Reseña: Catwoman. Imitadoras, de Joëlle Jones, Fernando Blanco y VVAA

Joëlle Jones es ilustradora y guionista de cómics. Su obra más reconocida es la serie Lady Killer (una vendedora de cosméticos pero también una dedicada asesina en serie con mucho que ocultar) publicada entre 2015 y 2017 por Dark Horse Comics, y que yo empecé a disfrutar en 2016. Además de eso, Jones es reconocida dentro del noveno arte por sus portadas para Marvel y por su trabajo escribiendo e ilustrando series de DC Comics donde destaca, sobre todo, Supergirl, algo de Batman y ahora esta chulada con la que he disfrutado mucho llamada Catwoman: Imitadoras; lanzada originariamente en abril de 2018, y que DC anunció que sería una obra directamente cedida por completo a lo que la autora quisiera crear.

Catwoman: Imitadoras quedaron así en una serie limitada de doce números de los cuales ECC Ediciones nos trae este primer TPB que comprende los seis primeros. Cuyo primer número fue lanzado el mismo día que el Batman #50, ese famoso en el que se cuenta la boda de Batman y Catwoman.

Y a partir de ahí cuenta Catwoman: Imitadoras. La noche de bodas apenas ha pasado y la ágil embaucadora vestida de negro ya está de vuelta en las calles. Y se topa con alguien que sigue sus pasos, haciendo atracos en la ciudad de Gotham. Pero mientras Selina suelta mamporros a golpe de látigo a todo aquel que usa sus trajes para vacilar, atrae la atención de uno de los grupos criminales más peligrosos que existen. ¿La mafia? No. Algo peor. Y como si la nueva Bat-Esposa no tuviera suficientes problemas, aparece un nuevo villano decidido a ver si es cierto que Selina goza de esas famosas nueve vidas.

Empieza una nueva etapa en la vida de Catwoman. Y sinceramente, Joëlle Jones parte la pana, sobre todo, con el dibujazo que aporta. También con un guión muy ritmico lleno de acción, suspense e intriga política, que va «in crescendo» de un modo soberbio con el paso de las páginas. Gotham es una caja de arena tóxica para Selina Kyle en los últimos tiempos, y así nos lo muestra. En su ciudad natal, Catwoman se enfrenta a un jefe criminal que también caza a impostores. Pero, ¿buscar una tregua para cazar a un enemigo mutuo, o Selina es el objetivo de algo más gordo? Catwoman se está quedando sin sus famosas múltiples vidas. Las cosas van de mal en peor en Villa Hermosa. Desde que esa farisea disfrazada de Catwoman haya ido asesinando en su nombre, todo se torna en desgracia. Además, esas imitadoras parecen estar ligadas de alguna manera a la familia del gobernador Creel…

Aquí hay algo gordo. Una nueva villana que ya os adelanto. La primera aparición de Raina Creel, Primera Dama de Villa Hermosa, que da para mucho -que digo mucho-, para bastante juego. Joëlle Jones haciendo un enorme trabajo, y el ilustrador de Batwoman, Fernando Blanco, que se le une para que visualicemos una genial serie más que recomendable para todos los públicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *