Archive for Thriller

Reseña: La Canción de las Sombras, de John Connolly

lacanciondelassombrasMe parece increíble la habilidad que tiene John Connolly para reinventarse en cada novela. Para hacer que una serie, con un mismo personaje, no decaiga a pesar de los años y los relatos vividos. La primera gran obra de John Connolly fue Todo lo que muere. Leerla, fue para mí un cambio de perspectiva en el personaje clásico del investigador privado; muchas veces, demasiadas veces, la recuerdo. Charlie Parker, alias «Bird», inspector de policía de Nueva York, retirado, se convirtió desde entonces en uno de mis personajes favoritos. A partir de ahí, he querido seguir todos sus pasos en la medida de lo posible pues seguirlo a él, a veces era como seguirme a mi mismo.

Su modo de narrar, incluso en los comienzos, me encanta y te engancha en nada a la historia de manera fútil e insaciable. Las novelas protagonizadas por Parker las tenemos a la orden del día en nuestras librerías gracias a Tusquets Editores, una editorial con una labor encomiable desde tiempos pretéritos. Sin embargo, no sé por qué, tengo la sensación de que en este país, las novelas de Charlie Parker, son casi de culto; no se habla de ellas todo lo que se deberían hablar. Navegan en ese mar de lectores que casi dan un brinco cuando se enteran de que el que tienen enfrente las leyó…, pero lo ocultan. No me cabe duda de que si Charlie Parker viera la luz con acierto en la pequeña o gran pantalla, las novelas despegarían hacia los cielos de forma inconmensurable.

En La Canción de las Sombras, encontramos nazis, recuerdos innombrables y un ser emergente de la oscuridad, que ronda al personaje icónico de Connolly, el cual anda recuperándose de un golpe casi fatal. Parker, el ex detective de la policía y detective privado, vive encerrado en una casa de playa alquilada en Boreas, en la rocosa costa de Maine. Louis y Angel, socios de Parker (que son mortales como personajes pero una pareja inmortal para el propio lector que los conoce), han ayudado a su amigo a instalarse en lo que debería ser un lugar tranquilo para recuperarse de aquel ataque que casi lo mata. Pero él es Charlie Parker, y en las manos capaces de Connolly, nada es tan simple: un cadáver aparece en la orilla cerca de la playa donde vive.

Parker cruza una cuantas palabras con el jefe de policía de Boreas, Cory Bloom, y se encuentra con sus vecinas Ruth Winter y su hija enferma, Amanda. El cuerpo es identificado como el de Bruno Perlman, un extraño con un papel escrito en yiddish (lengua hablada por los judíos de origen alemán) en su coche. Mientras tanto, por otro lado, dos viejos nazis han sido capturados en el país. Uno de ellos está inculpando nombres de lo lindo. Hace referencia sobre todo, a un hombre torcido, vicioso, y despreciable que mataba a diestro y siniestro como si de una orgía de sangre se tratara…

Combinando una fascinante información poco conocida acerca de los campos de concentración de la Segunda Guerra Mundial, empieza una nueva lucha de Parker por recuperar algún tipo de normalidad en su vida. Connolly mezcla una historia sin fisuras con una voz narrativa que es bastante diferente a cualquier otra. Tiene la habilidad para infundir en sus thrillers el suficiente horror sobrenatural para que te interese pero sin que sus novelas se puedan categorizar de Terror; que ya sabemos que a la gente de a pie asusta o huye de reconocer que lee dicho género… La obra de este autor irlandés, afincado en Maine, ha dado en llamarse género policíaco o negro, sin embargo, yo creo que es una forma de evadir la idea que os acabo de decir.

En fin, La Canción de las Sombras habla del dolor, el miedo y la oportunidad de los malos, de por muy pequeña que sea; de hacer daño. El odio, el rencor, infundir congoja a los débiles por encima de todo. Mientras leo las novelas de Connolly me suele pasar que recuerdo mucho mi querida USA y lo diferente que es la vida allí. Los problemas en muy poco tiempo se hacen enormes. El mal siempre está presente y lo sobrenatural ronda un porcentaje muy alto en las casas viejas. Los muertos del pasado regresan con facilidad. La gente no tiene miedo de escuchar lo que tienen que decir. Donde se perpetuó un crimen no se puede vivir.

Connolly lo demuestra en novelas como esta.

Reseña: Black Op Integral #1, de Desgard y Labiano

BLACK OP 1 COVER.inddBlack Op es una serie reciente que está gozando de bastante éxito al otro lado de los Pirineos. Al poco de ponerte con ella, te percatas de que guion y diseño crean una perfecta fusión. Os pongo en situación: «En el corazón de la paradoja americana —entre la moral puritana más estricta y la ausencia total de escrúpulos a la hora de defender la hegemonía de los EEUU—, dos amigos de la infancia ingresan en la CIA para una misión de alto riesgo: en plena Guerra Fría han de resucitar a la mafia rusa para luchar contra el comunismo desde dentro». Esto dice la sinopsis oficial, ahora os cuento yo: «1945. Floyd desde que tiene 4 añitos decide que un día formará parte de la CIA. Los rusos acaban de matar a su padre y se siente destinado a matar/destrozar/derrotar a ese Ogro Rojo. 1967. Floyd lo consigue. Entra en la compañía más secreta y con fines más oscuros de Estados Unidos. Su primer destino, la India. Donde se introduce en todos los blackop022juegos sucios que conforman la Guerra Fría. 2004. ¿Por qué Floyd decide regresar al sueño americano que triunfó con el marxismo?».

Ponent Mon nos trae este primer integral, que recoge los tres primeros álbumes de un thriller de espionaje y novela negra en formato cómic más que destacable. De los recomendables, de los duros, de los bien conseguidos. Una serie que bien podría llamarse “No despierte al monstruo dormido” o “El aprendiz del Diablo”. ¿Enriquecer a la mafia rusa para eliminar el comunismo, utilizándola además para erradicar esa “plaga”? Floyd poco a poco se da cuenta del mal que está haciendo, sobre todo, cuando comprende que la vida de Lovna está en juego. Una historia que bien pudiera estar basada en hechos reales. No me extrañaría nada, pues de verdad, de mis últimas lecturas, pocos argumentos han sido tan realistas.

blackop02Desberg (1954) comenzó su labor de guionista en 1976, realizando historias cortas para la revista Tintin, pero no fue hasta 1980, que este discípulo de Maurice Tilleux, el creador de Gil Jourdan, comenzó su trabajo de profesional en Spirou; asegurando la continuidad de las aventuras de Tif y Tondu y creando sucesivamente los títulos 421, Billy, el gato, Mic Mac Adam y Jimmy Tousseul.

Debido a su don para con el dibujo, Hugues Labiano (1963), se convirtió rápidamente en uno de los principales diseñadores de su generación. Comenzó a dibujar para fanzines pero su carrera realmente empezó en 1988 con una brillante ilustración para Viaje al corazón de Europa en la Edad Media. A partir de ahí, toda una serie de grandes obras donde destaca su participación en el álbum Dixie Road que le valió el Premio a la Mejor Serie del Festival de Illzach en el año 2000.

Black Op es una historia de cimentación. De motivos personales, con giro de tuerca cuando toca, de ideales cumplidos y derrocados cuando se acercan a la verdad. Escenas brillantes, gustando por ejemplo ver el envejecimiento de los personajes y el cambio del modo de ver las cosas según el paso de los años. Autores que utilizan brillantemente situaciones retrospectivas que nos permiten seguir con interés la pasión del protagonista. Pero también la evolución de las alianzas, incluso cuando sabes que se blackop00huele al fondo una traición que pondrá en grave peligro a lo que más se quiere. Muy interesante todo lo que va sucediendo, aunque como buena historia de espionaje, si no estás atento/a, puedes verte en un lío. Convertirse en una trama complicada.

Pese a todo, una excelente serie con flash backs bien dominados y un correcto dibujo de Labiano que conviene a la historia. Con momentos de nostalgia de esos amores que tuvimos en el pasado, que nos perseguían, y no los valorábamos en su momento, por estar nosotros al mismo tiempo blackop01buscando otra cosa. He tenido eso en la memoria desde que devoré el tomo. Provocado por la situación de Jo-Ann, que en los años 60 parecía dispuesta a tirar todo por vivir el gran amor de su vida junto a Floyd. Geniales pequeñas tramas dentro de la estructura principal. Con el aliciente de trasfondo del porqué matar a su antiguo amante… Lovna que pasó por todas las etapas del infierno (de niña a mujer) la encontramos rota y amargada por no ser capaz tampoco de encontrar un ápice de felicidad, esa suerte que siempre se niega a algunos.

Desberg y Labiano muestran en Black Op un destacable trabajo. Una serie que apreciaréis si la degustáis con tranquilidad, café irlandés en mano, entornando los ojos y cerebro cuando os llega la información. Como un buen espía retirado. Sintiendo empatía. Dejándote llevar junto a los protagonistas e introduciéndote, en esta enorme operación geopolítica a gran escala.

Reseña: Futuros Perdidos, de Lisa Tuttle

futuros perdidosComo si de un juego de mayorías se tratara, encontrar una buena novela sobre un tema específico suele requiere  mucho de tu parte. E influye para tu buen adquirimiento que sea una novela corta, breve, que vaya directa al grano. Ya que pedimos: bien escrita, que enganche y sea digna de recuerdo. Si se cumple todo, ni que decir tiene que estamos ante una muy buena novela. ¿Y sabéis qué mola? Que no sea de un autor súper conocido y que casi nadie te la haya recomendado. Que sea todo un descubrimiento.

(Miras alrededor, unos se encaminan hacia sus trabajos, a llevar al niño a la academia y otros beben en el bar como si no hubiera un mañana. Y tú te dices: pedazo de historia que acabo de leer y quizás ninguno de estos ilusos la disfrute nunca).

La sensación de encontrar un tesoro en el lugar menos esperado. Nunca pierdas la esperanza. Hay tesoros para ti. Sólo hay que buscarlos…, e incluso algunos son tan para ti que te llegaran de alguna manera. Todo lo que digo no es sino una metáfora de mi relación con Lisa Tuttle. Una autora cuyos libros por fin empiezan a ver la luz en nuestro país, una autora que lo merece y mucho. Es de esas autoras ocultas en gran parte por los escritores de bestsellers. Y aunque con este calificativo todos los caminos llevan a Stephen King, si buscáis un poco daréis con escritores buenísimas cuyas obras tienen mucho que decir. Autores dignos de mención. Cuyos escritos no consiguieron cruzar el charco cuando en aquella época dorada del género, otros muchos lo hicieron. Y como nunca es tarde si la dicha es buena, créanme que alucinaran con lo bien que escribe esta señora

Ya Ediciones Nevsky nos trajo Nido de pesadillas, una antología que muchos deseábamos leer desde hacía años. Y ahora Gigamesh nos publica esta joyita que es Futuros Perdidos. «Una imaginación extraordinaria, una prosa hermosísima…», como dice su eterno compañero George R. R. Martin.

Sensibilidad clara que toca la fibra, añado yo. Futuros Perdidos es la historia de Clare Beckett, la cual se encuentra saltando de una realidad alternativa a la siguiente a través de un torbellino de vidas diferentes que ella podría haber llevado. Las realidades alternativas son también, en cierto sentido, los sueños en los que Clare no puede saber si la vida actual que vive es un sueño o una realidad. Soltera, acomodada a una vida monótona, arrastra las cicatrices de una mala decisión en el pasado. Su presente se encuentra falto de un auténtico propósito de futuro. Dotada para las matemáticas, carrera que no llegó a cursar pese a que le hubiese encantado, y conocedora por tanto de la teoría cuántica de realidades paralelas, sueña con poder escapar a un mundo mejor. Y así vive situaciones reales y curiosas que son auténticas vidas alternativas. Sin embargo, todo se trunca, empieza a torcerse cuando una pregunta le acecha: ¿y si todo eso que ve, vive y siente no son del todo verdad? ¿Realmente está viajando a dimensiones paralelas o todo se resume a que está perdiendo el norte?

Aparte de la curiosa trama que conforma Futuros Perdidos, en serio, lo que de verdad me asombra de Lisa Tuttle, es lo bien que escribe. Y pese a que esta novela no es parte tanto del género de Terror como cabría esperar, es quizás suspense mezclado con Ciencia Ficción; no deja de obtener una prosa altamente elaborada, como parece que tiene todo lo que toca Tuttle. Relatos que son todo un gustazo de leer.

Lisa Tuttle pinta aquí un cuadro de confusas e imágenes febriles. Una sensación parecida a cuando estás ante un lienzo abstracto o cubista, más bien, donde perderte fácilmente entre sueño y realidad. ¿Diferenciarlos? La autora mete en ese lío a la protagonista pero también en cierto modo al lector. Transmite. Trasciende. Realidades paralelas a las que muchos hemos acudido en pensamientos vagos. ¿Qué hubiera sido de mi vida si…? ¿Dónde estaría yo ahora…? El dolor de Clare es tan abundante hacia el final de la novela que al igual que ella, quieres que finalice. Que se aclare la situación.

Una lectura genial. Fluida como pocas. Me declaro fan total de la señora Tuttle.

Reseña: El Hijo, de Philipp Meyer

El HijoY al igual que en los cómics, por supuesto, que también hay jóvenes promesas en el mundo literario; que quizás es un hemisferio más complicado si cabe. Philipp Meyer (1974) es el ejemplo que os voy a traer de escritor de ficción estadounidense que está en boca de todos. Un escritor criado en Baltimore, Maryland, barrio escenario continuo de las películas de John Waters. De madre pintora y padre electricista, viene de la clase obrera, de donde salen los mejores. Meyer considera como principales influencias literarias los clásicos americanos como son Virginia Woolf, Faulkner, Joyce, Hemingway, Welty, etc.

Y se nota. Lleva tan solo dos novelas en el mercado, pero menudas dos joyitas, dicen. El Hijo es como han dicho ya varios críticos y cientos y cientos de seguidores que han podido disfrutarla: de esas novelas que se publican y se convierten en clásico instántaneo. Un libro que realmente merece ser llamado obra maestra. Estoy de acuerdo. Súper-archi-recomendado por decenas y decenas de amigos literarios decidí darle una oportunidad y vaya como me ha dejado. ¿Será la nueva moda de este nuevo western que nos acecha? ¿Será lo bien que trata la cruda realidad de una zona del mundo donde todo vale? ¿Será lo brillante que es la narración que atrapa y no te suelta pese a que para nada es una novela ligera?

Una novela sobre hombres duros con armas de fuego. Escenas evocadoras del mejor Hemingway, con el que las comparaciones son inevitables. Un juego de muertes en el sur de USA que también llama al recuerdo, a invocar al mejor Faulkner, pero en mayor medida al mejor Cormac McCarthy, que ya retratara este tema de forma brillante en su gloriosa Meridiando de Sangre.

Escenas dañinas, de rapiña, que hacen daño al lector por su crudeza.

Este joven y talentoso escritor es una las nuevas promesas que alaba el New Yorker. Tiene su propia voz. El Hijo habla de varias generaciones de tejanos: Eli McCullough, su hijo Peter, nietos y bisnieta… En gran medida, sigue una narrativa lineal, se establece antes y durante la Guerra Civil Americana. Peter cuenta lo sucedido a veces en forma de diario, se centra en la Gran Guerra también. Contada después desde el monólogo interior, se extiende hasta finales del siglo XX. Eli McCullough es el personaje más convincente que he leído en mucho tiempo. El primer varón nacido en la recién inaugurada República de Texas.

Durante una fatídica noche de 1849, una banda de comanches asalta su hogar, asesina brutalmente a su madre y a su hermana y lo toma como prisionero cambiándole el destino para siempre. Con apenas trece años, pero armado de valor e inteligencia, se ve obligado a vivir en el seno de la tribu y a adaptarse a sus costumbres tal como era la tradición de los esclavos raptados por los indios de la tierra del oro. Pero llega el hambre, las enfermedades y el avance del ejército americano que masacra pieles rojas por doquier. Los últimos poblados libres casi que desaparecen del mapa. Eli vuelve así al mundo civilizado, donde acabará creando un imperio ganadero.

Su hijo Peter cargará con el peso emocional de la campaña de su padre por el poder, mientras que Jeannie, su bisnieta, luchará para conservar el patrimonio de los McCullough en un mundo de hombres donde la ganadería ha dejado paso al petróleo. El problema emerge, el problema de llevar un apellido problemático en una cultura totalmente masculinizada de la que Eli siempre dijo que no tenia ningún sentido.

La familia peligra. Y retrata entonces el autor, con gracia (si no un don), el tema económico que se vive/vivía en la zona. Capítulos, páginas que vuelan ante ti por todo lo que se cuenta y cómo lo cuenta. Un conocimiento de las costumbres comanches admirable. Y con ese poder que alego a muy pocos escritores de poder escribir (como Hemingway) sobre mujeres ficticias convincentes.

El Hijo es el segundo paso que brilla en una carrera prometedora de autor que llega pisando fuerte. Una novela de argumento épico que explora la crueldad y el dolor de una época, que a día de hoy, por lo que sé, se sigue viviendo en esa zona del Lejano Oeste de Estados Unidos. Una epopeya con la que vivirás junto al protagonista toda una vida. Desde mediados del siglo XIX hasta los recientes años 70s.

Esperaba una buena noticia cuando buscaba información para esta reseña. Notición que he encontrado: Meyer dice haber concebido ya la continuación de El Hijo (http://www.megustaleer.com/libro/el-hijo/ES0113402). Lo que muchos catalogan como una especie de trilogía que empezaría con su primera novela American Rust. Novela que pienso leer en breve. El Hijo fue finalista del último Premio Pulitzer.

No digo más.

Reseña: La caricia de Tánatos, de María José Moreno

lacariciadetanatosAsí, a bote pronto, me vienen a la memoria varias trilogías de thriller psicológico que me tuvieron enganchado durante varios años, esperando la continuación de cada volumen como si me fuera la vida en ello.

Con La caricia de Tánatos, la primera parte de la Trilogía del Mal, se han despertado en mí sentimientos encontrados. Lo mejor del asunto es que sé cuándo serán las fechas que la editorial Versátil tiene estipuladas para sus publicaciones. Tomen nota: El poder de la sombra, la segunda entrega, verá la luz en marzo del 2016 y el ciclo se cerrará en septiembre de ese mismo año, con La fuerza de Eros, la tercera y definitiva parte. Aún queda mucho para ver el desarrollo final de la historia, pero al menos puedo tener una nota recordatoria en mi agenda.

En La caricia de Tánatos no hay lugar para el aburrimiento, al tratarse de varias historias, la que les ocurren a los personajes de la novela, la sucesión de acontecimientos está garantizada. No hay un solo capítulo donde deje de pasar algo digno de mención. Esta sinopsis es un pequeño avance de lo que encontrarán en ente maravilloso thriller psicológico:

“Mercedes Lozano es psicoterapeuta y es la protagonista de esta historia. A lo largo de su vida ha tenido que ayudar a numerosos pacientes ajena a que la suya propia va a dar un vuelco insospechado. Ahora es ella quien requiere de minuciosos cuidados, pues alguien parece estar a su acecho, acosándola mediante llamadas sin voz a su móvil. Tan sólo el sonido de una respiración es cuanto puede oír tras el aparato.

Criada en el seno de una familia donde nunca se ha visto aceptada por su propia madre, Mercedes está a punto de sufrir en sus carnes toda la maldad que durante años ha intentado apaciguar a las personas que a diario acuden a su consulta…

Marta es la secretaria de Mercedes y una de sus mejores amigas. Se siente un poco avergonzada cuando decide contarle que su piensa que su hijo Enrique está metido en problemas, pues le ha robado dinero de su cartera. Justo después de finalizar una de las sesiones de recuperación, Enrique es atropellado intencionadamente por un coche que se da a la fuga…

José Luís dejó plantada a Mercedes pocos días antes de la boda que tenían planeada. El joven confiesa haberle sido infiel con Clara, quien por aquella época era la mejor amiga de Mercedes y a la que ha quedado embarazada. Diez años después y con el asunto todavía presente en el recuerdo de la psicoterapeuta, José Luís se presenta en la oficina solicitando la ayuda de Merche. Clara ha empezado a enloquecer y teme por la seguridad de todos los miembros de su familia…

Marina es una joven despampanante cuya vida es un ir y venir de problemas. En primera instancia tuvo que soportar las palizas que Jaime le proporcionaba y que la obligó a terminar en la consulta de Mercedes. Las sesiones la han ayudado mucho. Ahora trabaja para una Inmobiliaria y ha conocido a Marcos, la persona perfecta para ella, su medio limón, el hombre que cree ser el amor de su vida. Si no fuera por el estado de salud de su madre, podría decir que su vida ha tomado el rumbo correcto. Pero a veces, simplemente, las apariencias engañan, como bien le aconseja su psicoterapeuta…

Miguel es una persona cuyo pasado es parecido al de Mercedes: un desafortunado y triste suceso que el lector descubrirá por sí mismo, hace que las relaciones con su padre no sean cómo debieran ser. Quizás por esa razón ha conseguido entrar tan fácilmente en la vida de Mercedes y ha logrado conquistar su corazón. Ambos coinciden en que su relación ha de ir con calma, sin prisas…”

Lo dicho, el lector no tendrá un solo momento de respiro. Ya avanzada la lectura, en un momento el lector puede llegar a pensar que ya ha llegado a la conclusión de la historia y que el resto es tan sólo relleno, pero María José Moreno se saca de la manga algo con lo que no pensábamos. Fue una sorpresa muy agradable encontrarme con ese giro del argumento. Sin desvelar nada más, esta primera parte es tan solo la base de la cimentación de una novela que se erigirá como un colosal edificio. Además, es una obra que funcionaría muy bien en pantalla grande o como serie televisiva. Si la leen no será necesario recordarles que anoten las fechas de publicación de las siguientes partes. NO es necesario decirles que disfruten, si les gusta el thriller con tintes psicológicos, sé que lo harán.

Reseña: Black Mass, de Dick Lehr y Gerard O´Neill

black_massMucho cuidadín con lo que se anuncia como Bestseller de The New York Times, pues no todas son obras de arte. «Bestseller», no deja de ser el más vendido, y el más vendido en un país donde muchos son los lectores, no siempre ese sinónimo de bueno. No obstante, cuando uno de esos títulos promocionados es bueno, es MUY BUENO.

¿Por ejemplo? Black Mass. Una novela publicada en USA en 2011 como Black Mass: The True Story of an Unholy Alliance Between the FBI and the Irish Mob, y escrita por Dick Lehr y Gerard O’Neill, que en cuanto se publica se convierte en un clásico de crímenes reales indispensable a leer.

Una reveladora verdad que narra un acuerdo de cooperación en el que dos mafiosos de Boston, a cambio de actuar como informantes para un agente del FBI y su supervisor, se les permite hacerse cargo de la mayor parte de la delincuencia organizada de Boston.

Dick Lehr y Gerard O´Neill son ex reporteros del Boston Globe. O’Neill ha ganado los premios Pulitzer, Hancock y Loeb. Lehr fue finalista del Pulitzer, y también ha ganado los premios Hancock y Loeb. En la actualidad es profesor de periodismo en la Universidad de Boston, donde es codirector de una clínica de investigación de informes.

Dos periodistas de Boston que parecen tenerlo todo perdonado para poder publicar libremente este material. Ya escribieron otro anterior, The Underboss (1989), el cual ya retrataba al agente del FBI, John J. Connolly Jr. como un buscador intrépido del sur, cuya capacidad para llevar adelante un Departamento de Escuchas, terminó por derrocar a la mafia italiana y terminó con la delincuencia callejera de los bajos fondos de Boston.

En Black Mass, la madera abierta del anterior árbol quemado se sigue rajando. Desconocido para los periodistas, Connolly y su jefe, Dick Morris, confiaban en la información sobre los italianos de James “Whitey” Bulger, un sureño, punk e irlandés con cierta inclinación por la violación y el robo; que también era hermano mayor de un político en auge como era William Bulger (que llegaría a convertirse en presidente del Senado de Massachusetts, y actualmente es presidente de la Universidad del Estado de Massachusetts, y mantiene que él no tiene ninguna participación en la vida criminal de su hermano).

En 1975, Connolly reclutó a Whitey y su compañero Steve Flammi. Connolly por entonces protegía a sus informantes de una acusación federal; a cambio Whitey salvó la vida de un agente encubierto del FBI que se había infiltrado en un camión secuestrado, entre otras muchas cosas. Durante las siguientes dos décadas, el FBI hizo muchos arrestos bien publicitados, mientras Whitey Bulger reinaba como jefe del crimen organizado de Boston. Hecho que duró hasta 1995, cuando escapó de un arresto y desde entonces sigue desaparecido…

En una sensacional investigación de corrupción que se hizo en 1999, el deshonrado Morris admitió estar aceptando sobornos de Whitey con la supuesta ayuda de Connolly. Complicidad de actividades delictivas que involucran estupefacientes, extorsión y asesinato…, por apuntar algo. Connolly, ahora en un grupo de presión que actualmente espera juicio, sigue reafirmando su inocencia.

Con tantas preguntas sin respuesta, Dick Lehr y Gerard O’Neill crean un novelón sensacional. Los autores ofrecen montones de evidencias de que (en el sur de Boston, al menos) políticos y mafia caminan agarraditos de la mano.

Stella Maris publica esta genial novela en un formato brillante. Ya que además de una trama fascinante aporta en sus páginas centrales un Material Gráfico con el que poner caras a presuntos y culpables. Un titulo que en breve se estrenará en cines protagonizado por Johny Depp, Kevin Bacon y Benedict Cumberbatch y Joel Edgerton entre otros. Menudo elenco. Menudo novelón.

Reseña: Lo que nunca sabrás, de Jeong I-hyeon

loquenuncasabrasHe de reconocer que nunca había leído a ningún autor coreano, de hecho ni siquiera conocía a ninguno. Fue cuando Ediciones B puso en mis manos Lo que nunca sabrás, entonces me di cuenta de lo que me había perdido hasta la fecha. Y no solo porque este título se haya convertido en un best seller en dicho país con más de 100.000 copias vendidas, sino que, además he tenido el enorme privilegio de leer a una autora asiática con un prometedor futuro, de hecho en su país es una escritora muy popular.

Tal vez resulta chocante para muchos (yo al principio me incluía en este lote) de que los nombres de los personajes nos van a resultar difíciles de memorizar. Les garantizo que en esta novela nada de esto sucede. Apenas han transcurridos un par de capítulos y ya los tienes a todos memorizados. Habida cuenta tampoco son muchos y hay una página donde puedes acudir siempre que quieras ver quién es uno y quién es otro.

Asunto zanjado, si se inclinan por hacer caso a esta reseña y comienzan a leer este thriller, estén atentos al estilo narrativo de Jeong I-hyeon, con pulso sensible y ritmo frenético y, sobre todo, a como juega adrede con el lector, con una naturalidad innata, provocando que, en el transcurso de la lectura, todos los personajes les parezcan culpables de la trama. Incluso los propios personajes desconfiarán de su propio entorno. Suspense en estado puro que hará que las páginas vuelen una detrás de otra. Os lo garantizo.

“Yu-ji tiene diez años. A su tierna edad posee un talento especial para tocar el violín. Nadie le había enseñado a tocarlo cuando le regalaron uno, cuando apenas contaba con cinco años, pero en cuanto extrajo el instrumento del estuche, supo cómo tenía que hacerlo.

Cierto día, y sin dejar ni rastro, la niña desaparece. Nadie sabe adónde ha ido o con quién estaba. Nadie la había visto. Cuando llega la medianoche, todos guardan silencio. El tiempo pasa y la niña no regresa a su hogar. ¿Es su talento musical el responsable de que ahora la hayan secuestrado? Este y otros muchos interrogantes empiezan a formarse en el seno de su familia y Sang-Ho, su padre, finalmente decido contratar a un detective privado para que se encargue del caso.

Poco a poco, se va tejiendo una espiral de desconfianza entre los miembros de esta acomodada familia de Seúl. Nadie está libre de sospecha. ¿Por qué, se preguntan todos, Sang-ho ha contratado a un detective en lugar de acudir a la policía? ¿Por qué, de repente, vuelve a aparecer el amante de Ok-yeong, la madre de Yu-ji, en su vida? ¿Tiene alguna relación una antigua conversación que hablaron Jae-woo y Eun-seong, la hermanastra de Yu-ji? ¿Qué hay sobre el extraño comportamiento de Hye-seong, el hermanastro de la pequeña?…”

Lo que sí os puedo garantizar es que van a disfrutar de este gran thriller donde resulta difícil destacar alguna faceta por encima de otra: la trama es un fiel reflejo a lo que acontece en la sociedad surcoreana; los personajes son notables; el ritmo es exquisito; el estilo literario, sublime… Una novela que, después de cuatro años de ser publicada, por fin llega a nuestro país. Una joya. Leedla, gente.

