Archive for Roca Editorial

Reseña: La marca de la luna, de Amelia Noguera

lamarcadelalunaQuerido lector:

Voy a desnudarme, literariamente hablando. Voy a hablar de mis preferencias sobre un género que suelo leer bastante a menudo: el histórico.
Me gustan este tipo de lecturas, en particular si se tratan de historias del medievo. Pero también soy consciente de que, en ocasiones, me adentro en terrenos pantanosos leyendo alguna novela que está basada en hechos más o menos recientes. No me gusta hacerlo, no por la historia en sí, La marca de la luna es genial, sino más que nada porque no me gusta entrar en partidos o movimientos políticos: que si republicanos, que si monárquicos, que si izquierda, que si derecha, que si pitos y que si flautas. No me interesa la inclinación o el favoritismo de la gente, ya sea del pasado, del presente o del futuro. Soy conscientes de que son hechos históricos y que, como tales, han de ser narrados, aún así, me da miedo entrar en el tema. Ya declaré no hace mucho tiempo en otra reseña cuyo título omitiré, que no me gustaba formar parte de algo que podría generar polémica para algunos y alabanzas por parte de otros. Al igual que ocurre en todas las redes sociales en las que tengo creada una cuenta, no entraré en detalles de ámbito político. No van conmigo y no espero que lo entienda. Simplemente es cuestión de respeto. Dicho todo esto, y al margen de tan intrincado asunto, me ceñiré a la historia de esta novela titulada, como dije,  La marca de la luna. Pero antes, y hablando de respeto, permítame pedir disculpas públicamente a Rocaeditorial y, en especial, a la autora de esta obra, Amelia Noguera, por omitir todo lo referente a la política en esta novela.

Aclarado este asunto, espero que por última vez, diré que el pasado mes mi lectura elegida de este género fue Los caminos del mar, de Almudena Albero Andrés, también publicada por Rocaeditorial. En la reseña, hablé de una mujer luchadora, un ejemplo de superación ejemplar, un espejo en el que reflejarse ante las adversidades. Ahora, pocas semanas después, debo decir que La marca de la luna también guarda cierto parecido a dicha obra, pues Lila, la protagonista de esta novela también es una mujer que se encuentra con demasiados obstáculos en su camino, injusticias que marcan al lector casi en cada capítulo. Es un gran personaje que deja huella en todas las etapas de su vida.

“En el año 1920, en una pequeña aldea de la India, Lila va a ser sacrificada por el mero hecho de ser niña. Durante el parto, su madre fallece y es su abuela Asha quien convence al resto de la familia para que dejen a la pequeña con vida. Lila lleva una pequeña marca con forma de luna en el vientre. Una maldición ha caído sobre la familia: Lila no podrá tener jamás a un hombre como esposo. Asesorada en todo momento por su abuela, la pequeña descubrirá que hay leyes que es mejor no desobedecer…”

Este es, tan solo, el primero de los viajes de Lila por el mundo. Un viaje que te llevará por Checoslovaquia, en plena invasión nazi, y por una España destruida por la guerra civil. Hay muchas razones para que leas esta novela, una de ellas, para mí la principal, es que Amelia escribe de lujo; la otra, porque es una mezcla de géneros más que interesante: thriller, historia, amor, aventuras… ¿se puede pedir más?

Pues sí, para finalizar, me encanta el comienzo de la historia, la parte que tiene lugar en la India. Aquí, Amelia Noguera deja entrever una crítica a la sociedad sobre su despreciable comportamiento hacia la mujer. Y esto no puede ser obviado en esta reseña.
¡Disfrute!

Reseña: Los caminos del mar, de Magdalena Albero

Los-Caminos-del-MarYa hacía un tiempo que no leía nada de carácter histórico. Y ya tocaba. Me gusta ir saltando de género en género, si bien tengo mis preferencias. No me gusta encasillarme en ninguno en concreto. Me siento como una abeja, deteniéndome de flor en flor, degustando el néctar que me proporciona cada una de ellas. Y así, no sé cuántos meses después, llegó el turno de elegir una lectura, haciendo una pausa en este género que tan buenas alegrías me ha dado siempre.

Y esta no iba a ser menos, abrí la novela, leí el primer par de páginas y ya quedé prendado a su magia. ¡Qué historia tan conmovedora se avecinaba ante mis ojos! Y así, sin más, me dejé llevar hasta el final, hasta un delicioso final.

Los caminos del mar, de Magdalena Albero Andrés, narra la lucha de una mujer que no solo afronta todos sus problemas con valentía, sino que, además, resulta airosa de todos ellos. Siguiendo los pasos de las grandes heroínas que ha habido a lo largo de la Historia, la novela ganadora del II Certamen Internacional de Novela Histórica Ciudad de Úbeda nos cuenta con minucioso detalle el periplo de esta mujer luchadora en un mundo dominado por hombres. Una aventura inolvidable, un ejemplo de superación, un recorrido donde conoceremos ilustres personajes históricos. Una fascinante obra de arte que tienes que leer y que toda una referente del género como es Rocaeditorial pone a tu disposición, para que te deleites. Son muchas las novelas que relatan las hazañas de grandes héroes (históricos o no), pero no es muy común (o, al menos, lo es menos) encontrarse con una obra que conmemoren las grandes proezas de las mujeres y no me refiero a la destreza a la hora de utilizar armas en el campo de batalla, sino a conseguir los objetivos marcados en la vida, a utilizar el cerebro en lugar de la fuerza, algo de más provecho, sin duda.

Pues Los caminos del mar es una de ellas, yo la denominaría como un ejemplo de superación o una excelente lucha contra la adversidad. No me canso de repetirlo, insisto una vez más: una obra de muchos quilates que tienes que leer, te guste o no el género histórico.

Siendo apenas una niña de cinco años, Irene perdió a su madre y a sus dos hermanos debido a la peste. Nadie supo explicarle a la pequeña como pudo librarse de una enfermedad que se cobró tantas vidas en la Atenas del siglo III antes de Cristo. A partir de este trágico suceso, Irene encuentra apoyo en su padre, quien hasta entonces era un perfecto desconocido para ella. Kleón, así se llama su padre, se convierte en su único amigo, en su maestro, en su confidente… en su único apoyo. Y es él quien le enseña todo en la vida, especialmente el conocimiento, pues piensa que esto es lo que hará libre a su hija. Pero varios años después el destino vuelve a jugar en contra de Irene, ahora ya casi una mujer,  cuando, en casa de su padre, unos soldados descubren una carta que iba destinada al primer mandatario de Atenas y que debería de haber llegado a su destino hace varios días, pues de esta misiva dependía el curso de la guerra. Acusado de traidor, Kleón es apresado por el ejército ateniense. Con su padre condenado al exilio,  el destino de Irene es vagar sola nuevamente por la vida, afrontar los problemas que se le han venido encima y encontrar un hombre con el que vivir sus días.

Y aquí comienza su historia, una historia de amor y de sacrificio que no podrás olvidar…

Reseña: El tercer testamento, de Christopher Galt

El_Tercer_TestamentoEstamos ante una novela cuyo punto de partida es tan interesante como difícil de entender. Vamos a ver si me explico: El tercer testamento nos cuenta una historia donde el tiempo pierde relatividad, la gente empieza a tener alucinaciones vívidas e hiperrealistas de momentos pasados, desde una chica francesa que presencia como queman a Juana de Arco hasta la Presidenta de los Estados Unidos de América que se ve asediada por visiones de presidentes anteriores a ella.

Esta oleada de alucinaciones se esparce como una epidemia sin entender de razas, sexos o edades. Al principio de la novela se habla de un conteo en Boston (creo que era Boston) de unas quinientas personas en un mes. El problema reside en que tampoco es posible aegurar que esa sea la cifra final, a fin de cuentas hay gente que tiene alucinaciones y no las reporta, y también hay quienes ni siquiera son conscientes de estar viendo una alucinación porque esta es demasiado cotidiana o poco llamativa como para que entiendan que se trata de algo que ha ocurrido ya. A todo esto, sumémosle las oleadas de suicidios que se están dando por todo el mundo, muchos de ellos al grito de “estamos convirtiéndonos”.

Ligero embrollo, ¿verdad?

Bien, la novela (escrita por Christopher Galt, quien según dice la solapa del libro no es más que un seudónimo) nos explica muy bien todos estos fenómenos para que no queden dudas durante la lectura. Incluso cuando habla de neurociencia o menciona parafernalia médica, lo cierto es que el autor consigue que no resulte lioso para el lector.

