facilita la lectura de una historia tan interesante como entretenida.

Todavía puede verse en los cines españoles la película (protagonizada, entre otros, por Sean Penn y Josh Brolin) que adapta el libro que nos ocupa, filme cuyo visionado debería ir precedido de la lectura de la obra en la cual se basa. Un libro altamente recomendable que disfrutarán enormemente quienes gusten de novelas y/o películas como Los intocables de Eliot Ness, L. A. Confidential o La brigada del sombrero (en las dos últimas aparecen grupos de policías muy similares al retratado en Gangster Squad, por cierto).

Reseña: 1936Z La Guerra Civil Zombi, de Javier Cosnava

La Guerra Civil española figura en lugar predominante entre los momentos más negros de la Historia de nuestra nación. La locura que se enseñoreó del conflicto, las atrocidades cometidas por uno y otro bando, la sinrazón que condujo a una lucha fratricida cuyas repercusiones todavía se dejan sentir tres cuartos de siglo después de su conclusión…

¿De qué manera podría narrarse tal terrible contienda para conseguir incrementar el horror inherente a la misma? Añadiendo zombis al relato, por supuesto.

Los barones Lacroix y Samedi tienen bajo su control a un buen número de zombis republicanos y nacionales, soldados temibles que devoran a sus enemigos en una orgía de sangre y vísceras desparramadas. Pero tras los barones hay dos boccors, dos hechiceros responsables de crear a los zombis, cuyas complejas motivaciones se irán revelando poco a poco a lo largo de la novela. Una novela plagada de personajes, tanto reales como ficticios, los cuales siempre esconden más de lo que muestran, de modo que las sorpresas se suceden de manera constante según avanzamos en la lectura.

Cosnava da no-vida en 1936Z. La Guerra Civil zombi a un muerto viviente sumamente peculiar, que bebe del seminal zombi asociado al vudú, pero se combina con el más popular y sanguinario revivido aficionado a devorar a quienes antaño fueron sus semejantes. Estos curiosos seres están sometidos a la voluntad de sus creadores, aunque pueden llevar vidas normales al tiempo que envejecen como cualquier ser humano, resultando en ocasiones bastante difícil saber si una persona está zombificada o no (recurso que el autor maneja con gran habilidad a lo largo de la narración).

Afirma Cosnava en una nota previa a la narración que “un famoso editor de nuestro país rechazó esta novela por estar demasiado bien escrita”. Tan aberrante afirmación demuestra, por un lado, un considerable nivel de miopía editorial. Por otro lado, podría inferirse de tales palabras la posible existencia de una cierta idea del lector de obras de temática zombi como ente dotado de un nivel cultural bajo. Sin entrar en lo más o menos disparatada que pueda considerarse tal imagen, lo cierto es que 1936Z. La Guerra Civil zombi es una novela extraordinariamente bien escrita y, por lo tanto, su lectura no es “fácil”. La prosa de Cosnava, de una riqueza y belleza impresionantes, da forma a uno de esos libros merecedores de una lectura reposada, saboreando cada frase como se paladea cada sorbo de un buen vino.

Por lo tanto, recomiendo esta novela a los amantes de la buena literatura en general que estén dispuestos a disfrutar con un gran libro dejando a un lado todo tipo de prejuicios. Por su parte, los lectores aficionados a las narraciones de muertos vivientes, tendrán la oportunidad de (re)descubrir una parte de nuestra Historia que no conviene olvidar la cual, aun sin zombis de por medio, tuvo una cota de horrores mucho mayor de los que suele conocer cualquier español. Y, al mismo tiempo, dispondrán de una ocasión magnífica para demostrar que algunos editores deberían revisar los métodos empleados para decidir si una novela merece o no ser publicada.

Reseña: Pasado imperfecto, de Julian Fellowes

Casi cuarenta años después de que sus caminos se separasen tras una cena que acabó de muy mala manera, el multimillonario Damian Baxter recurre al narrador de la novela (cuyo nombre nunca conocemos, si bien probablemente sea un trasunto literario del propio autor) para pedirle un gran favor. Baxter se muere y, al carecer de herederos, desea entregar su inmensa fortuna a un hijo o hija bastardo de cuya existencia supo tiempo atrás al recibir una carta anónima. El problema es que desconoce la identidad de la autora de la misiva, claro está, aunque ha reducido la lista de posibilidades a cinco mujeres con las que se acostó poco antes de quedar estéril debido a una enfermedad repentina.

Así, el narrador se comprometerá a descubrir cuál de esas mujeres es la madre del vástago de Baxter y, para ello, tendrá que superar la antipatía que siente por el millonario (al cual introdujo cuando ambos eran jóvenes en el círculo de la alta sociedad inglesa, para ser luego traicionado de forma cruel por quien creía un buen amigo). Cumplir con su cometido supondrá emprender un viaje que, además de llevarle a diversas partes de Inglaterra (e incluso a los Estados Unidos), le conducirá por la senda del recuerdo mientras se va reencontrado con personas de las cuales lleva décadas sin tener noticia alguna.

En los años sesenta, época en la cual se desarrolla parte de Pasado imperfecto, la temporada estival servía para que se establecieran contactos, se forjasen amistades más o menos interesadas y, por supuesto, se concertaran matrimonios basados la mayoría de las veces en meras cuestiones económicas. El problema es que, para alguien ambicioso y encantador pero de orígenes humildes como Baxter, introducirse en un círculo tan cerrado resultaba prácticamente imposible. Algo que, una vez asimilado por el joven, motivará una amarga ruptura con un mundo al cual ni siquiera el amor correspondido garantiza la entrada.

Julian Fellowes ya demostró en Esnobs su habilidad para analizar el comportamiento de la aristocracia británica, plagada de normas rígidas y actitudes hipócritas. Alternando entre la nostalgia y una crítica despiadada, el autor nos ofrece una visión ácida de un periodo y un estrato de la sociedad que conoce a la perfección. El contraste entre su juventud y el momento actual permite que reflexione con madurez sobre un tiempo pasado que, a pesar de contar con numerosos aspectos censurables, no puede evitar revisar con cierto cariño.

La inmensa popularidad que los guiones de la serie Downton Abbey han otorgado a Fellowes nos ha permitido disfrutar con sus excelentes novelas, ambas publicadas en España por Suma de letras. Tanto Esnobs como Pasado imperfecto hacen gala de un estilo elegante y cuidado, y en ambas obras se nos ofrece una descripción agridulce de un mundo que puede parecer muy atractivo desde fuera, pero que oculta numerosas imperfecciones.

Esta obra de Fellowes resultará muy grata a quienes disfruten con retratos de tiempos pasados, no demasiado lejanos, y de la vida y costumbres de un grupo de personas privilegiadas a las cuales, muy probablemente, ya no volverán a mirar del mismo modo tras concluir la lectura.

Reseña: El laberinto de la muerte, de Ariana Franklin

Inglaterra, siglo XII. El rey Enrique II, primero de la casa Plantagenet, lleva años siendo infiel a su esposa Leonor de Aquitania con Rosamunda Cliffort, quien vive recluida en una torre situada en el centro de un laberinto que la protege del mundo exterior. No obstante, Rosamunda fallece entre terribles dolores tras ingerir unas setas envenenadas. Todo parece indicar que se trata de un asesinato ordenado por la reina Leonor, algo que, de probarse cierto, podría desencadenar una guerra civil en el país.

Por eso el obispo de Saint Albans recurre a su antigua amante Adelia Aguilar, experta en medicina (más concretamente, en todo aquello que rodea a la muerte, como los modernos forenses) y dotada de una mente aguda y analítica, para que le ayude a descubrir quién está detrás del asesinato de la favorita de Enrique. Contra su voluntad, la joven siciliana se verá obligada a acudir en ayuda del obispo, acompañada por el castrato árabe Mansur, la anciana Gyltha y, por supuesto, por su pequeña Allie, hija del religioso. Poco podía imaginar Adelia que su investigación haría que entablase íntimo contacto con la mismísima reina de Inglaterra, y que por ello se vería envuelta en una conspiración que podría llegar a costarle la vida.

Desde que leí, hace ya bastantes años, El nombre de la rosa de Umberto Eco, siempre me ha atraído la unión de la ficción detectivesca con la narración de corte histórico. Por eso me sumergí con entusiasmo en la lectura de El laberinto de la muerte, una novela absorbente, escrita con un estilo fluido y enérgico, que atrapa desde la primera página y ofrece una visión dura y realista de la vida en la Baja Edad Media desde el punto de vista de un personaje peculiar y fascinante.

Todo el mundo sabe que ser mujer en la Edad Media no resultaba fácil. Sin embargo, ser una mujer inteligente y diestra en una disciplina que, como la medicina (y como tantas otras), era ámbito exclusivo de los hombres, resultaba todavía más complicado. Por eso Adelia Aguilar se ve obligada a hacerse pasar por una mera intérprete que traduce del árabe lo que Mansur, el supuesto doctor, dice. Pero no es fácil mantener la mascarada, y la siciliana debe esforzarse constantemente por no cometer un error que descubra el engaño y le granjee la tan temida acusación de ser una bruja. Algo sumamente frustrante, que la autora enfatiza en numerosas ocasiones, de modo que no podemos evitar indignarnos ante el menosprecio al que se ve sometida la joven.

Ariana Franklin era el seudónimo de Diana Norman, autora británica fallecida en 2011. Llegó a publicar dieciséis novelas, cuatro de las cuales conforman la saga protagonizada por Adelia Aguilar. La primera de ellas, Maestra en el arte de la muerte, fue publicada en 2007 por Suma de Letras (al igual que la que nos ocupa), así que no es arriesgado aventurar que las dos restantes verán la luz en castellano antes o después.

Novela recomendable para aficionados a la lectura de obras como las protagonizadas por fray Cadfael o sor Fidelma de Kildare, por poner un par de ejemplos de detectives medievales. Aunque, al no encontrarnos en esta ocasión ante una protagonista perteneciente al clero, es evidente que encontraremos entre las páginas de este libro aspectos vitales mucho más “carnales” que espirituales. Lo cual, por supuesto, no hace sino aumentar el interés de la historia, al menos desde mi humilde punto de vista.