Tag Archive for ECC Ediciones (DC Cómics)

Reseña: Green Lantern. El Poder del Mal, de Howard Chaykin, David Tischman y Marshall Rogers

Tiempo ha, desde que no leía un Elseworlds (Otros Mundos), un sello alternativo creado por DC Cómics y que trae a nuestro país ECC Ediciones entre sus variadas publicaciones. Lugar donde descubrir historias la mar de interesantes, donde tienen cabida además, tramas que pudieron ser y no fueron, en épocas que pudieron ser y no fueron, con personajes que…, bueno, a algunos, que nos cuenten algo nuevo sobre personajes que una vez vivieron aventuras alternativas o se quedaron a un soplido de convertirse en un personaje totalmente diferente a lo que son ahora, nos molan esas historias cerradas no muy extensas que finiquitan en la misma miniserie. Se cierran en en el propio tomito TPB, arcos argumentales muchos que me han dejado tan buen sabor de boca que cuando alguien me dice que quiere leer algo diferente sobre Superman, Wonder Woman o Batman, normalmente, tiendo a aconsejarles un Otros Mundos. Les saco uno de mi cómicteca, y tan solo el saber sobre qué tratan, los atrapa. Pues te hacen pensar. Y lo bueno-buenísmo es, que no solo se centran en la famosa Trinidad, que tramas, autores consagrados o no, y personajes a lo mejor no de tan primera linea, también tienen su hamaca en este paraíso eterno de historias insólitas que nunca existieron.

¿Un ejemplo?

Green Lantern: El Poder del Mal es una miniserie de tres números que vio la luz en USA dentro del sello Elseworlds. Escrita por Howard Chaykin y David Tischman e ilustrada por Marshall Rogers -con un dibujo clásico, ideal para la trama, y que recuerda bastante al buen cómic europeo-, un guión que nos lleva al año 1888 en la ciudad de Nueva York. A desenmarañar de algún modo la máquina política que una vez ocupó el denominado Tammany Hall.

Green Lantern: El Poder del Mal nos cuenta un alternativo origen de Alan Scott, pero esta vez con un tal Kyle Rayner en el papel de Scott. El susodicho descubre un día una vieja linterna verde en una casa de empeños. Dentro de la linterna hay un anillo verde mágico que cuando se carga, otorga a Kyle un poder ilimitado. Kyle se convierte entonces en Linterna Verde, símbolo de esperanza para las masas de inmigrantes pisoteados en la insurrecta Gran Manzana. Minada de políticos corruptos también, así como incansables sufragistas o psicópatas dementes.

Fue en 2002 cuando el legendario Howard Chaykin (Crepúsculo) se asoció con el guionista Robert Tistchman (JLA: Sociedad Secreta de Superhéroes) y el dibujante Marshall Rogers (Grandes Autores De Batman: Steve Englehart y Marshall Rogers – Extrañas Apariciones) para adaptar la leyenda de Green Lantern a las postrimerías del siglo XIX. Mostrar una alegoría de como el personaje verde por excelencia del mundo del pijameo, podría ser trasladado a una trama de suspense y acción, dos siglos atrás. Cuando empezaba a ser importante lo tratado en el tema periodístico, y de como los sobornos, dinero negro, armas y alcohol eran el tema principal del día en una ciudad tan corrupta como emergente. Donde cualquiera podía volverse todopoderoso con una pizca de inteligencia y picaresca respecto al prójimo.

Aunque eso suponga tener que pisotearlos.

El caricaturista Kyle Rayner es el azote de la corrupción con su viñeta en el semanario New York Evening Graphic. Tras obtener un poder absoluto, se convertirá en el defensor de los oprimidos. Descubrid y maravillaos viendo/leyendo/degustando como un superhéroe nace y se hace en unos años dorados para el Mal. Cuando muy pocos tenían esperanza.

Reseña: Flash. El Relámpago Cae Dos Veces, de Joshua Williamson y Carmine Di Giandomenico

No queda otra, tras la última quinta temporada de la serie de TV, uno quiere más. Retomar estas historias donde disfrutar con el Velocista Escarlata. Lo cuento, no hay problema, en casa somos muy fans de la serie The Flash. Con my family veo entusiasmado cada capítulo pues es una serie que si entras en ella, y con cierto background de fan como tengo, se convierte en todo un disfrute. Aunque ya sabéis, siempre con algo de miedo por si se inventan algo que no corresponde, se sale demasiado de la raya y hace que deje de gustar. Pero se huele que los guionistas de la serie están muy al tanto del Universo DC en el que se mueve-desliza-flota-vuela el Velocista, y mola ver como reimplementan eso. Uno siempre queda con ganas de más. Y recurre al mundo del cómic para seguir disfrutando del superhéroe DC que tanto amó de pequeño.

Tal y como bien nos insinúa ECC Ediciones, con Flash: El Relámpago Cae Dos Veces empieza la carrera. Una serie que comienza gracias al guionista Joshua Williamson (Deathstroke) y el dibujante Carmine Di Giandomenico (All New X-Factor), línea de salida de una nueva era para el velocista surgida del evento Renacimiento. Un inicio espectacular, en mi opinión. Como sabéis (y si no os lo digo yo), tras los grandes momentos que vivimos en algunas series de Los Nuevos 52, en Renacimiento también se encuentran arcos argumentales interesantes como este que precisamente os propongo hoy. Una historia perfecta para que se inicien nuevos lectores además de un muy buen relato de acción y suspense. Un mini volumen que ECC Ediciones publica como primer tomo dentro de su nueva colección de “franja amarilla” al igual que está haciendo con Batman o Detective Cómics. Pero esta vez con Flash, donde al parecer se editarán estos arcos argumentales recientes que tanto han gustado al público actual.

Un tomo que recopila The Flash: Rebirth #1 y The Flash del #1 al #8. Exactamente, un tomo que recopila al completo el arco argumental denominado El Relámpago Cae Dos Veces (Lightning Strikes Twice). Donde una nueva tormenta se avecina sobre Central City y refuta el viejo refrán tantas veces comprobado por nuestras abuelas. Justo cuando Barry comienza a sentirse abrumado por la lucha contra el crimen, se presenta un nuevo debutante. ¿De dónde viene este asombroso nuevo amigo? The Flash entrena a August Heart (compañero detective de Barry Allen) para ayudar a proteger a la gente de Central City del Black Hole, una nueva clase de terroristas que parecen seguir una agenda continua de atentados. Pero maravilloso es el momento cuando en el número tres, de pronto, docenas de personas inocentes obtienen misteriosamente la súper velocidad. Obviamente, no todos seguirán el camino recto al obtener el súper poder. Y nadie supone de donde procede tal acontecimiento. Así que Flash y August tienen que aprovechar el tiempo y sus habilidades para cercar cuanto antes a los vil acechantes del Black Hole. Es entonces cuando el líder del grupo científico-terrorista arma y pone planes delante de la mesa para la Speed Force, lo que lleva a una confrontación final con The Flash y su nueva liga de velocistas ciudadanos.

Apoteósicos números, historia, trama donde se demuestra que no todo el mundo vale para llevar un pijama tan poderoso, o mejor dicho, unos genes mutados tan potentes. Hecho que hay que tener muy en cuenta, ¿no? Así como tener siempre muy presente que nadie es tan blanco o negro; los seres humanos que nos rodean suelen ser bastante grises en general. El que menos esperes, te puede traicionar en el momento más inesperado.

Flash: El Relámpago Cae Dos Veces se ha recopilado en 2019 en este llevadero tomo, pero dicho argumento vio la luz por primera vez en grapa en 2016. Año en el que se cumplía el 60 Aniversario desde que Barry Allen (el mejor de todos) se convertía en The Flash. Joshua Williamson comentó en diversos medios que estaba eufórico: «Considero todo un privilegio formar parte de él», dijo el guionista, el cual alegó convertirse en fan total del personaje después de leer en su día el Flash #79 (El Retorno de Barry Allen, 1993), por cierto, uno de mis cómics favoritos de todos los tiempos.

Reseña: Batman. El Príncipe Oscuro, de Enrico Marini

No podía demorarlo más. Hincar el diente al Batman de Marini, ese del que tanto se ha hablado, era cuestión de tiempo. Llegó una época en la que los superhéroes más reconocidos pasaron a ser propiedad del autor. A nivel oral, quiero decir: el Flash de…, el Superman de… ¿has leído el Batman de Marini? Quizás esta última pregunta es la que llevaba atosigándome un tiempo. Pintaza tenía. Batman: El Príncipe Oscuro del aclamado maestro del cómic europeo Enrico Marini (El Escorpión, Rapaces, Las Águilas de Roma); una historia, un cómic donde hace debut el maestro en el noveno arte norteamericano con una novela gráfica protagonizada por tres iconos principales como son Batman, el Joker y Catwoman.

Con una máxima propuesta: ¿qué conexión secreta comparten tanto Batman como el Joker con una extraña y misteriosa joven? Después de ser secuestrada por el más maquiavélico villano, el Caballero Oscuro se sumerge profundamente en el inframundo de Gotham City. Toca correr a contrarreloj para encontrarla. Nos enteramos con el paso de las páginas que para el orejas picudas, en realidad, estamos ante un tema bastante personal. Esta edición íntegra de Batman: El Príncipe Oscuro recopila las dos suntuosas entregas de la serie original e incluye una introducción del autor, así como una nueva sección de bocetos. Una colección que combina historia decente con ilustraciones maravillosas donde el dibujante de cómics italiano muestra su don.

¿Vale la pena? Y tanto. Es de esas tramas donde la tensión es mantenida por Batman y su némesis. El enfoque se centra en darle a cada personaje su momento, ofreciendo algunas páginas épicas en cada caso. Y aunque la historia no es mucho más original que otras medianamente buenas del Caballero Oscuro, el arte compensa ese disfrute que falta, ofreciendo una experiencia de lectura agradable. ¿Algo más de la historia? Venga va. La historia principal sigue un enfrentamiento directo entre Batman y su archienemigo de toda la vida. Batman tiene la oportunidad de mostrar su dedicación a la justicia y su gran cantidad de artilugios geniales en este cómic como en otros tantos. Por otro lado, el Joker va llenando cada escena en la que participa con su humor macabro y con algunas interacciones impresionantes donde dicho bravucón acaba de cometer un secuestro. Nada nuevo o diferente, pero representaciones clásicas y entretenidas de ambos personajes que gustan y con una historia respaldada por el misterio potencial que empieza a cernirse sobre el hijo de Bruce Wayne. Un punto de la trama que aparece al principio del volumen y se resuelve al final, dando a los lectores un interés inmediato por saber. Lo que muestra también que este guión fue diseñado para ser degustado como un todo.

La distracción significativa de esta historia es obviamente la inclusión de Catwoman. Selina Kyle aparece dentro y fuera de varias escenas, en múltiples puntos y te vas preguntando el por qué de tanta intervención… Bellamente dibujada como os decía antes, el inconfundible estilo de Marini hace que te enamores rápidamente de él, si no lo conocías ya. Una historia que retrata de todas-todas al Caballero Oscuro, a sus mejores enemigos y a la propia Ciudad de Gotham en una reimaginación radical de su mitología. Un tomo bastante atractivo en cuanto a lo que supone; cada página está detallada y bien distribuida de una manera que ayuda a asimilar la historia que se cuenta. Los diseños de personajes son el aspecto más singular de Batman: El Príncipe Oscuro. Una resolución para el misterio que además os dejará con las patas colgando pues todo parece indicar que Joker es el verdadero padre del niño…

Para los que buscan siempre esa combinación de guión entretenido y arte maravilloso, con algunos momentos divertidos entre Batman y el Joker; podrás encontrarlo, sin duda, en Batman: El Príncipe Oscuro.

Reseña: Superman contra Depredador, de David Michelinie, John Ostrander, Alex Maleev y Nolan

Superman contra Depredador es una lectura con más intringulis del que parece. No es una batalla campal directa en la que se sufren daños colaterales a cascoporro. Su guión al completo tiene más profundidad de lo que uno espera. No sé si eso es bueno o malo, depende de lo que uno busque supongo. Uno a veces se pone a leer embrutecido después de ver una portada donde todo son mascás en cara y patadas voladoras. Resulta que después se encuentra con un guión currado y con más chicha de lo que esperaba. Eso descoloca, pero si está bien hecho, te pone en tu sitio y terminas disfrutándolo. Metiéndote en la trama de todas-todas. Superman y el Predator, no ocupan en este caso el centro de atención, eso lo dejo claro ya. Y los igualan en importancia representativa todo un elenco de personajes que gusta conocer. El aspecto «versus» se limita a dos escenas de confrontación en todo el tomo. Pero oh my god, ¡qué encuentros!

Escrito de forma muy competente por David Michelinie (The Amazing Spider-Man), y tras el delicioso Batman contra Depredador que no hace mucho publicara también ECC Ediciones en nuestro país, Superman contra Depredador es un atractivo tomo que recopila todos los enfrentamientos dados en el mundo DC entre el Hombre de Acero y uno de estos temibles guerreros del espacio. Donde los dibujos de Alex Maleev son buenos en su mayor parte, aunque tengo que decir que especialmente cuando trata a Superman no me gusta a nada. Bien, vamos al lío. En los densos bosques de América Central, una expedición científica de S.T.A.R. descubre una astronave sin sospechar el peligro que hay dentro: una nave espacial de origen desconocido, que podría llevar a la humanidad a descubrir nuevos avances tecnológicos. Por lo que el Hijo de Krypton se une rápidamente al equipo, solo para descubrir poco después que la nave agota de algún modo sus súperpoderes. Y mientras Superman se esfuerza por enfocar su poder menguante, el dueño de la nave regresa… Además de enterarnos que una organización terrorista, planea usar la nave para cometer asesinatos a escala global.

El guión es poderoso, ya os lo dije. El hecho de que El Hombre de Acero esté peligrosamente debilitado por un virus de origen alienígena, mola. También el doctor Ward, médico paranoico, empeñado en un genocidio mundial, hurgando más en la herida abierta. Después de un violento encuentro con el asesino alienígena que lo deja aún más debilitado que antes, Superman regresa a la guarida del médico para rescatar al equipo de investigación y a Lois Lane, su dulce niñita que nunca se puede estar quietecita un rato. Ni aún teniendo a un temible depredador mortal de otro mundo acechando.

ECC Ediciones incluye además un numerito en el que la misma Liga de la Justicia también sufre de estos seres. Donde ahora sí, el dibujo es totalmente degustable. John Ostrander (Escuadrón Suicida) y Graham Nolan (Batman: Legado) tienen la culpa de ello. Con una idea curiosa que no conocía: los Meta-Depredadores, seres adquiriendo los mismos poderes de la JLA, y atacando. Pues han cazado al Caballero Oscuro, han ido tras el Hombre de Acero y se preparan para perseguir y someter al grupo entero. El deporte definitivo: intentar matar a los héroes más poderosos que se hayan conocido.

Si eres fan de estos iconos del mundo friki como lo soy yo, Superman contra Depredador es indispensable para ti.

Reseña: Deathstroke contra Batman, de Christopher Priest, Marv Wolfman y VVAA

Me pareció curioso como después de que se estrenara el film de Escuadrón Suicida, a algunos les sorprendían ciertos comentarios despectivos que hacía Will Smith (Deadshot) hacia Batman. Como si eso no fuera algo normal. O como si algunos creyeran (más esto segundo creo yo) que el atractivo para todos Will Smith no estuviese interpretando a un francotirador experto y asesino. Ah esperad, esperad…, ¿pero de quién demonios estoy hablando? Que no me ocurra como a ciertos fans que los confunden. Esperad, no se puede confundir a Deadshot con Deathstroke, aunque sea fácil hacerlo… Cierto es, que existe mucha confusión con ciertos secundarios en esto de los superhéroes, ¿o no? En cómic, lo último leído que recuerdo donde hacía aparición Deathstroke, el súpervillano mercenario, fue aquella historia suelta que ECC Ediciones incluía en el recopilatorio Batman Versus. Una gran Batalla Campal cuyo titulo presagiaba, entre Deathstroke y Batman (con Harley Quinn de por medio), una pelea intensa y brutal que se desarrollaba dentro de Los New 52. Recuerdo que disfruté viendo la de toñas que se daban. Pero bueno, vamos a hacerlo bien, vamos a hablar de quién verdaderamente os deseo hablar. Pues la reseña de hoy va de un reciente tomito publicado por ECC llamado Deathstroke contra Batman. Un buen arco donde un simple robo en un banco desencadena una guerra abierta entre Batman y Deathstroke con una trama familiar detrás. Una mini saga que fue publicada entre los números #30 y #35 de la serie regular de Deathstroke.

Deathstroke contra Batman se puede resumir en un ejemplar que reúne una atractiva trama, la que puede ser el enfrentamiento definitivo entre dos rivales súper feroces. Comienza cuando Batman descubre un paquete misterioso que contiene los resultados de las pruebas de ADN que demuestran que no es él, el padre biológico de Damian Wayne. El Caballero Oscuro fija su mirada entonces en el verdadero padre de su hijo: ¿Deathstroke? Pero Damian Wayne no puede ser realmente el hijo de Slade Wilson, ¿verdad? Y entonces, ¿quién diablos envía ese paquete, y por qué ahora? En el horizonte, una batalla por la custodia definitiva. Comenzando la contienda cuando Batman frustra un intento de asesinato que Deathstroke está llevando a cabo. No obstante, el paquete misterioso se planta ante la puerta del comisario Gordon y Adeline Kane, la ex de Slade Wilson, apunta su dedo hacia el orejas picudas…

Cuando un superhéroe retirado se ve atrapado en el fuego cruzado entre el mayor detective del mundo y el asesino más letal de DC, uno empieza a preguntarse si los legados realmente se llegan a verificar por siempre. Así que, forzado a formar equipo con Deathstroke, un hombre al que odia, Damian Wayne decide descubrir la verdad sobre su linaje. Y mientas Batman los busca, Deathstroke decide completar un golpe, y por supuesto Robin va en pos de él.

