Reseña: Koshchei El Inmortal, de Mike Mignola, Dave Stewart y Ben Stenbeck

Uno sigue viajando por lo que el maestro propone. Se pierde entre esos personajes tan geniales, pero sobre todo, en el ambiente, en el mundo de terror, tinieblas y magia negra en el que viven la mayoría de los seres creados por Mike Mignola. Por eso con cada nueva obra de Hellboy, con cada nuevo arco argumental de la AIDP, o con cada miniserie de ese llamado Mignolaverso, un adicto como yo vuelve a vibrar con cada historia. Y agradece enormemente a Norma Editorial que cada poco nos traiga recopiladas estas miniseries que tanto éxito tienen al otro lado del charco.

Koshchei El Inmortal. Mike Mignola y Dave Stewart crearon en primer lugar la portada que muestra al personaje del título con una gran espada en su mano derecha mientras mira al lector. Cercano a él hay un amasijo de partes de un cuerpo que parecen venir de un castillo que ejerce poderoso sobre un río de sangre. A la izquierda, sombras y muerte. A la derecha, vida y claridad. Si observáis atentamente, podréis ver que le rodean mariposas amarillas. Si ya conocéis a Koshchei, alguna idea os rondará la cabeza del porqué de estos insectos sinuosos. Pero para los que no, en este mismo cómic se revela. Mientras tanto, Koschchei se mantiene fuerte, impertérrito, hierático frente a ti en una portada que simboliza lo que se puede encontrar dentro.

Mike Mignola abre la historia con Koshchei y Hellboy luchando en el pasado. Una de las acciones lleva a dicho personaje al presente. Mignola, aventurándonos como siempre en una serie de sucesos en los que cualquier cosa puede suceder. Interesante cuando un individuo le pregunta a Koschchei cómo se involucró con Baba Yaga. «Es una larga historia. Para contarlo bien, tendría que comenzar desde el principio…». Entonces nos trasladamos al origen personaje: cómo se inició, entró en contacto por primera vez con lo sobrenatural, cómo fue traicionado, cómo se hizo inmortal y cómo llegó a trabajar para el Mal en persona. Un relato épico de muerte y drama, sazonado con hechos paranormales. Koschchei es ese caballero de cualidades nobles, que parece inevitablemente abocado a caminar por un sendero oscuro. En muchos momentos, un hombre de honor, un Príncipe Vlad, un hombre que intenta salvarse a sí mismo pero se pierde en el proceso…

Me parecen increíbles las buenas historias que Mignola y compañía son capaces de aportar con cada nuevo titulo. O bien soy demasiado fan del género de Terror y la Fantasía Oscura, o desde que caí enamorado del Mignolaverso, rara es la historia que no me gusta. Incluso se tienen detalles de como volver a encontrar viejos ilustradores que algunas vez participaron en estos mundos. Disfruté en su día del arte de Ben Stenbeck (en Frankenstein Underground, Cazador de Brujas o mi amada Baltimore), así que me alegró verle como ilustrador en Koshchei El Inmortal.

Una historia que se inicia como una película, trama contenedora de varios horrores que simplemente perturban a los personajes. Con el trazo de Stenbeck provocando que se retengan ciertos monstruos por un tiempo, en la retina del lector. Si a esto sumamos el coloreado del eterno Dave Stewart que aumenta magistralmente el drama y resalta el horror, tenemos en Koshchei El Inmortal, otro escenario con buena narración, sonidos, diálogos, gritos y susurros; una obra recomendable para todo aquel que ame el género de horror.

Un regreso al Infierno y vasto y memorable folclore creado por el maestro Mike Mignola.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *