Archive for Terror

Reseña: Bellas Durmientes, de Owen King y Stephen King

bellas-durmientesSiempre que un fan se entera de que el Tito King anda metido en un proyecto, es normal que se interese por él. Un maestro del Terror del que está todo dicho ya. Un dios de la mejor literatura de todas y que aún a su edad no para, pero es que por no parar, no para de innovar. Incluso si decide participar como coautor junto a su hijo escritor menos conocido de los dos como es Owen King. En Bellas Durmientes (Sleeping Beauties), el mejor escritor de Terror de todos los tiempos colabora con su hijo en esta historia épica y “colorida” sobre una pandemia mundial, donde el de Maine se adapta y sigue mostrando un vigor juvenil que no había visto en años.

El virus Aurora es una pandemia que cae sobre el mundo como un dulce hechizo de cuento de hadas. Aunque visto así en realidad, de dulce tiene poco… Ese mal sella a las mujeres dentro de capullos fibrosos y deja a los hombres en un estado de desorden mental. Hay disturbios fuera de la Casa Blanca, guerras apocalípticas de pandillas en las calles de Chicago…, y mientras tanto, en Dooling, West Virginia, la batalla de los sexos se reduce a una justa entre Clinton Norcross, un acosado psiquiatra de la prisión, y Evie Black, una joven con poderes sobrenaturales, encarcelada por el asesinato de un par de cocineros de metanfetamina. Pero entre estas desdichas en las que se centra el argumento, el reloj sigue corriendo, el final está cerca y sin embargo, Clinton y Evie siguen encerrados en su disputa de: los hombres son de Marte y las mujeres de Venus. “Podríamos seguir así para siempre”, Evie suspira móvil en mano.

Él dice, ella relata. Ella comenta, él replica. La historia más antigua del universo. Bellas Durmientes ha sido para mí una experiencia lectora diferente. Contiene tema apocalíptico (he leído bastantes) y personajes en los que crees que se desarrollará una trama filosófica de “estamos solos y si lo estamos es por algo”; pero no es así. Y lo que me pone nervioso es saber quién de los dos autores mete ciertas cosas en la trama, un drama alegórico que en ocasiones no me pega nada con King padre. Tiene su Terror sí, y en ocasiones de pronto salta a uno diferente. ¡Una ensalada con personajes curiosos, trama adornada con salpicaduras de ketchup arterial que mola!

Mujeres que andan durmiendo, maldecidas, que no deben ser molestadas. Si destrozas el capullo o vaina (por que no cabe duda de que en ocasiones la historia recuerda a La invasión de los Ultracuerpos) las hembras despiertan como zombies, o posiblemente como ángeles de la venganza, e inmediatamente comienzan a asesinar a sus esposos e hijos. Evie, a quien muchos llaman “el ángel negro”, claramente considera esta respuesta como una especie de venganza cósmica. Incluso puede ser que ella esté tirando de las cuerdas desde lejos sin saberlo…

Los devotos de la familia King entre los que me encuentro (aunque nunca he leído nada de mamá Tabitha King), encontrarán ecos familiares aquí. También argumentos comunes como una comunidad aislada viéndose agrietada por lo que acontece al mundo. Un lugar que se vuelve de todo menos agradable. Si conoces bien la obra de King, muchos trabajos te vendrán a la mente mientras lees Bellas Durmientes. El más obvio, con pandemia mundial incluida, la genial Apocalípsis (The Stand). Para muchos de mis amigos, posiblemente el trabajo más grande del genio de Maine. A ellos no me cabe ninguna duda de que les encantará Bellas Durmientes. El abundante grupo de víctimas y sobrevivientes recuerda bastante a lo que uno encuentra en Apocalípsis, la verdad. Y también tiene ese punto álgido, que mola bastante, cuando afortunadamente varios de estos personajes se separan de la manada: Clinton es nuestro héroe imperfecto del hombre nuevo, que lucha por salvar su matrimonio y ver como su esposa, Lila, se auto-administra de cafeína y cocaína en un vano intento de mantenerse despierta. Luego, cuando Lila se hunde, su puesto es ocupado por Frank Geary, un antiguo oficial de control de plagas con un temperamento desencadenante. Geary está decidido a salvar a su hija y con razón, cree que Evie Black es la clave… Y así toda una serie de interrelaciones que te enganchan y provocan que no quieras parar de leer.

El hechizo que a King hizo grande.

Bellas Durmientes es una buena historia que no me cabe duda que tendrá película en no mucho tiempo. Pero como novela tiene problemas similares a ciertas novelas tocho del Tito King. Tienes que conseguir entrar y no despistarte, o dejar mucho tiempo entre lectura y lectura, para no perderte con tanto personaje. Llega a proporcionar un glosario extenso de los habitantes de Dooling (incluye varios cónyuges y primos, panaderos y mecánicos, junto con “un zorro común, entre los cuatro y seis años de edad), cantidad de personajes que pueden asustar al no lector constante. Pero ojalá esos fueran todos los problemas de las novelas de ochocientas páginas que hoy visitan el mercado. El factor bueno para el lector debe ser el tempo. Y aquí se marca bastante bien. Bellas Durmientes es terriblemente satisfactorio durante su vertiginosa primera mitad, mientras la crisis se afianza, antes de que el equipaje alegórico se acumule. Luego, se mantiene con escenas, unas más impactantes que otras, hasta el final.

Uno de los dones de Stephen King como escritor es su dominio del medio en los pequeños pueblos estadounidenses y el trato entre la clase obrera típica de estos lares. Para Bellas Durmientes, todo esto parece susurrado al oído de su hijo Owen. Queda así una colaboración más que destacable, ideal para volver a disfrutar de una trama interesante para el amante del fantástico.

Reseña: La Cámara Verde, de Martine Desjardins

lacamaraverdeCada casa tiene sus secretos, cada mansión, cada hogar con vigas que han soportado decenas de años… Estas no dejan de ser frases que atraen, por que sabemos que hay mucha verdad, muchas mentiras tras cada casa, y centenarias, aún más. Y son mansiones clásicas, con sus pequeños escondrijos, con sus pequeños gruñidos o quebrantos en la noche…, pues ni que decir tiene que el toque gótico ya lo tenemos. Como amante de este subgénero de la intriga o el Terror, a muchos, historias como La Cámara Verde, de Martine Desjardins que ha publicado recientemente la siempre recomendable Editorial Impedimenta; con detalles así; les va a satisfacer de todas-todas.

Ahora podemos poner un nuevo nombre junto a Scrooge, Seraphin y Harpagon en nuestro universo literario: el de la familia Delorme. La vida de sus miembros, todos más antipáticos que los demás, así como su universo oscuro y roto, se presentan en la truculenta novela que os reseño hoy. En casa de los Delorme, cada minuto vivido se hace por ahorrar dinero: no hay renovación en la casa, migajas de comida en la mesa, ropa demasiado pequeña y gastada, lavados una vez al mes, etc. El objetivo: mantener intacta la montaña de dinero que se encuentra en el sótano de la casa. Es fácil pensar que los Delormes son adoradores de esa riqueza metálica que a muchos trastorna; el padre, Prosper, ha transformado una habitación de la casa en un templo en dólares. Dedica su tiempo a su tesoro y a su diaria oración, un Padre Nuestro con palabras cambiadas y adaptadas para con su bien preciado.

La historia gira en realidad en torno a una habitación en esa determinada casa construida por Louis-Dollard Delorme, una mansión gótica situada en Mont-Royal, a las afueras de Montreal. Este tipo es despreciable, un “encantador” patriarca. Durante la construcción de esta casa, imaginó una habitación central, ubicada en los cimientos del edificio, una bóveda blindada, pintada con el color venerable del dinero que para él tiene un olor. Un olor a santo. Ochenta años más tarde, después de un período suntuoso cuando esta casa tenía una arquitectura muy bancaria, dos mujeres, durante un ataque, descubren en esta habitación verde, el cadáver de una mujer momificada con un ladrillo en la boca….

Comienza entonces, esta historia completamente loca, de una casa que nos cuenta acerca de sus habitantes, sus vicios y sus raras cualidades, sus hábitos y sus fallos humanos. Sí, lo que escucháis. En La Cámara Verde cada página es una sorpresa, cada elemento revelado me dejó a cada cual peor. Obviamente, esta casa tiene más que solo un par de orejas; ella nos habla, nos explica y revela los secretos mejor guardados de esta dinastía familiar que dedican sus días a ganar dinero y a contarlo en las noches. Cuando el día ha sido fructífero, sí que pueden tomar una taza de agua caliente.

El punto de inflexión lo pone la llegada a la casa de una hermosa señorita llamada Penny Sterling. Una chica que viene para alquilar una habitación y se mudará para hacer vida junto al séquito de la familia Delorme. Ella provoca el interés ($$$) de la familia, porque ella inventa un juego que…, bueno, para no spoilear más, digamos que todo está configurado para que “se arregle” un matrimonio de conveniencia. ¡Más $$$!. Este detalle y las odas a la miseria de la familia Delorme, son en mi opinión el atractivo de la novela. Exempli gratia: ¿Un helado? Para qué, podemos lamer otra cosa. ¿Comprar pan rallado? Claro, si tienes el material básico que más necesitas. ¡Prueba el aroma de un buen bistec o carne a la parrilla! ¡Lo más rentable es olerlo! ¡Especialmente, si gozas de una nariz fina! En resumen, aventuras de una familia que te hará sonreír e incluso a veces, reír a carcajadas. Martine Desjardins posee un sentido del humor negro, surrealista, que sabe a caramelo de flan. Cada personaje de esta familia te ofrece algo, tanto en número como en su humanidad… monetaria. Delorme el abuelo, el padre y el hijo, las tres niñas mayores, Morula, Blastula y Gastrula, todos los personajes han sido tejidos hábilmente por la autora. Aunque mi personaje favorito es la “hermosa” Estelle, la querida esposa de Louis-Dollard.Y cuando sepáis de ella, sabréis por qué.

Con su quinta novela, Martine Desjardins nos transporta a un universo que es tan realista como poco convencional. Además aporta el misterio gótico de esa mujer momificada, de la cual nos llevamos toda la novela queriendo saber más. Desjardins dio el salto a la fama en 1997 con su primera novela, Le Cercle de Clara. Su novela fantástica Maleficium (2009), le granjeó el Premio Jacques-Brossard de Ciencia Ficción y Fantasía, galardón que ha obtenido de nuevo en 2017 gracias a La Cámara Verde. Considerada su mejor obra hasta el momento.

Martine Desjardins. Quiero saber más de ella.

Reseña: Esposas Prohibidas de Siervos Sin Rostro en la Mansión Secreta de la Noche del Aciago Deseo, de Neil Gaiman y Shane Oakley

esposasprohibidasElogiar a Neil Gaiman es como darle al Rey Midas un ladrillo de oro por su cumpleaños. Incluso sus “malas” cosas son mejores que la media, y es por eso que proclamar que Esposas Prohibidas de Siervos Sin Rostro en la Mansión Secreta de la Noche del Aciago Deseo es una diversión desgarradora; no debería llevar a ninguna mandíbula hasta el suelo. Sí amigos, visualmente y de forma evocadora, la versión en cómic que en su día editó Dark Horse Cómics y que acaba de publicar Planeta Cómic, ésta misma que os reseño hoy, es una toda una delicia ilustrativa…

…, hasta en su título irónico.

Trasladando el relato corto de Gaiman de hace una década, a la vida animada, Esposas Prohibidas de Siervos Sin Rostro en la Mansión Secreta de la Noche del Aciago Deseo cuenta la historia persistentemente trágica de un esposasprohibidas01autor que intenta capturar la verdadera esencia de un mundo cotidiano de castillos embrujados, maldiciones de sangre y pájaros que hablan sobre siniestros deseos. En otras palabras, nos lleva como lectores a entender lo que la Fantasía significaría para un personaje que vive dentro de una novela de… fantasía. Un cálido abrazo de parodia para una noche oscura y tormentosa.

A los que conocíamos el relato, ya sabíamos que Gaiman está en su momento más juguetón aquí. Estira la idea más allá de su punto de ruptura sin dejar que se alargue. ¿Por qué? Por que siempre hay un nuevo e inquietante fantasma tras la fantasía oscura de los lugares góticos y tenebrosos. Esos mismos espíritus que están al acecho en cada esquina mohosa, mientras que en la más alta torre sigue “sufriendo” por trasladarlo al papel, el desaliñado escribano y carismático completo en soledad.

Si el concepto que traslada Gaiman en Esposas Prohibidas de Siervos Sin Rostro en la Mansión Secreta de la Noche del Aciago Deseo es como una brisa fresca en un cementerio viviente, la obra de arte, las ilustraciones esposasprohibidas00que aporta Shane Oakley; son una escalofriante mano helada en tu espalda en una noche gélida. Aporta terror visual. Cada página es excepcional, tejiendo entre múltiples realidades (real, ficticia y ficción real) con estilos atractivos e independientes. Aparece una naturaleza propia de antología de cuentos perversos en la narrativa principal. Encuadernada en un castillo y cargada de plumas, que anclará los males idiotas y agitados del escritor al presentarlos formalmente.

Así que la parodia terrorífica funciona porque Oakley evita la caricatura en la obra de arte que sale de sus manos (Gaiman ya provoca que esté presente en la narración). En el otro lado del espejo del autor, Oakley utiliza el impresionismo irregular y el sombreado tenue para crear el tipo de imágenes notables que te hacen reacio a pasar la página. Es hermoso y quimérico, rogando ser estudiado y apreciado nuevamente cuando la historia llega a su fin. El arte que encontramos en este ligero volumen, agrega un concepto alegre, honrando esposasprohibidas03tanto el amoroso despliegue de la fantasía gótica como los cuentos que la engendraron.

Aseguraría sin temor a equivocarme que la verdadera estrella en Esposas Prohibidas de Siervos Sin Rostro en la Mansión Secreta de la Noche del Aciago Deseo son las ilustraciones que aporta. Aquí Oakley encumbra a Gaiman. Y no hay ningún temor en decirlo. Es maravilloso ver esta encantadora historia como una plataforma para el talento de pesadilla que los pinceles de Oakley son capaces de conseguir.

Reseña: No mires ahora y otros relatos, de Daphne Du Maurier

no-mires-ahora-y-otros-relatosExisten en la historia de la literatura autores no muy conocidos por su nombre pero con obras tremendamente importantes y reconocidas aunque sea en el mundo del cine. Una curiosidad que no deja de ser curiosa, valga la redundancia, pues de forma indirecta estos mismos nos hacen llegar sus obras así como el gusto por aquella literatura escondida. Un ejemplo claro de esto es Alfred Hitchcock y su amor por la obra de Daphne Du Maurier, Una escritora inglesa de principios de principios del siglo XX, la típica niña de familia adinerada cuya pasión por la lectura le hizo dar el siguiente paso y convertirse en creativa, especialmente, de algunas obras más que destacables de las cuales en cuanto empiece a mencionarlas, más de uno se sorprenderá.

No sin antes, comentar que uno de mis gustos por el cine me lleva directamente a este tema. Donde el “Inspirado en…”, “Basado o Inspirado en la obra de…”; es uno de los lugares donde más se centran mis ojos cuando empiezo o termino de ver un film. Particularidad que me ha llevado a descubrir más de una sorpresita que guardaré por siempre en mis memorias. Algunos dirán: ¿eres capaz de leer libro después de haber visto el film o la serie? Sí, nunca me molestó. Tanto ir en una dirección como en otra, no me molesta, y se descubren muy buenos detalles en ciertas historias pues se pueden contar con los dedos de la mano los guionistas que copian el libro tal cual. En fin, todos estos comentarios a lo abuelo cebolleta para deciros como supe de Daphne Du Maurier. Muchos ya lo habréis pensado. Pues sí, gracias a Hitchcock y su genial película de Los Pájaros fui corriendo en su día a buscar el relato en el que estaba basado y me topé con esta autora…, y la obsesión de Hitchcock por ella. ¿Por qué? Pude leer que ya había adaptado obras anteriores como Posada Jamaica (1939), que la autora no había quedado contenta con ella y lo volvió a intentar con otras películas que sí llegaron a la cumbre. Los Pájaros como acabo de anunciar, por ejemplo, y la genial y mejor novela Rebeca.

Mis ojos se abrieron muy mucho cuando me enteré que la editorial La Biblioteca de Carfax, un ejemplo de editorial nueva con buen gusto que se va consolidando a cada paso, con cada publicación, después de traer Las ratas, Sweeny Todd, Experimental Film, Relatos Sombríos, de Edith Nesbit, El Carruaje Fantasma…, títulos más que interesantes; ahora publica una pequeña colección de cuentos de Du Maurier, llamada No mires ahora y otros relatos. Una recopilación de cinco relatos de la autora inglesa, una joya de libro muy a tener en cuenta.

No mires ahora (un relato adaptado al cine en 1973 por Nicolas Roeg con el título en español de Amenaza en la sombra), habla sobre la ciudad de Venecia, esa misma que tanto atrae a escritores por sus tan conocidas historias que alberga entre tanta calleja y puente, donde Du Maurier toca el suspense en sus más altas cotas, en mi opinión. Un matrimonio, sentado en la terraza de un bar de Venecia retoma un antiguo juego que disfrutaban en común tiempo atrás. Mirar a otras personas sentadas en el bar y comenzar a inventar una historia acerca de ellas… Hasta que dan con dos extrañas ancianas que empiezan a hablarles de su pequeña hija muerta.

El manzano es un deleite para el karma interior. Gira en torno a un hombre que acaba de enviudar de una esposa que no amó.

No después de medianoche, me encantó. Una historia donde un profesor de primaria en vacaciones viaja a Creta con la finalidad de encontrar a esas musas que todo autor necesita. Su afán por la pintura le lleva a una cabaña de un complejo hotelero en el que el anterior ocupante fue encontrado muerto en la playa…

Hay variedad de motivos y líneas argumentales, y el terror o el suspense provienen de distintas raíces y eso Daphne lo ejemplifica muy bien. Como En el estanque o Las lentes azules, donde por ejemplo incorpora elementos de Ciencia Ficción, con un tono falsamente ligero de cuento infantil. Los cuentos que componen esta antología, representan el talento joven de una mujer que llegaría no solo a ser una de las autoras más leídas del planeta para los interesados en la verdadera literatura de suspense, thriller, terror, o como queráis llamarlo los críticos. En lo que sí estamos todos de acuerdo es que leer a Du Maurier es toda una experiencia.

Reseña: El Monstruo, de Alan Moore, Heinzl, Jesús Redondo y VVAA

el_monstruoScream! era una revista-cómic británica semanal de poco más de treinta páginas, editada por Ghastly McNasty, que duró solo quince números antes de fusionarse con The Eagle en 1984. Los primeros dos números de Scream! venía con regalos gratis pegados a sus cubiertas (algo no tan conocido por la época). Al ser una revista con la idea general de tratar el cómic de Terror, ya podéis imaginar el tipo de presentes que traía: unos colmillos de plástico a lo Drácula, una araña de goma, un llavero que era un dedo ensangrentado cortado, un ojo blandito a la vez que repugnante…; cosas que molaban muy mucho a niños y amantes del Terror de aquellos años, entre los que por supuesto me encontraba.

el_monstruo00Las historias a tratar en el magazine, por que sin duda empezaron a llamarse así, y los hubo de muchos tipos y colores según al país que te fueras (¡el género de Terror se puso de moda!), no fueron historias banales. Los mejores autores del momento se sentían intrigados y deseosos por aparecer en tales revistas. En el caso de Scream!, en dichos quinces números, se incluyeron unas series recomendables así como historias cortas muy dignas. Y con autores que a día de hoy se consideran casi dioses del noveno arte. Los títulos que fueron seriados en dicha revista fueron: The Dracula File, The Thirteenth Floor y El Monstruo, esta maravillosa historia que os reseño hoy.

El Monstruo es una terrorífica historia surgida de las páginas de Scream! que queda recopilada, en su totalidad y por primera vez, en este tomo que edita ECC Ediciones. Una historia de terror que en primera instancia, y sin duda, traslada al ojeador al tema Frankestein. Eso no lo voy a negar. No obstante, debido al gran guionista que hay detrás (el grande de Northampton), también hay similitudes con El Jorobado de Notre Dame; una trama que paso a paso suma valores la mires por donde la el_monstruo01mires. Un guión protagonizado por una peculiar pareja formada por Kenny Corman y su tio Terry. Kenny es un chico de doce años y Terry es un hombre cuya deformidad física y retraso mental lo convierten en lo que el resto del mundo tiende (o tendía) a llamar con facilidad… un monstruo. Una aberración de la naturaleza. Pero lo trágico viene desde el principio, cuando vemos como el pequeño queda huérfano en circunstancias catastróficas y debe a partir de ahora, enfrentarse al mundo solo. O lo que es peor, acompañado de su tío Terry como adulto más cercano…

El relato empieza como una clásica serie de Terror, con un enorme poder de enganche, gracias al enorme monstruo de guionista que tiene detrás. Ni que decir tiene que el aislamiento ha convertido al tío Terry es un ser inadaptado que apenas puede controlar su fuerte temperamento y fuerza animal. Este hecho es el que principalmente creará problemas a los dos. Una historia de vida y situación, que poco después, se transforma en una búsqueda, una quest, una carrera trepidante alrededor de un mundo xenófobo, despreciativo, tan monstruoso como el peor de los humanos. Capítulos muy el_monstruo03breves pero con unos cliffhangers tremendamente conseguidos.

Y ahora viene lo fuerte. No voy a decir que molara o mole la historia por ser quién son. O sí, no lo sé. Pero Dios, no me digáis que no suma a vuestro hype el saber que El Monstruo fue creado iniacialemente por Alan Moore (Watchmen) y Heinzl (Doomlord). Una trama que cuenta además con historias adicionales de John Wagner (Button Man), Alan Grant (Batman) y Jesús Redondo (Return to Armageddon). Ahí es nada. Moore, Wagner y Grant. Tres pilares indispensables del noveno arte.

el_monstruo02El Monstruo es de esas historias que te hacen plantearte la máxima de: ¿El monstruo nace o se hace? Con un dibujo maravilloso tanto de Heinzl como de Redondo y casi doscientas páginas; ahora convertido en un tomo genial, El Monstruo que edita ECC Ediciones, es de esas joyitas que de vez en cuando saca dicha editorial y que a muchos nos deja totalmente sorprendidos por que jamás pensábamos ver una edición de este tipo en este país. A estas alturas, con la calidad de la edición que lleva y en la actualidad. En este caso se ha recopilado solo la historia de El Monstruo, pero por favor, por todos los dioses antiguos y nuevos; traigan más de esto. Más tomitos así. Al menos, The Dracula File y The Thirteenth Floor. ¡Lo que resta de la conocida revista Scream!

Reseña: El Espectro del Abad, de Louisa May Alcott

elespectrodelabadEn las fuentes está la originalidad de muchos de los relatos que hoy en día vemos convertidos en novelas, incluso en films para la pantalla grande. Cuando llevas años y años leyendo sin parar, cada vez profundizas más en el género que te gusta, hasta que llegas casi a sus cimientos. En ellos, entre esas raíces quebradas, puedo decir que me encuentro, dentro del género gótico de Terror. En las bases o casi lo más cercano a la época oscura de la que casi no se puede rescatar nada. Lo bueno de las tramas góticas, de esta literatura bella en todo sus aspectos es, que en apenas cinco o seis páginas ya te encuentras perdido en una trama envolvente, y el ansia por saber, crece como un liquen en el margen de un riachuelo perdido en un bosque que nadie conoce.

Descubrí hace no mucho una editorial que me llamó mucho la atención. Se lo estaban montando muy bien. Pulpture Ediciones es una pequeña editorial independiente dedicada a la literatura de ficción establecida en Madrid, que parecía publicar autores contemporáneos, pero también traducciones de clásicos, de esos que siempre digo que deben estar disponibles en librerías. Con un cuidado diseño, y unos formatos muy ligeros pero de calidad, tenían algunos títulos la mar de interesantes. Basados sobre todo en la narrativa breve (de la que alegan es su piedra angular), ofrecen unos precios bastantes asequibles al aficionado lector. Entre sus novedades descubrí toda una joyita que aún no había leído. El Espectro del Abad (o la Tentación de Maurice Treherne), de la genial Louisa May Alcott, autora de la archiconocida Mujercitas. Un relato victoriano, ideal y navideño de los que solo los grandes maestros al estilo M.R. James supieron hacer. Ni que decir tiene que tenía que hacerme con ella para reseñárosla aquí.

Y descubrí unas de las mejores historias para leer en Navidad (y junto a la hoguera) que se hayan escrito. Reunirse en Navidad es el pretexto que congrega a un grupo de personajes en la antigua abadía, ahora convertida en mansión, en la historia que presenta Alcott. Hay de todo: herencias, compromisos de por medio…, amores ideales no resueltos, pero todo pasa a un segundo plano en el momento que se decide contar historias de fantasmas junto al fuego. Los entusiastas de Louisa May Alcott estarán encantados de leer esta pequeña novela publicada en 1867, justo un año antes del gran debut de su trilogía de mujeres más conocida. El Espectro del Abad fue uno de los tres libros que May Alcott escribió bajo el seudónimo de A.M. Barnard. Ella usó este nombre para escribir cuentos que eran más para lectores adultos, aunque ya os adelanto que esta historia, a ciertos jóvenes, les atraerá bastante.

El Espectro del Abad es un romance, un misterio, una historia de fantasmas y una novelita que no podrás dejar de leer una vez empieces. Se subtituló en su día como una Una historia navideña y sin duda evoca recuerdos de temporadas navideñas de antaño, antes del advenimiento de internet y la televisión (todo lo que no produce ambientación alguna), épocas donde uno se sentaba alrededor de un acogedor fuego y contaba cuentos espeluznantes para pasar el tiempo. En la historia, Maurice Treherne está falsamente implicado en un caso de falsificación y fraude. También pierde el uso de sus piernas al intentar salvar la vida de su elegante primo, Jasper. El rico tío soltero de Jasper inicialmente había hecho de Maurice y Jasper herederos iguales en su testamento, pero por alguna razón repentinamente desecha a Maurice, dejando a Jasper como el único beneficiario. Ambos primos están enamorados de la hermosa Octavia Snowden, otra prima, que también se nombra en el testamento. Una mujer fatal hace su aparición en la forma de Edith Snowden, una mujer infelizmente casada y en busca de diversión. Maurice, que recientemente regresó de un curso de tratamiento en Londres a la mansión familiar, se encuentra en medio de un misterio. Un abad misterioso es visto con frecuencia vagando por los pasillos de esta maravillosa casa de campo con el fin de…

Todos los cabos sueltos se atan perfectamente al final de esta novelita tremendamente recomendable, que nadie debería perderse. Especialmente, el amante de la buena y mejor literatura gótica de calidad.

Reseña: Picnic a la Luz de la Luna, de Nick Antosca

PicnicALaLuzDeLaLunaMás de una vez suelo decir que en la rareza está el gusto por lo original. Sobre todo, para todos aquellos que tenemos encimas unas cuantas toneladas de lecturas, ya sea cómics, libros…, gente que incluso leemos articulos o ensayos históricos en los que encontrar mentes diáfanas divagando antes de pasar al otro lado. Y así me decido y viajo, navego entre las aguas turbulentas de las redes, entre editoriales que apuestan por los autores que no se suele apostar. Y así en esa aventura marítima, con el Terror como meta siempre-siempre en el primer lugar de mi horizonte antes de optar por otro género, me percato de una terrible nube en lontananza. Una borrasca de titulos la mar de atractivos en Orcinny Press; una editorial que hasta ahora había pasado desapercibida para mí (aún me fustigo por ello) con varios títulos interesantes entre los que como primer tesoro reparo en Picnic a la Luz de la Luna, de Nick Antosca.

Nick Antosca…, Antosca…, ¿de qué me suena? Maldita sea, ¿no me va a sonar? De verdad, que a veces da miedo como todo parece conectado. Nick Antosca es un joven autor estadounidense de ficción literaria y guionista, pero también creador de la serie antológica de televisión tan de moda en USA, la genial Channel Zero. Una serie de TV basada en los creepypastas, la cual ni tengo que decir que devoro con ansia cada temporada. Pero Antosca, un privilegiado que se graduó pronto en Yale, tiene escritos que han aparecido en antologías, revistas literarias, periódicos y sitios web, incluidos The New York Sun, The Paris Review, Nerve, Hustler, Film Threat, The Barcelona Review, Exotic Gothic o The Daily Beast. Una buena mente dedicada al Terror que como guionista metió cabeza en el canal Syfy donde también coprodujo 13 episodios de la famosa Hannibal, la serie de drama militar Last Resort en la ABC, o series menores fantásticas como Believe en la NBC (creada por Alfonso Cuarón); y antes que eso, el remake de Teen Wolf para la MTV.

Un prodigio, vuelvo a decir. Tened en cuenta que Nick Antosca cuenta con poco más de treinta años. Y aunque todo lo comentado parece tenerle ocupado, cuenta en su haber cinco libros, entre ellos: Fires (2006), Midnight Picnic (2009, que hoy os reseño) y The Girlfriend Game (2013). Ganando nada más y nada menos que el Shirley Jackson a la Mejor Novela Corta con Picnic a la Luz de la Luna, la novelita que nos publica y traduce para el público español Orciny Press.

¿Y qué cuenta Picnic a la Luz de la Luna? La segunda novela de Antosca nos lleva a una tierra alejada y mansa como es la Virginia Occidental. Donde Bram, de 22 años, se obsesiona con un asesinato después de que se descubren los huesos de un niño en el bosque detrás de su casa. El fantasma del niño muerto, Adam Dovey, de seis años, pronto se le aparece a Bram y lo insta a vengarse de Jacob Bunny, el alcohólico introvertido, bondadoso y ex convicto que hace más de veinte años ahogó a Adam… Uff, ¿parece que he contado cientos de spoilers en apenas cinco líneas, no? Puede ser, pero es que esta novelita va como un tiro desde el principio y suceden cantidad de cosas en pocas páginas. Cosas como que Bram y el espíritu de Adam vagan por el inframundo de los muertos, viajan a clubes de striptease o callejones con encuentros que recuerdan a las mejores escenas escritas por el dios de lo raruno David Lynch.

Como decía al principio, en Picnic a la Luz de la Luna he encontrado una pequeña novela demente que en especial atraerá a los lectores a lo extraño, simplemente por el gusto de la rareza. La mayoría de los autores no matarían a un niño en sus historias, y los que lo harían, lo harían a la ligera; cosechando todo el ambiente conmocionador de alrededor. Es deir, sin especificar en la escena. Y con ello se corre el riesgo de hacerlo insensible o mal parametrado. Eso no le ocurre a Antosca. Crea un tono de lectura muy semejante al terror ofrecido en La Chica de Al Lado, de Jack Ketchum. Ese horror tan cercano que aprieta la tranquilidad de uno hasta agrietarla. Picnic a la Luz de la Luna contiene una de las escenas de asesinato más inquietantes que he concebido como lector.

Aún sueño con ello.

Reseña: El Carruaje Fantasma y otras historias sobrenaturales, de Amelia B. Edwards

el-carruaje-fantasma-y-otras-historias-sobrenaturalesMi género favorito pide leerse con la llegada del frío. La inspiración está en las nieblas, el aumento de horas de oscuridad y las calles vacías. El Terror leído se engrandece con cada novela, con cada relato, casi cualquier hora de este frío que nos acomete es buena para leer… si hace frío. Y es gracias a ciertas editoriales que están despuntando (o algunas ya consagradas que deben saber sobre el frío) que es ahora cuando sacan no solo títulos referentes al género, sino también obras inéditas. Obras inéditas y buenas a estas alturas en un país que todavía no ha decidido que en el miedo, el terror, horror y otros derivados; en el susto también está el gusto. El ser humano se activa cuando uno siente miedo, nuestros sentidos se agudizan y nuestros ojos se abren aún más. Independientemente de la edad que tengamos. Eso no puede ser malo.

La Biblioteca de Carfax es un ejemplo de editorial que se va consolidando a cada paso. En mi corazón ya lo hizo casi en sus inicios. Tiene lo que hay que tener. Las ratas, Sweeny Todd, Experimental Film, Relatos Sombríos, de Edith Nesbit… Títulos más que interesantes, inéditos y Premios Bram Stoker. De lo que andamos bastante necesitados por estos lares. Y ahora, una vez más, otro título interesante. El Carruaje Fantasma y otras historias sobrenaturales, de Amelia B. Edwards. Una antología con los relatos más inquietantes que he leído en mucho tiempo.

Amelia Ann Blanford Edwards (1831-1892), también conocida como Amelia B. Edwards, fue una novelista inglesa, periodista, viajera y egiptóloga. Sus trabajos literarios más exitosos fueron historias sobrenaturales como la incluida aquí, su popular historia El Carruaje Fantasma (1864). Pero también gustaron mucho sus novelas Barbara’s History (1864) y Lord Brackenbury (1880). Y el cuaderno de viaje Mil Millas al Nilo (1877), que describe su viaje de 1873 a 1874 por el río Nilo. Un trabajo que tuvo bastante repercusión entre la crítica del momento. Edwards, fue educada en casa por su madre y mostró ser una gran promesa como escritora a edad temprana. Publicó su primer poema a los siete años, su primera historia a los doce, y procedió a publicar una variedad de poesía, historias y artículos en un gran número de revistas. En su prosa se nota su experiencia. Es una verdadera delicia leerla, la verdad.

Las historias de fantasmas que propone Edwards se han recopilado en ediciones sueltas de editoriales extintas pero al menos que yo recuerde, nunca en un sólo volumen. Ni en una edición tan llevadera. Las ediciones de Carfax, con esas portadas tan sugerentes, tienen ese diseño especial que buscan nuestras bibliotecas y nuestro amor por el mejor género de todos. Son siete los cuentos que recoge, todos y cada uno de ellos diferentes entre sí pero con temas más que sugerentes. En El Carruaje Fantasma, un tipo perdido en los bosques, acude desesperado tras el paso de un viejo hombre que lo lleva a una mansión de un curioso hombre de ciencias. Una noche en los confines de la Selva Negra cuenta la historia de dos amigos que se enfrentan al ataque de unos asesinos, mientras son acosados durante su estancia en una cabaña rural. En el confesionario es una de mis preferidas. Un peregrino que tras su largo camino se enfrenta a la aparición de un sacerdote asesinado.

Me gustó también mucho Una misión peligrosa, por la veracidad que hay tras el argumento. Un relato bélico donde se cuentan las apariciones de compañías enteras de soldados fantasmas transitando por lugares inesperados. El expreso de las cuatro y cuarto es una de esas historias detectivescas que sólo los ingleses saben hacer bien. Una trama de investigación con algo de horror, que cuenta la historia de un importante ejecutivo ferroviario huido con el dinero de todos.

La historia de Salomé cuenta una bella historia de amor, de esas que están por encima de la vida y la muerte… Pero otro relato digno del recuerdo para mí, por lo que me afecta de forma particular, es El paso Nuevo, donde nos encontramos a dos amigos de excursión por las montañas suizas, los cuales dan con una extraña aparición que les advierte de algo muy malo que se les viene encima.

Una genial y recomendable antología. Me ha encantado como amante de las tramas de muertos a destiempo que soy. Lo mejor del Terror literario siempre llega con el frío.

Reseña: Los Doce, de Justin Cronin

LosDoceLos Doce es un libro gordo, de esos que se pueden utilizar para cuidar el alma y el cuerpo, leyéndolos y haciendo pesas respectivamente. A su vez, Los Doce es la secuela de otro libro igual de gordo llamado El Pasaje que fue publicado hace dos años (en España) y que fue catalogado por Stephen King como una joya.

El Pasaje ciertamente era un libro de esos para disfrutar, una buena historia de vampiros con muchísimos personajes y una trama que no paraba de avanzar… hasta que se cortaba bruscamente. Porque eso ocurría cuando llevabas doscientas y pico páginas, el corte más brusco que recuerdo haber leído jamás, de esos que te dejan una sensación de vacío en el interior y parpadeas porque no crees que eso sea posible. A partir de ahí, comenzaba otra historia.

No negaré que cuando leí El Pasaje me metí tan de lleno en la historia de Wolgast y Amy que cuando se detiene (bruscamente, no me cansaré de decirlo) y empieza con otros personajes, otro lugar y, entre comillas, un mundo nuevo que definir, me costó volver a entrar en la historia. Pero Justin Cronin hace una cosa muy bien: narrar. Y pronto, volvía a estar absorbido por esos nuevos personajes, por ese lugar llamado La Colonia y por la amenaza constante de los vampiros, llamados en el libro virales.

Me encantó. El Pasaje es uno de esos libros que me abrieron la mente y me hicieron imaginar y disfrutar como un enano. Aunque, a mi gusto, adolece de una cosa que lo hizo imperfecto: el deus ex machina. Cronin es uno de esos autores que no creen en la existencia del mal si no existe una fuerza benigna que lo contrarreste. Y su final, al igual que el de Apocalipsis de Stephen King, es demasiado… Dios. Deus ex machina.

Los Doce comienza unos meses después de haber terminado la historia de El Pasaje. Al menos lo hace durante unas páginas, antes de dar marcha atrás y comenzar a narrar otra historia que más adelante tendrá su importancia. Nuevos personajes, época presente, tensión creciente y todo eso que Cronin hace a la perfección. Aquí ya estamos preparados, sabemos que esa historia no durará, que se cortará bruscamente para regresar a nuestros viejos conocidos de la Colonia. Y así es. Como siempre, sin embargo, el saber que va a ocurrir le quita la intensidad que tenía en el primer libro aquel corte abrupto.

Sin embargo, la primera parte del libro es maravillosa. Presenta varios personajes de forma sublime (El último superviviente de Denver, April, Daniel, Horace, Lawrence y la zumbada de Lila) y la acción es trepidante. De aplauso.

Y ahora sí, por fin, volvemos con nuestros viejos conocidos. Los que siguen vivos, al menos, porque de un plumazo se nos cuenta la muerte de algunos supervivientes del primer libro en los meses que han transcurrido en medio. La historia se desgrana con rapidez, en varias direcciones que van confluyendo en una sola, mostrando grandes personajes y personalidades, momentos de horror absoluto, y una tensión que casi puede cortarse con el cuchillo. En eso, Justin Cronin es bueno. Muy bueno.

Tanto a El Pasaje como a Los Doce les sobra, a mi parecer, esa ayuda externa y ¿divina? que ayuda a los personajes a resolver la acción en sus últimos instantes. Sinceramente, creo que todo es tan realista (dentro de lo realista que puede ser una guerra entre humanos y vampiros) que esa ayuda extra le quita algo de emoción. Y además, tampoco habría sido necesaria. Les habría costado más, sí, pero podrían haber ganado igualmente sin necesidad de apoyo.

Para mí, es la única pega y no afea el libro aunque impide que pueda considerarlo sublime. Por lo demás, me quedaré impaciente a la espera de que llegue el cierre de la trilogía que… ¡¡acaba de ser publicada!! La Ciudad de los Espejos se llama, me llama y allá voy.

Reseña: El Pasaje, de Justin Cronin

elpasajeCuando en 1897 el irlandés Bram Stoker publicó Drácula, nunca pensó que había creado una de las novelas más relevantes en la literatura de terror. Había nacido un mito: el de los vampiros y con él un nuevo género de horror literario. La historia no había hecho más que empezar, pues hoy son muchas las obras que rinden homenaje bien al personaje o bien al autor, sirvan de ejemplo Soy leyenda, del recién fallecido Richard Matheson, la cual ha sido premiada como Mejor Novela de Vampiros del pasado siglo por delante de clásicos como Entrevista con el vampiro, de Anne Rice o El misterio de Salem’s Lot, de Stephen King entre otras.

Hace poco retomé la lectura de obras de temática de vampiros y tuve el placer de descubrir a John Ajvide Lindqvist, un excelente autor sueco que aporta al género la soberbia Déjame entrar, y a Justin Cronin, con El Pasaje, de la cual les adelanto que los derechos han sido comprados por el director Ridley Scott para ser adaptada a la gran pantalla.

Si bien he de admitir que el principio me resultó un poco lento, no fue hasta la segunda parte, titulada “El año de Cero”, donde el ritmo me pareció frenético, la novela en conjunto es una “pasada”, con mucha acción, suspense y algún que otro susto, todo dentro de un mundo apocalíptico, otro género que devoro con ansiedad y que está en auge en los últimos años. Sin duda alguna El Pasaje, de Justin Cronin se convertirá en otro clásico del terror, si no lo es ya. Estos peculiares vampiros son más conocidos como “virales”, “colillas” o “dragones”.

Pero el origen de esta nueva especie se debe al descubrimiento de una sustancia a cargo de un científico que dirige una expedición que tiene lugar en Bolivia. Dicha sustancia se cree que aumenta la longevidad. ¡Y lo hace! Pero no como ellos pensaban. Ahora el daño es irreversible y la población ha sucumbido al efecto de esa misteriosa materia. No hay vuelta atrás, los supervivientes a la catástrofe no tienen más remedio que huir, esconderse y procurar mantener los generadores eléctricos encendidos durante la noche hasta que se agote la energía, después…

El impacto que causó El Pasaje (Umbriel) fue colosal, Stephen King la catalogó como la novela del año, incluso hizo una llamada telefónica a un programa que estaba emitiendo en directo y donde Justin Cronin estaba siendo entrevistado para felicitarle personalmente. De ella, el autor de Maine llegó a decir: “cada tanto aparece una novela que ofrece una historia fascinante y entretenida con una prosa sencilla y ágil, fundamentada en una imaginación extraordinaria. Este año, los lectores de esas novelas podrán disfrutar de El Pasaje de Justin Cronin. Si lees quince páginas, quedarás cautivado; si lees treinta, caerás prisionero y ya no podrás parar de leer hasta altas horas de la madrugada. Tiene la nitidez que sólo pueden lograr las obras épicas de la fantasía y la imaginación. ¿Qué más puedo decir? Lo siguiente: lee este libro y el mundo cotidiano desaparecerá”.

Más de mil páginas nos ha regalado el autor en El Pasaje.