Reseña: A Walk Through Hell, de Garth Ennis y Goran Sudzuka

Dime mira este cómic y me interesaré. Dime género de Terror y querré saber de qué va. Dime Garth Ennis aliñando la ensalada, y sin tener la más mínima idea, haré todo lo posible por leerlo. En estas máximas se basaba mi gran interés por leer A Walk Through Hell, una de las novedades de este mes de Planeta Cómic. Un nuevo tipo de historia de Terror en la USA moderna, guionizada por Garth Ennis (Predicador, The Boys, Crossed) y dibujada por Goran Sudzuka (Y: El Último Hombre, Hellblazer). Ahí es nada. Un primer tomito que recopila entero el primer arco argumental de la serie que se desarrolló en los números del #1 al #5. Una muy interesante serie que me ha sorprendido.

Según me cuentan, este año el listón está increíblemente alto respecto a los cómics de Terror en USA. Magnífica idea, pues significa que todo o casi todo, con cuenta gotas sí, pero llegará a este lado del charco. También me cuentan mis contactos que A Walk Through Hell es uno de los títulos, uno de los mejores contendientes de dicha refriega. Me advirtieron también (la sangre siempre intentado proteger como si yo fuera novato en esto), que tuviera cuidado. Cuentan que A Walk Through Hell combina lo mejor de las casas encantadas, el horror sobrenatural y psicológico; que golpea con un fuerte final. Que chungo, si te pilla desprevenido. Una visión implacable del infierno personal. Ese vacío oscuro y desesperado que si te alcanza, puede hundir tu raciocinio lentamente. Veremos.

En A Walk Through Hell, los agentes especiales Shaw y McGregor viven el día a día normalmente con casos rutinarios. Tal como le gusta a Shaw, que se acerca a los cuarenta y quemada profesionalmente, los espantosos recuerdos de su última investigación siguen acechándole en las sombras. McGregor es más joven, más comprometido con el trabajo, aferrado al idealismo de un novato. Bien. Hasta que abrimos el cómic y el paseo por el infierno comienza con una fuerte escena. Una familia que pasea por lo que parece ser un centro comercial en Navidad, una sensación incómoda de que algo está a punto de salir terriblemente (y dado el pedigrí del guionista), horriblemente mal. La familia Hunzikker se abre paso hasta que la charla se silencia cuando un hombre aparece ante ellos con una pistola y dispara a la señora Hunzikker que lleva a su bebé colgada en su cangurito. Acto seguido, el pistolero continúa disparando a los desafortunados compradores que ese día decidieron ir de compras. El asesino se quita la vida y el señor Hunzikker tendrá que vivir con ese dolor el resto de la suya. Una pesadilla que la agente Shaw está reviviendo, mientras se retuerce en la cama ante este horror que fue su último caso. Pero su compañer,o el agente McGregor ya la espera en la puerta.

Garth Ennis comienza esta serie estableciendo dos protagonistas: uno atrapado en el dolor del pasado y otro como el soñador inquieto ante su nuevo trabajo. La pareja se reúne con otro par de agentes que trabajan en un caso, se separan, y luego llega una llamada de que los agentes que conocieron han desaparecido en un almacén de Long Beach. Van allí para ver qué está pasando y…, todo empieza a relacionarse de forma monstruosa con los horrores del pasado. Tanto que quedas atrapado con una trama altamente adictiva bajo un Mal inesperado.

Y todo se resume a: ¿Te gusta el horror? ¿Te gusta Garth Ennis? En caso afirmativo toca entonces abrocharse el cinturón por que te va a encantar A Walk Through Hell. Otra serie súper recomendable de Aftershock.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.