Además de este curioso guión, esta novedad de ECC Ediciones contiene del #6 al #9 de Deathstroke, the Terminator. Tres numeritos clásicos donde Marv Wolfman (Crisis en Tierras Infinitas) y Steve Erwin (Checkmate) idearon el primer enfrentamiento entre estos dos formidables adversarios que basan su mutuo odio en lo físico. Después de leer Deathroke contra Batman, una cosa me queda clara: las mejores patadas voladoras, las mejores trompadas y castañazos a mano abierta, puñetazos y mascás en cara; se las han dado estos dos. A estos cuadriláteros callejeros le añadís una trama dolorosa y familiar (que es con lo que normalmente la gente se embrutece) y como consecuencia, un tomito súper palomitero.

Reseña: Batman. La Ascensión de los Hombres Murciélago, de James Tynion IV, Eddy Barrows, Álvaro Martínez y VVAA

Hoy toca una mini saga publicada en unos números continuados de la famosa serie regular norteamericana Detective Cómics. Unos números muy recientes comparados a los que he leído últimamente. Tal como indica la editorial, una historia perfecta para que se inicien nuevos lectores además de un muy buen relato de acción y suspense. Un mini volumen que ECC Ediciones publica como primer tomo dentro de su nueva colección Batman: Detective Cómics, de frontal amarillo, donde se editarán estos arcos argumentales recientes que tanto han gustado al público más moderno. En especial los números del #934 al #940 de la serie regular americana, números e historia comprendidos aún, dentro de los eventos de Renacimiento.

En La Ascensión de los Hombres Murciélago está James Tynion IV al frente, y como suele hacer, comienza con trama explosiva que involucra lazos familiares, el trabajo en equipo y un gran sacrificio humano. Trabajando además en paralelo con el juego que Tom King proponía por entonces en la serie regular de Batman. Aunque he podido comprobar que aquí se brinda por una mayor profundidad a la historia, con más desarrollo de personajes, sobre todo. Así se nos cuenta como un depredador desconocido comienza a superar a Batman en todas sus acciones, eliminando todo tipo de amenazas con cierta precisión militar. El Caballero Oscuro empieza a requerir ayuda y decide reunir a Batwoman y entrenar a los jóvenes héroes de Gotham City para acabar con este misterioso mal.

¿Es el villano Clayface quién está detrás de todo? El retornado criminal Basil Karlo…, todo apunta a él. Batman y su equipo se encuentran en su punto de mira desde hace tiempo y ya ha intentado cazar a alguno de los suyos. Tim Drake, conocido como Red Robin. Stephanie Brown, alias Spoiler, Cassandra Cain, la Huérfana; ellos son las tropas de asalto implicadas en la guerra de Batman y Batwoman y la sucia aberración. Una epopeya que concluye con una batalla contra la Colonia, esa misma que cambiará el mundo de Batman para siempre. Ya sea ganen o pierdan… Y muchos creen que ya han perdido.

Como sabéis (y si no os lo digo yo), tras los grandes momentos que vivimos en algunas series de Los Nuevos 52, en Renacimiento también se encuentran arcos argumentales interesantes como este que precisamente os propongo. Y eso que mientras vas leyendo, la historia de La Ascensión de los Hombres Murciélago puede resultar una historia típica; muestra a Batman detectando una amenaza inmediata para ciertos miembros de la Bat-Familia y parece que lo resolverá de inmediato con el «deus ex machina» más típico. No obstante, la parte orientada a la familia está bastante bien escrita y en tan solo una página podemos descubrir la fuente de la amenaza para la que se está preparando Batman. Comenzamos a visualizar encontronazos involucrados en la trama que provocan lo suficiente como para mantenerte interesado hasta el final. Las partes de «juntar al equipo» se ansían y se vuelven algo épicas cuando llegan. Además, Tyninion IV hace un trabajo muy bueno describiendo a un Batman primero como ser humano y después como superhéroe. Un contrapunto a la trama de Yo soy Gotham. Eso sí, las ilustraciones están bien, pero no al mismo nivel que la trama de Tom King, en mi opinión.

Totalmente, de acuerdo. La Ascensión de los Hombres Murciélago es de esas tramas que cumplen bastante bien. Recomendable para iniciarse en el Batman más actual.

Reseña: Batman. Justicia Ciega, de Sam Hamm, Denys Cowan y Dick Giordano

Batman: Justicia Ciega es otro tomito del Caballero Oscuro que recoge un buen arco argumental publicado en su día en la gloriosa serie regular Detective Cómics. Una curiosa historia de 1989, una trama de la que no había escuchado nada hasta que un amigo muy entendido que tengo (el que me metió el personaje en vena) me habló de ella. Ahora que la editaba ECC Ediciones en un solo tomito, «era una buena oportunidad». Hará unos seis meses de aquella buena tarde de solecito y birras, y charlas sobre cómics.

Este personaje (mi amigo) sabe tela y como forofo del Caballero Oscuro, ayer mismo me enseñaba el nuevo juego de mesa de Batman que sacaron por kickstarter… Wow! En fin, ansias de otros hobbies aparte, recuerdo que me contó algo de lo que Batman: Justicia Ciega llevaba detrás. La historia tras la historia. En realidad, es de esos guiones que se deben a una celebración. Con esta trama conmemoraba DC la llegada al Detective Cómics #600. Decidieron darle la oportunidad a Sam Hamm, pues había co-escrito el guión del film Batman, de Tim Burton y estaban entusiasmados por ver que era capaz de hacer en el mundo del noveno arte. Justicia Ciega (Blind Justice) abarcó los números del #598 al #600, pero a groso modo, es como una mini novela gráfica. Y es raro que supiera yo poco de ello. Algo había leído allá por los 90, una grapa donde Bruce Wayne había sido arrestado y demás… Pero no recordaba nada más. Así que me piqué.

Una historia de las clásicas, con dibujo clásico, de esas que enamora al ochentero más fan del cómic de superhéroes. Una ejecución de guión clásica también, si se quiere. Pero hay muchas cosas interesantes que suceden y la trama no baja el ritmo en ningún momento. ¿Bruce Wayne arrestado? ¿Por qué? Se niega a permitir que unos experimentos ilegales de control mental sigan adelante en el seno de WayneTech y termina siendo acusado de traición. Su identidad como Batman está realmente en peligro, porque la fiscalía está profundizando muy mucho en su tiempo libre, en su pasado en el extranjero asociándose con todo tipo de seres desagradables. Y empieza a resultar bastante fácil relacionar al señor Wayne con el orejas picudas…

Además, tenemos en esta historia la primera aparición de Henri Ducard (creado por Sam Hamm), una especie de genial detective independiente, uno de los tantos mentores que tuvo Bruce Wayne en su juventud y del que aprendió tanto a la hora de investigar y de saber poner a cada uno en su sitio. Hasta que Bruce descubre que Ducard es realmente un efectivo… Bueno, me callo. Eso sí, para el que no lo sepa, Henri Ducard es ese mismo personaje que en 2005 apareciera personificado por Liam Neeson en el Batman Begins de Christopher Nolan.

Y es refrescante siempre para mí leer un guión donde descubrir villanos nuevos y personajes secundarios con una base sostenible. Roy, una especie de suplente de Robin, o su hermana Jeannie y el interés romántico que hay detrás. Una historia donde más que nunca, Wayne no solamente debe limpiar su nombre, sino también proteger su secreto y salvar a su empresa de la ruina. Una buena historia con un concepto general llevado hasta la saciedad, aunque no tanto en los años en que esto fue publicado por primera vez. En Batman: Justicia Ciega participa también Denys Cowan, un aclamado director de dibujos animados (Static Shock) y dibujante de cómics (Icon). Y Dick Giordano. Uno de los más legendarios colaboradores de Batman como editor, dibujante y entintador desde los años 70.

Reseña: Lobo. La Gran Pelea, de Alan Grant, Critchlow, Olivetti, Breyfogle, Garrés y Mejía

Con el beneplácito de ECC Ediciones, los aficionados al cómic más macarra hemos podido ir recuperando cositas muy difíciles de encontrar en su conjunto. La serie de Lobo es un buen ejemplo de ello. Pero no, ahora en serio, ¿pero qué demonios estáis haciendo todavía sin saber de Lobo? Lobo es el macarra al que me refería, desdichado, desenfrenado, miedito de estar en su contra; un personaje con el que te ríes, disfrutas viéndolo dar palos y todo lo que puedas imaginar. Un antihéroe del que siempre se ha dicho que para nada goza del simbolismo de Superman o la profundidad de Batman. Lobo es un personaje de ficción que aparece en los cómics publicados por DC Comics, creados por Roger Slifer y Keith Giffen en su día (junio de 1983) pero del que Alan Grant supo sacar el máximo jugo. Lobo es un alien que trabaja como mercenario interestelar y cazador de recompensas, haciendo honor a su estereotipo macarra. Ese tipo odioso, acometido de músculos tras las orejas, que podías encontrarte montado en moto en una vía interurbana de los 80s. (Aún hay pero difícil verlos ya, la verdad).

De vez en cuando, si se puede, hay que meterse en vena, uno de estos tomitos recopilatorios de Lobo que ECC Ediciones publica. Disfrutar de un cómic, mientras asientes y en tu cabeza retumba ACDC a la vez que susurras: «Lobo, motosierra en mano, hace que me parta la caja». Mientras que ansías al terminar de leerlo replicando: «Quiero más».

Lobo: La Gran Pelea sigue al tomo de Lobo: La Heredera. Engloba los números del #42 al #51 de la serie original, y también contiene los especiales Chained y Fragtastic Voyage. Como dice la sinopsis editorial, un buen concentrado de humor negro y violencia salvaje. No podrían haberlo definido mejor. Cumple de nuevo las expectativas. Toda una serie de aventuras donde Grant se alía con los dibujantes Carl Critchlow (Batman/Juez Dredd), Ariel Olivetti (Batman: Más oscuro que la muerte), Norm Breyfogle, Rafa Garrés y Hermann Mejía. Comenzando por locuras de amor en las que Lobo se dirige a Argentina para encontrar a Perfidia (la chica que le robó el corazón), encontraremos hilarantes situaciones con tangos como bailes y violencia fluyendo. Ver a Lobo y su amigo Jonas de obreros trabajando en un planeta alienígena, no por las horas extras, sino para rescatar a un tipo de su sobrino adolescente coñazo. Lobo manejando el Génesis, alcohol, chicas y brutalidad suficiente para todos, incluido Darkseid. ¡Lobo exige entretenimiento! ¡Y ni siquiera esa golosina famosa y súper gustosa podrá detenerlo!

Y más. Lobo planeando boicotear un festival al que no ha sido invitado. Lobo continuando su lucha mercenaria contra Jackie Chin y algunos otros luchadores de renombre. Un montón de maniobras, cruceros y matanzas a medida que Lobo incurre “en incurrir” en cada posible violación del derecho a su movimiento en el espacio. Por fin, el secreto mejor guardado revelado: ¿De dónde diablos consigue Lobo ese séquito fiel de pingüinos paramilitares? Y casi para terminar, un genial número en el que se contrata a Lobo para que otorgue unos cuantos cates a esa llamada Liga de la Justicia…, así como a todos los superhéroes de la Tierra.

De dicha colección, Lobo: La Gran Pelea comprende el penúltimo tomo que recoge la serie regular de sesenta números que compuso Alan Grant. Disfrute a tope, a cascoporro o como queráis llamarlo. Quién lo conoce de verdad, sabe que Lobo es un personaje cañero como pocos.

Reseña: The Brave and the Bold. Batman y Wonder Woman, de Liam Sharp y Rómulo Fajardo Jr.

Siguiendo con lo épico, uno va leyendo por temporadas lo que el cuerpo le pide. Puedo saltar (sin saltar en realidad) de una novela pulp a cómics de Conan, de un clásico superheróico a una biografía histórica, o de una historia de Terror a relatos costumbristas de Virginia Woolf. Topándome entre tantas letras y viñetas con algunas historias similares aunque cada una en su ramal. The Brave and the Bold: Batman y Wonder Woman es una miniserie de seis números, una de esas aleatoriedades que se le ocurren a un autor un día, e intentan llevarla a buen término con mucho énfasis. Un mundo de mitos celtas donde si bien Wonder Woman puede tener cabida fácil, que esté el orejas picudas como que no cuadra mucho… Pero sólo al principio. Pues como saben los que leen mis reseñas de vez en cuando, me suele suceder con ciertas obras que me sorprenden. Y es que me ha encantado esta miniserie desde el principio. De hecho, hacía años que no leía una tan buena historia tan atípica con personajes tan icónicos como protagonistas.

The Brave and the Bold: Batman y Wonder Woman es una mezcla fantástica de folklore irlandés, misterio, asesinatos y superhéroes sacados de su casillero habitual. Unos reinos fantásticos a los que nos traslada Liam Sharp que escribe y dibuja la obra en su mayoria; autor al que he decidido seguirle la pista desde ya. La mitología celta como base, un escenario atípico para Batman como os decía, donde Sharpe abarca las raíces detectivescas del personaje para mezclarlo con otro que conoce muy bien: la Chica Maravilla, cuya serie regular llevó junto a Greg Rucka en Renacimiento.

