Reseña: El Negociado del Yin y el Yang, de Eduardo Mendoza

Eduardo Mendoza comenzó la trilogía de Las Tres Leyes del Movimiento con El Rey Recibe. Hoy vengo a comentar la segunda parte que acaba de salir. En El Negociado del Yin y el Yang seguiremos con humor los principales acontecimientos de la segunda mitad del siglo XX: históricos y sociales. También recorre la historia de las distintas vanguardistas tras la guerra y el desplazamiento de París o Berlín o Viena como centro de las mismas en favor de Nueva York o Londres. Es un libro que simula ser historia real, aunque sea algo imaginario. Sigue un estilo realista en ambientación salpicando el texto con algunos hechos y personajes reales. Todo comienza en la primavera de 1975: Franco se está muriendo y ante este cambio político Rufo Batalla decide regresar de nuevo a Barcelona tras un tiempo viviendo en Nueva York. Pero ese viaje deberá paralizarse ante una propuesta del príncipe Tadeusz Maria Clementij Tukuulo. ¿Y qué desea este príncipe? Pues ni más ni menos que un disparatado plan de reconquista del trono de Livonia, un país hoy inexistente. Le pedirá que suplante su personalidad y lleve una misteriosa misión en Tokio donde deberá entregar una carta. Lo que no sabe es, que esa aventura le llevará a otros lugares apartados de la civilización.

Estamos ante una historia rápida que avanza junto a un protagonista y un mundo que no para de cambiar. Rufo Batalla, protagonista principal, nos narra siempre en primera persona el cómo vivió en la colonia española de Nueva York, la muerte del dictador Franco. Por medio de otros personajes, incluso cartas que éstos le escriben, tendremos un recuerdo de lo que fue la Guerra Civil y más tarde la transición. Momentos que el autor aviva con comentarios muy interesantes y polémicos. Su propósito es comentar el significado que tuvo la muerte de Franco para su generación desde varios puntos de vista. Todo ello con las fachadas de la Quinta Avenida de fondo. Pero el viaje a Tokio cambiará la actitud y pasaremos a momentos alocados de mucha risa. Todavía rio al recordar el asunto de las reverencias…

En Asía el tiempo discurre de otra manera llevando a situaciones muy divertidas. Aparcar el coche lejos de donde iban, en un sitio gratis de la calle; aprenderá que la belleza no es importante; lo fundamental es la armonía. También tocará el tema religioso. De Tokio viajaremos a Bangkok viviendo más momentos disparatados mientras Mendoza nos habla de un Vietnam abandonado a su suerte, un Mao agonizando, la Unión Soviética oxidada entre varios asuntos más… Con el fin de la alocada aventura a la que no le faltará un desafortunado incidente, el libro dará otro giro, pero sin perder la sonrisa. Sabremos de una Barcelona que respira aires de liberación o ese Madrid con atentados. Comunismo, capitalismo, la Cuba de Fidel Castro y la España del Rey Juan Carlos en la que según cuentan solo trabajan los tontos. Todo un recorrido a lo que nos han contado y algunos hemos vivido. Removiéndonos una época con acontecimientos sociales destacados. Y una historia de aventuras de fondo repleta de humor.

El yin y el yang dicen los orientales que son unas fuerzas invisibles que sin ser nosotros conscientes nos llevan de un lado para otro. Así lo vio Eduardo Mendoza, así lo recordó, y así nos lo dejó contado con esa prosa suya refinada, insuperable.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.