Archive for Novela Histórica

Reseña: Mil otoños, de David Mitchell

milotoños¿Tengo su atención? ¿Sería tan amable de prestarme unos minutos de su tiempo? Quiero hablarle de Mil otoños, una novela que no consigo quitarme de la cabeza. Es una historia fascinante, con una prosa que ya quisieran muchos autores de mayor nombre, el tipo de novela histórica por la que pierdo los estribos, vaya. Y no es porque yo lo diga, en su corta vida literaria,  ya ha conseguido varios premios y nominaciones importantes:

Nominación al Man Booker (2010), Nominación al James Tait Black Memorial Prize (2010), Nominación al Macavity (2011), Commonwealth Writer’s Prize (2011), Nominación al Walter Scott (2011). ¿No es suficiente? ¿Aún no he despertado una chispa de curiosidad en su interior? Bien, veamos si con la sinopsis consigo hacer que cambie de idea.

Esta novela histórica transcurre en el Japón del siglo XVIII. Jacob de Zoet es un vulgar escribano holandés que se ha enamorado de Abinawa, una comadrona cuyo rostro está marcado por una tragedia que sucedió en su hogar.

Años antes, Abi-Nawa (que en nipón quiere decir “río añil”, la comadrona salvó la vida del magistrado de Nagasaki durante el parto. El feto, al que todos daban por muerto al nacer, resucita de repente ante la sorpresa de propios y extraños. Es este acto de heroicidad el que ha llevado a la señorita Abinawa a ser recluida en el monasterio de una montaña por el señor Enomoto. El abad consiguió la amistad de su padre avalándole varios préstamos a cambio de obtener a la comadrona enviándola al monte Shiranui. Ahora, el momento de saldar la deuda ha llegado, su padre ha muerto y le ha dejado un precio muy alto que pagar, de no hacerlo, perderá la casa junto con todas sus posesiones.

Así es como Jacob de Zoet, el modesto escribano, se ve sumido en una profunda tristeza y parte en busca de su alma, creyéndose culpable de la misteriosa desaparición de su amada…

Esta es, básicamente, la trama principal de esta novela publicada por Duomo Ediciones, si bien asistiremos al misterioso robo de una tetera o a la venta de mercurio, entre otras muchas anécdotas más. Todas imperdibles e interesantes, garantizado.

David Mitchell es uno de los escritores contemporáneos más respetados del panorama literario actual, su novela El atlas de las nubes, la más conocida del autor hasta la fecha, fue avalada por la crítica y el público e incluso fue llevada al cine en una magistral adaptación escrita y dirigida por Tom Tykwer y los hermanos Wachowski: Andy y Lana e interpretada por TOm Hanks y Halle Berry, entre otros.

Aquí, en Mil otoños, el señor Mitchell me pilló desprevenido, pues pensaba que era un autor de género fantástico y nada más lejos de la realidad. Me gusta que me sorprendan, que no encasille en determinado estilo literario, siempre que sea bueno, como es el caso, bienvenido sea.  Y para mi juicio, Mil otoños es casi tan buena como El atlas de las nubes, y eso son palabras mayores.

En mi estantería aún me queda por leer Escritos fantasmas de este mismo autor. No tardará en caer. Y no tardará el señor Mitchell en volver a engatusarme con su prosa y su ambientación. ¡Aleluya!

Reseña: La marca de la luna, de Amelia Noguera

lamarcadelalunaQuerido lector:

Voy a desnudarme, literariamente hablando. Voy a hablar de mis preferencias sobre un género que suelo leer bastante a menudo: el histórico.
Me gustan este tipo de lecturas, en particular si se tratan de historias del medievo. Pero también soy consciente de que, en ocasiones, me adentro en terrenos pantanosos leyendo alguna novela que está basada en hechos más o menos recientes. No me gusta hacerlo, no por la historia en sí, La marca de la luna es genial, sino más que nada porque no me gusta entrar en partidos o movimientos políticos: que si republicanos, que si monárquicos, que si izquierda, que si derecha, que si pitos y que si flautas. No me interesa la inclinación o el favoritismo de la gente, ya sea del pasado, del presente o del futuro. Soy conscientes de que son hechos históricos y que, como tales, han de ser narrados, aún así, me da miedo entrar en el tema. Ya declaré no hace mucho tiempo en otra reseña cuyo título omitiré, que no me gustaba formar parte de algo que podría generar polémica para algunos y alabanzas por parte de otros. Al igual que ocurre en todas las redes sociales en las que tengo creada una cuenta, no entraré en detalles de ámbito político. No van conmigo y no espero que lo entienda. Simplemente es cuestión de respeto. Dicho todo esto, y al margen de tan intrincado asunto, me ceñiré a la historia de esta novela titulada, como dije,  La marca de la luna. Pero antes, y hablando de respeto, permítame pedir disculpas públicamente a Rocaeditorial y, en especial, a la autora de esta obra, Amelia Noguera, por omitir todo lo referente a la política en esta novela.

Aclarado este asunto, espero que por última vez, diré que el pasado mes mi lectura elegida de este género fue Los caminos del mar, de Almudena Albero Andrés, también publicada por Rocaeditorial. En la reseña, hablé de una mujer luchadora, un ejemplo de superación ejemplar, un espejo en el que reflejarse ante las adversidades. Ahora, pocas semanas después, debo decir que La marca de la luna también guarda cierto parecido a dicha obra, pues Lila, la protagonista de esta novela también es una mujer que se encuentra con demasiados obstáculos en su camino, injusticias que marcan al lector casi en cada capítulo. Es un gran personaje que deja huella en todas las etapas de su vida.

“En el año 1920, en una pequeña aldea de la India, Lila va a ser sacrificada por el mero hecho de ser niña. Durante el parto, su madre fallece y es su abuela Asha quien convence al resto de la familia para que dejen a la pequeña con vida. Lila lleva una pequeña marca con forma de luna en el vientre. Una maldición ha caído sobre la familia: Lila no podrá tener jamás a un hombre como esposo. Asesorada en todo momento por su abuela, la pequeña descubrirá que hay leyes que es mejor no desobedecer…”

Este es, tan solo, el primero de los viajes de Lila por el mundo. Un viaje que te llevará por Checoslovaquia, en plena invasión nazi, y por una España destruida por la guerra civil. Hay muchas razones para que leas esta novela, una de ellas, para mí la principal, es que Amelia escribe de lujo; la otra, porque es una mezcla de géneros más que interesante: thriller, historia, amor, aventuras… ¿se puede pedir más?

Pues sí, para finalizar, me encanta el comienzo de la historia, la parte que tiene lugar en la India. Aquí, Amelia Noguera deja entrever una crítica a la sociedad sobre su despreciable comportamiento hacia la mujer. Y esto no puede ser obviado en esta reseña.
¡Disfrute!

Reseña: Los caminos del mar, de Magdalena Albero

Los-Caminos-del-MarYa hacía un tiempo que no leía nada de carácter histórico. Y ya tocaba. Me gusta ir saltando de género en género, si bien tengo mis preferencias. No me gusta encasillarme en ninguno en concreto. Me siento como una abeja, deteniéndome de flor en flor, degustando el néctar que me proporciona cada una de ellas. Y así, no sé cuántos meses después, llegó el turno de elegir una lectura, haciendo una pausa en este género que tan buenas alegrías me ha dado siempre.

Y esta no iba a ser menos, abrí la novela, leí el primer par de páginas y ya quedé prendado a su magia. ¡Qué historia tan conmovedora se avecinaba ante mis ojos! Y así, sin más, me dejé llevar hasta el final, hasta un delicioso final.

Los caminos del mar, de Magdalena Albero Andrés, narra la lucha de una mujer que no solo afronta todos sus problemas con valentía, sino que, además, resulta airosa de todos ellos. Siguiendo los pasos de las grandes heroínas que ha habido a lo largo de la Historia, la novela ganadora del II Certamen Internacional de Novela Histórica Ciudad de Úbeda nos cuenta con minucioso detalle el periplo de esta mujer luchadora en un mundo dominado por hombres. Una aventura inolvidable, un ejemplo de superación, un recorrido donde conoceremos ilustres personajes históricos. Una fascinante obra de arte que tienes que leer y que toda una referente del género como es Rocaeditorial pone a tu disposición, para que te deleites. Son muchas las novelas que relatan las hazañas de grandes héroes (históricos o no), pero no es muy común (o, al menos, lo es menos) encontrarse con una obra que conmemoren las grandes proezas de las mujeres y no me refiero a la destreza a la hora de utilizar armas en el campo de batalla, sino a conseguir los objetivos marcados en la vida, a utilizar el cerebro en lugar de la fuerza, algo de más provecho, sin duda.

Pues Los caminos del mar es una de ellas, yo la denominaría como un ejemplo de superación o una excelente lucha contra la adversidad. No me canso de repetirlo, insisto una vez más: una obra de muchos quilates que tienes que leer, te guste o no el género histórico.

Siendo apenas una niña de cinco años, Irene perdió a su madre y a sus dos hermanos debido a la peste. Nadie supo explicarle a la pequeña como pudo librarse de una enfermedad que se cobró tantas vidas en la Atenas del siglo III antes de Cristo. A partir de este trágico suceso, Irene encuentra apoyo en su padre, quien hasta entonces era un perfecto desconocido para ella. Kleón, así se llama su padre, se convierte en su único amigo, en su maestro, en su confidente… en su único apoyo. Y es él quien le enseña todo en la vida, especialmente el conocimiento, pues piensa que esto es lo que hará libre a su hija. Pero varios años después el destino vuelve a jugar en contra de Irene, ahora ya casi una mujer,  cuando, en casa de su padre, unos soldados descubren una carta que iba destinada al primer mandatario de Atenas y que debería de haber llegado a su destino hace varios días, pues de esta misiva dependía el curso de la guerra. Acusado de traidor, Kleón es apresado por el ejército ateniense. Con su padre condenado al exilio,  el destino de Irene es vagar sola nuevamente por la vida, afrontar los problemas que se le han venido encima y encontrar un hombre con el que vivir sus días.

Y aquí comienza su historia, una historia de amor y de sacrificio que no podrás olvidar…

Reseña: La pirámide inmortal, de Javier Sierra

lapiramideinmortalJavier Sierra, autor premiado en numerosas ocasiones por sus novelas históricas y de aventuras, con una meticulosa documentación nos presenta una novela escrita hace doce años, corregida y replanteados sus enigmas.

No es un misterio que La pirámide inmortal, sea una revisión de la ya publicada en 2002, El secreto egipcio de Napoleón, pero como mis conocimientos sobre la “original” se limitan a lo que cuenta Javier Sierra en su nota de autor y sobre lo que añade la Editorial Planeta en la contracubierta, me limitaré a hacer la reseña de esta novela y no una comparativa.

Cuando leí el nombre de la novela quedé prendado; La pirámide inmortal. Me pareció que sonaba muy místico, tanto como para satisfacer mis gustos literarios. Cuando vi la portada, anaranjada con las tres pirámides y leí la sinopsis, simplemente lo quise.

La premisa que presenta la novela, es la de un joven Bonaparte que pasa la noche del 12 al 13 de Agosto de 1799 dentro de la pirámide de Giza, y así lo venden, pero es más que eso. Cuando lees la sinopsis, esperas que el libro entero verse sobre la noche que pasó Napoleón dentro de la majestuosidad egipcia, pero va más allá. La verdad es que no son excesivas las partes en las que se narra al general dentro del monumento, haciéndose más hincapié en la historia de por qué acaba encerrado allí a voluntad, entre misterios alquímicos, hechiceros que soportan una guerra que lleva siglos sucediéndose y dioses que transmiten secretos a la humanidad.

Cogí el libro con muchas ganas porque, como habéis podido observar tiene muy buena pinta. Si bien esperaba más presencia de la pirámide en sí misma y de la famosa noche de la que se habla, según avanzaba en la lectura, dejé de ver necesarios más detalles de la noche y me resultó más interesante la historia que giraba alrededor.

La narración de Sierra hace que el texto sea fluido y rápido de leer, sin importar exceso de descripciones ya que se está tan inmerso en la lectura que te dejas llevar por ella. Los personajes están muy bien definidos, aunque se nota que se ha dedicado más tiempo y cariño a unos que a otros. El personaje de Napoleón está bien cuidado, así como el de la misteriosa bailarina que se nos presenta y al que se le da un papel cuasi protagonista.

Durante toda la novela hay un ansia viva –que personalmente me devoraba por dentro y seguro que al que lo lea también le surgirá –por resolver los enigmas que se nos presentan en la misma y que poco a poco toman forma hasta un desenlace final bien logrado.

El hecho de que los personajes sean reales dentro de la historia, así como fechas y sucesos, le da un punto de credibilidad a esta que, una vez finalizada la novela, te hace plantearte su veracidad. Al terminar el libro, siendo tan detallado y dejándote más pistas en el epílogo y las notas del autor, no he podido parar de pensar en si eso pudo suceder de alguna manera.

Uno de los puntos importantes donde que hay que tener cuidado durante la lectura, son las fechas. En algunos capítulos encontraremos fechas de las que tenemos que estar pendientes para no perdernos en el tiempo de la narración que va saltando entre días, meses o años, indiscriminadamente.

He aquí, por lo tanto, una novela histórica de aventuras que nos tendrá inmersos en la lectura durante poco tiempo, no solo por ser una novela corta -350 páginas-, sino por la fluidez y la intensidad de la narración.

Reseña: 1356, de Bernard Cornwell

1356Bernard Cornwell es un novelista histórico dotado y bastante prolífico que parece escribir novelas de todas las épocas como una cosa de andar por casa. Tiene libros de las guerras napoleónicas (la serie de Richard Sharpe), de la Revolución Americana (El Fuerte), del mundo de la prehistoria (Stonehenge) y una que mola mogollón sobre narraciones artúricas llamada El Rey del Invierno.

En 1356, Cornwell vuelve a prestar atención a la Guerra de los Cien Años como ya hiciera con otra de sus obras recomendables, y que pronto se traspasará a la gran pantalla, como es Azincourt. Para los que no la conozcan, dicha guerra fue la librada entre Inglaterra y Francia por el control del trono de Francia. El objetivo específico era la batalla en gran parte olvidada de Poitiers, en el cual, las tropas británicas agotadas y hambrientas, derrotaron a una bien descansada fuerza y numéricamente superior de soldados franceses.

Aunque 1356 es un relato independiente, te introduce de lleno en dicha guerra y vuelve a relucir un personaje que a los seguidores de Cornwell les resultará familiar: Thomas de Hookton, el héroe de El cuento de Archer, el primero de una serie de novelas en relación con la búsqueda del Santo Grial. Cuando se abre la novela, Thomas se encuentra de nuevo a sí mismo en una búsqueda mística, esta vez por Malicia, la espada supuestamente utilizada por Pedro para defender a Jesús en el Huerto de Getsemaní. Dicha búsqueda hace que te enfrentes junto al personaje a una serie de escaramuzas, aventuras y escapadas y durante el curso de las cuales, su viaje lo lleva a Poitiers, donde todos los elementos de la novela, místico y bélicos se unen en una recreación virtuosa de un potente encuentro complejo y militar.

En pocas palabras, me encantó la novela por ser amena y por su alto grado de belicosidad. De enganche pseudo-medieval. Gran parte de la considerable reputación de Cornwell brilla aquí, porque se apoya en la calidad de sus secuencias de batalla, que son vivas, coloridas y siempre convincentes.

Como siempre, Cornwell captura la esencia de la lucha cuerpo a cuerpo – el hedor, la confusión, la brutalidad horrible – con precisión e inmediatez. Al igual que un buen historiador militar, se nos muestra el caso de una variedad de perspectivas, rompiendo la batalla en diferentes componentes, tomando nota de cada factor significativo. Los detalles geográficos, las decisiones ad hoc tácticas y estratégicas…, y la utilización calculada de arqueros, soldados de a pie y montados caballeros que están bajo una cerca; todo, todo, brillantemente narrado.

El resultado de 1356 es una novela que se disfruta por su contexto histórico y por lo que supone imaginarte en “aquellas situaciones” y “aquellos momentos” vividos. A través del personaje te internas en un conflicto histórico del que sabes que se hablará siempre, por toda la eternidad. Es un acceso directo a un momento grabado en roca en la historia europea, pero también un libro en el que los dones de Cornwell como estudioso y narrador se unen de forma espectacular.

¿Recomendable? ¿Hace falta que lo repita?

Reseña: El Macedonio, de Nicholas Guild

el-macedonioNicholas Guild es uno de los autores que siempre he considerado el mejor ejemplo de verdadero escritor ficción histórica. Después de todo, fue un autor apreciado que dejó el mundo literario con premios, reconocimientos, y varios libros publicados que han sido traducidos a varios idiomas.

Sí, todos los autores de vez en cuando, necesitan un descanso. Es un hecho que les viene tremendamente bien. Nicholas Guild lo necesitaba y ahora ha vuelto con más fuerza que nunca.

Leí de él grandes libros como Ángela, La estrella de Linz y La estrella de sangre. Todos libros óptimos y recomendables. También una novela corta en formato ebook, La luz de la luna (The Moonlight), una especie de historia de fantasmas que me encantó. Lo que mola bastante es encontrar un autor que escribe tan bien y que tiene mis mismos gustos. Terror e Histórica, ¿tan raros somos? En fin, no se puede luchar contra lo que realmente eres. Un leopardo no puede cambiar sus manchas.

El Macedonio, es un best seller internacional que se ha publicado en español por primera vez de la mano de Ediciones Pàmies. Se basa en la vida temprana de Filipo, rey de Macedonia, padre de Alejandro Magno, el mayor genio militar del mundo antiguo. Nacido de un príncipe menor de la casa real, Filipo sobrevive a las intrigas de una familia en la que la traición y el asesinato son cosas de andar por casa. Demuestra ser un comandante brillante, mientras que todavía en su adolescencia, se convierte en rey cuando su hermano, el rey Pérdicas, y la mitad del ejército macedonio son masacrados y su país se encuentra al borde de la ruina. Sin embargo, Filipo es tan astuto en la diplomacia como en la guerra, y se las arregla para evitar enemigos menores de Macedonia, mientras se prepara para la lucha final con el imperio de bandidos que ha abrumado su existencia y la de los suyos.

Filipo también amó y sufrió. Su madre lo odiaba desde el momento de su nacimiento y fue criado por padres adoptivos que le enseñaron a ver la verdad de la vida como la mayoría de las personas adultas experimentan. Transportado como rehén diplomático, de la política aprendió pronto y la guerra fue su día a día. El destino le deparará una felicidad extraña con la hija de su peor enemigo.

Nicholas Guild es un novelista estadounidense, nacido en 1944 en San Mateo (California). Fue profesor de Inglés en la Universidad de Clemson entre 1973 y 1975 y en la Universidad Estatal de Ohio, a partir del año 1975. Escritor de novelas como El Macedonio, El Aviso de Berlín y su súper éxito El Asirio, también editado en Ediciones Pàmies recientemente… Es un autor enamorado de la Historia y sus tramas se narran principalmente en Medio Oriente o en la Grecia clásica. Guild ha escrito para varios periódicos, revistas literarias y revistas populares, incluyendo Harper. Nicholas Guild, en la actualidad reside en Greenwich.

Uno de los autores de los que estoy pendiente cuando quiero evadirme y vivir, junto a grandes personajes, grandes momentos.

Reseña: Obra periodística completa, de Albert Londres

obraperiodisticacompletaEn el año 46 a. de C., el emperador romano, Julio César, escribió al senado una frase que ha pasado a formar parte de la historia: “Llegué, vi, vencí”. En el siglo XX, a un autor francés llamado Albert Londres bien podría aplicársele tal expresión, aunque con una ligera variación: sustituir la palabra “vencí” por “conté”.

Reconozco que he sido el primer sorprendido cuando me enteré que el premio periodístico de mayor prestigio en el país galo llevaba su nombre. Ésta, sin embargo, era una causa más que razonable para sumergirme de lleno en el primer volumen de su Obra periodística completa, una garantía de que, entre sus páginas, iba a embriagarme de puro conocimiento, de sabidurías narradas en primera persona, pues Albert Londres fue testigo directo de las tres novelas cortas que están incluidas en esta obra y obsequiándome, de esta manera, con todas sus vivencias y experiencias personales durante una investigación periodística que han sido trasladadas ahora al papel a cargo de Ecc ediciones. Un escritor que, a mi juicio, no goza de toda la popularidad que debería pues, a su destacada labor de documentación “in situ”, hay que añadir un estilo narrativo entretenido, muy suelto y que sabe trasmitir temas que en su época eran un tanto escabrosos. No todo el mundo lo logra con igual facilidad que Albert. Por todo ello y porque no hay mayor credibilidad que la de “llegar, ver y contar”, merece ser un autor que no debe pasar inadvertido para todos los amantes del género histórico y del periodismo de investigación.

La primera de las historias que se narran en este libro es El judío errante ha llegado, que fue publicado en primera instancia en forma de artículos y que a la postre fueron revisados para su conversión en novela, en 1930. Albert Londres se enroló en un viaje alrededor del mundo para conocer el destino de los judíos que tan injustamente eran castigados en la época. Un largo paseo por Inglaterra, Checoslovaquia, Rumania, Rusia, Hungría… hasta su llegada a Palestina, donde, para los judíos, la historia dio un giro de 360 grados. Lo único que no parece cambiar es el derramamiento de sangre. Un reportaje bibliográfico que narra todas las experiencias de una temática cruel. Una muy buena historia, llena de conflictos y polémicas que con gran soltura se desenvuelve el autor y que cuenta con minucioso detalle…

Cautivado por la fascinante historia que aprendió sobre los hechos narrados en esta breve novela, Albert Londres se hizo a la mar para conocer el lado opuesto: la reacción del Islam. De esta idea nace Los pescadores de perlas, publicada en 1931, la obra más corta de las tres y de la que el autor no se siente muy orgulloso, pues su objetivo inicial era entrar en La Meca, algo que no consiguió. Sin embargo, a mi me ha dejado un buen sabor de boca, he disfrutado con su lectura, incluso he maldecido el destino de quienes se sumergían en las profundidades del mar Rojo en busca de perlas, un preciado tesoro que, en ocasiones, se cobró un alto precio…

Y por último, llega la última novela de este primer volumen, titulada Tierra de ébano, fue la primera de las tres que escribió el autor y es mi parte favorita. En ella, el autor trata un tema complicado: la esclavitud en el África Occidental, en las colonias francesas, así cómo la escasa importancia de la mujer en estos países. Como anécdota sirva decir que la conversación entre dos amigos indígenas que llevaban tiempo sin verse, ambos se preguntaban por todas sus pertenencias y familiares. La última pregunta era sobre el estado de salud de sus respectivas esposas. Saludos que solían prolongarse durante más de un minuto y cuya anécdota, el escritor no quiere que pase desapercibido. Tierra de ébano le acarreó muchas polémicas al autor, de hecho, causó tal revuelo que incluso el gobernador de África Occidental organizó un viaje con distinguidos periodistas para desmentir los hechos que Albert Londres contaba en sus folletines. Hoy, incluso, aún es un tema de conversación que a menudo sale a la luz.

Si han llegado hasta aquí, habrán notado que las tres historias de esta novela son temas duros, incluso actuales, pese al paso del tiempo. Albert Londres lo contó tal y cómo lo vivió en su época. No hay nada que reprocharle, pues sus ojos fueron testigos y así fueron transmitidos al papel. Muchos de los problemas narrados en su Obra periodística completa continúan en la actualidad, con lo cual, esta novela seguirá siendo tema de conversación (para bien o para mal), esto es un hecho innegable.

Reseña: Cruz Negra. La Frontera, de Gol y Pedro Camello

cruznegra1«Un pedazo de tebeo». «Nadie se lo puede perder». Estos fueron los comentarios que me propinó un amigo cuando me habló de Cruz Negra por primera vez. Los amantes del género histórico van a alucinar con la historia que aquí se cuenta. ¿La primera razón? Nos pilla demasiado cerca. ¿La segunda? La narración es muy buena y los personajes memorables. ¿La pena? Que son dos tomos. Para algunos puede ser un gustazo que un cómic se cierre en dos números, pero amigos míos, sabéis tanto o mejor que yo, que eso no ocurre si la aventura mola mucho.

Y este es el caso.

No sólo te han de gustar el tebeo histórico para disfrutar de Cruz Negra. La idea es pasarlo de lujo con las batallas, persecuciones y con unos personajes que bien pudieron haber existido y que buscaban el bien de sus hijos por encima de todo. También tienen lugar aquí, la magia y el misticismo del que tan poco hemos oído hablar, de los musulmanes.

Aleta Ediciones ha publicado esta perla desarrollada en las extremaduras españolas, guionizada por Gol y dibujada por Pedro Camello, del que los entendidos dicen que ha experimentado un cambio en su estilo con respecto a su obra Guido el Negro. Dibujos más realistas, personajes más llamativos y todo dotado con un toque animado dispuesto para la TV.

cruznegra

La trama de Cruz Negra se cuenta en el Año de Nuestro Señor 1230, cuando los guerreros cristianos avanzaban hacia el sur para derrocar a los musulmanes, a fin de reconquistar la Península Ibérica. El objetivo se centra entonces en dos de estos combatientes: frey Juan y frey Alonso, dos caballeros de la Orden de Alcántara, que marchan en primer plano para cumplir ese propósito. Mientras hacen una parada en una casa de la comarca se acercan los moros y ambos hermanos son atacados. En el enfrentamiento cara a cara de frey Juan con el asesino musulmán más fuerte de todos los tiempos, el guerrero castellano cae medio muerto de un espadazo. A partir de entonces, la historia toma un nuevo rumbo cuando frey Alonso, al que llama hermano, es apresado. Los moros debieron haber rematado a frey Juan cuando tuvieron oportunidad…

cruznegra2No hace falta revelar nada más. La recomendación es total y el disfrute de esta novedad hará que, como yo, queráis saber que es lo próximo que sacarán estos dos autores. Es una obra cargada de sorpresas.

Al principio del primer tomo, el cómic cuenta con una magnífica introducción a cargo de Ricardo Chao Prieto. Un artículo muy interesante que mete al lector en situación antes de empezar Cruz Negra.

Si no conoces, o sabes muy poco, sobre el medievo español, y no quieres enzarzarte en tomos y tomos de historia antigua, Cruz Negra es tu objetivo. Lo que supuso La Reconquista, muy poca gente a día de hoy lo valora. Es tan fácil como pensar que hoy en día podrías estar hablando musulmán (entre otras cosas) si aquellos caballeros, reyes, y alianzas fraguadas algunas por los pelos, no hubieran actuado para echar al invasor de la península.

Por encima de todo, Cruz Negra es historia. Pero qué historia.

Reseña: La leyenda de los ocho guerreros perro, de Yamada Fūtarō

La leyenda de los ocho guerreros perroLa lectura de La leyenda de los ocho guerreros perro, de Yamada Fūtarō puede ser cautivante para los amantes de las novelas de capa y espada. De hecho, el autor hace especial hincapié en este subgénero y crea grandes personajes, perros guerreros que van en busca de aventura y fama. La gloria. Una vez que te sumerges en la historia, con un comienzo fabuloso, rápidamente te percatas de que estos héroes tienen un extraordinario destino diferente al de los mortales. Pues nacidos de una princesa y su esposo Perro, tienen una fuerza colosal. Ellos esgrimen la espada a la perfección y obedecen indefectiblemente códigos caballerescos para poner pon encima de todos el honor, el coraje y la compasión si en la batalla se tercia. Estos guerreros sufren pero nunca lo muestran.

Es genial. Y ahora es cuando, después de fliparlo un poco y ver que estás ante un gran libro, cuando buscas un poco de información y te das cuenta de que estas ante una historia sin precedentes en el mundo nipón.

La obra original llamada Nansō Satomi Hakkenden (La leyenda de los ocho guerreros perro de los Satomi) se convirtió en su momento en el libro más famoso de su generación. Además fue la primera en ser la más extensa novela de literatura japonesa clásica, escrita por un autor de género, la más leída en aquellos años. Además, el autor ya contaba en su currículum con numerosas adaptaciones cinematográficas, televisivas y de videojuegos de sus obras como Shinobi (videojuego de SEGA), o el manga Basilisk, basado en la novela The Kouga Ninja Scrolls.

Éxito tras éxito.

La leyenda de los ocho guerreros perro alterna entre un mundo ficticio, basado en el clásico libro, y el mundo real donde se ofrece una descripción detallada de la vida de Kyokutei Bakin, el autor real de la leyenda, un hombre solitario, serio y tenaz al que conoceremos a través de su relación con su familia y su amigo Hokusai, el maestro del ukiyo-e, los famosos grabados japoneses. Estamos en 1813. Bakin Takizawa designa a sus ocho guerreros perros a su amigo el gran Hokusai. Luego, van sobreviniendo reuniones sucesivas entre estos dos hombres. Aquí se nos habla de la era feudal en Japón. La Era Meiji no comenzará hasta 1860. La historia de Yamada retrata entonces a los protagonistas de una sociedad todavía aislada y desconfiada de los imperios occidentales.

Así pues, dado que el libro esta dividido en dos partes, en el otro lado encontramos el lado más aventurero y vital para que la historia se engrandezca. El mundo ficticio está ambientado a mediados del siglo XVI. El clan Satomi de Awa se ha refugiado en su castillo para protegerse del acoso de las tropas enemigas. En un último momento de desesperación, Satomi Yoshizane, el señor del castillo, le susurra a su perro: “¡Tráeme la cabeza del enemigo, y te entregaré a mi hija Fusehime!”. Pese a saber que esa proeza es imposible… Yatsufusa regresa con la cabeza del general enemigo y este se ve obligado a cumplir con su palabra y entregar a su hija. Gracias al sacrificio de dicha hija, un milagro ocurre: de su cuerpo muerto salen volando ocho gemas como estrellas fugaces, cada una con un ideograma que representa las ocho principales virtudes promulgadas por el confucianismo: lealtad, amor filial, confianza, obediencia, benevolencia, justicia, cortesía y sabiduría. Así comienza La leyenda de los ocho guerreros perro.

En definitiva, un libro indispensable. Aunque parezca pesado por el volumen de páginas y la época histórica en que nos podemos encontrar, es ameno, rápido y sencillo.

Uno no puede dejar de comparar este tipo de joya literaria con cantares como el de Roland, Raoul de Cambrai o Aliscan. Los personajes llevan una virtud hasta el final de sus días y luchan por lo que creen hasta límites insospechados. Haciendo una misma comparativa, gran parte de esa fuerza me recordó mucho a nuestro querido Quijote.

Y es que al leer La leyenda de los ocho guerreros perro pronto te das cuenta que estás ante una obra cumbre de la literatura universal. No hace falta ser devoto de los samuráis, ni del imperio del Sol Naciente para enamorarte de ella.

Reseña: El gran canciller, de Antonio Villanueva Edo

El-gran-cancillerA los que habéis venido,

a los que habéis llegado,

a los que habéis traído,

y a ti, que siempre has estado.

Con estos excelentes versos comienza esta novela histórica que Roca Editorial acaba de lanzar a la venta en enero del 2014. Unas hermosas palabras escritas por Antonio Villanueva Edo, el autor de El gran canciller y quien no llegó a ver publicada su novela pues falleció el pasado año.

No menos fascinantes son las palabras finales de la sinopsis: “Una larga y apasionante vida del que fue el primer seglar nombrado canciller del Reino de Castilla que merece ser contada”.  Y yo no podría estar más de acuerdo con ellas, la historia de Pedro López de Ayala bien merecen cuatrocientas cincuenta y dos páginas, si me apuran incluso más, pues la novela se me hizo muy corta debido a su elegante prosa y sus continuos cambios de personajes, sobre todo en el reinado y, en menor medida, en el papado.

En toda su extensión, seremos partícipes de acontecimientos históricos, todos ellos narrados por Pedro López de Ayala. Cinco crónicas del reinado de cinco reyes comprendidos desde el año 1312 hasta el 1402: Alfonso XI, más conocido como El Justiciero; Pedro I, a quien unos llamaron El Cruel y otros El Justiciero; Enrique II, conocido históricamente como El de las Mercedes; Juan I, sin apelativo histórico y Enrique III, más conocido como El Doliente.

Durante el reinado de Alfonso XI, el padre de Pedro López de Ayala parte hacia una campaña contra los moros en Andalucía. Dicho rey quiere cerrar para siempre el estrecho de Gibraltar para evitar las invasiones del norte de África. Pedro López de Ayala empieza su instrucción en el mundo de las armas y de las letras…

En el segundo, mi parte favorita, el reinado de Pedro I se ve marcado por una venganza, pues Blanca de Borbón, quien iba a ser la esposa del rey engaña a este durante el viaje que iba a suponer el ansiado encuentro, a su futuro marido con uno de sus hermanastros, Fadrique de Trastámara. Una boda que se torció desde un principio y que dio lugar a trágicas consecuencias para Castilla. Conocido por tener una mano dura, el rey declara la guerra al Reino de Aragón, la cual se alarga hasta trece años…

En el tercer reinado Pedro López de Ayala consigue un mayor protagonismo, pues se encarga de conseguir la paz del Reino de Castilla con el de Aragón y seguir con las buenas relaciones con el de Navarra y el de Granada. Pedro López de Ayala se mueve como pez en el agua con la diplomacia y se gana el respeto del rey Enrique II…

Durante el reinado de Juan I asistiremos a una lucha sin cuartel entre Castilla y Portugal, ambos bandos midieron sus diferencias en el campo de batalla y nuestro protagonista es atrapado como prisionero por el ejército luso…

Y, por último, el reinado de Enrique III, donde Pedro López de Ayala será recompensado por su larga obediencia a Castilla…

No me queda más que animaros a que leáis esta novela que ocurrió en España en la baja Edad Media y conozcáis a un montón de personajes ilustres, pero sobre todo a un hombre que cambió el rumbo de la historia, la mayoría de las veces mediante su diplomacia y, cuando fue necesario, fueron las armas las que hablaron.