Archive for Víctor Blázquez

Reseña: El extraño verano de Tom Harvey, de Mikel Santiago

el-extrano-verano-de-tom-harvey-mikel-santiagoDescubrí a Mikel Santiago con El mal camino e inmediatamente supe que estaba leyendo a un autor destinado a las grandes ligas, con fuerza narrativa de sobra y un estilo bien definido. Consolidé esa idea al leer su primer libro, La última noche en Tremore Beach. Sus novelas, las tres incluyendo esta última, El extraño verano de Tom Harvey, son thrillers de misterio, con algún elemento sobrenatural superficial. Sus novelas, además, están ambientadas en parajes paradisíacos, desde Tremore Beach a la campiña francesa o, en este caso, Salerno, en Italia.

La historia comienza con Tom Harvey recibiendo una llamada de su exsuegro, una llamada que no responde en ese momento y que olvida devolver. Dos días después es su exmujer la que le llama, en este caso para decirle que Bob Ardlan, el exsuegro en cuestión, ha muerto. Carcomido por la culpa, sabiendo que la hora de la muerte fue establecida apenas quince minutos después de realizar aquella llamada, Tom Harvey se desplaza hasta allí para acompañar a su exmujer, de la que sigue enamorado, durante esos duros momentos.

La muerte de Bob Ardlan es un acontecimiento importante, estamos hablando de uno de los pintores más famosos del siglo, y todo apunta a que ha sido accidental… o un suicidio. Pero ni a Tom Harvey ni a la escritora Stelia Moon, amiga del pintor, les cuadra ninguna de las dos opciones. Empezando como una conversación juguetona, ambos empiezan a elucubrar sobre la posibilidad de que hubiera algo más escondido detrás de esa muerte. Y claro, al tirar del hilo, empiezan a encontrar cosas.

El extraño verano de Tom Harvey es un “Quién lo hizo” bien elaborado, bien escrito y mejor llevado. Con un ritmo trepidante, narrado en primera persona desde el punto de vista de Tom Harvey, artista de jazz en horas bajas que también trabaja como guía turístico en Roma para poder llegar a fin de mes, tened por seguro que esta novela os va a hacer dudar en más de una ocasión y en más de una dirección. Porque cuando creas estar seguro de quién ha sido el asesino, una nueva información te hará sospechar otra cosa.

Desde luego, Mikel Santiago tiene todas las papeletas para erigirse como un escritor al que seguir la pista. Si sigue escogiendo sus ideas tan bien, desde luego que le auguro mucho éxito. Sus novelas son frescas, divertidas y tienen un ritmo que no para. Además, los personajes de El extraño verano de Tom Harvey están bien perfilados (algo fundamental en una novela tipo Cluedo como esta), con unas personalidades claras e inconfundibles, y todo lo que se menciona en la novela tiene sentido, si no en el momento, sí en el futuro.

Al misterio que rodea la muerte de Bob Ardlan se le van sumando elementos secundarios, como la muerte de una modelo unos meses atrás, que aparentemente no tiene mayor relación con Bob que el hecho de que fuera él quien encontró el cadáver, o los secretos que cada uno de los personajes parecen guardar, y la relación entre Tom y Elena, su exmujer. Y todo ello en un paisaje al que dan ganas de emigrar hoy mismo.

Gran libro. Por el momento, Mikel Santiago ha logrado tres de tres.

Reseña: Skarrion Gunthar (Sangre en el Hielo), de Andrés Díaz Sánchez

skarrion-la-sombraCuando me ofrecieron leerme el libro de Skarrion Gunthar al principio puse un par de pegas. Para empezar, soy un novato en esto de la Fantasía. Hasta ahora me he movido por el género del Terror, la novela negra y de misterio, e incluso de aventuras, pero en cuanto al fantástico, hace menos de dos años que empecé a leer a Brandon Sanderson y a Joe Abercrombie, y aún no he terminado con ellos. La otra pega era sobre continuidad: Skarrion Gunthar es el nombre de un personaje que ya ha aparecido en otras novelas del autor, y yo no he leído nada de él.

El mismo autor se encargó de contestarme a la segunda: no hace falta leer ninguna otra novela para disfrutar de Skarrion Gunthar.

Una vez terminado el libro os digo: por un lado, tener más o menos bagaje en un determinado tema no va a hacer que disfrutes más o menos de un libro si la trama de éste es buena. Por otro lado, el autor tenía razón, o al menos yo no noté que hubiera pasajes que podría haber completado de haber leído otros libros.

Y sí, estamos ante un buen libro.

Pongámonos en perspectiva. Estamos en el reino de Shakark y hay una guerra civil. La novela, de hecho, empieza a lo grande, con un redoble de tambores espectacular, segundos antes de que dos inmensos ejércitos se lancen uno contra el otro en una batalla que va a decidir el futuro del país, una batalla en la que la sangre va a salpicar por doquier, los hombres van a ser masacrados, aplastados unos contra otros, y todo lo que vamos a ser capaces de ver es sudor, violencia y muerte. ¿Existe una forma mejor de empezar una historia?

Los dos ejércitos pertenecen uno al rey y el otro a su hermano, que aspira a usurpar el trono y hacerse con el poder. Claro que no se trata solo de ver “quién la tiene más larga”, metafóricamente hablando. Todos los clanes del país han tomado partido por uno u otro bando, y además de la victoria, el poder y el dinero, lo que está en juego podría cambiar la estructura de todo el país.

¿Y quién es Skarrion Gunthar en toda esta historia? La respuesta rápida sería: él es el hijo del líder del clan Gunthar, que cuando arranca la novela lucha por el bando del rey legítimo. Skarrion es un personaje al que resulta sencillo apreciar y con el que fácilmente acabas identificándote como lector. Ahora bien, hay una cosa que me ha resultado curiosa. El libro lleva su nombre, con el subtítulo de Sangre en el Hielo. Bien, es curioso porque Skarrion no es el protagonista absoluto de la historia. Es cierto que la parte más trascendental le pertenece, pero a lo largo del libro comparte páginas con su hermana Fulla (que de hecho tiene una de las subtramas más interesantes del libro) y con los tejemanejes de la corte.

La trama del libro es interesante y avanza a toda velocidad. De hecho, tiene un par de giros que trastocan lo que estás leyendo y te hacen levantar las cejas con cara de «¿habré leído bien?». Eso hay que reconocérselo al autor: lo que sucede en el libro es tan natural que a veces, cuando te pilla a pie cambiado, es como recibir un puñetazo a traición, te quedas un ratito en shock meditando cómo es posible, pero la vida sigue y tienes que avanzar aunque sea tambaleándote.

Para mí, de hecho, eso es lo mejor. La forma en que avanza la historia y cómo suceden todas y cada una de las cosas, como en la vida real, de manera imprevista. Los personajes, además, están bien dibujados y sus personalidades quedan tan claras desde el principio que podría ser fácil anticipar por dónde van a ir los tiros… y aún así el autor consigue sorprenderte un par de páginas más adelante. Sí señor, bravo.

Por decir algo negativo, podría comentar que la narración utiliza un, para mí, exceso de vocablos anticuados. Supongo que es en parte una forma de introducirte en esa época casi medieval y de sumergirte en el mundo que ha creado el autor, pero tengo que reconocer que a veces me chirriaba leer palabras como “ciscar” o formas verbales en desuso. También puede que sea solo cosa mía, pero al leer los diálogos de ciertos personajes, y estar escritos con ese tipo de expresiones y palabras, a veces me chirriaba.

Sin embargo, me reitero, Skarrion Gunthar es un gran libro. Me lo he devorado en cuatro o cinco sentadas y he disfrutado de toda la historia como un niño. Esa mezcla de aventuras, intrigas y magia oscura y arcana me ha resultado fascinante y, sinceramente, ahora me apetece buscar las otras novelas del autor en las que aparece Skarrion.

Hasta ese punto.

Reseña: Un caballero indiscreto, de Jennifer Graham y Rob Thomas

veronica-mars-2A long time ago, we used to be Friends…

Para mí, es inevitable. Cada vez que oigo hablar, o menciono, o leo el nombre de Veronica Mars, la melodía de su intro me viene a la cabeza. No es la mejor serie que he visto en mi vida, pero desde luego sí es una, si no la que más, de las que más calaron en este pequeño corazón que llevo en el pecho. A estas alturas no vamos a negar que a mucha gente le pasó lo mismo. Veronica Mars, interpretada de manera espléndida por Kristen Bell, enganchaba al espectador con una dosis justa de misterio, líos adolescentes, mucho sarcasmo y referencias pop a tutiplén. Duró tres temporadas en antena y fue cancelada con un abrupto final que a muchos nos dejó desolados.

Muy desolados.

Pero Rob Thomas, su creador, tampoco estaba dispuesto a dejarla morir de esa manera. Aquello había que resolverlo, y varios años después se montó un crowfunding que pedía más de dos millones de dólares para poder hacer una película que diera cierre a la historia. Los fans de Mars somos legión, y aquello fue pan comido. Se recaudó rápido y más de lo necesitado, se hizo la película, todos volvimos a Neptune una vez más y se resolvieron todos los hilos que se habían dejado sueltos. Estoy bastante seguro de que muchos, como yo, agradecimos aquella jugada.

La película dejaba algunas tramas un poco en el aire. Secundarias todas, eso sí. Luego Rob Thomas se alió con Jennifer Graham y sacaron dos novelas protagonizadas por el personaje. La primera de ellas, El concurso de los mil dólares, daba comienzo allí donde terminaba la película y nos traía un caso ligero pero bien elaborado. Y muchas dosis de nuestra detective favorita.

Un caballero indiscreto es la segunda de las novelas protagonizadas por Veronica. Aquí, mientras ella investiga el caso de una chica que fue encontrada moribunda en un vertedero, con signos de haber sido violada y haber recibido una paliza, se entrecruza en la trama la búsqueda de la justicia de Keith Mars, empeñado en salvar a Eli Piojo Navarro y desmantelar el corrupto departamento del sheriff Dan Lamb.

Por supuesto, estamos ante una novela ligera y con esa frescura que caracterizaba a la serie. El misterio es fundamental, y el caso vuelve a estar bien elaborado. Sin ser una obra maestra de las novelas del crimen, se lee rápidamente y te mantiene interesado durante todas sus páginas. No busca sorprender especialmente, no intenta que descubrir al violador sea una cosa de quitarse el sombrero. El foco principal está puesto en Veronica, en su forma de actuar y de moverse para llegar hasta el final del asunto, con su sarcasmo por bandera y su obsesión por no dejar las cosas a medias.

Eso sí, no creo que sea un libro que pueda leerse alguien que no haya visto la serie. Es cierto que cada vez que aparece un detalle del pasado (y los hay a paladas, de hecho es parte de la gracia, jugar con la nostalgia de quienes amábamos la serie) se encargan de poner en situación al lector con un par de líneas. Y sí, por aquí circulan multitud de personajes a los que vimos en su momento. Por supuesto, está Logan (NoPiz, por supuesto, Team Logan al poder), y también Mac y Wallace. Y como en la serie, el noventa por ciento, es ella, Veronica.

Lo único malo que le he encontrado a este libro es que ahora sí, ya no hay más. La historia de Veronica Mars termina aquí.

De momento.

Rob Thomas… más, por favor.

Reseña: Fuego, de Joe Hill

107Para mí, en estos momentos, Joe Hill es una de las voces más estimulantes de la literatura. De hecho, creo que ahora mismo incluso por delante de su padre, aunque este tenga detrás un legado difícil de cubrir. Como sea, lo cierto es que El traje del muerto me pareció sublime en su momento. Tiene pasajes de verdadero terror y en un punto de la novela hace un giro hacia el road movie que me encandiló. Luego llegó Cuernos, y lo digo siempre sin miedo alguno: es uno de los tres libros que me han sacado la lagrimilla en mi vida. Cuernos está guardado con infinito cariño en mi biblioteca, un libro a no olvidar y cuya adaptación cinematográfica, dentro de que Daniel Radcliffe hacía un buen papel, se quedaba sosa respecto a lo que contaba la novela. Cosas que pasan. Y hace unos años, Hill nos sorprendió a muchos con Nos4ra2, un libro que bien podría haber escrito su padre en sus años buenos, y que también me mantuvo atrapado durante toda la lectura. Otro librazo.

Comprenderéis entonces que le tuviera muchas, muchas ganas a Fuego.

Lo primero que quiero destacar es la edición. Nocturna se ha marcado una matrícula de honor en este aspecto. Tapa dura, calidades de primera y un conjunto que hace al libro casi una obra de arte. Que se nota en su peso. Por el amor de todos los dioses del universo, ¿de qué está hecho ese libro? ¿De acero?

Metiéndonos en faena, tengo que decir que evité leer cualquier cosa sobre la novela, incluida la sinopsis. Cuando me puse con la lectura, no tenía la menor idea de lo que me iba a encontrar. Y por ser sinceros con la verdad, tengo que reconocer que al principio me decepcionó. Venía tan emocionado, esperando otro Cuernos, otro Nos4ra2 u otro El traje del muerto, que al principió pensé que me había equivocado de libro. Y le iba comentando a mi mujer: “llevo cincuenta páginas y aún no sé de qué va”. “Llevo cien páginas y no sé qué me quiere contar”. “Llevo doscientas páginas y no tengo la menor idea de a dónde quiere ir”. ¿Entendéis mi desasosiego?

Ok, Fuego es… lo siento, se presta a este tipo de comentarios… como una buena hoguera. Hay que empezar despacio para que el fuego termine cogiendo buen volumen. Joe Hill planta su historia lento pero seguro, contando lo que quiere contar (y lo que más adelante será necesario haber contado, aunque puede que no te des cuenta en el momento), para que cuando llegue a donde quiere llegar, estés tan comprometido que no tengas posibilidad de escape. Para mí, el punto clave son esas primeras doscientas páginas. A partir de ahí, me enganchó y no me permitió pensar en otra cosa hasta terminarlo.

¿De qué va Fuego? Pues a ver, parte de la gracia (y lo digo ahora, habiendo terminado el libro) es no saber hacia dónde va. Así que me limitaré a explicar por encima el punto de partida. El mundo sucumbe bajo una epidemia que se transmite vorazmente y que hace arder a los infectados. Basicamente es eso. La novela comienza con la enfermera Willowes viendo a un hombre entrar en combustión espontanea a través de su ventana, y a partir de ahí, todo es historia. No, no voy a contaros más.

Me sorprende la traducción del título de la novela. En original es Fireman y aquí han optado por Fuego. Lo cierto es que el título original cambia ligeramente el foco de atención hacia un personaje concreto de la historia. No afecta, obviamente, pero me llama la atención esa decisión.

Creo que Hill tiene la misma asombrosa capacidad que tiene su padre para crear personajes humanos, de carácter, con fuerza para sostenerse por sí mismos y con los que resulta sencillo empatizar. Y también para crear otros a los que resulta sencillo temer. Y aquí de esos hay unos cuantos. Y curiosamente, y eso me gusta de la novela, aquellos a los que más hay que temer en este libro no son villanos terribles, sino personas con miedo que se dejan arrastrar. La Historia nos ha demostrado en múltiples ocasiones que la masa no siempre es buena cuando se deja llevar. Y Joe Hill se esfuerza en demostrarlo una vez más.

Reseña: SuperHumor. Super López #17, de Jan

9788466658447El volumen 17 de estos recopilatorios de Superlopez nos trae tres historias, a saber: Tres pizzas y un muerto, El supergrupo contra los demoledores y Mambrú se fue a la guerra. Tres historias que nada tienen que ver unas que otras y que hacen de este volumen uno de los más diversos de todos cuantos ha habido hasta ahora.

Vamos a ver, Tres pizzas y un muerto es la típica comedia de enredo facilona en la que Superlópez se ve inmerso sin quererlo ni beberlo. Intenta recuperar ese aire fresco y divertido de Los cerditos de camprodón, Periplo búlgaro y historietas pasadas. Lo cierto es que no está mal y resulta entretenida de leer, pero tampoco cuenta nada nuevo.

A veces, cuando Superlópez se enfrenta a una de estas historias me da por pensar que igual me estoy haciendo mayor y ya no sé disfrutar de la misma manera de aquello que me encantaba cuando era niño.

Lo que pasa es que luego aparece una historia como Superlópez contra los demoledores y me doy cuenta de que no, que sigo siendo un niño por dentro y que Jan sigue teniendo momentos de gloria. Ya lo dije un par de volúmenes atrás: lo mejor que podía haber hecho Jan era resucitar al Supergrupo. Cada historia protagonizada por este peculiar grupo de superhéroes sin líder (o con demasiados) es un festival de risas. En este caso, además, nuestros amigos se enfrentan a la poderosa Liga de los justicieros, y sinceramente, creo que hacía tiempo que no me reía tanto con un Superlópez. KriptonMan y Mochuelo se llevan la palma. Y encima la historia tiene su punto de crítica a la especulación urbanística, con detalle a cierto macrohotel horroroso a pie de playa. En fin, una pequeña joya.

Por último llega Mambrú se fue a la guerra. Jan siempre se ha caracterizado por incluir en algunas de las aventuras de nuestro superhéroe favorito críticas a las situaciones sociales y políticas del momento. Además, bastante claras. En esta ocasión pone el ojo en algo de lo que se habla menos de lo que debería y que resulta ciertamente espeluznante: la captación que los grupos terroristas islámicos hacen con las redes sociales de jóvenes a los que arrastran a su guerra santa. El Mambrú que da título a la historia es un joven que decide enlistarse y acaba arrastrando a Judith con él. Y mientras ambos chicos se ven inmersos en una trama con cierta oscuridad (lo que se cuenta detrás del humor es terrible, en realidad), Superlópez emprende con Chico una búsqueda para encontrar a los dos chicos antes de que sea tarde.

En definitiva, buen volumen con dos historias sobresalientes y una que para mí se queda en el bien.

Reseña: El Último Argumento de los Reyes, de Joe Abercrombie

81n4R6mlr7L._SL1500_El último argumento de los reyes es la novela que pone fin a la trilogía de La primera ley y con la que Abercrombie se ha ganado, por méritos propios, un lugar en el pódium de escritores de literatura fantástica. Ese último argumento al que hace referencia el título es la guerra. No solo a la que se acerca en las novelas poco a poco, sino también es una referencia histórica. Esa frase, “El último argumento de los reyes” estaba grabada en los cañones de Luis XI.

Estamos ante una novela magnífica que da colofón a una trilogía espléndida. En mi opinión, no le sobra ni una coma. El desarrollo de personajes que ejecuta Abercrombie es digno de estudio. No solo por la capacidad de dotarles de personalidad y diferenciarles, que también, sino por la forma en que los ha ido tejiendo desde la primera página de la primera novela, para que a medida que va acercándose el final determinadas cosas adquieran sentido, tomen un cariz diferente y se revelen como fundamentales hasta los más nimios detalles. Sinceramente, de aplauso.

La historia de este tercer volumen se inicia pocos meses después del final de la segunda novela. Las cosas siguen más o menos igual en el norte, con el ejército de La Unión y los hombres del Sabueso intentando imponerse a Bethod, y también siguen más o menos igual en La Unión, con la revuelta de campesinos tornándose cada vez más peligrosa, el ejército en el Norte y la amenaza de los gurkos en el sur.

No quiero desvelar detalles de la trama. Solo deciros que la historia aquí presente se puede dividir bien en dos partes, una donde la trama se centra en dos puntos importantes (el Rey en La Unión y la guerra en el Norte) y una segunda parte donde encontramos la verdadera guerra, la que amenazaba con llegar desde el principio. Casi trescientas páginas de absoluta devastación, combates, asedios, estrategias, caos y muerte. Un verdadero viaje al horror bélico.

Los personajes de Abercrombie no son blancos o negros. Aquí la pureza no existe y todo tiene matices. Eso es, probablemente, lo que hace que la historia sea tan rica. La forma en que ha ido tejiendo la trama es fantástica, y este tercer volumen de la trilogía se guarda en la manga varios ases que te van a mantener pegado al sillón y ansioso por ir pasando páginas.

La parte mala, que se termina. La parte buena, que existen otras tres novelas ambientadas en el mundo en que se ambienta La primera ley.

Adivinad qué libros no tardarán en caer por aquí.

Reseña: Te Estoy Viendo, de Clare Mackintosh

teestoyviendoTengo que admitir, por aquello de ser honesto con la verdad, que cuando me dieron este libro me daba bastante pereza empezar con él. Sin embargo, me ha durado cinco días de voraz lectura, de no poder parar y de emoción sin pausa. Te estoy viendo es un thriller adictivo, terrible por lo real que resulta, lo sencillo que es imaginar que algo así puede ocurrir. Clare Mackintosh ha escrito un thriller impactante que se te va a quedar grabado en el cerebro durante un tiempo.

Sobre todo, la próxima vez que tomes el metro.

Te estoy viendo está narrado desde dos puntos de vista. Por un lado tenemos la historia de Zoe Walker, narrada en primera persona. Aquí conocemos a una mujer que podría ser cualquiera de nosotros en realidad, nuestra madre, nuestra hermana, nuestra mejor amiga. Trabaja en una inmobiliaria en el centro de Londres pero vive en las afueras, donde las casas son más baratas. Siempre realiza el mismo recorrido en metro para llegar al trabajo, a la misma hora, en el mismo vagón, sentada en el mismo sitio. Y una de esas tardes, por puro azar, descubre una foto suya en un anuncio situado entre los clasificados (agencias, servicios sexuales, acomapañantes…). La fotografía acompaña a un anuncio en el que se publicita una página web y un teléfono.

El segundo punto de vista de la novela corresponde a Kelly Swift, una agente de policía que trabaja en la red de transportes de Londres y que, para cuando comienza la historia, está investigando el, dicho con total ironía, estimulante caso de una mujer a la que le robaron en el metro únicamente las llaves de casa.

A partir de ahí, bueno, sin desvelar demasiado decir que Zoe Walker encontrará que la misma web se anuncia todos los días en el periódico pero con distintas fotografías de diferentes mujeres… y pronto se dará cuenta de que una de ellas coincide con una chica que denunció el robo de sus llaves en el metro. Y otra de ellas coincide con una chica que ha sido violada y asesinada.

Lo siguiente es obvio: alguien está vigilando sus movimientos.

No quiero desvelar más de la trama, pero puedo afirmar que el libro es adictivo. La trama se desenvuelve con facilidad, a buen ritmo, y los dos personajes principales están perfectamente construidos para que como lector vivas el miedo que paraliza a Zoe cada vez que escucha pasos a su espalda, o piensa que hay alguien mirándola, o que alguien se le acerca y le dice algo. ¿Es ella un objetivo? ¿Alguien está siguiéndola de verdad o se trata de una macabra broma?

Por otro lado, Kelly es un personaje con suficiente fuerza para ser protagonista en exclusiva de una novela. Aquí comparte ese protagonismo, pero sí, podría viajar sola sin problema. El background de Kelly es importante para la historia. Solo decir que el trabajo que realiza cuando da inicio la novela es una especie de castigo por haberle dado una paliza a un detenido dos años atrás. Las razones, mejor que las descubráis vosotros.

Los dos arcos narrativos se entrecruzan en varias ocasiones. La historia de Kelly siempre está centrada en la investigación, mientras que la de Zoe es más variada, contándonos no solo el cómo vive ella ese miedo a estar siendo perseguida, sino también escenas de su vida familiar (está divorciada, tiene dos hijos y una nueva pareja… y el miedo es un importante acicate a la hora de transformar las relaciones de quien lo sufre).

De vez en cuando, aparecen breves fragmentos que parecen narrados por la persona que está detrás de todo, el villano de la historia. Pensamientos, algunas bravuconadas, y la prepotencia de saberse más listo que los demás.

Bien, creo que os he dejado bastante claro que la novela me ha encantado. Sin embargo, no puedo darle una puntuación perfecta. El desenlace de la historia me ha dejado un sabor agridulce. A ver cómo me explico: no soy muy amigo de las coincidencias. Creo que en una historia como esta las coincidencias son recursos sencillos para sacar adelante una historia por el camino fácil. Bien, puedo admitir una coincidencia como punto de partida (Zoe Walker ve por casualidad su propia foto en el periódico), pero en Te estoy viendo llega un momento (al señalar al villano) que provoca que todo lo contado hasta ahora no sean más que coincidencia tras coincidencia. De acuerdo, lo que busca es el golpe de efecto, y más de uno sí que consigue, pero en mi caso, habría preferido menos golpe de efecto y más realismo. A fin de cuentas, toda la novela produce una sensación de agobio gracias a lo cercano de su historia, y ese efecto se pierde a la hora de rematar.

Obviamente, eso es subjetivo. Nada más que la sensación que he tenido yo al final. Y no resta para nada lo bien que lo he pasado leyéndolo y lo mucho que os recomiendo que os hagáis con este libro.

Reseña: Estás sola, de Alexandra Oliva

estassolaComo fan mil veces declarado del reality show Survivor (la versión americana, no el sucedáneo de papel cuch) lo cierto es que este libro tenía bastantes puntos para engancharme solo con la sinopsis.

El punto de partida es sencillo: Doce participantes de un concurso de supervivencia extrema (el componente estratégico de Survivor aquí no aparece, maldita sea) han de mostrar ante las cámaras que son capaces de valerse por sí mismos mientras superan desafíos grupales e individuales de distinta índole pero siempre relacionados de alguna manera con la supervivencia.

La historia de Estás sola está narrada en dos líneas temporales que se van alternando y que buscan confluir en la recta final del libro. Por un lado tenemos el concurso. Nos sirve para conocer a Zoo, el sobrenombre que los productores del programa le dan a la protagonista absoluta de la historia, y a sus once competidores. En esta línea temporal lo que prima es el interés por el concurso, las distintas personalidades de los participantes y cómo afectan al desarrollo del juego, y cómo vamos descubriendo que Zoo es una mujer de armas tomar.

Pero es la segunda línea temporal la que da título al juego. Aquí, Zoo está sola, en medio de lo que ella cree que es un desafío individual en el que tiene que valerse por sí misma. Ni siquiera la acompaña un operador de cámara, no sabe si lo está haciendo bien o no, si sus compañeros lo están haciendo mejor o peor. No sabe nada, solo que sus límites están siendo puestos a prueba y que lo que buscan los productores es arrastrarla hasta el punto en que ya no pueda más y abandone el programa.

Solo que nosotros, como lectores, sabemos que no es así de verdad. Algo grave ha ocurrido, una pandemia a nivel global que ha acabado con gran parte de la población. Zoo no lo sabe, pero está sola de verdad y los peligros a los que se enfrenta no están milimétricamente vigilados para detenerse si en algún punto su vida corre peligro de verdad.

Como novela, Estás sola funciona. Es entretenida, tiene unos personajes muy bien construidos y una protagonista con la que resulta sencillo empatizar (aunque en ocasiones cuesta creer que pueda mantener su percepción sesgada sobre que sigue en el programa, pero bueno, es un detalle menor). La autora, Alexandra Oliva, ha tomado cursos de supervivencia extrema y eso se nota en la historia.

Cuando habla sobre técnicas de construcción de refugio, depuración de agua, encendido de hogueras, etcétera, lo hace con buen tino y sabiendo lo que dice. La trama es ágil y el lenguaje que utiliza es directo y sencillo. Un buen libro capaz de engancharte a poco que te gusten las historias en las que los personajes han de valerse por sí mismos para sobrevivir a lo impensable.

Reseña: Los Muertos Vivientes #26. Llamada a las Armas, de Robert Kirkman, Adlard y Rathburn

losmuertosvivientes26Después del sangriento final del volumen #25 era evidente que lo que venía iba a tratar, sobre todo, dos puntos: por un lado, la manera en que los supervivientes hacen frente a las dolorosas pérdidas; por otro lado, la manera en que se preparan para la guerra contra los susurradores.

Aquí, Dwight asume un papel importante como entrenador de las nuevas fuerzas armadas de Alexandría. Rick ha decidido que quiere formar un ejército con el que poder defenderse (y atacar) y está dispuesto a llevarlo hasta las últimas consecuencias. En este volumen se nos dan algunas pinceladas sobre personajes como Gabriel, que decide apuntarse a ese ejército como manera de redimirse y al mismo tiempo para cuidar de su “rebaño”, o Carl, que está viviendo su historia de amor lejos de la sombra de su padre. En el volumen anterior además vimos una decisión de Maggie que probablemente le traiga problemas en el futuro.

Al mismo tiempo, Eugene consigue hacer funcionar la radio e, inesperadamente, contacta con alguien. Las conversaciones que mantienen son un juego del gato y el ratón. Ninguno quiere desvelar más que el otro por miedo a poner en peligro a su propia gente. ¿Es posible confiar en esa nueva voz? ¿O será un nuevo peligro que vendrá después de los susurradores y que Kirkman ya nos está adelantando? Iremos viéndolo.

También tenemos la opción de conocer un poco más de cerca a los susurradores, su forma de hacer las cosas, de actuar y de pensar. Estos tipos no están bien de la cabeza, o tal vez hacen lo que es necesario para sobrevivir. En nombre de eso tuvimos a los dos villanos más temibles de la serie, el Gobernador y Negan. Está por ver si los susurradores se convierten en los siguientes.

En Llamada a las armas hay un protagonista absoluto y no es Rick. Aquí, quien se roba cada escena en la que sale (y vuelve a salir bastante, además) es Negan. No quiero contaros nada, pero su arco de trama en este volumen es fantástico. La personalidad de este tipo es brillante y cada movimiento que hace está tan perfectamente calculado que resulta magnífico. Cuidado con él que vuelve a las andadas.

Dejadme que os diga una cosa: el final de este volumen puede que no sea todo lo inesperado que podría desearse, pero desde luego abre unas vías ciertamente interesantes. Y tome cualquiera de los dos caminos posibles que tome, lo que nos espera va a ser estimulante. Sí, The Walking Dead ha vuelto a coger carrerilla y a nada que tome impulso ya sabemos que aquí puede morir hasta el apuntador.

Reseña: Antes de que los cuelguen (La Primera Ley II), de Joe Abercrombie

antesdequeloscuelguenLa frase que da inicio a este segundo volumen de la trilogía La Primera Ley es bastante reveladora: «Hay que perdonar a los enemigos, pero nunca antes de que los cuelguen». Tras el final del primer volumen (La voz de las espadas) estaba bastante claro que las cosas se iban a poner tensas. La Unión está en guerra contra Bethod, el hombre que se hace llamar “El Rey de los Hombres del Norte”, y al mismo tiempo en el sur los gurkos pretenden reconquistar la ciudad de Dagoska aprovechando que La Unión tiene a todas sus tropas en el norte.

La trama de este segundo volumen está dividida en tres corrientes bien diferenciadas. Por un lado tenemos a Glokta, enviado a Dagoska para asegurarse de que la ciudad no caiga y a descubrir qué fue del anterior supervisor, que desapareció en misteriosas circunstancias. Aquí nos encontramos con una trama variopinta, con un misterio por resolver y con lo que parece una misión imposible. Los gurkos se encuentran a las puertas de la ciudad y el ataque es inminente. Las defensas son pobres, los hombres escasos, las posibilidades de recibir refuerzos nulas y por sui fuera poco, es evidente que hay algún traidor en la ciudad. Desde el principio, Glokta sabe que ha sido enviado allí a fracasar y a morir… con su peculiar forma de afrontar las cosas, Glokta hará todo lo posible por cumplir con su misión, aunque esté condenada al fracaso.

En segundo lugar tenemos al Coronel West en el norte, y a Sabueso, Tres Árboles, Dow, Tul y Hosco. Aquí las cosas no parecen estar en mejor lugar que en el sur. Añadámosle un poco de frío y nieve. El aroma de la guerra viene solo y en esta parte de la historia vamos a ver grandes batallas, alianzas peculiares, sufrimiento y mucha sangre.

Y luego está la tercera trama del libro, la que se roba la mayor parte del tiempo y que es probablemente la que más espera el lector. La compañía encabezada por el Primero de los Magos y que lleva en sus escasas filas a personajes tan distintos entre sí como son el Sanguinario, Jezal, Pieslargos, Quai y Ferro. Aquí es donde Abercrombie demuestra que es un maestro en la creación de personajes (ojo, creo que Glokta es uno de los mejores personajes del libro, y personalmente me fascina Sabueso también). Aquí tenemos una compañía de seis integrantes en la que la mitad odia a la otra mitad. El desarrollo de las personalidades de estos personajes es sublime, sinceramente. Y el viaje que Abercrombie realiza con ellos, cómo utiliza a Nuevededos para hablarnos de la necesidad de generar confianza, cómo viaja con Jezal desde el orgullo más desagradable, o cada aportación de ceño fruncido por parte de Ferro…

Los motivos del viaje se nos van explicando a medida que la historia avanza, pero es el viaje en sí, la forma de pensar de ellos, la manera en que las circunstancias les van cambiando sin remedio… aunque solo fuera por esto el libro ya me parecería magnífico. Si además contamos con los tambores de guerra que resuenan en el norte y en el sur, malos tiempos para La Unión… Buenos tiempos para los lectores de libros de Fantasía.

Desde luego, Antes de que los cuelguen es una lectura apasionante.