Reseña: Star Wars. El Imperio Contraataca, de Ryder Windham

Viene perfectamente al caso esta reseña para comentar a más gente la conversación que tuve hace unos días con unos amigos, bastante entendidos en el Universo Star Wars. Fue que mientras lo hablaba, y me sorprendía, que ya estaba pensando en cómo algo así había pasado desapercibido para muchos fanboys de una franquicia tan importante. Me sorprendió ver que ninguno de ellos (3) era consciente de un detalle bastante importante sobre las novelizaciones de las películas. My friends, las novelizaciones sí que deben ser atractivas para todo fan que se precie. No son solamente lo acontecido en los films lo que vais a encontrar. En el mundo de Star Wars, después del pelotazo dado con el Episodio IV: Una Nueva Esperanza, desde el primer momento que comenzaban a trabajar en un nuevo titulo, entre otras cosas, se daba via libre a la novelización de dicho film en producción. Sabéis que uno de los puntos fuertes de esta franquicia es el marketing y merchadising que le rodea, así que muy fácil, se le daba el guión al autor asignado y éste llevaba al mundo literario la película. Pero, ¡oh, amigos míos! Si lo pensáis, muy pocas veces el proyecto fílmico queda totalmente fiel al guión al terminarse de rodar. En el transcurso se cambian bastantes cosas y en la post-producción aún más. Sobre todo, hay variabilidad en ESCENAS NUEVAS. ¿Y qué hay más emocionante que encontrar escenas nuevas en una historia que te gusta? ¿Os atraen las escenas post-créditos? ¿Os llaman los Blu-Rays con escenas nunca vistas? Estamos en el mismo bando, ¿no? No lo podemos evitar. Y si ahora a más de uno le pongo en conocimiento de que esas escenas y encuentros que nunca vieron fotograma (o no de esa forma), se pueden encontrar en estas novelizaciones que partieron del guión inicial… El hype está servido.

La principal virtud, la principal atracción, para que un verdadero fan necesite tener estas novelas. Fácil, fácil, fácil. Recurrir a las fuentes. Una lectura maravillosa con personajes amados desde que uno tiene uso de razón. Libro que por longitud, precio y edición -y que queda de maravilla con todo el Universo Expandido publicado por Timun Mas y Planeta Cómic últimamente-, tras Star Wars: Un Nueva Esperanza, sale a luz en el mismo formato y edición Star Wars: El Imperio Contraataca, de la mano de Ryder Windham. Autor de más de cincuenta libros de Star Wars, el que fuera también en su día editor de los cómics de la famosa franquicia para Dark Horse Comics. Que por cierto, no todo el mundo sabe que Windham trabajó estrechamente por aquel entonces con Allan Kausch y Sue Rostoni en Lucas Licensing para que la continuidad entre cómics, novelas y otras propiedades de Star Wars se mantuvieran de algún modo. Un tipo al que agradecerle bastante.

En Star Wars: El Imperio Contraataca, el espíritu de adaptación es súper importante. Vais a obtener con propiedad TODA la historia. El planeta, todo lo que rodea a Hoth está súper conseguido, la novela cubre la acción de inicio razonablemente bien. El escape a través del cinturón de asteroides, casi puedes sentirlo. En mi opinión, las novelas te acercan bastante más a los personajes; puedes saber qué están pensando, como se inquietan, por qué «fruncen el ceño»… En el film, no tienes ni idea de lo verdaderamente mal que lo pasa Han Solo en sus controles de pilotaje. Estos libros te hacen vivir el momento de otra forma. Casi actúan como un correctivo. Leia abandona el Halcón Milenario por la rampa de acceso sin nada que hacer o sostener, y ahí nos hacemos una idea sobre lo que el maestro Lucas le dijo como debería interpretar la situación. La novela además interactúa con los sentidos: desde el hedor del lugar donde Luke conoce a Darth Vader, hasta el frío helado del mundo de Hoth, salpicado con “esa escena” que te va a encantar y que no conocías hasta ahora; esa misma que me hizo acudir urgentemente a otro visionado del film para confirmar que nunca vio la luz en formato celuloide.

Que mola. Y no soy de los que sostiene la teoría de que El Imperio Contraataca es la mejor película de la serie. Pero es una de las que sin duda, me gusta revisitar cada no mucho. Por lo que volver a ella en formato literario ha sido toda una experiencia. En especial, por los motivos que vengo contando desde el principio. Además, molan estas ediciones en formato bolsillo con unas portadas guapetonas con un campo de estrellas y un sable de luz que varía de color según el titulo.

Hype, hype, hype.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *