Archive for Reseñas

Reseña: La Llamada de Cthulhu (Ilustrado), de H.P. Lovecraft y François Baranger

Grandes ediciones atractivas a los ojos. Lienzos fantásticos para con nuestros gustos. Obras geniales en ediciones diferentes y rara vez reeditables para mostrar y vislumbrar de vez en cuando; pero también esas mismas que tienen desencuentros con nuestras bibliotecas. ¿Problema? Su enorme tamaño. Teniendo claro que el contenido es bueno, entonces nos vamos a la balanza: ¿enormes y atractivas ya que son ilustradas o pequeñas e insignificantes dónde el ojo no disfruta del todo? Supongo que estaremos todos de acuerdo en que una ilustración goza de más brío cuanto mayor es su tamaño. Luego estará bien o mal dibujada, gustará o no gustará el estilo, pero caballo grande ande o no ande, ¿no?

La Llamada de Cthulhu inaugura la nueva colección Ilustrados Minotauro. Por lo visto adaptará relatos clásicos en formato álbum ilustrado. En mi opinión, una genial idea pues si algo se hace de este modo, en solitario como que se queda cojo. Lo explico: no es lo mismo tener esta maravilla (encontrarle el sitio adecuado) en nuestra biblioteca y que permanezca ahí al margen mirando de soslayo a sus hermanos pequeños. No es lo mismo que complementarlo con toda una serie de obras, relatos indispensables de leer cada poco, como es el caso del título que os reseño hoy. El Gran Cthulhu, el ser más aberrante, majestuoso, poderoso y terrorífico de esos seres llamados Primigenios (The Great Old Ones) que habitaron la Tierra una vez, mucho antes de que la humanidad apareciera, ahora mediante ciertos seres humanos tienen intentos presentes por recuperarla. El Gran Cthulhu. Un ser siempre presente en la literatura de Lovecraft, alrededor del cual creó toda una mitología de horror contando con personajes científicos, detectives, adoradores y toda clase de casos extraños con los años 20 del pasado siglo como telón de fondo. Emitiendo esa decadencia, caos primordial y pesimismo del que dicen que Lovecraft gozó en vida. El espacio-tiempo entrelazado y una delga linea rozando la locura.

Con este relato, Lovecraft escribe en los años venite una de las historias más famosas de la literatura fantástica americana. Cthulhu, el Gran Antiguo, que sueña y espera en el fondo de los negros abismos oceánicos, se convertirá por sí solo en el símbolo de todo el universo que crea el autor de Providence. Decidme ahora que amante de la literatura de Terror no ha leído alguna vez a Lovecrafto si me apuras, algo referenciado, pues muchos autores siguieron su línea, lo homenajean, incluso en la actualidad. No existe. Un autor con muchos más amantes que detractores, aunque su obra goza del reconocimiento de todos. François Baranger, ilustrador reconocido por su talento para la ilustración, en especial dentro del cine y los videojuegos (Harry Potter, Furia de Titanes, La Bella y la Bestia), anda tras los lápices de esta obra ciclópea, dando visual a lo que el maestro de Providence propuso. Una obra que abre nada más y nada menos que con una introducción del gran John Howe, uno de los tres pilares ilustrativos de la obra de J.R.R. Tolkien.

La Llamada de Cthulhu es un relato con estructura de novela corta publicado por primera vez en 1928 en la revista pulp Weird Tales. Cuenta con dos tramas aunque parece que un mismo narrador da congruencia a lo que se cuenta siguiendo el orden en que él mismo va descubriendo la verdad. Comienza con la muerte de un eminente profesor de la Universidad Brown (Providence), y el estudio de unos documentos que incluyen un informe sobre un ataque perpetrado por una secta. Una investigación sobre los miembros de la secta saca a la luz algunas pistas sobre la horrorosa criatura que veneran, y que supuestamente descansa en profundo sueño en la ciudad sumergida de R´lyeh. La segunda parte de la historia empieza con el cuaderno de bitácora del primer oficial de un barco que descubre la ciudad hundida.

Después de “desayunarme” esta joyita. Uno ya no tiene remedio. Sabe que sólo volverá a esta historia en esta edición. Es lo que tiene acostumbrarse a lo bueno.

Reseña: Aliens. Segundo Asalto, de Dan Jurgens, Kevin Nowlan, Chuck Dixon, Rick Leonardi y VVAA

A muchos es ponernos el tema Aliens casi en cualquier contexto, y hacernos (dicho vulgarmente) el culo Pepsi-Cola. La saga de Alien es una saga cinematográfica de Ciencia Ficción y Terror que en 1979 dio un tremendo pelotazo con enorme éxito tanto entre los que amamos el género fantástico, como los que no. Un diseño fantástico de seres y entornos creados por la genialidad del pintor y escultor suizo H.R. Giger, que dieron lugar a un primer film llamado Alien, el Octavo Pasajero y partir de ahí tres secuelas y dos precuelas que en mi opinión van empeorando con cada nueva entrega. No obstante, Alien y Aliens (la segunda parte) son dos viejas glorias del cine que hay que revisitar como mínimo una vez al año. Y bueno, ya sabéis, esto deparó en cómics, libros y videojuegos basados en la franquicia. Donde curiosamente sí que se encuentran cositas muy dignas.

Pues eso, el culo hecho Pepsi-Cola al ver publicado un tomo llamado Aliens: Segundo Asalto donde se recoge el pacto que DC Comics hizo con Dark Horse para publicar las miniseries Superman vs Aliens, Superman vs Aliens II: God War y Green Lantern versus Aliens. Trabajos además de gente conocida del noveno arte como Dan Jurgens, Kevin Nowlan, Chuck Dixon o Rick Leonardi, entre otros.

Empieza con lo mejor. En Superman vs Aliens la Corporación Lex convoca a Clark Kent y Lois Lane para informar sobre su reciente descubrimiento: un asteroide se dirige hacia la Tierra y no parece nada común. Da la sensación de estar enviando además una señal de socorro que, solamente Clark parece escucha. Y la reconoce como ¿kryptoniana? La batalla con los Aliens y los ciudadanos de Argo tendrán como protagonistas a Superman y Kara. Y a un alien “adulto” que los pondrá en jaque.

En Green Lantern versus Aliens todo se reduce a esto: Kyle Rayner ha recuperado su anillo de poder, y bien que lo necesitará cuando se enfrente a la madre de todos los aliens…, pero, ¿es el increíble poder del anillo suficiente para derrotar a toda una reina Alien? ¿Y cómo acabará Kyle con la amenaza alienígena para siempre? ¿Tomará el camino “noble” de su predecesor, Hal Jordan?

Superman vs Aliens 2: God War es la última miniserie de cuatro números que trae el volumen. Donde Superman se enfrenta una vez más a la eterna ferocidad de los Aliens, pero esta vez sumada a la maldad de Darkseid y sus leales secuaces de Apokolips. Pues cuando una nave (que lleva una cría Alien) se estrella en sus dominios, parece haber encontrado finalmente la clave para crear un ejército implacable e indestructible. Superman, los Nuevos Dioses, incluyendo a Orion y al Alto Padre, una aventura cuanto menos curiosa.

Los monstruos que atormentaron a la teniente Ripley no son un enemigo fácil de batir. Lo sabemos. Matar solo a uno ya es toda una heroicidad. Pues imaginaros a cientos más garrapateando por paredes, techo, suelo…, y una mamá irritada por la muerte de sus crías y por que alguien ha tenido la genial idea de desestabilizar su lugar de crianza. Superhéroes, dioses, da igual. Aquí toca sufrir. Muertes a cascoporro y aventuras que, cuanto más lejos de la Tierra mejor. ¿Habrá un tercer asalto?

Reseña: Creepshow, de Stephen King y Bernie Wrightson

Nunca es tarde si la dicha es buena. O mejor dicho, si la lectura lo es. O mejor aún, si el sueño, si el anhelo se cumple. Ese mismo de tener entre manos algo que tanto deseaste en tu niñez. Algo que en cuanto viste, querías, que en cuanto te enteraste de que se publicaba encantado te hallas.. Y te preguntabas: ¿Y si existe? ¿Y si realmente ese cómic, del mismo modo que lo tiene el niño de la peli, existe, y yo como amante del género de Terror desde que tengo uso razón lo pudiera adquirir? El anhelo. Porque idéntico-idéntico no existía. ¿Tarde? ¿Tenerlo más de treinta años después? Da igual. Pocos pueden estar más felices que yo con un ejemplar de Creepshow entre las manos. Indispensable cómic para los amantes del género que adapta la película de George Romero Creepshow de 1982. Con el guión del rey del Terror, el maestro de muchos escritores de hoy en día, Stephen King. Y agárrense los machos, con el dibujazo del dios ilustrador de lo macabro y recientemente desaparecido Bernie Wrightson. Creador de La Cosa del Pantano y autor de tantas historias en Creepy, Batman: La Secta…, entre otras muchas. Y por supuesto, de la joya ilustrada del Frankenstein, de Mary Shelley que esperemos que alguien reedite algún día.

Planeta Cómic puede ser perfectamente la editorial que más sorpresas traiga cada no mucho al amante del cómic de Terror. Después de la indispensable colección en tapa dura de todos los Creepys y Eeries, ha publicado chuladas como Vampirella, Uzumaki o una considerable ya cantidad de obras de otro maestro guionista-ilustrador como es Richard Corben (Sombras en la Tumba, El Dios Rata, Los Espíritus de los Muertos). Imagino que alguien en dicha editorial es amante como nosotros del mejor género del mundo. Y nos quiere. Es por ello que siempre-siempre hay que tener un ojo puesto en sus novedades. Y entre las novedades de abril publican Creepshow, el cómic de Terror que adapta todas las historias de la maravillosa película de culto, una antología de miedo dirigida por George A. Romero (La noche de los muertos vivientes, creador del género zombie en el cine); y además lo hace exactamente igual a como el cómic aparecía en el film de la mano de un raro niño rubio (¿el hijo de Stephen King?) el cual anda con deseos de hacer cosas malvadas. En definitiva, un enorme tributo a mis amados cómics de la EC de los años 50, aquellos tan atacados por el Cómic Code.

Creepshow contiene cinco macabras historias de Terror puro. El Día del Padre, versa sobre una hija y los herederos de un señor rico y déspota sufrirán su “vuelta”. Cuenta con la escena más conocida de toda la franquicia: ¡¡qUiEro mI tArTAaa!! La Solitaria Muerte de Jordy Verrill, cuenta muy al estilo de la CF de la primera mitad del siglo XX, como un solitario granjero (Stephen King) sufrirá las consecuencias de un extraño meteorito caído en sus tierras. Uno de mis relatos favoritos. La Caja nos describe un misterioso tesoro oculto en una Universidad, el cual será usado para los malvados planes de alguien que no ama demasiado a su esposa. Con final muy a lo Hitchcock, otro de mis favoritos. La Marea trata sobre la venganza y el adulterio. Y de los más macabros planes que muchos urdirían para ejecutar la venganza. Genial comienzo que recuerdo haber visto en el trailer cuando era pequeño.

Y cierra el típico relato más que aterrador, repugnante, en especial para todos aquellos (¿el 98% de la población?) que no soportan el tema cucarachas. Después de leer La Invasión de las Cucarachas más de uno se rascará y mirará en lugares de vuestra casa,donde antes no habíais mirado. Solo por si acaso.

Algunos de estos ya eran cuentos previos de King. Los otros fueron escritos expresamente para el film. Un homenaje, una joyita, un éxito que dio a lugar a un Creepshow 2. Otra película de muy alto nivel terrorífico, con historias inolvidables que ojalá vean la luz también en formato cómic. Yo lo espero. Sería un sueño hecho realidad.

Reseña: Aquaman, de Peter David, Martin Egeland, Kirk Jarvinen, Jim Calafiore y VVAA

Que se publicara el Aquaman de Peter David era cuestión de tiempo. Los que estamos al día, lo sabemos. Lo mismo que vamos intuyendo que hace ya bastante que las editoriales punteras del mercado de cómics de nuestro país como Panini o ECC, ya sí son conscientes que tienen que contentar con sus novedades, tanto a nuevos como a viejovenes. Era cuestión de tiempo. Y ya que se le hace “un favor” al viejoven, que menos que traer lo mejor de lo mejor como es el caso de esta obra.

Los que alabamos al maestro Peter David, lo hacemos especialmente por su trabajo con Hulk y Aquaman. Donde en mi opinión soltó un derroche de inspiración maravilloso. Con nuestro héroe acuático fue en agosto de 1994 cuando la serie de Aquaman (el Volumen 5) fue a parar a sus manos junto a uno de mis ilustradores favoritos de la infancia, el señor Martin Egeland. Aunque poco después fuera sustituido por Jim Calafiore, regalándonos también una de las mejores visualizaciones del personaje. Y todo en unos deprimentes años noventa donde raro era el titulo que destacaba por su guión en el mundo de los superhéroes. Años de especulaciones con cantidad de números uno, espectaculares portadas con brillitos, personajes mega-musculosos y armas enormes como sus propios cuerpos… Violencia a cascoporro. Una década donde primaba más lo visual que lo narrado. No obstante, el Aquaman, de Peter David fue una de las pocas joyas que brillaron entre tanto fango. Considerada una obra de culto desde entonces, ya que no es un personaje puntero en los USA, siempre considerado héroe menor… Pero a partir de aquí, y de chuladas como Las Crónicas de Atlantis (con un Aquaman morenazo y el tremendo dibujo de Esteban Maroto: http://cronicasliterarias.com/2018/03/12/resena-aquaman-las-cronicas-de-atlantis-de-peter-david-esteban-maroto-y-vvaa/); la cosa empezó a cambiar.

Según anuncia ECC Ediciones, en tan sólo tres volúmenes tendremos recopilada esta maravilla dedicada al Rey de los Siete Mares. Cuarenta y seis números, cuatro especiales y una miniserie a modo de prólogo, que restauró la dignidad del personaje. En este inicio se recoge la miniserie de cuatro números El Tiempo y la Marea; y luego los dieciséis primeros números de la serie regular más el Aquaman Annual #1. Llevándonos en primer lugar a un perdido arrecife donde un desolado Aquaman está usando sus poderes para sobrevivir. Pero Aqualad, su antiguo pupilo, lo rescata de su retiro espiritual para investigar juntos el hundimiento de un submarino atómico. Esto les lleva a una feroz batalla con el villano Caribdis, que tiene como rehén a alguien muy importante para el Rey del Mar. Todo resulta un plan para atraerlos…

Pero más. Mucho más. Aquaman debe salvar a Aqualad, Dolphin y a sí mismo. Luego se propone fabricar su propio símbolo haciendo un arpón de retazos para reemplazar su mano faltante. Así que le pide a Vulko que cree un modelo improvisado para adaptarse a las características adicionales que poseía. Mientras tanto, Porm y varios delfines son capturados por pescadores japoneses con fines experimentales. Aquaman se enfrenta al Almirante Strom, con Superboy de por medio. Hace su aparición Lobo que tras una intriga espacial con los delfines, acaba dando leña. Se habla también de Inupiat, un pueblecito de Alaska que está teniendo problemas con un monstruo marino (me encantó) y donde Aquaman, Aqualad y Dolphin se enfrentan a Strom. Y más: Aquaman exigiendo respuestas a su padre Atlan, Aqualad regresando a Atlantis para interrogar a Vulko sobre su visión de Tula y aprendiendo la leyenda de los magos atlantes que habían dominado hacía mucho la resurrección de los muertos, Los Seis Profundos haciéndole una oferta a Aquaman y a su espíritu afín… Un no parar.

Porque estas aventuras son eso en definitiva: un buen cúmulo de buenas aventuras una tras otra. Ramales de guión que se entrecruzan y tarde o temprano se abrazan. Donde se nota una gran expectativa y un enorme trabajo detrás, por sacar adelante algo nuevo y diferente en años duros. Con rumores curiosos que uno se entera como que DC Cómics impuso a Peter David que su Aquaman tenía que perder una mano por que estaba de moda esa tendencia. Los volvía “más oscuros” y desatados. Seres atormentados, de pasado trágico que atraían al público de entonces. Larga melena, barba, perder su reino, su familia y una de sus manos… ¡Toma ya! My friends, impactante ver como la pierde.

El conocido Aquaman, de Peter David, ya está en la orilla. No os lo perdáis por nada del mundo.

Reseña: El Viaje de Marcel Grob, de Philippe Collin y Sébastien Goethals

La vida sigue tras el Salón del Cómic de Barcelona. ¿Y cómo sigue? Pues devorando-leyendo-disfrutando de buenas historias escritas en papel, como lo viene haciendo el ser humano desde que aquella chispa brotara en su cabeza y se volviera “algo” diferente al resto de seres vivos. Tan bueno como malo, pues es el mismo tipo éste con la inteligencia se volvió codicioso, dañino, inventor de guerras. Conseguir el poder, guerras que no solo afectan a su especie además, sino al resto de un planeta que NO LE PERTENECE. ¿Y por qué me pongo tan melodramático? Por que lo vivo, lo vivo y me indigno, especialmente cuando disfruto de una obra bien contada y que representa uno de los posibles muchos casos que se debieron dar durante la II Guerra Mundial. El Viaje de Marcel Grob, una de las últimas novedades de Ponent Mon, uno de esos tomos que nunca dejan indiferente.

Apasionado por la historia y por la temática (para algunos muy trillada) de la Segunda Guerra Mundial, cada poco me gusta inmiscuirme en una de muchas de esas tramas que se dieron; dónde si sabes buscar, siempre encontrarás una historia diferente o como en el caso de El Viaje de Marcel Grob también un modo de contarlo no visto anteriormente. La idea de contarle a un juez lo ocurrido se vuelve interesante, y además, en este caso, bien documentado. Es muy fácil juzgar después del hecho, no obstante, habría que ver a algunos en dichas situaciones y cómo actuarían si hubieran estado allí. Como lo estuvo Marcel Grob (ahora un anciano octogenario) intentando convencer a un tribunal, que pese a haber sido reclutado por las Waffen SS en junio de 1944, no se prestó voluntario para combatir.

Pero tampoco tuvo elección.

Insistir en que un joven e inocente soldado Grob (como otros muchos) no fue exactamente un criminal. Sino también una víctima en cierta manera. Como dijo alguien que conocí una vez que sabía de lo que hablaba, y no soportaba a los que gustan de dar lecciones: “El que nunca tuvo un arma en su sien, no puede hablar de lo que no sabe”. Marcel Grob, pese a todo, deberá convencer al tribunal de que no fue un criminal nazi. Entonces, se sumergirá de nuevo en sus dolorosos recuerdos, obligado a luchar en el seno de una de las divisiones más siniestras de las SS. Un viaje que le llevará de vuelta a Marzabotto, o mejor dicho a los confines del infierno…

Ponent Mon edita este genial álbum en el que perderte en una historia dramática por momentos. Un volumen de cubierta sólida, una trama de contexto histórico interesante. Un testimonio con el que se arriesga a la cárcel…, por los pocos años que le quedan por vivir. Un álbum que hizo mucho ruido en el país vecino por su tema. Philippe Collin y Sébastien Goethals a la más terrible de las últimas guerras que el mundo ha conocido. Y con la idea en mente de la incorporación más o menos forzada de los alsacianos al ejército alemán. Con unos dibujos además ideales para el género.

Uno de los cómics que estuvo bastante en el candelero, como os decía, a finales del año pasado pues el guionista (conocido columnista de France Inter) fue invitado al exitoso programa de TV francés Quotidien poco antes de la Navidad de 2018. Donde declaró que la historia de La Vida de Marcel Grob, en porcentaje muy alto, estaba basada en hechos reales. ¿Historia de trabajo o testimonio familiar? Que Collin desee rehabilitar la memoria de su tío abuelo era comprensible. Que el público en general esté interesado en ello, también. Grob se presenta como una víctima, pero está en el lector opinar sobre lo que acontece.

Después de haber leído este titulo asumo y añado, otro desasosegante peldaño a ese horrible acontecimiento en el que se sumergió nuestro mundo. Uno de los períodos más oscuros de nuestra historia. Para muchos el que más. Una obra bastante bien narrada. Por cierto, una historia dinámica, más que documental.

Reseña: Ojo de Halcón (Integral) de Matt Fraction y David Aja

El mejor Ojo de Halcón que he leído nunca. Así se lo describía a un amigo hace un momento. Y no creáis que no hay una base en lo que afirmo, sin duda, uno de los cómics que más me han molado dentro del pijameo. Los cómics de Ojo de Halcón, o mejor dicho en los que Ojo de Halcón participaba, fueron uno de los tebeos que más perseguí en mi niñez en esos kioscos que a muchos nos salvaban de una aburrida tarde lluviosa en la que aún no existían los videojuegos. Ojo de Halcón tenía algo. Era simple. Sin poderes. Casi siempre por entonces a la sombra del Capitán América. Pero tenía algo. ¿Y acaso no era más simple aún un tío con un escudo lanzándolo como un boomerang que uno que tiraba toda clase de flechas que él mismo fabricaba? Por Crom, que nadie me debata eso.

Aluciné. Creo que como todo el mundo, aluciné con el primer TPB que Panini Cómics nos trajo del estupendo Ojo de Halcón, de Matt Fraction y nuestro paisano vallisoletano David Aja que se alzó con varios Premios Eisner (cuatro en total y en diferentes años creo recordar) gracias a esta obra. Y sí, se alucina por que en tan solo dos páginas ves algo diferente, una obra que rompe moldes al estilo de lo que hicieran Tom King y Gabriel Hernández Walta con La Visión, que por cierto también sacó Panini hace poco en un estupendo omnibus que queda genial en la estantería junto a éste. Y que te acerca a un personaje que diría que es otro, más cercano, costumbrista, casi como una serie de TV de las de ahora, en la que a poco que te metas, quedas enganchado. Y maravillado por un dibujo diferente. ¿Sencillo he oído? Uff, muchos querrían hacerlo así de “sencillo” y conseguir esa belleza tan cercana que se compagina a las mil maravillas con el guión. Tramas cercanas que, insisto, empieza mostrándonos a un personaje común con un principio-trifulca en una comunidad de vecinos. Ahí queda eso.

Uno a estas alturas comiqueras sabe lo que hay. Era obvio que esta genialidad saldría en un solo recopilatorio. Era consciente del Omnibus en USA y estando como estamos en la maravillosa época de los integrales, era de prever que tendríamos una joyita así en las manos en cuanto Panini Cómics diera un paso. Además, ya sabéis lo que pienso. Uno ya tiene una edad y el tiempo de lectura es poco y las obras son muchos más degustables si se atienen a dos máximas: leer lo mejor de lo mejor y a ser posible de un tirón. O dos, o tres, pero saber que tienes entre las manos la posibilidad de seguir leyendo su puedes-te apetece.

Pues la trama que propone Matt Fraction tiene más sentido de una sola sentada. Para colmo, se vuelve conmovedora, intrigante y por supuesto, difícil de abandonar. La serie trata tanto de Kate como de Clint. Su interacción es genial. Sus historias en solitario no defraudan. Aventuras originales en su mayoría. Me encanta la inclusión del Dodge Challenger del 70, conducido por una chica llamada Cherry y siendo perseguidos por mafiosos en chándal que intentan hacerse con la pizzería del barrio. Todo muy Soprano y un buen guiño a los que amamos el cine setentero de acción. Con capítulos brillantes como el “narrado” por el perro relacionando iconos pictográficos, realmente una maravilla de arte secuencial y un mensaje genial a engullir. Pizza Dog escuchando a los dos Ojo de Halcón debatiendo y Pizza Dog. Genial el Hawkeye #11.

Con un diario visual y protagonista invitado de la categoría de Tony Stark. O Brooklyn durante el huracán Sandy. También un número navideño en tono humorístico, otro curioso número elaborado en un lenguaje de señas, Capitán América, Spiderman, Lobezno, Viuda Negra, Pájaro Burlón, Spider Woman haciendo breves apariciones entre la Mafia del Chandal, el Maestro de Ceremonias, Madame Masque…, y homenajes a los Romance Comics con unos números como el #8 que son un respiro y se asimilan bastante bien. Y eso que la serie puede ser bastante oscura en ciertos momentos. Hay algunas escenas de tortura, aunque no son demasiado gratuitas.

Y muchas cosas más. Como no podía ser menos en un tomo que recoge los veintidós números de la serie, más el Annual #31 y Young Avengers Presents #6 (protagonizada por Kate Bishop como una Ojo de Halcón), es decir, todo lo que comprendería al denominado Volumen 4 del personaje; más toda una serie de extras y artículos de referencia.

Dice la sinopsis editorial: «¿Qué es lo que hace Clint Barton en su tiempo libre? Con esa pregunta comienza uno de los mejores cómics Marvel del siglo XXI…». Totalmente de acuerdo. Joya del noveno arte del siglo XXI. Una vez empecé, no pude dejarlo.

Reseña: Un Dios de Paredes Hambrientas, de Garrett Cook

Encerrado en yeso y pintura, mi omnipotencia reina…

Narrada en primera persona, ese Ser mezquino que se cree Dios, torturará a sus víctimas mientras os manipula a vosotros, los lectores. La sala en sombras, el armario vacío, el crujido en las escaleras… todas estas cosas las usa para controlarte. Utiliza ese miedo a su antojo, gozando, sintiendo como el frío recorre la columna vertebral y el corazón se detiene ante tanto terror. Ustedes pequeños seres mortales, seréis su entretenimiento. Él se sienta y espera aquí, en una casa hambrienta con una agenda oculta. Venid, adelante, compartiendo esa hospitalidad vais a canibalizar vuestra propia alma y beber de la desesperación. Una vez que crucéis el umbral, cuando os haya convertido en presos dentro de sus muros, abandonad toda esperanza. Seréis suyos para siempre.

Leed este libro con precaución, es lo primero que voy a deciros. Con esta historia, Garrett Cook se entrega a la depravación, a la crueldad y al horror en estado puro. Una historia de casa encantada contada desde la perspectiva de la entidad que la posee. Pensamos en casas como objetos inanimados que consiguen la personalidad a partir de los ocupantes. Chequead vuestros cerebros, olvidaos de todo lo que hayáis leído hasta ahora de mansiones poseídas. Esta casa no sólo vive, sino que tiene hambre de dolor, se agarra a las almas de las víctimas al igual que un niño tirando de las alas de una mosca, la casa busca entretenimiento a través de la tortura. Ni siquiera la muerte puede liberar a los habitantes, ya que incluso sus fantasmas se ven obligados a participar en el espectáculo macabro.

Un libro único, violento, muy descriptivo, con escenas muy realistas de sexo con tortura, llegando hasta el sadismo extremo. La casa se destaca como protagonista principal con una voz realista, escalofriante. Nuestro autor ha cruzado todos los límites con este libro, incluso yo diría que todas las leyes de la decencia conocida. Desde luego, no es apta para todos los lectores, es un libro repulsivo, con una violencia sexual que te hace sentir incómodo con los actos depravados. Aun así, tiene ese algo atrayente que te obliga a seguir leyendo. Su prosa suave tiene parte de la culpa de que no puedas dejar esa lectura incluso cuando lo que presenciamos es repulsivo. Porque él los repara de cualquier ensañamiento sexual, para que la próxima vez sea todavía peor. Espíritus encarcelados, atormentados, personas vivas, todos son manejados y utilizados por ese mal demoníaco al igual que marionetas, estando por tanto en un terror tan sobrenatural como psicológico. Pero nada es para siempre y la casa recibirá otra visita…

Este libro es peor que el Mal. Leedlo con precaución, y sobre todo no dejéis que esa maldita voz os termine influenciando. No apto para estómagos sensibles. Un tremendo libro que no sé hasta qué punto es sano tenerlo en nuestra biblioteca personal. Pero yo lo recomiendo, mucho, mucho, mucho.

Reseña: El Arcano y el Jilguero, de Ferran Varela

La prodigiosa imaginación de nuestro autor creó un país hermoso que se está destruyendo en una guerra perpetua. La gran extensión de los bosques, mares y altas cordilleras quedaron marcados por la batalla. En el centro de la misma, como una araña tejiendo su red, hay un Emperador con hambre de poder. Alguien atravesará los delicados hilos de esta red desgarrada por la guerra. Él debe tomar decisiones difíciles, los que no entienden solo ven la muerte y lo culpan. Su nombre es Mezen el Ariete. Aunque existe para causar dolor, acabamos encontrando justificación para sus actos atroces. No creáis todo lo que diga, en el fondo tiene sus propios planes… ¿Qué elegirías, sudor o sangre? Conoce el dolor del cuerpo y del alma como pocos seres humanos han conocido. Se ocupa de despellejar viva a la gente. Él es el Arcano del tormento al servicio del Emperador Thien Seedveen o eso nos va contando en primera persona en la historia. No es nada fácil ser alguien piadoso cuando debes torturar, y su capa la cosió de los rostros desollados que arrancó de sus dueños mientras aullaban. Pero un día conocerá a la joven huérfana Nara quién, sin embargo, no lo ve como un demonio, sino como un hombre…

En un mundo medieval vais a leer una hermosa historia de fantasía llena de aventuras con animales mitológicos, leyendas donde dioses y demonios mantendrán viva la superstición mientras se van perdiendo los orígenes de pueblos extinguidos. El autor no oculta en ningún momento el poso de este libro de acción y aventuras, su grito es una protesta contra las guerras. La manera en que el Emperador desplaza a la población recordará a lo que los rusos hicieron en su día en las repúblicas bálticas. ¿Quién hace ganar una guerra? ¿Los soldados? ¿La política por otros medios? Todo esto me trajo a la mente la famosa frase del general estadounidense Sherman que decía: “Sólo se oyen los alaridos de los moribundos llamando a sus madres, la guerra es el infierno”.

Con la increíble fuerza que les da a sus personajes principales, éstos tendrán que tirar de astucia, suerte y de sus tremendas ganas de vivir. Sentiremos en nuestra propia piel la corrupción, la sed de poder con esa diferencia de clases sociales que determinarán quién debe vivir o morir. Con una minuciosa descripción del mundo de Hann sin perder el más mínimo detalle ni siquiera cuando nos relata el sonido de un trueno en la noche:

El trueno retumba con fuerza. Su eco resuena rítmico. Aciago. Funesto.

Como un terremoto acompasado. Como un cascabel vibrando en la cola de una quimera.

Como un millar de tambores de asedio redoblándose a las puertas de Tirvo.

Ferran Varela invirtió su propia alma en este magnífico trabajo, dando a sus palabras una autenticidad que crea una nueva realidad. En ningún momento parece un país inventado. Un libro de fantasía con una dosis de sociedad real al igual que lo que vivimos actualmente. Con libros así, personajes que luchan por la vida, volvemos a tener fe en la humanidad. No soy un monstruo, se repetirá nuestro protagonista una y otra vez, pero será cuando en sus viajes vea el mal real sin resultado alguno. Y entonces entenderá quién es en verdad el verdadero monstruo. Porque nunca será lo mismo asesinato que misericordia. Un final emotivo y digno de ser recordado.

Una hermosa portada y un mapa interior acompañarán este magnífico libro español que como lectora sólo puedo sentirme orgullosa que cosas así se escriban en España. Aplaudo el libro, lo aplaudo mucho. Sí, sí y sí lo recomiendo.

Reseña: Jonas Fink (Integral). Una Vida Interrumpida, de Vittorio Giordino

Finales de los 50 es cuando Jonas Fink, un checo de trece años, ve como su padre es arrestado sin motivo aparente. La diferencia es ser un medio burgués cultivado que quizás represente la antítesis del considerado nuevo gobierno comunista checoslovaco. Poco después, la madre de Jonás, ha empezado a sufrir una especie de bullying rural que termina por llevar a la familia a la precariedad. Incluso el mismo Jonás no se libra; sus compañeros de escuela empiezan a alejarse gradualmente de él, sus estudios sin interrumpidos continuamente y esto afectará a su progreso hacia la universidad.

Vittorio Giardino, el autor italiano más importante de las últimas décadas, ha dedicado a esta obra más de veinte años. Y se nota. Se percibe una obra magníficamente labrada, en la que nos lleva desde el costumbrismo hasta la unión de lazos, la esperanza de una revolución que era inevitable para evitar un totalitarismo en un momento histórico para uno de los países del Este de Europa. Una ruptura que cambió la vida de muchos inocentes…, para bien o para mal. Y es ahí donde Giardino con una cruel y realista visión de lo que pudo, y sin duda, ocurrió, nos hace una crítica del régimen de terror que reinaba al otro lado del muro.

Norma Editorial recopila en un portentoso integral los tres álbumes que conformaron la serie-vida de Jonas Fink. La Infancia, La Adolescencia, La Juventud y El Librero de Praga son los diferentes títulos que comprenden el tomo, aunque que duda cabe que es solo una historia en sí. Una magnífica edición integral, una de las cumbres del cómic europeo que por fin he podido leer y que todo aquel que ande interesado en los duros periodos de posguerra, intentos de dictadura y sublevaciones, sin duda, debe leer. Pues como si una buena película de época se tratara -al estilo de la genial La Famiglia, de Ettore Scola-, viajamos a unos años (no muy lejanos) donde la inteligencia intentaba sobreponerse al conservadurismo y la atadura.

Vivimos así el crecimiento de Jonas Fink, y como con diecisiete años se enamora de Tatiana, la hija de un diplomático ruso estacionado en Praga y como dicha relación le traerá unos cuantos quebraderos de cabeza. Sufrimientos y deseos de libertad de una generación que intentaba crecer bajo el yugo, donde sin ser consciente del peligro, Jonas estrecha lazos con un grupo de inconformistas que le llevarán al intenso y luminoso periodo del 68. Una serie de pinturas crueles que comienzan con el verdadero coraje de la madre de Jonas, donde vemos crecer gradualmente al protagonista, una historia hermosa en cuanto a ejemplo de lucha. Totalmente fiel a lo que pudo ser la vida de un intelectual inflexible tras la Cortina de Hierro.

De Jonas Fink: Una Vida Interrumpida recuerdo algo curioso. A un amigo belga que tengo, residente en Toulouse y amante como pocos del cómic europeo, el cual siempre andaba molesto por la espera de la conclusión de este cómic que llegó (agarraos): ¡Veinte años después! El último álbum podrían haberlo titulado LA ESPERA, decía, jajaj… El maestro Giardino fue fiel al realismo y tomó nuevamente el destino de su héroe veinte años después, para contar en El Librero de Praga, lo que ocurrió con ese padre encarcelado por actividad revolucionaria, con el amor juvenil de Jonas, o su idea de marcharse-unirse a la Rusia con la que compartía tantas ideas. Agosto de 1968, Jonas Fink tiene casi treinta años, una librería y una novia. Mientras un viento de libertad ha estado soplando sobre la región comunista desde la última primavera, el pasado del joven resurge con la vuelta de su amor. Y todo cambiará para siempre. Y todos pagarán el precio en diferentes grados.

Una pepita. Una maravilla. Una edición integral para perderte en una historia de las que uno recuerda y la recomienda. Aunque para algunos fans de entonces, la dichosa espera los dejara fríos, a mí sí que me encantado el cierre que Vittorio Giardino da a la historia. Inolvidable. Probablemente mi mejor lectura de cómic europeo de los últimos años.

Reseña: Infinity 8. El Evangelio según Emma, de Lewis Trondheim, Olivier Balez y Fabien Vehlmann

Ningún miedo a decir que el cómic de publicación actual de Ciencia Ficción con el que más estoy disfrutando es sin duda, Infinity 8. Una obraza-serie-independiente-por-tomo que está publicando Dibbuks en nuestro país, y que en el país vecino ha llegado a ver la luz su octavo tomo. Aquí, ahora, el tercero. Y digo por fin, por que es un titulo con el que hasta el momento lo he pasado tan bien que es acabarlo y desear tener-leer-ver qué propone el siguiente. Y no sé si es algo significativo o ya mencionado por la editorial pero curiosamente cada seis meses, aparece un nuevo título. El Evangelio según Emma, la chulada de la que os voy a hablar hoy.

Siempre brindo por la CF, sobre todo, si va mezclada con el humor. Lo he dicho en cantidad de ocasiones. De hecho, uno de los dos relatos premiados que he escrito por el momento (y creo recordar que el único de CF pura), se basa en esta ecuación: CF + Humor irónico. Menudo cóctel explosivo, si está bien hecho. Como ejemplo, obras literarias de éxito como Marciano vete a casa, de Fredric Brown o Guía del Autoestopista Galáctico, de Douglas Adams. A eso me refiero. Y en esa carretera andan de momento los argumentos que voy encontrando en los tomos de Infinity 8. Donde sigo leyendo esta serie (con especial gusto por el trabajo de Lewis Trondheim) con la esperanza finalmente de que esto nunca termine.

Vuelve a surcar el espacio la monstruosa nave Infinity 8. Ésta vez con una nueva protagonista femenina después de las pifias misionísticas de las agentes Yoko y Stella. Aunque sí que es cierto que sus desventuras no fueron en vano (los necrófagos y los aspirantes nazis ahora están neutralizados); por lo que el campo está libre para que se active un nuevo período de tiempo y un nuevo agente. En esta ocasión, el Capitán escoge a Emma O’Mara, una fémina con un irreprochable historial y un respeto por las tradiciones que la convierten en una verdadera leyenda. Tal vez, la persona idónea para este nuevo encuentro marco temporal. Pero quizás no todo sea lo que parece… Ya saben, aunque la mona se vista de seda…

Emma O’Mara: pacifista, piadosa, respetuosa de las tradiciones, una verdadera leyenda de las fuerzas del orden y determinación es… Pero las convicciones más sinceras son a veces las más peligrosas. Bajo ese caparazón de agente irreprochable, Emma espera su momento. De hecho, ella sabía que el Capitán la elegiría. Y luego ya veremos si eso… Si el deseado reinicio se lleva a cabo… Si no es por no ir… Es que… Por que en teoría este debe ser el último y… Según se dice, en algún lugar entre tanto muerto, debe hallarse el último evangelio de Tholman. El fragmento faltante de la escritura sagrada que finalmente unirá a los adeptos del profeta y terminará la Guerra Santa. Encuentras una aguja, en un pajar-necrópolis lleno de tesoros y ladrones de tumbas con los que Emma hará…

Hackeos psíquicos, Dios en persona, trescientos cincuenta cambios de trajes y unos cuantos miles de millones de suicidios. La serie toma un giro más profundo y dramático sin dejar de lado el humor, la acción y el suspense.

Me gustó saber antes de leerlo, que el talentoso creador Fabien Vehlmann ayudó a Trondheim con el guión. Y se nota. Aunque la historia es un poco menos hilarante que las dos anteriores (Amor y Cadáveres y Regreso al Führer), se tocan temas de pensamiento actual con puntos relevantes como la conciliación de la fe y las reglas de vida en sociedad. Así como el respeto (o no) de los dogmas religiosos que tan poco combinan con esta nuestra sociedad moderna. Y no hace falta decir que estos encuentros y desencuentros están más a la orden del día que nunca. Y aunque los dibujos de Olivier Balez pueden resultar con un primer vistazo un poco underground, en mi opinión, no desentonan con lo que Infinity 8 suele proponer al lector: Risas y desvarío.

Y un mensaje subliminal que da que pensar.