Archive for Terror

Reseña: Un Verano Tenebroso, de Dan Simmons

Con todo el bagaje que tengo en libros de Stephen King, curiosamente, yo no leí antes It que Un Verano Tenebroso, de Dan Simmons. Obras que se suelen comparar bastante pese a que sólo se parecen en que los protagonistas son un grupo de niños, pandilla en bicicleta, que viven hechos paranormales durante un verano allá por los 60. Quizás por eso con esta temática, y junto a la novela corta de El Cuerpo, de Stephen King (película llamada Stand by me); Un Verano Tenebroso es mi historia favorita con esta ambientación. Reconociendo, por supuesto, que It es una obra maestra del género. Pero es que el cuándo, el dónde y el porqué, tiene mucho que decir a la hora de que Un Verano Tenebroso sea mi favorita.

Os cuento: Allá por 1995, podría ser perfectamente uno de esos veranos calurosos de mi juventud, en los que fui a casa de un amigo y no estaba. A casa de otro y tampoco (oh, qué tiempos sin móviles). Y el último, estaba castigado. Se presentaba una tarde de soledad, la noche anterior había terminado una novela y tenía dinero y bono-bus (¿el qué?, dirá un milenial) en el bolsillo. Decidí ir a El Corte Inglés a buscar mi próxima lectura, lugar donde por entonces podía encontrar un variado catálogo en formato bolsillo. Era de esas veces que los astros se habían conjuntado, pues iba pensando en que tocaba leer algo bueno de Terror. La novela terminada creo recordar que fue de Ciencia Ficción y bueno, en verano, qué mejor para piscina y playita que una buena novela de Terror. Fue entonces que encontré entre las novedades Un Verano Tenebroso, de Dan Simmons. Y me dije ¿qué? (así fue como me enteré), ¡sí este tío sólo escribe CF! (no hacía mucho que había leído su magnífica Hyperion). Leída la sinopsis, ya en el autobús de vuelta había entrado de lleno en Elm Haven.

Magnífica, estupenda, ideal para esta fecha, ¿qué esperáis que os diga después de lo narrado? Los veranos se asocian con frecuencia con un enfoque despreocupado y optimista de la vida y el deseo de unas vacaciones extensas hasta la saciedad. En la tierra donde vivo, las noches son tiempo de salir al fresquito hasta altas horas de la madrugada… Pero siendo joven, mejor ir en bicicleta al bosque o revolotear cerca del lago o de un río. Para la lectura, un tiempo maravilloso para ponerte con historias de miedo, misterio y/o Terror. Con este ambiente llego a Un Verano Tenebroso, el cual intenta contrarrestar el aire alegre de esta estación del año con mucho horror psicológico y tradición gótica.

Simmons establece su novela en los años 60 y merece elogios por su atención a los detalles históricos y la capacidad de capturar la nostalgia asociada con la infancia y las noches de verano de libre albedrío. Una trama centrada en una pandilla de pre-adolescentes formado por Mike, Dale, Lawrence, Kevin, Harlen y Cordie, personajes que guían al lector a través de su intento de exorcizar el Mal que se encuentra en la tranquila ciudad de Elm Haven (Illinois). La historia comienza con la misteriosa desaparición del niño Tubby, que actúa como el primer eslabón de una cadena de eventos terroríficos y mortales que avanzan como una ola de calor. Bajo las sombra de la Vieja Escuela estos niños se unen y prueban su capacidad de lealtad y amistad. Adultos que a veces son monstruos. Monstruos bajo tierra de grandes mandíbulas, limitaciones de la infancia, antecedentes de un Mal adormecido que ahora despierta para intentar de nuevo hacerse con ciertas almas; encontraréis en Un Verano Tenebroso una novela realmente aterradora. De esas que con el cierre de ciertos capítulos te dejan con los patas colgando… Los detalles…, bueno, es Simmons en su mejor época. Intervalos de caracterización, descripción y construcción de tensión traumática, todo magistralmente escrito. Una escritura clara y descriptiva como cuando narra todo lo que subyace sobre Elm Haven. Una interpretación intrincada del miedo y angustia que os aseguro que os afectará como lector. Cinco muchachos forjando poderosos lazos para una vida de cambios que está por venir. Campos de maíz bañados por el sol, una misteriosa campana sonando en la silenciosa madrugada, desde las profundidades de la Old Central School, una enorme fortaleza con aroma a caoba de ataúd. Un Mal invisible levantándose, eventos extraños y horripilantes extendiéndose a través de una ciudad que una vez fue pacífica. Decididos a acabar con ello: Mike, Duane, Dale, Harlen y Kevin deben librar una guerra de sangre contra una abominación arcana que posee la noche.

La mayoría de los lectores odian dejar un libro sin terminar. Os contaré una anécdota. Después de leer Un Verano Tenebroso aluciné tanto que por supuesto corrí a recomendárselo a mis amigos. Aunque yo era el verdadero amante del Terror del grupo, entre nosotros solíamos pasarnos libros cuando uno lo había flipado tanto. Curiosamente, se lo quedó el que menos esperaba. El miembro más mayor de nuestra pandilla, el mismo que curiosamente sólo leía CF, cuanto más clásica mejor. Siempre recordaré el día cuando unos siete u ocho meses después, todos en su casa reunidos para jugar al rol, vi el libro aparcado aparcado en una de sus estanterías. Me indignó ver un marcapáginas que no sobrepasaría las primeras cincuenta páginas. Lo cogí y se lo puse delante: ¡¿Cómo?! ¡¿Después de tanto tiempo aún no?! Tío, me puse a leerlo una noche y cuando vi que un niño muerto abría los ojos, tuve que dejarlo.., contestó de la forma más sincera que había visto jamás.

Genial. Como genial es este momento para conseguir esta joyita del Terror ahora que lo reedita Ediciones B en tapa dura, un título que no estaba disponible desde 1995.

Reseña: Joyride, de Jack Ketchum

Creo que no soy el único a reivindicar más títulos de Jack Ketchum en nuestro país. Por supuesto, que soy otro de los que se enamoró de su literatura tras La Chica de al Lado que publicó en su día La Factoría de Ideas. Incluso conseguí leer algo más que se publicó en español y en otra editorial. Una novela corta llamada Al Otro Lado del Río. Me dejó todo loco; sangrienta a tope, un buen argumento para película de Rob Zombie… Bien, pues poco más había en nuestro país del genio de Nueva Jersey, el cual antes de dedicarse a escribir fue actor, profesor, agente literario, comercial maderero y camarero. Una novela llamado Al Acecho, que nunca encontré, quizás tampoco he leído. Lo que sí puedo asegurar es que muchos de sus titulos aún no están en el idioma de Cervantes. Y eso duele. Pues permítanme decirles que su novela La Chica de al Lado es una de las novelas de Terror más brutales e intensas que he leído. Y he leído muchíiiiisimo Terror en mis casi cinco décadas. Por eso me emocioné mucho-bastante cuando me enteré que las chicas de La Biblioteca de Carfax (maravillosa editorial, ya consolidada entre los fans del Terror en nuestro país), traía como novedad de junio Joyride. Una nueva novela del recientemente desaparecido Jack Ketchum, ya que el maestro nos dejó a principios del año pasado en 2018.

Por ello, estaba emocionado de ponerme rápidamente con esta novedad. Joyride es la historia de Carole y su amante Lee. Tras los cuales un imponente ex marido de Carole no los deja en paz. Y sin importar cómo la acosó, o en algunos casos la atacó violentamente y la violó, parece que siempre se suele salir con la suya. Así que Lee y Carole toman la decisión de intentar lograr el asesinato perfecto. Y todo les hubiera ido de perlas si un barman llamado Wayne no estuviera en el bosque observándolos… Como consecuencia, tras pasar un rato en su bar, Wayne decide enviarles un mensajito: no por dinero, sino para reavivar la emoción del asesinato, esa sensación placentera, en un viaje en carretera digno de la mejor road-movie con horror integrado.

Supongo que os lo imagináis, pero si no, os cuento que Ketchum tiene una excelente reputación dentro del género de Terror en USA. No le hace falta llevar el típico letrerito recomendado de Stephen King, aunque por supuesto el maestro lo alaba y de sus últimos títulos me consta que cuenta con declaraciones hiperbólicas por parte de dios de Maine. Una de las que le leí y me encantó fue: «No dormirás hasta Navidad si lees este libro». O que no debes abrir dicha novela a menos que quieras desaparecer de este mundo esa misma noche… Wow! Pasando a Joyride, la trama central es tan simple como terrorífica. Digna de los mejores cómics de la EC, Tales from the Crypt, Creepy…, etc. La trama central de Joyride se va estirando un poco pero al partir (esencialmente) cuando ambos van a parar al bar del siniestro asesino en serie al día siguiente, sus diálogos, la tensión y el «in crescendo» pone los vellos de punta.

Lo peor, lo más terrorífico siempre sucede muy rápido y Ketchum sabe trasladar esto a su trama. El cavilar sobre lo sucedido y como salir de ello después se ralentizará. Como creo que también Ketchum era maestro en eso, pues antes de que te achantes, mete otra tensión en el argumento y los pone en la carretera. Casi hace que te olvides de lo básico: ¿Por qué no ir a la policía? Antes de que comience el plan de chantaje principal, el punto de vista de la novela cambia al policía que había estado siguiendo al ex marido de Carole. Más tensión. Desde su punto de vista, es donde digerimos la horrible historia del matrimonio de Carole. Y esta es la parte más horrible de la novela. Por que cuando Ketchum se pone duro… Ufff.

Sin recompensa, no hay venganza. Joyride es el Mal tras el Mal. Personajes creíbles y una historia que da miedo por lo convincente y posible a sucedernos en cualquier momento. Con cierto aire a la película de Brad Pitt, Kalifornia, la cual no me extrañaría que Jack Ketchum tuviera algo que ver aunque fue realizada dos años antes de publicarse esta novela. Me queda un titulo que se disfruta, que pone tus nervios a flor de piel si en breve haces escala en un bar de carretera o similar. Joyride es otra novela más con Terror del bueno que se marca la hasta ahora súper recomendable colección de La Biblioteca de Carfax.

Reseña: The Evil Within, de Ian Edginton, Álex Sánchez y Ed Anderson

Escapándome totalmente de mi nicho lector, hoy la reseña de un cómic cuya idea parte de la franquicia de un videojuego. Uno multiconocido que lo petó en todas las plataformas -y no es que no juegue a videojuegos-, pero cierto es que no me suelo atrever con este tipo de cómics a no ser que alguien fiable me lo haya recomendado, que se entremezcle con la trama o simplemente me gustara tanto su lore que deseara volver de algún modo a dicha ambientación. Esto último es en gran parte la sentencia, el porqué deseaba leer The Evil Within, el TPB publicado por ECC Ediciones que recoge la miniserie de cuatro numeritos de la mano del guionista Ian Edginton (Scarlet Traces, Victorian Undead) y los artistas Álex Sánchez (Katana) y Ed Anderson. Una precuela surgida del aclamado videojuego de terror y supervivencia de Shinji Mikami y Bethesda Softworks, conocido en Japón como Psycho Break (Saikobureiku – La Maldad Interior).

The Evil Within nace como juego perteneciente al género conocido como Horror Supervivencia en tercer persona. Si lo primero que se os viene a la mente cuando pensáis en esto es Resident Evil, estáis en lo cierto. El juego es una idea original del creativo Shinji Mikami, culpable de la saga Resident Evil que tantos éxitos ha cosechado. Un poquito más de historia… The Evil Within se lanzó al mundo en octubre de 2014 para las consolas Playstation 3, Playstation 4 (el que he jugado), Xbox 360. Xbox One y para PC. La trama del videojuego se centra en Sebastian Castellanos y su sufrimiento al ser llevado a un mundo distorsionado lleno de lugares de pesadilla y criaturas horribles. En mi opinión, los elementos de terror y la atmósfera, terriblemente brillantes junto con sus gráficos.

Ahora vamos al cómic. The Evil Within es una precuela al inicio del videojuego. Un ejemplar que invita a los lectores a experimentar el desquiciado mundo creado por Shinji Mikami y que presenta a una protagonista, una joven estudiante llamada Dana, cuya búsqueda de un ser querido desaparecido conduce directamente a un mundo cargado de horrores inimaginables; llegando a una casa encantada donde cada puerta esconde horrores desgarradores y escalofríos de todo tipo. Buscando desesperadamente a su amiga desaparecida, la caza lleva a la prota a un sendero que no parece de este mundo: devastación, oscuros secretos y criaturas mortales que surgen de las profundidades del averno. Sin embargo, Dana Robinson parece tener la clave o conocer de antemano los horrores con los que se va topando…, hasta darse de bruces con el voraz caníbal Hombre Motosierra (Chainsaw Man).

Un cómic con un dibujo que me encanta, pese a tanto cambio de ilustrador entre cada número. No le viene bien a una serie tan corta. Pero un cómic totalmente indispensable para fans de la franquicia o amantes de una buena historia de Terror bien contada. Si vuestra pregunta es, ¿qué es mejor devorar antes? Aconsejaría (curiosamente) leer antes el cómic que ponerse con el videojuego. Se desvelan aquí cositas demasiado esclarecedoras.

Con muchas ganas de que llegue a nuestro país el segundo cómic The Evil Within: The Interlude, centrado al parecer en lo que le ocurre a Sebastian Castellanos entre el primer juego y el segundo. El ansia queda aparcado.

Reseña: El Aspecto del Diablo, de Craig Russell

“Su dolor y su miedo eran como el buen vino… aniquilar su última esperanza, fue lo que más saboreé.”

Da igual cuántas reseñas haga, siempre que me toca escribir sobre un buen libro me da miedo contar más de lo que debería o demasiado poco. Mi meta siempre será decir lo suficiente para que os sintáis atraídos hacia lo que yo disfruté. El Aspecto del Diablo es una historia aterradora que se va metiendo en la piel, no hay ni una sola página que no contenga un trozo digno de ser leído, no es esa clase de libros que puedes permitirte dejar algo por leer y avanzar. Aquí todo, absolutamente todo, debe ser procesado por vuestra cabeza. Profundo, oscuro, capaz de manteneros despiertos, aunque sepáis que toca descansar para el trabajo del día siguiente. Aconsejo que la empecéis un fin de semana para que podáis permitiros ver salir el sol con este libro entre las manos.

Un thriller de terror psicológico donde dos historias paralelas trabajan en conjunto para crear una única visceralmente satisfactoria. Un castillo gótico medieval en la cima de una montaña a las afueras de Praga. Año 1935. Allí llegará Viktor Kosárek, un joven psiquiatra de veintinueve años que se formó junto al maestro Carl Jung. En las noches de los tiempos contaban los lugareños que su verdadero nombre era El Castillo de las Brujas. Un lugar que se construyó para mantener algo dentro, prisionero… Ahora es un asilo con los seis asesinos más peligrosos de centroeuropa conocidos. Sus alias: el leñador, el coleccionista de vidrio, el payaso, el nigromante, el vegetariano y el demonio. Viktor, usando la psicología junguiana, espera demostrar que todos los pacientes comparten un modelo común del mal conocido como El Aspecto del Diablo. Al mismo tiempo, en la niebla de Praga alguien sale de entre las sombras para cometer horribles asesinatos. Lukas Smolák, capitán de policía, debe hacer frente a un asesino llamado Delantal, que sigue casi las mismas pautas que el famoso Jack el Destripador.

Una pasada de historia. La he disfrutado a rabiar. Pasaréis de un asesino a otro, pero siempre estaréis en la misma historia porque todos comparten el mismo secreto tenebroso. El autor nos adentrará en el folklore de la Europa del Este, mitología y leyendas que se van perdiendo de la memoria de los hombres. Recordaremos Checoslovaquia casi antes de la Segunda Guerra Mundial con todas las tensiones étnicas que se vivían entonces. Con la sombra del nazismo acercándose a la frontera. La atmósfera creada por Craig Rusell es tan autentica que será un nuevo terror añadido ya dentro de un libro de Terror. Traerá más maldad donde ya el Mal existe, y juntando los dos escenarios sentiréis la misma sensación de cuando se despierta de una pesadilla para adentrarte en otra. Saber los secretos de los seis asesinos contados por ellos mismos en cada sesión nos irá acercando a una verdad difícil de asimilar. En el paisaje, todo lo de alrededor del castillo, el bosque, Praga, deja ahí tanta fuerza narrativa que se siente como parte viva de la historia. Seguiréis con fascinación todas las teorías médicas bajo una sesión de narcoanálisis. Escrito en tercera persona prácticamente todo el libro, salvo algunos personajes, entre ellos destaca Judita, una judía que trabaja en el sanatorio. Capítulos cortos de apenas tres o cuatro páginas con descripciones minuciosas que dejarán más tensión en todo lo leído.

Un enfoque polifacético que combina artísticamente una gran cantidad de géneros: historia, thriller, crímenes, fanatismo, psicología, incluso una historia de amor y terror en tiempo real. Para crear un viaje salvaje y atractivo desde la primera página hasta el desgarrador e impactante final. Todo eso y más os espera en el interior de El Aspecto del Diablo, donde vais a desesperar intentando anticiparos a un desenlace magistral.

Alguien dijo: el Bien y el Mal son uno mismo. El tirano y el revolucionario son uno. Si nadie vive eternamente ¿por qué iba a morir eternamente? Más que recomendarlo, exijo leerlo.

Reseña: La Desaparición de Annie Thorne, de C. J. Tudor

Comienza fuerte ya en el Prólogo con un asesinato y unas letras grandes garabateadas en la pared: NO ES MI HIJO. Arhill es un pueblo inhóspito y siniestro al que regresará nuestro protagonista Joseph Thorne, veinticinco años después de haberse marchado. Siempre en primera persona nos relatará el pasado cuando su hermana pequeña de ocho años desapareció. Aunque cuarenta y ocho horas después volvió, ya no era la misma; cantaba una extraña canción:

Bajará por la montaña y vendrá,

bajará por la montaña y vendrá.

Joseph recibirá un correo: «Sé lo que le pasó a tu hermana. Está volviendo a pasar». Pero en sí el correo es lo de menos, Joseph siempre supo que volvería, tenía un asunto pendiente que resolver. A partir de entonces, una siniestra tensión envuelve todo el libro. Una vieja mina que esconde una leyenda, los sucesos sobrenaturales y la atmósfera opresiva de esta historia irán creando inquietud en el lector. Mezclando el mundo real y el mundo del misterio, la autora dejará muchas cosas para que nosotros las reconstruyamos. Como tal, nos convertirá en una especie de socio juzgándolo todo según nuestras propias creencias o escepticismos. Un tema a lo largo de toda la historia es el karma y eventos del pasado que vuelven a castigar a los que deambulan tras cada página. Entre el presente y el pasado Joseph no es un narrador muy fiable, primero relatará lo que va recordando, para luego decirnos: Bueno, igual no fue así como ocurrió… Pronto entenderemos que juzgar e idealizar a algunas personas puede cambiar muchas circunstancias que teníamos por ciertas. Por eso nunca estaremos seguros de ir controlando la historia, deberemos esperar a que en verdad quiera sincerarse.

Un protagonista increíble de esos que dejan marca: profesor de literatura, alcohólico y ex jugador de cartas. No tiene suficiente con resolver lo que cree que ocurrió, encima debe hacer frente a un problema de acoso escolar y a una tal Gloria, una torturadora contratada para que pague sus deudas de juego. Los diálogos son maravillosos, nunca unos diálogos llenaron tanto una historia. Nos miente inconscientemente, pero lo hace. No son mentiras piadosas, simplemente se niega a recordar la verdad. Su personalidad se parece a la del doctor ese de la serie House, en su cojera tomando codeína para el dolor con el mismo sarcasmo. Pero hay algo más que me recordó este libro y es a Stephen King . Sí, se parece mucho a uno de sus primeros libros, es inevitable no pensar en ello cuando llegas al punto clave. Hay trozos de otro conocido libro de Terror, pero eso ya os lo dejo para que lo encontréis vosotros, amigos lectores. ¿Pero sabéis qué? No me importó, cuando me di cuenta ya estaba rendida ante la calidad narrativa de esta escritora. Creó tantos momentos de esos que te ponen el vello como escarpias, que no podremos evitar escuchar si hay algo que rompe el silencio de nuestro alrededor mientras leemos. No deberíamos temer a los muertos si no a los vivos, pero es en la oscuridad donde acechan los monstruos, y C.J. Tudor lo sabe. Ese cementerio antiguo donde no hay ni un solo niño enterrado… un viaje atrás en el tiempo junto a una investigación actual de su antigua pandilla de amigos, ellos sí saben la verdad… La parte del interior de la mina tiene una de las mejores escenas de Terror que he leído en mucho tiempo. Es de esa clase de libros que deben leerse de noche. Espeluznante, no hay otra forma de catalogar esta narración, sabiendo fusionar lo inexplicable con la realidad.

Qué decir del final, cuyo protagonista nos ha estado escondiendo la verdad en todo momento… Pues magistral. A veces lo que regresa no es lo mismo que se ha ido. «Si te gustan mis cosas, te gustará esto», dijo Stephen King. No puedo más que darle la razón. Los amantes del Terror nos merecemos libros como este. Creo que con esta frase mía ya lo he dicho todo.

Reseña: Drácula, de Bram Stoker, Roy Thomas, Mike Mignola y John Nyberg

Tan de enhorabuena estamos que en el mundo del cómic en nuestro país, casi todos los meses hay una editorial que nos da una alegría. Para mí, para mis gustos y para todo amante del género de Terror que se precie, Norma Editorial este mes de mayo se lleva la palma al reeditarnos por fin (¡después de veinte años!) la joya en formato cómic del Drácula, de Francis Ford Coppola, genial film que vio la luz en 1992. Cierto es, que sabemos que llegaría tarde o temprano. Pero los años han ido pasando y muchos veíamos que no. Problemas legales y demás, no llegaba. Y viendo las grandes cantidades que se barajaban en el mercado de segunda mano o mejor dicho especulación, uno llegaba a pensar ya que quizás jamás lo llegaría a tener.

Pero aquí está, friends. Disponible nuevamente y por el momento, en librerías. Sé que muchos estáis calentando el sitio por pillarlo. Una edición oscura, maravillosa y aterciopelada (a lo integral de Hellboy), una magnifica adaptación que en su día llevaran a la viñeta dos grandes como son Roy Thomas y Mike Mignola. Adaptación al noveno arte que maravilló a crítica y público, y originalmente publicada como una miniserie de cuatro números en 1993 por Topps, esta adaptación de Drácula, de Bram Stoker ha estado durante mucho tiempo en las listas de deseos de los fans. La visión del Drácula, de Francis Ford Coppola es más una historia de amor. que el horror gótico que rebosa la novela de Stoker. Sin embargo, la película es visualmente impresionante y en su mayor parte muy bien interpretada por todo el elenco actoral (cuentan que Coppola los instó a casi aprenderse la novela de memoria y a hacer varias sesiones de mesas redondas para comentarla). Y como tal, Mignola y Roy Thomas crearon poco después esta versión en cómic que de forma muy similar es una fiesta para los ojos. Después de librar una sangrienta cruzada contra los turcos, un noble valaco del siglo XV llamado Vlad Dracul, regresa a casa y encuentra que su esposa se suicidó luego de recibir noticias falsas de su muerte en el campo de batalla. La Iglesia condena el suicidio de Elisabeta como un pecado mortal y, con furia, Vlad Dracul renuncia a la iglesia y jura que si su esposa es condenada a arder en el infierno, entonces él también lo hará.

La sangre es la vida, y será mía.

Cuatrocientos años después, Jonathan Harker es enviado a Transilvania para ayudar a un misterioso Conde a comprar propiedades en Inglaterra y aprender todo lo que pueda sobre la sociedad británica y sus costumbres. Sin embargo, Harker pronto descubre la verdadera naturaleza del Conde y los horrores que habitan en su antiguo castillo. Abandonando al desafortunado abogado a merced de sus sirvientas vampiras, el ahora revitalizado Conde viaja a Inglaterra, donde centra su atención en Lucy. Hasta que conoce a su mejor amiga Mina (novia de Harker), la cual ve como una reencarnación de su amor perdido hace tanto tiempo. Ante tanto caos de sangre y deseo carnal, el experto profesor Van Helsing se rodea de un equipo de señores aristócratas para combatir a ese ser demoníaco presentado ante la noche como Drácula. Y salvar el alma de Mina en el proceso…

Un tema a tener en cuenta es que la película de Coppola, para nada es la obra de arte escrita por Bram Stoker. Aunque están muy logradas todas las escenas que toca. Y este cómic que os reseño hoy es un fiel reflejo del film a su vez. Para el cómic, Roy Thomas consigue escribir un guión que traslada de forma genial los ciento veinte minutos de la película en viñetas que llegan a algo más de cien páginas. Ahí es donde brilla. Mike Mignola (mi guionista favorito) aquí lleva el dibujo. Mignola puede crear las imágenes más increíbles con muy pocos detalles y sombras. Aunque lo que más me gusta de su lado ilustrador, no es tanto sus personajes sino el paisaje, el ambiente en sombras que crea. Realmente impresionante las sensaciones que provoca con tan poco. Además, John Nyberg entinta esta historia y hace que los lápices de Mignola cobren vida de una manera hermosa.

Ciertos temas legales han impedido su reedición en los últimos veinte años, convirtiendo la obra en leyenda y las copias existentes en preciados tesoros. Repito: vuelve a estar DISPONIBLE. Cierto y verdad que estas reseñas se hacen solas. Me siento ante la hoja en blanco y tan gustoso es hablar de una joyita así que solo tengo que abrir la puerta a mi subconsciente y dejar que los halagos fluyan hasta mis dedos, dedos-teclas, teclas-ordenador. No hay crítica alguna. Gracias a Norma Editorial por esta propuesta. Gracias a Thomas y Mignola por llevar a una novela grafica las mismas sensaciones que me provocó el film en su día, cuando la vi a solas, en un cine que ya no existe. No encontraréis critica alguna aquí como jamás encontraréis malas palabras en alguien que reseña un diamante de esos que te dejan con la boca abierta de tan solo mirarlo.

Reseña: Vlad Drácula, de Roy Thomas y Esteban Maroto

Otra de las joyitas que ha publicado Planeta Cómic en el presente mes es Vlad Drácula, de los maestros Roy Thomas y Esteban Maroto. Como ya os comentaba en la reseña de Creepshow, otra de las chuladas editadas con especial atención al amante del cómic y género de Terror, en general. Lo más increíble de todo es como a día de hoy, una nueva historia sobre Drácula, una historia que muchos nos sabemos de peh a pah, manida en ocasiones y cuyas diferentes versiones suelen ser chusta, resulta que aún se pueden seguir encontrando detallitos interesantes en algunas obras diferentes, y eso que os hablo de un cómic de los años 90.

Tres grapas que Planeta Cómic ahora publica de forma íntegra, en tapa dura, en un volumen al que sólo se le podría achacar un defecto: el color. Por que esto se publicó originalmente en color. No obstante, el editor de Planeta (ese al que le agradecemos los rescates de títulos así) añade una Nota al principio donde aclara que dicha edición se ha llevado a cabo desde una restauración directa de los originales del maestro Esteban Maroto. Por lo que se concurre en dos temas: los originales obviamente están en blanco y negro, hecho que repercute en una mayor calidad de los grabados. Y que según comenta hay tres páginas perdidas de esos originales por lo que se ha recurrido al escaneo para poder presentar la obra al completo. Y no pasa nada. Se dice, se aclara y se disfruta igual. Siendo sinceros, hasta Transilvania llegamos…

A lo que vamos: Vlad Drácula es una vez más una inclinación del maestro Roy Thomas por combinar historia, ficción y una obra imperecedera. Y lo hace otra vez, bien. Metiendo detalles chulos como os decía como por ejemplo que Vlad era el segundo hijo de tres hermanos, para después enfatizar en el conflicto cristiano/musulmán que desgarró Europa en el siglo XV creando un portentoso drama sazonado de grandes y épicos conflictos a los que Maroto pone imagen. Lienzos más bien. Vlad Drácula es una obra directa, sencilla, que aporta muy buenos datos e ilustraciones a la archiconocida historia del chupasangres más famoso de todos los tiempos. En un primer lugar, se nos cuenta la infancia y un temprano reinado de Vlad el Empalador, después se nos lleva a la guerra que dicho monarca tuvo que acometer contra invasores turcos, la construcción del castillo Drácula y el descenso de Vlad hacia los dominios de la máxima crueldad. Para dedicarnos un cierre con los últimos días del Empalador y el oscuro relato de su origen vampírico.

Vlad Drácula (Vlad the Impaler) vio la luz por primera vez en 1992, poco después de que la editorial Topps lanzara una miniserie adaptando la película Drácula, de Bram Stoker. Todo un bombazo que gustó mucho en especial a seguidores de Mike Mignola (una obra que por cierto Norma Editorial acaba de anunciar su reedición), pero Vlad Drácula fue reimpreso en 1995 como The Drácula Chronicles cuando Marvel tuvo un atracón de vampiros con su línea Midnight Sons, incluyendo NightStalkers, Morbius, una nueva miniserie de Blade así como reimpresiones de todos los cruces de Drácula con los X-Men , Silver Surfer, Spider-Man y Dr Strange, entre otros.

Ahora es Planeta Cómic quien publica esta versión del legendario vampiro. Historia a la que deberíais echar un vistazo, pues leer a Roy Thomas y vislumbrar lo que Esteban Maroto es capaz de hacer con el carboncillo no es ninguna nimiedad. Como os comentaba, con detalles muy interesantes que gustan. Os pondré un poco de sangre-miel en los labios: Se explican por qué el «histórico» Drácula, que todavía está en su tumba, es tan diferente a las muchas encarnaciones posteriores que hemos visto en la cultura pop vampírica… ¡A tope!

Reseña: Rojo, de Carlos Sisí

Estamos ante una gran historia de vampiros, una trilogía que dará mucho que hablar. Un Carlos Sisí con gran madurez narrativa ya digna de los buenos escritores os llevará al auténtico mundo vampírico. En una base militar de los Estados Unidos una vampira poderosa de la raza más antigua de los vampiros, llamada Alexia, se escapará de su encierro provocando un apocalípsis vampírico. Tres protagonistas principales lucharán contra la plaga para sobrevivir. Sonia, una policía; Jimmy, un chaval de trece años (que sabe bastante sobre vampiros) y Jared, un tocapelotas que no consiente que nadie le joda la vida. ¿Creéis que tolerará que lo hagan unos chupasangres? Pero tampoco perdáis de vista a Pip. Sin duda alguna vais a leer un ambiente apocalíptico vampírico donde parte de los USA ha caído ya en su poder.

Nuestro autor trabajó un magnífico libro tanto en historia como en la parte escrita. Lo que en verdad se le aplaude es el control absoluto que ha tenido en todo momento. Encontró los personajes perfectos, no creáis que eso es fácil. Ese Jimmy de trece años, una edad ideal. No hubiera colado esa otra manía que tienen muchos autores que emplean niños de diez o menos años y los hacen con una inteligencia casi de hombres maduros. Por cierto, tiene mucho de Carlos ese chaval, mucho. A partir de ahí lo demás parece que lo haya escrito desde una sabiduría innata de ese mundo sobrenatural. Unos vampiros con una jerarquía que hasta yo le encuentro no solo lógica, es que estoy segura que de existir los vampiros serían como los de Sisí. Por eso me admira este libro, siguió unos razonamientos que asustan. Claro que debe haber unos vampiros más poderosos que otros, por supuesto, que según se alejen de los más puros y ancianos el vampiro será más torpe, más con un comportamiento animal, sí señor. Este hombre no solo escribe, piensa lo que escribe. No, no te dejan un hilito de sangre en el cuello alimentándose, te desgarran el cuello, con bocas enormes, bestiales, tienen hambre. ¿Acaso no comemos así nosotros, mordiendo la carne con todos nuestros dientes? Vampiros lejos de lo que conocemos de Stoker, pero no porque nuestro autor haya querido, sino porque su historia es ahora, en la actualidad. No podemos esperar que se comporten como si los siglos no pasaran también para ellos.

Mentes antiguas junto a otros que caminan a cuatro patas, pues hasta en este mundo existen los esclavos. Humanos que resucitan después de ser mordidos, humanos separados para ganado. Vampiros que salen de las alcantarillas, que mueren con el sol, pero no se ven afectados por lo sagrado. Tiene sentido, si hoy en día casi nadie cree en una religión, ¿por qué le tendrían que afectarles algo que muchos de nosotros ya dejamos de creer? No vamos a verlos salir de ataúdes, se esconden en lugares que usamos, en sótanos, en cualquier sitio donde no llegue la luz del sol, aunque algunos…

Decapitaciones, mutilación, ensañamiento, sangre, pero sangre de verdad a chorros, a borbotones. Un ejército impotente ante unos monstruos que se expanden como una plaga. Pero repito, lo que de verdad pone la piel de gallina es el dominio de Carlos Sisí. Cada detalle. Tanto es así que hay momentos en que al más arcaico lo trata con respeto. Incluso el olor que usó para identificarlos creará para mí un principio de esos seres.Hace muchos años una amiga me dijo sobre los vampiros: si existimos nosotros, si hay millones de seres vivos en el planeta, ¿por qué no pueden existir ellos? Si durante tantos milenios nos han dejado escritos para advertirnos ¿no será por algún motivo? Pues fijaos, este razonamiento tan simple, nuestro escritor en cierta forma llegó a él, y eso dice mucho del modo que dejó este libro escrito. Vampiros que visten como nosotros, escenas increíblemente descritas. Protagonistas que no se rinden y siguen su lucha ante un plan de unos seres antiguos que desconocen. Recordad que los vampiros nunca duermen para siempre. Y un final estratégicamente creado para seguir el siguiente de la saga: Fundación.

¿Recomiendo este libro? Siiiiiiiií, es de lo mejor que he leído en muchos años sobre vampiros. Quiero felicitar al autor, felicitarlo mucho.

Reseña: La Primera Vez que vi un Fantasma, de Solange Rodríguez Pappe

Algunos no creen en fantasmas, y sin embargo, se quedan paralizados escuchando a un narrador de cuentos. A la luz del día se burlan pero por la noche creen. En este libro de Solange Rodríguez, no hay negación de lo sobrenatural. Los fantasmas respiran en su oído a medida que escribe. Son espíritus que susurran vuestros nombres mientras os ayudan con sus dedos helados a pasar una nueva página para recordaros dónde estabais leyendo. Estos fantasmas no gimen en edificios abandonados. Son activos y participan en el mundo. Ellos están muertos, pero no han dejado de estar. Estamos ante unos relatos (quince en total), donde uno de ellos da título al libro. La autora es ecuatoriana y narra algunas de sus historias con ese fondo de la América latina en la que se mezcla el olor de la sangre con fragancias de flores exóticas y especias. Sus cuentos son perturbadores, extraños, de una extensión de varias páginas a tan solo una, pero todos ellos ocultan miedos personales. Son tan terroríficos como fantásticos. Los fantasmas que atraviesan este libro habitan en un viejo hotel de carretera o en el cuerpo de una gata embarazada, se enredan en una trenza atada por una cinta azul, explotan con estruendo en el aire y se ocultan entre los dientes de una minúscula mujer desnuda. No os dejéis llevar por el título, aparte de presencias incorpóreas, también los recuerdos martirizarán a los personajes, por que más allá de la muerte también las pesadillas los atormentan.

Cuando tenía diez años, mi padre mató a alguien. Fantasmas que más que respuestas buscan no ser olvidados. El Paladar. Un hotel cuyo tapizado recuerda al de Overlook de El Resplandor, ahora necesita público para probar una cocina tradicional ancestral…

Ella puede ser cualquier cosa cuando tiene hambre. Pequeñas mujercitas que habitan bajo un sofá. Espejos que no hacen justicia a los muertos. Un hotel, una pistola ¿Quién es tan ingenuo para contratar a un chiquillo de asesino? «¿Es cierto que en este hotel hay un fantasma?». Venganzas, dramas, lo sobrenatural, de la mano de nuestra autora con una prosa macabra, con finales que no siempre están cerrados para llevar al lector a imaginarse por sí mismo esa locura. En todos ellos tendréis esa extraña sensación, esa angustia de que va a ocurrir alguna cosa horrible, y como lectores no podréis hacer nada salvo acallar el grito que nace de vuestra garganta. La autora es consciente de lo que puede perturbaros, llevándoos allí con mucha astucia porque su fin con estos cuentos es atormentar al lector, y puedo deciros con toda tranquilidad que lo consigue.

Siempre lo he dicho, hay escritoras que no necesitan gritar que lo son, somos los lectores los que llegamos a ellas, cuando hay calidad de sobra todo acaba llegando a nuestras manos. La Primera Vez que vi un Fantasma es esa clase de libro con el que, tras cerrarlo, no dudamos de la calidad de lo escrito. Con una visión única que traduce lo mundano en lo fantástico. Solange, nos dejó un libro que nos perseguirá en sueños mucho después de que el libro lo hayáis terminado. Sí, lo recomiendo.

Reseña: La Llamada de Cthulhu (Ilustrado), de H.P. Lovecraft y François Baranger

Grandes ediciones atractivas a los ojos. Lienzos fantásticos para con nuestros gustos. Obras geniales en ediciones diferentes y rara vez reeditables para mostrar y vislumbrar de vez en cuando; pero también esas mismas que tienen desencuentros con nuestras bibliotecas. ¿Problema? Su enorme tamaño. Teniendo claro que el contenido es bueno, entonces nos vamos a la balanza: ¿enormes y atractivas ya que son ilustradas o pequeñas e insignificantes dónde el ojo no disfruta del todo? Supongo que estaremos todos de acuerdo en que una ilustración goza de más brío cuanto mayor es su tamaño. Luego estará bien o mal dibujada, gustará o no gustará el estilo, pero caballo grande ande o no ande, ¿no?

La Llamada de Cthulhu inaugura la nueva colección Ilustrados Minotauro. Por lo visto adaptará relatos clásicos en formato álbum ilustrado. En mi opinión, una genial idea pues si algo se hace de este modo, en solitario como que se queda cojo. Lo explico: no es lo mismo tener esta maravilla (encontrarle el sitio adecuado) en nuestra biblioteca y que permanezca ahí al margen mirando de soslayo a sus hermanos pequeños. No es lo mismo que complementarlo con toda una serie de obras, relatos indispensables de leer cada poco, como es el caso del título que os reseño hoy. El Gran Cthulhu, el ser más aberrante, majestuoso, poderoso y terrorífico de esos seres llamados Primigenios (The Great Old Ones) que habitaron la Tierra una vez, mucho antes de que la humanidad apareciera, ahora mediante ciertos seres humanos tienen intentos presentes por recuperarla. El Gran Cthulhu. Un ser siempre presente en la literatura de Lovecraft, alrededor del cual creó toda una mitología de horror contando con personajes científicos, detectives, adoradores y toda clase de casos extraños con los años 20 del pasado siglo como telón de fondo. Emitiendo esa decadencia, caos primordial y pesimismo del que dicen que Lovecraft gozó en vida. El espacio-tiempo entrelazado y una delga linea rozando la locura.

Con este relato, Lovecraft escribe en los años venite una de las historias más famosas de la literatura fantástica americana. Cthulhu, el Gran Antiguo, que sueña y espera en el fondo de los negros abismos oceánicos, se convertirá por sí solo en el símbolo de todo el universo que crea el autor de Providence. Decidme ahora que amante de la literatura de Terror no ha leído alguna vez a Lovecrafto si me apuras, algo referenciado, pues muchos autores siguieron su línea, lo homenajean, incluso en la actualidad. No existe. Un autor con muchos más amantes que detractores, aunque su obra goza del reconocimiento de todos. François Baranger, ilustrador reconocido por su talento para la ilustración, en especial dentro del cine y los videojuegos (Harry Potter, Furia de Titanes, La Bella y la Bestia), anda tras los lápices de esta obra ciclópea, dando visual a lo que el maestro de Providence propuso. Una obra que abre nada más y nada menos que con una introducción del gran John Howe, uno de los tres pilares ilustrativos de la obra de J.R.R. Tolkien.

La Llamada de Cthulhu es un relato con estructura de novela corta publicado por primera vez en 1928 en la revista pulp Weird Tales. Cuenta con dos tramas aunque parece que un mismo narrador da congruencia a lo que se cuenta siguiendo el orden en que él mismo va descubriendo la verdad. Comienza con la muerte de un eminente profesor de la Universidad Brown (Providence), y el estudio de unos documentos que incluyen un informe sobre un ataque perpetrado por una secta. Una investigación sobre los miembros de la secta saca a la luz algunas pistas sobre la horrorosa criatura que veneran, y que supuestamente descansa en profundo sueño en la ciudad sumergida de R´lyeh. La segunda parte de la historia empieza con el cuaderno de bitácora del primer oficial de un barco que descubre la ciudad hundida.

Después de “desayunarme” esta joyita. Uno ya no tiene remedio. Sabe que sólo volverá a esta historia en esta edición. Es lo que tiene acostumbrarse a lo bueno.