Archive for DeBolsillo

Reseña: La corona de hielo, de Terry Pratchett

lacoronadehieloTerry Pratchett (1948) es un escritor británico de Fantasía y de Ciencia Ficción con millones de seguidores en todo el mundo. Sus obras más conocidas corresponden a la serie Mundodisco (Discworld); pero además ha escrito novelas juveniles, relatos cortos y ha colaborado en la redacción de guiones para las adaptaciones televisivas de sus novelas. Con más de 40 millones de libros vendidos en todo el mundo, es el segundo autor fantástico con más ventas después de la afortunada autora de Harry Potter, J.K. Rowling.

En 1986 se publicó La luz fantástica, el primer libro de la saga. No sólo se abría aquí ese mundo maravilloso en el que tanto se profundizaría después; sino también toda una serie de personajes carismáticos y un entorno de Fantasía de los más originales conocido.

Sobre Mundodisco, hay ya alrededor de cuarenta novelas escritas. Encontrarás mucha variedad en ellas pero sobre todo humor, un humor británico que sólo conoce el que se ha atrevido con Pratchett alguna vez. Sé de buena tinta que mucha gente que lee literatura fantástica escucha la palabra “humor” y huye del británico, pero eso sólo es porque no lo han probado. El que lo hace, repite y poco después, otra cucharada más. Yo puedo haber leído unas veintitantas novelas y os puedo decir que ninguna me ha decepcionado. Y no me considero fan acérrimo del autor aunque lo alabo porque es maravilloso todo lo creado.

La corona de hielo es la penúltima novela publicada en español por Debolsillo. Por que esa es otra, no todas han sido traducidas aún. Disfruté con El color de la magia, me sorprendí con Ritos iguales, me encantó ver a La Muerte como personaje en Mort, ¡Guardias! ¿Guardias?, ¿un grupo de enano en pos de un dragón? Me partí de risa. ¿La saga de las brujas con Brujas de viaje, Un sombrero lleno de cielo, Me vestiré de Medianoche y ahora La corona de hielo? Encantadoras. ¿Independientes y con ideas muy originales como Dioses menores, Ronda de noche, Los pequeños hombres libres, El Atlético Invisible o Regimiento monstruoso? Geniales.

Perdonadme, solo tengo buenas palabras para las historias de esta saga. No es para menos.

La corona de hielo (Wintersmith) es una historia a la que en principio se ha catalogado para lectores más jóvenes… pero ya os digo yo que no. Es de las clásicas, de las nuestras, con personajes jóvenes adultos, niñas y brujas y una comedia como poco interesante. Tiffany Aching (un personaje conocido si has leído antes otras novelas de este ramal), ahora tiene 13 años, y está entrenando con sus amigas las brujas. Un día el Espíritu de Invierno se queda prendado de ella. Y comienza un cortejo dulce y frío como una bola de nieve en la nuca… por la mañana temprano. Tiffany se siente atraída a la danza y se une. Rosas de hielo e icebergs, un ente que se declara mediante avalanchas… jajajja. Tiffany, encantada con alguien tan atento con ella, no sabe que el Espíritu de Invierno la ha confundido con la Dama de Verano. Está encantado con ella, desconcertado por su presencia. Las brujas mayores, incluyendo Yaya Ceravieja y Tata Ogg, descubren que el Espíritu de Invierno se está portando de un modo extraño. Levantan una ceja. La otra no pueden porque tienen demasiado de pelo en esa parte de la cara (este es el tipo de humor de Pratchett). La cuestión es que Tiffany está desarrollando ciertos poderes que parecen darle la razón a ese ente que nadie sabe que desea en realidad…

Un libro de Pratchett que recibió críticas muy positivas. Una sátira sobre la adolescencia y la credulidad de la gente común. La reelaboración del mito de Orfeo en una mezcla de Fantasía, elaborada por un Creador que posiblemente cueste que volvamos a tener. El maestro Terry Pratchett.

Reseña: Anochecer, de Isaac Asimov y Robert Silverberg

244_P83436B.jpgAnochecer, de Isaac Asimov y Robert Silverberg, es la primera de tres novelas elaboradas a partir de cuentos de Asimov. Los novelizaciones eran, en sentido estricto, realizadas en su totalidad por otro maestro de la Ciencia Ficción como fue Robert Silverberg. Ambos trabajaron juntos. Asimov supervisó y aprobaba lo que Silverberg iba escribiendo. Martin H. Greenberg fue el que tuvo la ocurrencia, y créanme, fue una de sus mejores ideas.

Hay dos enfoques necesarios para evaluar el resultado aquí. La primera es, Anochecer como novela, y la otra, como relato. Dado que he leído antes la novela que el cuento, os puedo decir que me ha encantado. Y con el cuento te quedas con ganas de más, la verdad. Pero la pregunta es: ¿y si lo hubiera hecho al revés? Conociéndome, tal vez me hubiera decepcionado. Pero eso es por mi ansia viva de enmarcar siempre la historia original, no por la novela en sí.

Anochecer es un cuento de CF de Isaac Asimov escrito en 1941, acerca de la llegada de la oscuridad para los pobladores de un planeta donde la luz hasta el momento es omnipresente. La historia ha sido incluida en nada más y nada menos, que cuarenta y ocho antologías hasta el día de hoy. Y ha aparecido en seis colecciones de relatos de Asimov. En 1968, la Unión de Escritores de Ciencia Ficción de América la votaron como la mejor historia corta escrita antes de 1965, en los Premios Nebula. Fue incluida en el Salón de la Fama de la Ciencia Volumen Uno, que comprende los años del 1929 al 1964.

Adaptada a novela por Robert Silverberg en 1990, los personajes y situaciones siguen siendo interesantes. Lamentablemente, el final de Silverberg no es todo lo bueno que Asimov hizo con el cuento, un final más abierto si cabe, Pero aun así no escatima en detalles y lo termina de forma segura. Y cierto es que el malo principal termina siendo un icono para muchas historias que surgieron después.

Como novelización, Silverberg hace un buen trabajo, en su conjunto. Él alisa ciertos picos que no quedan bien claros en el cuento. Limpia la trama, y concede profundidad a los personajes de forma creíble.

El planeta ficticio de Lagash (Kalgash, en la adaptación de la novela) se encuentra en un sistema que contiene seis soles (Alpha, Beta, Gamma, Delta son los únicos mencionados en el cuento; Onos, Dovim, Trey, Patru, Tano, y Sitha en la novela), que mantienen todo el planeta iluminado de forma continua. La oscuridad total es desconocida, y como resultado también lo son todas las estrellas fuera del sistema estelar vistas desde el lugar donde residen. Un día, un grupo de científicos de la Universidad de Saro comienzan a hacer una serie de descubrimientos relacionados: Sheerin 501, un psicólogo, investiga los efectos de la exposición prolongada a la oscuridad; Siferra 89, un arqueólogo, encuentra evidencia de múltiples colapsos cíclicos de la civilización que se han producido regularmente sobre cada 2000 años y Beenay 25 es un astrónomo que ha descubierto irregularidades en la órbita de Lagash en torno a su principal Sol Onos. Beenay toma sus hallazgos a su superior en la universidad, Atón, quien formuló la Teoría de la Gravitación Universal (la discusión de esto hace que vea la luz un artículo sobre la Teoría de la Relatividad de Einstein, refiriéndose a la sorprendente noticia que “sólo doce hombres” podría entenderlo). Esto lleva a los astrónomos de la Universidad de Saro a buscar la causa de esta anomalía. Finalmente descubren que la única causa posible de la desviación es un cuerpo astronómico que orbita en Lagash. Pero Beenay, a través de su amigo Theremon 762, un periodista, ha aprendido algunas de las creencias del grupo conocido como el Culto (“Apóstoles de la Llama” en la novela). Ellos creen que el mundo será destruido cuando llegue la oscuridad con la aparición de estrellas que desatarán ese torrente de fuego inminente.

Ahora díganme que no es un argumento súper chulo.

Reseña: Rabia, de Stephen King

rabiaStephen King publicó varias de sus novelas con el seudónimo de Richard Bachman a finales de los setenta y principio de los ochenta. Adoptó dicho nombre debido a que su editorial pensaba que con un libro por año era más que suficiente para los lectores. De este modo, King decidió guardar este secreto, aunque no tardó mucho en descubrirse el pastel, pues un lector le envío una carta a su casa indicándole las razones de su descubrimiento. Se puede cambiar el nombre, pero no el estilo, como así afirmaría poco tiempo después el propio King.

Lo que nadie duda es que el autor se ganó a muchos críticos literarios que despreciaban la obra de King y elogiaban la de Bachman. Era muy típico encontrarse con sus dos publicaciones con nombres diferentes en la lista de los más vendidos a finales de año.

