Archive for Dolmen Editorial

Reseña: El huerto del espantapájaros, de Jorge Arjona

el huerto del espantapájarosEl huerto del espantapájaros comienza como un cuento infantil, la típica historia que uno le leería a sus hijos antes de dormir. Jorge Arjona le insufla a la historia, desde bien pronto, el aire de una leyenda. A medida que uno avanza en la historia, saltando de personaje en personaje gracias a la mano del marinero Mills, Embla se convierte en el escenario de una historia que se presenta como épica. Y también bastante ligera. Sigue teniendo ese toque que la hace parecer un cuento… hasta que deja de serlo.

Jorge Arjona tenía muy claro lo que quería contar desde el principio, y en el momento en que se quita la máscara, transforma todo ese paisaje que nos ha pintado hasta entonces, en una pesadilla atroz.

¿De qué va El huerto del espantapájaros? Es la historia de lo que ocurre en Embla, un pueblecito en apariencia pacífico sobre el que pesan, tal vez, demasiadas desapariciones de niños como para pensar que se trata de algo normal. Es la historia de Alicia y Juto, dos niños que se despiertan en mitad de la noche para descubrir que todos los que consideraban vecinos y amigos se dirigen a su casa portando antorchas. Y que van a por ellos. Y que sus padres forman parte de lo que quiera que sea eso. A partir de ahí, Alicia y Juto tendrán que huir al bosque, perseguidos en todo momento por la turba que quiere atraparles. Inconscientes de que, en realidad, esa turba es el menor de sus problemas. Hay algo más persiguiéndoles, algo terrible, algo tan antiguo como mismo mundo y tan maligno como solo puede serlo el infierno.

No es de recibo hablar más sobre la trama, es mejor que lo descubráis vosotros mismos. Pero sí puedo deciros que el estilo de Jorge Arjona es de los que calan. Aparentemente, en principio, suena demasiado ligero como para estar delante de una novela de terror. Es sencillo, es directo, se la juega con las descripciones justas y no utiliza un lenguaje denso en ningún momento, y esa ligereza que mencionaba es parte del juego. Debes sentir Embla como un pueblecito de cuento infantil, el autor quiere que lo sientas así. Cuando despierte el terror, desearás que aparezca un príncipe salvador, un mago todopoderoso o cualquier otro deus ex machina factoría Disney. Tus esperanzas serán en vano, amigo.

Decía que su estilo es de los que calan. Bien, si algo llama la atención en la forma en que está narrada esta novela es en la voz (o las voces) elegidas para hacerlo. En principio, tenemos a un narrador omnisciente y que fue testigo de parte de los hechos, el marinero Mills es con quien comienza la historia pero no es el único personaje del libro y ni siquiera estuvo presente en toda la historia. Por tanto, el libro saltará de personaje en personaje, siempre en primera persona, según lo que Mills cree que vivieron y sintieron dichos personajes, y consiguiendo con ello Arjona que la historia encuentre un equilibrio de lo más interesante. A mi gusto, todo un acierto el elegir esa forma de contar la historia.

Cuenta con una trama sólida, una recreación y una ambientación que se sostienen firmes, y unos personajes claros y sin fisuras. Algunos, en mi opinión, demasiado escasos de fondo pero todos ellos comprensibles y distinguibles unos de otros. Tal vez, darles más chicha a esos personajes que se quedan cortos habría significado atiborrar de datos partes de la historia que tampoco los necesitan. Porque también hay que decir una cosa: El huerto del espantapájaros es una historia corta, pero creo que tiene la duración justa, y eso siempre es un acierto.

Adentraos sin miedo en Embla. Cuando estéis aquí, y no tengáis escapatoria, el miedo os atrapará.

Reseña: Idyll, de Elio Quiroga

idyllEsta reseña va a ser breve, y lo siento por ello, pero entenderéis las razones ahora:

Idyll es salvaje. Si alguien me pregunta mi opinión sobre la última novela de Elio Quiroga, publicada en la Editorial Dolmen, diría eso, que es salvaje. Tanto que, de hecho, no he sido capaz de terminarla. Hay quien verá esto como algo negativo, como una crítica feroz, pero nada más lejos.

Elio Quiroga es un tipo con una capacidad innata para contar cosas perturbadoras. Lo sé desde que vi aquella película escrita y dirigida por él llamada La hora fría, escrita y dirigida por él, una pequeña joya que encontré por casualidad en un videoclub (cuando todavía existían) y que vi sin ningún tipo de expectativa; una película que no sabes que es una joya hasta su última secuencia.

Que me voy por las ramas: Idyll. Salvaje. No fui capaz de terminar el libro, pero fue por una cuestión personal, dado que la etiqueta de “contenido apropiado para mayores de dieciocho años” que tiene el libro en la portada es absolutamente veraz pero no se trata del primer libro que leo que tenga dicha etiqueta. Y he visto películas salvajes sin apartar la mirada (¿descuartizamientos? No pasa nada. ¿le van a poner una inyección al personaje y el director hace el típico puto plano de la aguja entrando en la carne? Eso Víctor no es capaz de verlo y se tapa los ojillos). Simplemente, en este momento de mi vida, con dos niños pequeños en mi casa, me he vuelto un poquito más sensible a los temas que involucran críos. Y en Idyll hay temas que involucran críos.

Lo dicho, no debe ser tomado esto como una crítica. Hasta donde fui capaz de leer, que fue bastante avanzada la novela, creo que la historia resulta interesante, está bien escrita y tiene dinamismo y fuerza. Los personajes, además, son rotundos y no muestran fisuras en su elaboración. De hecho, que conste, tengo intención de terminar de leer el libro, quiero saber qué pasa en ese condenado lugar, pero necesitaba parar y respirar una bocanada de aire fresco, interrumpir la lectura con algo más ligero antes de profundizar en esa locura. Y he aprovechado para contaros mis impresiones hasta el momento.

Idyll es una novela para estómagos resistentes. Así como lo era El manantial de Alejandro Castroguer. No, definitivamente Dolmen no pone esa etiqueta por ponerla. Así que ya sabes, si eres de los que disfrutan con las emociones fuertes, déjate coger de la mano por Elio Quiroga y adéntrate en ese paradisíaco lugar.

Y luego atente a las consecuencias.

Reseña: Promesas de algún día, de Javier Martos

promesasdealgundiaHace tiempo que Javier Martos me hizo llegar este libro porque quería que le escribiera el prólogo. Sabía que no era su primera incursión en las letras aunque hasta la fecha no había leído nada suyo, pero acepté.

Ha pasado algún tiempo, por lo que no me veo capaz ahora mismo de meterme a comentar la trama sin arriesgarme a meter la pata, pero puedo decir cuáles fueron mis impresiones tras leer su historia.

Enmarcada en la Línea Z de Dolmen, todos sabemos que dentro del libro vamos a encontrarnos muertos vivientes, o sucedáneos, en algún momento. A estas alturas de película, al escritor de turno más le vale contar con algo de originalidad en su planteamiento si no quiere oler a cansino. Bien, ese no es el problema de Martos. De hecho, una vez acabada la novela uno se pregunta si tiene algún problema. Yo no fui capaz de encontrárselo, como no fuera que se me hizo corta la historia.

Javier Martos nos presenta el temido apocalipsis en mitad de un secuestro. Con unos padres dispuestos a cualquier cosa por recuperar a su hijo, y un título que invita a soñar y que encuentra su significado cuando la novela está ya en su recta final. En el caso que nos ocupa no hay cadáveres reanimados con ganas de devorar carne humana, sino “rabiosos” que se parecen más a los infectados de 28 días después, aunque sin virus mediante… puesto que la oleada de violencia es desatada por un cometa que cruza el espacio demasiado cerca de nuestro planeta.

El libro está dividido en dos partes bastante claras a nivel narrativo. La primera parte ejerce de presentación e incluye la acción pertinente a todo lo que rodea al secuestro y al inicio del fin. La segunda parte… la segunda parte es el después, y es mejor no decir nada y dejar que os adentréis en lo que el autor ha querido contarnos.

Javier Martos muestra un estilo sencillo y claro, directo cuando debe serlo y descriptivo cuando conviene. No recuerdo haber tenido la sensación de estar abrumado por datos o descripciones en ningún momento, no recuerdo bajadas de ritmo ni momentos lentos. En Promesas de que algún día todo transcurre a su ritmo, sí, y la mayor parte del tiempo ese ritmo está acelerado, como si tuviéramos un arma apuntándonos a la nuca en todo momento. Es fácil sentir la desesperación de esos padres, la angustia del niño y la desesperanza que se instala en el alma de todos los que van sobreviviendo a la primera fase del apocalipsis.

Espectaculares dos momentos que señalo sin hacer spoilers: el primer estallido de violencia ante las puertas abarrotadas de gente de la residencia Cornos; y la “secuencia” de la gasolinera, completamente cinematográfica, sangrienta y sin concesiones de ningún tipo.

