Warning: include_once(/homepages/18/d225649791/htdocs/cronicas/wp-content/plugins/active-campaign-wpforms/active-campaign-wpforms.php): failed to open stream: Permission denied in /homepages/18/d225649791/htdocs/cronicas/wp-settings.php on line 362

Warning: include_once(): Failed opening '/homepages/18/d225649791/htdocs/cronicas/wp-content/plugins/active-campaign-wpforms/active-campaign-wpforms.php' for inclusion (include_path='.:/usr/lib/php7.3') in /homepages/18/d225649791/htdocs/cronicas/wp-settings.php on line 362
Reseña: Un Pequeño Asesinato, de Alan Moore y Óscar Zárate | Crónicas Literarias

Reseña: Un Pequeño Asesinato, de Alan Moore y Óscar Zárate

No hace mucho comentaba la grandeza de ciertas editoriales de traernos sendos integrales de obras, algunas inencontrables. También, ciertas reediciones. Modernizar formatos o encajarlos en una buena-nueva maquetación por que simplemente lo merecen. Y merecen su hueco de disponibilidad en librerías. Con su diseño de colección tan chulo dentro de la Biblioteca Alan Moore (La Liga de los Hombres Extraordinarios, From Hell), Planeta Cómic presenta este mes Un Pequeño Asesinato, del maestro Alan Moore y el argentino Óscar Zárate. Una de las obras pocos apreciadas donde mete mano el maestro Moore y no entiendo por qué. Quizás no es una obra para todos los públicos y depende mucho de la edad que tengas cuando la leas. Otra cosa no se me ocurre.

Cuentan que Zárate contactó con Alan Moore en 1988, después del éxito de Watchmen, tras participar en una antología que llevó adelante el inglés para protestar contra la legislación del gobierno contra la «promoción» de la homosexualidad (Artists Against Rampant Gay Homophobia). Como dijo Zárate en un artículo: «Alan solía darle a los superhéroes y yo de eso nada de nada. Pero compartíamos una curiosidad: quería innovar y moverme contracorriente. Así que hubo una conjunción de astros y el encuentro ocurrió en el momento adecuado». La chispa inicial la propuso Zárate (un adulto perseguido por un niño), e intrigó tanto a Moore que los dos comenzaron a trabajar cooperativamente y de forma sinérgica en la creación de Un Pequeño Asesinato.

La historia nos habla de un ejecutivo de publicidad que soporta una traición tan grande, que termina por perderse en el camino. Regresa al lugar donde nació, a ver si queda algo de lo que solía ser. Aunque fuera diseñada de manera compleja (podréis encontrar mil y un comentarios sobre ello en internet), la trama en principio es bastante simple. Involucra a Timothy Hole (que en realidad se pronuncia «Holly», cositas de ingleses), un yuppie de mediana edad que trabaja en publicidad y tiene bastante talento. Hole consigue un nuevo trabajo. Un gran contrato para comercializar un refresco sustituto (de manera bastante explícita), de la Coca Cola o la Pepsi en la Rusia de la era Glasnost. Pero queda desconcertado por las dificultades que empiezan a conllevar lo que a priori debería ser un trabajo tranquilo. Y en medio de una crisis nerviosa, Hole se encuentra con un niño…, aparentemente empeñado en matarlo. En una de esas tardes oscuras, llenas de sombras, ese ser provoca que Hole se desvíe y tenga un accidente de coche. Hole desarrolla una paranoia entonces. Grita cada vez que está seguro de haber visto a ese niño de cabello oscuro. Sudando de horror cada vez que lo ve.

En una historia que se vuelve maravillosa a cada paso, Moore nos va sugiriendo quién puede ser ese misterioso niño. La mente, el entorno, va cambiando alrededor del cada vez más frenético Hole. Flashbacks hacia el pasado de este hombre, Sheffield, una ciudad industrial británica que se arruinó en los años 80s; loco de terror, Hole volverá tras sus pasos para ir atando cabos… Vale la pena mencionar dos aspectos en particular de Un Pequeño Asesinato. Uno es el dominio de Moore y su maestría en varios registros mostrados aquí. El otro aspecto es el político. Con un puñado de hábiles alusiones y sugerencias, Moore y Zárate resuelven un cómic dentro de un contexto histórico de crisis, donde querían tratar los problemas que ocurrían en la Inglaterra de ese momento. «Teníamos a la Thatcher definiendo una gran parte del mundo». Como una crítica alegórica y redentora para los insensibles valores de entonces, para conocerla, o comparar si queréis, Un Pequeño Asesinato se erige como una de las historias gráficas sin género más singulares y significativas que uno puede leer en este momento.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.