Archive for Juande

Reseña: Hermosos y malditos, de Francis Scott Fitzgerald

Hacía tiempo que quería leer algo de este autor clásico, pero por unas y por otras, aún no había caído en mis garras, ninguna de sus novelas. Reconozco que llegué a él, tras leer al que fue muy buen amigo suyo, Ernest Heminway, y con el que estuvo muy unido en el París de los años veinte. Y si bien podía haber empezado por su obra más sonada, El gran Gatsby, al final me decanté por Hermosos y malditos.

Pienso que hay dos tipos de novelas, las que nacen para entretener y las que nacen para hacer pensar. No me decanto por una o por otra, hay un tiempo para cada tipo de lectura, y Hermosos y malditos entra dentro de la categoría de novelas que te hacen pensar. Quizás, basada en su propia vida, la novela tiene muchas similitudes con el propio matrimonio de Fitzgerald y Zelda. La historia es densa para qué negarlo, exige que el lector se involucre mucho, y que nadie espere una trama enrevesada, o mucha acción, o giros inesperados. Si tuviera que describir esta novela en una palabra sería “decadencia”.

Francis Scott Fitzgerald nos hace un retrato de la clase alta de su época, aquellos años dorados que fueron los años veinte. Nos traslada a una sociedad hedonista, aburrida de sí misma, en cierto modo vacía y que tiene los días contados. Nos cuenta una historia de amor, la de Anthony, un naufrago en la vida, nieto de un acaudalado anciano, y Gloria, una niña mimada de la clase alta, cuyo mayor interés parece ser el de sentirse bella y deseada. Se nos narra las vivencias y penalidades del matrimonio, desde su nacimiento hasta su ocaso, y ahí es donde está implícita la crítica que Fitzgerald hace a la institución del matrimonio y en cierto modo a toda la sociedad americana, obsesionada con lo bonito y a la vez efímero.

La prosa de Fitzgerald es envidiable, y la estructura de la novela no es del todo clásica. A veces saltamos de una narración omnisciente a una especie de diálogo teatral para volver a la omnisciente. Los personajes están bien desarrollados, he empatizado mucho con Dick, el escritor que tiene un golpe de suerte con su primera novela, y en ciertos momentos he odiado a Gloria, tan caprichosa, y también a Anthony, tan pazguato… Pero sólo por lo bien perfilados que están. Al finalizar la novela te queda cierto regusto amargo, pero ahí está el logro del escritor, el de dejarnos eso poso de nostalgia y muchas cosas en las que pensar tras pasar la última página. En definitiva, una novela muy recomendable, para leer tranquilamente, sin prisas, con la mente abierta.

Un clásico, siempre será un clásico.

Reseña: Bioko, de Marc Pastor

Nos encontramos ante la cuarta novela de Marc Pastor. Tenía ya ganas de hincarle el diente a algo escrito por este policía catalán al que conozco de hace mucho por twitter y de hace menos personalmente, cuando coincidimos para firmar en Sant Jordi, en la caseta de la librería Gigamesh. Supongo que nos pasa a todos que hay novelas que por su temática nos llaman mucho la atención, y nos obsesionamos con ellas antes de leerla. Eso me pasó con Bioko, que quería leerla sí o sí. Y no me digáis que este argumento no es atrayente:

Fernando Po, la antigua colonia española del golfo de Guinea es, a finales del siglo XIX, la cárcel natural en la que confinar a todos aquellos a los que se les niega el futuro. A esta remota isla será destinado el soldado Moisés Corvo, un joven bravucón, libertino, tramposo y bebedor. Nada hace pensar a nuestro intrépido protagonista que su estancia en Bioko, nombre con el que conocen los nativos la isla, se convertirá en la peor de sus pesadillas.

Bueno, la novela ha sido toda una caja de sorpresas, no me esperaba para nada lo que me iba a encontrar en ella. No sabría muy bien cómo ponerle etiqueta, de hecho, creo que no le hace falta. Bioko es thriller, es aventura, es ciencia ficción (sí, como leen), es entretenimiento puro y duro, ni más ni menos. Ya lo he dicho con algunas novelas, pero lo repito, como escritor que soy me cuesta perderme en las páginas de una novela porque en vez de leerla me pongo a estudiarla, ¿por qué usa este recurso narrativo? ¿Por qué divide así la narración? ¿Este personaje lo ha introducido para explicar esto? Pues bien, novelas como Bioko hacen que me olvide de estudiar lo que tengo entre manos para leerlo y divertirme sin más pretensiones. La novela tiene una capacidad de inmersión que me ha hecho olvidarme de todo para seguir las aventuras de Moisés Corvo.

Personaje chulo y rebelde donde los haya, muy Bukowskiano, de los que no les importa recibir una paliza (o algo peor con tal de no callarse), y no solo Moisés, sino que todos los personajes me han parecido muy elaborados. Y uno de los personajes principales es sin duda Fernando Poo, o como los nativos la conocen, Bioko. Una isla selvática inhóspita, tanto para los turistas españoles, ingleses, holandeses o alemanes, como para los propios militares que tienen que custodiarla. Me ha gustado, también, que la trama se divide en varias ramificaciones. Es así como conoceremos varias aventuras más, como la de Surgate y los soldados que van a parar a un lago muy especial.

Y es aquí donde más de uno se encontrará en una disyuntiva. Podrá entrar en el juego de Marc Pastor, que como en Indiana Jones, nos presenta una parte de la historia que rompe con la realidad que traía detrás para presentarnos un hecho increíble. Por experiencia propia con El camino de baldosas amarillas sé que hubo gente a la que le chocó mucho que en una historia tan real ocurriese un hecho fantástico. Es cuestión de los gustos del lector tomarse esto de una u otra manera. A mí, personalmente me ha encantado y ha hecho aún más atractiva la historia. Cerrando que es gerundio, una gran historia, con una ambientación extraordinaria. Deseando ver qué es lo próximo que se le ocurre al amigo Pastor.

Reseña: Semillas amargas, de Ian Tregillis

Nos encontramos ante la primera parte de la trilogía “Tríptico de Asclepia”, de Ian Tregillis. Si os digo la verdad, tras leer la sinopsis la novela me llamó mucho la atención, pero también influyó que la recomendasen varios amigos y un tal George R.R. Martin rubrique la portada con “Un escritor de gran talento” (aunque estas frases muchas veces son obra del marketing editorial).

En los albores de la Segunda Guerra Mundial las fuerzas nazis cuentan con superhombres y las británicas con demonios de la naturaleza. Pronto, un hombre normal y corriente se verá atrapado entre los dos bandos.

Con esa premisa nace una buena historia, algo distópica, sobre la Segunda Guerra Mundial. El protagonista es Marsh, un capitán de corbeta que trabaja para los servicios secretos de Gran Bretaña, aunque a medida que avanza la novela varios personajes más de ambos bandos tomarán fuerza, intercalando capítulos constantemente. La verdad es que en este sentido me ha gustado mucho que al ir conociendo a todos los personajes lleguemos a empatizar más con ellos hasta el punto de que hacia el final se hace muy complicado decidir quiénes son “los buenos” y quiénes “los malos”. Creo que hace tiempo que quedaron atrás los prototipos de personajes perfectos e intachables. Y en esta novela es muy evidente la frase “yo soy yo y mis circunstancias” de José Ortega y Gasset.

La historia está llena de intrigas, si os gusta mucho el politiqueo habréis dado con una pepita de oro, puesto que predomina más que la acción propiamente dicha. Aunque cuando hay acción que se quiten del medio “Los mercenarios” de Stallone. Imaginaos hombres capaces de mover camiones con la mente, soldados que con la fuerza de voluntad puedan prender en llamas a una persona, o atravesar paredes cual fantasmas, o… ver el futuro. Pues esas son las armas nazis, algo con lo que sería imposible ofrecer resistencia, a no ser que de tu partes tengas a… demonios. Si bien estos no tienen tanto peso en la trama y su presencia se intuya más que se vea. Con el uso de estos demonios por parte de los británicos muchas veces me venía a la mente la pregunta ¿hasta dónde seríamos capaces de llegar por no perder en una guerra así? ¿Qqué sacrificios estaríamos dispuestos a cometer? Porque los demonios no son aliados de los ingleses porque les guste visitar de vez en cuando Londres para hacer turismo, no, tienen sus propios intereses…

La novela va sugiriendo caminos, bifurcando hipótesis para que cada uno elija la que más le convenza, y para mí, Semillas amargas, gira en torno a una mujer. Pero quizá me esté adelantando, habrá que leer las dos siguientes partes, que según tengo entendido saldrán este año.

La prosa es fluida, mucho más elaborada en los interludios, y el final se cierra con un pedazo de «cliffchanguer» de estos que te dejan deseando que salga la continuación. Como aspecto que a algunos pueda resultar negativo está en que a veces la trama avanza muy lentamente. Lo que decía sobre las políticas internas, las dudas existenciales, etc. Habrá que seguir de cerca esta saga y a este autor. ¡Hasta pronto!

Reseña: Calle Berlín, 109, de Susana Vallejo

Hace mucho tiempo que no escribo una reseña, algo que tenía ahí aparcado y que no sabía cuándo retomaría. Pues bien, ahora lo sé, tenía que reseñar la nueva novela de Susana Vallejo porque me ha tenido unos cuantos días enganchado. Es más, no quería devorarla muy rápido porque quería seguir viviendo junto a los inquilinos de la Calle Berlín, 109 el máximo tiempo posible. No voy a meter spoilers en la reseña, nunca lo hago, así que os dejaré una pequeña sinopsis:

Gerard es un policía que está dado de baja por un “problema físico”. Aún así, está investigando por su cuenta a los vecinos del número 109 de la Calle Berlín, ya que dos días antes recibió la llamada de un compañero policía que apareció asesinado, avisándole de que había descubierto algo allí. Descubrirá una comunidad de lo más normal y pacífica, o eso creía.

Bien, como he resumido en esa sinopsis, cuando empiezas a leer la novela tienes la sensación de leer una historia costumbrista contemporánea, no sé si existe esa etiqueta, pero así la clasifiqué en mi mente. Toda la novela está narrada con un aire como nostálgico que me ha encantado. Al principio, nos encontramos ante la típica comunidad de vecinos, en la que prácticamente solo conoces al que tienes al lado, arriba o abajo, aunque en esta novela todos parecen algo desapegados entre ellos. Y será a raíz de una muerte inesperada, cuando los vecinos irán dándose a conocer más entre ellos mismos, también de cara al lector, para mostrarnos que quizá todos tenemos nuestros cadáveres en el armario, y es que esa puede ser una de las reflexiones que se saquen de esta novela que conjuga el misterio con dosis de humor: que todos tenemos algo que ocultar, que solo nosotros sabemos lo que pasa de puertas para adentro en nuestro hogar y en nuestra vida.

Las relaciones entre los vecinos irán cambiando y la historia tomará un cariz diferente a como empezó. Pero eso ya es otra historia y para averiguarlo tendréis que leer la novela. Susana es una gran narradora, no en vano ha ganado premios muy prestigiosos como el premio Edebé de literatura Juvenil. Su prosa, en este caso, es sencilla y fluida, cargada, como comenté antes, de un cierto aire nostálgico que enriquece la historia. Los personajes son tan reales como la vida misma, podrás identificar a varios de ellos como tus propios vecinos (miedo da esto). En definitiva, que la novela, de casi trescientas páginas, se bebe.

Quizá le puedan achacar, en el aspecto negativo, la aparición de cierto elemento sobrenatural en una novela tan realista, algo que yo mismo he vivido con mi anterior novela. Es un juego en el que se entra o no se entra, y a mí, personalmente, me encanta jugar.

Mis felicitaciones a la autora.

Nuevo libro de Juan de Dios Garduño

Apuntes Macabros (23 Escalones;2011) es el nuevo libro del escritor de Nocte Juan de Dios Garduño. Tras el éxito cosechado por su anterior novela, Y pese a todo…, el autor nos sorprende con esta compilación de diez textos imprescindibles dentro del panorama literario español de género.

Juan de Dios Garduño está demostrando ser uno de los jóvenes escritores de fantasía y terror en castellano a quien hay que seguir con atención. José Carlos Somoza

Juan de Dios Garduño es un soplo de aire fresco en la literatura fantástica. En sus cuentos encontramos un salvoconducto a un nuevo universo que nos maravillará o nos pondrá la piel de gallina. David Mateo

Tiene suerte el lector de no poder leer este libro con las luces apagadas. Rafael Marín

Para los que aún no lo conocen, esta antología les demostrará por qué este autor está revolucionando el género de terror en España. Juan Miguel Aguilera.

Reseña: Muerte de la Luz, de George R.R. Martin

No había leído hasta ahora a Martin. Al menos en novela, que algún relato sí que le leí. La ciencia ficción no me atrae demasiado como lector, entonces me preguntaréis, ¿Por qué carajos te compraste Muerte de la Luz siendo además Juego de Tronos la que le ha hecho tan famoso?

La respuesta es simple: Me obligó el gran escritor Juan Miguel Aguilera. Me la recomendó con tanto ímpetu, explicándome que es de las mejores novelas que ha leído en su vida e incluso diciéndome que si la leía y no me gustaba, él me devolvía el dinero invertido; sentí mucha curiosidad de repente, así que la compré.

Por desgracia para mi bolsillo, Juanmi Aguilera no ha tenido que devolverme el dinero. Es más, no es que esta novela me haya gustado, sino que me he enamorado de la historia que se narra en sus páginas y se ha convertido en uno de las mejores novelas que he leído en mi vida.

Muerte de la Luz es una historia de amor dentro de un marco de ciencia ficción. Una historia dura, pero de esas pocas elegidas que traspasan géneros, donde no solo hay amor entre hombre y mujer, sino que también hay amor entre un hombre y un hombre. Pero no un amor homosexual, sino un amor basado en el respeto, la nobleza, la fe, la amistad, la tradición…

A través del personaje principal, Dirk t´Larien, viajaremos al planeta Worlorn. Un planeta errante donde años ha, se celebró El Festival del Confín (algo así como una exposición universal) que reunió a distintas civilizaciones planetarias, con sus diferentes culturas. Pero el planeta ha seguido su curso errante y pronto estará tan congelado que nadie podrá habitarlo; las enormes urbes, los monumentos, la flora, los animales exóticos que hasta allí fueron llevados, han sido abandonados… pero no todos se fueron de Worlorn… allí queda Gwen. El antiguo amor de Dirk.

Pero Gwen no está sola, ni su situación es fácil. Convive con dos Kavalares. Dos hombres que provienen de otro planeta y que tienen una cultura muy diferente a ellos.

El viaje dará lugar a una peligrosa aventura. Pero siendo sinceros, esta novela destila melancolía, soledad. Habla de sentimientos muy profundos. Los personajes son de una hondura inusitada, todos y cada uno de ellos tienen algo que contar de verdad en esta bella y triste historia. Donde los que son malos no lo son tanto y donde los que son buenos tampoco son tan buenos. Donde descubriremos una cultura que a día de hoy nos puede parecer prehistórica en un principio, pero que tiene unas bases muy sólidas basadas en el honor y la amistad… pero también en la sangre. Donde hay personajes que luchan por cambiar un sistema impuesto y absurdo, desde dentro, y otros que luchan por cambiarlo aún creyendo en ese sistema, luchando por amor y apoyo incondicional.

En definitiva, una novela muy intensa pese a no llegar a las trescientas páginas. Una novela que todo el mundo debería leer, y no suelo hacer esta recomendación todos los días.

Reseña: Heredero de la Alquimia, de David Mateo

Heredero de la Alquimia ha sido para mí un gran descubrimiento. No suelo leer mucho de fantasía heroica, pero quizá haya que ir cambiando de hábitos.

David Mateo tiene siete novelas en el mercado, y más que están por venir. Tiene tablas en esto y se le nota. Ahora entiendo cuando se le anuncia como uno de los grandes escritores de género de nuestro país, y eso que huyo de ese tipo de etiquetas porque suelen ser pasto de bestsellers y más falsas que una moneda de tres euros.

Que conste que no alabo a David Mateo por ser mi amigo, que lo es, sino porque su historia me ha calado hondo, muy hondo. A estas alturas de la vida tengo el derecho a no casarme con nadie.

¿Por dónde empezar? ¡Los protagonistas! Los protagonistas de esta historia son Neferet y Akbeth, maestra sunu y alumno; aunque a lo largo del viaje que emprenden se les sumarán muchos más. Es admirable como David Mateo ha elaborado unos personajes tan bien perfilados, cómo ha logrado definir tan bien las relaciones entre ellos, sus religiones dispares, o sus caracteres incompatibles, y dar un doble fondo a la historia. Es decir, hay una historia principal, que es la búsqueda del Alquimista y de la Piedra filosofal y que está llena de aventuras, giros inesperados y peligros más que frecuentes, pero también hay otra historia entrelíneas que nos habla de fidelidad, de creencias y fe. Una historia de amor entre pupilo y Maestra, pero no de amor de cama con dosel, sino amor de pura admiración, de respeto y gratitud.

Neferet representa la fuerza, la confianza, la sensualidad, la inteligencia y Akbeth la entrega, el ímpetu, la duda y la precipitación. Unos caracteres, como dije antes, diferentes, que chocarán a lo largo de la historia.

¡Y qué historia! Un viaje cargado de peligros que llevará a los personajes a pasar por ciudades como Sodoma y Gomorra, Soar o Jericó y a tratar con todo tipo de personas, desde reyes traicioneros hasta mercenarios, desde trolls hasta ninfas con tal de desentrañar el misterio del Alquimista. Narrado todo con una prosa que maravilla y deja embobado, con unos diálogos elaborados y con una tensión in crescendo que te deja pegado a la novela hasta devorar sus casi setecientas páginas. Porque el viaje se oscurece a lo largo de la historia, y vaya si se oscurece… por momentos creía que me encontraba ante una novela de terror. Y no solo terror de vísceras y decapitamientos, que los hay, sino el más puro terror psicológico utilizado por los grandes.

Ojo, no solo voy a hablar de lo bueno, que es lo que predomina. En la parte negativa diría que hay algunas palabras, sobre todo insultos, que al ser tan contemporáneas me chirriaban un poco. Pero nada que quite brillantez a todo lo demás antes expuesto.

En definitiva, para mí, Heredero de la Alquimia ha sido un gran descubrimiento para empezar el año. Entiendo y comparto la opinión del gran Javier Negrete: <<No había disfrutado tanto de la combinación de historia legendaria, magia y fantasía desde los relatos de Conan.>>

Reseña: Esa bella melodía, de Pedro Escudero Zumel

El buen vino debe olerse, paladearse, cerrar los ojos y disfrutarlo. Lo mismo, lo mismo, que hay que hacer con los microcuentos que forman parte de esta antología.

Esa Bella Melodía despierta en el lector una sonrisa contagiada por el sarcasmo y la ironía de las historias que se nos cuentan.

Un humor negro muy ingenioso el de Pedro Escudero, pues en unas pocas líneas es capaz de narrar una historia. A veces sentía que Pedro me estaba clavando un puñal con cada cuento, y lo jodido es que yo disfrutaba.

Entre las páginas de este arriesgado proyecto y en un alarde de originalidad podremos encontrar a Caperucita, a Aquiles o a la Bella Durmiente, todos bailando al son de esa bella melodía que es el terror y el humor negro.

La portada me parece magnífica, muy al estilo de lo que encontraremos dentro. Es obra de Irene León Guijarro, que ya ha demostrado su valía en otras portadas de la misma editorial.

En definitiva, una pequeña obra maestra del humor negro que todo el mundo debería leer.

Entrevista a Joe Álamo

Esta semana, en Crónicas Literarias, estrevistamos a J.E. Álamo, autor de obras como El enviado o Penitencia, y ganador de otros muchos certámenes… Si queréis saber más sobre él, adentraos en la entrevista.

Lo primero que queremos es que nos hables un poco sobre ti: quién eres, qué te gusta hacer, a qué te dedicas…

Soy un tipo que nació en el 60, fan de los Beatles (si mi última novela ve la luz, también lo hará el homenaje que ofrezco en ella a los cuatro de Liverpool), enamorado de la lectura, el cine, la naturaleza, la música… Casado con Silvia y con una hija, Sarah. Las dos me dan la estabilidad que mi natural desequilibrio precisa. 

Aparte de escribir, traduzco, doy clases, y más cosas que he hecho, hago y haré porque en la variedad está el gusto. 

¿Cómo empezaron tus andanzas en la literatura? ¿Y en la escritura?

Leo desde que tengo memoria: comics, libros, hasta la etiqueta del champú si me pilla en cierto sitio sin haber cogido algo para leer. (risas). El primer personaje que me impactó y cuya historia me sobrecogió hasta el tuétano, fue el Soldadito de Plomo.

Comencé a escribir hace cosa de cinco años y si no lo hice antes es porque… ni idea. La verdad es que a me cuesta entender cómo he podido estar durante 45 años sin escribir (bueno, algún garabato sí que hice, pero eso, garabatos).

¿Alguna obra o escritor fundamentales en tus inicios? ¿Y después?

King: sus historias, sus personajes, me han calado hasta los huesos. También gente como Blyton, Conan Doyle, Dumas, Verne, Tolkien, Poe, Twain, Bradbury, Dahl, Gaiman, el Cela de Pascual Duarte, Vargas Llosa, Márquez, Esquivel, Stoker, Shelley, Steinbeck,… y mención para Asimov cuya agilidad a la hora de escribir y “voltear” las historias siempre me ha gustado.

Con los años: Harper Lee, Cormac Mc Carthy, Ramsey Campbell, Barker, Stockwell, Domingo Santos,… Y no quiero acabar sin mencionar a mis “descubrimientos” de los últimos años que son Emilio Bueso, José Miguel Vilar-Bou, Daniel Miñano, Juan de Dios Garduño, Roberto Malo, Felisa Moreno, Sergio Mars, David Jasso, Susana Eevee, Ismael Martínez Biurrun, David Mateo,… y que me perdone alguno de los que seguro que he disfrutado, pero no consigo que mi deteriorada memoria traiga a estas líneas.

Has publicado dos libros. Háblanos un poco sobre ellos. ¿Te decantas por alguno?

En efecto, he publicado dos libros: El Enviado y Penitencia y participado en cuatro o cinco antologías. 

La verdad es que siempre me decanto por lo último que he hecho y eso es una novela que he terminado hará un par de meses y que espero verá la luz. Ya veremos. De hecho tengo dos novelas aguardando noticias “editoriales”.

El Enviado es un rompecabezas que disfruté montando y desmontando para que el lector lo disfrutara a su vez. 

Penitencia es un descenso a ciertas profundidades que tenía que emprender. Es un libro duro.

¿Qué logros has conseguido en concursos y certámenes?

He participado en algunos, es cierto, aunque no demasiados, y tampoco me he atrevido a presentarme a ninguno de los de enjundia. En cuanto a logros: 

 Dos nominaciones a los Ignotus; uno como participante en la antología Fragmentos del Futuro y la segunda con El Enviado

En cuanto a relatos: dos apariciones en las antologías de la AECFFT, los Fabricantes de Sueños (2008 y 2009); un segundo puesto en el II Premio de Editoriales Electrónicas del 2009, otro segundo puesto en el Certamen del Ayuntamiento de Montefrío del 2009, El Premio a la Popularidad en el Certamen de Relato Breve de miNatura del 2007 y también el segundo puesto en el 2010; varios puestos de finalistas… En fin, con todo eso he conseguido cuatro o cinco libros, dos camisetas, varios diplomas…

A la hora de escribir, ¿eres de los que planean sus escritos o dejas que vayan surgiendo? 

Al principio era puro impulso. Como anécdota os puedo contar que en una ocasión salí corriendo de la ducha para escribir una frase que más tarde culminaría en la que es una de mis novelas. 

Ahora intento planificar más, aunque me temo que me encanta ir “descubriendo” las historias con mis personajes. Soy lo que denominan algunos como escritor de brújula. Mi objetivo es hacer uso más frecuente del “mapa” y no depender tanto de la improvisación.

¿En qué sueles inspirarte?

Sobre todo en lo que me rodea. Hay una infinidad de realidades a nuestro alrededor y cuando no prestamos atención, solo deambulamos por una de ellas. Yo procuro absorber cuantas más mejor y a partir de ahí, recrear mis historias combinando unas con otras. 

Uno de mis lugares favoritos son los bares, pero los de toda la vida. Son auténticos viveros de inspiración.

¿Hay algún género con el que te sientas más a gusto?

Terror, fantasía con unas gotas de realismo… No sé, la última novela que he acabado es género negro, a mi manera, eso sí. Sin embargo, lo que llevo ahora entre manos es fantasía con algo de terror… Supongo que en el fondo me encanta estirar la realidad hasta deformarla.

¿Qué es para ti la literatura? ¿Y la escritura?

La literatura es la posibilidad de recorrer mundos, conocer personajes y disfrutar/sufrir vivencias que de otra manera no habría podido. 

Escribir es simplemente imprescindible.

¿Te gustaría vivir de esto o lo ves más como un hobby?

Las dos cosas: sí, me gustaría vivir de esto, pero hoy por hoy no puede ser más que un hobby y no tiene visos de que vaya a ir a más (risas).

Háblanos un poco de cómo has ido evolucionando desde tus primeros textos hasta ahora.

Creo que he conseguido mejorar dos aspectos: controlar más lo que escribo, lo cual es fundamental a la hora sobre todo, de escribir novela. El segundo aspecto es la prosa, aunque aún me falta bastante, pero intento aprender.

¿Cómo fue el proceso de publicación con la editorial Ajec? ¿Tuviste contacto con otras editoriales?

Fue Domingo Santos, (gran escritor y mejor persona) al que tengo que agradecer la ayuda que me prestó en mis primeros pasos literarios, quien me recomendó que me dirigiera a AJEC. Sí que me he dirigido a otras editoriales, pero Raúl (alma mater de Grupo AJEC) fue quien me “aceptó” y publicó mis dos primeras novelas.

¿Actualmente estás metido en algún proyecto?

Sí, como ya he dicho antes, estoy trabajando en mi nueva novela. Y la verdad es que estoy disfrutando con ellos. También acaban de encargarme una traducción de una novela del inglés al español.  No me aburro, la verdad.

¿Sobre qué te gustaría escribir en un futuro?

Estoy en ello, precisamente: una novela de aventuras, dimensiones paralelas, piratas, muertos que viven, amor, desamor, pasión violencia, terror, … Una rayada en toda regla, vaya.

Y hablando en líneas generales, ¿cómo ves la situación en España para la publicación? ¿Cuáles crees que son los géneros que más venden y por qué?

Lo de los géneros va por temporadas: ahora ha estado pegando fuerte el terror con el tema zombi, aunque la fantasía asoma la cabeza  así como el género negro. El por qué de pronto se impone un género sobre otros es complicado de responder. En ocasiones son simplemente apuestas editoriales que imponen su criterio y en otras son autores que “aciertan” con su obra. La más de las veces, diría que es una mezcla de las dos anteriores.

¿Nos das un consejillo a todos aquellos que queremos hacernos un hueco en el mundo de las letras?

Más que consejo, te diré lo que yo me digo constantemente, quizás os sirva: escribe mucho y escribe sobre lo que sabes, sientes y quieres; que te lea mucho quien sepas que te va a despellejar si es necesario, y siempre es necesario; ten una fe infinita en ti mismo si esperas que los demás crean en tus posibilidades.

Solo nos queda decirte, Joe, que tengas mucha suerte con esos trabajillos que estás haciendo y que puedan ver la luz tarde o temprano (más temprano que tarde, je je). Sin más, muchas gracias por la entrevista y continúa escribiendo.

 Elena Montagud para Crónicas Literarias

Reseña: Penitencia, de Joe Álamo

De Joe Álamo solo había leído algunos relatos que me dejaron muy buen sabor de boca, y había escuchado mucho hablar de su antología El Enviado, que fue nominada a los premios Ignotus de terror en 2008.

Debo agradecer a Joe algo, y es que me ha sacado del bloqueo lector que tengo. Hacer algo así ya tiene mérito porque llevaba seis meses sin leer una novela. Pero bueno, centrémonos en la historia en sí, que tiene miga.

El Segador es un asesino en serie al que le gusta torturar a sus víctimas, tiene un cuchillo y sabe cómo usarlo. El inspector Aguirre, cínico, de primeras antipático y con un pasado amargo, es enviado por La Agencia para investigar el caso, dando lugar a una peligrosa investigación cargada de asesinatos.

Esta novela es como un cubo de rubik o un puzle. Álamo se encarga de ir mostrándonos las piezas y somos nosotros los que tenemos que ir moviéndolas para que encajen poco a poco. Los distintos hilos que van surgiendo se van “cosiendo” al paño que es la trama principal formando un curioso bordado.

La verdad es que lo que más me ha sorprendido ha sido la manera que tiene Joe Álamo de transformar la historia, ya que lo va haciendo tan poco a poco que solo cuando llegas al final te das cuenta de que ha estado jugando contigo desde el principio. La idea con la que partió a la hora de crear la trama y que solo sabremos al final es simplemente genial.

Narrada con una prosa más que correcta, nos paseará por distintos escenarios, todos ellos muy cercanos y que darán más empaque a la cosa: El típico barrio donde todos crecimos, el bar de confianza, la iglesia en la que hicimos la comunión, la carnicería de la esquina…

Además, Álamo crea unos personajes definidos, sólidos, y no mete paja a la trama, algo muy de agradecer para el lector. La estructura de la novela nos irá presentando poco a poco a Aguirre, Baldo, Gloria, Kike, El Segador, Gregorio y muchos más, engarzando sus destinos con habilidad, hasta llegar a un apoteósico final donde todas las tramas abiertas durante el camino quedarán resueltas.

Sin duda se podría decir mucho más de esta novela, pero lo suyo es que lo sepáis de primera mano porque la historia lo merece. Habrá que estar atento a este autor, porque parece que tiene cuerda para rato.