Archive for ECC Ediciones

Reseña: La Gran Patraña, de Trillo y Mandrafina

lagranpatrañaBenditos los años en los que el cómic se valoraba por su contenido neto. Años en los que nadie se fijaba antes en el autor al interesarse por una obra. Curiosamente, años en los que dibujante y guionista casi con toda seguridad eran personas con un altísimo don para lo que estaban haciendo, pero que apenas se valoraba su persona creativa, sino más bien el resultado de ambos. Y digo benditos los años por que su obras vieron la luz y aún pueden ser rescatas a dia de hoy. Por que su legado permanecerá mientras gente como vosotros decida tener un momento para leer esta reseña; independientemente de que seas un amante del género negro o de los enormes dibujazos que era capaz de profesar el magnífico Mandrafina.

Si has llegado hasta aquí para saber por qué de estos dos grandes genios del noveno arte argentino, los señores Trillo y Mandrafina, te atrae su obra y no sabes por qué; me encargaré de sepas, la verdad. Todo se resume a que tenéis buen olfato.

Cómics que entran por lo visual y que al devorarlo te llevas una sorpresa aún mayor. ECC Ediciones se encarga esta vez de preparar un sendo álbum “a lo europeo” con una trama que no deja indiferente pues, ¿cuándo las novelas lagranpatraña03del maestro del género negro Dashiell Hammett dejaron indiferente a nadie? Historias a las que con nada ya estás enganchado, argumentos muy atractivos, una joya del grafismo de Mandrafina y narración del difunto Trillo con el que ganaron el Premio al Mejor Guion, nada más y nada menos, que en el prestigioso Festival de Angoulême.

Domingo Roberto Mandrafina es un dibujante argentino de larga trayectoria. De trazo majestuoso para el género negro, que evolucionó hasta lograr un estilo muy singular e identificable en los 70s. Mandrafina, muy pronto demostró su gran capacidad para la escenificación y caracterización de personajes. Un estilo sobrio, duro, y maestro en el arte de las sombras. Con Carlos Trillo se unió para crear obras vinculadas al género negro. La arriesgada historia sobre lagranpatraña02desaparecidos Los misterios de Ulises Boedo, la serie El husmeante que iba en contra del régimen militar dictatorial que vivían… De este genial tándem trascendían  obras cargadas de mensajes alegóricos, fuerte sarcasmo y un telón negro pesimista como colofón. Obrazas como Piñón Fijo, Peter Kampf lo sabía, El Iguana, Spaghetti Brothers, Dragger… Titulazos que espero sean recuperados a partir de ahora por ECC Ediciones.

Titulazos como La Gran Patraña. Obra originalmente publicada por entregas en la revista Puertitas (fundada por el propio Trillo). Su titulo original era Cosecha Verde, un claro homenaje a la Cosecha Roja de Hammett. Título que no entiendo por qué tuvieron que cambiarlo los editores en su día con aires de grandeza… Además, no fue así sólo para cuando llegó a España por primera vez. En Francia se llamó La Grande Arnaque (1998) y en Reino Unido, The Big Hoax (2001)… Uufff.

Pese a todo, La Gran Patraña no deja de ser una obra maestra del cómic de género negro y eso es lo que debe prevalecer. Consigue en nada trasladarte de pronto a una buena historia con su indispensable “femme fatale”, llamada la Virgen Intocada. La cual oculta su rostro al entrar en un bar en busca de Donaldo Reynoso, un expolicía metido a detective que, como mandan los cánones, bebe para olvidar… El Gran Títere, dictador de La Colonia, una república bananera, ha lagranpatraña04iniciado junto al escritor Melitón Bates el rumor sin mucha habilidad, de hacer creer al pueblo que su bella sobrina, ella misma, con la que mantiene relaciones, es una señorita virgen… y además, obra milagros. Noticias falsas en torno a supuestas curaciones con las propias manos de la rubia, a la que insisten en llamar redundantemente la Virgen Intocada.

Pero hay más: tramas que el magnate, el corrupto de su tío, oculta. Profesa por ejemplo el control de la natalidad ya que el nacimiento de bebés provocaría un aumento de la clase obrera, cosa nada buena para él y su régimen dictatorial. Y bueno, ya saben qué ocurre cuando algo se prohíbe, dice Reynoso. «La prohibición, retuerce». La Virgen Intocada no es tan virgen al fin y al cabo, y ha comenzado a recibir fotos bastante comprometedoras con otro hombre que amenazan con desestabilizar “la gran patraña”. Y a partir de aquí como dijo el detective, la cosa se retuerce aún más: aparición de hermanastros, matones nazis, dueñas de burdeles de lengua bífida y toda una serie de encuentros y desencuentros que mantendrán al lector con los ojos muy abiertos hasta su inevitable final.

lagranpatraña01Como curiosidad deciros que la trama es interrumpida a veces por personajes que rompen la cuarta pared. O hacen flashbacks para exponer sus motivos. Algo que mola pues recuerda mucho a lo que en algunos films hace con sus personajes el gran Martín Scorsese.

La Gran Patraña es un muy maduro resultado de un trabajo apasionado y formalmente riguroso, con un formidable guión de Carlos Trillo y dibujos de Domingo Madrafina, trazos que alcanzan la perfección. Pocos premios se llevó esta obra en su día a mí parecer. Un clásico, un maravilloso y terrible relato tropical. Una obra maestra que muestra con dibujos lo que Hammett mejor sabía hacer. Y si sumas la genial edición en tapa dura recién publicada por ECC Ediciones… ¿Qué falta? ¿Os lo digo? Más títulos de este tándem.

Reseña: Zenith. Fase Uno, de Grant Morrison y Steve Yeowell

Zenith-FaseUNOAntes de la suciedad, antes de la barbarie, antes de All-Star Superman y Doom Patrol… ¡ya estaba Zenith! Como todo aquel que tiene un don, como todo aquel que tan sólo ver la fuerza, destreza o poder que desprende su mirada, sabes que llegará lejos… Grant Morrison irrumpía con fuerza en el mundo del cómic cruzando el charco junto a Alan Moore, en aquella famosa repesca de autores que USA necesitó en los 90s.

Del maestro guionista de cómics escocés se conocen sobre todo sus obras con altas inclinaciones en temáticas contraculturales. Como os decía, dejó el Reino Unido para dar el salto al paraíso americano y lanzar grandes obras como All Star Superman (http://cronicasliterarias.com/2013/04/24/resena-all-star-superman-de-grant-morrison-y-frank-quitely/), Los Invisibles (http://cronicasliterarias.com/2015/04/24/resena-los-invisibles-de-grant-morrison/) JLA, Seven Soldiers, Batman & Robin, Arkham Asylum (http://cronicasliterarias.com/2014/11/13/resena-asilo-arkham-de-grant-morrison-y-dave-mckean/) o algunos números de Hellblazer, entre otras.

Zenith-FaseUNO_03Su curriculum es interminable.

Si Los Invisibles era uno de esos extraños casos en los que el autor, de pronto, se salía de su concha de tortuga para publicar algo diferente; Zenith es Morrison es esencia pura. Así como lo es la que es para mí su obra cumbre y que también ECC Cómics está publicando en sendos tomitos…, el maravilloso y súper recomendable de la era del pijameo, Animal Man (http://cronicasliterarias.com/2016/02/15/resena-animal-man-el-zoo-humano-de-grant-morrison-chaz-truog-tom-grummett/).

Zenith es descendiente directo de maravillas del cómic que dieran comienzo con la Segunda Guerra Mundial. Cuando las súper potencias comenzaban a disputarse uno de los variados ramales de la ingeniería. La creación de súper-soldados. Morrison comenzó muy joven su experiencia como autor de cómics, sin la mayoría de edad ya gozó de la publicación de este cómic. El escocés gozó del éxito pronto y eso que la obra competía con las grandes casas del momento.

Y como cómic de antaño que es, ya la sinopsis cuenta más que lo que yo os pudiera reseñar con cautela: Zenith-FaseUNO_01Berlín, 1944. El Übermensch alemán Masterman ha derrotado al héroe de guerra británico Maximan. Una victoria efímera, ya que los aliados lanzan una bomba nuclear sobre su localización, matando a ambos soldados. Transcurridos más de cuarenta años, el mundo está demasiado familiarizado con la existencia de superhombres. Pero tan solo queda uno: Robert McDowell, alias Zenith, estrella del pop egoísta y carente de cualquier tipo de heroicidad. Por desgracia para la humanidad, los dioses oscuros extradimensionales conocidos como los Multiangulares utilizan al hermano gemelo de Masterman para intentar dominar la Tierra. ¡Y Zenith-FaseUNO_02en su camino tan solo se interponen Zenith y un pequeño grupo de héroes de otra generación…

Zenith significó, sobre todo, ser la carta de presentación de Grant Morrison al mercado USA pero también al mundo. Y muchos que ya gozábamos (aunque en inglés) de la mítica revista 2000 AD. Donde Juez Dredd, Miracleman o muchas otras, se serializaban. ECC recupera a través de cuatro tomos esta joyita, de esas que siempre debe estar disponible en librerías como si de manual de autoescuela se tratara.

Casi ciento treinta páginas que contiene este primer volumen con una magnífica introducción a la historia del antihéroe pop. Viñeta a viñeta quedas atrapado con una historia tantas veces vista a día de hoy como inicio, pero con ese toque Morrisoniano que hace que no quieras dejarlo. Humor negro, acción, peleas épicas de tío a tío, puño a puno y primeros planos de asombro. Un tomito en tapa dura donde encontraremos varios guiños e influencia de personajes consagrados como Capitán América, Superman o el cómic pulp que tanto dio en aquella época.

Zenith-FaseUNO_04Zenith es de esos cómics con el que vas sonriendo con el paso de las páginas pues la nostalgia recorre tus dedos y el guion evoca al niño lector de cómics que siempre llevarás dentro. De esas casi patochadas en las que muchas imaginaciones se perdían metiéndonos en el papel del protagonista. De fondo, la guerra, como no. A eso súmenle explosiones químicas que no matan sino que convierten a tipos con músculos detrás en la orejas, en terribles moles o entes dotados de un gran poder.

Recuerden una máxima: Grant Morrison nunca deja indiferente. Os podría decir, sin ser un enfermo de la lectura que soy, que todas sus obras merecen la pena el intento. Aplausos, crítica o halagos constantes brotaran de ti, de eso no me cabe duda. Un autor sobre el que discutir, sobre el que debatir, súper recomendable, con el que “la experiencia” siempre pone los nervios a flor de piel.

Reseña: Corazón de Arlequín, de Neil Gaiman y John Bolton

corazondearlequinTodos los buenos autores tienen sus ideas rarunas. Momentos en los que desean escribir sobre temas totalmente anodinos o diferentes a los que tratan con asiduidad. Decía alguien que todo maestro da su “paseíto” por la región de la locura alguna vez. La cuestión es no comprarse una parcela allí, añadiría yo. Por que la parcela es campo, y en nuestro ADN está regresar con los años al campo para sembrarlo.

Corazón de Arlequín es un breve relato sangriento y a la vez romántico basado en la vieja Commedia dell’Arte y la pantomima de donde surge por primera vez la figura del Arlequín. Una historia escrita por Neil Gaiman en 1999 y dibujada (o diseñada gráficamente) por uno de sus compañeros de fatiga, el gran John Bolton. En USA vio la luz de la mano de Dark Horse Books. Un cuento narrativo que se puede encontrar también aquí en su antología de relatos Objetos Frágiles.

Corazón de Arlequín tiene lugar un no muy diferente día para muchos 14 de Febrero. Sin embargo, Missy una chica de pelo corto y vida aletargada, oye un golpe en su puerta y cuando abre, descubre que alguien ha dejado un corazón clavado en lamadera. Literalmente…, ¡un corazón! La historia sigue a la imperturbable Missy mientras trata de descubrir quién le dio este “regalo”. Y ese espíritu que corazondearlequin02es el Arlequín y que tiene mucho que ver para con ella, le sigue en su investigación.

Dicho ente es feliz todo el tiempo que la acompaña. Preguntándose constantemente que hará esta Colombina (como él llama a sus diferentes amores a los que les ha dado su fuente vital), que hará cuando sepa que el corazón procede de él…

Corazón de Arlequín es una curiosidad, una prueba, casi un desvarío en el mundo del autor. Un maestro de la narración actual al que le gusta de vez en cuando poner su mano encima de algunos clásicos anglosajones y “participar” en ellos. Una obra que recuerda a lo que ya hiciera con Mr. Punch, aquel duende tramposo con el que ponía en discordia estas obras clásicas.

La obra de Bolton aquí es una mezcla de fotografías mejoradas digitalmente superpuestas con pintura. Da un toque a Corazón de Arlequín…, la sensación de que estás viendo una obra de teatro en papel. Casi tuve la sensación de conocer de antes a Missy o haber visto el rostro del Arlequín en alguna parte. Los fondos se hacen monótonos en comparación a los coloridos personajes, que como decía, se sienten muy cercanos con este tipo de dibujo.

corazondearlequin03Al final de este tomito recuperado por ECC Ediciones, imprescindible para fans del autor, se incluye una entrevista donde se le pregunta al maestro por las curiosidades y de donde salió la idea de hacer dicho título. Además, de un pequeño y curioso relato, Dibujado a oscuras, de un tipo que intenta llegar a su refugio antiaéreo antes de…

Consumido por el amor, Arlequín no deja de ser ese extraño payaso en el que nos convertimos todos, un reflejo de locuras arlequinadas, cuya obra nos identifica con las barbaridades que podemos realizar algunos por amor.