Archive for Ediciones B

Encuentro con Juan Gómez Jurado, presentando su novela Cicatriz

cicatrizHe tenido la oportunidad de disfrutar del encuentro con el autor Juan Gómez Jurado que Ediciones B ha montado para bloggers y reseñadores de medios diversos como parte de la campaña de presentación de su nueva novela, Cicatriz. Atención: esto no es una reseña de la novela porque aún no me la he leído, aunque por todo lo que he escuchado en el encuentro, dadme apenas unos días.

No conocía a Jurado más que de algunas conversaciones cortas en redes sociales (la última, una gracieta en la que alguien señalaba que van dos veces en que ambos sacamos novela al mismo tiempo). El caso es que he descubierto a alguien muy cercano, buen orador y muy, muy, muy divertido. Algunas de sus bromas son irreproducibles, de hecho, porque perderían la gracia pero que quede claro que en la sala donde estábamos (debíamos ser dos docenas de personas) se han escuchado más de tres y cuatro carcajadas.

De la novela han hablado poco, curiosamente. Al parecer, Cicatriz esconde varias sorpresas a las que conviene llegar cuanto más virgen mejor, con el fin de disfrutar de la historia en toda su plenitud. Estamos ante un libro del que, los que ya se lo habían leído, destaca su agilidad y su capacidad para atrapar al lector. Un libro que quiere ser leído con avidez. La historia de Simon, un pringao que está todo el día delante de las redes sociales, en palabras del autor, al que le hace falta una mujer. Simon está a punto de sacar al mercado una aplicación que revolucionará el mundo digital tal y como lo concebimos…

Ciactriz es, de hecho, una historia de amor no correspondido. Simon busca el amor y lo busca en las redes sociales. Así, de forma insospechada, conoce a Irina y decide traérsela desde su país. Juan Gómez Jurado ha querido contarnos cómo nació el personaje de Irina y, como todas las cosas importantes del mundo, fue casual. Fue en Chicago, lugar donde luego se ambientaría la novela (también dicho por él, porque uno de los personajes está basado en alguien real que vivió allí), cuando volvía de estar con Patrick Rothfuss y caminaba por las calles aterido de frío. Al pasar por delante de un gimnasio viejo vio que todas las luces estaban apagadas menos una, la de una sala con un tatami donde una chica golpeaba un saco de boxeo con furia desmedida.

Esa imagen, que a él le pareció sacada de Million Dollar Baby, se le grabó en la cabeza. Llegó al hotel y empezó a darle vueltas, a preguntarse quién podía ser esa mujer, de dónde venía y qué le había ocurrido para que golpeara el saco con tanta fuerza. Porque, según él, no eran golpes de entrenamiento: había ira en ellos.

Y así, nació Irina. Jurado cree que es el mejor personaje femenino que ha creado nunca, el más interesante, y de hecho piensa que no será capaz de igualarlo. Cuando le preguntamos con qué personaje de la historia se identificaba, nos contestó que un poco con todos, que todos los personajes de la novela son él, que se desnuda en ellos, y que aunque puede que se identifique más con Simon, por ser como él en determinados aspectos (sobre todo los que tienen que ver con el aspecto friki), en realidad su personaje preferido es Irina. Simon es quien es él, Irina quien querría ser.

En definitiva, el arranque de la novela vendría a ser: ¿Y si ese amor que aparece a través de la distancia no sale todo lo bien que debería? ¿Y si la persona que has conocido y crees conocer resultara ser alguien muy peligroso?

También nos ha hablado del proceso de documentación. Este libro le ha requerido documentarse sobre todo en dos aspectos importantes: la parte informática e Irina. Respecto a la informática, Juan tuvo que hablar con ingenieros informáticos y gente que sabía de lenguaje de programación. A partir de ahí, el proceso es el que cualquier escritor de ficción realiza: aprender algo, olvidarlo y después manejar los datos moldeándolos para que se adapten a lo que necesitas contar.

La segunda parte, referente a Irina, tiene que ver más con el tema de los tatuajes, de cuando estos se utilizaban para contar historias en los gulags, donde podías conocer el recorrido vital de una persona siguiendo la tinta en su cuerpo. Pero aquí, de nuevo, es mejor no decir demasiado.

Al respecto de los tatuajes, una de las chicas presentes le preguntó qué se tatuaría él. Lo ha meditado un par de segundos antes de responder que se tatuaría una frase de Batman, el caballero oscuro: ¿Para qué caemos? Para aprender a levantarnos.

¿Por qué? Porque le gusta aprender de los errores. De los suyos y de los de los demás. Eso provoca que para él sus novelas nunca estén terminadas del todo, puesto que siempre habría algo que cambiar en caso de ponerse a ello.

A la pregunta esperada de por qué ambienta sus novelas en Estados Unidos, el autor ha respondido que se debe a algo tan sencillo como la necesidad de internacionalizar las historias, así como de conseguir creérselas él mismo. Para Juan, ambientar Cicatriz en España no tendría sentido, en parte por la propia idiosincrasia de este país. Estados Unidos, sin embargo, es fácilmente juan-gc3b3mez-jurado-fotoreconocible y aceptable para la trama por los lectores de todos los mercados en los que la novela se va a publicar.

De hecho, ha bromeado diciendo que si hubiera ambientado El paciente en España (recordemos que en esa novela el cirujano encargado de operar al presidente es chantajeado y obligado a matar al presidente durante la operación para salvar a su hija) la novela habría durado dos capítulos. Uno en el que el cirujano ni siquiera se plantea no hacerlo y el segundo con la petición popular de indulto. Las carcajadas en ese momento han debido oírse en toda la ciudad.

Hemos hablado también de su incapacidad para titular las novelas (ha reconocido que sus títulos originales no tenían demasiada gracia y que los editores se han encargado de corregirlos e impedir que, por ejemplo, Cicatriz se hubiera llamado La esposa rusa). Y a continuación hemos hablado de las referencias frikis. Ha reconocido que es un autor referencial, que le gusta incluir esos pequeños homenajes y que, además, esta novela se prestaba a ello por el mundo interno que tiene Simon: películas, comics, etc.

Un detalle más sobre la novela antes de terminar el encuentro: ha sido una novela difícil de escribir porque utiliza la primera persona del presente y, además, Simon no es un narrador confiable. Es una persona que se miente a sí mismo, por ejemplo a la hora de decirnos su peso, y eso le permite jugar con determinadas informaciones. Narrar en tercera persona y en pasado es más sencillo pero eligió esta forma de contar la historia porque quería que cuando empezaran a pasar cosas el lector se involucrara más al estar viviéndolo en primera persona.

Hubo más, pero este es el resumen más acertado que puedo hacer. Han sido un par de horas muy agradables y disfrutables. Eventos así no tienen lugar a menudo y para cualquier lector resulta enriquecedor, y para mí, como escritor también, lo ha sido por partida doble.

Ahora, permitid que me vaya a leer. Tengo Cicatriz esperándome. Ya os contaré.

Reseña: Ciencia Ficción. Nueva Guía de Lectura, de Miquel Barceló

CFNuevaGuiadeLecturaMiquel Barceló (1948) es editor, traductor y escritor español especializado en el mundo de la Ciencia Ficción. Tuve el gusto de conocerle en una de la Hispacones que se llevaron a cabo en la pasada década y bueno, es de esas pocas personas que con tan sólo oírlo hablar, te dejan con la boca abierta.

Como editor, su carrera siempre ha estado ligada a Ediciones B, en especial a su sello Nova, dominada en su totalidad de relatos y novelas de Ciencia Ficción. Casi en todos, suele incluir alguna introducción en los libros que ha participado de un modo u otro. Artículos que son joyitas en sí mismos. En 1996, la Asociación Española de Fantasía, Ciencia Ficción y Terror (AEFCFT) le concedió el Premio Gabriel, A la labor de una vida.

Como os comentaba, Miquel Barceló siempre fue una persona muy prolífica. Dirige y coordina el programa de doctorado sobre sostenibilidad, tecnología y humanismo de la UPC (Universidad Politécnica de Cataluña) y también es conocido por su columna mensual para la revista informática Byte, o sus aportaciones a varias publicaciones periódicas sobre Astronomía e Inteligencia Artificial. Vas a una de sus conferencias y ves que sabe de CF lo que no hay en los escritos…, así que cuando decidió publicar de su puño y letra una Guía de Lectura sobre la CF, muchos fuimos a por ella.

Ciencia Ficción, Nueva Guía de Lectura de Miquel Barceló se merecía una reedición desde hace tiempo. Ediciones B lo sabía, los fans del autor y sobre todo, de este enorme género también. Pero no llegaba. Ahora por fin está disponible en librerías y ya me dirán si no es un li­bro imprescindible para conocer a fondo uno de los gé­ne­ros li­­te­rarios cada vez más característicos de nuestros días.

Estamos ante la versión actualizada y ampliada de un libro clásico, y hoy casi mítico, de la ciencia ficción española, publicado por primera vez en 1990. El objetivo es claro: ofrecer un estudio interesante y ameno sobre este género, su temática, su his­to­ria y el curioso mundillo que lo rodea. Veinticinco años después de esa primera guía, Barceló comparte su memorandum sobre las obras especialmente relevantes de la Ciencia Ficción, que él mismo reseña y comenta, al tiempo que dirige la mirada hacia otras manifestaciones como el cine, la televisión, el teatro, la poesía e incluso, algo muy a la orden del día, videojuegos y juegos de tablero.

También nos brinda dos interesantes apéndices con su visión sobre el uso del género para la divulgación científica y sus valiosos consejos sobre cómo escribir Ciencia Ficción. Párrafos que como escritor ya he enmarcado.

Te perderás en una lectura terriblemente amena con comentarios sobre las sagas setenteras del Autostopista Galáctico de Douglas Adams, Las Guerras y las Paces, de Joe Haldeman, la saga de Mundo Anillo, o algo más reciente como el homenaje a La Ilíada a ojos de Dan Simmons. El infumable ciclo barroco de Neal Stephenson o el enorme compendio lector y libros de cabecera como es la Fundación de Isaac Asimov…, por poneros algo muy conocido de los cientos de reseñas que trae el libro. Comentarios que aportan la opinión de Barceló, pero en mayor lugar, bastante conocimiento sobre argumentos, lo mejor y peor de cada obra y todo de forma ligera e interesante para evitar pasar sobre cierta paja sobrante.

Esta guía no deja de ser una lista de pasos a seguir tanto para no iniciados como para ya asiduos de este fantástico género. En mi opinión, los disfrutarán mucho más los del segundo ciclo: todos aquellos que sonreirán levemente cuando se pronuncie un titulo o autor y sean capaces de ubicarlo de algún modo en su recuerdo.

La nueva versión, actualizada y ampliada, de la mítica guía de lectura de Miquel Barceló, cuya publicación los lectores llevan veinticinco años esperando ya está aquí. Disponible. Un libro tan esperado como imprescindible al que regresar cada poco como enciclopedia o consejo lector para con la CF. Ese género que a muchos nos hace vibrar, tan capaz de evadirnos y llamar a nuestra puerta con la musiquilla de Twilight Zone siempre de fondo…

Reseña: Anacleto, agente secreto, de Vázquez

anacletoagentesecretoTan a mano tuvimos algunos la época dorada del cómic, teníamos tanto bueno donde escoger, que mucho bueno nos pasó inadvertido. En un mundo de ilusiones donde incluso en este país se hacían cositas muy buenas en el mundo del noveno arte, grandes artistas que de un modo u otro tuvieron que atenerse a lo que aquí se vendía: el cómic humor; buenísimas obras llegaron.

Es una paradoja, es triste que sólo se brindara por el humor…; quizás por ello no me acerqué en profundidad a estas joyitas, sólo leí algunas de pasada. Nunca me hizo «gracia» el cómic de humor. Sin embargo, ahora percibo que es algo que se valora mucho con el paso de los años…

Anacleto, agente secreto es una serie de historietas creada por Manuel Vázquez en 1964 para la genial Editorial Bruguera. Una enorme empresa que tanto llegó a abarcar y que nos marcó a muchos con sus publicaciones. En especial,  Anacleto, agente secreto iba para su sello de revistas que llevaba el mismo titulo.

Se puede decir que Vázquez (1930-1995) perteneció a la primera o quizás segunda generación de la Escuela Bruguera. La vida de Vázquez se envolvió en una leyenda que él mismo y sus conocidos contribuyeron a forjar. Creó una serie llamada Los cuentos del Tío Vázquez, donde se presentaba una visión exagerada de sí mismo. Vázquez tampoco se tomaba en serio las entrevistas y afirmaba por anacletoagentesecreto01ejemplo que sus abuelos habían sido sastres de la Casa Real. Vázquez afirmaba también que se casó en siete ocasiones, que tuvo 11 hijos. Afirmaba que estuvo tres veces en la cárcel… En fin, aventuras y desventuras de todo un personaje de cómic en la vida real.

Sus series más famosas fueron Las hermanas Gilda (1949), La familia Cebolleta (1949) y por supuesto Anacleto, agente secreto (1965). El cual por fin ha tenido su versión en cines, aunque hayan tardado en darse cuenta del potente guión fílmico que tenía esta serie para el cine.

Anacleto, agente secreto apareció por primera vez en 1964 en el #1753 de la revista Pulgarcito, publicándose después en otras revistas de Bruguera, como Din Dan, El DDT, Gran Pulgarcito, Súper Pulgarcito y Mortadelo. La serie es una parodia de las novelas, películas y series de espías de la época, como podréis imaginar, haciendo especial referencia a James Bond, Agente 007, o incluso anacletoagentesecreto02aquella gran comedia como era Superagente 86, como aseguró Vázquez en más de una ocasión.

En Anacleto, agente secreto el protagonista es un hombre joven, de pelo negro, con un característico mechón en el flequillo y nariz alargada. Viste traje negro con camisa blanca y pajarita. En la boca tiene permanentemente un cigarrillo. Todo un tipo duro a lo lejos de no ser por su media sonrisa, semi oculta. El jefe de Anacleto es gordo, con la cabeza absolutamente calva y gafas. Y marca su status por encima de los demás fumadores absorbiendo gruesos puros. Tan importante es el papel de su jefe en cada misión que llega a ser el personaje secundario más característico. Éste manda a Anacleto misiones difíciles donde su vida dependerá de un hilo aunque anacletoagentesecreto03Anacleto siempre vuelve… a por más. Anacleto lo sabe y no duda en engañar a su jefe siempre que puede.

Una crítica social de las grandes en ambos sentidos.

Misiones donde secuestran a “un sabio” y habrá que liberarlo, misiones en el extranjero, más extranjero que puedas encontrar. La renombrada Operación Heliotropo donde el helio puede marcar una diferencia en el enfrentamiento contra su enemigo. Rarezas como un marciano atacando a su jefe o una historieta donde el «exceso de cautela» puede llevar a un hombre a tropezar unas quinientas veces sobre la misma piedra.

anacletoagentesecreto04El malvado Vázquez (¿os suena?) suele ser el archienemigo de Anacleto. Ocasionalmente aparece el Profesor Boro también. Los escenarios, la mayoría urbanos y por qué no decirlo, nacionales; ya resultan divertidos y sencillotes de contemplar.

Ediciones B publica este volumen súper económico y especialmente centrado en el personaje de Vázquez que ya vapor su segunda edición. Sin duda, su personaje más popular del cómic español en estos momentos. Un volumen que recoge desde la primera página publicada en la revista Pulgarcito en 1964 hasta historietas recientes y casi a la orden del día.

Un joyita para tener y reír. Que es muy importante reír cuando se disfruta…

Reseña: Drama City, de George Pelecanos

dramacityA Lorenzo Brown lo metieron en la cárcel por tráfico de drogas. Ahora, con la condena cumplida, ha salido de la cárcel y está acostumbrándose a su nueva vida como policía de perros. Podría decirse que lo lleva bien, ha aceptado las nuevas tecnologías que en un principio tanto desconocía e incluso ha salvado la vida de Jasmine, su nueva amiga, una perra cariñosa que iba a ser sacrificada en la perrera. Aunque todo parece marchar bien para él, nada más lejos de la realidad, pues cualquier error podría devolverle a la trena, por esa razón debe actuar con cautela, con la cabeza fría y no dejarse llevar por sucesos que no le incumban. Lo malo es que, aunque de manera moderada, aún abusa de ciertas sustancias que pueden darle una mala jugada.

Cierta mañana se enfrenta a un tipo que está maltratando a un animal y le propina una paliza. Durante el tiempo que dura la agresión, Lorenzo se siente estupendamente, incluso le dan ganas de volver a engancharse a la marihuana, sustancia que empezó a fumar cuando apenas contaba con doce años. A esa edad su madre ya había vendido su cuerpo y debido a un robo había sido encarcelada. De su padre jamás supo nada. Tras pasar casi toda su infancia con su abuela, cierto día conoce a una chica a la que queda embarazada. Poco tiempo después es encerrado, por lo que apenas conoce a su hija. Incluso, ahora, en la calle, su madre no lo deja verla. Si no fuese por el cariño de su abuela, hubiera estado dispuesto a violar la condicional.

La creencia de una sola persona es la que la ha impulsado a seguir hacia delante y trata de integrarse en la sociedad…

Rachel López es agente de la condicional. Está acostumbrada a asistir a reuniones donde ayuda a delincuentes, drogadictos, criminales, etcétera, etcétera, mediante un programa de reinserción. Se gana la vida aconsejando a estas personas y evitando que recaigan en sus antiguos hábitos o adicciones. Pero ahora, la propia Rachel está sentada en el “banquillo de los acusados” y reconoce ante todos, en una de sus propias reuniones, que ella misma es alcohólica. Se tituló en la universidad en criminología y rápidamente encontró trabajo. Al poco tiempo, su padre y su madre murieron de cáncer. La fatalidad jugó en su contra. De tenerlo todo, se vio sin nada en cuestión de poco tiempo…

En Drama City, que así ha sido bautizada por algunas personas a la localidad donde transcurre la trama, está a punto de desencadenarse una enorme ola de violencia. Adolescentes sin porvenir, personas que tratan de olvidar su pasado y encontrar un futuro mejor…, el lector se va a sentir un privilegiado de todo lo que está por llegar, como si se encontrar en medio del tiroteo que se avecina.

Conforme reza una frase en la portada de esta novela, publicada por Ediciones B, Stephen King califica a George Pelecanos como “posiblemente el mejor escritor americano de novela negra”.  El mejor no sé, hay tantos…, pero sí que es muy bueno. El señor Pelecanos, cuyo apellido supongo que viene del griego, además de haber escrito unas cuantas novelas memorables, fue colaborador de la exitosa serie The wire.

Palabras mayores, gente.

Reseña: Lo que nunca sabrás, de Jeong I-hyeon

loquenuncasabrasHe de reconocer que nunca había leído a ningún autor coreano, de hecho ni siquiera conocía a ninguno. Fue cuando Ediciones B puso en mis manos Lo que nunca sabrás, entonces me di cuenta de lo que me había perdido hasta la fecha. Y no solo porque este título se haya convertido en un best seller en dicho país con más de 100.000 copias vendidas, sino que, además he tenido el enorme privilegio de leer a una autora asiática con un prometedor futuro, de hecho en su país es una escritora muy popular.

Tal vez resulta chocante para muchos (yo al principio me incluía en este lote) de que los nombres de los personajes nos van a resultar difíciles de memorizar. Les garantizo que en esta novela nada de esto sucede. Apenas han transcurridos un par de capítulos y ya los tienes a todos memorizados. Habida cuenta tampoco son muchos y hay una página donde puedes acudir siempre que quieras ver quién es uno y quién es otro.

Asunto zanjado, si se inclinan por hacer caso a esta reseña y comienzan a leer este thriller, estén atentos al estilo narrativo de Jeong I-hyeon, con pulso sensible y ritmo frenético y, sobre todo, a como juega adrede con el lector, con una naturalidad innata, provocando que, en el transcurso de la lectura, todos los personajes les parezcan culpables de la trama. Incluso los propios personajes desconfiarán de su propio entorno. Suspense en estado puro que hará que las páginas vuelen una detrás de otra. Os lo garantizo.

“Yu-ji tiene diez años. A su tierna edad posee un talento especial para tocar el violín. Nadie le había enseñado a tocarlo cuando le regalaron uno, cuando apenas contaba con cinco años, pero en cuanto extrajo el instrumento del estuche, supo cómo tenía que hacerlo.

Cierto día, y sin dejar ni rastro, la niña desaparece. Nadie sabe adónde ha ido o con quién estaba. Nadie la había visto. Cuando llega la medianoche, todos guardan silencio. El tiempo pasa y la niña no regresa a su hogar. ¿Es su talento musical el responsable de que ahora la hayan secuestrado? Este y otros muchos interrogantes empiezan a formarse en el seno de su familia y Sang-Ho, su padre, finalmente decido contratar a un detective privado para que se encargue del caso.

Poco a poco, se va tejiendo una espiral de desconfianza entre los miembros de esta acomodada familia de Seúl. Nadie está libre de sospecha. ¿Por qué, se preguntan todos, Sang-ho ha contratado a un detective en lugar de acudir a la policía? ¿Por qué, de repente, vuelve a aparecer el amante de Ok-yeong, la madre de Yu-ji, en su vida? ¿Tiene alguna relación una antigua conversación que hablaron Jae-woo y Eun-seong, la hermanastra de Yu-ji? ¿Qué hay sobre el extraño comportamiento de Hye-seong, el hermanastro de la pequeña?…”

Lo que sí os puedo garantizar es que van a disfrutar de este gran thriller donde resulta difícil destacar alguna faceta por encima de otra: la trama es un fiel reflejo a lo que acontece en la sociedad surcoreana; los personajes son notables; el ritmo es exquisito; el estilo literario, sublime… Una novela que, después de cuatro años de ser publicada, por fin llega a nuestro país. Una joya. Leedla, gente.

Reseña: Crimen contra la Humanidad, de Alberto Vázquez-Figueroa

crimencontralahumanidadAlberto Vázquez-Figueroa tiene la friolera de más de ochenta libros publicados desde su debut, en 1953, cuando contaba con apenas catorce años.

En la actualidad, es uno de los autores más leídos de nuestro país y que gozan de mayor reconocimiento más allá de nuestras fronteras. Es un héroe para muchos, debido a que jamás se muerde la lengua en lo que opina que está mal, sobre todo en asuntos que lucran a unos cuantos y perjudican a casi todos. Por esta razón, para otros es catalogado como un revolucionario, un antisocial inconformista que descarga su ira mediante palabras. A mi personalmente me encanta su descaro y su atrevimiento. ¡Viva la libertad de expresión! Y al que no le guste que no mire.

En Crimen contra la Humanidad, como no podía ser de otra forma, el tinerfeño vuelve a hacer una crítica a la sociedad desde apenas su discurso de entrada hasta las letras finales de la novela en varios intrincados asuntos que requieren un poco más de atención y que, sin embargo, debido a las gran cantidad de dinero que se maneja en tales negocios, pasan desapercibidos, incluso, a menudo, ocultos a causa de intereses de las grandes empresas y/o altos cargos gubernamentales. Denunciarlos, aunque sea a modo de novela, es el propósito del autor y que cada cual saque sus propias conclusiones. No es fácil cargar contra gente de arriba, pero Alberto Vázquez-Figueroa lo hace, sin pudor, sin morderse la lengua, tal vez por esta razón se ha ganado el poco aprecio de las empresas multinacionales y el merecido respeto del ciudadano de a pie.

En esta novela, publicada nuevamente por Ediciones B, Vázquez-Figueroa vuelve a cargar contra aquellos que juegan con la salud de millones de personas. En esta ocasión, el autor golpea con dureza contra las tabacaleras. Primero, hace hincapié en el incremento del tamaño de los filtros de celulosa, de unos tres centímetros por ocho que mide el cigarrillo. Algunas empresas utilizan esta táctica para crear más beneficios para sus bolsillos, vendiendo celulosa a precio de tabaco. O como comúnmente se suele decir: dando gato por liebre. Pero el problema no termina ahí, después, los propios filtros, transmiten enfermedades como el sida, la sífilis, la gonorrea, la tuberculosis, la gripe, la hepatitis y otras muchas más que aún no se han conseguido clasificar, aparte de contaminar el medio ambiente. Y todo ello queda impune.

El autor, además, no se olvida de dar la puntilla a otros temas de actualidad como el ébola, el triste suceso del piloto alemán que estrelló su avión contra los Alpes con más de 150 pasajeros a bordo o por la fabricación de armas cuyo único cometido es arrebatar la vida a personas inocentes, guiadas por los ideales de ciertos gobiernos. Como habrán podido apreciar, el autor se despecha a gusto. No es la primera vez que lo hace, con su novela Coltán, ya denunció que varias empresas multinacionales se enriquecían con el preciado mineral a costa de financiar la guerra de un país africano.

Crimen contra la Humanidad es una obra donde el autor se explaya a gusto, las mete dobladas, vamos. Me ha encantado su punto de vista, escribir un thriller cuyos personajes son los que hacen la crítica a la vida de las empresas con su desarrollo irracional. Si esta es la típica forma del autor de enfocar una novela, hoy tiene un nuevo lector.

Reseña: Dominación, de C.J. Sansom

DOMINACIONEsta novela narra un giro brusco en la historia bélica de la humanidad: el devenir de la Segunda Guerra Mundial. Corre el año 1952, Gran Bretaña se ha rendido al ejército alemán hace doce años. Las tropas nazis comandadas por el dictador Adolf Hitler campan a sus anchas por la isla británica ante la pasividad de los ingleses. Winston Churchill ni siquiera es el  primer ministro del país. Japón tampoco ha bombardeado las costas de Pearl Harbor y se hallan inmersos en una contienda contra los coreanos, con lo cual, Estados Unidos está al margen del poder expansivo que día a día ocupa la potente Alemania, la cual únicamente tiene como enemigo a la poderosa madre Rusia.

Ante tal pasividad, Alemania se va haciendo, poco a poco, con el control de buena parte de Europa, instando a acabar con todos los judíos que pueblan el continente mediante mensajes propagandísticos  vía prensa, radio y televisión.

Debido a este incidente, un funcionario público llamado David Fitgerald trata de ocultar su condición de judío e intentar conservar su propio matrimonio que pende de un hilo a la vista de los hechos, aunque cada vez le cuesta más ocultar su vida secreta como espía para la llamada Resistencia.

Por otro lado, tenemos al villano de los personajes, Gunther Holt, un policía de la Gestapo que trata de dar caza a Fitzgerald y a todo el equipo de la Resistencia…

Ellos son los dos principales protagonistas de esta novela, si bien la misma está cargada de personajes que harán que la historia vaya por otros derroteros. En un principio, he de admitir que la lectura se me hizo un poco pesada, era un poco lenta para mi gusto, pero poco a poco las revoluciones comienzan a subir y, sin que te des cuenta, la tensión llega a límites casi insoportables.

Dominación comienza con hechos que pasaron realmente en la historia, apenas media hora, después todo es ficticio, aunque iremos encontrando algunos pasajes que acontecieron en la realidad, incluso el autor se permito el lujo de hacer una mezcla entre realidad y ficción.

Y, hablando de pasajes y acontecimientos, muchos de ellos narran historias profundamente dolorosas: personajes con un pasado escalofriante, relaciones y sucesos incómodos, incluso actos heroicos que hacen de esta, una novela muy humana.

¿Se imaginan que Gran Bretaña, el país que más “caña” le dio a Alemania en este conflicto bélico, se hubiera rendido tal y cómo ocurre en esta novela? Sí, mejor ni pensarlo, ¿verdad? ¡Cuántas atrocidades más se hubieran cometido!

Publicado hace ya un par de añitos por Ediciones B, Dominación es una novela histórica con tintes políticos, llena de espionaje, mucho drama y una pizca de aventuras, todo ello envuelto en una ambientación fabulosa, memorable. La premisa es tan interesante que es casi imposible no querer leerla. La nueva era que crea C. J. Sansom en esta novela es excelente. Todo, y digo, todo, pese a que pueda sonar a cliché, merece ser resaltado aquí. Este es el cuarto título consecutivo que leo de esta editorial y me encanta la variedad y la calidad de sus obras.

Reseña: Razones para correr, de José Enrique Campillo

razonesparacorrerHace pocos años, un amigo me dijo que correr era muy adictivo. Con toda sinceridad, jamás llegué a pensar que llevara razón. Cada vez que el tema salía a la palestra me repetía a mí mismo que no se podría llegar a “depender” de un deporte que causara tanta fatiga después de su práctica. Este fue mi primer error, no creer a mi amigo. El segundo fue no ponerme a ejercerlo al poco tiempo habida cuenta de su constante recomendación.

Hoy en día, con muchos kilómetros en mis piernas, puedo corroborar las sabias palabras de mi colega y clamarlo, megáfono en mano, a los cuatro vientos: ¡¡¡Correr es muy adictivo!!!

Este es el libro con el que más identificado me he sentido de todos los que he leído. Y os aseguro que han sido bastantes. En primer lugar, comencé a correr, como muchos, por el estrés que venía acarreando el estar sin trabajo en una crisis que duraba (dura) muchos años. No hacía mucho tiempo que había dejado de fumar, apenas había abandonado el hábito hacía un par de años escasos. Mi primer intento de carrera se prolongó hasta unos increíbles (en aquellos momentos así eran para mí) 16 minutos y con el corazón desbocado.

Algo parecido le sucedió al doctor José Enrique Campillo, el autor de este libro, quien debido a un importante susto relativo a su salud decidió colocarse las zapatillas y el pantalón corto y salir a la calle a practicar tan aconsejable deporte. En mi caso, y casi por puro azar, descubrí los beneficios que podía aportarme salir a correr, pues yo también venía padeciendo un problema de salud y me di cuenta las increíbles mejorías que obtenía cada vez que terminaba de practicar el deporte más viejo del mundo. Correr no solo eliminó el estrés que se había acumulado en mi organismo, sino que, además, me ayudó a sobreponerme de momentos duros y, sin darme cuenta, me había proporcionado muchísimo bienestar a mi cuerpo y, en consecuencia, a mi salud. Hay quienes siguen diciendo aquello de que “correr es de cobarde”, no saben cuán equivocados están. A veces, basta un problema de salud para darte cuenta de ello.

Lo mejor de todo es que no es necesario padecer ningún mal síntoma para salir a ejercerlo: no se imaginan la cantidad de enfermedades que previene la práctica de este deporte. Y, para sorpresa de muchos, no es necesario disponer de mucho tiempo libre para ponerse a ello, es suficiente con una media hora al día y a ritmo suave, al poco tiempo de empezar con las prácticas notarán los beneficios que aporta a nuestro organismo.

Imagino que en este libro cada uno podría relatar sus propias experiencias, a ese tipo de personas, precisamente, van dirigidas estas páginas publicadas por Ediciones B en mayo del presente, a corredores y a corredoras, pues cada vez son más las mujeres que vemos entrenar y participar en las carreras populares. En sus páginas encontraremos, además, la mejor manera de practicar este deporte para obtener una mayor salud, no solo mediante planes específicos de entrenamiento, la dieta y el descanso también forman una parte esencial en ello. No está destinado para que usted gane una de las tantas carreras populares o maratones en la que quiera participar, sería poco creíble, pues todos los que comprasen el libro no pueden quedar en el primer puesto, pero sí que le ayudara a mejorar tiempos con un plan sencillo y práctico, al alcance de cualquier persona, profesional o amateur.

Lo que sí hace este libro es insuflar vida a todos quienes lo leen. A mi el primero, correr me ayudó en mi problema de salud y leerlo ayudó a mejorarlo. Ya no hay excusas para no ajustarse la ropa y salir a correr un poco porque, ¡correr jamás fue tan divertido!

¡Y saludable!

Reseña: Justicia Auxiliar, de Ann Leckie

justicia-auxiliarLo bueno de estar globalizado, lo fantástico de estar todos conectados en este nuestro querido planeta azul, lo «más mejor» de todo, es que estamos súper informados. Eso puede ser bueno o malo. Según tú raja del culo, dicen. Según la mía, es muy bueno pues cuando algo pega muy fuerte en algún lugar del mundo, la noticia llega en breve. Tanto a mí y a tí, como a las editoriales…, eso my friends, beneficia a todos de alguna forma.

No todos los días una primera novela de un autor del que nunca había oído hablar antes, descarrila ante mis ojos asombrándome con una buenísima novela de Ciencia Ficción actual. Su brillo y originalidad os deslumbrará, lo aseguro. Oí hablar de Justicia Auxiliar casi sin pretenderlo en una conversación entre dos amigos «nerds» que sobreviven en la tierra de las oportunidades. La conversación era: «¿Por qué, siendo un género que debería estar en alza, sale un buen titulo cada demasiado tiempo?». La respuesta fue otra pregunta, aunque ambigua: «Tío, ¿tú no has leído el último Premio Hugo, Nebula, Arthur C. Clarke, Locus y BSFA?». «¡¿Es que todos son el mismo libro?!», respondimos los dos. «Por supuesto, caraculos». La nueva novela de Ann Leckie ya ha alcanzado una posición bastante alta entre mi lista de mejores space operas leídas, comentario común.

Justicia Auxiliar hace muchas cosas muy bien. Contada en primera persona, es una narración en dos partes: el presente, que comprende una trama de suspense (entre otras cosas) en el que Breq, el último sobreviviente soldado auxiliar de un cuerpo ahora destruido busca adquirir un arma con el que poder aniquilar al Señor de la Radch. Todo en un planeta helado, remoto, un lugar para terminar por fin el cumplimiento de su misión; pero en el pasado, Breq era Justicia de Toren, un cruzabatallas colosal con una inteligencia artificial que conectaba a miles de soldados que servían al Radch, el Imperio que había conquistado la galaxia. Nos enteramos así de lo que le pasó al establecer una quijotesca acción mal aconsejada. Un hecho de rencor hacia él que jamás esperó. Un acto de traición le destrozó y ahora solo cuenta con un único y frágil cuerpo humano, numerosas preguntas sin responder y un ardiente deseo de venganza.

La prosa de Leckie es clara, musculosa y poderosa. Te sumerge rápidamente, te da un empujón hacia una buenísima trama de suspense. En mi opinión, si no fuera por la arquitectura empleada en la novela, la ambientación, Justicia Auxiliar sería un novelón de este género. De hecho, creo que disfrazada está.

Una trama que se agarra fácilmente, que insta a seguir adelante por la de hechos extraños que vas encontrando. Un relato intercalado, inteligente y bien ejecutado. La alternancia del pasado y el presente exacerban tensiones en la historia. Además, descansos y pausas que parecen totalmente naturales, nada forzados.

En la última parte hay una exploración tan interesante que me maravilló. De esas veces que estás leyendo y lo flipas, y te dices: «¡Tengo que leer más CF, $&%#$%!».

Breq es un soldado auxiliar, creado a partir de los cuerpos sin vida de los pueblos conquistados. Díganme si no es ya una tremenda idea. El Señor de los Radch, no es sólo un multicuerpo, sino también una entidad malvada con cantidad de partes diferenciadas. El Mal reunido. Otro detalle (o detalles) que me fascinaron del argumento es los mundos creados y su arquitectura. Leckie es realmente buena en eso. Durante el curso de la historia pasamos por tres ubicaciones planetarias o extraplanetarias separadas dentro y en la periferia por el Imperio conocido del Radch. Uno de ellos es un planeta recientemente conquistado. Uno que no está dentro de los límites del Imperio. Se trata del eje central, en el corazón de la cultura Radchaai y su dominio. Cada lugar representado con sus propias culturas y subculturas individuales, pero con fuertes variaciones internas y divisiones. Leckie agranda en una crítica temática en curso de la naturaleza odiando con su prosa a los imperios particularmente expansionistas.

Genial, lo mires por donde los mires.

En definitiva, Justicia Auxiliar es una novela inmensamente entretenida. Conceptualmente ambiciosa, con muchas capas y muchos niveles en los que uno puede imaginar fácilmente el escenario. Un argumento que necesita desarrollarse por supuesto en futuras novelas porque si no… Por que lo bueno debe seguir, Dios mío. Lo bueno no puede terminar.

¿Hacerte con ella? Éxito lector asegurado.

Reseña: Primeros Encuentros, de Orson Scott Card

primerosencuentrosDespués de aquella gran primera obra, el universo Ender, en adelante se ha denominado el Enderverse. Un lugar irresistible tanto para el creador Orson Scottt Card como para todos los que quedamos maravillados con El juego de Ender y sus secuelas. Hasta el momento, se han escrito cinco novelas sobre ese niño genio y piloto que fue capaz de destruir toda una raza alienígena.

Orson Scott Card (1951) es un escritor estadounidense de diversos géneros literarios en el que predomina la Ciencia Ficción. Su obra más conocida ya la sabéis. Pero hablamos de un escritor prolífico, autor de numerosas novelas donde normalmente, los niños son los protagonistas. Tales como Niños perdidos, El cofre del tesoro o sus también famosas obras sobre Alvin el Hacedor. Ha ganado numerosos premios Hugo y Nébula, donde Ender, y siempre Ender, suele encabezar las listas. Incluso Card se ha adentrado en el mundo del cómic al escribir el guión entre el 2005 y el 2006 de la miniserie Ultimate Iron Man.

La Saga de Ender la conforman: El juego de Ender (1985), La voz de los muertos (1986), Ender el genocida (1991), Hijos de la mente (1996) y Ender en el exilio (2008), titulo muy a la española que desvela bastante. Sin embargo, entre todos estos años, y obviamente después de El juego de Ender cuento (sí, porque El juego de Ender es de ese tipo de obras que nació como cuento y luego se extendió…), relato que también se incluye en Primeros Encuentros. Una antología que contiene historias que se fueron publicando desde 1977 que nació la primogénita hasta La peste del maestro que ve la luz especialmente para esta antología en 2003.

Esta edición que por fin vemos en español, la publica la siempre recomendable editorial del género Ediciones B, en su sello Nova. Creo que es necesario decir en este punto que es difícil encontrar un ventilador, quiero decir, una obra tan fresca para leer hoy en día en el género de la CF. Un libro ligero, con detalles preciosos y súper chulos de la cosmogonía, de una epopeya espacial que gusta. Más datos sobre ese lugar de estudio que es la Escuela de Batalla, con el fin de entrenar niños para tomar parte en la guerra contra los insectores. Especies exóticas, la Hegemonía de una raza sobre las demás, Ender, un prodigio que completa a sus demás compañeros. Las historias de las Primeras Reuniones y la crónica que conduce a la estancia del joven Ender Wiggin en la Escuela de Batalla un poco después de su transformación como salvador de la raza humana…

Al leer la colección, hay que luchar contra el impulso de volver a releer la primera obra. Por eso es todo un acierto incluirla aquí en su modo más breve. Su base, la que me encanta y tuve el honor hace años, de leer primero. Ya saben, lo bueno si es breve, dos veces bueno.

Otro detalle importante de Primeros Encuentros es que las cuatro historias se presentan en orden cronológico, y cubren un período relativamente breve subjetivo de tiempo. Por lo que no tienes que desconectar mucho entre sus argumentos. Esto ilustra con mayor claridad un relato que me ha encantado, El niño polaco, relato que abre el tomo y que cuenta como John Paul Wieczorek (el padre de Ender) ya trabajó para la Hegemonía y sostuvo duros esfuerzos para encontrar niños para la Escuela de Batalla. Como se desarrolla la historia, es algo que mola bastante.

Después de leer Primeros Encuentros, la sensación es la misma o aún mejor. El Enderverse es un fuerte eslabón de una trama en la que gusta perderse. Un guión convincente escrito hace 25 años que ha envejecido tremendamente bien. Si tenéis la sensación que yo tuve, de que esta obra es un nuevo intento de atraer a nuevos lectores, se equivocan. Diría más bien que es una antología que gusta leer por obtener más detalles del mundo de Ender, e incluso tiene que ser toda una experiencia leerla antes de intrometerse por primera vez en esta estupenda saga de novelas que hizo grande a Orson Scott Card.