Sabido es que King hizo una nota comunicando que Richard Bachman había fallecido de cáncer de seudónimo en 1985, pero años después se encontró una caja con varias novelas que aún no habían sido publicadas. Hablaremos de estas obras en su momento.

Aclarado todo este asunto, la primera novela publicada como Richard Bachman fue Rabia, en 1977. En un principio el título original fue Getting it on y, posteriormente, Rage.

En España, esta excelente obra de terror psicológico, fue publicada por la editorial Martínez Roca en dos ediciones, una en la colección Gran Super Terror y la otra una excelente tirada en tapas duras, muy codiciada por los coleccionistas y muy difícil de conseguir.

Rabia es una novela que ha dado muchos quebraderos de cabeza a King. Me explico.

Un incidente en la Universidad de Columbine, donde un estudiante imitó al protagonista de esta novela, hizo que la obra fuese retirada del mercado con el objetivo de que nunca más fuera publicado. Algo que, por fortuna, nunca sucedió. Parece ser que en la mesilla de dicho estudiante se encontró la novela del de Maine y la crítica se cebó con el autor, del que decían que había escrito una obra maldita que incitaba al asesinato.

Lo cierto es que no es la primera vez que King había publicado algo sobre un estudiante desequilibrado que, rifle en mano, se pone a dar tiros a quien se cruza en su camino. Ya lo hizo en 1968, con un relato titulado “Apareció Caín”, posteriormente incluido en la antología Historias fantásticas.

Hace pocos años el tema de los estudiantes con problemas psicológicos que se atrincheran en su colegio con sus compañeros estudiantes y profesores como rehenes ha vuelto a salir en los informativos de EEUU. Hay quienes siguen culpando al escritor de estos sucesos, por eso, en enero de 2013, King decidió escribir un ensayo titulado Guns, solo disponible en inglés, donde justifica su inocencia frente a los crímenes. De nuevo, la discusión se puso en la mesa. En este ensayo King critica con dureza la violencia armada en su país, en especial cierta clase de armas. Da su propio argumento a favor sobre el uso de ellas e insiste en que debe de haber un mayor control sobre su manejo. Como anécdota, la recaudación de las ventas de este ensayo va destinada a la Campaña Brady, para prevenir la violencia armada.

Y ya que estamos con las armas y los crímenes, voy a contaros un rumor que no es cierto. Se trata de una rumor acerca de un individuo llamado Mark David Chapman. Acertaron, el sujeto que asesinó a John Lennon. Dicen que pocos meses antes de acabar con la vida de este gran músico, se acercó a una fila donde King estaba firmando ejemplares y le dijo que era su fan número uno. King nunca ha mencionado nada al respecto. Me resulta curioso que no lo hiciera en el ensayo de Guns, era un tema que debió salir a la luz. ¿Por qué no fue así? Simple, como dije, es una noticia falsa.

Os animo a que leáis la que ha sido calificada como la novela maldita del maestro, sea por simple morbo, sea porque es un fan incondicional del autor y aún no ha encontrado aliciente para hacerlo. Este es el momento de leer la novela más polémica de King.

Reseña: Dune, de Frank Herbert

DuneNo seáis así, todos cargamos con esos lastres. Todos, de una forma u otra, cargamos con esa pena, desgracia o desagrado de no haber leído grandes obras que todo el mundo aclama. Uno de mis fallos claro está era no haber leído Dune, de Frank Herbert, a estas alturas…

Dune es a menudo, aclamada como la mejor novela de Ciencia Ficción de todos los tiempos. Y con una buena causa. Mientras vas leyendo y vas descubriendo el mundo de Dune, se amplía información en las distintas tramas del libro y te sumerges en esa rica imaginación labrada por el autor. Te das cuenta de que estás viviendo esos escasos momentos únicos en los que estás frente a uno mejores libros de tu vida.

Frank Herbert (1920-1986), se proclamó archiconocido escritor de CF después de la publicación de Dune. Nació en Tacoma, Washington. Trabajó en múltiples trabajos como fotógrafo, cámara de televisión, presentador de radio, incluso de pescador de ostras o analista. En 1965 presenta Dune con gran éxito de público y crítica, y consigue el Premio Hugo y Nebula, además del Premio Internacional de Fantasía (junto a otro El señor de las moscas, de William Golding). Después ampliaría esta novela con otras cinco más, antes de su muerte.

Ambientada en un futuro lejano donde el capitalismo feudal está a la orden del día, Dune trata sobre el terrible destino del joven Paul Atreides, heredero designado de un feudo galáctico y enemigo jurado de los Harkonnen, una familia noble rival. El autor encaja aquí a la perfección, miles de años de historia de la galaxia en una narrativa increíblemente convincente donde el parentesco genético está determinado por una sociedad oscura de “brujas” clarividentes, conocida como la Bene Gesserit. Dune se centra también en las características de un planeta árido, denominado Arrakis (o Dune), donde es importantísimo obtener la especia llamada «melange», el eje fundamental del Imperio Galáctico. Dicho por casi todo el mundo, Paul Atreides ha de convertirse en el Mesías, dictador y mártir del pueblo del desierto. El libro cuenta la lucha de poder a tres bandas entre dos Casas Grandes, la Casa Atreides y la Casa Harkonnen, y por último, pero no menos importante, el Imperio Galáctico.

En el principio, la Casa Atreides se adjudicó un contrato lucrativo para llevar el cultivo del «melange», en esta tierra inhóspita que es Arrakis, donde el agua también se considera un bien preciado. Pero el planeta está habitado tanto de colonos y nómadas, como de los Fremen: seres libres que han convertido el inhóspito paraje de Dune en su hogar, y que se sienten orgullosos de su pasado y temerosos de su futuro. Un pueblo que comparte muchos rasgos con las tribus beduinas, incluyendo su código de honor, la responsabilidad colectiva y tribal, así como la cultura del café y de la religión islámica. Sin embargo, el eje de la historia sigue al joven profeta Paul Atriedes y su intento por unir a las tribus, con un objetivo común: derrotar a sus enemigos con el fin de mejorar la viabilidad ecológica del planeta.

Dune es a la Ciencia Ficción como El Hobbit (1936), de JRR Tolkien, es a la Fantasía. Un inicio de un todo. El renacer de un mundo nuevo como millones de detalles por descubrir. Cuando lo estás leyendo, puedes, literalmente, tener el sabor de la arena en la boca o pasarlo realmente mal en el desierto de Arrakis, de lo bien escrito que está.

Voy a obviar hablar del film hecho por David Lynch (porque no lo he visto y creo que hundiría mis sensaciones sobre la novela ahora mismo), y también del macroproyecto multimillonario, que deseaba lanzar Jodorowsky y que al final se quedó en cebo para peces. Aunque probablemente vea Jodororowsky´s Dune, 2013, el documental que hay al respecto.

Leer Dune, mi enamoramiento hacia esta novela, ha sido como romper la roca y ver la luz en un mundo nuevo de CF. El conocimiento del Sr. Herbert de la ecología, la religión y la economía es fundamental para el éxito del libro. El entorno y la ambientación, lo que muchos llamarían “el decorado”, es también un papel fundamental en lo que ya considero una de las mejores novelas de la historia.

Dune es una de las novelas más vendidas de nuestro planeta. Popularizó en la Ciencia Ficción el tema de la ecología de un modo alarmante. En esta novela además se habla de la supervivencia de la especie humana, su evolución, las interacciones entre el poder, la religión y la política.

Es maravillosa la mires por donde la mires.

Reseña: Área 7, de Matthew Reilly

AREA 7A principios de año me leí una novela que me engatusó gracias a su aroma de serie B, El laberinto. Tenía un estilo directo y ágil que me pareció interesante, lo suficiente al menos para buscar otras novelas del autor. Así que un día, merodeando por Gigamesh, me encontré con Area 7, del mismo autor, una novela que planteaba una sinopsis digna de una superproducción hollywoodiense. Unos terroristas aíslan al presidente de los Estados Unidos en una base militar conocida como Área 7, y le imponen una prueba: si consigue sobrevivir, gana; si muere, entonces catorce bombas atómicas estallarán en catorce ciudades americanas. De la vida del presidente dependen la vida de millones de estadounidenses, así que el servicio secreto y un grupo de marines que acompañaban al presidente, con el capitán Schofield a la cabeza, tendrán que luchar para sobrevivir.

Vaya por delante que se trata de la segunda novela protagonizada por Schofield. También vaya por delante que no tiene ninguna relevancia para la trama y que se puede leer sin problemas, aunque incluye unos cuantos spoilers de la primera novela.

Bien, prosigamos. Area 7 podría haber sido fácilmente un título de acción de los noventa, de aquellos protagonizados por Arnold Schwarzenegger, Sylvester Stallone, Bruce Willis o incluso Nicolas Cage. Hoy por hoy, el capitán Schoffield podría ser interpretado por Jason Statham. Si los nombres que menciono no te hacen imaginar qué clase de novela vas a leer, entonces no sé qué más hacer para explicártelo.

Area 7 es acción pura y trepidante. Pasan cosas en todas las páginas, a veces en todos los párrafos, y los personajes están al borde de la muerte en todo momento. Hay tantos giros en la trama que resulta imposible contarlos, cuando crees que los malos están a punto de ser exterminados te sorprende ver que hay otros villanos operando en las sombras y que la cosa está lejos de acabar. Mucho músculo, sudor y cientos de balas pueblan la novela. Explosiones, acrobacias imposibles que visualmente te harían abrir los ojos de par en par o bien soltar un “venga ya”. En serio, la cosa no para, no se detiene, es un tren con el acelerador a tope y sin frenos. Y es acción. Pura y trepidante. Aquí hay de todo, desde peleas a puñetazos a tiroteos imposibles. De aviones que se lanzan al vacío por el hueco de un inmenso ascensor de aviones hasta visitas al espacio (os lo juro). De dobles traiciones a psicópatas dispuestos a descuartizar a cualquiera. Persecuciones a pie, en helicóptero, en lancha, en tren…

Me canso solo de recordarlo.

Ah, y todo contrarreloj, claro. Como buena peli de acción que se precie, el reloj estará contando hacia atrás en todo momento. Porque cuando no hay que recuperar el balón nuclear (la maleta que contiene los códigos nucleares), tienen que desactivar el cronómetro que hará explotar todas las bombas dispuestas por los terroristas.

Ah, y muertes heróicas. Muchas muertes heróicas.

No busquéis profundidad en la trama de Area 7. Sabe perfectamente que quiere ser entretenimiento puro y eso es lo que es. No busquéis personalidades arrolladoras en los personajes: ellos son lo que son, estereotipos musculados que harán todo por su país o malvados villanos que quieren acabar con todo. No importa demasiado, la verdad. El único que está algo más desarrollado al respecto es Schoffield pero vamos, es el prota de una peli de acción noventera, de los que sueltan una frase ingeniosa después de sobrevivir a algo imposible, así que ya sabéis lo que vais a encontrar.

Y el estilo de la novela… bueno, es ágil, es rápido, corta cada párrafo con un clifhunger que te hace querer seguir leyendo… pero a veces roza lo infantil, sobreexplicando y sobremagnificando cada cosa q   ue ocurre, por pequeña que sea. Sinceramente, el Matthew Reilly de El laberinto me parecía mucho más interesado en narrar, y eso que también en esa novela iba a lo que iba, que era entretener.

En fin, lectura ligera y divertida. Yo, al menos, me lo he pasado en grande. Me faltaron las palomitas.

Reseña: La nube púrpura, de M.P. Shiel

la-nube-purpuraPor fin tenemos de nuevo en las librerías La nube púrpura, de M.P. Shiel. Un título descatalogado en nuestro país desde hace años y que ahora acaba de publicar DeBolsillo en una llevadera edición, genial para degustar en cualquier lugar que se precie, en tiempos de ansias de lectura como es el verano; ideal, ideal, ideal.

M. P. Shiel fue autor de cantidad de novelas y cuentos extraños, grotescos y de aventura, en ocasiones alcanzando un alto nivel de magia terrorífica al gran nivel de los grandes maestros que conocemos. Matthew Phipps Shiell (1865-1947), se decantó principalmente por la literatura fantástica. Será recordado particularmente por sus relatos sobrenaturales y de Ciencia Ficción. Se le llamó segundo Rey de Redonda. Título que los entendidos asociaran a esa nación ficticia creada alrededor de la isla deshabitada de Redonda, una dependencia de las islas Antigua y Barbuda. De la que Shiel propagó la leyenda de que su padre, un banquero, se proclamó rey, para después hacerlo heredero al trono. Dicho título ha pasado desde entonces de escritor a escritor, hasta el hoy pretendiente, el escritor español Javier Marías.

M.P. Shiel, hacia 1899-1900 concibió una serie de obras que hoy podrían considerarse indispensables de la vieja CF: The Last Miracle (1906), The Lord of the Sea (1901) y, sobre todo, la interesantísima La nube púrpura (1901), donde se narra la historia de Adam Jeffson regresando en solitario de una expedición al Polo Norte, para descubrir que una catástrofe mundial lo ha convertido en el último hombre vivo sobre la Tierra. Cuando Adam ve tanta muerte y sufrimiento en el Polo, se desmaya. Más tarde, recuerda lo que él vislumbró allí y… tendréis que leer el libro para averiguarlo.

Pero una vez que Adam recupera la conciencia y comienza de nuevo a andar, sólo entonces se da cuenta de un interminable número de aves muertas y osos polares. A veces, extrañamente huele a cierta fragancia de melocotón, una dulzura tan fuerte que le produce arcadas, y extraña como ella sola. Adam camina obstinadamente para sobrevivir y luchar frente a grandes dificultades, hasta que llega a la nave. Él encuentra que todos a bordo están muertos. La extraña Aurora Boreal que gobierna el cielo es alimentada por una especie de aire de propulsión. Adam es capaz de navegar hacia el sur sin ayuda. Los mares están llenos de animales muertos. Barcos a la deriva de marineros muertos. Cuando desembarca en Noruega, las calles están llenas de cantidad de gente muerta… gente agazapada y ventanas selladas, pero Muerte allá donde mires. Adam encuentra telegramas y periódicos que describen una nube púrpura flotante en todo el mundo y cómo se la considera culpable de la destrucción de toda vida a su paso. Todo parece haberse iniciado en el mismo momento en que él llegó al Polo. ¿Podría ser Adam el último hombre vivo? ¿Podría estar soñando o alucinando, o se ha vuelto completamente loco? ¿Qué parte de culpa tiene?

A pesar de que este libro es totalmente desconocido para la mayoría del público lector, esta titánica novela de Ciencia Ficción, mezclada con elementos de Fantasía y Terror, es la única obra de su tiempo comparable en poder visionario a La máquina del tiempo o La guerra de los mundos, de H.G. Wells. Lovecraft dijo de ella: “Mr. Shiel describe con enorme poder, una maldición que salió del Ártico para destruir a la humanidad, y que durante un tiempo parece que ha dejado más que un solo habitante en nuestro planeta. Las sensaciones de este único sobreviviente te hacen partícipe y dueño absoluto de la historia, te entregan con habilidad…” Stephen King la citó como inspiración para su novela Apocalipsis.

La nube púrpura, en su fase final, merece un lugar entre los acontecimientos más extraños que he leído nunca. Se habla de un terror rastrero, amenazante que corre por los siglos en la zona sub-ártica de Noruega…Estoy seguro, La nube púrpura es de las grandes novelas desconocidas que hay que leer sí o sí.

Reseña: Meridiano de sangre, de Cormac McCarthy

meridianodesangreDicen que es muy difícil hacer reviews de libros realmente buenos. Para mí es todo lo contrario. Aunque a veces lo que da miedo es que un libro altamente recomendado, te defraude. Pero friends, os digo una cosa: cuando algo es realmente grande, muy pocas cosas pueden empequeñecerlo.

Eso ocurre con Meridiano de sangre, al que tristemente no había podido acceder hasta ahora. Quizás una de las obras que más me han marcado de los últimos tiempos. Cormac McCarthy es un maestro, pero si sólo hubiera escrito éste libro, seguiría siendo el mismo maestro o uno mejor, pues este libro es foco de una historia brillante la mires por donde la mires.

Un libro muy violento. No violento en la forma de Tarantino – el cual no celebra la violencia sino que la glorifica-. La violencia de este libro daña al lector porque se basa en la desesperación. La trama sigue a un grupo de personas que están a la caza de los antiguos indios del suroeste, pero en realidad se trata de un personaje en particular, el Juez (quien puede ser el diablo, o no). Al final, su personaje parece levantarse de cada página de una manera fascinante y aterradora.

Supongamos que dos hombres entran en juego, sin apostar otra cosa que sus vidas. ¿Quién no ha oído una historia así? Todo el universo para un jugador que dirá si has de morir a manos de ese hombre o ese hombre a manos tuyas. Ésta es la naturaleza de la guerra, cuya participación es a la vez el juego y la autoridad y la justificación.

Leí el comienzo de Meridiano de sangre y me maravilló, supe que iba a disfrutar una tremenda historia. «Encontraron a los exploradores perdidos, cabeza abajo desde las ramas de un árbol de palo verde. Ellos fueron ensartados a través de las cuerdas de sus talones con lanzaderas afilados de madera y colgaron grises y desnudos encima de las cenizas muertas de las brasas donde habían sido asados…».

Meridiano de sangre se basa en los relatos históricos de la Glanton Gang, una banda de mercenarios que vagaban por la frontera entre Texas y México a mitad del siglo XIX, dedicados al comercio de cueros cabelludos y oro. Su objetivo inicial era la búsqueda de guerreros indios hostiles que reinaban en las tierras fronterizas.

Para leer trescientas cincuenta páginas de brutalidad implacable, tenemos que entregarnos a la prosa, que es preciosa, original e incomparable. El peligro de un libro como éste es que el lector debe saber separar su temple de la ficción…, por muy real que pudiera llegar a ser.

Leer a Cormac McCarthy es entrar en un clima de frustración: un buen día comienzas a ser perseguido por un malo.

McCarthy es un escritor colosalmente dotado, sin duda, uno de los más grandes observadores de paisajes. Actualmente, uno de los más potentes literatos estadounidenses. McCarthy tiene tendencia a omitir la mitad de la raza humana del grave escrutinio. Por eso, la publicación de Meridiano de sangre está considerada como obra de culto.

Pero que es un libro de 9 sobre 10, eso no se lo quita nadie.

Reseña: La ventana alta, de Raymond Chandler

P326374.jpgPhil Marlowe es un bastardo inteligente que nunca puede beber lo suficiente y juega a la vida con una mano delante y otra detrás. Él no es un tipo duro, pero él habla despectivamente si le apetecea. Es un detective privado, y no es malo en lo que hace, porque se dedica a la búsqueda de la verdad, incluso cuando esa búsqueda le lleva fuera de la ley y en contra de los deseos de sus clientes. No es que sea curioso, es que no puede evitarlo. El nombre de Marlowe, probablemente, se le ocurrió a Chandler del personaje más famoso de Joseph Conrad, Chris Marlow, en El corazón de las tinieblas.

La ventana alta es el tercer caso de Marlowe. Este magnífico tipo que a todos cae bien y que sólo sabe decir que el mundo está lleno de bastardos. La vida de Phil Marlowe le lleva a navegar a través del corazón más oscuro de la depresión americana en la que estaba sumida Los Ángeles. Se topa con los principales testigos de los horrores de la cultura premoderna, y toma una copa brindando por ello. La bebida rara vez ayuda, pero así es Marlowe. En el caso de La ventana alta, Marlowe es contratado por una viuda rica llamada Murdock, a quién describen como “caballo de guerra”. La señora Murdock le exige recuperar una moneda valiosa, el doblón Brasher, una moneda inédita y muy valiosa. Pero a dicha loba también le gustaría que consiguiese que su hijo se divorcie de su esposa, una chica de clase muy inferior a los de su familia. La trama, como en la vida real, es complicada. Se trata de un chantaje. Conflictos sociales, morales, asuntos sexuales y cruces inesperados. Mujeres sonrojadas al atardecer.

A lo largo del libro, Marlowe pasa muy cerca de algunos asesinatos. Él hace preguntas acerca de los Murdocks y obtiene respuestas. Y nada de comentarios sobre estos bastardos le gusta.

La trama es compleja, pero engancha de una manera soberbia, de una forma que solo saben hacer los maestros. Lo que importa aquí es la escritura y ver lo bueno que era escribiendo Chandler. Uno de los mejores escritores de la historia, y pionero en utilizar el moderno inglés americano.

Pocos antes han escrito frases tan claras y descriptivas, conmovedoras, como lo hacia él. Ernest Hemingway fue uno de sus compañeros. Cormac McCarthy bebe lo mejor de su prosa. Raymond Chandler en sus escritos es muy ingenioso. Chandler podía escribir frases tan tremendas como: “Ella tenía una sonrisa que se sentía en mi bolsillo “, e irse de rositas.

Chandler también era un escritor lo suficientemente inteligente como para que las investigaciones de Marlowe tuvieran una gran profundidad psicológica. Marlowe probablemente no sabe lo que es la Psicología, pero para el personaje, el mero hecho de no saber, le empuja a averiguar el por qué. Se entera de todas estas cosas, porque es un buen detective. Y como un delantero de fútbol, sólo necesita estar en el lugar y en el momento adecuado para triunfar.

Los libros de Raymond Chandler mantienen un nivel alto todos. La mayoría son indispensables. Una colección muy curiosa y llevadera, la genial editorial DeBolsillo. Fáciles de adquirir, literatura buena para el populacho, libros que contienen misterios, asesinatos, gente demente, y también humilde, que ve como su vida se va al garete en un pis-pas.

Un buen trago. Las novelas de Chandler son un buen trago que no viene mal de vez en cuando.

Reseña: Oldboy #3, de Garon Tsuchiya y Nobuaki Minegishi

Oldboy_03Llega por fin el tercer tomo y cierre de Oldboy. Una obra basada en la venganza quizás como una virtud del ser humano a la que pocos seres pueden acceder en su cota más infinita. «Quién la hace, la paga». Cantidad de dichos morales tenemos para intentar evitar el diente por diente. Hay que poner la otra mejilla pero…, ¿hay que estar ahí para ponerla, ¿no?

Personas sedientas de venganza recorren el mundo entero día tras día, un hecho del pasado, el que menos esperas, te puede perseguir hasta el fin de tus días como le sucede a Gôto, el protagonista de Oldboy, el manga éxito de ventas de Garon Tsuchiya y Nobuaki Minegishi.

Oldboy cuenta la historia de Gotò, un tipo que fue secuestrado durante diez años y que fue liberado de buenas a primeras sin que nadie le diese una explicación. En lo que puede ser perfectamente una celda, pasó tanto tiempo que no recuerda nada. No sabe quién, ni porqué, lo llevó allí. Por lo que oye entre los carceleros parece estar en una prisión privada.

oldboy03_01 2

Como único contacto con el mundo exterior tiene un televisor, a través del cual, para no volverse loco, ha aprendido a luchar, a estar en forma y sobre todo, a mantener los cabales en sus sitio; aunque no ha sido nada fácil. Sin embargo, un día entran unos tipos, lo esposan, le tapan los ojos y cuando vuelve a ver luz, se encuentra en la calle tirado… Libre por fin.

Oldboy_05

En esta tercera parte, Gotò coge por el camino de en medio y decide acabar la historia que no le deja dormir. Deambula de un lado para otro cavilando que hizo en el pasado para que ese ser le tuviera tanto odio y le encerrara tantos años como a una rata sin recursos y peor aún, le mantuviera con vida. Interviene ahora una extraña mujer que por lo visto le hipnotizó con un extraño fin. El guardaespaldas de su enemigo es despedido y dado que hay un poquito de misericordia en su corazón, decide ayudar a Gotò a terminar con esta pesadilla. La escritora y amiga descubre algo en la curiosa canción que mucho tiene que ver y que cantaban en el colegio cuando ambos contrincantes eran pequeños. Gotò decide terminar el juego y se encierra con su enemigo en su piso de niño rico. Allí tendrá que dilucidar que pasó, de una vez por todas, o en una semana sólo uno saldrá vivo para contarlo…

Insisto, yo cometí el error de ver la película antes de leer el manga. Ahora me arrepiento porque hay ciertas discordancias entre film y cómic que le dan más valor al trabajo gráfico. El final, sobre todo, es totalmente diferente.

Oldboy_04Ya dije que es una historia que se lee de un tirón. Un manga, tres tomos que se devoran en un pis pas y que cierran la historia de una manera cojonuda. Nunca, más de mil páginas, volaron tan rápidamente delante de mis ojos. Oldboy, el manga que fue todo un éxito en Japón en 1997, ha sido publicado por DeBolsillo a un precio bastante asequible.

Debéis leerlo para saber de lo que somos capaces cuando alguien nos toca lo que más queremos. Es una historia -me sorprendió bastante- que dista mucho del film original, no el americano que dice todo el mundo que es una “patata” y que está en cartelera. Parece ser que cada uno ha tirado por un lado. En mi opinión, por supuesto, primero hay que leer el manga y después el film oriental. Lo demás es vuestro criterio y quizás vuestro suicidio. Yo por ejemplo no me atrevo. No quiero que me estropeen la historia que se halla en mi cabeza…

Un manga altamente recomendable. La resolución final ha llegado. Oldboy, de Garon Tsuchiya y Nobuaki Minegishi es como una bomba que te estalla en la cara.