Archive for Víctor Blázquez

Reseña: Un misterio en Toledo, de Anne Perry

unmisterioentoledoLa última novela de Anne Perry está ambientada a finales del siglo XIX. Por tanto, el ambiente victoriano está presente en cada una de sus páginas y en todos los sentidos. No solo el escenario, los personajes y las tramas transcurren en la época. Parece que el ritmo también se contagia de los aires victorianos. Vayamos por delante: se me ha hecho muy lento. Anne Perry narra con estilo pausado, prestando atención a los detalles, y dejando los giros sorprendentes para la recta final.

Esto no quiere decir que sea un mal libro. El misterio que rodea a la trama está bien hilado y los personajes resultan interesantes (he echado de menos que Charlotte tuviera un mayor protagonismo, pues me parecía un personaje de lo más intrigante), y en general la historia tiene los ingredientes necesarios para atrapar.

Nos encontramos en una época convulsa a todos los niveles. Algo importante en esta historia, pues el contexto histórico es relevante. Y al respecto de la trama, la historia arranca cuando Sofía de la Cruz llega a Londres procedente de España y empieza a predicar un evangelio que muchos tachan de blasfemo. Así, le encargan a Thomas Pitt que proteja a la mujer y al mismo tiempo al Gobierno de Su Majestad ante cualquier situación bochornosa que pueda surgir de las acciones de Sofía. El problema es que, ni bien le es encomendado el caso, Sofía desaparece y dos de sus fieles son asesinadas. Ahora, Pitt deberá resolver el misterio y descubrir si la desaparición de Sofía ha sido voluntaria o alguien ha hecho que desaparezca.

Pitt no estará solo en su investigación. Le ayudarán su mujer (Charlotte, ya he comentado que para mí uno de los personajes más interesantes), su abuela Lady Vespacia (otro personaje con fuerza y de los que te sacan una sonrisa de vez en cuando) y su mejor amigo.

Y así, con tintes románticos, de misterio y victorianos, la trama de Un misterio en Toledo nos lleva de la mano y nos mantendrá intrigados hasta su resolución. Ojo, Anne Perry se ha dejado para el final alguna sorpresa. No esperéis estar al tanto de todo y creer que sabéis lo que está pasando. Es bastante posible que al final te sorprenda.

Anne Perry no es una autora nueva. Su estilo y el tipo de novela que escribe son bien conocidas. Si es tu tipo de lectura, no dudes en hacerte con Un misterio en Toledo.

No te defraudará.

Reseña: La Escritora, de Carmen Conde

laescritoraEn La Escritora he encontrado una historia mucho más intrigante de lo que podría parecer al leer la sinopsis. De hecho, creo que es bastante mejor no leer la sinopsis (aunque bueno, en realidad opino esto del noventa y nueve por ciento de los libros que leo). A ver, aquí nos encontramos con un asesinato digno de una buena película de terror, un cuerpo que ha sido devorado en vivo por cientos de ratas, sin poder hacer nada por defenderse.

Quien encuentra el cuerpo, además, es una escritora con síndrome de Tourette (un síndrome que le hace tener cientos de tics, espasmos y proferir insultos y maldiciones sin poder controlarlo). Esta escritora en concreto trabaja como negro para una editorial, escribiendo libros que salen publicados con otro nombre, y a la que acaban de dar la excelente noticia de que ella escribirá la nueva novela de la autora superventas Dana Green (maravillosa la explicación de este nombre, que también es un seudónimo). De hecho, Dana Green es el cadáver. Y de hecho, tanto nuestra escritora como el director de la editorial parecen estar implicados de alguna manera en el caso.

Y hasta aquí puedo escribir sin desvelar demasiado de la trama. Por aquí ronda también un policía que será el encargado de lidiar con nuestra protagonista y tratar de descubrir quién se encuentra tras el asesinato de Dana Green… que por supuesto solo será el primero.

En líneas generales, buen argumento, intrigante, con un par de giros inesperados que hacen de su lectura algo más ameno e interesante, con dos buenos protagonistas (tanto el policía como nuestra escritora son dos personajes escritos con mimo y con un perfil cuidado), con un ritmo que no se detiene y una escritura ágil y ligera.

Si tuviera que mencionar algo que no me ha llegado a cuajar sería la relación que se establece entre los dos protagonistas. O yo me salté algún capítulo o algo no terminó de cuadrarme. Pero independientemente, la historia no cojea por eso ni deja de ser emocionante. Hay que destacar que Carmen Conde mueve a los personajes con la soltura de un buen jugador de ajedrez. Y como lectores solo una pregunta nos remueve el cerebro a medida que la historia avanza: ¿Quién está detrás de los asesinatos?

Bueno, de acuerdo, dos preguntas. ¿Y por qué?

Desde Barcelona a las costas gallegas, esta historia esconde muchos más secretos de los que uno podría sospechar. Y os hará dudar en más de una ocasión, hasta la recta final.

Mi enhorabuena a Carmen Conde.

Reseña: Sombras de Identidad (Nacidos de la Bruma V), de Brandon Sanderson

Sombras de identidadQue Brandon Sanderson publique una novela siempre es una buena noticia para los aficionados al género fantástico. Que además esa nueva novela forme parte del universo que comenzó con aquella maravilla que es El imperio final, pues tanto mejor. Y es que El imperio final dio comienzo a la saga conocida como Mistborn (en español, Nacidos de la bruma), una de esas series de libros que todos deberían leer. La historia que comienza en El imperio final se alargó durante una trilogía entera (los otros dos volúmenes son El pozo de la ascensión y El héroe de las eras) y todo parecía indicar que ahí se acababa la historia.

Pero para Sanderson, el universo que había creado daba para mucho más, de forma que el cuarto volumen (Aleación de ley) encajaba a la perfección en el mundo que había creado, aunque ocurría doscientos años después de los hechos narrados en la trilogía, en un mundo que había evolucionado a una suerte de Far West, y con un trío protagonista que cautivaba a los lectores desde casi la primera página.

Pues bien, Sombras de identidad comienza poco tiempo después del final de aquel Aleación de ley. Sanderson explica en una nota introductoria que varias obligaciones le llevaron a retrasar la escritura de este volumen, pero que ahora que ha podido centrarse de nuevo está todo preparado para la llegada de un sexto y séptimo volúmenes. O sea que tendremos metales para rato.

El universo creado por Sanderson es absolutamente increíble. Existe una especie de magia que no es tal en realidad y que tiene que ver con el uso de los metales. Sinceramente, es demasiado complicado explicarlo en unas líneas, pero lo mejor que tiene es que todo suena lógico, creíble y factible en las novelas. Y comprensible, que tampoco es moco de pavo.

Los personajes siguen siendo uno de los puntos fuertes de sus novelas. Aquí Waxillium sigue siendo el rey de la función, un personaje mucho más limitado en poderes de lo que era Vin en la trilogía inicial, y eso le hace también más humano. El contrapunto cómico (y surrealista) lo pone su compañero de batallas, Wayne, un hombre obsesionado con los sombreros, capaz de ralentizar el tiempo y de imitar a la perfección a cualquiera que desee. Wayne es, una vez más y como ocurría en Aleación de ley, lo mejor del libro. Y cerrando el trío protagonista, Marasi, que pone el punto de lógica y realidad necesarios.

La trama de Sombras de identidad es pura novela negra. Hay un nuevo asesino en la ciudad y parece que está amenazando la vida del gobernador. Waxillium debe investigar las pistas y tratar de detenerlo antes de que la ciudad sucumba al caos. Obviamente, porque estamos hablando de Sanderson, la trama principal está aderezada de cientos de cosas más. En este caso hay referencias a la política, a la corrupción, la importancia de la historia y al funcionamiento de las clases sociales, factores todos que referencian a nuestra realidad de una forma sutil.

Pero además Sombras de identidad tiene un detalle más. Está mucho más conectado con la trilogía inicial de lo que en apariencia lo estaba Aleación de ley. Aquí hay referencia directa a los hechos que acontecieron entonces, e incluso nos reencontramos con dos personajes de aquella primera trilogía. Y no digo más al respecto, pero puedo asegurar que son momentos que emocionan y que además, aventuran que algo más grande está por llegar. De nuevo, conociendo a Sanderson, podemos estar seguros de que esos fragmentos son apenas unas piezas de un puzle que ya se está moviendo.

Reseña: Babujal, de Darío Vilas

babujalDarío Vilas es uno de esos escritores a los que hay que seguir la pista, uno de esos autores que merecen mucho más de lo que venden, de los que cuando descubres se te cuelan entre los huesos y generan raíces allá donde nacen las sensaciones. A nadie debería extrañarle que ganara el premio Nocte con El hombre que nunca sacrificaba las gallinas viejas (que me gustan a mí los títulos largos…) hace unos años.

Su siguiente incursión literaria tras hacerse con el galardón fue la fantástica El tiempo como enemigo, que publicó con Editorial Base y que reseñé en su momento en esta misma página. Tras eso vino una colección de relatos ciertamente… peculiar. De título Cacahuete, contenía varias locuras salidas de la mente de este gallego y era un experimento de lo más disfrutable. Y ahora ha regresado a la novela con Babujal, un título que puede sonar extraño a quien no reconoce la palabra o a quien no ha leído El tiempo como enemigo.

El Babujal que da título a la novela es, para quien no lo sepa, un demonio del folklore cubano; un cuento de viejas para asustar a los niños y mantenerlos en la senda del bien. Lo que viene a ser la versión tropical del coco, vamos. Ya en El tiempo como enemigo se mencionaba al Babujal y… bueno, no es la única relación que se puede encontrar entre ambas novelas, pero esa es otra historia y no es este el lugar de analizarla. Solo decir que, aunque ambas novelas se pueden leer por separado y que aparentemente nada las une, existe un universo común entre ambas y descubrirlo es… bueno, muchísimo más entretenido.

Ok, el Babujal es el coco cubano, pero que eso no os lleve a pensar que estamos ante una novela de terror. Nada más lejos de la realidad. Con Babujal Darío Vilas entreteje una trama de misterio donde lo que se cuenta es tan importante como lo que no se cuenta (de hecho, me atrevería a decir que es bastante más importante lo que no se dice). La trama se divide en tres caminos que van entrecruzándose, tres líneas temporales, tres generaciones de una misma familia, y los secretos, mentiras y verdades que afectan a unos y a otros. Porque al final, esta es una historia que podría ser real. Da comienzo durante la guerra civil española, con dos hermanos del bando nacional que intentan escapar de la batalla de Belchite. Continúa con los preparativos de la comunión de la hija de uno de ellos (celebración que supone, además, el momento cumbre de la historia, tal como anticipa el prólogo), y se cierra con esa misma niña casi treinta años más tarde, teniendo que regresar a España a afrontar una serie de cosas de las que ha huido toda su vida. Y estas tres líneas temporales se van desenvolviendo con mimo, entrecruzándose unas con otras y jugando con el lector de la misma manera en que juegan con nosotros los secretos que nos ocultamos y las verdades que no nos decimos.

Y la sombra del Babujal por encima de todo. La sombra del coco.

Babujal es una joya. Una de esas historias fascinantes que atrapan y hacen que te involucres en lo que te cuentan. Vilas narra con precisión, crea personajes con fuerza y carácter y sabe perfectamente lo que tiene que decir para expresar lo que quiere. Y, como decía, también sabe lo que tiene que no decir. No esperéis una novela que os trate como a tontos explicándoos hasta el más mínimo detalle. Eso no le interesa a Darío Vilas. Él quiere que pienses, que descubras, que sientas y que disfrutes.

Y yo te animo a que lo hagas.

Reseña: Quien pierde paga, de Stephen King

quienpierdepagaCon este título que los traductores patrios se han sacado de la manga para evitar traducir el original inglés (Finders keepers), llega la esperada continuación de Mr. Mercedes (que por cierto, tampoco respetaba la idea del título original). En esta ocasión, el autor de Maine aparca a Brady Hartsfield. Sí, en efecto, el odioso villano del Mercedes apenas tiene un par de apariciones en esta novela, y dadas las circunstancias en que terminó el primer libro, son apenas eso, apariciones. Aunque, eso sí, dejan claro que el cierre de la trilogía le tendrá a él por medio. O eso parece apuntar.

En fin, metiéndonos en faena con Quien pierde paga, tengo que decir que su arranque es puro King. Si algo tiene el Rey del Terror es una facilidad pasmosa para crear personajes, describir momentos vitales y hacerlos tan creíbles que llegas a sentir que les conoces en persona. En esta ocasión King nos presenta dos líneas temporales separadas entre sí por algo más de treinta años. En la primera, la más antigua, Morris Bellamy ejecuta a sangre fría a un gran novelista. Y no lo hace por despecho o porque quiera robar su fortuna. Morris está enfadado porque el autor traicionó la esencia de su personaje principal, o al menos eso piensa él. Y de paso, robar los cuadernos en los que ha seguido escribiendo durante los años de retiro autoimpuesto.

La historia de Bellamy es la historia de una obsesión, de un fanatismo tan extremo como el que King ya retrató en Misery. Una historia que va encajando como las piezas de un buen puzle con la historia de Peter Saubers, la segunda de las tramas de esta primera parte, localizada en la actualidad. La suya es una historia de desesperación, la de un niño que ve como su vida va directa al desastre después de que sus padre resulte herido de gravedad en, ¡tachán!, el ataque de Brady Hartsfield y el Mercedes. Peter Saubers, que se da de bruces con un cofre enterrado en el campo que se encuentra detrás de su casa.

No quiero desvelar cosas de la trama, aunque tampoco esperéis encontraros con una historia con giros asombrosos y recovecos de la historia que os hagan estremecer. De hecho, superada esta primera parte del libro, lo cierto es que la cosa decae bastante. A mitad del libro aparecen en escena los tres protagonistas de la primera novela, con Hodges a la cabeza, pero ni siquiera eso consigue remontar una trama que no logra despegar del todo.

El mayor problema de Quien pierde paga es la simpleza de lo que cuenta. Para haber salido de la mente de un tipo como Stephen King, la novela no logra despegar del todo. Las motivaciones de Bellamy están bastante claras, su forma de actuar es coherente durante toda la novela, y Peter Saubers también parece un personaje de carácter y fuerza hasta que el libro llega a la mitad de su recorrido, y entonces pierde fuelle. Si uno se sienta y quiere entrar en su juego, puede llegar a comprenderlo, pero yo no sentí en ningún momento que estuviera justificado del todo el giro que Saubers sufre a mitad del libro. Y en consecuencia, el resto de la trama se me hizo un poco cuesta arriba.

Por lo demás, Quien pierde paga es Stephen King y eso es lo que vais a encontrar aquí dentro. Sin monstruos ni momentos terroríficos, eso sí, pero una narración ágil y directa, con descripciones precisas y justas, diálogos coherentes con los personajes y unos personajes (quitando esa segunda parte de Saubers) brillantes.

Que por cierto, King no logra reprimir del todo su faceta de escritor fantástico. Apenas unas pinceladas, sobre todo en el epílogo, pero ahí están. A mí, al menos, me hicieron sonreír.

Una verdadera pena, porque disfruté mucho de Mr Mercedes y sin embargo este Quien pierde paga me ha dejado bastante frío.

Reseña: El Club de los Mejores, de Arthur Gunn

EL-CLUB-DE-LOS-MEJORESQue Arthur Gunn es el pseudónimo que ha utilizado Claudio Cerdán para esta novela no es ningún secreto. De hecho, lo pone en la solapa. Y ahora, de la mano de Ediciones B, nos trae una novela cargada de secretos, pero de los que llevan un precio atado a ellos. De promesas y castigos. De infancia y de todo aquello que significa cuando nos volvemos adultos y tratamos de dejar atrás el pasado.

El club de los mejores (nada que ver con los famosos patos de la trilogía Disney) es la nueva incursión de Claudio Cerdán en la novela negra. Desde luego, es un autor que se muestra capaz y firme en varios géneros. Le hemos visto tocar la suciedad de la novela negra realista, el surrealismo del subgénero zombie, la novela histórica… Un autor ecléctico al que no le gusta anclarse a un género.

Con un ritmo que envidiarían muchas películas de Hollywood, estamos ante un thriller que podría pasar fácilmente al celuloide. La trama lo permite, los personajes están bien trazados, y esa mezcla de infancia de final abrupto y reunión tanto o más traumática años después ya ha funcionado en otras ocasiones.

Aquí, el club de los mejores al que hace referencia el título, es el nombre de la pandilla protagonista, un grupo de amigos que intentan superar la infancia a su manera. Años después, uno de ellos aparece en la casa de Walter para pedirle ayuda. Su mujer ha sido secuestrada y no sabe a quién acudir. Y a partir de ahí, una buena madeja de misterio, del que se va desenrollando con cautela pero de manera continua, trayéndonos de vuelta el pasado y sacando a la luz aquello que debería permanecer siempre oculto.

Este tipo de historias siempre han ejercido un poderoso magnetismo sobre mí. Desde que leyera It hace ya casi veinte años, siempre he pensado que las novelas protagonizadas por niños tienen una fuerza especial. Independientemente de que transcurran sobre las lindes del terror o del thriller, como es el caso.

Lo cierto es que poco se puede hablar de este libro sin desvelar información importante. A mi modo de ver, es una historia con fuerza, de las que enganchan, y que maneja con soltura la información que entrega al lector para mantenerle atrapado entre sus más de cuatrocientas páginas. Un buen libro con el que esperemos que Claudio Cerdán pueda hacerse un hueco en la primera división literaria de este país. Ya sea con su nombre o como Arthur Gunn, eso es lo de menos. Lo importante es que nos siga regalando pequeñas joyas como esta.

Reseña: Freaks´Squeele #2 (Los caballeros que ya no dicen NI), de Florent Maudoux

Freaks' Aqueele IEl primer volumen de Freaks´ Squeele ya me gustó en su momento. A partes surrealista, con un humor curioso y resultón, un dibujo que en ocasiones evoca al manga y en otras resulta incluso hiperrealista, la historia de estos tres cuasi inadaptados metidos en una universidad para superhéroes y que se ven abocados a formar grupo para intentar superar el curso… bueno, engancha.

Cuando cogí el segundo volumen y vi la referencia a Los caballeros de la tabla cuadrada de los Monthy Python pocas dudas me quedaron en la mente sobre la posibilidad de que no me gustara.

La historia continúa donde la dejó el primer volumen. Nuestros tres protagonistas necesitan un sitio donde dormir y Sombra les ofrece su humilde morada… en medio de un tenebroso bosque. Tampoco es que les vaya a durar demasiado. A sus problemas de habitabilidad se le suma la nueva tarea escolar: crear un plan de supervillano para conquistar el mundo y conseguir que algún profesor avale la idea.

Parece fácil, pero claro, nuestro trío protagonista es… bueno, peculiar. Y para poder conseguir aprobar el proyecto primero tienen que ser capaces de sentarse y hacer una lluvia de ideas que les lleve a algún sitio. Y Freaks' Aqueele 04para eso necesitan tener un sitio donde dormir. Y… bueno, ya os podéis imaginar.

El caso es que consiguen una idea. De hecho, es a partir de ese momento donde la acción de este segundo volumen se dispara. Al igual que pasaba en el primer libro, donde la recta final incluía una gloriosa batalla en la sauna, en esta es el plan de nuestros protagonistas lo que lleva directos al desastre, como era de esperar. Y la verdad, la idea en sí es tan rocambolesca, lo que deben hacer para conseguir llevarla a cabo, bueno, pues resulta un viaje donde la carcajada está asegurada (ese caballero… sus motivaciones… y los que dicen ni…)

Maudoux tiene un estilo peculiar. Está claro que sus personajes son el alma del libro y que desarrolla la historia con un tempo interesante, mezclando con soltura las aventuras y el humor y aderezando el resultado con una pizca de acción.

Y que tire la primera piedra el que no esté deseando que Cambialín consiga su objetivo.

Ah, y el final… pues invita a coger el tercer volumen lo más rápido que se pueda. Porque es un clifhunger en Freaks' Aqueele 02toda regla, y además uno que cabía esperar a medida que se iba desarrollando la historia. Porque encima es eso, que tiene cierta lógica.

Por otro lado, no es de extrañar que el autor haya sacado un spinof de Funeral, porque es un personaje intrigante y carismático que llama a querer saber más de él.

¡Ni!

Reseña: Las Primeras Quince Vidas de Harry August, de Claire North

Las-quince-primeras-vidas-de-Harry-August-PortadaNo había oído hablar de este libro, no conocía a la autora y la editorial tampoco me sonaba de nada. Sin embargo, el título hizo que me parara delante de la caseta de la feria del libro de Madrid y la sinopsis me picó la curiosidad. Mi mujer, que de mí sabe bastante, me lo compró a escondidas y me lo regaló.

Bueno, pues ha sido una de las lecturas más apasionantes que recuerdo en mucho tiempo. Una de esas historias que te fastidian por no haberla tenido tú, de las que despiertan tu imaginación y te hacen volar a cientos de lugares, ponerte en la piel del personaje protagonista y soñar.

Si me pidieran que definiera Las quince primeras vidas de Harry August en una sola frase lo tendría muy claro: Es el día de la marmota pero en vidas enteras.

Me explico: Harry August nace en la década de los veinte del siglo pasado. Vive su vida lo mejor que puede, una vida cualquiera que no destaca especialmente y que transcurre de una forma normal hasta su muerte a finales de siglo. Pero entonces vuelve a nacer, en el mismo sitio, a la misma hora, y a la edad de dos o tres años recupera los recuerdos y la consciencia de toda su vida anterior. Y así una y otra vez.

Eso le permite adquirir conocimientos superiores, incluso enriquecerse, viajar… etc. No sé, todo lo que podáis imaginar y bastante más. Si tuvierais la posibilidad de tener vidas infinitas.

No es una novela para cualquiera. Su estilo narrativo es muy ágil y se lee en un suspiro, prácticamente podríamos decir que es una novela que se bebe sola, pero la forma en que la autora decide contar la historia no es lineal. Salta adelante y atrás a lo largo de las diferentes vidas de Harry August, cosa que ayuda también a que el ritmo no se pierda en ningún momento pero que, entiendo, puede que haya lectores a los que no les guste. No es mi caso, pues me ha parecido un libro fascinante que recomendaría sin dudarlo.

Harry August es un personaje muy bien construido. Su forma de ser resulta comprensible y creíble. Sus acciones resultan naturales, su reacciones también, y las cosas que decide hacer en cada una de sus vidas resultan lógicas al lector.

Obviamente, el libro no habla únicamente sobre un tipo que vive vidas infinitas sin más. Desde prácticamente la tercera página se cierne sobre nosotros una brutal amenaza: el mundo se acaba y el fin se está acelerando, por culpa de alguien como Harry, capaz de vivir vidas infinitas, que está dedicándose a cambiar los acontecimientos de la historia. Entiendo que os imagináis quién va a convertir en su cruzada particular el impedir que esto suceda.

Harry no es el único que vive vidas infinitas. Al resto nos llaman los lineales, porque únicamente tenemos una vida. Y ellos, la mayoría se agrupan en el Club Cronos, creado para facilitar que los primeros años de vida de los uroboros (que es como se hacen llamar) sean sencillos y no se limiten a tener que acudir una y otra vez a la escuela, por ejemplo.

Hay muchas más cosas. Lo cierto es que es un libro muy redondo a nivel de trama, narrativo y que Claire North ha creado todo un universo detrás de esta historia, la de una persecución, el gato y el ratón, el héroe que intenta impedir la destrucción del mundo, que podría explotarse mucho más. Desde luego, ha sido un viaje fascinante. Como ya he dicho antes, os lo recomiendo encarecidamente.

Reseña: Otros Reinos, de Richard Matheson

OtrosReinosHablar de Richard Matheson es hacerlo sobre uno de los principales autores de terror del siglo pasado. Fue él quien nos regaló joyas como Soy leyenda (que a pesar de sus tres versiones cinematográficas aún no ha tenido una adaptación tan buena como el libro, por más que la de Will Smith se le acerara) o El increíble hombre menguante.

Kelonia, por su parte, es una editorial pequeña, de esas que sobreviven gracias al trabajo duro y una interesante selección de títulos. Que aquí decidieron lanzarse a la piscina y traer a España una novela inédita de Matheson.

Otros reinos es peculiar, eso que vaya por delante. No por la trama, que de hecho resulta en ocasiones hasta demasiado simple (e incluso juvenil), sino por el estilo con el que Matheson decidió narrar la historia. Vamos a ver si consigo explicarlo. El protagonista de la historia narra los acontecimientos en primera persona, son los hechos que le sucedieron cuando contaba con dieciocho años, sucesos fascinantes y fantásticos, a ratos aterradores, sobre los que no se ha atrevido a hablar antes… y ahora cuenta ya con ochenta y dos años. Ocurre también que, aunque en la época en que tienen lugar los hechos no lo era, en el momento de narrarlos nuestro protagonista tiene cierto éxito como escritor de novelas de terror que publica bajo un seudónimo.

Y he aquí el dato curioso: Para contar las cosas que le ocurrieron con dieciocho años pretende hacerlo sin dejar que entre en liza el escritor de novelas de terror, pero como incapaz de evitarlo, el escritor aparece de vez en cuando para acotar mediante el uso de paréntesis, determinadas frases, momentos y detalles. Hasta el punto en que parece que en ocasiones el narrador mantiene conversaciones consigo mismo, se alaba, se critica y mete baza.

Es cuando menos extraño. Ojo, en ocasiones es capaz de arrancarte una sonrisa o una buena carcajada. En otras te hace preguntarte que se fumaba Richard Matheson cuando escribió esta novela. Lo que es cierto es que esta novela no va a dejar indiferente a nadie. Su estilo es de los que amas o detestas pero no pasa inadvertido.

Y la trama, pues lo dicho, en ocasiones resulta sencilla y hasta juvenil, pero también es interesante. Y tiene algunos tramos que consiguen que te preguntes hacia dónde va la historia. A mí, personalmente, me fascinó todo el tramo inicial, cuando el protagonista habla sobre sí mismo, sobre su padre y sobre la relación que les unía. Y después sobre la guerra y lo que ocurre en las trincheras. A partir de ahí comienza el viaje fantástico del protagonista, que le llevará a descubrir que hay más cosas de las que se ven a simple vista. Aunque él se resista a creerlas.

Reseña: En las montañas de la locura, de H.P. Lovecraft

enlasmontañasdelalocuraEn las montañas de la locura es un clásico. Estamos hablando de un libro escrito en 1931 y que ha cautivado a miles de lectores a lo largo de los años. Guillermo del Toro, sin ir más lejos, lleva varios años intentando levantar una producción cinematográfica sobre este libro. Lovecraft, referente directo de autores de terror actuales.

Y bien, es innegable su valor como clásico, su estatus de referente, su potencia como novela en 1931 tuvo que ser ciertamente alucinante. Me lo puedo imaginar. Para el que no sepa de qué va la historia, es un texto escrito en primera persona por un geólogo que participó en una expedición al ártico que acabó descubriendo algo mucho más impactante y aterrador de lo que habían ido a buscar y que, años después y con este texto, intenta advertir a nuevos exploradores para que se mantengan alejados de aquel lugar. Porque lo que allí descubrieron, oculto tras unas montañas titánicas, alberga horrores inenarrables y descubrimientos que pueden darle la vuelta a cualquier conocimiento humano.

Lo cierto es que el texto es una narración espectacular. Lovecraft maneja el lenguaje con una capacidad doctoral (un cierto gusto que resulta excesivo por palabras como primigenio y eones). De hecho, es tan sencillo imaginar que esa es la forma de hablar del personaje que cuenta la historia que cierto excesos resultan comprensibles y aceptables.

Pero al igual que digo eso tengo que decir que En las montañas de la locura me ha parecido una hija de su tiempo. En 1931 debió resultar un bombazo, años después aún tuvo que seguir fascinando a lectores de todo el globo terráqueo, e innegablemente ha sido referente de cientos de libros y películas que han venido después (y me viene a la mente todo el inicio del primer Alien), pero hoy, 2016, la lectura resulta pesada. Muy pesada.

Para empezar porque poco de lo que cuenta resulta nuevo. El imaginario actual está lleno de historias similares (que como he dicho, muchas habrán partido de esta obra como referente) y no resulta fascinante lo que cuenta, no tanto como el cómo lo cuenta o el cuándo fue contado. La historia, por tanto, no golpea a la mente del lector de hoy. Y el ritmo resulta extenuante. Al final es un libro en el que juega con la tensión del estar a punto de sin llegar nunca a culminar. Excesivamente descriptivo (montañas, parajes, aparejos, recorridos, coordenadas, estratos, descubrimientos… apenas hay acción en el libro. Es cierto que tienen momentos que siguen siendo muy potentes (cuando Lake va narrando sus descubrimientos por radio al protagonista, incluida la disección de los extraños organismos que encuentra en la cueva) pero en general resulta lento y demasiado plano.

Y toda la recta final, en esa ciudad laberíntica que encuentran al otro lado de las montañas, bueno, ahí me dio la sensación de que Lovecraft optaba por perder la sensación de realismo y deductibilidad que había guiado a su protagonista hasta el momento para poder narrar los eventos pasados que jamás, de ninguna manera, el geólogo podría haber conocido. La forma en que está explicado es interesante, pero resulta poco creíble… dentro de lo increíble que es toda la trama, quiero decir.

En general, un libro que se me ha atascado. Al que reconozco sus cosas buenas y su importancia como referente pero que creo que ha quedado desfasado a todos los niveles.