Y luego… sí, promesas de que algún día.

Dadle una oportunidad. Se lo merece.

Reseña: Cabeza de ciervo, de Francisco Miguel Espinosa

cabeza-de-ciervoEsto se parece más a un orgasmo que a una reseña.

Ni siquiera tenía intención de leerme este libro. Había visto la portada de Daniel Expósito y me gustaba, pero por alguna razón, no me llamaba la atención. Fue un amigo el que me dijo que valía la pena, un tipo de cuyo criterio me suelo fiar, así que decidí darle una oportunidad a la cosa, a ver qué me encontraba tras la cubierta.

Vaya por delante esto: Por el momento, es lo mejor que he leído este año. Bien escrita, sin densidad y directa al grano en todo momento, con un estilo narrativo ágil y unos personajes bien elaborados y coherentes. Pero sobre todo, y aquí es donde más aplaudo a Francisco Miguel Espinosa: con una trama que se va desenvolviendo con la cadencia perfecta, el ritmo adecuado y el tempo necesario.

No es estrictamente una historia de terror, pero tampoco sabría muy bien cómo definirla si me obligan a poner una etiqueta que defina su género. Cabeza de ciervo es la historia de un asesino que pone en jaque a la ciudad de Abismo, un demonio que luce una cornamenta y un morro alargado y que arrastra una pesada maza con la que aplasta a sus víctimas para después llevarse la cabeza y los fémures. Pero Cabeza de ciervo  es también la historia de Abismo, una ciudad orgullosa de su monumento más representativo, una piedra llamada El Gallo por su parecido extraordinario con el ave que le da nombre; una ciudad habitada por personas a las que llegaremos a conocer como si nosotros mismos viviéramos allí. Una ciudad que esconde más de un secreto bajo su fachada de cotidianidad y felicidad.

No quiero desvelar nada sobre la trama porque merece la pena adentrarse en la historia conociendo lo mínimo posible. Os puedo asegurar que os atrapará y os arrastrará, que seguiréis el rastro de sangre que va dejando tras sus pasos este violento asesino, el hombre al que llaman Cabeza de ciervo. Que os aliaréis con el ayudante de sheriff, Bob, un tipo con el que resulta muy complicado empatizar pero que se convertirá en la única persona que puede detener al monstruo. Ojo, cuando digo que es difícil empatizar con él no es porque sea un personaje mal elaborado, sino porque su vida es tan desastrosa que inconscientemente querrás apartarte de él lo máximo posible. Como personaje, chapeau.

Tengo que decir, eso sí, que cacé la identidad del asesino (no el nombre pero sí el quién), desde el principio. Es posible que sorprenda a muchos de los lectores pero en mi caso… no hay relación real entre Abismo y el Castle Hill que yo creé para El cuarto jinete, y sin embargo en la manera de entrar a la población para conocerla a ella y a sus habitantes, encontré algunos paralelismos que me hicieron sonreír… y pensar “ahí colocaría yo al asesino”. Y así fue. Curiosidades que le pasan a uno.

Ahora en serio, y para terminar, no dejéis escapar este libro. Es una lectura amena, rápida y que vale mucho la pena. Francisco Miguel Espinosa es uno de esos autores a los que seguir la pista con futuras publicaciones.

Queda dicho.

Reseña: Renaissance, de J.J. Lucas

reinassanceHacía un par de meses que no leía una novela de género Z y eso para mí era mucho tiempo. Había llegado el momento de hacerlo y no tuve ninguna duda donde buscaría mi siguiente lectura: en la web de Dolmen, la editorial especializada en este género que bastante a menudo incorpora nuevos autores que aportan nuevas ideas y expanden el glosario de este fascinante mundo apocalíptico. No me costó nada decidirme a leer Renaissance. La caída de los hombres,  la primera parte, de lo que (supongo) será una trilogía, escrita por el toledano J. J. Lucas. Elegirla, como digo, fue sencillo: bastó echar un vistazo a la sinopsis y voilá, ya la tenía en el punto de mira, lista para ser “devorada”. Fue abrir el libro, comenzar la primera página, y ya no pude soltarlo. No solo es adictiva sino que, además, es diferente, pues añade nuevos elementos al género, con lo cual el factor sorpresa está garantizado y con ello la convierte en una novela original que tiene un ritmo de acción constante muy acertado durante la narración. Sí, amigos, me encantan las nuevas aportaciones como, por poner un solo ejemplo, la nueva idea de contagio: si matas a un whiteye, (nombre que el autor le da a los muertos vivientes), la presencia del virus se queda en el aire y es capaz de infectar a quienes se encuentren en un radio de un kilómetro. Además, el virus permanece activo durante un mes después de la muerte del portador, lo que lo hace aún más mortal que cualquier otra infección de esta índole narradas en otras novelas de género Z. Esta anécdota crea un clima de tensión que el autor sabe manejar, induciendo al lector a un estado de vigilia constante, como si fuera uno más de los protagonistas de Renaissance. La caída de los muertos.

Pero esta no es la única novedad respecto a otras novelas similares. Prepárense para las muchas sorpresas que J. J. Lucas os tiene reservada. A mí me han gustado mucho las nuevas ideas que el autor me ha obsequiado. Es como leer sobre el género por primera vez. Sí, son zombis, pero ¡menudos cambios respecto a todo lo conocido hasta el momento! Hay ciertos aspectos que me recuerdan a Soy leyenda, del excelente Richard Matheson. Palabras mayores, señores.

En el año 2023 el Virus Verónica, conocido como el VV, arrasa la ciudad de Nueva York. En el 2029, poco más de ciento veinte personas han logrado escapar al brote. Estos supervivientes se refugian en el campo Renaissance, una fortificación reconstruida apenas un año después de la catástrofe y que se halla situada a sesenta kilómetros al sudoeste de la ciudad más conocida de lo que queda del planeta, en un enclave lo suficientemente elevado para poder interceptar al enemigo y así eludir la distancia adecuada para que el virus no afecte a los habitantes de un refugio que antaño sirvió de polvorín al ejército de los Estados Unidos.

Si bien el sistema de propagación tiene un alto índice de riesgo entre todos los que no han sucumbido a la epidemia, aún se atisba una mínima esperanza cuando, cuatro años después del primer brote, en una de las expediciones que se suceden cada cierto tiempo en busca de alimentos y otros elementos de vital importancia para el mantenimiento de la nueva colonia formada en el campo Renaissance, los militares encuentran un superviviente que ha estado oculto en el sótano de su granja. Un hombre de sesenta y ocho años que ha pasado por una experiencia traumática: oculto en la oscuridad durante todo ese tiempo. Sin embargo, es un hombre que puede significar algo de vital importancia en la búsqueda de respuestas de las investigaciones que la doctora Phoebes Rubbyn está llevando a cabo para volver a la normalidad. Si es que aún hay tiempo porque esta nueva especie que ahora invade las calles, parece dar síntomas de estar aprendiendo. Y su avance es inminente…

Me ha gustado mucho la forma en que el autor ha enfocado este trabajo. Básicamente, esta entrega se basa en la narración de los personajes, la forma de llegar al campamento, las bajas que hubo en el camino y el rescate. Pero sobre todo, se centra en las decisiones de los supervivientes, dirigidos por el coronel Lawrence Newseth. No hay descanso, es una novela con mucha acción y, como dije, con muchas sorpresas. Léanla y descúbranlas por sí mismos.

Hay algo, para finalizar esta reseña, que me ha llamado mucho la atención, y es que J. J. Lucas no haya cursado estudios universitarios. ¡Quién lo diría después de haber leído esta novela! Es un claro ejemplo de sacrificio y perseverancia, una realidad del tópico “el que la sigue la consigue” y un espejo en el que mirarse todos aquellos autores que no tengan ningún título académico y aún duden de que es imposible alcanzar metas importantes si no se tienen ciertos niveles de estudios.

Reseña: Tom Z. Stone, de Joe Álamo

Tom-Z-StonePoco se puede decir a estas alturas de Tom Z Stone que los que se han leído el libro no hayan dicho ya. ¿No sabes quién es Tom Z Stone? Entonces lo primero que deberías hacer, anotándolo como prioridad vital, es correr a la librería y encargar esta novela. La primera de lo que pronto será una trilogía (la segunda novela está a la venta y la tercera está en proceso de escritura por su autor, Joe Álamo).

Pongámonos en situación: Los muertos han vuelto a la vida, sí, pero esto no es una novela de zombies al uso. Aquí los muertos no buscan carne viva para satisfacer sus instintos depredadores. Han recibido una segunda oportunidad y quieren aprovecharla reenganchándose a la vida… porque además saben que su nueva oportunidad viene con fecha de caducidad. Cuatro años es el tope que tienen estos resucitados antes de perder la chaveta y, entonces sí, despedirse para siempre.

Habiendo creado las leyes de este universo, Joe Álamo nos presenta a uno de esos personajes que calarán en tu memoria. Tom Z Stone no es amable, no es un héroe al uso, casi ni siquiera es simpático. Está muerto y lleva dos años de prestado sobre la faz de la tierra. Le quedan otros dos, y mientras tanto gasta su tiempo en beber, fumar… y ejercer como detective privado.

Y en serio, os lo repito: Tom Z Stone es uno de los mejores personajes que he leído en mucho tiempo. Es carismático, es inteligente, es irónico y desprende mala leche por cada página. No llevaréis ni cuarenta páginas y ya os estaréis preguntando por qué demonios no habíais leído esto antes.

No por nada recibió el premio Tormo a la mejor novela negra.

Joe Álamo escribe bien, desarrolla personajes mejor (Tom es genial, pero los personajes que le rodean en esta aventura no se quedan atrás, mención especial para Mati) y elabora una tramas que bien podríamos imaginar rodadas en blanco y negro con Humphrey Bogart como protagonista. Y todo rodeado de muchísimo humo de cigarro. Porque sí, que quede claro, esto no es una novela Z, se enmarca dentro de la Línea Z porque juega con esa idea de los muertos que han vuelto a la vida, pero no es un libro de zombies. Es una novela negra, una historia clásica de detective que recibe un caso que parece sencillo pero se va complicando de manera irremediable y arrastrando a todos los personajes al peligro. Novela negra pura, con sus femme fatale, con sus villanos de opereta y sus villanos que controlan los bajos fondos. Y es más: es una gran novela negra.

No le puedo poner peros a la historia porque me atrapó desde el principio y me tuvo agarrado hasta el final. A mi gusto, eso sí, los pequeños capítulos informativos que salpican la novela a veces se me hacían pesados. Estaba tan enganchado a la trama principal que esos cortes eran un pequeño castigo cuando me los encontraba por el camino. Algunos de ellos son geniales, y de hecho sirven para dotar de credibilidad el universo en el que se mueven los personajes, pero para mí, cortan demasiado el ritmo. Ese es el único pero que le puedo poner a Tom Z Stone.

Un libro que debéis leer.

Reseña: De Madrid al Zielo, de Alfonso Zamora

De_Madrid_al_ZieloDe Madrid al zielo es la primera novela de Alfonso Zamora, una historia de zombies de la ya archiconocida Línea Z de Dolmen ambientada en nuestra capital. Partiendo de un punto inicial que cualquier aficionado al género reconocería inmediatamente (el protagonista haciendo vida normal mientras las noticias desgranan poco a poco la pesadilla que se está viviendo en otro país con el inicio de una pandemia terrible), la novela va adquiriendo voz propia a medida que avanzan las páginas.

Se trata de una historia de lectura ágil, entretenida y capaz de enganchar al lector con facilidad; y eso es para mí el principal punto positivo que tiene De Madrid al zielo, junto con un giro final que convierte la historia en algo más, y juraría que nunca visto en el género (nunca se puede asegurar a ciencia cierta porque siempre llega alguien a decir que eso lo vio en una película checoslovaca del siglo dieciséis. No tentéis a la suerte).

Hay un detalle que es apreciable y digno de observación: la prosa de Alfonso crece página a página. Va mejorando y soltándose al mismo tiempo que la trama va entrando en tensión y volviéndose más intensa. Que por cierto, se trata de una trama que siempre va in crescendo, dirigiéndose sin freno hacia su desenlace. Es cierto que contiene varios momentos que resultan manidos en género Z, pero ya he mencionado alguna vez que no soy enemigo per se de lo manido, siempre que lo que rodea a esa estructura ya vista se me cuente de forma interesante.

Me gustaría mencionar otra cosa más. Ni es positiva ni es negativa, supongo que depende del lector el decidir si es una cosa o la otra: De Madrid al zielo me ha parecido una novela bastante blanca. Entiéndase el concepto tal y como se aplica en una película, esto es, para todos los públicos. Falta mala baba y sangre, da optimismo en un género donde suele abundar la negatividad y la falta de fe de los escritores en la humanidad. En la novela de Alfonso hay buen rollo, miedo y tensión también porque estamos en un apocalipsis zombie, pero en general las actuaciones de los personajes tienden a ser positivas y colaborativas. Como digo, esto no tiene por qué ser bueno o malo, pero se puede convertir en un problema para quien llegue a la novela buscando destripamientos y sangre a raudales. Sin embargo, será una gran novela para quien quiera catar el género zombie pero no disfrute con las salpicaduras.

De hecho, si tuviera que sacarle un contra, diría que lo que más me chocó a mí fueron ciertas decisiones de los personajes militares, que se me hicieron irreales e ilógicas. Por otro lado, el personaje del protagonista, que coge el nombre del autor, está bien esbozado y es rico en matices. Y después hay muchos personajes secundarios, algunos mejor dibujados que otros, a unos se les coge cariño y a otros menos, pero en general, bien de personajes.

De Madrid al zielo es una novela para disfrutar y entretenerse. Para dejarse llevar. Y eso se agradece de vez en cuando. Y la segunda parte amenaza con ser antológica.

Reseña de Víctor Blázquez

Reseña: El arte sombrío, de Juan de Dios Garduño

el-arte-sombrioDespués de haber disfrutado de Y pese a todo, comienzo la lectura de la siguiente novela de terror de Juan de Dios Garduño, El arte sombrío. Título ya de por sí atrayente, y que me sumerge con su habitual estructura de novela que no llega a las 300 páginas y con capítulos cortos a modo de «cliffhangers», en un entretenido paseo lleno de referencias literarias de escritores y obras del género, de series de televisión y  productos cinematográficos. Todo muy de la generación Fantaterror de los que nos acercamos peligrosamente al precipicio de los cuarenta.

Y es que Garduño no se corta un pelo en mostrar, algunas veces de manera excesivamente  manifiesta, cuales son sus mayores influencias y lanzártelas a la cara cual chorro de sangre en una película gore. Leer este libro es como cuando te invita un amigo soltero a cenar a su casa para ver un partido, no esperas una comida elaborada y deliciosa sino ponerte ciego de pizza y cervezas mientras pasas un rato ameno y en confianza, sin esperar nada a cambio.

Juande ya nos contaba en la presentación del libro en la Fnac de Sevilla, entre bromas y los calores del verano, que su máxima inspiración siempre ha sido Stephen King y una de sus novelas preferidas La tienda. Bajo esta premisa la historia se desarrolla en una población llamada Maringouin, en el Estado de Louisiana, territorio lleno de pantanos, lluvias y humedades de todo tipo. Comienza con el hallazgo de un cadáver desconocido en el fondo de un río, avanzando la trama en base a un «mcguffin» en forma de desaparición de una chica a lo Twin Peaks. Todo ello se intenta relacionar en un principio con la caza de un peligroso psicópata asesino al que llaman “el comercial”, (Ay Garduño cómo canta todo lo que muere).

En las siguientes páginas se nos irá mostrando a modo de cortos y descriptivos párrafos de diálogos el peculiar paisanaje que puebla esos lares:

La familia pobre que vive en los pantanos entre la realidad y la superstición, el policía fracasado, el alcalde cabrón y su provocativa esposa, los adolescentes alocados e  inconscientes, la trabajadora viuda madre de un hijo que se busca la vida como puede, la vieja que vive con una sirvienta latina en una ostentosa casa al final de la colina…todos son personajes tan arquetipo del cine y la literatura de serie b que se hacen entretenidos y apropiados para el tipo de andanzas que le van ocurriendo. Una matanza salvaje en cierto momento provoca que aparezca un peculiar y desgarbado agente del FBI que servirá de hilo conductor de la investigación durante gran parte del libro.

Abducciones espaciales, conspiranoias neonazis, sectas de asesinos en serie, en Maringouin prácticamente puede suceder cualquier cosa mientras vemos poco a poco que nadie es lo que parece y para nada nadie parece normal.

Es clara la influencia de King y sus novelas corales (La CúpulaUnder the dome) en esta obra de Garduño, así como, y es algo que es esencial asumir antes de comenzar la lectura de este libro, el tono pulp de novela de terror de saldo y de personajes tan acartonados que resultan graciosos que tiene el libro; muchas veces me dio la impresión de estar viendo una película de serie B americana de los ochenta, en la que la hipérbole y el desfase estético propios del género más gamberro y videoclubero están al servicio del entretenimiento y  por encima de cualquier coherencia interna y voluntad de seriedad.

Igualmente la novela hasta tiene momentos sexualmente explícitos que agradecí y que servían de agradecido salado condimento entre tanta salpicadura de carne sangrante.

En definitiva Juan de Dios Garduño con El arte sombrío realiza un homenaje a la Serie B y a todas las influencias que le han inspirado como escritor, para ello nos ofrece un billete hacia una historia tan bizarra como desenfadada y llena de personajes delirantes, el trayecto es de una prosa fácil de leer, sencilla y efectiva en cuando da lo que promete, un rato tan sangriento como divertido.

Reseña: Caminarán sobre la Tierra, de Miguel Aguerralde

Caminarán sobre la tierraCuando Dolmen anunció que había fichado la nueva novela de Miguel Aguerralde me pareció una noticia excelente; el autor de la brutal Última parada: la casa de muñecas es un gran narrador. Cuando anunciaron que se englobaría dentro de la Línea Z supe que la lectura de Caminarán sobre la Tierra sería una delicia de entretenimiento y que, además, sufriríamos leyendo. La novela de Miguel Aguerralde comienza mezclando dos líneas temporales, una en el pasado, en la época donde los piratas gobernaban el mar, y otra en el presente, donde un historiador se lanza a la búsqueda de una reliquia perdida. Y esa fue la primera de las sorpresas que el autor nos tenía reservadas, el corte de película de aventuras ochentera que tiñe la primera mitad del libro y que hace que no quieras separar la vista de sus páginas. El título nos avisa que esto va de muertos vivientes. Sabíamos que llegarían y cuando lo hacen es arrasando con Las Palmas y descontrolando lo que hasta entonces parecía un espectáculo perfectamente ordenado. No encontraréis aquí muertos vivientes de los que corren como Usain Bolt dopado hasta las cejas; los de Miguel son muertos vivientes de los que salen de sus tumbas: descompuestos, cadavéricos, lentos, esqueléticos y muy voraces. E, inciso, los muertos recientes son más poderosos al tener aún en su cuerpo vestigios de la energía que tenían cuando estaban vivos. Eso hace que los protagonistas no tengan claro el nivel de peligro de lo que se les acerca hasta que es demasiado tarde.

Y llegamos a ese punto: los protagonistas. Son variados, puesto que estamos ante una novela coral, y los hay de todo tipo. Amables, desagradables, inteligentes y cobardes pero todos ellos bien diseñados y muy reales, tanto que sentimos que podríamos conocer a todos ellos en cualquier momento. Y claro, estamos ante una novela de Miguel Aguerralde, conocido por hacer sufrir a sus personajes y no tener ninguna compasión para con ellos. ¿Recordáis que os dije que sufriríamos leyendo su novela?

Normalmente, en las películas y novelas, podemos intuir cuando un personaje va a morir porque sus tramas quedan resueltas o dejan pocos flecos al aire. En la vida real, la muerte nos llega a todos sin previo aviso, tan súbita que no importa si quedaban cosas por hacer o si estábamos destinados a ser importantes en el mundo. En Caminarán sobre la Tierra nunca podrás estar seguro de que tal personaje vaya a sobrevivir o no. No importa que se hayan abierto unas posibilidades que te hacen soñar con las cosas que van a pasar con él. Los muertos vivientes cercenarán todas esas opciones. Que por cierto, introducir a un ciego en medio de un apocalipsis zombi me ha parecido un toque genial. Uno de los momentos más terroríficos, y oscuros, de la novela le tienen a él como protagonista.

Ahora bien, aunque me ha parecido una novela muy entretenida y de lectura fácil, es cierto que la primera parte funciona bastante mejor que la segunda. No porque la segunda parte no funcione bien, sino porque la primera te hace desear que toda la novela siguiera esa línea. Tendréis ganas de coger una espada y luchar contra corsarios y piratas.

Ojo, la segunda parte de la novela no pillará desprevenido al lector habitual de literatura zombie. Lo harán las muertes que tienen lugar entre sus páginas, pero no las situaciones, bastante canónicas en su mayoría. Lo canónico no es malo per se, no en mi opinión al menos, pero al hacer una reseña hay que mencionarlo. Y aquí se añaden suficientes elementos interesantes para que lo canónico no lo parezca tanto.

Prestad especial atención a los ciento un guiños a películas de género que encontraréis en Caminarán sobre la Tierra. Impagable el momento El Resplandor.

Reseña: Kane, de Paul Grist

KaneAquí Dolmen Editorial ha hecho un trabajo enorme. En mi opinión, es de lo más destacado de todo su patrimonio literario en este país. Y estoy diciendo mucho. Acaba de publicar una nueva edición de Kane de Paul Grist, una magnífica obra policíaca y género negro que ha sido reconocida con las mejores distinciones en los premios Eisners, Eagles o los Professionals Comics Awards; es decir, la crème de la crème del mundo del cómic. Quien se atreva con este tomo recopilatorio va a quedar encantado. Una genial edición que servirá para que muchos de vosotros os enganchéis a Kane de por vida, un personaje que con muy poco nos dice mucho… Vais a alucinar de lo lindo con lo implacable del personaje.

Quizás a partir de ahora Paul Grist se vuelva uno de vuestros autores favorito. Personalmente y desgraciadamente (-mente, -mente), no tuve la oportunidad de leer Kane en su día. Lo tuve en mis manos bastantes veces, pero no me atreví. Con los años te das cuenta de como muchas veces has estado cerca de obtener Kane_1algo grande y al final this moment pasa delante de ti y solo se oye el vacío que deja… El caso es que gracias a Dolmen Editorial he podido recuperar gran parte de mi tiempo perdido. Kane es una obra que ningún aficionado al género negro debería perderse.

Pronto te percatas de que Paul Grist no solo es capaz de construir una historia interesante en muy pocas páginas, sino que además hace que te pierdas para después encontrarte y darte de lleno en la cara con la tarta de crema que tenía guardada.

Kane es un hombre solitario, atormentado por una situación del pasado, pues tuvo que matar a su compañero corrupto años atrás. Ya nada es igual. Ha tenido que volver al trabajo y los compañeros no lo llevan muy bien. Él apenas se deja ver. Nadie quiere depender de ese tipo huraño e impertérrito que tiene más de búho lastimado que de persona. Le acaban de asignar a una chica para que trabaje con él. Lógicamente, no quiere, nadie quiere, Kane sigue siendo un policía que hace las cosas a su manera y no se casa con nadie; pero se lo imponen. Y nadie (que Kane_5no haya leído la primera historia) puede suponer como va a acabar esta relación de compañeros en cuyo epicentro, sin duda, está nuestra querida e inseparable amiga llamada Muerte.

Así comienza este genial tomo recopilatorio. Vais a encontrar cantidad de situaciones, desventuras con cantidad de sufrimiento. Todo muy real porque… ¿qué es la vida sin sufrimiento? Género negro no, por supuesto. Aquí encontraréis historias sobre el pasado bonito y lleno de flores de Kane, temas policíacos del día a día de un detective policía, problemas de oficina, casos desternillantes como el de el tipo al que todo el mundo llamaba Bugs Bunny. Secuestros, asesinatos despiadados, atracos imposibles…

Kane_3Al principio, Kane es casi el único personaje distinguido aunque con el paso de las páginas encuentras algo muy destacable, algo que recuerda mucho a las series de TV de hoy en día: los personajes secundarios empiezan a cobrar importancia y hacen que las historias sean mucho más interesantes. De hecho, en algunas de ellas ni siquiera aparece y estos pequeños spin-off dan libertad a la obra y ayudan al lector a saber más de esos tíos/as que te caen tan bien/mal. Un detalle que me encanta, aunque Paul Grist no es el único que ha usado este método en el mundo del cómic, es la importancia señorial que se le da a la ciudad. Nueva Edén toma la palabra en más de una historia. Sus calles, comercios, su gente, su iglesia y su río Nox también tienen mucho que decir.

El dibujo es simple, en blanco y negro e impersonal. Pero poco a poco, con el paso de las tramas, me llegó a encantar. Hace que valores lo que de verdad importa: LA HISTORIA. Estamos ante una obra con cierto encanto. Indispensable. Kane_6Mirad lo que dicen sobre ella alguno chavalitos que me he encontrado por la red:

“Paul Grist sabe cómo hacer su trabajo. Es una obra elegante, vívida e inteligente. ¡Cómpratelo ya!”
(Frank Miller)

“Paul Grist es una autor brillante. Es el dibujante ideal: audaz, atrevido, con una narrativa arriesgada y un ojo asombroso para la composición. Pero también es un escritor extraordinario que construye historias llenas de grandes personajes y diálogos de gran riqueza, y todo ello en una combinación fantástica de drama y humor. Y sobre todo, está el hecho de que hace que parezca fácil, como si eso brotara de forma espontánea de su pluma. Kane debería ser considerado como uno de los tesoros de la industria de la historieta. Envidio a todo el que lo vaya a descubrir ahora por primera vez”.
(Kurt Busiek)

“Lo he dicho una y otra vez: Kane es mi cómic policiaco favorito”.
(Brian Michael Bendis)

Por mi parte, enmarco la última frase de Busiek: “Envidio a todo el que lo vaya a descubrir ahora por primera vez”.