¿Qué encontramos? Directamente os diría que nos enfrentamos al asesinato de un dios celta cuyas secuelas pueden conducir a una guerra entre dos mundos. El místico y faérico. Abrir para desgracia de todos una brecha entre dos planos totalmente alejados por una causa mayor. Las deidades irlandesas se han recluido en un mundo mágico donde se ha desatado un conflicto terrible y Cernunnos, Dios de la Fertilidad, pide a Wonder Woman que encuentre al asesino para mantener la paz. Mientras tanto, Batman investiga extraños sucesos en Gotham. Es cuando Diana piensa en Bruce Wayne y solicita ayuda al que llaman mejor detective del mundo. Y resulta que ambos se dan cuenta que sus casos pueden estar conectados. En un mundo donde las normas de investigación no se aplican y cualquier pista puede ser oscurecida por los encantos y la magia, ambos deberán confiar (demasiado) el uno en el otro para llegar a una conclusión. Pero en Tir Na Nóg nada es lo que parece y a medida que la investigación continúa se revelan nuevos sospechosos a cual más peligroso que el anterior. Elatha puede haber sido el rey más reciente de Tir Na Nóg en morir, pero parece ser que la muerte nunca se aleja demasiado de ese trono… Quién tomará la corona y gobernará Tir Na Nóg por toda la eternidad, es tal vez la más difícil decisión de todas.

Con tan poderosos personajes principales y magníficas ilustraciones, The Brave and the Bold: Batman y Wonder Woman se convierte en una trama que mola casi desde el principio. Estuve ansioso desde muy pronto por llegar al final, saber si sería lo que me temía o me sorprendería. Fue lo que me temía. Pero me gustó que fuera así. Aunque es de esas historias que no quería que terminara. Es entonces que investigo sobre la obra un poco más, y me entero que este no es realmente el final. Aunque la trama se cierra, es tan solo un primer acto de un enorme evento místico del que espero en breve poder seguir leyendo.

Reseña: ¡Conoce a las Súper-Mascotas!, de Sarah Hines Stephens y Art Baltazar

Hace tiempo que ECC Ediciones nos va trayendo cómics súper chulos para nuestros pequeños. Para compartir incluso. Ya que algunas de sus tramas son más que divertidas. Se disfrutan con los peques de muy diversas formas: leyendo, comentándolas, dibujándolas… Las más conocidas, a los más pequeños, o se las lees tú mismo o tendrán un enorme valor si ellos mismos son capaces de hacerlo. Pero que duda cabe que a uno termina picándole la curiosidad por saber qué se cuece, de qué ríe o porqué está tan ensimismado/a, que uno se lo termina leyendo. Me ocurrió con DC Súper Mascotas: ¡Conoce a las Súper-Mascotas! Y aunque fue raro por que nos pusimos con él pensando que sería para niños de más avanzada edad (unos 8-12 años) resultó ser ideal para bastante más pequeños (diría que 4-6 a lo sumo), pese a que en definitiva, la historia se disfruta igual.

Una muy buena publicación. De esos cómics que podemos leer y releer, y disfrutar junto a esas personitas (¡algunas no tan pequeñas!) que quizás sean nuevos en el mundo del cómic de superhéroes… O no tanto. Por que descubres que tienen bastante memoria y llegan a saber sobre superhéores más que tú. Esos mismos que quedarán literalmente enganchados con aventuras así, de golpe y porrazo, las Súper-Mascotas de DC Comics entrando en acción. En este caso, con dos graciosas historias que te sacarán una sonrisa a ti y a los más pequeños. Donde recrearnos en una broma que el pez del Joker trata de gastar a Ace, el Batsabueso, con la ayuda de los Pingüinos del Pingüino. O ver como a Destructo, la mascota de Lex Luthor, le da celos lo bien que se lo pasan B’dg, Ace y Krypto en el parque y se dispone a «borrar del mapa» a las Súper-Mascotas para siempre…

Tengo que reconocer que tengo cierta debilidad por todas y cada una de las ilustraciones de Art Baltazar. Me ocurre lo mismo con Skotie Young en el caso de Marvel. Son dibujos que parecen sencillos, de personajes que amamos, pero de sencillos hay bastante poco. Hay que sacar adelante esos trazos de la nada, convertir a tus héroes favoritos en bosquejos que a la vez sean atractivos a los ojos. Para nada es fácil.

Y como todo superhéroe necesita una Súper-Mascota, en DC Súper Mascotas: ¡Conoce a las Súper-Mascotas! vamos a encontrarnos una serie de la que seguramente querremos más. Saber en profundidad de Krypto, el leal perro de Superman, saber más de Ace, el heroico perro de Batman… Con unos guiones maravillosos para el target al que van dirigidos. Sarah Hines Stephens a los guiones, junto a las geniales ilustraciones del multipremiado en los Eisner, Art Baltazar. Las Súper-Mascotas complacerá a los verdaderos amantes del cómic, tanto jóvenes como mayores. Insisto.