Bueno, pues a pesar de eso tengo que decir que la novela tiene un inicio excesivamente lento. Se toma demasiado tiempo presentando a los dos personajes principales (John McBeth y Josh Hoberman) y trazando las primeras líneas de lo que ocurre, y durante las primeras cien páginas no asistimos más que a eso, a una presentación. Por otro lado, son cien páginas que se leen en un suspiro y que atrapan dado que lo que ocurre en ellas tiene un tono enigmático que le sienta bastante bien y hace que quieras avanzar en la lectura, aunque tardes en comprender las cosas que van pasando.

Mi otro punto negativo sería a la hora de hablar sobre la prosa. Encontré en El tercer testamento que los párrafos de acción o descripción se me hacían pesados mientras que los diálogos me parecían muy ágiles, bien trenzados y naturales. Me llamó mucho la atención esa diferencia, la verdad.

Ya lo he mencionado antes pero lo vuelvo a repetir: la novela se lee bien, la trama se va desenvolviendo cautelosa pero sin pausa y es todo tan extraño que no puedes más que seguir leyendo con la esperanza de que puedas llegar a entenderlo todo en algún momento. Una novela no apta para cualquiera pero con la que he disfrutado de unas buenas horas de lectura comiéndome la cabeza en un intento de seguir toda la maraña de acontecimientos que se suceden en ella.

Reseña: Cielos de ira, de María Martínez Franco

Cielos de IraCielos de ira es un apasionante thriller histórico mezclado con una marejada de sentimientos como el amor y el dolor; la traición y la reconciliación. Es, además, una conmovedora novela con tintes bélicos donde tiene cabida el romanticismo. Y es, sobre todo, una trepidante obra que invita al lector a devorar las páginas casi sin respiro hasta su emocionante desenlace.

Me ha gustado mucho la conducta de sus personajes. A veces, quien parecía ser capaz de cometer los actos más crueles, logró sorprenderme con las escenas más tiernas de la novela y viceversa. María Martínez Franco se nota que sabe manejar al lector a su antojo, pues la narración toma varios giros argumentales que te pillan un tanto descolocado: cuando piensas que alguien va a hacer tal cosa, resulta que es otro el que toma la iniciativa.

Este es el mejor regalo que se le puede dar a un lector, el factor sorpresa. Y, como digo, la autora, finalista del Premio Planeta en el 2008,  sabe jugar las bazas para tenerte todo el día sin despegar los párpados de una novela que Rocaeditorial pondrá a vuestra disposición en las librerías a partir del 22 de mayo.

Silvia Duque tiene sangre española y francesa. Su labor consiste en ayudar a niños refugiados españoles, pero ahora, en plena Segunda Guerra Mundial ha de demostrar que es leal a su patria gala. Para llevar a cabo tal cometido, ha de viajar a Ciboure, su nuevo lugar de residencia, pero antes debe contraer matrimonio con Ray Grant, un mayor del ejército inglés que también tiene lazos irlandeses. Este concertado matrimonio, que utilizará el apellido O’Sullivan, le garantizará una posición neutral durante la guerra y de esta forma poder cumplir con una peligrosa misión minuciosamente detallada por la MI6, la agencia británica de inteligencia. Además, esta farsa unión matrimonial les concebirá la excusa perfecta para espiar al enemigo, un medio indispensable para alcanzar su meta.

No muy lejos de Ciboure, en San Juan de Luz, el teniente Esteban Duque, el padre de Silvia, tiene programada una reunión con un alto cargo del ejército alemán, el coronel Aubrey Bergen. La difícil tarea de Silvia consiste en obtener información y, a ser posible, hacerse con los planos donde están escritos las coordenadas del punto exacto donde se va a tener lugar una presumible fabricación de armas de destrucción masiva que pudieran aventajar al lado enemigo en el transcurso de la guerra. Según un mensaje interceptado por el servicio de inteligencia británico, induce a pensar que el lugar será una localidad española.

Todo esto a Silvia le parece una tarea casi imposible pues, desde hace ya bastante tiempo, no mantiene ningún tipo de relación con su padre y el simple hecho de ser vista podría levantar sospechas en el enemigo. En pocas palabras: a Silvia le parece un plan que está destinado al fracaso. No obstante, su deber es estar allí para evitar una tragedia de unas magnitudes incalculables. La llamada Operación Cuelgamuros está en marcha. Todo está preparado para una reunión en la que está en juego el destino de Europa y parte del mundo. Los visados han sido expedidos, ya no hay vuelta atrás.

¿Te atreves a subir a bordo de una historia que podría cambiar el destino bélico de la humanidad?

Reseña: La restauradora, de Amanda Stevens

LarestauradoraHe leído algunas de las otras obras de Amanda Stevens, así que cuando vi este libro publicado tengo que admitir que me intrigaba.

Si tuviera que describir la trama de algunas de sus obras a alguien diría que sus libros son muy similares a otras obras en el mundo literario. No es una cosa rara. Sin embargo, lo que hace que los libros de Stevens sean algo diferentes, es que ella no trata de hacer que encajen en el molde que tantos otros de suspense o thriller pretende llenar. Es lo que los hace divertidos de leer.

La restauradora es una genial historia acerca de una mujer llamada Amelia, la cual puede ver fantasmas. Ella empieza a trabajar como restauradora en un cementerio. Los problemas de Amelia no comienzan y terminan con ver fantasmas. El último trabajo que llevó, ha puesto al descubierto un misterioso asesinato en el que sin comerlo, ni beberlo, se ha visto involucrada con la detención llevada a cabo por el grandilocuente detective Devlin.

Amelia Gray, con el fin de protegerse de la naturaleza parasitaria de los muertos, siempre ha mantenido firmes las reglas heredadas de su padre. Pero ahora, ese detective obsesionado ha entrado en su mundo y todo está cambiando, incluyendo las reglas que siempre le han mantenido a salvo. Todo comienza con el descubrimiento de un cuerpo brutalmente asesinado de una joven. Las pistas sobre el asesino se encuentran en el simbolismo de una lápida que sólo ella puede interpretar. Devlin necesita su ayuda pero los fantasmas siguen todos sus movimientos, alimentándose de su calor, manteniendo su presencia y restándole energía…

Existe cierto magnetismo que la acerca al asesino, y sobre todo, al tenue velo que separa ambos mundos.

Me gustó mucho la historia. El misterio. No saber en ningún momento quién era el asesino. Tienes tus sospechas, algunas conjeturas, pero a pesar de que te acercas, los personajes te confunden. Dicho esto, la historia es realmente atractiva y te compensa al final.

Admito que a pesar de que La restauradora tiene un comienzo algo lento, después te engancha de forma brutal y merece mucho la pena. Me encantó la atención de Amelia al detalle y su curiosidad sobre todas las cosas, las tangibles y las intangibles.

Por otra parte, después de la imaginería espeluznante al final del libro, quizás a la a mayoría de los lectores no les importe, pero yo estuve durante un buen rato en la noche, temblando.

Reseña: Retrato de familia con muerta, de Raúl Argemí

retratodefamiliamuertaHay gente que está por encima del bien y del mal. Ellos lo saben, mientras que nosotros, los de la calle, solo lo sospechamos. Gente capaz de matarse entre sí, a sangre fría, a tiros… y hacer que parezca un accidente doméstico.

El autor nos avisa: esta novela es una ficción que adapta un hecho real. En ella, a modo de collage, nos cuenta varias historias superpuestas que suceden alrededor de una figura: la muerta. Porque la víctima no tiene nombre, ni falta que le hace.

De entrada nos encontramos con el juez argentino Juan Manuel Galván, obsesionado con un caso que no le concierne: la muerte de una mujer de la alta sociedad. Con la ayuda de su viejo amigo Ritter, un “hombre para todo” que lo mismo te vende armas que trabaja de periodista, tratará de seguir las pistas y sumarios para saber qué ocurrió en realidad aquella tarde de fútbol.

Desde las primeras páginas ya se formula una hipótesis: la muerta tenía marcas de plata en el rostro, quizá debido a un puñetazo con un anillo, y varios agujeros tapados con pegamento en la cabeza que ocultaban varias balas de pequeño calibre. Lo cual no quita que, como hemos dicho, en una urbanización acorazada de la realidad, una jaula para ricos en toda regla, con su propia policía, ley y verdugos, todo pase como una simple caída en el aseo.

El título no está escogido al azar: en el tema de la muerta interviene toda una familia. Cuando aparece su cuerpo, hay una decena de personas implicadas. Y todas cuentan la misma historia. El juez poco a poco se va sumergiendo en una espiral de mentiras y obsesiones con el único objetivo de encontrar respuestas: quién, cómo y, sobre todo, por qué.

El libro, como se ha dicho antes, es un collage de voces. Pasa de la primera persona del juez Galván a su amigo Ritter, pasando por una tercera desde el punto de vista de los asesinos, de la muerta, de voces del más allá o de debates televisivos. Destacar la gran labor de documentación, que como dice al final del libro le llegó de primera mano con el fin de que lo sacara a la luz. El estilo de Raúl Argemí es pausado y correcto, mostrando una falsa apariencia de sencillez, lo que ayuda a agilizar la lectura de un libro que os durará dos sentadas.

La novela se alzó con el II Premio LH Confidencial y hoy día se puede encontrar tanto en edición impresa como en ebook. Una lectura más que recomendable para aquellos que gusten de casos reales ficcionados.

Reseña: Los últimos días del Imperio Celeste, de David Yagüe

Los_Ultimos_Dias_Del_Imperio_CelesteDavid Yagüe afirma en una entrevista que concedió recientemente que esta novela es un homenaje a la película 55 días en Pekín. Este film despertó su interés y ayudó mucho en la confección de Los últimos días del Imperio Celeste, su segunda novela hasta la fecha. Antes de iniciar la lectura decidí documentarme un poquito. Emulando al autor volví a ver dicha película, pues apenas recordaba unas cuantas escenas de la misma.

Si bien muchos de los acontecimientos que se suceden en esta obra son de carácter histórico, yo la catalogaría como una novela de aventuras. Muchos de sus personajes fueron reales y respetan distintos acontecimientos históricos, pero quizás los más relevantes son aquellos personajes ficticios, unos personajes que David se saca de la manga y cuyas acciones son las que más sorpresas nos depararán en el transcurso de la lectura. Me ha gustado mucho esta forma de enfocar la novela, en mi opinión es algo favorable, pues la historia la conocemos, todo lo contrario a las reacciones de los personajes creados por el autor.

A comienzos del siglo XX China se ve envuelta en una insurrección que va a marcar un antes y un después en la historia del país asiático. Durante los meses de abril y agosto del año 1900 las violentas acciones que cometen los bóxers contra todo aquel que sea extranjero darán lugar a un brutal enfrentamiento que implica a países como Japón, Rusia, Gran Bretaña, Estados Unidos y Francia. La rebelión de los bóxers, cuyos miembros practican las artes marciales, son una sociedad secreta de la que la mayor parte se alza entre el campesinado del país. Esta secta, considerada como la clase baja de la sociedad y que prefieren llamarse a sí mismos como Puños Armoniosos, acaban de levantarse en armas contra los diablos colorados, (denominación que los chinos le dan a los extranjeros), y pretenden expulsarlos del país para, de este modo, devolver el honor a la dinastía Qing,  algo que está por encima de cualquier interés. Recuperar los valores tradicionales y la inminente expulsión de los extranjeros es su principal cometido y no se detendrán hasta conseguirlo. Cueste lo que cueste.

En Pekín, en el barrio de las legaciones, un veterano de guerra español en Filipinas de nombre Ramón Álvarez y su socio, Luis Garrea, llegan a la capital china dispuestos a iniciar una nueva vida. Después de haber pasado sus últimos días como prisioneros no dudan en aprovechar las oportunidades que le brinda el imperio de este país. Pero no hay camino fácil y muy pronto se verán envueltos en un altercado que cambiará el rumbo de los acontecimientos para uno de los dos. Para el otro algo mucho peor: la muerte…

Por otro lado, en la Corte Imperial, el príncipe Tuan, partidario del “movimiento bóxer”, ha decidido liberar de la cárcel al antiguo mandarín, Kong Dao. Acusado de haber traicionado al Imperio y visiblemente más delgado debido a las penurias por las que ha tenido que pasar allí encerrado, Kong Dao deberá tomar la decisión más difícil de todas: deberá recuperar el dragón dorado que antaño fue robado al Imperio antes de que la escultura sea vendida. Si falla en la misión, su familia será ejecutada. Lo acompaña Liu Han, un bóxer con el rostro desfigurado a causa de un incendio provocado por su propio padre. Un hombre con un claro desprecio a la vida y lleno de ira con el que Kong Dao está condenado a entenderse…

En una pequeña aldea llamada Piung Fu, James Liddle vive junto a su esposa, Sarah y su hijo, Rick, de diez años. Sarah pasó por momentos muy duros antes de conocer a su esposo. Huyendo del hambre junto a su familia de su Irlanda natal, llegó a Inglaterra y consiguió trabajo en la casa de los Liddle, una engreída familia, a excepción de James, el hijo menor con quien a la postre se casaría, causando el motivo de su expulsión.  Juntos huyen a África, donde inician una nueva vida y un año después nace su hijo para, posteriormente recalar en el citado Piung Fu. Aquí, James es un misionero de una iglesia que sirve de refugio para adictos al opio, además de ser un pequeño hospital médico. Para esta desafortunada familia parece que las heridas del pasado van cicatrizando, pero un nuevo giro está a punto de suceder en sus, hasta ahora, encarriladas vidas…

Los últimos días del Imperio Celeste, publicada por Roca Editorial en el presente año, es una novela que retrata con dureza los acontecimientos que tuvieron lugar en China a principios del siglo XX: injusticias, traiciones, humillaciones, lealtad y pasiones amorosas… Una perfecta combinación de elementos que hacen de esta novela un apasionante viaje a través de la historia contada a modo aventura con personajes reales y ficticios que dan lugar a grandes gestas históricas. Los combates se libran en las calles. La acción está garantizada. No debería perdérsela. Una obra imperdible para los amantes del género histórico de aventuras.

Reseña: El gran canciller, de Antonio Villanueva Edo

El-gran-cancillerA los que habéis venido,

a los que habéis llegado,

a los que habéis traído,

y a ti, que siempre has estado.

Con estos excelentes versos comienza esta novela histórica que Roca Editorial acaba de lanzar a la venta en enero del 2014. Unas hermosas palabras escritas por Antonio Villanueva Edo, el autor de El gran canciller y quien no llegó a ver publicada su novela pues falleció el pasado año.

No menos fascinantes son las palabras finales de la sinopsis: “Una larga y apasionante vida del que fue el primer seglar nombrado canciller del Reino de Castilla que merece ser contada”.  Y yo no podría estar más de acuerdo con ellas, la historia de Pedro López de Ayala bien merecen cuatrocientas cincuenta y dos páginas, si me apuran incluso más, pues la novela se me hizo muy corta debido a su elegante prosa y sus continuos cambios de personajes, sobre todo en el reinado y, en menor medida, en el papado.

En toda su extensión, seremos partícipes de acontecimientos históricos, todos ellos narrados por Pedro López de Ayala. Cinco crónicas del reinado de cinco reyes comprendidos desde el año 1312 hasta el 1402: Alfonso XI, más conocido como El Justiciero; Pedro I, a quien unos llamaron El Cruel y otros El Justiciero; Enrique II, conocido históricamente como El de las Mercedes; Juan I, sin apelativo histórico y Enrique III, más conocido como El Doliente.

Durante el reinado de Alfonso XI, el padre de Pedro López de Ayala parte hacia una campaña contra los moros en Andalucía. Dicho rey quiere cerrar para siempre el estrecho de Gibraltar para evitar las invasiones del norte de África. Pedro López de Ayala empieza su instrucción en el mundo de las armas y de las letras…

En el segundo, mi parte favorita, el reinado de Pedro I se ve marcado por una venganza, pues Blanca de Borbón, quien iba a ser la esposa del rey engaña a este durante el viaje que iba a suponer el ansiado encuentro, a su futuro marido con uno de sus hermanastros, Fadrique de Trastámara. Una boda que se torció desde un principio y que dio lugar a trágicas consecuencias para Castilla. Conocido por tener una mano dura, el rey declara la guerra al Reino de Aragón, la cual se alarga hasta trece años…

En el tercer reinado Pedro López de Ayala consigue un mayor protagonismo, pues se encarga de conseguir la paz del Reino de Castilla con el de Aragón y seguir con las buenas relaciones con el de Navarra y el de Granada. Pedro López de Ayala se mueve como pez en el agua con la diplomacia y se gana el respeto del rey Enrique II…

Durante el reinado de Juan I asistiremos a una lucha sin cuartel entre Castilla y Portugal, ambos bandos midieron sus diferencias en el campo de batalla y nuestro protagonista es atrapado como prisionero por el ejército luso…

Y, por último, el reinado de Enrique III, donde Pedro López de Ayala será recompensado por su larga obediencia a Castilla…

No me queda más que animaros a que leáis esta novela que ocurrió en España en la baja Edad Media y conozcáis a un montón de personajes ilustres, pero sobre todo a un hombre que cambió el rumbo de la historia, la mayoría de las veces mediante su diplomacia y, cuando fue necesario, fueron las armas las que hablaron.

Reseña: El océano al final del camino, de Neil Gaiman

EloceanoalfinaldelcaminoCierto día, hace ya varios años, hablando de música, le dije a un amigo que estaba convencido de que conocía más de diez canciones de cierta banda de Rock ‘N Roll que a mí me gustaba mucho. No me creyó, hasta que las escuchó en mi casa y se dio cuenta de que debía admitirlo: yo llevaba razón. No hace mucho tiempo, el año pasado si la memoria no me falla, alguien me dijo lo mismo respecto a Neil Gaiman, que conocía más obras de las que yo pensaba, pero que no sabía que eran suyas. Dejé que pasaran los días hasta que al final me decidí a leer al autor. Ya saben, algo tan simple como elegir la lectura de tu próxima novela, se convierte en un verdadero dilema.

Ahora, recién terminada la lectura de El océano al final del camino, publicada por Roca Editorial soy yo el que debe, no solo reconocerlo, además maldecirme por no haber seguido más de cerca a este escritor. Es genial, con estilo único y muy, muy entretenido. Pensaba, como mi amigo el de la música, que era lo primero que había leído acerca del autor, pero me equivocaba.

Me ha gustado tanto El océano al final del camino que apenas terminé de leerlo decidí investigar en Wikipedia sobre lo que este autor había publicado en su vida. Y aquí llegó mi sorpresa: conocía mucho. Fue entonces cuando tuve que admitirlo, Neil Gaiman había estado presente en mi vida durante muchos años, solo que yo no lo sabía. A veces resulta increíble saber que tienes tantas pistas ante ti y simplemente se obvian. Sin ir más lejos, y siguiendo con la música, tengo el cómic que hizo para el álbum de Alice Cooper, titulado The last temptation (en inglés), incluso había escuchado varias canciones (sobre todo del género “heavy metal”) basadas en algunas de sus novelas. Y, por si no fuese suficiente, también había visto algunas de las  adaptaciones fílmicas que se hicieron de sus novelas, como Coraline, solo que yo era ajeno a todo esto, como mi amigo cuando finalmente le convencí con aquella banda musical de Rock ‘N Roll, hacía unos años.

He dicho que Neil Gaiman me parece un autor muy original, justo es decir que es difícil de clasificar, pues tiene varias mezclas de género. Tal vez el más aproximado sea el de la fantasía, aunque con breves pinceladas de terror, al menos en el caso de El océano al final del camino, el resto de novelas aún tengo que descubrirlas. Lo haré pronto, pues su prosa me ha encandilado, si bien al principio, cuando comencé a leerlo, me pregunté “qué estaba leyendo”. En ciertos aspectos me recuerda a Mundodisco, ese universo que creó Terry Pratchett. Por cierto, ambos autores colaboraron juntos en un libro titulado Buenos presagios.

El océano al final del camino es de esas novelas que te van enganchando poco a poco, a medida que vas conociendo a sus personajes y sus poderes. Tiene mucho de fantástico, pero al mismo tiempo es una historia de amistad, con cierto aire nostálgico, un poco de aventura y, como dije antes, un ligero toque de terror. Lo de los pájaros es verdaderamente espeluznante. Y hasta aquí voy a llegar, el resto quiero que lo descubráis vosotros mismos, como aquel amigo descubrió a una banda que en el día de hoy es una de sus favoritas, como yo he descubierto a un autor que seguro que también pasará a formar parte de mi propia lista de “lo más leídos”.

Si te pasa lo que a mí, y aún no conoces a este autor, este es el momento. Mezcla de géneros con un gusto exquisito.

Reseña: París, de Edward Rutherfurd

ParísLa mayoría de las veces los lectores elegimos una novela atraídos por su sinopsis. Otras, como es el caso de género histórico, por la cantidad de datos históricos (valga la redundancia) que nos puede aportar la lectura a la par que aprendemos. Citas que nuestros maestros nos enseñaron en nuestra etapa escolar, que se nos habían olvidado y que ahora, varios años después, llaman a nuestra puerta para ser recordadas nuevamente, esta vez con aventura incluida. Pero… ¿y si hubiera una novela que además de contarnos una trama intrigante e instructiva, nos obsequiara con una especie de guía turística a una ciudad específica? Pues eso es lo que nos ofrece Edward Rutherfurd en París (Roca Editorial), un viaje a través del tiempo por la llamada Ciudad de la Luz. Ocho siglos donde recorreremos las antiguas y modernas calles parisinas, rincones y callejuelas por las que perderse una y mil veces. Seremos partícipes de las construcciones más emblemáticas, los personajes más memorables de la capital francesa. Más de ochocientas páginas de puro entretenimiento donde descubriremos por qué Edward Rutherfurd es conocido por la crítica especializada como el maestro indiscutible de la novela histórica multigeneracional.

A lo largo de ocho siglos, del XIII al XX, conoceremos  a cuatro familias: los Le Sourd, los De Cygne, los Gascon y los Blanchard. Todos están de alguna forma relacionados entre sí, unas veces mediante nupcias entre algunos de sus miembros, otras por disputadas peleas y/o maquinaciones…

Citas, construcciones y personajes históricos

Si bien los personajes principales de esta novela, que son muchos, son ficticios, el autor se toma la libertad de incluir célebres personalidades que fueron cruciales en la historia, logrando una mezcla original y efectiva que el lector no pasará por alto, más bien todo lo contrario. Ilustres como Hemingway, quien vivió en París durante algún tiempo; serás testigo de la eclosión de Chanel, la conocida marca de perfumes, de las confabulaciones del cardenal Richelieu, de las construcciones de Gustave Eiffel, de las pinturas de Claude Monet, uno de los padres del impresionismo o del acto heroico de Charles De Gaulle, fundador del movimiento “Francia Libre” y quien consiguió liberar la ciudad del asedio nazi durante la Segunda Guerra Mundial.

Además de los personajes, el autor nos regala párrafos sobre la construcción de varios edificios emblemáticos como la Torre Eiffel, la Estatua de la Libertad o el Moulin Rouge y nos invita a conocer Notre Dame, la Ópera de París, (el edifico) o la basílica del Sacré Coeur.

Por último, nos detalla a la perfección los momentos claves en la historia de la ciudad como La Revolución francesa, en 1789. La muerte del escritor Víctor Hugo, a la que Francia le dedicó un funeral de estado, también es narrada en esta fascinante novela, así como la Primera y la Segunda Guerra Mundial. Y el conocido caso Dreyfus. Este oficial del ejército francés fue encarcelado en la isla del Diablo. Lo acusaron de espionaje por el simple hecho de ser judío, pese a que el juicio al que fue sometido presentaba muchas dudas al respecto.

La novela

Como les he dicho, el argumento transcurre a lo largo de ocho siglos, del XIII al XX, pero en realidad son en los tres últimos donde el autor hace mayor hincapié. Por ejemplo, en 1875, Jacques Le Sourd quiere vengar la muerte de su padre, que fue fusilado por el vizconde De Cygne. Para llevar a cabo su misión, pretende acabar con la vida de Roland De Cygne, el higo del vizconde. Ese mismo año, Jules Blanchard decide inaugurar unos grandes almacenes que llamará Joséphine… Viajamos hasta 1883, Thomas Gascon está trabajando en la construcción de la Estatua de la Libertad para el señor Eiffel, un ingeniero por el que siente admiración y respeto…

Mi opinión

No he querido desvelar más acerca de las historias de esta novela, que son muchas, pues prefiero que la descubran ustedes mismos, que vayan leyendo como se unen los lazos para después partirse y volver a unirse o desaparecer para siempre. En cambio, si me gustaría decirles que presten atención al que es, a mi juicio, el mejor personaje de esta novela. Se trata de Luc Gaston, el hermano de Thomas. Este hombre es una caja de sorpresas…

París es una novela que gustará a todo tipo de lector, disfrute o no del género histórico, pues tiene un ritmo trepidante, de lectura fácil a lo largo de todas las épocas que se describen en la narración.