Reseña: The Kitchen, de Ollie Masters, Ming Doyle y Jordie Bellaire

La mayoría de los cómics tienden a un concepto elevado que los alimenta. Un giro que revela que los personajes viven en un mundo elevado donde los lectores no pueden predecir lo que sucederá después. Pero las reglas siguen cambiando, y así es como definimos los personajes que leemos. El elenco de Fábulas, por ejemplo, podría enfrentarse a casi cualquier cosa que se le venga encima. En cada número, la capacidad para soportar lo fantástico es uno de sus rasgos principales. Por el contrario, una de las últimas series joyitas publicadas en Vertigo, la denominada The Kitchen, se desarrolla en un mundo totalmente real y sin filtros, donde los personajes y el entorno se sienten auténticos y completos y… «podría pasarte a ti». El eje central de esta serie de ocho números es que parte de una premisa relativamente poco notable y poco a poco, saca lo mejor de ella.

ECC Ediciones publica el integral de esta serie, obra de un buen equipo creativo como son Ollie Masters, Ming Doyle y Jordie Bellaire. The Kitchen sorprende por su concepto:  una tragicomedia de género negro que…, bueno, así a priori, algo que Michael Gambon y Julie Walters podrían haber interpretado hace veinticinco años, pero con un sentido actualizado y contemporáneo. En lugar del típico joven embravecido, aquí tenemos tres mujeres muy enfurecidas, en un entorno nada seguro como fue la Hell’s Kitchen (suburbio de Manhattan en Nueva York) en la década de los 70. Hielo en los corazones y fuego en sus puños, The Kitchen promete desde la primera página.

Comenzamos con tres mujeres, todas ellas esposas de mafiosos, y con sus maridos siendo detenidos después de un ataque premeditado. Por lo que estas féminas se ven obligadas a tomar un papel proactivo en el mantenimiento de su poder. ¿Papel qué? Significa salir a la calle, cobrar deudas y mantener una autoridad sobre todas las personas que deben dinero a sus esposos. Siguiendo esta premisa, la serie se desarrolla de forma lenta, pero metódica, y casi cada nueva escena te pondrá nervioso por los acontecimientos que se van dando con el paso de las páginas. Entras en situaciones cada vez más tensas y la desesperación y frustración alcanzan cotas muy altas para dichas mujeres.

The Kitchen es género negro en estado puro. Tres mujeres obligadas a una situación difícil, donde tienen que agudizarse o ser expulsadas de la ciudad. Es tan simple como eso. Pero la historia es tratada de tal modo que quedas enganchado por saber su final. En una apertura rápida, vemos a los maridos cagándola, cárcel, ser sentenciados, un guión que transmite tremendamente bien una sensación de cansancio laboral diario que arroja sensación de vacío… Ver como gente de carácter tranquilo se convierte de la noche a la mañana en personas temibles, realistas, atractivas y con problemas a la espera. La tensión aumenta de forma lenta pero inquietante, algo que me recordó bastante al ritmo de la serie Boardwalk Empire; una comunidad que se siente apartada, agotada y desvanecida. Tres esposos desaparecidos proyectando una profunda sombra.

The Kitchen es de esas obras diferentes. Algo que perfectamente podría haber escrito Ed Brubaker, el considerado maestro del género negro en el mundo del cómic actual. Una serie que tuvo su huequito en Vértigo, con un enfoque silencioso y discreto que narra el mundo del crimen en formato cómic, algo no muy fácil de encontrar en el cómic americano de hoy en día. Ah, y por cierto, tendréis The Kitchen (La Cocina del Infierno) en cines para octubre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *