Reseña: Vincent. Un Santo en la Época de Los Mosqueteros, de Jean Dufaux y Martin Jamar

Un amante de la originalidad tiene un paraíso cercano dentro del cómic europeo. Lugar donde encontrar historias diferentes, bien sean con entorno histórico o donde prime la ficción. Pero siempre-siempre con una selección de guión cuidada y por supuesto, un dibujo tremendamente bueno en la mayoría de los casos. Por eso, uno busca y elige entre el cómic europeo historias que le puedan aportar ese sentimiento gustoso que uno tiene…, fácil. La sensación de haber leído un buen cómic. Una de esas historias que le gusta comentar con los demás.

Toda esta parrafada va en relación a mis buenas sensaciones después de haber leído Vincent: Un Santo en la Época de Los Mosqueteros. Un bonito álbum que trae como novedad este mes Norma Editorial, una bella historia sobre San Vicente, genialmente contada por el siempre recomendable Jean Dufaux y muy bien representada por Martin Jamar. Aunque aquí está algo lejos del nivel mostrado en The Thieves of Empires. ¿Y qué propone Vincent: Un Santo en la Época de Los Mosqueteros? Nos trasladamos: Abril de 1643, finales del reinado de Luis XIII. Caminando vigorosamente por el pavimento de París, el sacerdote Vincent cura almas de ovejas perdidas. El joven Jerome, a quien ha estado hospedando por poco más de un año, se le va la vida después de un intento de asesinato. En su lecho de muerte, el pequeño moribundo le hace una revelación, esa misma que perturba a este hombre de iglesia hasta el punto de considerar que el destino no deba evitarse. Así que sale en busca de su asesino. Rezará por el chico y sólo descansará una vez que dicha tragedia salga a la luz…

Emancipando su biografía, Jean Dufaux propone que conozcamos al «santo de los pobres» pero inmiscuido en una investigación personal. Uno de sus protegidos ha muerto y tiene la intención de descubrir qué demonios y por qué. Embarcados en sus pasos, vamos descubriendo a un hombre tan cercano a los que viven en la calle como a poderosos sentados en sus acogedoras salas de estar. Un personaje increíble, creíble, un abad que se revela con poderosa caridad y fe infalible: siempre medido, siempre tranquilo, nuestro protagonista es capaz de desarmar situaciones incluso antes de que todo se vaya al traste. En Vincent: Un Santo en la Época de Los Mosqueteros vamos a encontrar un personaje principal carismático pero también un marco, una ambientación bien representada. Evocadora. La trama al principio es algo lenta pero creo que está hecha adrede. Me da que los autores decidieron recrearse en “la búsqueda” aportando cantidad de detalles. La fluidez de la trama no está en duda, la falta de acción y obstáculos en la progresión del héroe, se introducen con ciertos giros inesperados. Pese a todo, en la que es su tercera colaboración, Martin Jamar muestra un estilo realista de la época, diseñando un París del siglo XVII más creíble que nunca. Los marcos son variados, el paisaje es espléndido y detallado…, aunque recuerdo mucho mejores los gráficos de The Thieves of Empires, la verdad. Dónde el dibujante belga lo bordó.

En definitiva, una historia apasionante del siempre sobresaliente Dufaux (Djinn, Rapaces, Barracuda), un cómic que por momentos nos hace pensar en el Padre Brown, el mítico sacerdote detective creado por G.K. Chesterton, como dice la sinopsis editorial.

Muy recomendable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *