Archive for ECC Ediciones (DC Cómics)

Reseña: Liga de la Justicia Oscura (Integral). A Oscuras, de Peter Milligan, Lemire, Janín y VVAA

El que está puesto en los cómics a día de hoy suele pensar: «De un guión donde participe Jeff Lemire y Peter Milligan, no puede salir nada malo». Es normal pensarlo. Estamos ante dos grandes del guión. Sin embargo, también tienen su derecho a la macarrada, y dicho momento lo tuvieron con su participación dentro de la serie regular de la  La Liga de la Justicia Oscura, donde vertieron sus ideas del momento con ciertos toques de originalidad.

Una saga diferente. Un titulo nuevo del que dependerían otros muchos números posteriores de diferentes sagas. Una serie de las más esperadas del nuevo Universo DC, que ECC Ediciones ha traído para nosotros en esta nueva oleada de cómics integrales en formato ligero y que tan bien quedan en nuestras cómictecas.

Recordemos que hace unos cinco años Batman y Green Lantern tuvieron que pedir ayuda a Superman por el descubrimiento de un extraño artefacto alienígena. Aquella historia deparó en los comienzos de lo que hoy conocemos la Liga de la Justicia. Una formación que deslumbró al mundo entero pues, cuando hay problemas de índole mundial, la Liga de la Justicia es toda una garantía. Pero hay otros temas que la ONU lleva planteándose hace tiempo. Se necesita un grupo de otras personalidades, otros modos de ver el mundo y lo que hay más allá; retener las fuerzas malévolas que habitan en las entrañas de éste. Una nueva Liga formada por héroes expertos en hechos inexplicables, pues la amenaza está aquí, no fuera, la tenemos cerca, muy cerca, como ese ente femenino llamado La Encantadora que ha comenzado a azotar nuestras vidas con desgracias y males internos para todos los seres humanos…

Dibujado por Mikel Janín (Batman) y escrito por Peter Milligan (Hellblazer), Jeff Lemire (Animal Man) y Ray Fawkes (Constantine), tenemos disponible este mar de aventuras sobrenaturales en los que me he perdido durante un tiempo. Un volumen íntegro donde ECC recopila todos los números de Justice League Dark (#1 al #21), más el primer especial anual, el número #0 y también I, Vampire #7 y #8, ilustrados por Andrea Sorrentino (Green Arrow), por lo que concierne a la trama central. En Liga de la Justicia Oscura: A Oscuras vamos a vivir una serie de extraños encuentros, terroríficos a más no poder. Diría que como casi nunca se habían visto en el Universo DC. Una serie donde se ha conseguido reunir a personajes tan reconocidos como Deadman, Shade, John Constantine, Madame Xanadú o Zatanna… Una serie muy esperada por muchos de nosotros y ahora en un formato súper llevadero para disfrutar/pasarlo mal en cualquier sitio.

Como os decía al principio, detrás de lo mayormente acontecido aquí está Peter Milligan, un guionista de los grandes que ésta vez hace de las suyas y crea una historia diferente. Un inicio que va tomando forma y que hay que entenderlo con el paso de los números y no habiendo leído tres o cuatro grapas para desecharlo a las primeras de cambio como sé que hicieron algunos. Pero es que encima el dibujo es increíblemente bueno. Se encarga Mikel Janín, dibujante muy detallista que se alza junto al colorista Ulises Arreola para crear una odisea de momentazos y batallas bien entonadas. Os gustará saber que también Shade el Hombre Cambiante y futuros grandes personajes como La Cosa del Pantano o Frankenstein se unirán a un grupo imprevisible que en ocasiones no tendrán otra que colaborar con ARGUS, la agencia gubernamental dirigida por Steve Trevor.

En definitiva, una macarrada. Lo leído, me gusta definirlo así. Una serie muy a tener en cuenta, si te mola el Universo DC en general, sus villanos, aquellos personajes que sólo tuvieron vida unos cuantos números en una serie regular; unos personajes DC cuanto menos curiosos que dan para cantidad de situaciones de lo más rocambolescas. Recordad que contamos aquí con el gran John Constantine, ¿eh? Caso aparte, lo sé. Uno de los gloriosos que tuvo la serie regular más larga de la historia… Así que una buena trama con la que me quedé a gusto. Una saga contra La Encantadora digna de recuerdo.

De esos cómics que saboreas justo al final, después de lo vivido, cuando tu mente empieza a relacionar ciertos hechos y hace ¡Caracrocker! Por eso, yo sí que la recomiendo.

Reseña: WildC.A.T.S (Integral), de Jim Lee

La verdad es que sorprende el saber que el primer número de WildC.A.T.S se publicó en 1992, viendo la calidad gráfica que atesora. Podría ser perfectamente un tipo de serie ilustrada hoy mismo o dentro de diez años si me lo permitís, y nadie con conocimiento lo dudaría. Y lo curioso es que todo comenzó con Alan Moore, resurrector de series muertas, como los WildC.A.T.S; un grupo de superhéroes encuadrado en el Universo Wildstorm, que fue el sello original de la recién creada editorial independiente Image Comics. Pero Jim Lee es el verdadero artífice aquí, no obstante, y por si alguien no lo conociera aún, Lee es un ilustrador y guionista coreano-estadounidense, que saltó a la fama con títulos de Marvel como los X-Men en los años 90. Pero más conocida es su faceta de co-creador del sello Wildstorm de Image Comics, pues en 1992 Jim Lee dejó Marvel Comics junto a Todd McFarlane, Jim Valentino, Marc Silvestri y Rob Liefeld para formar Image Comics. Donde lanzaron toda una serie de títulos exitosos, entre ellos WildC.A.T.S. y Gen13 como los más punteros. Cómics del Universo Wildstorm que al poco fueron criticados por su alto uso de la violencia, sexualidad y su preferencia por el arte en lugar de la historia. Pero a los que éramos jóvenes en los 90 nos encantaban. Las altas ventas le dieron la razón a Lee y posteriormente vendió el sello a DC, donde actuó como Director Editorial y donde es desde 2010, coeditor de DC Cómics.

Estamos de enhorabuena si editoriales como ECC Ediciones empiezan a publicar los famosos ABSOLUTE que se publican de ciertos autores y títulos en USA. Ahora, toda la carrera en los WildC.A.T.S de Jim Lee, recopilados por primera vez en un solo volumen. Un buen tocho de aventuras con la continuidad bien elaborada, mezclando la serie regular WildC.A.T.S: Covert Action Teams con el famoso arco Instinto Asesino y los eventos que dieron lugar a WorldStorm. Es decir, la etapa completa de Jim Lee (Batman: Silencio, Superman: Por el mañana, entre otras muchas) al frente de WildC.A.T.S. Un volumen imprescindible que además incluye bocetos, diseños conceptuales, portadas alternativas, guiones y el ya mítico crossover WildC.A.T.S./X-Men: The Silver Age.

¿Y qué encontramos? Pues caña noventera de la buena. Un diminuto hombre sin hogar se despierta un día y se da cuenta de que en realidad es un señor de la guerra alienígena inmortal que ha estado en guerra durante milenios. Jacob Marlowe forma el escuadrón súper-humano secreto conocido como WildC.A.T.s. La idea, luchar contra las hordas daemonitas. A medida que la historia se desarrolla, cada vez más “jugadores” se sienten atraídos hacia el juego. El escenario está listo para la batalla final por el futuro de la humanidad. Convertidos en la última línea de defensa de la humanidad, Spartan, Maul, Zealot, Grifter, Warblade y Void intentarán salvar al mundo de la inminente invasión. No obstante, el ser llamado El Cabal anhela capturar a una mujer joven que posea la virtud de ver la verdadera forma de los daemonitas. Y los daemonitas empiezan a sospechar que esta señorita de algún modo podría ser capaz de destruirlos. Desafortunadamente para ellos, los WildC.A.T.S también van detrás de esta joven a la que llaman Voodoo. Necesitan ese poder en el bando de los buenos. Las dos facciones convergen en el lugar donde trabaja la chica, un bar de striptease cerca de Washington, y ahí comienza la batalla… La primera. Pues esto no ha hecho más que empezar y aunque en la primera emergen victoriosos los WildC.A.T.S, incluso ganando nuevos miembros para la contienda (un tipo que es capaz de detonarse a sí mismo, arrasando todo a su alrededor); como os decía, esto es solo el principio.

Y como contaba el maestro Sun Tzu en su gran manual El Arte de la Guerra: «Ganar una batalla, ni mucho menos es ganar la guerra». De hecho, alego yo, no es nada bueno ganar la primera si se pierden gran cantidad de bajas. Las victorias pírricas no son nada aconsejables. Ya andas en desventaja y recuperarse se hace duro.

Los WildC.A.T.S, de Jim Lee en un único tomo. Una volumen que esperaba ver hace tiempo por estos lares. Para mí, la mejor serie del Universo WildStorm. Un buen cómic y tomaco de superhéroes con el que disfrutar del buen pijameo. Cierto que el dibujo supera en mucho al guión, pero eso no quiere decir (en este caso) que la idea, el argumento propuesto, no mole. Quién no soñó alguna vez con dibujar como Jim Lee…

Reseña: Batman. Prólogo a la Caída del Caballero Oscuro, de Doug Moench, Chuck Dixon y Jim Amparo

Hubo un antes y se avisó. Pero está bien ver que al final se publican estos números anteriores a lo que La Caída del Caballero Oscuro Volumen 1 propuso. Un Volumen 0 que avise en su tiempo que era necesario tener porque en él se desarrollan varias intenciones que en el ejemplar que hoy os reseño se revelan.

Batman: Prólogo a la Caída del Caballero Oscuro recopila los números anteriores a esta popular saga de los 90 que Doug Moench (Batman: Lo invisible, entre otras), Chuck Dixon (Batgirl: Año Uno, entre otras) y Jim Aparo (Batman: Una Muerte en la Familia, entre muchas), dinamitaron en dos series regulares (Batman #484-#491 y Detective Comics #654-#658) para que poco después se lanzará un genial arco al completo que daría mucho que hablar entre los fans.

Y aquí está. Con el contenido que aporta, este prólogo es el comienzo de esa vuelta de tuerca a un Caballero Oscuro que soportaba a sus espaldas ser la cabecera DC más leída del momento. Años difíciles en los que unos rompedores equipos creativos propusieron matar a Superman, por ejemplo. Por lo que millones de lectores ponían entonces sus ojos en el Caballero Oscuro. Entonces sí, se convertía en el personaje más leído y había que tener mil ojos para no defraudar a los lectores. Sólo quedaba uno. Un tremendo estrés para todos. Y con cierto camuflaje y tramas integradas de unas series con otras, se salió adelante. Y tanto que se salió. Pasaron por La Caída del Caballero Oscuro algunos de los guionistas y dibujantes más grandes que ha tenido el mundo del cómic jamás. Calidad de la buena. Y si no, escuchad, escuchad…

Máscara Negra regresa y la lía parda. Busca recuperar su antiguo puesto como jefe de la mafia de Gotham. Pero los dones mafiosos que cubrieron su puesto mientras estaba encerrado en Arkham tienen algo que decir. Las miradas apuntan a Lucius Fox. Batman intenta salvarlo pero queda atrapado en la guarida de Máscara Negra. Obsesionado por encontrarlo antes de que todo se vaya a pique, el orejas picudas da con un brutal asesino que también lo busca. Hay un contrato en vigor que muy pocos conocen…, donde están implicados también el comisario James Gordon, Azrael, Robin, el Acertijo, Killer Croc…

Y aunque Batman está agotado: ¡No hay paz para los malvados! Sucesos que desembocan en un tremendo encuentro en el lugar donde mayor Mal reside. Un desbordado Arkham Asylum.

Entrelazando los números de ambas series para seguir un orden correcto de la historia, ECC Ediciones hace una labor genial para que podamos disfrutar de lo bueno. Todo lo contrario a lo que se hacía tiempo atrás en los que uno mismo tenía que hacer un trabajo de investigación para poder seguir la continuidad. Por lo que Batman: Prólogo a la Caída del Caballero Oscuro se me antoja un volumen indispensable para la colección. En especial, si ya contáis con volúmenes posteriores, o si deseáis saber por donde empezar esta genial trama.

Un complemento (anterior) que quizás no teníais ni idea que podría llegar, donde comprobar ciertos detalles que se comentan en las miniseries que formaron un todo en la denominada Knightfall original, que vendría después donde nacería el crucial villano llamado Bane, creado por Doug Moench, Chuck Dixon y Graham Nolan. Un villano que desde que nace, atormentaría a Batman para siempre. Vengeance of Bane, donde se revela el origen de este temible enemigo del orejas picudas y que se puede leer en el siguiente volumen; así lo demuestra.

Reseña: Batman/Superman 400, de Sienkiewicz, Miller, Steranko, Bolland, Adams, Pérez y VVAA

Hoy toca reseñar uno de esos cómics clásicos que si bien fuera del polifriki no es muy conocido, sí que marcó un antes y un después en la historia de DC Cómics. En realidad, un tomito que nos trae ECC Ediciones que junta a los dos grandes héroes de la editorial en un volumen que comprende dos hitos: los números #400 de las respectivas series USA de Batman y Superman. Dos especiales conmemorativos para el que se juntaron grandes maestros del noveno arte.

Corría el año 1984 (¡Benditos los 80!) cuando El Hombre de Acero en su serie regular llegaba a su número #400. Celebraba con todos los galardones una buena época, un nuevo estilo, algunos de los mejores y más brillantes momentos de la industria del cómic. Para ello se citaba a los mejores a participar. Escrito por Elliott S. Maggin y con una portada de Howard Chaykin, aparte, el cómic presentaba arte de otros grandes como Frank Miller, Brian Bolland, Moebius… Toda una fiesta para los ojos, con una trama que examina la vida de Superman a través de los ojos de varias civilizaciones futuras. Un argumento al que se le añadía un relato visionario escrito y dibujado, nada más y nada menos. que por Jim Steranko. Con una introducción escrita por el famoso autor de CF (el mejor de todos los tiempos para mí) el maestro Ray Bradbury. Menuda joya, ¿no?

Dos años después, el segundo personaje en discordia (que a día de hoy ha superado de todas-todas al Hijo de Krypton en casi todo), llegaba también a su número #400. Todavía 1986 estaba dentro de la primera década de esplendor y por tanto, uno sabía que casi cualquier cosa que se encontrara era como mínimo digno de disfrute. Y por parte de DC, se siguió el mismo procedimiento. De la mejor forma se invitaba a buenos autores a participar en el homenaje. Uno años oscuros para el orejas picudas en los que sus historias jugueteaban bastante con el género de Terror (¡Ideal para mi!), un cómic que se divide en doce partes, cuya introducción corre a cargo del dios del género, el famoso escritor de terror Stephen King; el cual nos cuenta «por qué» eligió a Batman.

Y donde Ra’s al Ghul se embarca en uno de sus planes más malvados para confundir a Batman, dirigiendo revueltas masivas tanto en Arkham Asylum como en la penitenciaria de Gotham. Uniendo a prisioneros y pacientes, armas y uniformes, otorgándoles instrucciones especiales. El Caballero Oscuro encuentra una nota pegada en su bat-computadora que dice: «¡Conoce a tus enemigos!» y entonces el villano aparece por la roca para contarle lo que realmente ha hecho… Una idea original que lo atará de pies y manos, si decide no colaborar. Otra chulada que se marcaba DC, gracias a grandes fichajes. Además que se exponía, se sugería de algún modo, que estábamos ante un cómic que era el último que presentaba a un Batman pre-Crisis en Tierras Infinitas. Y ya sabemos lo que eso supuso: cambio de dirección de toda la compañía, cambio en los equipos creativos… Una historia donde destaca sobremanera los capítulos de Arthur Adams (entintados por Terry Austin) y Bill Sienkiewicz dándolo todo, sin dejar de mencionar el último capítulo y epílogo dibujado por Brian Bolland, algo más que increíble.

Como bien dice la sinopsis editorial, dos historias del pasado que abordan el presente y el porvenir de dos de las grandes figuras del Universo DC. Indispensable para ti, si leíste la reseña al completo.

Reseña: Batman. La Noche de los Búhos, de Scott Snyder, Greg Capullo, Simone, Albuquerque y VVAA

Si alguien se pregunta a qué vienen estos nuevos tomos de Batman que ECC Ediciones ha diseñado con el frontal superior amarillo, ha de saber que corresponden a la colección denominada «Batman Saga». El Caballero Oscuro celebra en 2019 ochenta años de existencia por lo que DC Cómics (y ECC en nuestro país) dan la oportunidad a muchos lectores para descubrir (o redescubrir) al personaje de cómic que más vende en el globo. Batman Saga es, en esencia, la recuperación de toda la trayectoria moderna del protector de Gotham. Unos tomos donde apreciar las características principales en las que se mueve el Caballero Oscuro de unos años atrás hasta ahora. Unas ediciones que tendrán un diseño, una presentación común para todas las entregas, y una doble numeración. A mí me llama. ¿A ti te llama? Pues has de saber oh fan, que Batman: La Noche de los Búhos es donde Scott Snyder vuelve a la trama que más fama le ha propinado en los últimos años.

De vuelta al crossover que agregó algo nuevo al mito del murciélago. Pues El Tribunal de los Búhos se ha levantado de las sombras para reclamar Gotham. El Tribunal… es una camarilla secreta tan antigua como la propia Gotham, la cual posee un ejército de asesinos llamados talons (garras), que imponen su voluntad a cualquier liderazgo alzado en la ciudad oscura. Fue Snyder quién aprovechó el relanzamiento DC de Los Nuevos 52 para proponer tal dicha. Pero Snyder quería más, quería cambiar algo de “lo intocable” y enriqueció al reimaginar retroactivamente conceptos familiares en la historia de fondo del orejas picudas, Gotham o incluso los Wayne. Una serie de números en diferentes colecciones que en su conjunto forman un buen cúmulo de historias.

Un regreso al caos, a la locura, a la desazón, al Mal en sí mismo. Batman: La Noche de los Búhos recopila los núms. 8 y 9 de Batman y Nightwing, el Batman Annual de 2012 y los núms. 9 de All-Star Western, Batman: The Dark Knight, Detective Comics, Batgirl, Batwing, Birds of Prey, Batman and Robin, Catwoman y Red Hood and the Outlaws. Y no es coincidencia que las historias más potentes encontradas aquí sean precisamente las que llevan el nombre de Batman. Snyder es el arquitecto de las mejores y modifica el origen de Dick Grayson de un modo molón, apenas sin salpicarse. Un cruce lo suficientemente bueno, pero tampoco maravilloso. Habría preferido que Snyder tuviera una mano más firme para orquestar lo que aquí se propone en esencia, desarrollándolo más a lo largo de la serie regular de Batman. Avisaros que no todos los cómics que se involucran aquí son realmente parte del evento, aunque sí que contienen cierta información chula de conocer. Vamos por orden:

Venganza en Nueva Orleans tiene muy poco que ver con el evento. ¡Ni siquiera está en el mismo siglo! Si eres fan de Jonah Hex, te gustará. Se te ha declarado indigno es la historia de cómo Batwing impide que un talon matara a Lucius Fox, un objetivo de alta prioridad para El Tribunal de los Búhos. Muy buen número. En la línea de fuego está muy bien dibujado, se cuenta aquí como están enviando ninjas zombis y un tipo de bomba a ciertos lugares. En Asalto a la Mansión Wayne, no puedo evitar amar el hecho de ver a Batman venciendo a cantidad de garras, a algunos en especial como William Cobb… Genial el trabajo de Capullo y de Albuquerque aquí. En La llamada tenemos a Damian Wayne ayudando a todo un pelotón de soldados armados a combatir a un solo asesino. Mola. Robin oye ulular conecta el origen de Dick Grayson con El Tribunal de los Búhos. Una retroactiva no contada aún. Linajes habla de otro ser a eliminar por los talons como el Sr. Frío. Capucha Roja no lo permitirá. ¿Quién eres tú? ¿Uh? ¿Uh? es pura acción; Batman dando toñas y el diseño de Capullo de un Batmóvil por primera vez.

La noche de los búhos es la primera introducción a la Nueva Máscara Negra. En Los búhos toman Arkham aparece La Garra al más puro estilo Michael Meyers o Jason Voorhees. Al Estilo de las Bandas se relaciona con todo lo anterior. El Hijo Gris cuenta el infierno a pasar antes de destruir a La Garra. Ya no puedo permitirme la derrota establece un nuevo camino para el Sr. Frío. En Primeras Nieves, Catwoman se encuentra accidentalmente en una situación en la que tiene que salvar al Pingüino. Y por último en Hay espejos de todos los tamaños (muy bien dibujado) se muestran ciertos detalles personales sobre El Caballero Oscuro y su entorno que no conocíamos.

Un buen cúmulo de historias que complementan el mejor arco argumental creado para el Caballero Oscuro en el nuevo siglo.

Reseña: Planetary. Libro Uno, de Warren Ellis y John Cassaday

Estoy seguro. Si todos aquellos cándidos que desconocen de qué va realmente Planetary supieran, en cuanto tuvieran un momento, se harían con esta obra. Porque el desconocimiento es dañino, aunque a veces bueno en el sentido que ayuda a descubrir joyitas que a uno, por mor del destino, puede pasar por alto. Es así que estamos ante una de las obras punteras de uno de los mejores guionistas en activo. Uno de los mejores que ha dado el noveno arte. Planetary, quizás considerada una obra de culto, o mejor dicho, una de sus obras de culto. Una serie limitada de cómics ideada por el guionista británico Warren Ellis e ilustrada por John Cassaday, que fuera publicada en su día por la americana editorial Wildstorm y a la postre en diferentes formatos en nuestro país por ECC Ediciones. Y casi que os diría que la mejor hasta el momento acaba de llegar. Se presenta el Libro Uno (de dos), toda la serie bien recopilada en formato integral de tapa dura. Este inicial comprendiendo los números del #1 al #14 más los one-shots Planetary Preview y Planetary/The Authority: Ruling the World.

La huella de Wildstorm en DC que ya no existe, a través de una serie. Wildstorm fue una editorial que en su apogeo, albergó una serie de proyectos estupendos, muchos de los cuales fueron cortesía de Warren Ellis. Donde comprobar el amor de Ellis por la Ciencia Ficción, las historias de anticipación y la sátira mordaz de la que gozan los cómics para adultos. Universos perfectos, orientados a un público…, bah, para todos. Donde entramos nosotros como lectores hace tiempo. Y mientras Stormwatch y The Authority podrían ser las contribuciones más duraderas de Ellis a la casa DC, Planetary es sin duda su logro más importante y del que oirás grandes palabras de todo aquel que la haya leido. Es fácil: es original, diferente, atractiva, y toca a su vez temas que en muy pocos (poquísimos) cómics se tratan.

Pongámonos en situación: Planetary narra las aventuras de un trío de misteriosos personajes que se denominan a sí mismos Arqueólogos de lo Imposible y que trabajan bajo la consigna: «Es un mundo extraño. Mantengámoslo así». Tres personajes que recorren el mundo en busca de rarezas y prodigios y descubren cosas que a otros les gustaría que nunca se encontraran. Son arqueólogos del misterio, exploradores de la historia secreta del planeta, los que trazan las fronteras invisibles de un mundo fantástico; esos mismos a los que preguntarles sobre la veracidad de cualquier leyenda o conspiración de un lugar específico del planeta, y ser capaces de tener información sobre ello.

Una serie que destaca por lo actual y puesta al día de argumentos, personajes y lugares comunes de la ficción del Siglo XX. Tratando desde cultos secretos, grietas en el tiempo, pasando por monstruos de serie B o historias chinas de fantasmas. Tramas plagadas de referencias a otras historias, si bien se cambian nombres y situaciones tanto para crear un universo propio como para dejar de pagar derechos de autor; seamos sinceros. Un cómic hecho cien por cien para los que amamos el tema paranormal.

Más allá de la narración y la ambición, lo que hace que Planetary sea una de las mejores obras de Ellis, es el sentido inusitado de optimismo y asombro ante todo. La escritura de Ellis tiende a ser oscura y cínica (ver Transmetropolitan, de la misma época, otra obra de arte); aquí encontraréis protagonistas sarcásticos y amargados, los mundos que habitan están llenos de corrupción… Pero no hay que olvidar que Cassaday a los lápices fue una de las principales razones del éxito de Planetary. Incluso en los primeros números, donde el arte de Cassaday es algo tosco, con el paso de los números su trabajo va aportando un gran sentido a los detalles que se narran y se afina el diseño de un modo alarmante en algunas historias. Un estilo cinematográfico impecable. No sé como Netflix no se ha fijado ya en esta serie ahora que busca argumentos y casi todo tipo de historias para sus abonados más frikis.

Y es que el gozo va llegando a la vez que la escala de Planetary se vuelve épica con la presentación de monstruos gigantes, viajes transnacionales como norma, una serie que ofrece una mezcla eléctrica de ciencia ficción, pulp, horror y superhéroes. Que actúa casi como una Liga de Caballeros Extraordinarios para esos géneros específicos, juntando personajes tan dispares como Doc Savage, Sherlock Holmes, Drácula o Los 4 Fantásticos, todo en un universo cohesionado.

Personajes análogos, inspiraciones claras, casi cada número un homenaje, elementos que se entrelazan en una exploración ambiciosa de un multiverso que te mantendrá enganchado. Y como yo ansioso, deseando leer ya el tomo que completa esta magníficia serie. A nadie que haya leído esta reseña, le debe pasar inadvertida.

Reseña: Aquaman. Guerra por el Trono, de Geoff Johns, Bedard, Reis, Pelletier, Woods y Pérez

Sabíamos que esto pasaría. Y quizás nos gusta que pase. Sale un peli nueva, nos ilusionamos y queremos leer en que cómic o novela se basa. O en mi caso, al revés; voy a ver la peli, digo esto me suena, y entonces recuerdo en qué cómic o novela se basa. O una mezcla de todo eso y el caso es que quieres vivirlo en formato cómic. Bien, pues por si no lo sabíais ya, el nuevo film de Aquaman se inspiró en El Trono de Atlantis, una historia que vuelve a reeditar ECC Ediciones en este llamado Aquaman: Guerra por el Trono. Donde el chico de oro de DC Comics, Geoff Johns, prueba cositas para un nuevo gran nuevo universo. La Liga de la Justicia, es uno de los principales puntos de referencia y por tanto hay que seguir sus hazañas. Cuando el nuevo reboot fue lanzado por primera vez en 2011, Johns fue emparejado con la súper estrella Jim Lee. La idea, era relanzar el grupo de superhéroes más potente de DC y volver de nuevo sus aventuras a la conciencia del público lector. El resultado fue un tomo ruidoso y lleno de acción como el que os reseño hoy. Aunque Jim Lee dejó la cabecera antes de comenzar con la edición #13 (sus motivos tendría), el argumento sigue siendo envidiable respecto a otras historias.

Encontramos entonces un tomo que vuelve a introducir a un personaje, tal vez, uno de mis villanos favoritos. Y digo tal vez, pues Aquaman se ha convertido en un personaje con dos caras. Al principio, fue el típico superhéroe enamorado y alto señor, seguidor de la justicia por encima de todo. Pero el paso de los años le han azotado ferozmente; perdió un hijo, pudo hacer algo para salvarlo, cambiaron las tornas en Atlantis de donde pasó a ser Rey a prófugo… En definitiva, ya nada es lo que era. Y desde el previo a Flashpoint hasta ahora, Aquaman es un tipo al que hay que tener respeto… Por no decir miedo. Como contrapartida, también es un personaje del que todo el mundo se ha burlado. Hecho que se puede ver constantemente en la serie The Big Bang Theory. Se alega un héroe bastante infantil, un hombre que vive y hace sus «necesidades” en el mar y habla con los peces… Aquaman es un superhéroe del que mucha gente se burla y Johns cogió eso y le dio la vuelta. Ahora la nueva cabecera se ha convertido en éxito de críticas y ventas. Ya que a manos del guionista: va a demostrar al mundo su valía. Y la leña que da cuando una mosca le roza la oreja.

El Trono de Atlantis supone un antes y un después. Después de leerlo se ve claramente como todo lo ocurrido aquí va a tener grandes repercusiones en demás series. El guionista ha consiguió que la serie Aquaman fuera una de las más aclamadas del relanzamiento de DC, y el personaje vuelve a tomarse en serio. En la historia, creyendo que Atlantis está bajo ataque, el Rey Orm declara la guerra al mundo de la superficie. La lealtad de Aquaman se debate entre su hermano y la Liga de la Justicia, mientras que el segundo grupo se encuentra abrumado, al ver como la costa este de USA es tragada, literalmente, por el océano, y ven como las tropas reales atlantes marchan contra la humanidad. La aparición de la Liga de la Justicia es de vital importancia para intentar frenar el ataque de los atlantes. El papel como mediador de Arthur (Aquaman) se hace súper importante. Y como no soy propenso a destripar tramas tan interesantes y bien resueltas en un sólo tomo como ésta, pues…

El Trono de Atlantis es una de esas buenas sorpresitas del cómic que vuelve a estar disponible en librerías. Contiene un buen plantel de personajes del universo de DC, tanto héroes como villanos y unas splash-pages impresionantes. Un poquito de avance en la relación amorosa entre Superman y Wonder Woman, con aparentes celos de Lois Lane incluidos. Acompañado por el espectacular dibujo de Ivan Reis y otros artistas de renombre como Paul Pelletier, Pere Pérez y Pete Woods; aquí Aquaman se verá forzado a tomar decisiones que marcarán su vida. Afortunadamente, Geoff Johns continuó en aumento de creatividad. Es lo que ocurre cuando un buen autor tiene mano libre en crear crossovers. Diseña joyitas como El Trono de Atlantis.

Sí, has leído bien, Aquaman ahora es una estrella, un portento físico mezcla de nuestros dos más grandes elementos, una rehabilitada franquicia, un momento que muchos deseábamos e incluso suponíamos que con buenos autores y tiempo, pasaría. Siendo bueno que además se empezarán a editar grandes sagas del personajes, algunas ya han llegado como el magnífico Aquaman, de Peter David, que estoy loco por empezar a leer. En El Trono de Atlantis se produce el primer gran cruce entre ambas colecciones. Las fricciones en la relación de dos hermanos como Aquaman y Orm, un punto a tener muy en cuenta. Un toque de drama interesante y un punto crucial tremendo.

Reseña: Flash. Relámpago Expansivo, de Mark Waid, Augustyn, Pelletier, Rouleau y Kolins

Mark Waid tomó las riendas del tercer Velocista Escarlata en 1992. Su etapa, cuya recuperación sigue adelante en el presente volumen, es la continuación de Nacido para Correr, El Regreso de Barry Allen, Impulso, Velocidad Terminal, Punto Muerto y Deudas Infernales. Es hoy una de las más recordadas etapas del personaje. Una gloriosa época del héroe que devoro con hambre, como el niño que fui, que llevo dentro y que jamás hasta ahora, había conseguido leer todos estos sucesos en continuidad.

Lo cuento, no hay problema, en casa somos fans de la serie de TV de Flash. My family ve entusiasmada cada capítulo. En mi caso, la veo de reojo a la espera de que no puedan estropear nada de lo que leo, pues si algo tiene de bueno tiene esa serie (que ya va por su 5ª Temporada), es que desprende comiqueo y mucho del Flash de Mark Waid. Se huele que los guionistas de la serie tienen muy al tanto el Universo DC en el que se mueve-desliza-flota-vuela dicho Velocista Escarlata. En ocasiones, mola ver como introducen y lo bien que están representados algunos villanos. Actualizados sus trajes y bien hechos dentro del presupuesto…, un pijama así como así desmerece y eso hay que tenerlo muy en cuenta. ¿De ahí su éxito? No. Pero si se ha tenido como referencia la serie regular de Waid, donde os aseguro, estoy encontrando cantidad de paralelismos; entonces, es bien.

Flash: Relámpago Expansivo contiene del #142 al #162 de la serie original, números publicados entre 1998 y el 2000. Época en la que Mark Waid (Kingdom Come, entre otras muchas) se asoció con el escritor Brian Augustyn (Gotham a luz de gas) y el dibujante Paul Pelletier (Aquaman) para poner punto final a su relación con el Velocista Escarlata. Un vertiginoso final que despeinará y hará saltar lágrimas al más pintado, debido a la carrera contrarreloj en la que está inmiscuido Flash en estos momentos.

Relámpago Expansivo comienza con un intrépido número donde Wally West “vuela” en dirección a la vicaria a casarse con Linda Park, cuando de pronto su línea temporal se desvanece y su novia se esfuma del altar ante los ojos de todos. Corre por detrás una trama, o mejor dicho un tipo con muy malas intenciones: destruir la vida de Wally West y atacar a todas las personas importantes para él, es su misión. Es alguien de color azul cobalto… un villano que tendrá un impacto duradero y devastador en la vida del futuro Flash. Además de ser un tipo que tiene relación con el gran Barry Allen, por lo que Wally West recluta a Max Mercury, Jay Garrick, Jesse Quick y también lo intenta con Barry “Impulso” Allen. Necesita ayuda para recuperar al amor de su vida, viajar en el tiempo e investigar no es fácil para alguien que jamás tuvo tal problema. Complicándose todo, pues tiene que evitar además que dos Flash futuros sucumban ante la gema mística de Cobalto Azul.

Después de dichos eventos viene en este súper tomo uno de los arcos argumentales largos que más he disfrutado de Mark Waid. Por que es dicho autor en estado puro. Y es el mismo que da nombre al volumen. Relámpago Expansivo (Chain Lightning) es una trama de seis números que descubre un enorme secreto que nadie espera y… Y QUE NO DIRÉ AQUÍ. Pero os adelanto ya que ni siquiera Wally West lo espera, y tiene mucho que ver con mi amado Barry Allen. Malcolm Thawne (Cobalto Azúl) sigue en el centro de la idea y Wally también descubre que entre ahora y el Siglo XXX, dos destellos caerán, que el Mal gobernará a pasos agigantados si no se dedica a avisar a a los Destellos de cada generación. Y de salto en salto, va reclutando a los mejores.

Aventuras de viajes en el tiempo por doquier, con conexiones lógicas y tramas que cierran bien. Estrellas invitadas e inesperadas como Robin o alguien que no veía hacía tiempo como Aqualad. Evitar la invasión del país por parte de una desatada Gorilla City. Kid Flash descubriendo que Gorilla Montague no es enemigo. Un nuevo logotipo, un nuevo traje y un nuevo e inspirador villano. Deseos de luna de miel en Venecia…, pero no tan relajante como uno puede esperar.

Mark Waid diciendo adiós por todo lo alto.

Reseña: Batman. El Cáliz, de Chuck Dixon y John Van Fleet

Una nueva y curiosa aventura de nuestro héroe favorito con un dibujante que utiliza una técnica la mar de original. Eso he encontrado en Batman: El Cáliz. Un solo tomito, un solo ejemplar en el que Chuck Dixon hace lo que mejor saber hacer y John Van Fleet crea un dibujo diferente e inesperado para mí, ya que no lo conocía. Una historia que con tan solo una frase potente, hace que ascienda el interés por leerla. Dice así: «El hijo de Thomas Wayne recibe un misterioso paquete que lo convierte en el objetivo de los villanos más peligrosos del mundo». ¿Thoma? ¿Bruce? ¿En qué punto estamos?

La religión es un área en la que los cómics siempre han tergiversado. Los personajes son agnósticos o devotos, como si no hubiera ningún punto intermedio. Batman es, en muchos aspectos, un personaje que podría estar bastante versado en el conflicto religioso. Sin embargo, ese nunca fue realmente el caso del orejas picudas ya que la religión ha sido casi inexistente en los mitos de sus historias. Eso hace que una historia sobre el Santo Grial sea cuando menos, atractiva.

El Cáliz nos cuenta como Bruce Wayne aparece en una larga lista de guardianes del Grial. Un día recibe un paquete dirigido a su padre. El contenido es la famosa copa. Batman examina de forma inmediata la famosa reliquia en busca de alguna evidencia científica de su veracidad espiritual. Lo que casi le está convirtiendo, o al menos se le ve profesando, ser un creyente de Cristo. Y no hay nada de malo en que Batman sea cristiano, pero gracias a Dixon vemos que esto es de alguna manera un secreto oculto que no conocíamos. ¿Batman creyendo en un poder superior? Respuesta: Nadie imaginó nunca antes algo así.

Escrito por el veterano Chuck Dixon, El Cáliz no es un cuento de Elseworlds (Otros Mundos). Fue una historia que vio la luz en la serie regular en 1999 y esto se metió en continuidad. Presenta a varios villanos intentando reclamar la copa que contuvo la sangre de Cristo. Un extraño poder, una extraña atracción desprende… Siendo curioso ver como la mayoría de los malos, de un modo u otro, afirman ser descendientes del Redentor y por ello se sienten arrojados a provocar encuentros interesantes. El único en su línea es Ra’s Al Ghul, cuya obsesión se basa en la inmortalidad que aporta la copa según la leyenda. Transformando su ataque en una cruda embestida.

Un cómic con una idea diferente e interesante: ¿qué pasaría si el Caballero Oscuro se topara con el Santo Grial? ¿Mantenerlo a salvo únicamente? Esta es la idea con la que juega Dixon y hace que leas toda la aventura de una sentada, probablemente. Pues estamos ante un capítulo interesante y provocativo introducido a la leyenda de Batman.

Reseña: Superman. El Hijo de Superman, de Peter J. Tomasi, Patrick Gleason, Doug Mahnke y VVAA

La premisa, en una frase compuesta, fue para mí realmente atractiva: «El mundo necesita a El Hombre de Acero… Pero, ¿puede Superman proteger al mundo mientras cría a un súper hijo junto a su esposa Lois Lane?». También me llamaba bastante las buenísimas críticas que había oído sobre este Superman situado tras los acontecimientos Rebirth. Sin duda, y dicho por muchos, el mejor Superman a leer en bastante tiempo. Y llegado el momento, ECC Ediciones nos publica este tomito, llamado igual que el arco argumental que recopila. Entonces, momento ideal se mire por donde se mire, ¿no?

Ahora es el turno de ser papá Kent y enseñarle a su hijo lo que significa ser un tío mega súper. Sus pros, sus muchas contras y los mil ojos a tener para que todo fluya con asiduidad. ¿Libre albedrío bajo la custodia de un padre que es capaz de ver a través de las paredes? Poco libre albedrío veo yo ahí. Pero buenos momentos y escenas que a más de uno (sobre todo, a los que seáis padres), os hará soltar alguna que otra sonrisita. Con el incentivo de una sombra persiguiendo al niño para algún temible fin. Mas, ¿quién quiero cazar al hijo de Superman y por qué?

Superman surge en pleno evento Renacimiento y supone el principio de una nueva era para el Hombre del Mañana. Nos lo ofrecen autores de renombre actual como Peter J. Tomasi, Patrick Gleason, Doug Mahnke, Jorge Jiménez, y algunos más. Un volumen que recopila del #1 al #6 (así como el especial Superman: Rebirth), los mismos ejemplares que inician la nueva etapa y serie regular de Superman.

El último hijo de Krypton debe decidir si ayudar a su hijo pequeño a usar sus nuevas y crecientes habilidades u ocultárselo al mundo. Una historia que nos traslada al condado de Hamilton donde Lois y Clark están tratando de construir una nueva vida con su hijo, Jonathan Kent. Sin embargo, parece que ocultar identidades secretas no sea tarea fácil, especialmente para Jon. Además, se junta que Clark Kent tiene que aparentar estar de luto por la muerte del héroe (en Los New52) cuando visita las tumbas de Pa y Ma Kent. Un lugar tan cerca y a la vez tan distante, donde se da cuenta que este mundo todavía necesita ayuda. Un Superman. Por lo tanto, se vuelve a poner la capa…

Una trama costumbrista, cosas de casa, vida en familia y sucesos inesperados junto a mentiras de patas muy cortas. Descubrir las habilidades de un hijo y ver si es capaz de discernir entre el Bien y el Mal. Sumando acontecimientos que el niño no comprende pero quiere comprender. Ver a su padre discutiendo en la cocina con Batman y Wonder Woman, por ejemplo. Contemplar como la famosa Trinidad parece que volverá a trabajar unida. Y Jonathan descubriéndolos. Esa es la parte buena. ¿La mala? Enterarse de que la mente artificial conocida como Erradicador pisa los talones a la familia. Ese ser que llevará hasta el final de sus días cumplir los parámetros para el que fue creado: proteger el genoma kryptoniano y no tolerar ninguna otra forma de vida. Ni siguiera la de un niño que no considera completamente puro.

El mismo equipo de creadores que nos trajera las aventuras de Damian Wayne en Batman y Robin (una de las series regulares que más he recomendado últimamente), regresa para hacernos vibrar con unas atractivas aventuras carismáticas como es saber de Superman y su descendencia. Un arco que en un solo tomo, tiene todo lo necesario para los que andamos cortos de tiempo y necesitamos terminar de “comernos” lo que tenemos delante casi de un bocado.