Reseña: La chica del tren, de Paula Hawkins

la_chica_del_trenOtro ejemplo de que cuando el río suena, agua lleva es La chica del tren. Son títulos que casi pasan desapercibidos de no ser porque los lectores (que son los que verdaderamente tienen voz y voto), el boca-a-boca, empieza a promocionar dicho libro en redes sociales… Hypeados como seguimos algunos hoy en día con Perdida (Gone Girl). Parece que todavía quedan thrillers que aún pueden hacer frente este año a ese pedazo de novela que se marcó Gillian Flynn.

Estrechamente escrita y hábilmente estructurada, La chica del tren tiene todos los ingredientes para completar en su totalidad un thriller psicológico satisfactorio. La misma premisa principal de la historia, te captura, te teletransporta a esa rutinaria vida del trabajador que vislumbra diariamente las líneas de ferrocarril, caminos del duro día a día que ve desde el suelo como pasan los años por nosotros.

La creación de vidas imaginarias para esta novela ha sido totalmente encantadora. Atractivo, cuanto menos. Es cierto que no soy el único que compara La chica del tren con Perdida, pero también veo referencias y varias similitudes con Diario de un escándalo, de Zoe Heller, en especial, por el entorno contemporáneo de la Londres suburbana, la atmósfera opresiva y excepcionalmente amarga de un narrador cínico y obsesivo.

La chica del tren cuenta la vida de Rachel Watson, la cual coge todos los días el mismo tren de cercanías hacia Londres. El tren se detiene siempre en una señal roja en la que se puede observar a una pareja aparentemente perfecta, ella llamada Jess y él Jason. Los ve salir de una casa, que casualmente es donde ella vivía con su ex marido, Tom. Pero todo cambia un día cuando Rachel ve algo impactante, o al menos algo que no le cuadra en su rutinario viaje en tren: Jess, la chica de esta extraña pareja, desaparece de repente.

La narración principal es contada desde el punto de vista de Rachel y está directamente interrelacionada con otros capítulos que se cuentan desde los ojos de Megan (alias “Jess”) y una tal Anna. Rachel no tiene una alta autoestima desde que su vida dio paso a la soledad. Tiene constantes capítulos en los que se sumerge en el alcohol. Con frecuencia se despierta en sitios sin recordar nada. Divorciada, considerada a sí misma una media alcohólica con ligero sobrepeso, desempleada, después de haber perdido su último trabajo debido a las discusiones repentinas con gente de la oficina, ella continúa su viaje a la estación de Euston todos los días para evitar que su compañera de piso Cathy descubra que está en paro.

La desaparición de Megan parece estar de alguna forma relacionada con ese viaje. El destino o quién sabe… Pero no es el único personaje imperfecto de la historia. Mientras que la historia de Perdida se centraba alrededor de dos narradores nada fiables, parece que aquí ocurre lo mismo. No se puede confiar en ninguna de los protagonistas pues todos y cada uno parecen ocultar algo al lector. Las pistas que creía que me llevarían a algún lugar resultaron que al final me dejaron con el culo torcido.

El desenlace final es una verdadera sorpresa.

La chica del tren es otro de los pelotazos de este año. Un libro al que seguirás pegado todo el verano. Ni el calor que nos sobrepasa estos meses podrá separarte de tan intrigante historia. Una muestra de ingenio literario de una autora que viene pisando fuerte.

Reseña: Wayward Pines. El Paraíso, de Blake Crouch

Wayward_PinesPodría decir que me enganché a esta novela gracias a la serie de televisión que está emitiendo en la actualidad la cadena Fox en Estados Unidos. Podría, incluso, afirmar que me equivoqué viéndola antes de haber leído la novela. Podría, pero en el fondo sabría que sería un error, puesto que hay novelas que obtienen su boom literario poco después de que hayan sido plasmadas en la pantalla y que sin este motivo, tal vez la hubiese dejado pasar desapercibida. Afortunadamente, este no fue el caso.

Quiero ser honesto con este libro que acabo recién de cerrar sus páginas, pues estará casi con toda seguridad ocupando los puestos más altos de mi lista de leídos a la conclusión del presente año. Digo que quiero sincerarme puesto que estuve buscando su publicación durante varias semanas y, al no hacerlo, me disponía a pedirlo en inglés en un conocido portal de ventas por Internet. Mi suerte cambió cuando, dando ya por finalizada mi búsqueda de la novela de Blake Crouch, (va a ser cierto aquello de que cuando dejas de buscar algo es cuando lo encuentras), me tropecé por puro azahar con que el ejemplar lo vendía en España la editorial Destino. No os podéis imaginar la cara de satisfacción que se me quedó ante tal hallazgo. ¡Vaya suerte la mía!

Poco tiempo después tenía Wayward Pines. El paraíso en mi casa, listo para ser devorado. Pues eso es lo que pasó en cuanto lo abrí: devorarlo. Cuatrocientas páginas pasaron a la velocidad de la luz por mis ojos. Cada vez que terminaba un capítulo quería saber qué ocurriría en el siguiente. Esta es de esas novelas que te atrapa. Y nunca mejor dicho, habida cuenta de que Ethan Burke, el protagonista de esta historia, también se halla preso en un paraíso de rejas llamado Wayward Pines.

Según confirma el autor en las notas finales de la novela, la misma fue escrita como un homenaje a una de las grandes series que ha dado jamás la televisión: la magnífica Twin Peaks. Cierto es que las similitudes son evidentes, ambas tienen ese clímax cargado de suspense, ligeros toques de ciencia ficción, pasajes de horror puro y visceral, una investigación policíaca y un dramatismo sin precedentes. Es imposible que esta novela no pueda gustarte si vieron la clásica serie de televisión.

“Ethan Burke es un agente de los servicios secretos de Estados Unidos. Mientras conduce su coche en horas de servicio junto a su compañero Stallings, se empotra contra el morro de un camión Mack en un pueblo ubicado en el estado de Idaho llamado Wayward Pines. Después de este suceso, el agente vaga por el pueblo y aparece, aturdido, en el interior de una cafetería. Todavía confuso tras el golpe, comienza a recordar la misión para la que fue encomendado: encontrar a los desaparecidos agentes Hewson y Evans…”

Esta es una pequeña introducción a esta maravillosa novela. A partir de este momento, empezará una cruzada por las calles de Wayward Pines. El lector incluso dudará si lo que sucede es real o es un simple producto de la imaginación de la perturbada mente del agente secreto. Emoción en estado puro, suspense, mucho suspense, drama, ciencia ficción y terror, todo ello envuelto en unos paisajes paradisíacos, pues si algo se parece al jardín del edén es Wayward Pines. Pero, al mismo tiempo, también es una ciudad donde nada ni nadie puedan entrar ni salir… ¡Bienvenido a Wayward Pines!

¡Léanla, please!

Reseña: Crimen contra la Humanidad, de Alberto Vázquez-Figueroa

crimencontralahumanidadAlberto Vázquez-Figueroa tiene la friolera de más de ochenta libros publicados desde su debut, en 1953, cuando contaba con apenas catorce años.

En la actualidad, es uno de los autores más leídos de nuestro país y que gozan de mayor reconocimiento más allá de nuestras fronteras. Es un héroe para muchos, debido a que jamás se muerde la lengua en lo que opina que está mal, sobre todo en asuntos que lucran a unos cuantos y perjudican a casi todos. Por esta razón, para otros es catalogado como un revolucionario, un antisocial inconformista que descarga su ira mediante palabras. A mi personalmente me encanta su descaro y su atrevimiento. ¡Viva la libertad de expresión! Y al que no le guste que no mire.

En Crimen contra la Humanidad, como no podía ser de otra forma, el tinerfeño vuelve a hacer una crítica a la sociedad desde apenas su discurso de entrada hasta las letras finales de la novela en varios intrincados asuntos que requieren un poco más de atención y que, sin embargo, debido a las gran cantidad de dinero que se maneja en tales negocios, pasan desapercibidos, incluso, a menudo, ocultos a causa de intereses de las grandes empresas y/o altos cargos gubernamentales. Denunciarlos, aunque sea a modo de novela, es el propósito del autor y que cada cual saque sus propias conclusiones. No es fácil cargar contra gente de arriba, pero Alberto Vázquez-Figueroa lo hace, sin pudor, sin morderse la lengua, tal vez por esta razón se ha ganado el poco aprecio de las empresas multinacionales y el merecido respeto del ciudadano de a pie.

En esta novela, publicada nuevamente por Ediciones B, Vázquez-Figueroa vuelve a cargar contra aquellos que juegan con la salud de millones de personas. En esta ocasión, el autor golpea con dureza contra las tabacaleras. Primero, hace hincapié en el incremento del tamaño de los filtros de celulosa, de unos tres centímetros por ocho que mide el cigarrillo. Algunas empresas utilizan esta táctica para crear más beneficios para sus bolsillos, vendiendo celulosa a precio de tabaco. O como comúnmente se suele decir: dando gato por liebre. Pero el problema no termina ahí, después, los propios filtros, transmiten enfermedades como el sida, la sífilis, la gonorrea, la tuberculosis, la gripe, la hepatitis y otras muchas más que aún no se han conseguido clasificar, aparte de contaminar el medio ambiente. Y todo ello queda impune.

El autor, además, no se olvida de dar la puntilla a otros temas de actualidad como el ébola, el triste suceso del piloto alemán que estrelló su avión contra los Alpes con más de 150 pasajeros a bordo o por la fabricación de armas cuyo único cometido es arrebatar la vida a personas inocentes, guiadas por los ideales de ciertos gobiernos. Como habrán podido apreciar, el autor se despecha a gusto. No es la primera vez que lo hace, con su novela Coltán, ya denunció que varias empresas multinacionales se enriquecían con el preciado mineral a costa de financiar la guerra de un país africano.

Crimen contra la Humanidad es una obra donde el autor se explaya a gusto, las mete dobladas, vamos. Me ha encantado su punto de vista, escribir un thriller cuyos personajes son los que hacen la crítica a la vida de las empresas con su desarrollo irracional. Si esta es la típica forma del autor de enfocar una novela, hoy tiene un nuevo lector.